Las Migraciones En Venezuela Ensayos gratis y Trabajos

Las Migraciones En La Historia De La Humanidad: Un Enfoque Cristiano

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD SANTA ROSA DIPLOMADO EN TEOLOGÍA Cátedra: Moral Social LAS MIGRACIONES EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD: UN ENFOQUE CRISTIANO PROFESOR: Ludwing Schmidt H. PARTICIPANTE: Nro. 46: Victoria Muj ...

Palabras: 16500Páginas: 66Leer Ensayo

Las Migraciones En Venezuela

ncilla, la génesis campesino hacia los centros urbanos, como desplazamientos motivados por factores de rechazo en el medio rural y, como contrapartida, de atracción en el urbano. En los países subdesarrollados existe una amplia documentación en torno ...

Palabras: 6233Páginas: 25Leer Ensayo

LAS MIGRACIONES EN VENEZUELA

LAS MIGRACIONES EN VENEZUELA A escala nacional o local, la población puede aumentar o disminuir, además de por los movimientos naturales, por los movimientos migratorios, que son los desplazamientos humanos de larga duración de un lugar de origen a otro de destino. Dentro de los movimientos migratorios podemos distinguir dos componentes principales dependiendo de si el sujeto va a un lugar o sale de él. Así cuando el individuo abandona su lugar de origen se contabiliza como emigrante, mientras que cuando llega al lugar de destino se le considera como inmigrante. Existe un tercer componente dentro de las migraciones, que se produce cuando individuos emigrados vuelven pasado un tiempo a su lugar de origen, denominándoles retornados. Vamos a resaltar los siguientes temas: Contexto histórico de las migraciones y sus implicaciones socioculturales, análisis socio-histórico de las migraciones en Venezuela, emigraciones venezolanas y también el tema de las embajadas y consulados. Venezuela fue tradicionalmente un país receptor de inmigrantes. En nuestra población está presente una rica variedad étnica producto de la constante mezcla de nacionalidades. En todas las épocas de nuestra historia, Venezuela acogió migrantes, sobre todo provenientes de Europa. Somos muchos los venezolanos que llevamos en nuestra sangre y en nuestros apellidos la marca indeleble de nuestros antepasados inmigrantes. Después de la segunda guerra mundial Venezuela recibió un importante contingente de inmigrantes provenientes de muchos países de la Europa devastada. Llegaron migrantes principalmente de España, Portugal e Italia, pero también de prácticamente todos los países del viejo continente. CONTEXTO HISTÓRICO DE LAS MIGRACIONES Y SUS IMPLICACIONES SOCIOCULTURALES. Comenzamos diciendo que las migraciones son los desplazamientos humanos de larga duración de un lugar de origen a otro de destino. Al hablar de migración es conveniente recordar los periodos históricos que precedieron al actual. Sólo desde el contexto histórico y considerando las variables económicas y sociales, podremos comprender los motivos por los que emigran, personas procedentes de todos los continentes y que llegan a los países de destino con la expectativa de permanecer por un tiempo o, tal vez, de construir una vida en ellos. Ahora bien en Venezuela existen dos migraciones: las internas y las internacionales. Migración Internacional: En Venezuela se dio un gran auge en la migración extranjera proveniente principalmente de Europa, antes y después de la Segunda Guerra Mundial, debido a las exigencias del gobierno venezolano -durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez- en cuanto al requerimiento de mano de obra calificada, para el progreso de la economía. De allí en adelante el ingreso de extranjeros al país ha sido continuo, por otra parte han surgido migraciones de países vecinos, con poblaciones que poseen un nivel de vida inferior al nuestro, lo cual origina la entrada de muchas personas indocumentadas. Desde el inicio de la vida de Venezuela como república independiente y separada de la Gran Colombia, los gobernantes se plantearon la necesidad de poblar el territorio para garantizar el crecimiento económico del país. Ya en 1831 fue aprobada la primera Ley de Inmigración, cuyo propósito era estimular el ingreso de extranjeros que ayudaran con el desarrollo agropecuario. Nuevos intentos se produjeron durante la presidencia de Antonio Guzmán Blanco (años ochenta del siglo XIX) y ya entrado el siglo XX, luego de la dictadura de Juan Vicente Gómez. Asimismo, en la Ley de Inmigración de 1936 se ofrecían ventajas a los inmigrantes extranjeros, siempre y cuando fuesen de raza blanca. No fue sino después de la Segunda Guerra Mundial cuando Venezuela experimentó una inmigración masiva. Entre 1948 y 1961, más de 600.000 extranjeros fueron cedulados por primera vez. En orden de importancia, los inmigrantes eran españoles (en su mayoría canarios y gallegos), italianos, estadounidenses, colombianos y portugueses (un tercio de éstos, de la isla de Madeira). Aproximadamente una tercera parte de quienes entraron al comienzo de ese período no se radicaron en el país. Entre los que se quedaron se produjo un fenómeno que reforzó la concentración poblacional: en su mayoría los inmigrantes no se distribuyeron equitativamente en el territorio nacional, sino que se quedaron en las ciudades que crecían aceleradamente y esto no era lo que el gobierno para entonces había dispuesto; sino que fue un convenio para que ellos labraran la tierra. Los primeros gobiernos de la era democrática decidieron cancelar la política inmigratoria por considerar que ésta había fracasado. La mayoría de los extranjeros se había quedado en las ciudades: muy pocos se habían dedicado a la agricultura y, en lugar de fomentar el crecimiento del sector industrial, se habían sumado al área del comercio y los servicios. Hasta 1973 la inmigración estuvo detenida casi por completo. Apenas se registró un promedio de 13.000 personas anuales como saldo migratorio (diferencia entre los extranjeros que entran al país y la población que se marcha de él). Pero, a partir de ese año, y como consecuencia del boom de los precios petroleros, sumado a una serie de grandes planes gubernamentales de obras públicas, Venezuela volvió a ser un polo de atracción de población. En esta etapa, la mayoría de los inmigrantes vinieron de otros países suramericanos y del Caribe, en buena medida, sin seguir los canales regulares. Posteriormente, con el fin de la bonanza petrolera y el estallido de una gran crisis económica en los años ochenta, sectores de la opinión pública comenzaron a dirigir frecuentes críticas a la elevada porción de inmigrantes indocumentados, alegando que restaban oportunidades a los venezolanos y agudizaban los problemas de vivienda y servicios