Historia / Los Barones Del Estaño

Los Barones Del Estaño

Ensayos y Trabajos: Los Barones Del Estaño
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 2.190.000+ documentos.

Enviado por:  fkjh  13 octubre 2013
Tags: 
Palabras: 1886   |   Páginas: 8
Views: 170

El siglo XX comienza con un hecho decisivo para la economía de Bolivia. En 1900, Simón Patiño descubre la veta de estaño más rica del mundo en la mina La Salvadora, ubicada en Llallagüa, departamento de Potosí, a más de 4.600 metros sobre el nivel del mar. El empresario había adquirido el terreno a un precio ínfimo, como pago de una deuda comercial. En la cosmogonía de los aymaras y quechuas de los Andes, Llallagüa o Llallawa es un espíritu benigno que favorece la abundancia en los cultivos de la papa, el alimento básico para su subsistencia. “El campesino boliviano, antes de la usurpación de tierras promovida por la oligarquía a partir de fines del siglo pasado [XIX], estaba asociado sobre la base de lo que se dio en llamar la comunidad indígena y realizaba su trabajo dentro de la propiedad comunitaria de la tierra”[3].

Esa fecha fatídica marca el inicio la “era del estaño”. A principios de 1910, Bolivia ya es la segunda productora de ese metal a nivel mundial. Poco más de diez años después, tres hombres pasan a ser conocidos como los “barones del estaño”: Simón Patiño, Carlos Víctor Aramayo y Mauricio Hochschild. Este trío, que acumula ganancias fabulosas y exhibe un estilo de vida propio de maharajás de la India, maneja durante décadas los resortes económicos y políticos del país. A cambio sólo le dejan a los bolivianos “socavones en los cerros, enfermedades en los cuerpos y frustraciones en el alma”[4].

Los tres registran sus compañías fuera del país. La Patiño Mines Enterprices Consolidated Inc. se inscribe en Delaware (Estados Unidos). La Compagnie Aramayo de Mines en Bolivie se constituye en Suiza. SAMI, de Hochschild, lo hace en Argentina y Chile. Pero la barata mano de obra es, desde luego, nativa. Cincuenta mil mineros mal alimentados destrozan sus pulmones en el oscuro interior de las montañas y determinan con su trabajo el valor de todas las exportaciones de Bolivia, mientras casi tres millones de indígenas quedan excluidos de la economía. “Los g

randes capitalistas de la minería sostenían que pagaban los salarios más altos de Bolivia, pero eso era muy relativo: efectivamente, eran los más altos en el país de los salarios más bajos del mundo. A la inversa, las utilidades de la Patiño Mines eran en valores absolutos las más altas del mundo. Estas utilidades se fundaban en la desnutrición, la silicosis, la mortalidad infantil, el hacinamiento en chiqueros y cuevas con nombre de viviendas y un salario máximo que no llegaba ni a 20 dólares mensuales”[5].

Patiño instala en Catavi la mina Siglo XX, la planta concentradora más grande del mundo. Con 700 kilómetros de galería abierta, tiene 80 kilómetros de ferrocarril subterráneo y suministra 30.000 kilovatios de luz, mucho más que toda la electricidad generada en el país.

En diciembre de 1942, los trabajadores de Siglo XX se declaran en huelga. Patiño solicita telefónicamente al presidente militar de turno que le ponga fin como sea, pero rápido. El 21, el ejército ataca a 8.00 ...



Suscríbase a ClubEnsayos

Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.190.000+ documentos