LA OFERTA Ensayos gratis y Trabajos

Documentos 31 - 60 de 258

Páginas:      10 Anteriores123456789Próximos 10

DEMANDA Y LA OFERTA

La demanda Se define como la cantidad de bienes o servicios que los consumidores están dispuestos a comprar a un precio y cantidad dado en un momento determinado. La demanda está determinada por factores como el precio del bien o servicio, la renta p ...

Palabras: 1228Páginas: 5Leer Ensayo

ENSAYO SOBRE LA OFERTA Y OPORTUNIDAD DE DESARROLLO DE LAS PYME EN COLOMBIA

NECESIDADES DE BIENES Y SERVICIOS AMBIENTALES DE LAS PYME EN COLOMBIA: OFERTA Y OPORTUNIDADES DE DESARROLLO El potencial para las pyme como proveedoras de bienes y servicios ambientales en Colombia está condicionado por la activación de la di ...

Palabras: 2416Páginas: 10Leer Ensayo

La Oferta Y La Demanda

DEFINICIÓN DE DEMANDA La demanda en economía se define como la cantidad, calidad de bienes y servicios que pueden ser adquiridos en los diferentes precios del mercado por un consumidor (demanda individual) o por el conjunto de consumidores (demanda t ...

Palabras: 4118Páginas: 17Leer Ensayo

La Oferta Farmacológica En Chile

La Oferta Farmacológica en Chile Si observamos la oferta de medicamentos como tal, podemos darnos cuenta que esta depende en forma directa de varios factores, como lo es la situación sanitaria del país (perfiles epidemiológicos), eso sumado a la ...

Palabras: 680Páginas: 3Leer Ensayo

La Oferta Y El Deposito

TEMA Nº 7 DE LA OFERTA Y DEL DEPÓSITO Artículo 819.- La oferta real se hará por intermedio de cualquier Juez territorial del lugar convenido para el pago y cuando no haya convención especial respecto del lugar del pago, en el domicilio o reside ...

Palabras: 2811Páginas: 12Leer Ensayo

Caso De La Oferta Y La Demanda

Oferta y demanda en una economía de 6 personas EL modelo de la oferta y la demanda se puede estudiar mediante individuos que interactúan en un mercado. Supóngase una economía simplificada en la que participan los seis individuos siguientes: ...

Palabras: 424Páginas: 2Leer Ensayo

La Oferta Y Demanda Turística

La oferta y la demanda turística: el funcionamiento del mercado Los países de nuestro entorno, el mercado es la institución básica donde se relacionan los agentes económicos. La oferta y la demanda nos permiten comprender mejor.  Cóm ...

Palabras: 3416Páginas: 14Leer Ensayo

Que Es La Oferta

Introdu... ...