públicos. También es importante destacar las migraciones de venezolanos hacia otros países del mundo. En este caso, las razones que han motivado las emigraciones están relacionadas con asuntos de carácter académico y profesional, como oportunidades de estudio en programas de pre y postgrado universitario o de puestos de trabajo en empresas transnacionales. Este proceso se afianzó a partir del llamado Viernes Negro (18 de febrero de 1983), que marcó el inicio de una fuerte crisis económica en el país. De esta manera, muchas personas que salen al exterior a estudiar o trabajar no regresan a Venezuela. ANÁLISIS SOCIO-HISTÓRICO DE LAS MIGRACIONES EN VENEZUELA. En un primer momento el proceso de migración en territorio Venezolano tuvo un fuerte impacto en la época de la colonización de eso no existe duda. La llegada de los españoles y la inmigración forzada de los africanos a tierras venezolanas constituyo en el tiempo una rica mezcla multicultural aunque los españoles pretendieron imponer sus costumbres, con el tiempo permaneció las distintas manifestaciones de los africanos y de los indígenas mostrando su resistencia a desaparecer como pueblo y como cultura. En otro momento muy importante del proceso de migración en Venezuela fue durante la primera mitad del siglo XX, Venezuela no contaba con las grandes construcciones que en la actualidad podemos observar. Antes de esto, sólo había pueblos, aldeas y caseríos que aun no habían sido influenciados por el urbanismo, a excepción de Caracas, la cual, durante el período de Gobierno de Guzmán Blanco, había dado inicio a la modernización, de la capital con el fin de mejorar las comunicaciones, la educación y el confort de una minoría. Pero cuando los extranjeros, establecieron sus empresas en Venezuela, captaron primero, que los venezolanos no estaban en capacidad intelectual, debido a que su educación era baja, para participar en las actividades petroleras; segundo, era una sociedad que podía adaptarse a nuevos patrones culturales, que se manifestaran con la aparición de la economía petrolera, los cuales al pasar los años se transformaron en dependencia económica y marginalidad social, pues muchos inconscientemente nos convertimos en consumidores de productos importados y aprendimos a vivir en construcciones verticales que de alguna manera influyeron en nuestras relaciones interpersonales, ya que la comunicación tradicional es muy poca, y que ahora incluso distinta, producto de las innovaciones tecnológicas. Esto ha generado un cambio en las costumbres del venezolano, debido a la motivación de los europeos, que han inculcado en la población venezolana: a vestirse, y a alimentarse como ellos. Al principio fue impuesta, luego fue aprendida, tanto que aun sigue siendo muy común la imitación de las comidas extranjeras en nuestro país. Al parecer nos hemos acostumbrado a consumir alimentos ligeros, de fácil preparación, desarrollando el comercio a favor de las empresas extranjeras, el objetivo principal de la cultura petrolera: transformar la mentalidad de los venezolanos, interesándola en la comodidad material, o sea métodos de consumismo y convenciéndolos que todo esto es sinónimo de libertad individual. El petróleo causó cambios profundos en la población venezolana, aceleró abruptamente su paso de una sociedad rural a una sociedad urbana y se convierte en un factor decisivo en la construcción de un estado rico y poderoso. Con la actividad petrolera la población rural comienza a emigrar a los campos petroleros y a las ciudades. Este fenómeno se conoció como el éxodo rural. Se incrementaba con la esperanza de encontrar un modo de vida, que aún cuando no fuese el mejor, sería más agradable que las precarias condiciones de vida en el campo. Estos desplazamientos se debieron a: Una actividad petrolera que generó fuentes de trabajo ofreciendo mejores condiciones de vida e ingresos superiores a los de la actividad agrícola. El Estado, debido a los ingresos (capital) que entraban al país, producto de las exportaciones petroleras, destinó recursos para la construcción de obras públicas, aumentó los servicios públicos: escuelas, hospitales, entre otros. En las ciudades surgieron las industrias y comercios que empleaban parte de los emigrados e igualmente en los campos petroleros que se desarrollaron, necesitaban grandes contingente de mano de obra. Este florecimiento de las ciudades por la acción del gobierno y la capacidad de actuar como empleador es lo que motiva a la gente del campo a abandonar e irse a las ciudades. MIGRACIONES EXTERNAS. Antes del cambio económico, en Venezuela las migraciones exógenas eran pocas por no decir, nulas. Estas se diferenciaban a través del tiempo, de la situación económica del país de origen de estos inmigrantes, y de la política, no sólo la de su país sino también la del lugar de asentamiento o llegada, ya que la idea de tal migración era mejorar su nivel social. Las migraciones externas se desplazan en las zonas urbanas, por poseer la mayor posibilidad de progreso. Los inmigrantes externos están diseminados por todo el país, pero se concentran especialmente en los centros industriales tales como Distrito Federal, Estado Miranda, Zulia, Aragua y Carabobo. MIGRACIONES INTERNAS: De lo rural a lo Urbano. Tanto el gobierno como el pueblo sufrirán los cambios que a raíz de la transición económica, basada en el petróleo, tendrán que enfrentar, adaptándose no sólo al nuevo hábitat sino a la nueva forma de vida, que por supuesto no se va a parecer en nada a la anterior. Cuando se implantaron las compañías extranjeras, la economía tradicional, es decir, la agropecuaria padecía una crisis, que determinaba el estancamiento de toda actividad productiva y condenaba al campesinado a una vida de miseria. Ahora bien, la actividad petrolera significará en el aspecto social, la descomposición del campesinado, pues éste, en búsqueda de mejores condiciones de vida, abandona el campo y se traslada a la ciudad en donde se desarrolla la clase obrera y la urbanización; produciendo en los trabajadores del campo un impacto considerable, ya que, aparte de adaptarse al medio físico tuvo que cambiar de especialidad. Los campesinos carentes de conocimientos y capacidad suficiente para emprender una actividad industrial, se dedicaron a los servicios domésticos, a vendedores ambulantes, artesanos y otros trabajos de muy bajos ingresos, que no requerían ninguna especialidad. Fuera de estas grandes ciudades como consecuencia del hacinamiento se van consolidando los barrios construidos por dos elementos: la gran cantidad de ranchos, como producto de la insuficiencia de las viviendas y