Leer Ensayo Completo 10 Mujeres Destacadas De La Republica Dominicana

10 Mujeres Destacadas De La Republica Dominicana

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.113.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: poland6525 26 abril 2011

Palabras: 1902 | Páginas: 8

...

, a quien le gustaba trepar en los árboles y saltar de rama en rama. Por eso se ganó el nombre de “Saltitopa”. Se la conocía como una persona ruda en sus gestos y acciones.

Dado su carácter liberal e independiente, Juana se decide a participar en los conflictos por la independencia de la República Dominicana. Iniciada la Batalla del 30 de marzo de 1844 en Santiago de los Caballeros, se ve a Juana involucrada en la contienda junto a los combatientes independentistas dominicanos.

Arriesgó varias veces su vida yendo al río por agua para las necesidades de las tropas dominicanas y para refrescar los cañones. A su vez atendía a los heridos y alentaba a los combatientes que se acobardaban, estimulándoles a la lucha. Al asumir tales riesgos y por su valentía, Juana se ganó otro apodo: “La Coronela”.

Alrededor de 1860, Juana fue asesinada en combate de camino a Santiago entre Nibaje y Marilópez, dejando como legado a la República Dominicana una llama de heroísmo femenino, su ejemplo, encarnado en las batallas por la independencia del país caribeño.

Trinidad Sánchez nació en Santo Domingo el 16 de junio de 1794, hija de Fernando Raimundo Sánchez e Isidora Ramona, perteneció al grupo de febreristas que lucharon por la Independencia Nacional. Junto a Concepción Bona, sus manos confeccionaron la primera bandera dominicana.

Fiel seguidora del pensamiento y acción de Duarte, participó activamente en todo el proceso que culminó el 27 de febrero de 1844, momento decisivo en el que transportó pólvora en sus propias faldas y elaboró muchos de los cartuchos que utilizaron Los Trinitarios esa noche.

Al descubrirse la insurrección, María Trinidad fue una de las primeras personas apresadas. Única conocedora del escondite de su sobrino, Francisco del Rosario Sánchez, a quien le llevaba las comunicaciones que le enviaban, jamás lo reveló. Junto a otros conjurados fue juzgada por un Consejo de Guerra que les condenó al fusilamiento. El dictamen del Tribunal dice textualmente, que fueron condenados como autores instrumentales de la conspiración considerados hasta el momento, y por haberse negado obstinadamente la primera (María Trinidad Sánchez) a confesar (es decir, a delatar) los principales”.

Estas palabras dejan ver la entereza de carácter de esta mujer, ya que en los interrogatorios se le ofrecía a gracia de la vida si denunciaba a sus compañeros de conjura, pero esta heroica mujer prefirió callar y enfrentarse al pelotón de fusilamiento antes de traicionarlos. El 27 de febrero de 1845, al cumplirse el primer aniversario de la fundación de la República, se ejecutó la sentencia. María Trinidad Sánchez camino desde la Fortaleza Ozama hasta el cementerio, donde sería fusilada, y al pasar por la Puerta del Conde exclamó: "Dios mío, cúmplase en mí tu voluntad y sálvese la República”.

Su muerte fue producto de la fidelidad a los intereses de la soberanía dominicana.

Patria Mercedes Mirabal Reyes (Ojo de Agua, Salcedo, 27 de febrero de 1924 † La Cumbre, 25 de noviembre de 1960), fue una mecanógrafa y activista dominicana. Fue una de las hermanas asesinadas por el dictador Rafael Leónidas Trujillo.

Llamada patria en honor a la fecha de independencia de su país. Artista por naturaleza, desde pequeña tuvo afición por la pintura, en la que se refugiaba en los momentos íntimos y trágicos de su vida, creando obras de singular belleza, ternura y armonía. Terminó sus estudios de la enseñanza intermedia y se graduó en dactilografía en el Colegio Inmaculada Concepción de La Vega.

Muy joven contrajo matrimonio (a la edad de 17 años), con Pedro A. González. De esa unión nacieron: Nelson Enrique, Noris Mercedes, Raúl Ernesto y Juan Antonio, quien murió a muy tierna edad, cinco meses después de nacido.

Patria sufrió todo el rigor y la brutalidad de la tiranía, viendo destruido su hermoso hogar desde los cimientos mismos de la plataforma. Así como puestas en pública subasta todas sus pertenencias campestres.

Su carácter dulce y tierno no la arrastró a la amargura. Estaba consiente de su lucha y siempre estuvo al lado de Minerva, dándole apoyo y cariño. Sus ideas, eran claras y concisas

Muere junto a Minerva y María Teresa, sus hermanas, y Rufino de la Cruz, el conductor del jeep en el que viajaban el 25 de noviembre de 1960 cerca del puente Marapica, en la carretera Santiago-Puerto Plata, mientras regresaba a su hogar después de haber visitado a su esposo Pedro A. González en la fortaleza de Puerto Plata, donde se encontraba preso por sedición.