Palabras: 1386Páginas: 6Leer Ensayo

La Oferta Y El Deposito

INTRODUCCIÓN El procedimiento de Oferta Real y depósito, tiene como finalidad que el deudor se libere de su obligación cuando el acreedor se rehúsa a recibir el pago, por lo tanto es una forma de extinción de la obligación. La oferta es una manifestación unilateral de voluntad, dirigida a otro. El ejemplo clásico es el del comercio minorista que ofrece sus productos a cualquiera, a un precio determinado. La oferta es obligatoria, es decir, una vez emitida, el proponente no puede modificarla en el momento de la aceptación del sujeto interesado. La aceptación de la oferta debe ser explícita, de modo que el otro contratante debe mostrar su consentimiento expreso o tácito, de manera que indique su inequívoca intención de aceptar la oferta y adherirse a las condiciones del oferente. La vigencia obligatoria de la oferta varía en los distintos ordenamientos jurídicos. Para algunos, el oferente puede variar la oferta mientras ésta no haya sido aceptada; en cambio en otros la oferta debe mantenerse intacta por todo el período que, usual o legalmente, se reconozca al contratante para aceptarla. ASPECTOS GENERALES Dispone el artículo 1.306 del Código Civil que “Cuando el acreedor rehusa recibir el pago, puede el deudor obtener su liberación por medio del ofrecimiento real y del depósito subsiguiente de la cosa debida”. Tal disposición pone en manos del deudor un instrumento para obtener la liberación de su obligación de pagarle al acreedor, cuando éste se niegue a recibir el pago o en cualquier otra circunstancia en que no pueda hacerlo por hecho imputable al mismo acreedor, como cuando no esté presente, se oculte o maliciosamente demore recibirle la cosa debida. Pero por el solo hecho de instaurar el procedimiento y presentar el escrito contentivo de la oferta real, así se haga la consignación de la cosa ofrecida, no se obtiene la liberación de la obligación, como ocurre con la consignación cambiaria a que se refiere el artículo 450 del Código de Comercio o la consignación inquilinaria que contempla la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios, y a que la oferta real de pago sólo producirá tales efectos, cuando el acreedor la acepte o cuando oponiéndose a la misma sea declarada válida por el Tribunal competente. El fundamento de la oferta real, según Duque Sánchez “está en que así como el deudor está obligado a pagar, también tiene derecho a obtener su liberación, y de la misma manera, así como el acreedor tiene derecho de pago, también está obligado a recibirlo”. Brice define la oferta de pago y el depósito como “la entrega ante la respectiva autoridad judicial de la cosa debida para que en nombre del deudor la ofrezca al acreedor, invitándolo a recibirla, en cuyo caso., los intereses dejan de correr desde el día del depósito legalmente efectuado y la cosa depositada queda a riesgo y peligro del acreedor. Oferta y depósito implican respectivamente “la exhibición efectiva de la cantidad o cosa debida, con la expresa declaración de que se está dispuesto a entregarla al acreedor, si quiere recibirla” y el desprendimiento por parte del deudor “de la posesión de la cosa ofrecida, consignándola, con los frutos o intereses vencidos correspondientes, en el lugar indicado por la ley para tales efectos”, como señala Borjas. La oferta real no está referida únicamente a las obligaciones de pagar cantidades líquidas de dinero, pues podrá también recurrirse a este procedimiento, tratándose de cualquier cosa, como se deriva del contenido del artículo 1.306 del Código Civil. Podrá por tanto ser objeto de oferta real una cosa mueble, un bien inmueble, un título de crédito, entre otros. TRIBUNAL COMPETENTE El artículo 819 del Código de Procedimiento Civil (1987) establece que “La oferta real se hará por intermedio de cualquier Juez territorial del lugar convenido par el pago y cuando se haya convención especial respecto del lugar del pago, en el domicilio o residencia del acreedor o en el lugar escogido para la ejecución del contrato•. Tal señalamiento se corresponde con el requisito del artículo 1.307 del Código Civil establece en el ordinal 6º para la validez del ofrecimiento real y con la regla general contenida en el artículo 1.295 del mismo Código Civil, conforme al cual “El pago debe hacerse en el lugar fijado por el contrato. Si no se ha fijado lugar, y se trata de cosa cierta y determinada, el pago debe hacerse en el lugar donde se encontraba la cosa que forma su objeto, en la época del contrato. Fuera de estos dos casos, el pago debe hacerse en el domicilio del deudor…” De tal modo que el Tribunal a través del cual puede hacerse la oferta real de pago será: 1. El del lugar donde contractualmente se ha convenido hacer el pago. 2. En defecto de convención respecto del lugar del pago, el del domicilio o residencia del acreedor: o 3. El del lugar convenido por las partes para la ejecución del contrato. Pero además de la competencia territorial, ha de tenerse en cuenta si el Tribunal ante el cual se recurre para hacer el ofrecimiento de pago es competente por la materia y por la cuantía, pues si bien en el procedimiento correspondiente no se discute ni puede discutirse la validez de la obligación principal, de producirse contención en cuanto a la validez de la oferta y del depósito, las reglas de la competencia por la cuantía y por la materia entran en juego por aplicación de las disposiciones generales del Código de Procedimiento Civil sobre competencia, para la cual habrá de tenerse presente la naturaleza de la obligación que da lugar a la instauración del procedimiento oferta real. REQUISITOS DE FORMA DE LA OFERTA Conforme al artículo 819 del Código de Procedimiento Civil, la oferta real de pago deberá hacerse por escrito dirigido al Juez competente, señalando dicha norma que en dicho escrito deberá señalarse: 1. El nombre, apellido y domicilio del acreedor. 2. La descripción de la obligación que origina la oferta y la causa o razón del ofrecimiento. 3. La especificación de las cosas que se ofrezcan. Deberán llenarse además algunos requisitos de forma que, no obstante omitidos la norma señalada, surgen como necesarios al procedimiento, tales como la indicación del Tribunal ante el cual se formula la oferta, la identificación del oferente, el carácter con que actúa, entre otros. Pero conforme a lo dispuesto en el artículo 820 del Código de Procedimiento Civil, no basta con la simple manifestación escrita que contenga tales menciones, pues además de ello, el deudor u oferente deberá poner a disposición del Tribunal para que las ofrezca al acreedor, las cosas que le ofrece, desde el mismo momento en que presenta el escrito correspondiente. Si se trata de cantidades de dinero, la entrega podrá suplirse con la certificación o nota de depósito de tales cantidades hecho a favor del Tribunal en la cuenta del mismo; tratándose de cosas muebles de fácil traslado, las entregará al Tribunal y tratándose de cosas muebles o inmuebles cuyo traslado al Tribunal resulta materialmente imposible, bastará la simple manifestación de ponerlas a disposición del Tribunal. CONDICIONES PARA LA VALIDEZ DE LA OFERTA Las condiciones para la validez del ofrecimiento real son determinadas por el artículo 1.307 del Código Civil, a saber: 1.- Que se haga al acreedor que sea capaz de exigir, o a aquél que tenga facultad de recibir por él. Es necesario que así como el pago debe hacerse “al acreedor o a una persona autorizada por el acreedor mismo, por la Autoridad Judicial o por la Ley para recibirlo” (Art. 1.286), el ofrecimiento de pago debe ser hecho igualmente a la persona del acreedor o a quien él autorice para recibirlo. Tratándose de personas naturales que carezcan de capacidad negocial (menores, entredichos, inhabilitados), será a su representante legal, tutor o curador a quien deba hacerse la oferta real y si se trata de persona jurídica, a la persona que ejerza su representación legal, conforme a la Ley o sus estatutos. Debe por tanto hacerse a la persona capaz de exigir o de recibir. El pago hecho al acreedor incapaz de recibirlo no es válido, a menos que el deudor pruebe que la cosa pagada se ha convertido en utilidad del acreedor (Art. 1.288 del Código Civil). a.. Que se haga por persona capaz de pagar. La capacidad exigida al deudor para que la oferta sea válida, es igualmente la capacidad negocial. Pero no solo el deudor está facultado para hacer el ofrecimiento real: también puede hacerlo un tercero, “con tal que obre en nombre y en descargo del deudor, y de que si obra en su propio nombre no se subrogue en los derechos del acreedor” (Art. 1.283 del C.C.). 2.- Que comprenda la suma íntegra u otra cosa debida, los frutos y los intereses debidos, los gastos líquidos y una cantidad para los gastos ilíquidos, con la reserva por cualquier suplemento. El ofrecimiento real no puede ser parcial, condicional, a término. Debe comprender la cantidad total que se adeude a la cosa debida íntegramente, incluidos los frutos e intereses de la obligación asumida hasta el día en que se haga la oferta, más los gastos y un suplemento de la cantidad o cosa ofrecida, que debe ser “una suma seria y efectiva”. Este suplemento debe ser calculado prudentemente, por cuanto se trate de gastos no líquidos, debiendo en todo caso el deudor prometer pagar lo que falte al respecto, si no fuere suficiente lo calculado, pues conforme con el artículo 1.297 del Código Civil, “los gastos del pago son de cuenta del deudor”. Conforme al artículo 1.291 del Código Civil “El deudor no puede constreñir al acreedor a recibir en parte el pago de una deuda, aunque esta fuere divisible”: pero tratándose de deuda en partes líquidas y en partes ilíquidas, el deudor podrá hacer el ofrecimiento real de la parte líquida, aún antes de que pueda efectuarse el pago de la parte ilíquida, si no se hubiere convenido lo contrario; en tal caso, así como el acreedor puede exigir el pago de lo líquido y de plazo vencido, el deudor podrá liberarse de la obligación parcialmente líquida y de plazo vencido a través del procedimiento de oferta real de pago (Art. 1.292 C. C.). 3.- Que el plazo esté vencido si no se ha estipulado a favor del acreedor. Cuando en el contrato se ha convenido que la deuda se pague dentro de un plazo, se supone concedido en beneficio del deudor y siempre que el plazo se haya estipulado sólo en beneficio del deudor, el acreedor no podrá rehusar el pago, aún antes del vencimiento del mismo, pues será potestativo del deudor acogerse o no al plazo concedido, pudiendo renunciar al mismo. Pero si el plazo se ha estipulado en favor del acreedor, no podrá el deudor obligarlo a recibir el pago antes del vencimiento del mismo pues ello iría en “menoscabo de sus intereses y de sus derechos”. Conforme al artículo 1.214 del Código Civil, el plazo o término estipulado para el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato, “se presume establecido en el beneficio del deudor, a no ser que del contrato mismo o de otras circunstancias, resultase haberse puesto a favor del acreedor, o de las dos partes”. 