Leer Ensayo Completo Adolescencia, Problemas Escolares

Adolescencia, Problemas Escolares

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.115.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: Christopher 17 junio 2011

Palabras: 4832 | Páginas: 20

...

ycho-social factors: family, scholastic, cultural and adaptative. The treatment, which will always be multi-interdisciplinary and the prevention measures, will only be administered after having deeply analyzed each and every one of the parameters mentioned, with special interest in the knowledge of the factors, situations and risk behaviors as well as the degree of vulnerability of the adolescent consulting us and his/her response capacity in the presence of adverse situations, that is, of “resilience.” Adolescence; Scholastic problems; Vulnerability; Resilience; School health. Pediatr Integral 2005;IX(1):49-57

INTRODUCCIÓN La denominación de “problemas escolares en la adolescencia” tiene tantos registros como la vida de cada persona. Incluye la capacidad personal y de adaptación a los aprendizajes de cada alumno, con sus rasgos concretos y únicos de personalidad, con las características fisiológicas y psicológicas específicas del desarrollo de cada etapa de la vida en referencia al mundo escolar en el que, has-

ta haber completado las etapas de enseñanza, pasará un tercio de cada día durante muchos años. En los primeros años de la vida, los profesionales de la salud vacunamos, exploramos, informamos y enseñamos al paciente y a su familia diversas técnicas de prevención para gozar de salud orgánica individual y social. Olvidamos con demasiada frecuencia cuidar y educar el desarrollo de las

emociones y los sentimientos, tanto por parte de los profesionales de la salud, como de la enseñanza; tampoco las instituciones públicas se ocupan de estos aspectos, y sólo algunas familias, individuos o grupos sociales, están en condiciones objetivas de evitar las consecuencias de la frecuente fragilidad emotiva, la vulnerabilidad, secundaria con frecuencia a las rápidas transformaciones económicas, sociales y tecnológicas a que están so-

49

metidos de manera especial los adolescentes. En el aspecto cognitivo, desarrollan el pensamiento abstracto para adquirir la posibilidad de proyectarse hacia el futuro y valorar las consecuencias de sus actos. En el aspecto social, la estrecha relación y dependencia de su familia debe ir disminuyendo para aumentar la intensidad de las relaciones con sus pares y con el entorno. Irán así desarrollando habilidades que favorecerán su independencia económica y emocional para lograr el establecimiento de una identidad. Sin educación de las emociones no se puede crear ningún interés; no puede haber aprendizaje sin gratificación emotiva, como tampoco lo hay si no se vislumbra la posibilidad de obtener éxito. La experiencia diaria nos enseña que el descuido en la educación de la emotividad y de los sentimientos es el riesgo máximo de un adolescente. Son éstas las etapas del desarrollo humano, de mayor vulnerabilidad, en las que aumentan de forma notable factores, conductas y situaciones de riesgo, que desafortunadamente no siempre se ha aprendido a afrontar individualmente, y para las que ya no sirve la sobreprotección familiar. Cuando los adolescentes no saben cuidarse, porque no poseen técnicas de autoprotección, de autoestima y seguridad, de autonomía personal, aparecen los problemas de convivencia, las conductas perturbadoras, la falta de control de impulsos, la desmotivación para los aprendizajes, las actitudes oposicionistas desafiantes, los malos resultados académicos, el absentismo, la violencia en sus diversas manifestaciones consigo mismos, con su familia o con otros miembros –profesores o alumnos– de la comunidad escolar. Y así, volvemos al principio, a los problemas escolares del adolescente, que a continuación intentaremos analizar. CLASIFICACIÓN Área de etiología orgánica Las dificultades de origen primario ocasionadas por C.I. muy alto, bajo o muy

