Temas Variados / Cartas Abiertas A Hipolito Y Danilo

Cartas Abiertas A Hipolito Y Danilo

Composiciones de Colegio: Cartas Abiertas A Hipolito Y Danilo
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 1.935.000+ documentos.

Enviado por:  pilarmontas  08 octubre 2012
Tags: 
Palabras: 4403   |   Páginas: 18
Views: 132

Carta abierta a Hipólito Mejía

17 DE ABRIL DEL 2012

Pedro Cabiya

VERACENTO SOCIAL

Comentarios

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

PEDRO CABIYA

Escritor, poeta y guionista

pedro.cabiya@gmail.com

Sobre mí

Escritor. Ha publicado Historias tremendas (Isla Negra 1999), galardonado Mejor Libro del Año por Pen Club International, Historias atroces (Isla Negra 2003), y las novelas Trance (Norma 2007), La cabeza (Isla Negra 2005) y Malas hierbas (Zemí Book, 2011). Ha participado en numerosas antologías internacionales como La Cervantíada, Manual de Fin de Siglo, El arca, Literatura puertorriqueña del siglo XX y En el ojo del huracán. Ha vivido en España, Estado Unidos, Haití y Puerto Rico. Actualmente reside en Santo Domingo; en esa ciudad se desempeña como profesor investigador en el Decanato de Investigación de la Universidad Iberoamericana y dirige la productora Heart of Gold Films.

Sígueme:

Twitter

Facebook

Saludos, don Hipólito.

Me va a excusar que no lo llame presidente todavía; eso está por verse y me queda alguna esperanza de que este pueblo entre en sus cabales. Declino también llamarle "Papá"; yo conozco al mío y, a mi entender, ese es un título que no se presta a la mojiganga. Por otro lado, así le decían a François Duvalier y todos sabemos cómo acabó eso... Ni de juego me sumo a la alabanza paternalista de nadie. Ese tipo de irresponsabilidades suele costar caro.

Le diré don, por ahora, en honor a sus años.

Todo parece indicar, don Hipólito, que usted va a ganar las elecciones. Los desmanes de un peledeísmo criminal, avariento, insaciable, voraz, pervertido y desaforadamente anti-boschista han empujado a este pueblo a la amnesia: se levanta, colosal, hidrocefálico, babeante, y aparta de sí el cuchillo de matarife que lentamente lo degüella, pero no para salvarse, sino para más cómodamente entrar la cabeza en el lazo de una horca. Huyó de usted, este bebé colosal que gatea sin pañales por el territorio nacional, y se ocultó en las f

aldas de Leonel... No le gustó lo que encontró ahí y ahora se devuelve, buscando solaz en donde no lo hallara durante el 2000-2004...

La historia no es algo que le preocupe mucho a los líderes actuales... a muy poca gente, de hecho. Los conspiradores del atentado a la vida de Adolf Hitler del 20 de julio de 1944 se entregaron a la faena sospechando que les iría mal, que no podrían cambiar nada. Casi todos alegaron que lo hicieron de todas formas para que la posteridad supiera que, durante ese período de locura nazi, hubo alemanes bragados e íntegros que hicieron lo que pudieron. Podría afirmarse que de igual manera actuó Caamaño y sus seguidores constitucionalistas. Con ese espíritu escribo esta carta, sin ninguna esperanza de que pueda siquiera ser entendida. Lo hago para que la posteridad (que sí me importa, que me importa mucho) sepa que existieron hombres y mujeres cuerdos en este paisaje de insania. Con todo, me gustaría, don Hipólito, que si lo hacen presidente de nuevo tuviera ...



Suscríbase a ClubEnsayos

Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.935.000+ documentos