marginalidad producto del subempleo y desempleo, puesto que no todos tuvieron la suerte de conseguir un empleo en una industria petrolera o en cualquier otra industria. Podría decirse, que el empobrecimiento de gran parte del poblamiento venezolano, se debe a la aparición del petróleo, a pesar de que la producción agrícola y ganadera ya venía presentando una crisis. Sin embargo, la mayoría de los venezolanos se dedicaban al cultivo de la tierra, pero con las ganancias seguras que producía la actividad petrolera, el país no diversificó la economía, que a la vez permitiera acumular un capital propio, que nos hiciera menos dependientes de los vaivenes del mercado petrolero internacional. Más bien, el Estado creó miles de empresas estatales, se concedieron créditos, que no se recuperaron y al no poder cancelarlos estregaban las empresas como pago. Además aumentó por un lado la burocracia, la cual alimentaba el clientelismo político, gremial y sindical. Las malas administraciones provocaron al país un endeudamiento externo e interno en éstos últimos años, que incluso han dado origen a la inflación, el desempleo y el deterioro no sólo de los servicios públicos: escuelas, hospitales, carreteras, etc., sino también de los salarios de los trabajadores, debido a su poco poder adquisitivo, y por el otro con la formación de las ciudades urbanizadas, los campos petroleros y el desarrollo del capitalismo, se forma la clase media, que cada día se consolidaba y se extendía más e incluso individuos, de hogares pobres encontraron a través de la educación y el empleo la posibilidad de ascender de nivel social. Para la primera mitad del siglo XX, la población rural dominaba económicamente en todo el territorio venezolano, pero a partir de la segunda mitad de este mismo siglo el dominio lo ejerce el poblamiento urbano. La población seguía concentrándose por toda la franja costera -montañosa, profundizándose mayormente en el centro-norte, noreste y el noroeste, disminuyendo por lo tanto la población en la zona o región de los Andes, y Guayana. Para 1926, había ciudades que contaban con más de 20.000 habitantes, y a medida que la industria petrolera, la de hierro, la siderúrgica se desarrollara como la actividad más importante de Venezuela, iba aumentando la población en los sitios más cercanos a estos campos, principalmente en los campos petroleros del Estado Zulia. Estos desplazamientos, llamados movimientos migratorios internos, al producirse dentro del mismo país trajeron como consecuencia: 1. Una tendencia urbanizadora de las ciudades: La población urbana crece aceleradamente y sin planificación alguna. Lo que se puede constatar en lo siguiente: en la década de 1926-1936. 2. La marginalidad: las ciudades no estaban lo suficientemente dotadas de servicios para atender el crecimiento de la población urbana tan rápido y desordenado. Además muchos de la población rural no encontraran ocupación que les proporcionara ingresos suficientes para ubicarse en las pocas viviendas, recurrieron a la fabricación o alquiler de ranchos. De esta manera se produjo un fenómeno social, característicos de los países subdesarrollados: la marginalidad. Ésta tiene que ver con la falta de servicios mínimos para vivir en condiciones aceptables: agua, luz, trasporte, salud, empleo y educación. Todo este caos que comenzó con la aparición del petróleo ha ido complicando por años el proceso de reordenamiento de la población hasta los momentos. FORMAS DE MIGRACIONES: TEMPORALES Y PERMANENTES. MIGRACIONES TEMPORALES. Se organizan en periodos de distinta amplitud, pero tienen la característica de que se retorna al lugar de origen. Estas inmigraciones pueden darse dentro del propio país o fuera de él. Casi siempre la estadía del extranjero en el país receptor es motivada a razones de carácter laboral o académicas que al ser cumplidas vuelven a su lugar de origen. MIGRACIONES PERMANENTES. Alejándonos en el tiempo un ejemplo claro serían las inmigraciones coloniales. El inmigrante se inserta en el país en el que llega de una forma definitiva, bien llevando con él a su propia familia o formando allí una nueva. En la República Bolivariana de Venezuela existe una ley de Extranjería y Migración Publicada en Gaceta Oficial Nº 37.944 de fecha 24 de Mayo del 2004 que tipifica y nos aclara mejor el concepto de las Migraciones que en parte en su artículo 6 dice: Los extranjeros y extranjeras, a los efectos del ingreso y permanencia en el país, podrán ser admitidos en las categorías de no migrante, migrante temporal y migrante permanente. 1. Serán considerados no migrantes, los extranjeros y extranjeras que ingresen al país con el propósito de permanecer un tiempo limitado de noventa días, sin ánimo de fijar en él su domicilio permanente ni el de su familia y por lo tanto no podrán ejercer actividades que involucren remuneración o lucro. Transcurrido este lapso, podrá ser prorrogado hasta por noventa días más. 2. Serán considerados migrantes temporales, los extranjeros y extranjeras que ingresen al país con el ánimo de residir en él temporalmente, mientras duren las actividades que dieron origen a su admisión. 3. Serán considerados migrantes permanentes los extranjeros y extranjeras que tengan la autorización para permanecer indefinidamente en el territorio de la República.” EMIGRACIONES DE LOS VENEZOLANOS. El año 1983 marcó un momento importante en la historia de Venezuela, no sólo porque se comenzaron a vivir dificultades económicas tan concretas como devaluación de la moneda, acrecentamiento de la deuda externa, caída del precio del barril de petróleo y una inflación sin precedentes en el país, sino también porque comenzó la preocupación por nuevos problemas, entre ellos, la emigraciones de venezolanos y con ello la fuga de talentos (Piñango, 1991). La década de los 80 se puede ver como el punto de inflexión que indicó un nuevo rumbo para Venezuela y señaló el principio de una regresión en todos los ámbitos de la sociedad que deterioró progresivamente el nivel y la calidad de vida de la población, pero que además marcó el tránsito de un país receptor de inmigrantes a uno donde se inició la emigración. (Roche y Freites, 1992). En esta nueva dimensión, una de las consecuencias inmediatas del proceso socio-histórico de los últimos 20 años es la inusual emigración de venezolanos al exterior, específicamente de profesionales que no encontraron espacios de desempeño adecuado dentro de las fronteras del país al deteriorarse el mercado laboral nacional. La emigración de científicos y tecnólogos venezolanos, principalmente hacia los países desarrollados, comenzó lenta pero progresivamente a