bajo, problemas neurológicos, enfermedades crónicas, incapacidad física, déficit visual o auditivo, enfermedades carenciales, rinitis crónica, etc., deben ser detectadas precozmente y, de hecho, lo son en la primera infancia; de tal forma que, con aplicación de medidas preventivas, educación para la salud y tratamiento específico, su integración social y escolar estará normalizada al llegar a la adolescencia. Los problemas de etiología anterior en el tiempo, pero con posibilidad de que persista la dificultad específica en las edades de la adolescencia, son: • Discalculia, dificultad para efectuar operaciones de cálculo. • Disgrafía, distorsión en el orden y posición de las palabras. • Disortografía, imposibilidad de aplicar las reglas ortográficas. • Dislalia, dificultad para la pronunciación de determinados fonemas. • Dislexia, dificultad para la lectura fluída y comprensiva. • Dificultades de percepción, visual o auditiva. • Lateralidad o falta de coordinación visomotora, con dificultad en distinguir dónde está la derecha y dónde la izquierda, a nivel de manos, pies, ojos, etc. • Deficiencia en la organización espacial, no sabe dibujar con perspectiva y tiene dificultades para localizar objetos. • TDAH, trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad. La DISLEXIA y el TDAH, cuando no han sido diagnosticados antes de los siete años de vida ni tratados adecuadamente, son causa de hasta un 40%, según diversos estudios, del mal llamado “fracaso escolar”. Dislexia Trastorno que radica en una discapacidad para el aprendizaje de la lectura y la escritura. La dificultad está en pasar mentalmente del lenguaje oral con imágenes conocidas y tridimensionales, al lenguaje escrito con signos gráficos ausentes de imágenes. No es una enfermedad, sino una forma distinta de aprender. Leen muy despacio y con continuas repeticiones. No hacen puntuaciones. Re-

alizan con frecuencia rotaciones, inversiones y fragmentaciones de las letras y/o las palabras, pero es independiente del cociente intelectual individual. Para comprender un texto, necesitan leerlo varias veces, y mejor en voz alta. Persistirá siempre la disortografía, y sólo compensarán estas dificultades por un extraordinario esfuerzo de memoria, capacidad intelectual y conocimiento y aceptación del problema. Su incapacidad para comprender lo que leen hace que se muestren distraídos, con dificultades para memorizar, que se aburran y denoten falta de esfuerzo y atención, bajo rendimiento y baja autoestima progresivamente. Se trata de niños y adolescentes bien dotados para la creatividad, porque procesan mejor las imágenes tridimensionales que los signos escritos. Prevalencia: entre el 10-20% (1 de cada 4 casos de fracaso escolar). La causa sigue siendo desconocida, aunque hoy se admite la base genética. Es de gran importancia que la detección y tratamiento se realice antes de los siete años de edad; porque, teniendo en cuenta que la mayor parte de los conocimientos escolares se adquieren a través del aprendizaje de la lectoescritura, corren riesgo de acarrear un grave y definitivo retraso en su formación escolar y humana. El tratamiento de la dislexia requiere un proceso de reeducación con técnicas específicas individualizadas, con el fin de adquirir la capacidad de interpretar de forma casi automática, los símbolos gráficos habituales usados en la lectura y la escritura. TDAH Agrupa tres síntomas nucleares en grado variable: hiperactividad, impulsividad y déficit de atención mantenida. Es preciso que dichos síntomas estén presentes, al menos, en dos entornos estructurados. Aunque puede variar en forma e intensidad, afecta a las áreas emocional, cognitiva y conductual, así como a la capacidad del niño y adolescente para desarrollarse en los ámbitos académico, familiar y social.

50

Los síntomas que refieren los padres orientan al diagnóstico; mientras que, los que presentan en el entorno escolar, tienen más validez pronóstica. En las edades adolescentes, disminuye la hiperactividad, que pasa a cierta sensación de inquietud; mejora en distintos grados la atención y la impulsividad, pero en un 80% va a persistir el TDAH en la edad adulta. Con la aparición de las características biológicas y psico-sociales específicas de la adolescencia, se presentan con carácter relevante las dificultades sociales, exigencia de mayor autonomía, papel de los pares como centro de su vida emocional, problemas de identidad, de relaciones sexuales, conductas de riesgo, unido a escaso o nulo control de los impulsos. Si el entorno familiar, el escolar y sus metodologías educativas no son adecuadas, empeora el pronóstico académico y aumentan los problemas escolares, que unidos a otros trastornos comórbidos, hacen mucho más difícil la integración en la normalidad. Los trastornos de conducta, de oposicionismo desafiante, de aprendizaje, afectivos, de ansiedad o por tics engloban la comorbilidad más frecuente.

