Leer Ensayo Completo 7 Leyes De 1836

7 Leyes De 1836

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.114.000+ documentos

Categoría: Historia Americana

Enviado por: Antonio 14 abril 2011

Palabras: 2592 | Páginas: 11

...

us miembros y de cuanto dice relación a la formación de las Leyes”

3.4 4ª Ley Constitucional.- “Organización del Supremo Poder Ejecutivo”

3.5 5ª Ley Constitucional.- “Del Poder Judicial de la República Mexicana”

3.6 6ª Ley Constitucional.- “División del territorio de la República y gobierno interior de sus pueblos”

3.7 7ª Ley Constitucional.- “Variaciones de las Leyes constitucionales”

4. El supremo Poder Conservador

1. Constitucionalismo Conservador

La expresión de constitucionalismo conservador suele causar extrañeza de primera impresión ya que el término "constitucionalismo" suele verse asociado, más bien, a la filosofía liberal. “El politólogo Stephen Holmes, por ejemplo, ha señalado que el constitucionalismo es la clave para entender la interdependencia entre el liberalismo y la democracia”[1].

Así, el hablar de una constitución conservadora podría parecer, en principio, un contrasentido. Sin embargo, el constitucionalismo no es, ni ha sido, patrimonio exclusivo de una determinada teoría política o concepción de la realidad.

“La historia del Estado constitucional es precisamente la historia de las transformaciones de esos valores, principios y exigencias que, definidos y explicitados previamente en la realidad social, se integran luego en la normativa constitucional”[2]. Lo que equivale a indicar que no son los cambios de la legalidad los que provocan las transformaciones sociales y políticas de los pueblos, sino que son las transformaciones operadas en la realidad las que determinaron siempre las grandes revisiones de la legalidad.

2. Marco histórico antecedente a la promulgación de las siete leyes

Para tener una mejor contextualización histórica es de gran importancia señalar que en los inicios del México independiente surgieron dos partidos: conservadores-centralistas y liberales-federales. Estos dos partidos tuvieron un primer enfrentamiento importante entre 1832 y 1834, durante la administración del vicepresidente Gómez Farias en ausencia del presidente Santa Anna, cuando se llevaron a cabo diversas reformas de corte liberal en materia eclesiástica y militar. Esto ocasionó “la reacción de los grupos afectados y el desmembramiento del partido liberal, que dio lugar a la separación del partido de los liberales moderados quienes, a diferencia de los puros, consideraban que las reformas debían llevarse a cabo por la vía de la persuasión y de manera paulatina”[3]; también se unieron a los conservadores en contra de las reformas. Santa Anna, a su regreso, despidió a Gómez Farias y suspendió la nueva legislación que abarcaba de abril de 1833 a mayo de 1834.

El congreso establecido el 4 de enero de 1835, después de algunos meses, se declaró Tercer Congreso Constituyente: Primero produjo las Bases para la nueva constitución (23 de octubre de 1835) y luego del 15 de diciembre de 1835 al 6 de diciembre de 1836 las Siete Leyes constitucionales, entre las que se encontraba la influenza de Lucas Alaman, que además de contener importantes “derechos del hombre”, “establecían los principios centralista, plutocrático (ingresos mínimo para poder fungir como ciudadano) y de intolerancia religiosa, creando además el Supremo Poder Conservador”[4], es decir, “una comisión de cinco personas que deben guardar la constitución y sostener el equilibrio constitucional entre los poderes, comisión sólo responsable ante Dios y la opinión pública”[5].

En diciembre de 1836 se abrogó la Constitución de 1842 y se promulgaron las siete leyes como nueva Carta Magna de la nación. En el documento “se establecía el sistema centralista en lugar del federal y se restringían muchas de las libertades de los sectores más desposeídos de la población, como la capacidad para ser ciudadano, en beneficio de los grupos privilegiados”[6].

Dada la postura centralista, los estados se volvieron departamentos y los congresos locales juntas departamentales. Además se creó el Supremo Poder Conservador, una instancia conformada por cinco personas que se rotarían en el cargo, encargadas de hacer cumplir la Constitución, cuyo poder superaba en ocasiones al de los poderes de la unión, cuyos actos podía declarar nulos.

La instauración del régimen centralista y la incorrecta política de Santa Anna ocasionaron que en 1836, el territorio de Texas se independizara de México, mediante los Tratados de Velasco.

3. Las siete leyes

Con estas Siete Leyes Constitucionales los conservadores tomaron el poder y establecieron el centralismo, restituyendo sus privilegios y bines a los afectados por la reformas de 1833-1834. “Si bien se creía que con el nuevo orden se acabaría con los problemas atribuidos al sistema federal, no se pudo alcanzar la tan deseada estabilidad política, pues ocurrieron desgracias como la pérdida de Texas, el intento de separación de Yucatán en 1840 y las amenazas de intervención extranjera por la guerra con Francia o Guerra de los Pasteles en 1838”[7].