partir de 1983, se hizo más evidente después del estallido social de 1989 y se agudizó en la década de los 90. La ausencia de políticas preventivas por parte de los organismos competentes permite vislumbrar un panorama sombrío de cara al futuro inmediato si no se corrige esta tendencia. La explicación de esta emigración tiene varias dimensiones y su tratamiento es complejo, dadas las condiciones generales del país en los ámbitos socioeconómico, político y de carácter cultural que repercuten directamente en el ámbito científico-tecnológico. EMBAJADAS Y CONSULADO. Su origen se encuentra en una institución griega esencialmente hospitalaria (proxenia). Con el tiempo esta se fue haciendo pública y ofreció a los extranjeros protección y seguridad para sus transacciones comerciales. En roma se encargaba de proteger a los peregrinos. Durante las épocas de las cruzadas se acredita la necesidad de establecer representantes consulares para lograr un acercamiento entre el mundo oriental y occidental. El 3 de junio de 1793 fue creado el gran consulado de caracas, a semejanza de los que funcionaban en México y Lima. Era el tercero en América, representaba la casa de contratación y tenia funciones de tribunal de comercio y de junta protectora de la economía. Como tribunal debía decidir breve y sumariamente los pleitos mercantiles que antes habían estado a cargo de la real audiencia; y como junta de consulado, debía fomentar el comercio, la agricultura, construcción de caminos, el mejoramiento de los puertos y la navegación fluvial, procurando el adelantamiento de la agricultura, la mejora en el cultivo de los frutos, la introducción de las maquinas y herramientas, entre otros. CÓNSULES. Forman parte, junto con los funcionarios diplomáticos, de los órganos exteriores de las relaciones internacionales de los estados. la palabra cónsul viene del latín consulere, aconsejar, y son aquellos funcionarios del servicio exterior que se ocupan principalmente de cuestiones económicas, abarcando, según las leyes de cada país, atribuciones de carácter privado, especialmente informativo, administrativo, aduanero, notarial, sanitario y de asistencia y protección de las naciones. Según las leyes venezolanas el servicio consular se clasifica en: 1. Cónsul general de primera. 2. Cónsul general de segunda. 3. Cónsul de primera. 4. Cónsul de segunda. 5. Vicecónsul. El nombramiento del funcionario consular se hace a través de un documento que se conoce con el nombre de Letras Patentes. En este documento, firmado por el Jefe de Estado y refrendado por el Ministro respectivo, se hace mención del nombre, del título, del cargo y de la jurisdicción consular. ATRIBUCIONES DE LOS CÓNSULES. Funciones relativas a los actos administrativos, tales como: Registros de nacionales, expedición y visados de pasaporte, legalización de firmas; actos de registro civil, tales como inscripción de recién nacidos de padres de su misma nacionalidad; actos notariales, tales como el reconocimiento de documentos que haga entre connacionales; actos judiciales, tales como la ejecución de comisiones rogatorias, intervención en las demandas de extradición; actos relacionado con la prestación del servicio militar, inscribiendo a sus connacionales que sean aptos, tramitando tales inscripciones; actos relacionados con ciertos aspectos de la vida civil, como el pago de pensiones y jubilaciones, etc.; y por último, actos relativos a la policía marítima, entre los que se pueden mencionar: autorización de embarco y desembarco de pasajeros, registro de entrada y salida de buques, etc. La misión consular puede cesar por los siguientes motivos: Cesación de las relaciones consulares manifestadas en este sentido por el Estado acreditante. 1. Cancelación de decisión de salida del cónsul por medida unilateral que toma el Estado de residencia en atención a los motivos que tenga. 2. Temporalmente puede haber cesación de la misión consular por causas no imputables al propio cónsul tales como jubilación, destitución, fallecimiento o bien por una causa propia, como la dimisión. 3. Venezuela por su ubicación geopolítica representa un país de gran importancia desde varios aspectos: político, social, económico, y comercial. Dicha importancia requiere que el sistema diplomático sea un punto de gran cuidado dentro de la política exterior venezolana. Sin duda, la Representación Venezolana en el exterior no es sino una forma más de lo que es el ejercicio de la Soberanía o del Poder del Estado. 4. En este caso el poder es ejercido de forma un poco más limitada puesto que en las Embajadas se halla la sede del poder venezolano en países extranjeros, donde Venezuela tiene intereses de diversos tipos. 5. Todos los países cuyo sistema de gobierno es el Democrático, aceptan en sus territorios la representación de países extranjeros, este tipo de presencia es conocido normalmente como la Representación Diplomática. Venezuela, como país con sistema democrático acoge dentro de su territorio este tipo de institución propia del derecho internacional y del derecho Canónico. La institución de la Diplomacia tiene una serie de características propias que se estudiarán más adelante. Venezuela por su posición privilegiada desde el punto de vista geográfico es un importante puerto de comunicaciones, debido a su condición de país caribeño, atlántico, amazónico y andino, es un puente entre América del Sur y los demás continentes, por lo tanto el manejo de las relaciones internacionales es un aspecto de mucha importancia dentro de las políticas de Estado. Tal es la importancia de la Política Exterior que se puede decir que es la relación que el Estado da a los asuntos de orden interno y externo. La República Bolivariana de Venezuela en la Constitución establece que las relaciones internacionales de la República siempre responden a los fines del Estado y es una forma de ejercer la soberanía, y la rigen una serie de principios entre los que están: 1. La independencia. 2. Igualdad entre los Estados. 3. La solución pacifica de los conflictos internacionales. 4. La cooperación. 5. El respeto a los Derechos Humanos, entre otros. La Política Exterior de la República Bolivariana de Venezuela es dirigida por el Presidente de la República según mandato directo de la Constitución, establecido en el Titulo V, Capitulo II, Sección III, artículo 236, numeral 4º de la Constitución Nacional; de esa forma el Presidente es uno de los órganos decisores y ejecutores de la Política Exterior, pero no es el único puesto que la Asamblea Nacional también es un órgano designado por la Constitución para decidir y ejecutar en materia de Política exterior. ...