La actitud y apariencia desenfadada de estos adolescentes oculta el sufrimiento y soledad en que viven y que puede conducirlos a cuadros de ansiedad y depresión. La detección es fundamental antes de los siete años de vida y el tratamiento, siempre interdisciplinar y coordinado por el pediatra, debe combinar medicación, terapia conductual con necesario apoyo individual, familiar y escolar. Área de etiología social, afectiva y emocional Los problemas relacionados con estas áreas pueden aparecer en cualquier edad, pero es en la adolescencia cuando presentan mayor sintomatología, en función de la evolución de los procesos madurativos que la caracterizan y en función de la autoestima, que actúa como motor de comportamiento. La teoría del apego (J. Bowly), nos sirve de punto de partida. • Apego: vínculo afectivo que establece cada persona con otras y progresivamente a lo largo de su vida. Es un componente básico de la naturaleza humana. • Vínculo afectivo: necesidad de buscar la proximidad de otras personas,

que son importantes para él y que los demás reconocen como importantes. • Base: la que proporcionan esos vínculos afectivos para el desarrollo social de la personalidad, que podrá ser adecuada o inadecuada. El desarrollo de estas pautas de apego dependerá de la forma en que interrelacionaron en principio con los progenitores, y más tarde con los profesores y compañeros. Los niños y adolescentes que han conseguido pautas de apego adecuadas con los distintos adultos son los que tienen más capacidad de adaptación a la escuela y a la sociedad, se sienten queridos, aceptados tal como son, reconocen y respetan a la autoridad instituida como necesaria en su función de contención. La autoestima se construye a lo largo del desarrollo, por la influencia de las personas significativas del medio familiar, escolar y social y como consecuencia de las propias experiencias de éxito o fracaso. MOTIVOS FRECUENTES DE CONSULTA MÉDICA POR SOMATIZACIÓN • Cefaleas y abdominalgias recurrentes con o sin vómitos.

Características físicas del desarrollo adolescente Desarrollo físico Aceleración del crecimiento, torpeza en los movimientos. Aspecto desgarbado, cansancio y apatía Preocupación por el aspecto físico Cambios rápidos de imagen, baja autoestima, manifestaciones narcisistas, descubrimiento de otras capacidades

Implicaciones educativas

TABLA I. A) En relación con el individuo

Cambio de actividad, regulación del descanso, importancia de la educación física y las ciencias experimentales

Actividades para el desarrollo de cuidado y aseo personal, de aceptación de sí mismo, descubrimiento de otras capacidades

Maduración sexual Maduración sexual, menstruación, eyaculación, capacidad de reproducción, masturbación, factores de riesgo

Información y educación sexual objetiva, no moralista ni dogmática. Información sobre problemas físicos derivados: hirsutismo, ginecomastia

Trastornos de la alimentación Comer demasiado, inapetencia, consumo de comida-basura. Obesidad. Anorexia. Bulimia

Información sobre dieta equilibrada. Introducir temas de educación para la salud y el consumo. Facilitar ayuda a los trastornos alimentarios

Drogas Adicción a tabaco y alcohol, consumo de otras drogas

Educación para la salud, el consumo, el ocio, el tiempo libre. Práctica de actividades deportivas .../...