El rechazo a las Siete Leyes de 1836 fue inmediato por parte de los federalistas. Recordemos que en 1841 nuevamente se desataron levantamientos y Bustamante fue derrocado por Santa Anna, quién después de una presidencia interina de Nicolás Bravo quedó encargado del Ejecutivo a partir del 10 de octubre de 1841.

3.1 1ª Ley Constitucional.- “Derechos y obligaciones de los mexicanos y habitantes de la República”

En 15 artículos trataba de los mexicanos, sus derechos y obligaciones, así como los demás habitantes de la República. Establecía igualmente los derechos del ciudadano mexicano, cuando se suspenderían sus obligaciones. Se implantó la libertad de tránsito, imprenta, la inviolabilidad de la propiedad privada y la irretroactividad de la ley.

3.2 2ª Ley Constitucional.- “Organización de un Supremo Poder Conservador”

Está formada por 23 artículos, creó un cuarto poder: El Supremo Poder Conservador, “famoso y mal comprendido”, con residencia en la capital de la república, sin día, hora o lugar preciso para sus sesiones, depositado en cinco individuos de los que se renovaba uno cada dos años.

El supremo poder conservador es el “primer tribunal creado ex profeso para juzgar exclusivamente los actos de autoridad emanado de los 3 poderes generales y cuyas sentencias implicarían la nulidad general del acto impugnado”[8]. De los cinco individuos, se debía renovar uno cada dos años, saliendo en la primera, segunda, tercera y cuarta vez el que designare la suerte, sin entrar en el sorteo el que o los que hayan sido nombrados para reemplazar. De la quinta vez en adelante saldría el más antiguo.

Se autorizaba la reelección, pero en tal caso el candidato podía o no aceptar el encargo. Se debía elegir a tres suplentes con residencia en la capital, con las mismas características exigidas para los propietarios, y del mismo modo que éstos renovarse en su totalidad cada elección bienal ordinaria.

Los suplentes sólo suplían las faltas temporales o mientras se llevaba a cabo la elección por alguna vacante y ocupaban, conforme al orden de su elección, el lugar de los propietarios que faltaran; y mientras estuvieran en funciones tendrían derecho a disfrutar del mismo sueldo y prerrogativas que los propietarios (art11)

La elección para el cargo de miembro del Supremo Poder Conservador era preferente a cualquier otra, salvo para la presidencia de la República y el cargo no podía ser renunciado, antes ni después de la posesión, sino por la imposibilidad física, calificada por el Congreso General.

3.3 3ª Ley Constitucional.- “Del Poder Legislativo, de sus miembros y de cuanto dice relación a la formación de las Leyes”

Ésta trataba, en 58 artículos, del Poder Legislativo, sus miembros, la formación de las leyes, las sesiones del Congreso General, facultades de las Cámaras y de la diputación permanente. El poder legislativo residía en el congreso general de la nación, dividido en dos cámaras: Una de diputados y otra de Senadores. Había que elegir un diputado por cada 150 mil habitantes y por cada fracción de 80 mil, e debía renovar por mitad cada dos años. La cámara de Senadores se componía de 24 senadores electos de listas elaboradas por la cámara de diputados, el gobierno en junta de ministros y la Suprema Corte de Justicia.

Las sesiones del congreso General se abrían el 1º de enero y cerraban el 31 de marzo y 1º de julio de cada año para concluir los asuntos a los que exclusivamente se dedicaban.

En cuanto a la formación de leyes, su iniciativa correspondía al Poder Ejecutivo y a los diputados en todas las materias, ala Suprema Corte de Justicia en lo relativo a la administración de su ramo y a las Juntas Departamentales en materia de impuestos, educación pública, industria, comercio, administración municipal y modificaciones constitucionales.

3.4 4ª Ley Constitucional.- “Organización del Supremo Poder Ejecutivo”

Se integraba por 34 artículos sobre el Supremo Poder Ejecutivo, que se depositaba en el presidente de la República por el término de ocho años y con posibilidad de reelección. El cargo de presidente de la república era irrenunciable, salvo en el caso de reelección y con justas causas calificadas por el Congreso General. En caso de ausencia del presidente, ésta será suplida por el presidente del Consejo de Gobierno, integrado por 15 consejeros, de los cuales dos eran eclesiásticos, dos militares y el resto civiles.