Palabras: 4260Páginas: 18Leer Ensayo

LAS MIGRACIONES EN VENEZUELA

A escala nacional o local, la población puede aumentar o disminuir, además de por los movimientos naturales, por los movimientos migratorios, que son los desplazamientos humanos de larga duración de un lugar de origen a otro de destino. Dentro de los movimientos migratorios podemos distinguir dos componentes principales dependiendo de si el sujeto va a un lugar o sale de él. Así cuando el individuo abandona su lugar de origen se contabiliza como emigrante, mientras que cuando llega al lugar de destino se le considera como inmigrante. Existe un tercer componente dentro de las migraciones, que se produce cuando individuos emigrados vuelven pasado un tiempo a su lugar de origen, denominándoles retornados. Vamos a resaltar los siguientes temas: Contexto histórico de las migraciones y sus implicaciones socioculturales, análisis socio-histórico de las migraciones en Venezuela, emigraciones venezolanas y también el tema de las embajadas y consulados. Venezuela fue tradicionalmente un país receptor de inmigrantes. En nuestra población está presente una rica variedad étnica producto de la constante mezcla de nacionalidades. En todas las épocas de nuestra historia, Venezuela acogió migrantes, sobre todo provenientes de Europa. Somos muchos los venezolanos que llevamos en nuestra sangre y en nuestros apellidos la marca indeleble de nuestros antepasados inmigrantes. Después de la segunda guerra mundial Venezuela recibió un importante contingente de inmigrantes provenientes de muchos países de la Europa devastada. Llegaron migrantes principalmente de España, Portugal e Italia, pero también de prácticamente todos los países del viejo continente. CONTEXTO HISTÓRICO DE LAS MIGRACIONES Y SUS IMPLICACIONES SOCIOCULTURALES. Comenzamos diciendo que las migraciones son los desplazamientos humanos de larga duración de un lugar de origen a otro de destino. Al hablar de migración es conveniente recordar los periodos históricos que precedieron al actual. Sólo desde el contexto histórico y considerando las variables económicas y sociales, podremos comprender los motivos por los que emigran, personas procedentes de todos los continentes y que llegan a los países de destino con la expectativa de permanecer por un tiempo o, tal vez, de construir una vida en ellos. Ahora bien en Venezuela existen dos migraciones: las internas y las internacionales. Migración Internacional: En Venezuela se dio un gran auge en la migración extranjera proveniente principalmente de Europa, antes y después de la Segunda Guerra Mundial, debido a las exigencias del gobierno venezolano -durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez- en cuanto al requerimiento de mano de obra calificada, para el progreso de la economía. De allí en adelante el ingreso de extranjeros al país ha sido continuo, por otra parte han surgido migraciones de países vecinos, con poblaciones que poseen un nivel de vida inferior al nuestro, lo cual origina la entrada de muchas personas indocumentadas. Desde el inicio de la vida de Venezuela como república independiente y separada de la Gran Colombia, los gobernantes se plantearon la necesidad de poblar el territorio para garantizar el crecimiento económico del país. Ya en 1831 fue aprobada la primera Ley de Inmigración, cuyo propósito era estimular el ingreso de extranjeros que ayudaran con el desarrollo agropecuario. Nuevos intentos se produjeron durante la presidencia de Antonio Guzmán Blanco (años ochenta del siglo XIX) y ya entrado el siglo XX, luego de la dictadura de Juan Vicente Gómez. Asimismo, en la Ley de Inmigración de 1936 se ofrecían ventajas a los inmigrantes extranjeros, siempre y cuando fuesen de raza blanca. No fue sino después de la Segunda Guerra Mundial cuando Venezuela experimentó una inmigración masiva. Entre 1948 y 1961, más de 600.000 extranjeros fueron cedulados por primera vez. En orden de importancia, los inmigrantes eran españoles (en su mayoría canarios y gallegos), italianos, estadounidenses, colombianos y portugueses (un tercio de éstos, de la isla de Madeira). Aproximadamente una tercera parte de quienes entraron al comienzo de ese período no se radicaron en el país. Entre los que se quedaron se produjo un fenómeno que reforzó la concentración poblacional: en su mayoría los inmigrantes no se distribuyeron equitativamente en el territorio nacional, sino que se quedaron en las ciudades que crecían aceleradamente y esto no era lo que el gobierno para entonces había dispuesto; sino que fue un convenio para que ellos labraran la tierra. Los primeros gobiernos de la era democrática decidieron cancelar la política inmigratoria por considerar que ésta había fracasado. La mayoría de los extranjeros se había quedado en las ciudades: muy pocos se habían dedicado a la agricultura y, en lugar de fomentar el crecimiento del sector industrial, se habían sumado al área del comercio y los servicios. Hasta 1973 la inmigración estuvo detenida casi por completo. Apenas se registró un promedio de 13.000 personas anuales como saldo migratorio (diferencia entre los extranjeros que entran al país y la población que se marcha de él). Pero, a partir de ese año, y como consecuencia del boom de los precios petroleros, sumado a una serie de grandes planes gubernamentales de obras públicas, Venezuela volvió a ser un polo de atracción de población. En esta etapa, la mayoría de los inmigrantes vinieron de otros países suramericanos y del Caribe, en buena medida, sin seguir los canales regulares. Posteriormente, con el fin de la bonanza petrolera y el estallido de una gran crisis económica en los años ochenta, sectores de la opinión pública comenzaron a dirigir frecuentes críticas a la elevada porción de inmigrantes indocumentados, alegando que restaban oportunidades a los venezolanos y agudizaban los problemas de vivienda y servicios públicos. También es importante destacar las migraciones de venezolanos hacia otros países del mundo. En este caso, las razones que han motivado las emigraciones están relacionadas con asuntos de carácter académico y profesional, como oportunidades de estudio en programas de pre y postgrado universitario o de puestos de trabajo en empresas transnacionales. Este proceso se afianzó a partir del llamado Viernes Negro (18 de febrero de 1983), que marcó el inicio de una fuerte crisis económica en el país. De esta manera, muchas personas que salen al exterior a estudiar o