4.- Que se haya cumplido la condición bajo la cual se ha contraído la deuda. Si la condición hace depender la existencia de la obligación de pagar de un acontecimiento futuro e incierto, siempre que la misma sea una condición suspensiva, ello determina que la deuda no puede considerarse existente hasta tanto se cumpla la condición convenida por las partes, la cual deberá cumplirse de la manera como las mismas han querido o entendido verosímilmente que lo fuese (Art. 1205 C.C.). 5.- Que el ofrecimiento se haga en el lugar convenido para el pago, y cuando no haya convención especial respecto del lugar del pago, que se haga a la persona del acreedor, o en su domicilio, o en el escogido para la ejecución del contrato. Se trata de cumplir el contrato en los términos en que haya sido convenido por las partes, de modo que si en la convención se ha fijado el lugar donde el pago ha de verificarse, no podrá unilateralmente el acreedor exigir el pago ni el deudor hacerlo en un lugar distinto. Pero cuando no se haya convenido el lugar del pago, el ofrecimiento real se hará a la persona del acreedor en el domicilio de este o en el lugar convenido por las partes para la ejecución de la obligación. Este requisito se corresponde con la previsión contenida en los artículos 1.295 y 1.528 del Código Civil. 6.- Que el ofrecimiento sea hecho por ministerio del Juez. Esta exigencia que no incluye la posibilidad de hacer una oferta de pago extrajudicial, determina la necesidad de que el ofrecimiento real sea hecho a través del Juez para que sea válido, teniéndose presente que el Juez debe ser competente conforme a las reglas establecidas en el Código de Procedimiento Civil, CONDICIONES PARA LA VALIDEZ DEL DEPÓSITO Las condiciones para la validez del depósito, las determina el artículo 1.308 del Código Civil, a saber: 1.- Que lo haya precedido un requerimiento hecho al acreedor, que contenga la indicación del día, hora y lugar en que la cosa ofrecida se depositará. No podrá procederse al depósito de la cosa que constituye el objeto del pago ofrecido por el deudor al acreedor, si antes no se ha hecho la oferta de pago, esto es, el requerimiento al acreedor para que reciba las cantidades o cosas que constituyan el objeto del mismo. Será solo cuando el acreedor no se encuentre en el lugar donde se le haya hecho el requerimiento o cuando se niegue a recibir el pago, cuando procederá hacer el depósito de la cosa ofrecida. Ese requerimiento al acreedor para que reciba la cosa ofrecida y ante su negativa a recibirla la manifestación de que la misma será depositada, debe contener la mención expresa del día, hora y lugar en que la cosa ofrecida será depositada. Con tal requerimiento se previene al acreedor de evitar los gastos de depósito y del ofrecimiento real, que de ser válidos son de su cuenta conforme al artículo 1.309 del Código Civil. 2.- Que el deudor se haya desprendido de la posesión de la cosa ofrecida, consignándola, con los intereses corridos hasta el día del depósito, en el lugar indicado por la Ley para recibir tales depósitos. Se trata de un desprendimiento real de la posesión de la cosa ofrecida por parte del deudor, no de una simple manifestación de querer pagar. Ese desprendimiento solo es posible mediante su depósito, bien en la cuenta del Tribunal ante el cual se haya presentado la oferta real de pago o bien en manos de un depositario judicial, cuando se trate de cosas distintas a cantidades de dinero. Como se señaló al indicar las condiciones de validez del ofrecimiento real en el depósito deberán estar incluidas igualmente todas las cantidades o cosas debidas, con sus intereses y frutos producidos hasta el día del depósito, el cual se hará en el lugar convenido por las partes, fijadas por la Ley o señalado por el Tribunal, según el caso. 3.- Que se levanta un acta, por el Juez, en la cual se indique la especie de las cosas ofrecidas, la no aceptación por parte del acreedor o su no comparecencia, y en fin, el depósito. Constituye esta actuación la “prueba autentica de la diligencia efectuada, para el caso de que llegue a ser objeto de discusión o controversia”. El acta que se levante deberá llenar las formalidades y los requisitos establecidos en el artículo 189 del Código de Procedimiento Civil, además de las exigencias específicas a que se refiere en ordinal 3º del artículo 1.308 del Código Civil, 4.- Que cuando el acreedor no haya comparecido, se le notifique del acto del depósito, con la intimación de tomar la cosa depositada. Conforme a la primera condición de validez del depósito, es necesaria la notificación para instruirle del ofrecimiento hecho por el deudor y de haberse fijado día, hora y lugar en que será depositada la cosa ofrecida, haciéndose necesaria una segunda notificación al acreedor, cuando no compareciendo este a retirar la cosa ofrecida, se ha hecho la consignación y el depósito, con la intimación de que reciba la cosa depositada. Esta segunda notificación deberá hacerse aunque el acreedor tenga conocimiento del depósito, “porque desde el momento de efectividad de la consignación comienzan a producirse los efectos consiguientes”. EFECTOS DE LA OFERTA Y EL DEPÓSITO Como señala Borjas, desde el mismo día en que se hace el ofrecimiento real, comienzan a producirse efectos a favor del deudor, entre otros evitar la caducidad de los derechos cuyo ejercicio está limitado al transcurso de determinado lapso, como el derecho de retracto convencional, siempre que la oferta se haga antes del vencimiento del lapso de retracto, evitar la mora y con ello incurrir en la obligación de satisfacer cláusulas penales que pudieron habérsele establecido para el caso de inejecución de la obligación de pagar en un plazo determinado. Pero tales efectos son provisionales, puesto que si el ofrecimiento real no va seguido de la consignación de la cosa debida y ofrecida y del consiguiente depósito, aquel no tendrá validez, de modo que es con el depósito que se perfecciona el ofrecimiento real. Será una vez verificado el depósito cuando se producen los efectos liberatorios para el deudor, ya que a partir de ese momento dejan de correr los intereses y la cosa depositada queda a riesgo y peligro del acreedor, conforme al artículo 1.306 del Código Civil. Tales efectos se producen no obstante que la notificación de haberse verificado el depósito no se haya producido, pues la notificación solo se hace necesaria como condición para la validez del depósito, más no para producir los efectos señalados, de modo que aunque tal notificación no se haga, dichos efectos comenzarán a producirse desde el mismo día en que el depósitos es efectuado. FASE NO CONTENCIOSA 1.- Tramitación El Tribunal deberá providenciar el escrito contentivo del ofrecimiento real de pago dentro de los tres días siguientes a su recibo (Art. 10 CPC) y fijará día y hora para trasladarse al lugar donde deba hacerse la oferta, a los fines de hacer el ofrecimiento al acreedor de la cantidad de dinero o cosa que el deudor consignó junto con el escrito correspondiente. Llegado el día y la hora fijados, el Tribunal se trasladará al lugar donde deba hacerse el ofrecimiento al acreedor y se constituirá para hacerle tal ofrecimiento y la entrega de las cosas ofrecidas. Dicha oferta y la entrega se harán al mismo acreedor que sea capaz de exigir y recibir o a la persona que tenga facultad por él para recibirla. El Tribunal al hacer el ofrecimiento levantará acta que deberá contener las siguientes menciones: 1. La hora, día, mes, año y lugar en que se ha hecho la oferta. 2. El nombre, apellido y domicilio del deudor u oferente y del acreedor a quien se le ha hecho la oferta o de la persona con facultad para recibir por el que haya recibido las cosas o se hubiere negado a recibirlas. 3. La descripción de las cosas, valores o dinero ofrecido. 4. La respuesta del acreedor, su aceptación o negativa a recibir la oferta y las razones por las cuales se niegan a recibirla, si tal fuere el caso. 5. La mención del pago o de la entrega de la cosa y en ambos casos, el otorgamiento del recibo por parte del acreedor, en caso de aceptación de la oferta. 6. La firma del Juez, del Secretario y de quienes hayan intervenido en el acto. Puede ocurrir que el acreedor o la persona que tenga facultad para recibir por él no esté presente en el lugar donde se verifique la oferta real del pago o que se niegue a recibir el pago; en tal caso, el Juez conforme a lo dispuesto en el artículo 822 del Código de Procedimiento Civil ordenará al Secretario expedir copia certificada del acta que se levante conforme al artículo 821 y la dejará en manos de las personas notificadas de la misión del Tribunal, haciéndose saber al acreedor en la misma acta que dispone de un lapso de 3 días para aceptar la oferta hecha y que en caso de no aceptarla, en tal lapso, se procederá al depósito de la cosa ofrecida, dejándose constancia de la entrega de la copia del acta en el expediente respectivo. Cuando el acreedor se encuentre presente en el acto, se tendrá a derecho para la continuación del procedimiento, pero esta notificación está referida solo a la fase no contenciosa, a los efectos del depósito de la cosa ofrecida, pues una vez hecho el depósito, si el procedimiento pasa a ser contencioso, se hace necesaria la citación del acreedor, conforme a lo previsto en el artículo 824 del Código de Procedimiento Civil. Si el acreedor o la persona que tenga facultad para recibir por él acepta la oferta y recibe la cosa ofrecida, se le exigirá recibo y si fuere el caso, el otorgamiento de la cancelación de la obligación correspondiente, tal como ocurrirá cuando se trate de una obligación garantizada con hipoteca o cuando se trate de una venta con pacto de retracto. Esa aceptación y recibo de la cosa ofrecida podrán efectuarla antes de que la cosa sea depositada. En tal caso, concluirá el procedimiento. Si la aceptación y recibo de la cosa ofrecida no se producen antes del depósito o se oponen al ofrecimiento real, se abre la fase contenciosa del procedimiento. 2.