Se crearon para el despacho de los asuntos de gobierno cuatro Ministerios: Del Interior, de Relaciones Exteriores, de Hacienda y de Guerra y Marina siendo sus respetivos miembros de la exclusiva elección del presidente de la República; además, debían ser mexicanos por nacimiento.

3.5 5ª Ley Constitucional.- “Del Poder Judicial de la República Mexicana”

En 51 artículos se ocupaba del Poder Judicial de la República Mexicana, que ejercería una Corte Suprema de Justicia compuesta por 11 miembros y un fiscal, los Tribunales Superiores de los departamentos, los tribunales de Hacienda y los juzgados de primera instancia a cargo de los jueces subalternos. Se mantuvieron los fueron eclesiástico y militar.

3.6 6ª Ley Constitucional.- “División del territorio de la República y gobierno interior de sus pueblos”

En ésta se establecía la división del territorio de la República y el gobierno interior de sus pueblos. Había 31 artículos en los que se fijaba que la República se fraccionaría en departamentos, que a su vez se dividirían en distritos y éstos en partidos. El gobierno de los departamentos estaba a cargo de los gobernadores sujetos al gobierno general, que durarían ocho años en su cargo y trabajarían junto con una Junta Departamental compuesta por siete individuos. Al frente de cada cabecera de distrito había un prefecto nombrado por el gobernador y confirmado por el gobierno general y durarían en el cargo 4 años.

En cada cabecera de partido había un subprefecto, nombrado por el prefecto y aprobado por el gobernador.

En las capitales de los departamentos había ayuntamientos electos popularmente en los lugares donde los había en 1808, en los puertos cuya población fuera de cuatro mil almas o más y en los pueblos que tuvieran ocho mil.

3.7 7ª Ley Constitucional.- “Variaciones de las Leyes constitucionales”

Ésta integrada por seis artículos y ocho transitorios, trataba de las variaciones a las leyes constitucionales, que no podrían llevarse a cabo en el término de seis años contados a partir de la publicación de la Constitución.

4. Supremo Poder Conservador

Aunque el proyecto de la Segunda Ley constitucional fue uno de los primeros en ser presentados por la comisión (diciembre de 1835), hemos dejado su análisis al final de este capítulo, pues en ella se regula la institución más novedosa y controvertida de la nueva ley fundamental: el Supremo Poder Conservador, pieza clave para entender el funcionamiento de todo el sistema constitucional. Además de definir con nitidez las esferas de competencia de cada uno de los poderes y señalar los derechos que la ciudadanía tenía frente a ellos, los conservadores pensaban que era imprescindible diseñar un método para asegurar que ninguna de las tres ramas del gobierno especialmente la legislativa excedería sus límites. Sería al Supremo Poder Conservador, institución criticada hasta la saciedad por la historiografía liberal, a quien se le encomendaría la importantísima tarea de velar por el respeto y la efectividad del orden constitucional.

Bibliografía

Consultas Bibliográficas

• CARBONELL, Miguel, Teoría de la constitución: Ensayos escogidos, Porrúa, 3ª edición, México, 2005

• CRUZ BARNEY, Oscar, Historia del Derecho en México, Oxford, 2ª edición, México, 2004.

• LÓPEZ BETANCOURT, Eduardo, Historia del derecho en México, IURE editores, 1ª reimpresión, México, 2004.

• MARGADANT S., Guillermo F., Introducción a la historia del derecho mexicano, Esfinge, 3ª edición, México, 1978.

Consultas web

• Leyes Constitucionales de 1836 (http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01361697524573725088802/p0000001.htm)

• MIJANGOS Y GONZALEZ, Pablo, «El primer constitucionalismo conservador. Las siete leyes de 1836», en: Anuario mexicano de historia del derecho (http://www.juridicas.unam.mx/publica/rev/hisder/cont/15/cnt/cnt10.htm)

-----------------------

[1] MIJANGOS Y GONZALEZ, Pablo, «El primer constitucionalismo conservador. Las siete leyes de 1836», en: Anuario mexicano de historia del derecho (http://www.juridicas.unam.mx/publica/rev/hisder/cont/15/cnt/cnt10.htm)

[2] CARBONELL, Miguel, Teoría de la constitución: Ensayos Escogidos, p.29

[3] CRUZ BARNEY, Oscar, Historia del Derecho en México, p.649

[4] MARGADANT S., Guillermo F., Introducción a la historia del derecho mexicano, p. 125

[5] IBIDEM, p.125

[6] LÓPEZ BETANCOURT, Eduardo, Historia del derecho en México, p.81

[7] CRUZ BARNEY, Oscar, Historia del Derecho en México, p.661

[8] [9] CRUZ BARNEY, Oscar, Historia del Derecho en México, p.651