51

TABLA I. (Continuación)

Características psicológicas La autoafirmación Egocentrismo, confianza excesiva en sus ideas, afirmación del yo Inestabilidad emocional Cambios de humor, reacciones imprevistas y descontroladas, agresividad, absentismo, fugas Identidad personal Búsqueda de sí mismo, ambivalencia constante, narcisismo

Implicaciones educativas

Desarrollar sentimientos, habilidades sociales para la afirmación en el grupo

Actuación conjunta y equilibrada de profesores-familia. Sensibilidad para no herirles

Educar en autoconocimiento, autoestima e intereses vocacionales

Desarrollo del lenguaje Afición a la discusión y el enfrentamiento. Mayor capacidad de comunicación Pensamiento formal Es la edad del paso del pensamiento descriptivo al exploratorio, del inductivo al deductivo, de operaciones concretas a formales Memoria Aumento de la memoria significativa. Capacidad en la aplicación de los conocimientos

Fomentar debates sobre temas formativos y actuales. Metodología activa y participativa en lenguaje y literatura

Diferenciar entre lo real y lo posible, despertar interés por los temas abstractos, técnicas de trabajo intelectual

Metodología activa y constructivista, técnicas de trabajo intelectual: mapas, esquemas, resúmenes...

Características sociales Independencia Necesidad de emancipación para la autonomía Rebeldía Actitudes de desafío y de enfrentamiento con los adultos Conformismo Necesidad de ser aceptado por el grupo. Normativa de las modas La pandilla Desarrollo de la amistad, grupos heterosexuales Gamberrismo, desafíos Idealismo social Radicalismo en los planteamientos ideológicos. Intolerancia con las posiciones contrarias Intereses profesionales Preocupación por el futuro y la profesión. La vocación Autonomía Sumisión a la mayoría, falta de criterios personales

Implicaciones educativas

Autonomía en el trabajo, autoevaluación individual y grupal

Técnicas de autocontrol, participación en grupos

Potenciar acogida e integración en el grupo y fomentar asociacionismo y participación

Actividades culturales y extraescolares. Aprendizaje de otros compañeros. Su importancia

Modelos positivos de respeto y tolerancia Prevenir contra las sectas

Enseñar a planificar la profesión: optatividad, opcionalidad

Organización de grupos y distribución de responsabilidades Actividades para la elaboración de criterios propios

52

I. Estilo educativo: ¿factor de protección? o ¿factor de riesgo? II. Comunicación negativa: entre la banalidad y el alarmismo III. Comunicación positiva: claridad, coherencia y respeto IV. Es necesario ocuparse más que preocuparse. Negociar V. Siempre con límites para desarrollar la independencia VI. Valorar positivamente su entusiasmo y espontaneidad VII. Indispensable, estar, vivir y convivir VIII. Transmitir factores de autoprotección y técnicas de resiliencia* *Resiliencia: capacidad del ser humano de afrontar situaciones adversas y recuperarse, desarrollando respuestas con el fin de conseguir de forma progresiva un buen funcionamiento social, escolar y cognitivo.

TABLA II. B) En relación con la familia

1. La pandilla: importante factor de socialización donde comparten y ensayan conductas y valores. Salva de las soledades 2. Medios de comunicación: alta receptividad. Papel esencial en la transmisión de mensajes y valores de toda índole 3. La tecnología: teléfonos móviles, ordenador personal, play, internet (chat y messenger), cadena de música, TV en la habitación, publicidad, videojuegos, etc. Son factores de riesgo, si no hay control 4. La supravaloración de la imagen, el consumo y la competitividad 5. La identificación con grupos que transgreden las normas sociales 6. El acceso fácil a consumo de sustancias que perjudican la salud 7. El riesgo no siempre contemplado de los adolescentes vulnerables Frente a los factores de riesgo, transmisión de factores de protección.