- Depósito de la cosa ofrecida A partir del mismo día en que se haya hecho la oferta, sea que el acreedor o la persona facultada para recibir por él hubiere estado presente en el acto o que no estando presente se hubiere dejado la copia del acta a la persona por cuyo intermedio se le hizo, comienza a correr el lapso de 3 días para que el acreedor retire la cantidad o cosa, valores o dinero ofrecido. Durante ese lapso, el acreedor puede optar por recibir o retirar la cosa o dinero objeto del ofrecimiento, abstenerse de recibirlos o retirarlos u oponerse expresamente a la oferta hecha. En el primer supuesto, concluye el procedimiento. En los otros dos, el Tribunal ordenará el depósito de la cosa, valores o dineros ofrecidos y tal depósito se hará conforme a lo previsto en el artículo 823 del Código de Procedimiento Civil. Tratándose de cantidades de dinero, el depósito se hará en cuenta bancaria de ahorros, en moneda o dinero de curso legal, presentándose al Tribunal el comprobante o planilla del depósito debidamente validado. La forma, requisitos y procedimientos para hacer tal consignación fue regulada mediante Resolución Nº 1.694, de fecha 15 de Septiembre de 1.998, dictada por el Consejo de la Judicatura. Si se trata de cosas muebles o inmuebles, el depósito se hará conforme a las previsiones de la Ley Sobre Depósito Judicial y del Código de Procedimiento Civil relativas al depósito. Al efecto, el artículo 1.313 del Código Civil establece que “Si la cosa debida es un objeto determinado que debe entregarse donde se encuentra, el deudor requerirá al acreedor para que la tome. Hecho este requerimiento” y si el acreedor no la toma, se procederá entonces al depósito. “Si el objeto de la deuda es un inmueble por su naturaleza o por su destinación, el deudor puede, después de requerir al acreedor para que tome posesión de aquellos, obtener del Juez que nombre un depositario”. FASE CONTENCIOSA 1.- Tramitación Ordenado por el Tribunal el depósito de la cosa ofrecida, con fundamento en la negativa expresa o tácita del acreedor de aceptar la oferta, se abre la fase contenciosa del procedimiento. A tales efectos, se ordenará la citación del acreedor, emplazándolo para que comparezca dentro de los 3 días siguientes a la citación, para que exponga las razones o alegatos que considere conveniente contra la validez de la oferta o del depósito. En relación con las razones y alegatos que puede formular el acreedor, si bien la disposición señala solo aquellos “que considere conveniente hacer contra la validez de la oferta y del depósito efectuados”, no puede limitarse el derecho del acreedor a solo los alegatos de fondo, pues de existir vicios de procedimiento, tales como la incompetencia del Tribunal o la violación de lapsos procesales, se estaría ante la violación del derecho a la defensa, lo que determinará la nulidad del procedimiento y la consecuente reposición al estado en que los actos viciados sean realizados nuevamente, pues de no aceptarse tales impugnaciones, dará lugar a la violación de la garantía constitucional del debido proceso consagrado en el artículo 49 de la CRBV, lo que abrirá la posibilidad de recurrir por la vía de amparo constitucional contra la actuación judicial que menoscabe tal garantía. No existiendo en el procedimiento la posibilidad de oponer cuestiones previas, en la oportunidad fijada para la comparecencia el acreedor deberá señalar los vicios de la solicitud, los vicios de procedimiento y las defensas de fondo que considere conveniente en forma acumulativa, para que la decisión definitiva resuelva sobre todos los alegatos formulados. Pero el acreedor puede optar por atacar solo la validez de la oferta y del depósito efectuado y, en tal caso, el fundamento de la impugnación de tales actos deberá fundarse en la falta de cumplimiento de las condiciones de validez a que se refieren los artículos 1307 y 1.308 del Código Civil. Vencido el lapso de comparecencia, haya comparecido o no el acreedor a exponer sus razones y alegatos, se abrirá un lapso de 10 días para que las partes promuevan y sean evacuadas las pruebas que consideren conducentes a la demostración de sus respectivas alegaciones y vencido el lapso de pruebas el Juez dictará sentencia dentro de los 10 días siguientes, decidiendo sobre la procedencia o improcedencia de la oferta y el depósito. Si los mismos son declarados válidos el deudor quedará liberado de la obligación desde el mismo día del depósito y se condenará al acreedor al pago de las costas procesales, incluidos los gastos ocasionados por el procedimiento de oferta y depósito. Si la oferta y el depósito se declaran como no efectuados válidamente, el deudor habrá incurrido en mora y los efectos iníciales de tales actos cesarán, debiendo por tanto, además de entenderse deudor de los intereses correspondientes que continuarán causándose, condenársele al pago de las costas procesales. En ambos casos, el Tribunal resolverá expresamente sobre la asignación de los intereses que hubieren producido las cantidades de dinero depositadas a quien correspondan. 2.- Derechos del deudor y del acreedor a retirar la cosa ofrecida Conforme al artículo 826 del Código de Procedimiento Civil, mientras se tramita el procedimiento y no sea dictada la sentencia definitiva sobre la validez de la oferta y el depósito, el deudor podrá retirar la cosa ofrecida y el acreedor podrá aceptarla. En ambos casos cesa el procedimiento. Si bien nada dispone la norma en relación con las costas procesales, debe tenerse en cuenta que, habiéndose dado lugar a la apertura del procedimiento contencioso, se producen gastos y actuaciones judiciales que quien haya dado lugar al mismo deberá satisfacer a la otra parte, configurándose respecto del deudor que retira la cosa ofrecida antes de dictarse la sentencia definitiva, un desistimiento tácito del procedimiento y respecto del acreedor un vencimiento sobre la validez de la oferta y el depósito efectuados. 3.- Embargo de la cosa ofrecida Mientras las cantidades de dinero, valores o cosas se encuentran sometidos a depósito judicial por virtud del procedimiento de oferta real de pago y depósito, los mismos se encuentran en una situación de incertidumbre respecto de quien es el titular del derecho a disponer de ellos; de este modo, el deudor ha hecho la oferta y antes el rechazo del acreedor se produce el depósito al desprenderse de esas cosas lo hace a favor del acreedor para libertarse de la obligación correspondiente; y cuando por el solo rechazo del acreedor a la oferta hecha se verifica el depósito, tal depósito lo es a su favor. De este modo, mientras no sea dictada la sentencia definitiva que decida sobre la validez de la oferta y el depósito verificados, ni el deudor ni el acreedor pueden ser considerados como titulares del derecho de propiedad sobre las cosas depositadas ya que tal incertidumbre solo podrá ser resuelta en tal sentencia. Es por ello que en el artículo 827 del Código de Procedimiento Civil, si bien se prevé la posibilidad de que la cosa ofrecida pueda ser objeto de medida de embargo por acciones dirigidas contra el deudor o el acreedor, tal medida quedará en suspenso hasta tanto sea dictada la sentencia definitiva que declare sobre la nulidad o validez del ofrecimiento, de modo que si la medida se ha dictado en virtud de juicio instaurado contra el deudor y el ofrecimiento se declara inválido, la misma quedará sin efecto, por reconocerse al acreedor como titular del Derecho de Propiedad sobre la cosa ofrecida y embargada; del mismo modo, si el ofrecimiento se declara nulo y la medida se ha dictado en virtud de juicio instaurado contra el acreedor, la misma quedará sin efecto, por reconocerse al deudor como titular del Derecho de Propiedad sobre la cosa ofrecida y embargada. Ahora bien, el embargo efectuado impedirá que el deudor pueda retirar la cosa ofrecida y que el acreedor pueda aceptar la oferta, pues la disposición supedita los efectos de la medida a la declaratoria de la validez o nulidad por sentencia del Tribunal. CONCLUSIÓN El procedimiento de oferta real y depósito es esencialmente instrumental. Está pre ordenado a la entrega de un bien de la vida, en dinero o en especie, mueble o inmueble, corporal o incorporal (entrega del título o constancia documentada de entrega de derechos o acciones) al acreedor, a la persona que tiene derecho a recibirla según la relación jurídica que vincula a oferente y acreedor. Por tanto, si este último aduce la infracción de reglas formales e la sustanciación del trámite procedimental, sin objetar la complejidad de la oferta, la legitimidad del oferente y la suya y la oportunidad del pago, no tendrá interés legitimo para solicitar que él recibirá la cosa y se cierre el procedimiento, sin más formalidad. Si el acreedor pretende ser eximido de los gastos del procedimiento tendrá que acreditar incumplimiento de los requisitos intrínsecos. Por lo tanto, para decidir sobre la validez o no de la Oferta Real y Depósito se deberá revisar si en el procedimiento se cumplieron con las exigencias establecidas en el Código Civil. Para que el ofrecimiento real sea válido es necesario: 1. Que se haga al acreedor que sea capaz de exigir, o a aquél que tenga facultad de recibir por él. 2. Que se haga por persona capaz de pagar. 3. Que comprenda la suma íntegra u otra cosa debida, los frutos y los intereses debidos, los gastos líquidos y una cantidad para los gastos ilíquidos, con la reserva por cualquier suplemento. 4. Que el plazo esté vencido si se ha estipulado en favor del acreedor. 5. Que se haya cumplido la condición bajo la cual se ha contraído la deuda. 6. Que el ofrecimiento se haga en el lugar convenido para el pago, y cuando no haya convención especial respecto del lugar del pago, que se haga a la persona del acreedor, o en su domicilio, o en el escogido para la ejecución del contrato. 7. Que el ofrecimiento se haga por ministerio del Juez. Para la validez del depósito no es necesario que sea autorizado por el Juez; basta para ello: 1. Que lo haya precedido un requerimiento hecho al acreedor, que contenga la indicación del día, hora y lugar en que la cosa ofrecida se depositará. 2. Que el deudor se haya desprendido de la posesión de la cosa ofrecida, consignándola, con los intereses corridos hasta el día del depósito, en el lugar indicado por la Ley para recibir tales depósitos. 3. Que se levante un acta, por el Juez, en la cual se indique la especie de las cosas ofrecidas, la no aceptación por parte del acreedor o su no comparecencia, y en fin, el depósito. 4. Que cuando el acreedor no haya comparecido, se le notifique el acto del depósito, con la intimación de tomar la cosa depositada. BIBLIOGRAFÍA • SÁNCHEZ NOGUERA, Abdón, Manual de Procedimientos Especiales 2da Edición, 4ta reimpresión, ediciones Paredes. 2008 (p. 522-527) • CALVO BACA, Emilio Código de Procedimiento Civil de Venezuela comentado. Tomo II ediciones Libra C.A Caracas Venezuela 1992. • Código Civil de Venezuela. Gaceta Oficial Nº 2.990 Extraordinario del 26 de Julio de 1982. • Internet: Google ...