trabajar no regresan a Venezuela. ANÁLISIS SOCIO-HISTÓRICO DE LAS MIGRACIONES EN VENEZUELA. En un primer momento el proceso de migración en territorio Venezolano tuvo un fuerte impacto en la época de la colonización de eso no existe duda. La llegada de los españoles y la inmigración forzada de los africanos a tierras venezolanas constituyo en el tiempo una rica mezcla multicultural aunque los españoles pretendieron imponer sus costumbres, con el tiempo permaneció las distintas manifestaciones de los africanos y de los indígenas mostrando su resistencia a desaparecer como pueblo y como cultura. En otro momento muy importante del proceso de migración en Venezuela fue durante la primera mitad del siglo XX, Venezuela no contaba con las grandes construcciones que en la actualidad podemos observar. Antes de esto, sólo había pueblos, aldeas y caseríos que aun no habían sido influenciados por el urbanismo, a excepción de Caracas, la cual, durante el período de Gobierno de Guzmán Blanco, había dado inicio a la modernización, de la capital con el fin de mejorar las comunicaciones, la educación y el confort de una minoría. Pero cuando los extranjeros, establecieron sus empresas en Venezuela, captaron primero, que los venezolanos no estaban en capacidad intelectual, debido a que su educación era baja, para participar en las actividades petroleras; segundo, era una sociedad que podía adaptarse a nuevos patrones culturales, que se manifestaran con la aparición de la economía petrolera, los cuales al pasar los años se transformaron en dependencia económica y marginalidad social, pues muchos inconscientemente nos convertimos en consumidores de productos importados y aprendimos a vivir en construcciones verticales que de alguna manera influyeron en nuestras relaciones interpersonales, ya que la comunicación tradicional es muy poca, y que ahora incluso distinta, producto de las innovaciones tecnológicas. Esto ha generado un cambio en las costumbres del venezolano, debido a la motivación de los europeos, que han inculcado en la población venezolana: a vestirse, y a alimentarse como ellos. Al principio fue impuesta, luego fue aprendida, tanto que aun sigue siendo muy común la imitación de las comidas extranjeras en nuestro país. Al parecer nos hemos acostumbrado a consumir alimentos ligeros, de fácil preparación, desarrollando el comercio a favor de las empresas extranjeras, el objetivo principal de la cultura petrolera: transformar la mentalidad de los venezolanos, interesándola en la comodidad material, o sea métodos de consumismo y convenciéndolos que todo esto es sinónimo de libertad individual. El petróleo causó cambios profundos en la población venezolana, aceleró abruptamente su paso de una sociedad rural a una sociedad urbana y se convierte en un factor decisivo en la construcción de un estado rico y poderoso. Con la actividad petrolera la población rural comienza a emigrar a los campos petroleros y a las ciudades. Este fenómeno se conoció como el éxodo rural. Se incrementaba con la esperanza de encontrar un modo de vida, que aún cuando no fuese el mejor, sería más agradable que las precarias condiciones de vida en el campo. Estos desplazamientos se debieron a: Una actividad petrolera que generó fuentes de trabajo ofreciendo mejores condiciones de vida e ingresos superiores a los de la actividad agrícola. El Estado, debido a los ingresos (capital) que entraban al país, producto de las exportaciones petroleras, destinó recursos para la construcción de obras públicas, aumentó los servicios públicos: escuelas, hospitales, entre otros. En las ciudades surgieron las industrias y comercios que empleaban parte de los emigrados e igualmente en los campos petroleros que se desarrollaron, necesitaban grandes contingente de mano de obra. Este florecimiento de las ciudades por la acción del gobierno y la capacidad de actuar como empleador es lo que motiva a la gente del campo a abandonar e irse a las ciudades. MIGRACIONES EXTERNAS. Antes del cambio económico, en Venezuela las migraciones exógenas eran pocas por no decir, nulas. Estas se diferenciaban a través del tiempo, de la situación económica del país de origen de estos inmigrantes, y de la política, no sólo la de su país sino también la del lugar de asentamiento o llegada, ya que la idea de tal migración era mejorar su nivel social. Las migraciones externas se desplazan en las zonas urbanas, por poseer la mayor posibilidad de progreso. Los inmigrantes externos están diseminados por todo el país, pero se concentran especialmente en los centros industriales tales como Distrito Federal, Estado Miranda, Zulia, Aragua y Carabobo. MIGRACIONES INTERNAS: De lo rural a lo Urbano. Tanto el gobierno como el pueblo sufrirán los cambios que a raíz de la transición económica, basada en el petróleo, tendrán que enfrentar, adaptándose no sólo al nuevo hábitat sino a la nueva forma de vida, que por supuesto no se va a parecer en nada a la anterior. Cuando se implantaron las compañías extranjeras, la economía tradicional, es decir, la agropecuaria padecía una crisis, que determinaba el estancamiento de toda actividad productiva y condenaba al campesinado a una vida de miseria. Ahora bien, la actividad petrolera significará en el aspecto social, la descomposición del campesinado, pues éste, en búsqueda de mejores condiciones de vida, abandona el campo y se traslada a la ciudad en donde se desarrolla la clase obrera y la urbanización; produciendo en los trabajadores del campo un impacto considerable, ya que, aparte de adaptarse al medio físico tuvo que cambiar de especialidad. Los campesinos carentes de conocimientos y capacidad suficiente para emprender una actividad industrial, se dedicaron a los servicios domésticos, a vendedores ambulantes, artesanos y otros trabajos de muy bajos ingresos, que no requerían ninguna especialidad. Fuera de estas grandes ciudades como consecuencia del hacinamiento se van consolidando los barrios construidos por dos elementos: la gran cantidad de ranchos, como producto de la insuficiencia de las viviendas y marginalidad producto del subempleo y desempleo, puesto que no todos tuvieron la suerte de conseguir un empleo en una industria petrolera o en cualquier otra industria. Podría decirse, que el empobrecimiento de gran parte del poblamiento venezolano, se debe a la aparición del petróleo, a pesar de que la producción agrícola y ganadera ya venía presentando una crisis. Sin embargo, la mayoría de los