TABLA III. C) En relación con el entorno socio-cultural

1. El sistema educativo, demasiadas veces, contribuye a aumentar los problemas escolares del alumno 2. Es necesaria la actitud coherente, respetuosa y pedagógica de los profesores, para prevenir la ansiedad y sus consecuencias 3. La identificación de algunos alumnos con determinados modelos de compañeros puede influir positiva o negativamente en su futuro social o profesional 4. Es primordial enseñar a aprender de forma individualizada y con equipos multidisciplinares

TABLA IV. D) En relación con la escuela

• •

Trastornos del sueño. Trastornos del comportamiento alimentario. • Dificultades para la integración social. Soledades. • Fugas, tristeza, aislamiento, apatía • Mentiras, transgresiones, hurtos, etc. • Crisis de llanto, de agresividad. • Trastornos del comportamiento. • Depresión, secundaria a las anteriores. Esta sintomatología puede ser la causa de sus dificultades escolares, o por el contrario la consecuencia. HOSTIGAMIENTO, ACOSO ESCOLAR (BULLYING) Dada la repercusión social y familiar que este problema, que afecta a la convivencia en las aulas, tiene actualmente, es oportuno anotar algunas aclaraciones: El acoso en la escuela entre iguales ha existido siempre, aunque probablemente el grado de agresividad ha tocado techo.

Se define como acoso físico o psicológico a otros escolares, por parte de un grupo de compañeros que actúan con prepotencia y abuso de poder. Las víctimas son niños y adolescentes que soportan y sufren en silencio insultos, aislamiento y hasta palizas por parte de compañeros del mismo centro escolar, frente al desconocimiento o silencio de los demás. Las agresiones físicas o verbales son más frecuentes entre varones, siendo el maltrato psicológico (exclusión y rumores), más frecuente entre las chicas. Existen cinco tipos de violencia, que generalmente procede de un grupo agresor hacia un solo escolar agredido o víctima: – Física (agresiones). – Verbal (apodos). – Psicológica (amenazas). – Relacional directa (exclusión de actividades lúdicas). – Indirecta (rumores).

Los agresores son, a menudo, adolescentes con acumulados fracasos escolares y problemas sociales; eligen a su víctima por ser más vulnerable y distinta a ellos e imponen la ley del silencio en el grupo. Está empezando a ser un problema de salud pública, por lo que las medidas efectivas de prevención primaria, secundaria o terciaria, se imponen. DIAGNÓSTICO ANTE UNA CONSULTA POR PROBLEMAS ESCOLARES El profesional debe tener experiencia, pericia, paciencia y tiempo. Primeramente, investigar si la presentación del problema ha sido primaria, secundaria, circunstancial o es habitual. 1. Historia clínica. 2. Motivos de consulta. 3. Antecedentes personales: psicosociales y relaciones interfamiliares. 4. Antecedentes familiares.

53

5. Historia escolar: informes y evaluaciones. 6. Exploración física y neurológica. 7. Áreas en las que presenta dificultades, respecto a aptitudes y tareas escolares básicas y sintomatología de posibles trastornos somatoformes. 8. Valoración psicopedagógica con pruebas psicométricas. 9. Pruebas específicas: audiometría y agudeza visual. 10. Nivel de inteligencia. 11. Problemas psicosociales que causan bloqueo emocional. 12. Problemas de causa exclusivamente pedagógica. Sólo con un correcto diagnóstico, se podrá aplicar un eficaz tratamiento. TRATAMIENTO 1. Coordinación: escuela-familia-pediatra. Objetivo global: desarrollar actitudes y estrategias de estudio basadas en los puntos fuertes y débiles de las áreas de aprendizaje de cada individuo. Elevar las aptitudes positivas y trabajar para compensar las dificultosas. La mayor necesidad de un alumno rebelde, inmaduro y desafiante es la presencia de un adulto responsable para contenerlo (autoridad-continente). 2. En la escuela, los profesores realizarán adaptaciones en el aula. Otros profesionales especialistas trabajarán las dificultades específicas: auditivas, visuales, motoras, etc. Programas adecuados. Asesoramiento individual y familiar. Motivación. Frente al hostigamiento: formación en resolución de conflictos de convivencia con participación de alumnos y profesores. Mayor número de profesores de apoyo y orientadores. Educar en respeto, valores, sentimientos y emociones. 3. En la familia, los padres deben esforzarse en comprender y aceptar las aptitudes y dificultades de sus hijos, y mostrar buena disposición para conseguir aumentar sus posibilidades de éxito y disminuir las de fracaso.