Palabras: 5343Páginas: 22Leer Ensayo

La Oferta Y El Deposito

INTRODUCCIÓN El procedimiento de Oferta Real y depósito, tiene como finalidad que el deudor se libere de su obligación cuando el acreedor se rehúsa a recibir el pago, por lo tanto es una forma de extinción de la obligación. La oferta es una manifestación unilateral de voluntad, dirigida a otro. El ejemplo clásico es el del comercio minorista que ofrece sus productos a cualquiera, a un precio determinado. La oferta es obligatoria, es decir, una vez emitida, el proponente no puede modificarla en el momento de la aceptación del sujeto interesado. La aceptación de la oferta debe ser explícita, de modo que el otro contratante debe mostrar su consentimiento expreso o tácito, de manera que indique su inequívoca intención de aceptar la oferta y adherirse a las condiciones del oferente. La vigencia obligatoria de la oferta varía en los distintos ordenamientos jurídicos. Para algunos, el oferente puede variar la oferta mientras ésta no haya sido aceptada; en cambio en otros la oferta debe mantenerse intacta por todo el período que, usual o legalmente, se reconozca al contratante para aceptarla. ASPECTOS GENERALES Dispone el artículo 1.306 del Código Civil que “Cuando el acreedor rehusa recibir el pago, puede el deudor obtener su liberación por medio del ofrecimiento real y del depósito subsiguiente de la cosa debida”. Tal disposición pone en manos del deudor un instrumento para obtener la liberación de su obligación de pagarle al acreedor, cuando éste se niegue a recibir el pago o en cualquier otra circunstancia en que no pueda hacerlo por hecho imputable al mismo acreedor, como cuando no esté presente, se oculte o maliciosamente demore recibirle la cosa debida. Pero por el solo hecho de instaurar el procedimiento y presentar el escrito contentivo de la oferta real, así se haga la consignación de la cosa ofrecida, no se obtiene la liberación de la obligación, como ocurre con la consignación cambiaria a que se refiere el artículo 450 del Código de Comercio o la consignación inquilinaria que contempla la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios, y a que la oferta real de pago sólo producirá tales efectos, cuando el acreedor la acepte o cuando oponiéndose a la misma sea declarada válida por el Tribunal competente. El fundamento de la oferta real, según Duque Sánchez “está en que así como el deudor está obligado a pagar, también tiene derecho a obtener su liberación, y de la misma manera, así como el acreedor tiene derecho de pago, también está obligado a recibirlo”. Brice define la oferta de pago y el depósito como “la entrega ante la respectiva autoridad judicial de la cosa debida para que en nombre del deudor la ofrezca al acreedor, invitándolo a recibirla, en cuyo caso., los intereses dejan de correr desde el día del depósito legalmente efectuado y la cosa depositada queda a riesgo y peligro del acreedor. Oferta y depósito implican respectivamente “la exhibición efectiva de la cantidad o cosa debida, con la expresa declaración de que se está dispuesto a entregarla al acreedor, si quiere recibirla” y el desprendimiento por parte del deudor “de la posesión de la cosa ofrecida, consignándola, con los frutos o intereses vencidos correspondientes, en el lugar indicado por la ley para tales efectos”, como señala Borjas. La oferta real no está referida únicamente a las obligaciones de pagar cantidades líquidas de dinero, pues podrá también recurrirse a este procedimiento, tratándose de cualquier cosa, como se deriva del contenido del artículo 1.306 del Código Civil. Podrá por tanto ser objeto de oferta real una cosa mueble, un bien inmueble, un título de crédito, entre otros. TRIBUNAL COMPETENTE El artículo 819 del Código de Procedimiento Civil (1987) establece que “La oferta real se hará por intermedio de cualquier Juez territorial del lugar convenido par el pago y cuando se haya convención especial respecto del lugar del pago, en el domicilio o residencia del acreedor o en el lugar escogido para la ejecución del contrato•. Tal señalamiento se corresponde con el requisito del artículo 1.307 del Código Civil establece en el ordinal 6º para la validez del ofrecimiento real y con la regla general contenida en el artículo 1.295 del mismo Código Civil, conforme al cual “El pago debe hacerse en el lugar fijado por el contrato. Si no se ha fijado lugar, y se trata de cosa cierta y determinada, el pago debe hacerse en el lugar donde se encontraba la cosa que forma su objeto, en la época del contrato. Fuera de estos dos casos, el pago debe hacerse en el domicilio del deudor…” De tal modo que el Tribunal a través del cual puede hacerse la oferta real de pago será: 1. El del lugar donde contractualmente se ha convenido hacer el pago. 2. En defecto de convención respecto del lugar del pago, el del domicilio o residencia del acreedor: o 3. El del lugar convenido por las partes para la ejecución del contrato. Pero además de la competencia territorial, ha de tenerse en cuenta si el Tribunal ante el cual se recurre para hacer el ofrecimiento de pago es competente por la materia y por la cuantía, pues si bien en el procedimiento correspondiente no se discute ni puede discutirse la validez de la obligación principal, de producirse contención en cuanto a la validez de la oferta y del depósito, las reglas de la competencia por la cuantía y por la materia entran en juego por aplicación de las disposiciones generales del Código de Procedimiento Civil sobre competencia, para la cual habrá de tenerse presente la naturaleza de la obligación que da lugar a la instauración del procedimiento oferta real. REQUISITOS DE FORMA DE LA OFERTA Conforme al artículo 819 del Código de Procedimiento Civil, la oferta real de pago deberá hacerse por escrito dirigido al Juez competente, señalando dicha norma que en dicho escrito deberá señalarse: 1. El nombre, apellido y domicilio del acreedor. 2. La descripción de la obligación que origina la oferta y la causa o razón del ofrecimiento. 3. La especificación de las cosas que se ofrezcan. Deberán llenarse además algunos requisitos de forma que, no obstante omitidos la norma señalada, surgen como necesarios al procedimiento, tales como la indicación del Tribunal ante el cual se formula la oferta, la identificación del oferente, el carácter con que actúa, entre otros. Pero conforme a lo dispuesto en el artículo 820 del Código de Procedimiento Civil, no basta con la simple manifestación escrita que contenga tales menciones, pues además de ello, el deudor u oferente deberá poner a disposición del Tribunal para que las ofrezca al acreedor, las cosas que le ofrece, desde el mismo momento en que presenta el escrito correspondiente. Si se trata de cantidades de dinero, la entrega podrá suplirse con la certificación o nota de depósito de tales cantidades hecho a favor del Tribunal en la cuenta del mismo; tratándose de cosas muebles de fácil traslado, las entregará al Tribunal y tratándose de cosas muebles o inmuebles cuyo traslado al Tribunal resulta materialmente imposible, bastará la simple manifestación de ponerlas a disposición del Tribunal. CONDICIONES PARA LA VALIDEZ DE LA OFERTA Las condiciones para la validez del ofrecimiento real son determinadas por el artículo 1.307 del Código Civil, a saber: 1.- Que se haga al acreedor que sea capaz de exigir, o a aquél que tenga facultad de recibir por él. Es necesario que así como el pago debe hacerse “al acreedor o a una persona autorizada por el acreedor mismo, por la Autoridad Judicial o por la Ley para recibirlo” (Art. 1.286), el ofrecimiento de pago debe ser hecho igualmente a la persona del acreedor o a quien él autorice para recibirlo. Tratándose de personas naturales que carezcan de capacidad negocial (menores, entredichos, inhabilitados), será a su representante legal, tutor o curador a quien deba hacerse la oferta real y si se trata de persona jurídica, a la persona que ejerza su representación legal, conforme a la Ley o sus estatutos. Debe por tanto hacerse a la persona capaz de exigir o de recibir. El pago hecho al acreedor incapaz de recibirlo no es válido, a menos que el deudor pruebe que la cosa pagada se ha convertido en utilidad del acreedor (Art. 1.288 del Código Civil). a.. Que se haga por persona capaz de pagar. La capacidad exigida al deudor para que la oferta sea válida, es igualmente la capacidad negocial. Pero no solo el deudor está facultado para hacer el ofrecimiento real: también puede hacerlo un tercero, “con tal que obre en nombre y en descargo del deudor, y de que si obra en su propio nombre no se subrogue en los derechos del acreedor” (Art. 1.283 del C.C.). 2.- Que comprenda la suma íntegra u otra cosa debida, los frutos y los intereses debidos, los gastos líquidos y una cantidad para los gastos ilíquidos, con la reserva por cualquier suplemento. El ofrecimiento real no puede ser parcial, condicional, a término. Debe comprender la cantidad total que se adeude a la cosa debida íntegramente, incluidos los frutos e intereses de la obligación asumida hasta el día en que se haga la oferta, más los gastos y un suplemento de la cantidad o cosa ofrecida, que debe ser “una suma seria y efectiva”. Este suplemento debe ser calculado prudentemente, por cuanto se trate de gastos no líquidos, debiendo en todo caso el deudor prometer pagar lo que falte al respecto, si no fuere suficiente lo calculado, pues conforme con el artículo 1.297 del Código Civil, “los gastos del pago son de cuenta del deudor”. Conforme al artículo 1.291 del Código Civil “El deudor no puede constreñir al acreedor a recibir en parte el pago de una deuda, aunque esta fuere divisible”: pero tratándose de deuda en partes líquidas y en partes ilíquidas, el deudor podrá hacer el ofrecimiento real de la parte líquida, aún antes de que pueda efectuarse el pago de la parte ilíquida, si no se hubiere convenido lo contrario; en tal caso, así como el acreedor puede exigir el pago de lo líquido y de plazo vencido, el deudor podrá liberarse de la obligación parcialmente líquida y de plazo vencido a través del procedimiento de oferta real de pago (Art. 1.292 C. C.). 3.- Que el plazo esté vencido si no se ha estipulado a favor del acreedor. Cuando en el contrato se ha convenido que la deuda se pague dentro de un plazo, se supone concedido en beneficio del deudor y siempre que el plazo se haya estipulado sólo en beneficio del deudor, el acreedor no podrá rehusar el pago, aún antes del vencimiento del mismo, pues será potestativo del deudor acogerse o no al plazo concedido, pudiendo renunciar al mismo. Pero si el plazo se ha estipulado en favor del acreedor, no podrá el deudor obligarlo a recibir el pago antes del vencimiento del mismo pues ello iría en “menoscabo de sus intereses y de sus derechos”. Conforme al artículo 1.214 del Código Civil, el plazo o término estipulado para el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato, “se presume establecido en el beneficio del deudor, a no ser que del contrato mismo o de otras circunstancias, resultase haberse puesto a favor del acreedor, o de las dos partes”. 