Maria Teresa, la más joven de las hermanas Mirabal, nació el 15 de octubre de 1936. Asistió a la escuela Inmaculada Concepción después que sus hermanas ya se habían graduado. En 1954, se graduó del Liceo de San Francisco de Macorís en matemáticas y luego siguió con sus estudios en ese sujeto en la Universidad de Santo Domingo. El 14 de febrero de 1958, se casó con el ingeniero Leandro Guzmán y el 17 de febrero de 1959 nació su hija Jaqueline. Maria Teresa admiraba a Minerva y se envolvió en las actividades políticas de su hermana. El 20 de enero de 1960, la detuvieron en una base militar en Salcedo, pero la soltaron ese mismo día. Dos días después, el 22 de enero, ella y Minerva fueron detenidas y llevadas a La Cuarenta, la infame cárcel de tortura, y luego fueron transferidas a La Victoria. Las dejaron en libertad el 7 de febrero de 1960, pero el 18 de marzo Maria Teresa y Minerva fueron arrestadas de nuevo y llevadas a La Cuarenta. Su condena de cinco años fue rebajada a tres años en apelación. Las dos hermanas fueron dejadas en libertad el 18 de agosto de 1960.

“quizás lo que tenemos más cerca es la muerte, pero esa idea no me amedrenta, seguiremos luchando por lo justo…”

Maria Teresa Mirabal

El primero de noviembre se conmemora el 30 aniversario de la muerte de la líder sindical campesina Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó), asesinada ese día en 1974 en Gualey, Hato Viejo, Yamasá, en República Dominicana.

Mamá Tingó es un símbolo de la lucha por la tierra y un ejemplo de la mujer rural en la defensa de los derechos del campesinado en toda América Latina y el Caribe.

Mamá Tingó era un militante de la Liga Agraria Cristiana de una comunidad de 350 familias pobres, que venían luchando por varios años por la tierra que los vio nacer y que trabajaron varias décadas, pero terratenientes y políticos disfrutaban de los títulos de propiedad, en forma mal adquirida.

Varios acontecimientos ocurrieron antes del asesinato de la líder sindical. Varios jóvenes fueron heridos, a la señora Altagracia Rosario le cortaron una oreja, decenas de campesinos de esa comunidad estuvieron en prisión en varias ocasiones, entre ellos su líder natural, Florinda Soriano Muñoz ( Mamá Tingó), mujer de edad avanzada y analfabeta, pero con cualidades y autoridad suficientes para encabezar la lucha contra los desalojos injustificados.

Después de poner una querella contra el terrateniente Pablo Díaz, la sindicalista fue asesinada por Ernesto Díaz (Turín).

Pero el asesinato de Mamá Tingó no es un caso aislado en la lucha por la tierra. El 30 de junio de 1975, en Alto de Peguero, El Cuey, en El Seybo, fue asesinado Dionisio Frías (Mister Beca) también militante de las ligas agrarias cristianas.

En Honduras ocurrió la Masacre de la Talanquera, el 18 de febrero de 1972, y las Masacres de Santa Clara y Los Horcones, el 25 de junio de 1975 en OLANCHO, donde fueron asesinados 25 campesinos, entre ellos 2 sacerdotes. Lidia Madariaga, de Nicaragua, líder campesina, fue asesinada , cuando estaba embarazada de su cuarto hijo.

Militante del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y sindicalista, Fue una de las primeras mujeres combatientes caídas en la guerra de 1965.

El 2 de mayo; en un paraje de Guanuma, mientras alentaba a los pobladores a tirarse o las calles a luchar contra la intervención, fue fusilada por miembros del Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA) que defendían al gobierno golpista.

Guerrillera en la insurrección armada del movimiento Revolucionario 14 de Junio en 1963 en el frente Juan de Díos Ventura Simó que operó en las montañas de Ocoa. Sufrió cárcel y exilio; y a su regreso al país en 1965 se unió o las fuerzas constitucionalistas desde el Comando Central del 14 de Junio.

Fue instructora militar en la Academia 24 de abril, Abogada, especialista en materia de tierras, posteriormente defendió al Estado del robo de terrenos por parte de particulares.

Dirigente del movimiento Revolucionario 14 de Junio, Estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Sonto Domingo, donde se destacó como dirigente estudiantil. Posteriormente militó en el Partido Comunista Dominicano (PCD).

En abril de 1965 se incorporó a las fuerzas constitucionalistas y fundó un centro paro recibir combatientes heridos cuyos comandos no ofrecían condiciones para su convalecencia.

Se inició en lo lucha contra la dictadura y partió hacia el exilio en 1959, donde se ligó intensamente o los actividades antitrujillistas, De regreso al país, se integró al Movimiento Revolucionario 14 de Junio. En abril de 1965 combatió en la zona norte de la capital bajo la dirección de Roberto Duvergé. Años mas tarde fundó uno federación de campesinos paro luchar contra los desalojos y por la preservación de la cuenca de los Ríos Yuna y Blanco.

Otras miles iguales o ellas estuvieron presentes;

combatieron., resistieron… ellas también hicieron abril.