Evitar los cambios de escuela no justificados. Ejercer la responsabilidad de padres, con buena y frecuente comunicación con el centro escolar. Cuando coexisten problemas emocionales, sociales o familiares, es necesario un plan terapéutico multimodal, que debe ir adaptándose a cada etapa del desarrollo, mientras sea necesario. 4. El pediatra debe descartar trastornos orgánicos que justifiquen las dificultades escolares e informar adecuadamente a ambos padres. Comunicación fluida con la escuela (orientador, tutor, etc.). Pasar al niño las pruebas que crea adecuadas para confirmar el diagnóstico. Derivar a otros especialistas si lo cree oportuno, coordinando el equipo multidisciplinar. Seguimiento continuado de los resultados de las actuaciones puestas en práctica para superar las dificultades detectadas. MEDIDAS PREVENTIVAS La adolescencia es la edad más receptiva para las intervenciones preventivas, especialmente para formar conciencia individual, así como de los conocimientos, capacidades y motivaciones para la adquisición de hábitos. Conocer los factores de vulnerabilidad es imprescindible para tomar medidas, porque la prevención es fundamental, tanto en la infancia como en la adolescencia. Por tanto: a. Disponer de medios humanos y técnicos para detección de los trastornos como garantía para mejorar el rendimiento escolar. b. Intervención prioritaria. c. Coordinación y coherencia de programas y equipos. d. Acción articulada de las instituciones implicadas: educación y salud. e. Evaluación y coordinación de recursos escolares y sociales, para evitar la repetición de curso, que rara vez da buenos resultados. f. Programas de educación para la salud integral y la prevención en los centros escolares.

g. Atención y adecuación individualizada de cada programa. h. Información, educación y prevención son claves para conseguir un futuro saludable. PRONÓSTICO Los profesionales de la salud hemos de acostumbrarnos a valorar los problemas escolares del mismo modo y con el mismo método que las enfermedades crónicas de los pacientes, como pueden ser la artritis, la diabetes, la hipertensión o el hipotiroidismo, entre otras. Evolucionan bien si se detectan precozmente y se instaura a tiempo el tratamiento correcto. De esta forma, conseguiremos un mayor nivel de salud integral y calidad de vida en las etapas de desarrollo y, como consecuencia, en el adulto. Cuando funcionan los canales de detección temprana e intervención especial apropiada, la mayoría de los adolescentes pueden superar o aprender a compensar los problemas escolares que se hayan podido presentar. Un tercio de los adolescentes con trastornos de conducta, presentaron problemas escolares en la enseñanza primaria pero no fueron diagnosticados a tiempo y, por tanto, no tratados adecuadamente. En la mayoría de los casos, el tratamiento y seguimiento será limitado en el tiempo; sólo en algunos casos, deberá prolongarse si la sintomatología y el diagnóstico lo requiere. El pronóstico empeora proporcionalmente al tiempo que se tarde en detectar cualquier tipo de problema referido. BILIOGRAFÍA

Los asteriscos reflejan el interés del artículo a juicio del autor. 1.** Blum R. Riesgo y resiliencia: conceptos básicos para el desarrollo de un programa. Adolescencia latinoamericana 1997; 1: 16-19. Presenta un modelo de aplicación para la promoción de la salud y la creación de estrategias de resiliencia; es decir, para el funcionamiento social, escolar y cognitivo frente a la resolución de los problemas. 2.*** Casamayor G, Antúnez S, Armejach R. et al. Cómo dar respuesta a los conflictos. La disciplina en la enseñanza se-

