Filosofía / Lectura Ética A Nicomaco: Libros 1 Y 2

Lectura Ética A Nicomaco: Libros 1 Y 2

Trabajos: Lectura Ética A Nicomaco: Libros 1 Y 2
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 2.107.000+ documentos.

Enviado por:  alecp09  09 septiembre 2012
Tags: 
Palabras: 422   |   Páginas: 2
Views: 259

En este libro Aristóteles nos habla acerca de un Bien Supremo, al cual se le llama felicidad. Según él, todas las acciones tienden a un fin; por lo que esto sería el bien, aquello a lo que las cosas tienden. Existen desigualdades entre los fines, debido a que unos son actividades y otras son acciones. Dentro de estos fines, está el fin bueno, y es éste el fin de todos nuestros actos. Al determinar cuál es este bien, debemos afirmar que se trata explícitamente de la política, debido a que es ésta la encargada de imponer orden y hacer cumplir las normas de la ciudad. Finalmente, es este fin de la política del cual dependen las demás ciencias, determinado como el bien del hombre.

Dentro del cuestionamiento acerca de cuál es la meta de la política y cuál es el bien supremo, vemos que siempre elegimos la felicidad por sí misma; por el contrario, los honores, el placer y cualquier otra virtud son deseadas en vista de la felicidad. Es por esto que el bien perfecto es el mejor de todos los bienes que involucran nuestros actos, y gracias a él conoceremos la felicidad.

Aristóteles definió diferentes tipos de vida: La voluptuosa, la política, y la contemplativa, que es teórica. De igual manera, divide a los bienes en: exteriores, del alma y del cuerpo. Los más importantes son los del alma ya que los demás refieren a ella. La función del hombre es una actividad del alma según la razón, y esta es específicamente del hombre bueno, añadiéndole la virtud. El bien humano es una actividad del alma conforme a la virtud. El hombre es feliz por los actos que realiza, lo cual le da el placer que se encuentra en el alma como esencia.

Es por medio de la virtud que el hombre puede dominar su parte irracional. Dentro de ellas, podemos identificar a las virtudes éticas, adquiridas por hábito, y las dianoéticas, que deben ser aprendidas. En otras palabras, la implica voluntad.

Cuando un hombre justo y moderado realiza acciones, estas son justas y moderadas, y vienen a ser justos aquell

os que los imitan en su actuar. Por estas acciones es por lo que la virtud crece, pero es destrozada también si no se actúa de la misma manera.

Aristóteles intenta plantear la virtud: como un término medio entre dos vicios, por exceso y otro por defecto. Sin embargo, no toda acción ni toda pasión permite el término medio, debido a que hay cosas malas en sí mismas: la malignidad, la desvergüenza, la mentira…entre otros. ...



Suscríbase a ClubEnsayos

Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.107.000+ documentos