venezolanos se dedicaban al cultivo de la tierra, pero con las ganancias seguras que producía la actividad petrolera, el país no diversificó la economía, que a la vez permitiera acumular un capital propio, que nos hiciera menos dependientes de los vaivenes del mercado petrolero internacional. Más bien, el Estado creó miles de empresas estatales, se concedieron créditos, que no se recuperaron y al no poder cancelarlos estregaban las empresas como pago. Además aumentó por un lado la burocracia, la cual alimentaba el clientelismo político, gremial y sindical. Las malas administraciones provocaron al país un endeudamiento externo e interno en éstos últimos años, que incluso han dado origen a la inflación, el desempleo y el deterioro no sólo de los servicios públicos: escuelas, hospitales, carreteras, etc., sino también de los salarios de los trabajadores, debido a su poco poder adquisitivo, y por el otro con la formación de las ciudades urbanizadas, los campos petroleros y el desarrollo del capitalismo, se forma la clase media, que cada día se consolidaba y se extendía más e incluso individuos, de hogares pobres encontraron a través de la educación y el empleo la posibilidad de ascender de nivel social. Para la primera mitad del siglo XX, la población rural dominaba económicamente en todo el territorio venezolano, pero a partir de la segunda mitad de este mismo siglo el dominio lo ejerce el poblamiento urbano. La población seguía concentrándose por toda la franja costera -montañosa, profundizándose mayormente en el centro-norte, noreste y el noroeste, disminuyendo por lo tanto la población en la zona o región de los Andes, y Guayana. Para 1926, había ciudades que contaban con más de 20.000 habitantes, y a medida que la industria petrolera, la de hierro, la siderúrgica se desarrollara como la actividad más importante de Venezuela, iba aumentando la población en los sitios más cercanos a estos campos, principalmente en los campos petroleros del Estado Zulia. Estos desplazamientos, llamados movimientos migratorios internos, al producirse dentro del mismo país trajeron como consecuencia: 1. Una tendencia urbanizadora de las ciudades: La población urbana crece aceleradamente y sin planificación alguna. Lo que se puede constatar en lo siguiente: en la década de 1926-1936. 2. La marginalidad: las ciudades no estaban lo suficientemente dotadas de servicios para atender el crecimiento de la población urbana tan rápido y desordenado. Además muchos de la población rural no encontraran ocupación que les proporcionara ingresos suficientes para ubicarse en las pocas viviendas, recurrieron a la fabricación o alquiler de ranchos. De esta manera se produjo un fenómeno social, característicos de los países subdesarrollados: la marginalidad. Ésta tiene que ver con la falta de servicios mínimos para vivir en condiciones aceptables: agua, luz, trasporte, salud, empleo y educación. Todo este caos que comenzó con la aparición del petróleo ha ido complicando por años el proceso de reordenamiento de la población hasta los momentos. FORMAS DE MIGRACIONES: TEMPORALES Y PERMANENTES. MIGRACIONES TEMPORALES. Se organizan en periodos de distinta amplitud, pero tienen la característica de que se retorna al lugar de origen. Estas inmigraciones pueden darse dentro del propio país o fuera de él. Casi siempre la estadía del extranjero en el país receptor es motivada a razones de carácter laboral o académicas que al ser cumplidas vuelven a su lugar de origen. MIGRACIONES PERMANENTES. Alejándonos en el tiempo un ejemplo claro serían las inmigraciones coloniales. El inmigrante se inserta en el país en el que llega de una forma definitiva, bien llevando con él a su propia familia o formando allí una nueva. En la República Bolivariana de Venezuela existe una ley de Extranjería y Migración Publicada en Gaceta Oficial Nº 37.944 de fecha 24 de Mayo del 2004 que tipifica y nos aclara mejor el concepto de las Migraciones que en parte en su artículo 6 dice: Los extranjeros y extranjeras, a los efectos del ingreso y permanencia en el país, podrán ser admitidos en las categorías de no migrante, migrante temporal y migrante permanente. 1. Serán considerados no migrantes, los extranjeros y extranjeras que ingresen al país con el propósito de permanecer un tiempo limitado de noventa días, sin ánimo de fijar en él su domicilio permanente ni el de su familia y por lo tanto no podrán ejercer actividades que involucren remuneración o lucro. Transcurrido este lapso, podrá ser prorrogado hasta por noventa días más. 2. Serán considerados migrantes temporales, los extranjeros y extranjeras que ingresen al país con el ánimo de residir en él temporalmente, mientras duren las actividades que dieron origen a su admisión. 3. Serán considerados migrantes permanentes los extranjeros y extranjeras que tengan la autorización para permanecer indefinidamente en el territorio de la República.” EMIGRACIONES DE LOS VENEZOLANOS. El año 1983 marcó un momento importante en la historia de Venezuela, no sólo porque se comenzaron a vivir dificultades económicas tan concretas como devaluación de la moneda, acrecentamiento de la deuda externa, caída del precio del barril de petróleo y una inflación sin precedentes en el país, sino también porque comenzó la preocupación por nuevos problemas, entre ellos, la emigraciones de venezolanos y con ello la fuga de talentos (Piñango, 1991). La década de los 80 se puede ver como el punto de inflexión que indicó un nuevo rumbo para Venezuela y señaló el principio de una regresión en todos los ámbitos de la sociedad que deterioró progresivamente el nivel y la calidad de vida de la población, pero que además marcó el tránsito de un país receptor de inmigrantes a uno donde se inició la emigración. (Roche y Freites, 1992). En esta nueva dimensión, una de las consecuencias inmediatas del proceso socio-histórico de los últimos 20 años es la inusual emigración de venezolanos al exterior, específicamente de profesionales que no encontraron espacios de desempeño adecuado dentro de las fronteras del país al deteriorarse el mercado laboral nacional. La emigración de científicos y tecnólogos venezolanos, principalmente hacia los países desarrollados, comenzó lenta pero progresivamente a partir de 1983, se hizo más evidente después del estallido social de 1989 y se agudizó en la década de los 90. La ausencia de políticas preventivas por parte de los organismos competentes permite vislumbrar un panorama