4.- Que se haya cumplido la condición bajo la cual se ha contraído la deuda. Si la condición hace depender la existencia de la obligación de pagar de un acontecimiento futuro e incierto, siempre que la misma sea una condición suspensiva, ello determina que la deuda no puede considerarse existente hasta tanto se cumpla la condición convenida por las partes, la cual deberá cumplirse de la manera como las mismas han querido o entendido verosímilmente que lo fuese (Art. 1205 C.C.). 5.- Que el ofrecimiento se haga en el lugar convenido para el pago, y cuando no haya convención especial respecto del lugar del pago, que se haga a la persona del acreedor, o en su domicilio, o en el escogido para la ejecución del contrato. Se trata de cumplir el contrato en los términos en que haya sido convenido por las partes, de modo que si en la convención se ha fijado el lugar donde el pago ha de verificarse, no podrá unilateralmente el acreedor exigir el pago ni el deudor hacerlo en un lugar distinto. Pero cuando no se haya convenido el lugar del pago, el ofrecimiento real se hará a la persona del acreedor en el domicilio de este o en el lugar convenido por las partes para la ejecución de la obligación. Este requisito se corresponde con la previsión contenida en los artículos 1.295 y 1.528 del Código Civil. 6.- Que el ofrecimiento sea hecho por ministerio del Juez. Esta exigencia que no incluye la posibilidad de hacer una oferta de pago extrajudicial, determina la necesidad de que el ofrecimiento real sea hecho a través del Juez para que sea válido, teniéndose presente que el Juez debe ser competente conforme a las reglas establecidas en el Código de Procedimiento Civil, CONDICIONES PARA LA VALIDEZ DEL DEPÓSITO Las condiciones para la validez del depósito, las determina el artículo 1.308 del Código Civil, a saber: 1.- Que lo haya precedido un requerimiento hecho al acreedor, que contenga la indicación del día, hora y lugar en que la cosa ofrecida se depositará. No podrá procederse al depósito de la cosa que constituye el objeto del pago ofrecido por el deudor al acreedor, si antes no se ha hecho la oferta de pago, esto es, el requerimiento al acreedor para que reciba las cantidades o cosas que constituyan el objeto del mismo. Será solo cuando el acreedor no se encuentre en el lugar donde se le haya hecho el requerimiento o cuando se niegue a recibir el pago, cuando procederá hacer el depósito de la cosa ofrecida. Ese requerimiento al acreedor para que reciba la cosa ofrecida y ante su negativa a recibirla la manifestación de que la misma será depositada, debe contener la mención expresa del día, hora y lugar en que la cosa ofrecida será depositada. Con tal requerimiento se previene al acreedor de evitar los gastos de depósito y del ofrecimiento real, que de ser válidos son de su cuenta conforme al artículo 1.309 del Código Civil. 2.- Que el deudor se haya desprendido de la posesión de la cosa ofrecida, consignándola, con los intereses corridos hasta el día del depósito, en el lugar indicado por la Ley para recibir tales depósitos. Se trata de un desprendimiento real de la posesión de la cosa ofrecida por parte del deudor, no de una simple manifestación de querer pagar. Ese desprendimiento solo es posible mediante su depósito, bien en la cuenta del Tribunal ante el cual se haya presentado la oferta real de pago o bien en manos de un depositario judicial, cuando se trate de cosas distintas a cantidades de dinero. Como se señaló al indicar las condiciones de validez del ofrecimiento real en el depósito deberán estar incluidas igualmente todas las cantidades o cosas debidas, con sus intereses y frutos producidos hasta el día del depósito, el cual se hará en el lugar convenido por las partes, fijadas por la Ley o señalado por el Tribunal, según el caso. 3.- Que se levanta un acta, por el Juez, en la cual se indique la especie de las cosas ofrecidas, la no aceptación por parte del acreedor o su no comparecencia, y en fin, el depósito. Constituye esta actuación la “prueba autentica de la diligencia efectuada, para el caso de que llegue a ser objeto de discusión o controversia”. El acta que se levante deberá llenar las formalidades y los requisitos establecidos en el artículo 189 del Código de Procedimiento Civil, además de las exigencias específicas a que se refiere en ordinal 3º del artículo 1.308 del Código Civil, 4.- Que cuando el acreedor no haya comparecido, se le notifique del acto del depósito, con la intimación de tomar la cosa depositada. Conforme a la primera condición de validez del depósito, es necesaria la notificación para instruirle del ofrecimiento hecho por el deudor y de haberse fijado día, hora y lugar en que será depositada la cosa ofrecida, haciéndose necesaria una segunda notificación al acreedor, cuando no compareciendo este a retirar la cosa ofrecida, se ha hecho la consignación y el depósito, con la intimación de que reciba la cosa depositada. Esta segunda notificación deberá hacerse aunque el acreedor tenga conocimiento del depósito, “porque desde el momento de efectividad de la consignación comienzan a producirse los efectos consiguientes”. EFECTOS DE LA OFERTA Y EL DEPÓSITO Como señala Borjas, desde el mismo día en que se hace el ofrecimiento real, comienzan a producirse efectos a favor del deudor, entre otros evitar la caducidad de los derechos cuyo ejercicio está limitado al transcurso de determinado lapso, como el derecho de retracto convencional, siempre que la oferta se haga antes del vencimiento del lapso de retracto, evitar la mora y con ello incurrir en la obligación de satisfacer cláusulas penales que pudieron habérsele establecido para el caso de inejecución de la obligación de pagar en un plazo determinado. Pero tales efectos son provisionales, puesto que si el ofrecimiento real no va seguido de la consignación de la cosa debida y ofrecida y del consiguiente depósito, aquel no tendrá validez, de modo que es con el depósito que se perfecciona el ofrecimiento real. Será una vez verificado el depósito cuando se producen los efectos liberatorios para el deudor, ya que a partir de ese momento dejan de correr los intereses y la cosa depositada queda a riesgo y peligro del acreedor, conforme al artículo 1.306 del Código Civil. Tales efectos se producen no obstante que la notificación de haberse verificado el depósito no se haya producido, pues la notificación solo se hace necesaria como condición para la validez del depósito, más no para producir los efectos señalados, de modo que aunque tal notificación no se haga, dichos efectos comenzarán a producirse desde el mismo día en que el depósitos es efectuado. FASE NO CONTENCIOSA 1.- Tramitación El Tribunal deberá providenciar el escrito contentivo del ofrecimiento real de pago dentro de los tres días siguientes a su recibo (Art. 10 CPC) y fijará día y hora para trasladarse al lugar donde deba hacerse la oferta, a los fines de hacer el ofrecimiento al acreedor de la cantidad de dinero o cosa que el deudor consignó junto con el escrito correspondiente. Llegado el día y la hora fijados, el Tribunal se trasladará al lugar donde deba hacerse el ofrecimiento al acreedor y se constituirá para hacerle tal ofrecimiento y la entrega de las cosas ofrecidas. Dicha oferta y la entrega se harán al mismo acreedor que sea capaz de exigir y recibir o a la persona que tenga facultad por él para recibirla. El Tribunal al hacer el ofrecimiento levantará acta que deberá contener las siguientes menciones: 1. La hora, día, mes, año y lugar en que se ha hecho la oferta. 2. El nombre, apellido y domicilio del deudor u oferente y del acreedor a quien se le ha hecho la oferta o de la persona con facultad para recibir por el que haya recibido las cosas o se hubiere negado a recibirlas. 3. La descripción de las cosas, valores o dinero ofrecido. 4. La respuesta del acreedor, su aceptación o negativa a recibir la oferta y las razones por las cuales se niegan a recibirla, si tal fuere el caso. 5. La mención del pago o de la entrega de la cosa y en ambos casos, el otorgamiento del recibo por parte del acreedor, en caso de aceptación de la oferta. 6. La firma del Juez, del Secretario y de quienes hayan intervenido en el acto. Puede ocurrir que el acreedor o la persona que tenga facultad para recibir por él no esté presente en el lugar donde se verifique la oferta real del pago o que se niegue a recibir el pago; en tal caso, el Juez conforme a lo dispuesto en el artículo 822 del Código de Procedimiento Civil ordenará al Secretario expedir copia certificada del acta que se levante conforme al artículo 821 y la dejará en manos de las personas notificadas de la misión del Tribunal, haciéndose saber al acreedor en la misma acta que dispone de un lapso de 3 días para aceptar la oferta hecha y que en caso de no aceptarla, en tal lapso, se procederá al depósito de la cosa ofrecida, dejándose constancia de la entrega de la copia del acta en el expediente respectivo. Cuando el acreedor se encuentre presente en el acto, se tendrá a derecho para la continuación del procedimiento, pero esta notificación está referida solo a la fase no contenciosa, a los efectos del depósito de la cosa ofrecida, pues una vez hecho el depósito, si el procedimiento pasa a ser contencioso, se hace necesaria la citación del acreedor, conforme a lo previsto en el artículo 824 del Código de Procedimiento Civil. Si el acreedor o la persona que tenga facultad para recibir por él acepta la oferta y recibe la cosa ofrecida, se le exigirá recibo y si fuere el caso, el otorgamiento de la cancelación de la obligación correspondiente, tal como ocurrirá cuando se trate de una obligación garantizada con hipoteca o cuando se trate de una venta con pacto de retracto. Esa aceptación y recibo de la cosa ofrecida podrán efectuarla antes de que la cosa sea depositada. En tal caso, concluirá el procedimiento. Si la aceptación y recibo de la cosa ofrecida no se producen antes del depósito o se oponen al ofrecimiento real, se abre la fase contenciosa del procedimiento. 2.