54

cundaria. Biblioteca de Aula/128. Barcelona: Graó; 1998. Las situaciones conflictivas en los centros de enseñanza no son más que un reflejo de las tensiones sociales. El enfoque de este libro va destinado sobre todo a prevenir, pero también a analizar qué se puede hacer cuando los conflictos ya han surgido, dando respuesta tanto al tratamiento individual como al del grupo-clase y al del centro. 3.*** Davis RD, Braun EM. El don de la dislexia: nuevo método para corregir la dislexia y otros problemas de aprendizaje. Madrid: Editex; 2000. Este libro muestra una perspectiva única sobre el problema de las dificultades de aprendizaje y ayuda a comprender la percepción espacio-temporal del adolescente disléxico, así como la desorientación que padece. 4.*** Folch y Soler Ll. Importancia de las actitudes educativas en la formación de la personalidad. En: Actitudes educativas, trastornos del lenguaje y otras actitudes en la infancia y adolescencia. Barcelona: Leartes; 1998. p. 49-62. Este artículo es una buena herramienta para facilitar la tarea a todos los profesionales que de una u otra forma son responsables de la persona en formación. 5.* Wright JL, Cheng TL. Métodos satisfactorios de intervención y prevención comunitarias contra la violencia. En: Violencia en niños y adolescentes. Clínicas pediátricas de norteamérica. 1998. p. 447-57. El campo de prevención y control de la violencia interpersonal ha aglutinado los esfuerzos

de personas de múltiples disciplinas. En este artículo, se exponen los elementos esenciales para la creación de intervención con el fin de evitar las actitudes violentas a nivel comunitario. 6.*** Magaña Hernández M. Dificultades escolares. Abordaje pediátrico. En: Pediatría extrahospitalaria. Madrid: Ergon; 2001. p. 437-42. El desarrollo integral de todo ser humano depende de factores genéticos y ambientales. Con este artículo se pretende dar al profesional de la salud de los adolescentes, pautas respecto a la formación, información y sensibilidad necesarias para coordinar la intervención multidisciplinar en las dificultades escolares, porque dejarán de serlo si se abordan pronto y de forma adecuada. 7.*** Magaña Hernández M. El adolescente y la escuela. En: Medicina de la adolescencia. Atención integral. Madrid: Ergon; 2004. p. 50-5. Análisis de la problemática escolar en la adolescencia, que concluye afirmando que cuando funcionan los canales para la detección temprana e intervención apropiada, los adolescentes con capacidad intelectual en límites de normalidad pueden superar o aprender a compensar las dificultades escolares que circunstancialmente se hayan podido presentar. 8.*** Mardomingo MJ. Psiquiatría para padres y educadores. Madrid: Narcea; 2002. Compendio sobre la problemática fundamental del adolescente, cuya frecuencia aumenta actualmente, y que ha sido analizada por la autora con humanidad, profundidad y rigor profesional.

9.**

Martínez JL. El adolescente y sus pares. En: El adolescente. Dulanto. México: McGraw-Hill Interamericana; 2000. p. 21821. El estudio de cualquier problema de las etapas de la adolescencia debe tener en cuenta todos los factores que afectan al individuo: la cultura a la que pertenece, el ambiente que le rodea, los aspectos psicológicos y sus relaciones interpersonales, la familia, los componentes biológicos y las circunstancias y momento histórico que le toca vivir. 10.** Romeu y Bes J. Dificultades de los niños que son causa de fracaso escolar. En: El niño y la escuela. Dificultades escolares. Barcelona: Leartes; 1994. p. 2544. El autor quiere demostrar que cuando un alumno fracasa en la escuela, no se le pueden echar todas las culpas, porque es el eslabón más débil de la cadena y además tiene dificultades para poder realizar su trabajo escolar de forma satisfactoria. Afirma argumentalmente que los diversos profesionales son los verdaderos técnicos en la materia, cuyo trabajo es enseñar a aprender y conducir su escolaridad. 11.** Savater F. El valor de educar. Barcelona: Ariel; 1997. El autor plantea cuestiones esenciales: ¿qué es la educación? ¿qué ha sido y puede llegar a ser? ¿qué esperamos de ella? Intenta responder acercándose a otras cuestiones, como: la tensión educativa entre disciplina y libertad, el papel de la familia, el eclipse de las humanidades o los límites de la neutralidad escolar.