sombrío de cara al futuro inmediato si no se corrige esta tendencia. La explicación de esta emigración tiene varias dimensiones y su tratamiento es complejo, dadas las condiciones generales del país en los ámbitos socioeconómico, político y de carácter cultural que repercuten directamente en el ámbito científico-tecnológico. EMBAJADAS Y CONSULADO. Su origen se encuentra en una institución griega esencialmente hospitalaria (proxenia). Con el tiempo esta se fue haciendo pública y ofreció a los extranjeros protección y seguridad para sus transacciones comerciales. En roma se encargaba de proteger a los peregrinos. Durante las épocas de las cruzadas se acredita la necesidad de establecer representantes consulares para lograr un acercamiento entre el mundo oriental y occidental. El 3 de junio de 1793 fue creado el gran consulado de caracas, a semejanza de los que funcionaban en México y Lima. Era el tercero en América, representaba la casa de contratación y tenia funciones de tribunal de comercio y de junta protectora de la economía. Como tribunal debía decidir breve y sumariamente los pleitos mercantiles que antes habían estado a cargo de la real audiencia; y como junta de consulado, debía fomentar el comercio, la agricultura, construcción de caminos, el mejoramiento de los puertos y la navegación fluvial, procurando el adelantamiento de la agricultura, la mejora en el cultivo de los frutos, la introducción de las maquinas y herramientas, entre otros. CÓNSULES. Forman parte, junto con los funcionarios diplomáticos, de los órganos exteriores de las relaciones internacionales de los estados. la palabra cónsul viene del latín consulere, aconsejar, y son aquellos funcionarios del servicio exterior que se ocupan principalmente de cuestiones económicas, abarcando, según las leyes de cada país, atribuciones de carácter privado, especialmente informativo, administrativo, aduanero, notarial, sanitario y de asistencia y protección de las naciones. Según las leyes venezolanas el servicio consular se clasifica en: 1. Cónsul general de primera. 2. Cónsul general de segunda. 3. Cónsul de primera. 4. Cónsul de segunda. 5. Vicecónsul. El nombramiento del funcionario consular se hace a través de un documento que se conoce con el nombre de Letras Patentes. En este documento, firmado por el Jefe de Estado y refrendado por el Ministro respectivo, se hace mención del nombre, del título, del cargo y de la jurisdicción consular. ATRIBUCIONES DE LOS CÓNSULES. Funciones relativas a los actos administrativos, tales como: Registros de nacionales, expedición y visados de pasaporte, legalización de firmas; actos de registro civil, tales como inscripción de recién nacidos de padres de su misma nacionalidad; actos notariales, tales como el reconocimiento de documentos que haga entre connacionales; actos judiciales, tales como la ejecución de comisiones rogatorias, intervención en las demandas de extradición; actos relacionado con la prestación del servicio militar, inscribiendo a sus connacionales que sean aptos, tramitando tales inscripciones; actos relacionados con ciertos aspectos de la vida civil, como el pago de pensiones y jubilaciones, etc.; y por último, actos relativos a la policía marítima, entre los que se pueden mencionar: autorización de embarco y desembarco de pasajeros, registro de entrada y salida de buques, etc. La misión consular puede cesar por los siguientes motivos: Cesación de las relaciones consulares manifestadas en este sentido por el Estado acreditante. 1. Cancelación de decisión de salida del cónsul por medida unilateral que toma el Estado de residencia en atención a los motivos que tenga. 2. Temporalmente puede haber cesación de la misión consular por causas no imputables al propio cónsul tales como jubilación, destitución, fallecimiento o bien por una causa propia, como la dimisión. 3. Venezuela por su ubicación geopolítica representa un país de gran importancia desde varios aspectos: político, social, económico, y comercial. Dicha importancia requiere que el sistema diplomático sea un punto de gran cuidado dentro de la política exterior venezolana. Sin duda, la Representación Venezolana en el exterior no es sino una forma más de lo que es el ejercicio de la Soberanía o del Poder del Estado. 4. En este caso el poder es ejercido de forma un poco más limitada puesto que en las Embajadas se halla la sede del poder venezolano en países extranjeros, donde Venezuela tiene intereses de diversos tipos. 5. Todos los países cuyo sistema de gobierno es el Democrático, aceptan en sus territorios la representación de países extranjeros, este tipo de presencia es conocido normalmente como la Representación Diplomática. Venezuela, como país con sistema democrático acoge dentro de su territorio este tipo de institución propia del derecho internacional y del derecho Canónico. La institución de la Diplomacia tiene una serie de características propias que se estudiarán más adelante. Venezuela por su posición privilegiada desde el punto de vista geográfico es un importante puerto de comunicaciones, debido a su condición de país caribeño, atlántico, amazónico y andino, es un puente entre América del Sur y los demás continentes, por lo tanto el manejo de las relaciones internacionales es un aspecto de mucha importancia dentro de las políticas de Estado. Tal es la importancia de la Política Exterior que se puede decir que es la relación que el Estado da a los asuntos de orden interno y externo. La República Bolivariana de Venezuela en la Constitución establece que las relaciones internacionales de la República siempre responden a los fines del Estado y es una forma de ejercer la soberanía, y la rigen una serie de principios entre los que están: 1. La independencia. 2. Igualdad entre los Estados. 3. La solución pacifica de los conflictos internacionales. 4. La cooperación. 5. El respeto a los Derechos Humanos, entre otros. La Política Exterior de la República Bolivariana de Venezuela es dirigida por el Presidente de la República según mandato directo de la Constitución, establecido en el Titulo V, Capitulo II, Sección III, artículo 236, numeral 4º de la Constitución Nacional; de esa forma el Presidente es uno de los órganos decisores y ejecutores de la Política Exterior, pero no es el único puesto que la Asamblea Nacional también es un órgano designado por la Constitución para decidir y ejecutar en materia de Política exterior. ...

Palabras: 4257Páginas: 18Leer Ensayo