- Depósito de la cosa ofrecida A partir del mismo día en que se haya hecho la oferta, sea que el acreedor o la persona facultada para recibir por él hubiere estado presente en el acto o que no estando presente se hubiere dejado la copia del acta a la persona por cuyo intermedio se le hizo, comienza a correr el lapso de 3 días para que el acreedor retire la cantidad o cosa, valores o dinero ofrecido. Durante ese lapso, el acreedor puede optar por recibir o retirar la cosa o dinero objeto del ofrecimiento, abstenerse de recibirlos o retirarlos u oponerse expresamente a la oferta hecha. En el primer supuesto, concluye el procedimiento. En los otros dos, el Tribunal ordenará el depósito de la cosa, valores o dineros ofrecidos y tal depósito se hará conforme a lo previsto en el artículo 823 del Código de Procedimiento Civil. Tratándose de cantidades de dinero, el depósito se hará en cuenta bancaria de ahorros, en moneda o dinero de curso legal, presentándose al Tribunal el comprobante o planilla del depósito debidamente validado. La forma, requisitos y procedimientos para hacer tal consignación fue regulada mediante Resolución Nº 1.694, de fecha 15 de Septiembre de 1.998, dictada por el Consejo de la Judicatura. Si se trata de cosas muebles o inmuebles, el depósito se hará conforme a las previsiones de la Ley Sobre Depósito Judicial y del Código de Procedimiento Civil relativas al depósito. Al efecto, el artículo 1.313 del Código Civil establece que “Si la cosa debida es un objeto determinado que debe entregarse donde se encuentra, el deudor requerirá al acreedor para que la tome. Hecho este requerimiento” y si el acreedor no la toma, se procederá entonces al depósito. “Si el objeto de la deuda es un inmueble por su naturaleza o por su destinación, el deudor puede, después de requerir al acreedor para que tome posesión de aquellos, obtener del Juez que nombre un depositario”. FASE CONTENCIOSA 1.- Tramitación Ordenado por el Tribunal el depósito de la cosa ofrecida, con fundamento en la negativa expresa o tácita del acreedor de aceptar la oferta, se abre la fase contenciosa del procedimiento. A tales efectos, se ordenará la citación del acreedor, emplazándolo para que comparezca dentro de los 3 días siguientes a la citación, para que exponga las razones o alegatos que considere conveniente contra la validez de la oferta o del depósito. En relación con las razones y alegatos que puede formular el acreedor, si bien la disposición señala solo aquellos “que considere conveniente hacer contra la validez de la oferta y del depósito efectuados”, no puede limitarse el derecho del acreedor a solo los alegatos de fondo, pues de existir vicios de procedimiento, tales como la incompetencia del Tribunal o la violación de lapsos procesales, se estaría ante la violación del derecho a la defensa, lo que determinará la nulidad del procedimiento y la consecuente reposición al estado en que los actos viciados sean realizados nuevamente, pues de no aceptarse tales impugnaciones, dará lugar a la violación de la garantía constitucional del debido proceso consagrado en el artículo 49 de la CRBV, lo que abrirá la posibilidad de recurrir por la vía de amparo constitucional contra la actuación judicial que menoscabe tal garantía. No existiendo en el procedimiento la posibilidad de oponer cuestiones previas, en la oportunidad fijada para la comparecencia el acreedor deberá señalar los vicios de la solicitud, los vicios de procedimiento y las defensas de fondo que considere conveniente en forma acumulativa, para que la decisión definitiva resuelva sobre todos los alegatos formulados. Pero el acreedor puede optar por atacar solo la validez de la oferta y del depósito efectuado y, en tal caso, el fundamento de la impugnación de tales actos deberá fundarse en la falta de cumplimiento de las condiciones de validez a que se refieren los artículos 1307 y 1.308 del Código Civil. Vencido el lapso de comparecencia, haya comparecido o no el acreedor a exponer sus razones y alegatos, se abrirá un lapso de 10 días para que las partes promuevan y sean evacuadas las pruebas que consideren conducentes a la demostración de sus respectivas alegaciones y vencido el lapso de pruebas el Juez dictará sentencia dentro de los 10 días siguientes, decidiendo sobre la procedencia o improcedencia de la oferta y el depósito. Si los mismos son declarados válidos el deudor quedará liberado de la obligación desde el mismo día del depósito y se condenará al acreedor al pago de las costas procesales, incluidos los gastos ocasionados por el procedimiento de oferta y depósito. Si la oferta y el depósito se declaran como no efectuados válidamente, el deudor habrá incurrido en mora y los efectos iníciales de tales actos cesarán, debiendo por tanto, además de entenderse deudor de los intereses correspondientes que continuarán causándose, condenársele al pago de las costas procesales. En ambos casos, el Tribunal resolverá expresamente sobre la asignación de los intereses que hubieren producido las cantidades de dinero depositadas a quien correspondan. 2.- Derechos del deudor y del acreedor a retirar la cosa ofrecida Conforme al artículo 826 del Código de Procedimiento Civil, mientras se tramita el procedimiento y no sea dictada la sentencia definitiva sobre la validez de la oferta y el depósito, el deudor podrá retirar la cosa ofrecida y el acreedor podrá aceptarla. En ambos casos cesa el procedimiento. Si bien nada dispone la norma en relación con las costas procesales, debe tenerse en cuenta que, habiéndose dado lugar a la apertura del procedimiento contencioso, se producen gastos y actuaciones judiciales que quien haya dado lugar al mismo deberá satisfacer a la otra parte, configurándose respecto del deudor que retira la cosa ofrecida antes de dictarse la sentencia definitiva, un desistimiento tácito del procedimiento y respecto del acreedor un vencimiento sobre la validez de la oferta y el depósito efectuados. 3.- Embargo de la cosa ofrecida Mientras las cantidades de dinero, valores o cosas se encuentran sometidos a depósito judicial por virtud del procedimiento de oferta real de pago y depósito, los mismos se encuentran en una situación de incertidumbre respecto de quien es el titular del derecho a disponer de ellos; de este modo, el deudor ha hecho la oferta y antes el rechazo del acreedor se produce el depósito al desprenderse de esas cosas lo hace a favor del acreedor para libertarse de la obligación correspondiente; y cuando por el solo rechazo del acreedor a la oferta hecha se verifica el depósito, tal depósito lo es a su favor. De este modo, mientras no sea dictada la sentencia definitiva que decida sobre la validez de la oferta y el depósito verificados, ni el deudor ni el acreedor pueden ser considerados como titulares del derecho de propiedad sobre las cosas depositadas ya que tal incertidumbre solo podrá ser resuelta en tal sentencia. Es por ello que en el artículo 827 del Código de Procedimiento Civil, si bien se prevé la posibilidad de que la cosa ofrecida pueda ser objeto de medida de embargo por acciones dirigidas contra el deudor o el acreedor, tal medida quedará en suspenso hasta tanto sea dictada la sentencia definitiva que declare sobre la nulidad o validez del ofrecimiento, de modo que si la medida se ha dictado en virtud de juicio instaurado contra el deudor y el ofrecimiento se declara inválido, la misma quedará sin efecto, por reconocerse al acreedor como titular del Derecho de Propiedad sobre la cosa ofrecida y embargada; del mismo modo, si el ofrecimiento se declara nulo y la medida se ha dictado en virtud de juicio instaurado contra el acreedor, la misma quedará sin efecto, por reconocerse al deudor como titular del Derecho de Propiedad sobre la cosa ofrecida y embargada. Ahora bien, el embargo efectuado impedirá que el deudor pueda retirar la cosa ofrecida y que el acreedor pueda aceptar la oferta, pues la disposición supedita los efectos de la medida a la declaratoria de la validez o nulidad por sentencia del Tribunal. CONCLUSIÓN El procedimiento de oferta real y depósito es esencialmente instrumental. Está pre ordenado a la entrega de un bien de la vida, en dinero o en especie, mueble o inmueble, corporal o incorporal (entrega del título o constancia documentada de entrega de derechos o acciones) al acreedor, a la persona que tiene derecho a recibirla según la relación jurídica que vincula a oferente y acreedor. Por tanto, si este último aduce la infracción de reglas formales e la sustanciación del trámite procedimental, sin objetar la complejidad de la oferta, la legitimidad del oferente y la suya y la oportunidad del pago, no tendrá interés legitimo para solicitar que él recibirá la cosa y se cierre el procedimiento, sin más formalidad. Si el acreedor pretende ser eximido de los gastos del procedimiento tendrá que acreditar incumplimiento de los requisitos intrínsecos. Por lo tanto, para decidir sobre la validez o no de la Oferta Real y Depósito se deberá revisar si en el procedimiento se cumplieron con las exigencias establecidas en el Código Civil. Para que el ofrecimiento real sea válido es necesario: 1. Que se haga al acreedor que sea capaz de exigir, o a aquél que tenga facultad de recibir por él. 2. Que se haga por persona capaz de pagar. 3. Que comprenda la suma íntegra u otra cosa debida, los frutos y los intereses debidos, los gastos líquidos y una cantidad para los gastos ilíquidos, con la reserva por cualquier suplemento. 4. Que el plazo esté vencido si se ha estipulado en favor del acreedor. 5. Que se haya cumplido la condición bajo la cual se ha contraído la deuda. 6. Que el ofrecimiento se haga en el lugar convenido para el pago, y cuando no haya convención especial respecto del lugar del pago, que se haga a la persona del acreedor, o en su domicilio, o en el escogido para la ejecución del contrato. 7. Que el ofrecimiento se haga por ministerio del Juez. Para la validez del depósito no es necesario que sea autorizado por el Juez; basta para ello: 1. Que lo haya precedido un requerimiento hecho al acreedor, que contenga la indicación del día, hora y lugar en que la cosa ofrecida se depositará. 2. Que el deudor se haya desprendido de la posesión de la cosa ofrecida, consignándola, con los intereses corridos hasta el día del depósito, en el lugar indicado por la Ley para recibir tales depósitos. 3. Que se levante un acta, por el Juez, en la cual se indique la especie de las cosas ofrecidas, la no aceptación por parte del acreedor o su no comparecencia, y en fin, el depósito. 4. Que cuando el acreedor no haya comparecido, se le notifique el acto del depósito, con la intimación de tomar la cosa depositada. BIBLIOGRAFÍA • SÁNCHEZ NOGUERA, Abdón, Manual de Procedimientos Especiales 2da Edición, 4ta reimpresión, ediciones Paredes. 2008 (p. 522-527) • CALVO BACA, Emilio Código de Procedimiento Civil de Venezuela comentado. Tomo II ediciones Libra C.A Caracas Venezuela 1992. • Código Civil de Venezuela. Gaceta Oficial Nº 2.990 Extraordinario del 26 de Julio de 1982. • Internet: Google ...

