Acontecimientos Sociales / Hannah Arendt Y La Crisis De La Educación

Hannah Arendt Y La Crisis De La Educación

Informe de Libros: Hannah Arendt Y La Crisis De La Educación
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 1.622.000+ documentos.

Enviado por:  FelixVector  28 septiembre 2013
Tags: 
Palabras: 3603   |   Páginas: 15
Views: 88

Hannah Arendt

“Cada cual recrea el mundo con su propio nacimiento; porque cada cual es el mundo”

R.M. Rilke,

Diario Florentino.

Alojado Entre el pasado y el futuro el capítulo que Arendt dedica a la crisis en la educación sigue vigente hoy en los debates pedagógicos sobre el proceso educativo. Es más, mis compañeros de aula y yo mismo hemos asistido a soterrados intercambios de antagónicas metodologías educativas en los escasos primeros cuatro meses de estudio universitario. Mi condición de neófito me aconsejaba no pronunciarme, al menos explícitamente, pero tras este segundo cuatrimestre, y siendo testigo accidentado de un proyecto hegemónico educativo hostil a cualquier otra perspectiva y cuyo andamiaje ha revelado evidencias de endogamia flagrantes, no sé si podré ocultar mi propia crisis de identidad.

Aunque el desamparo a mi edad es muy cuestionable.

Me permito el lujo de comenzar con una osada metáfora que fotografiaría la figura de Hannah Arendt como «La lúcida silueta de un funambulista». Trataré de explicar la paradoja para no que dar como un completo fantasma. Arendt niega su calidad de filósofo pero no renuncia a su irreductible disposición a intentar “comprender” el mundo. Arendt presta escrupuloso cuidado en revisar aquellas apreciaciones que constituyeron “destellos de luz” de algunas mentes privilegiadas que, aun en los “tiempos más sombríos”, vislumbraron posibilidades esperanzadoras; agudiza su capacidad de juicio desde la contingencia y experiencias vividas; para finalmente trazar una senda de pensamiento propia. Ese crisol de mentes privilegiadas proyecta la silueta, que transita por una ruta equivalente a la del acróbata, pero única; la lucidez, la vigencia de su juicio; y emulando al funambulista, Arendt desafía el vértigo del pensar sin barandillas. Y así lo hace sobre el tema que nos ocupa: la educación.

Tres supuestos que permiten entender “La crisis de la educación”

La postulación de un “mundo de los niños” autónomo: Así como la lucha de los trabajadores o las reivindicaciones feministas perseguían liberarse de la opresión de una jerarquía arbitrariamente injusta, los adultos, haciendo uso de esa misma arbitrariedad, pretenden encauzar las pulsiones del niño, pretendidamente autónomo, para ser emancipado del “dominio” de los adultos. En el momento que el adulto declina su responsabilidad del mundo preexistente renuncia al principio de autoridad. La fascinación por el concepto de igualdad de la pedagogía moderna delega la tarea civilizadora en manos del grupo infantil, mucho más despiadado y cruel, en un acto de irresponsabilidad digno de un pájaro cuco. El niño queda sujeto a la tiranía de la mayoría de sus iguales mientras el adulto actúa como Pilatos: “se lava las manos”, con la esperanza de que el niño adquiera su vínculo con el mundo por sus propios medios, no sé si por iluminación instantánea o por la metódica observación del comportamie ...



Suscríbase a ClubEnsayos

Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.622.000+ documentos