Religión / La Tercera Palabra De Jesús En La Cruz

La Tercera Palabra De Jesús En La Cruz

Ensayos para estudiantes: La Tercera Palabra De Jesús En La Cruz
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 1.943.000+ documentos.

Enviado por:  liceslavacp  30 diciembre 2011
Tags: 
Palabras: 891   |   Páginas: 4
Views: 1200

La tercera palabra: Mujer he ahí tu hijo, hijo he ahí tu madre.

Juan 19: 26-27

Podemos hacernos una pregunta ¿Y los hermanos de Jesús, Jacobo, José, Judas (no el Iscariote) y Simón, dónde estaban? ¿Qué de sus hermanas? En Marcos 6: 3 tenemos la lista de los medios-hermanos de Jesús, incluyendo a sus media-hermanas.

Aparentemente éstos no creían en Jesús como el Hijo de Dios. En Juan 7:3-5 leemos que, "Y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Porque ni aun sus hermanos creían en él".

Un momento de angustia sentía el Señor al momento de recorrer el camino del pretorio hasta el monte de la calavera, solo, afligido y tal ves su angustia se aumentaba al mirar a María gritar, llorar, suplicar, que ya no lastimaran a su hijo como cualquier madre que ve a su hijo en agonía.

La profecía de Simeón en relación con María se estaba cumpliendo cuando éste le dijo en el templo de Jerusalén: "Una espada traspasará tu misma alma" Lucas 2:35. La mujer más favorecida también iba a ser la madre mas afligida.

Sin duda alguna que Cristo vio y sintió la angustia y agonía de su madre estando junto a la cruz. Y pronunció la palabra del amor filial, "Mujer, he ahí tu hijo...He ahí tu madre".

Ahora bien, es necesario establecer el motivo por el cual Cristo no se dirigió a ella como su madre, más bien le dijo, "mujer". Cristo al ver y sentir la agonía de su madre y siendo el maestro del amor quería consolar a esa mujer favorecida recordándole que ella era un instrumento utilizado por Dios, es decir, Jesús no era un hijo muriendo en una cruz frente a una madre, sino el Salvador del mundo muriendo por ella y el resto del mundo, y al recordarle su misión en la tierra, le sanaría la herida y el vacio que pudiera dejar la pérdida de un hijo.

Ya antes Jesús se había

dirigido a ella de la misma manera. Parece ser que desde el momento que Cristo inició su ministerio, nunca más le llamó "madre" a su madre sino que se dirigía a ella como "mujer", precisamente porque el Señor Jesús sabía en todo momento como iba a terminar su obra, por lo que en amor cada vez que podía le recordaba cual era su misión.

En Juan 2:4 leemos acerca del primer milagro que Cristo hizo en Caná de Galilea. María, su madre, estaba presente y le dijo a Jesús, "…No tienen vino" (2:3). "Jesús le dijo ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora". Tal vez es probable que María se sintiera molesta u ofendida porque su propio Hijo, su primogénito no le llamaba Madre, sino mujer.

Las palabras de Cristo a María, "Mujer, he ahí tu hijo" le querían asegurar "Ahora soy tu Salvador, tu Redentor", no me mires como un hijo mortal, sino como un salvador eterno.

La última mención que se hace de María en la Biblia es en Hec ...



Suscríbase a ClubEnsayos

Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.943.000+ documentos


Ensayos relacionados