Palabras: 5343Páginas: 22Leer Ensayo

Analisis De La Oferta

Suscríbase Acceso Contáctenos Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias Ensayos Gratis Negocios / ANALISIS DE OFERTA ANALISIS DE OFERTA Informe de Libros: ANALISIS DE OFERTA Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 2 ...

Palabras: 774Páginas: 4Leer Ensayo

Elasticidad De La Oferta Y Demanda

Elasticidad de la Oferta Se puede decir que la elasticidad de la oferta se define como: cantidad de mercancías que pueden ser vendidas a los diferentes precios del mercado por un individuo o por el conjunto de individuos de la sociedad. L ...

Palabras: 1115Páginas: 5Leer Ensayo

LEY DE LA OFERTA Y LA DEMANDA

LEY DE LA DEMANDA La demanda está representada por los compradores y es la cantidad de consumidores interesados en los bienes y servicios puestos a su disposición por la oferta, hay una serie de factores determinantes de las cantidades que l ...

Palabras: 602Páginas: 3Leer Ensayo

La Oferta Y El Deposito

La oferta y el depósito INTRODUCCIÓN El procedimiento de Oferta Real y depósito, tiene como finalidad que el deudor se libere de su obligación cuando el acreedor se rehúsa a recibir el pago, por lo tanto es una forma de extinción de la obligac ...

Palabras: 10927Páginas: 44Leer Ensayo

Balance De La Oferta Y Demanda

3.4. BALANCE OFERTA – DEMANDA A partir de la Oferta y la demanda se puede establecer el déficit del servicio y así obtener metas que se proponen. 3.4.1. BRECHA O DÉFICIT Corresponde a la diferencia entre la demanda y la oferta pr ...

Palabras: 858Páginas: 4Leer Ensayo

La Oferta Monetaria

La oferta monetaria y estabilidad de precios MV=P*Q – ecuación del intercambio M= cantidad de dinero que circula en una economía V= el número de veces que se gasta un dólar o cualesquier otra moneda. P= nivel de precios Q=cantidad d ...

Palabras: 1008Páginas: 5Leer Ensayo

La Demanda Y La Oferta Agregada

LA DEMANDA Y LA OFERTA AGREGADAS: LOS CICLOS Y EL DESEMPL...nEn este capítulo se presenta un modelo o esquema de cómo funciona la macroeconomía. Para ello se toma como referencia el modelo de oferta y demanda agregadas. Partiendo del modelo de ofert ...

Palabras: 1044Páginas: 5Leer Ensayo

ANALISIS DE LOS MODELOS DE LA OFERTA Y LA DEMANDA

producto_ 0806 Como ya habíamos comentado, la empresa que produce las paletas de caramelo Patolín realizó estudios de mercado en un cierto número de tiendas de abarrotes urbanas. Con los datos recabados pudieron determinarse los modelos algebraicos ...

Palabras: 2015Páginas: 9Leer Ensayo

La Oferta Y La Demanda.

LA OFERTA Y LA DEMANDA La comprensión total del modelo de oferta y demanda, de los conceptos mismos y su relación se constituye en el eje central del análisis macroeconómico y del entendimiento de todas las áreas que conforman la ciencia económi ...

Palabras: 4506Páginas: 19Leer Ensayo

La Oferta

INTRODUCCIÓN Desde cada uno de los aspectos económicos están ejerciendo directa o indirectamente influencia en nuestras vidas: los precios, los impuestos, los salarios, los créditos, los problemas del desempleo la inflación, etc. Temas que nos per ...

Palabras: 2470Páginas: 10Leer Ensayo

FACTORES QUE DETERMINAN CAMBIOS EN LA OFERTA Y DEMANDA

FACTORES QUE DETERMINAN CAMBIOS EN LA OFERTA Y LA DEMANDA Factores determinan cambios a la Oferta: Son cambios de la función de oferta, ocurre cuando el número de unidades ofertadas del bien cambia, debido a cualquiera factor diferente a su precio, c ...

Palabras: 337Páginas: 2Leer Ensayo

La Oferta, La Demanda Y El Mercado

LA OFERTA, LA DEMANDA Y EL MERCADO. La demanda es la cantidad que los compradores desean comprar a cada precio. Siendo todo lo demás constante, a menor precio, mayor cantidad demandada. Las curvas de demanda tienen pendiente negativa. La oferta es ...

Palabras: 2219Páginas: 9Leer Ensayo

EJE ESTRATEGICO PRODUCTIVIDAD DE LA OFERTA LABORAL Y TRABAJO DECENTE PLAN DESARROLLO DEPARTAMENTAL 2012-2015

El trabajo decente es esencial para el bienestar de las personas. Además de generar un ingreso, el trabajo facilita el progreso social y económico, y fortalece a las personas, a sus familias y comunidades. Pero todos estos avances dependen de que el tra ...

Palabras: 1510Páginas: 7Leer Ensayo

TEORIA DE LA OFERTA Y LA DEMANDA

El punto de equilibrio, en términos decontabilidad de costos, es aquel punto de actividad (volumen de ventas) en donde los ingresos son iguales a los costos, es decir, es el punto de actividad en donde no existe utilidad ni pérdida. Hallar el ...

Palabras: 785Páginas: 4Leer Ensayo

Conceptos Basicos De La Oferta Y La Demanda

CONCEPTOS BÁSICOS DE LA OFERTA DE LA DEMANDA 1. ¿Qué muestra la teoría de la oferta y demanda? Muestra de que manera las preferencias de los consumidores determinan la demanda de mercancías, mientras que los costos para los negocios son el fund ...

Palabras: 1130Páginas: 5Leer Ensayo

EL ANALISIS DE LA OFERTA Y LA DEMANDA

EL ANALISIS DE LA OFERTA Y LA DEMANDA 2.1 LA FUNCION DE LA OFERTA Y LA FUNCION DE LA DEMANDA Se basa en la relación entre el precio de un bien y del mismo y asume que un mercado perfecto es el precio se establecerá en equilibrio Si ...

Palabras: 1108Páginas: 5Leer Ensayo

La Oferta Agregada

Fundamentos de la oferta agregada Determinantes de la oferta agregada La oferta agregada depende fundamentalmente de dos conjuntos distintos de fuerzas: la producción potencial y los costes de los factores. La producción potencial El fundame ...

Palabras: 5146Páginas: 21Leer Ensayo

LEY DE LA OFERTA Y LEY DE LA DEMANDA

2.1 Función de la Oferta y Función demanda La ley de la oferta y la demanda refleja la relación entre la demanda que existe de un bien en el mercado y la cantidad del mismo que es ofrecido en base al precio que se establezca. Se tiene qu ...

Palabras: 686Páginas: 3Leer Ensayo

La Oferta

PATRIMONIO Se considera patrimonio el conjunto de los bienes y derechos pertenecientes a una persona, física o jurídica. Históricamente la idea de patrimonio estaba ligada a la de Herencia. Así, por ejemplo, la RAE da como primera acepción del ter ...

Palabras: 1810Páginas: 8Leer Ensayo

Elasticidad De La Oferta

La elasticidad de la oferta La curva de oferta de la empresa es por tanto un tramo de su curva de costes marginales, el tramo en el que los precios son superiores al del punto de cierre. Al igual que hicimos con la demanda debemos también cons ...

Palabras: 693Páginas: 3Leer Ensayo
Páginas:      10 Anteriores123456789Próximos 10