55

Caso clínico

Se trata de una adolescente de 14 años de edad, que acude al servicio de Urgencias del Hospital, acompañada de su padre, por presentar episodio de dos semanas de evolución caracterizado por sensación de mareo, varias veces al día, sin pérdida de conciencia ni otra sintomatología añadida en ningún caso y sin relación con ninguna otra circunstancia. Casi siempre le ocurre en horario escolar. Cursa 2º de ESO, en su colegio de siempre, y ha repetido dos cursos por problemas de aprendizaje, con lo que se ha distanciado de su grupo etario. Antecedentes familiares: padres separados hace años, con relación civilizada. Vive con el padre y un primo de

su edad, que ha sido estudiado por “mareos”, sin diagnóstico valorable. Antecedentes personales: buen desarrollo ponderal y psicomotor. No ingresos hospitalarios anteriores. Refiere problemas de aprendizaje en el colegio, tiene que leer muchas veces un texto para comprenderlo y escribe muy mal. Apoyo escolar y extraescolar, sin resultados satisfactorios. Área emocional normal. Se ingresa para estudio diagnóstico en la Unidad de Adolescencia, donde se protocoliza estudio para valorar su salud integral. Todas las pruebas del área orgánica: análisis, ecografías, estudio neurológico, EEG. son normales. Durante los cuatro días que permaneció ingresada no presentó sintomatología relacionada con el episodio que motivó el ingreso. Muy bien adaptada al hospital, colaboradora y contenta.

En el área escolar, se constata dislexia: trastorno del aprendizaje de la lectura y la escritura, no diagnosticado anteriormente, por lo que persiste con amplia sintomatología específica, que le impide avanzar en todos los programas relacionados con la lectoescritura. No siente ningún deseo de asistir al colegio. Plan de actuación: Familia: información del problema. Colegio: informe por escrito y recuerdo de responsabilidades. La dislexia es un trastorno del aprendizaje de diagnóstico y tratamiento escolar exclusivamente, cuyas consecuencias pueden influir en la salud. Médico de adolescentes: controles periódicos de la salud de la adolescente y coordinación de las decisiones que familia y escuela decidan al respecto.

56

PROTOCOLO DE ABORDAJE DE LOS TRASTORNOS DE APRENDIZAJE

¿Existe déficit sensorial, afectación neurológica? No ¿Es retrasado mental? No ¿Trastorno profundo del desarrollo? No ¿TDAH?* ¿Dislexia? No ¿Es el lenguaje adecuado al nivel de desarrollo? Sí ¿Problemas de articulación? Sí ¿Diagnóstico trastorno de expresión del lenguaje? Sí No ¿Justifica los problemas de aprendizaje? ¿Justifica los problemas de aprendizaje? Sí ¿Justifica los problemas de aprendizaje? Sí No continuar Sí ¿Explican los trastornos de aprendizaje? Sí No continuar

ALGORITMO: PROTOCOLO DE ABORDAJE DE LOS TRASTORNOS DE APRENDIZAJE* (ADAPTADO DE PEDREIRA)

No continuar

No continuar

No

No

¿Explica el retraso del lenguaje? No

¿Explica los problemas Trastorno de la de aprendizaje? percepción No Sí Sí No

No continuar

¿Tiene adecuada coordinación? Sí ¿Las tareas son adecuadas al desarrollo del niño? No ¿Desajuste de resultados escolares con otras actividades? Sí Escolarización inadecuada Sí Diagnóstico adecuado de bajo rendimiento escolar justifica el trastorno del aprendizaje No

No

¿Justifica los problemas de aprendizaje? No

No continuar

Descartar: depresión y/o trastornos de ajuste social o del desarrollo

No

Buscar otras causas de retraso del desarrollo

No

Buscar otros diagnósticos

No continuar diagnóstico

Considerar otros: depresión, ansiedad, psicosis, abuso de sustancias, etc. 57

*TDAH: trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad.