Leer Ensayo Completo Análisis Critico Del Libro Seis Sombreros Para Pensar

Análisis Critico Del Libro Seis Sombreros Para Pensar

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.913.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Albert 21 mayo 2011

Palabras: 2258 | Páginas: 10

...

la información necesaria?

Sombrero rojo

El sombrero rojo se relaciona con los sentimientos, la intuición, los resentimientos y las emociones.

Por lo general ninguna persona muestra directamente sus emociones, la mayoría de las personas ocultan sus emociones por medio de razonamientos lógicos.

El pensamiento con el sombrero rojo es para exteriorizar los sentimientos y las intuiciones sin justificarse sin excusarse, y sin esclarecimientos.

Por ejemplo, poniéndose el sombrero rojo, se obtienen impresiones de algún proyecto en cuestión:

➢ Se tiene el presentimiento que no va a funcionar el proyecto.

➢ No me agrada la como se hacen las funciones del proyecto.

➢ Se intuye que los precios se desplomaran pronto.

Por ejemplo, en una reunión de negocios, con el sombrero rojo deben expresarse los sentimientos como tales, agregándolos, a la exposición sin disimularlos. La exposición de las emociones baja las tensiones del expositor así como de los escuchantes. Crea un clima de confianza propicio para la inteligencia. Abre los conocimientos intuitivos y creativos del expositor y del grupo.

Sombrero negro

El sombrero negro es el pensamiento de la "prudencia".

Usar demasiado el sombrero negro es una costumbre muy arraigada. Algunas personas piensan que basta con ser prudente y negativo, y que así se evitan las equivocaciones, funcionando todo estupendamente. Pero, en la realidad, la creatividad desaparece si existe negatividad prematura. El chocolate es delicioso, pero su consumo excesivo puede dañarnos la salud.

Sombrero amarillo

El sombrero amarillo es el pensamiento optimista, es tener una visión lógica y positiva de los hechos. Es pensar en la posibilidad de que los hechos ocurran, es un comportamiento hacia el logro de los objetivos.

El sombrero amarillo acecha los beneficios, y la posibilidad de obtenerlos tiene una base lógica.

Muchas veces el pensamiento del sombrero amarillo exige un esfuerzo deliberado. Los beneficios no siempre son inmediatamente obvios y podríamos tener que buscarlos. Toda idea creativa merece cierta atención del pensamiento del sombrero amarillo.

Sombrero verde

El sombrero es el pensamiento del esfuerzo creativo. Las acciones vienen en forma de interrogaciones, por ejemplo:

➢ ¿Existen otras opciones?

➢ ¿Deberíamos realizarlo de otra forma?

➢ ¿Existe otra solución?

El sombrero verde es el pensamiento con el tiempo y el espacio a disposición del pensamiento creativo. A pesar de no obtener alguna idea creativa, el pensamiento con el sombrero verde es un esfuerzo creador que conlleva al desarrollo de la acción de pensar.

Sombrero azul

El sombrero azul es el pensamiento para controlar los procesos. Aquí el pensamiento debe preparar los pasos cronológicamente ordenados para la realización del acto de pensar, en otras palabras, es la agenda para pensar. Indica el próximo paso en el razonamiento.

El pensamiento con el sombrero azul debe organizar y controlar el proceso del pensamiento, para lograr que el razonamiento sea más productivo. El sombrero azul se utiliza para pensar sobre el propio pensamiento.

Crítica sobre el libro

Después de hacer un análisis del libro de los “Seis Sombreros para Pensar” no se encontró ningún sombrero dedicado al pensamiento sistémico. El paradigma sistémico proporciona una vista integral de la realidad. No trata exclusivamente de los diferentes elementos que forman el sistema y sus distintas relaciones, sino incluye todas aquellas partes y relaciones que integran el entorno del sistema. En tal sentido, el holismo adopta como base filosófica esta posición.

Semejante pero distinto es el pensamiento mecanicista que es una doctrina, en la cual el mundo, es visto como una máquina, integrada por un conjunto de partes únicas (los elementos mecánicos) considerados indivisibles en cuanto a su funcionamiento, cuya asociación y colocación generan su realidad como una máquina. Este hecho implica que para comprender algo hay que separarlo en sus elementos: luego, al entender el comportamiento de las partes individuales y su contribución a la conducta general del todo, se obtiene la capacidad de aprehender ese algo o cosa. Por tal motivo se dice que el mecanicismo es reduccionista, que determina, la probabilidad de fragmentar la realidad en pedazos independientes y por tal argumentación, también el mecanicismo es considerado como “pensamiento analítico”.

Sin embargo, el pensamiento mecanicista dejaría de ser notorio y protagonista. Para finales del siglo veinte aparecieron inéditos descubrimientos y modelos científicos que hicieron expresar al sistemista y matemático Lorenzo Ferrer, lo siguiente: “por primera vez en la Historia de la Ciencia, un Pensamiento Sistémico compacto, heredero de “todos”, alternativa a un Paradigma Mecanicista” (Ferrer, L.:1998:217). Pensamiento sistémico compacto que se conoce actualmente como el Paradigma de la Complejidad.

El pensamiento sistémico, es analítico y también divide la realidad en partes, la diferencia se encuentra en su relación con el entorno y en el orden de su capacidad de síntesis.

Este tipo de pensamiento sistémico está dedicado a la división de los sistemas en sus partes y a la posterior reconstrucción de sus partes en aras de obtener un nuevo objetivo para un nuevo orden del sistema y sus elementos. Este tipo de pensamiento es utilizado por todos los humanos, algunas veces inconcientemente. Por ejemplo: cuando hacemos la planificación del trabajo docente, lo dividimos en tareas y le asignamos fechas y horas para la ejecución de las tareas. Los ingenieros hacen algo parecido cuando construyen las edificaciones. Los arquitectos, por ejemplo, cuando diseñan una casa, mentalmente construyen la casa, de acuerdo a lo exigido por los propietarios, dividiéndolas en partes o elementos en forma sistémica. La programación es diseñada o solucionada en forma sistémica. Cualquier automóvil es un sistema de partes.

El investigador de este análisis crítico aboga por la incorporación de un nuevo o séptimo sombrero con tipo de pensamiento sistémico dedicado a la división de las partes de los sistemas, a la visión del todo como sistema de partes o elementos. El pensamiento sistémico es utilizado por los programadores para resolver los problemas de programación en el sentido de descomponer los problemas en partes para luego reconstruir las partes o sistema con el interés de encontrar la solución del problema. Esta acción sistémica no es diferente a la que hace un ingeniero, arquitecto, mecánico, docente, carpintero, ajedrecista etc. Para resolver sus problemas. La diferencia estriba en emplear pensamiento sistémico para desarmar, armar y construir las partes de un sistema hasta lograr que el sistema cumpla los objetivos deseados, y luego al obtener éxito, conseguir ser un buen profesional.

Como el color de los sombreros es metafórico, hace alusión al tipo de pensamiento asignado al sombrero, por ejemplo, rojo para las emociones, verde para lo creativo etc. Este nuevo sombrero deberá llevar el color del arco iris, será un sistema multicolor donde las partes son los colores.

Vinculación del libro los “Seis Sombreros para Pensar” con la línea de investigación y el proyecto de grado

Por ser este libro, una forma novedosa de aprendizaje que utiliza el cognitivismo, conocido como una estrategia de aprendizaje, que precede al conductismo. Estrategia de aprendizaje, la cual sostiene, que para entender el aprendizaje no se debe limitar al comportamiento perceptible, sino que se debe aumentar la motivación de las habilidades mentales del estudiante con el fin de reordenar su estadio psicológico (conocimientos, memoria, tipos de pensamientos etc.) en réplica a sus conocimientos empíricos (Beltrán, 1993). El libro, los “Seis Sombreros para Pensar”, también usa la metacognitiva o técnicas en las cuales los sujetos emprenden de manera consciente sus propios estados mentales aludiendo la descripción de los procesos que verbalizan. Entrevistas (Brown, 1987).

El mencionado libro está estrechamente vinculado con la línea de investigación “El Docente como Investigador”, especialmente, en las áreas: “Las temáticas de especial interés”, y específicamente en la extensión de dicha área: “Estrategias de aprendizaje de la Investigación” puntos temáticos considerados en el informe escrito de la UNEFA para las líneas de investigación del doctorado en Innovaciones Educativas.

De igual manera, el libro los Seis Sombreros para Pensar” está relacionado con el proyecto de grado titulado: “Modelo para el aprendizaje de la programación en la Universidad Nacional, Experimental de Los Teques Cecilio Acosta (UNELTCA)”, cuando establece una manera de pensar, que se utilizará, para aprender a resolver los problemas de programación, forma de pensar, que también aplica tipos de pensamiento. Un estilo de pensar en el cual los modos de pensamiento son usados para cada ocasión que lo amerite, en forma analógica, es decir un sombrero representa un tipo de pensamiento y si se usa un solo sombrero, quiere decir que se utiliza una única forma de pensamiento. Liberando al cerebro de la demás formas de pensar. Lo cual produce más concentración, menos confusión y mejores resultados en el aprendizaje.

Esta forma novedosa de pensar se modelará conjuntamente con otros elementos del pensamiento en el proyecto de grado, por considerar muy importante la separación de los tipos de pensamiento en la acción de pensar y en el aprendizaje de la resolución de problemas de programación. Por ejemplo el pensamiento del sombrero blanco es la obtención de la información, y se utilizará para resolver la entrada de datos de los problemas de programación, enfocando a su vez, la visión del estudiante, exclusivamente, en la obtención de datos. La disposición optimista al logro, la cual se obtiene al utilizar el pensamiento del sombrero amarillo, logrará estimular al estudiante en la consecución de sus fines. El pensamiento creativo del sombrero verde servirá para rearmar las partes de los sistemas con el fin de obtener nuevos objetivos para el sistema rearmado. En fin, se pueden utilizar todos los sombreros, pero, en acciones separadas, para evitar la fatiga mental la confusión y de tal manera, conseguir mejores resultados en períodos cortos de tiempo.

Conclusión

Se considera que la línea del Docente como investigador en sus áreas “Las temáticas de especial interés”, y en la extensión de dicha área: “Estrategias de aprendizaje de la Investigación” esta vinculada a este análisis crítico del libro los Seis Sombreros para Pensar de De Bono, por ser el libro una estrategia de aprendizaje.

Se concluye que es importante para el aprendizaje en la educación la idea principal del libro en cuanto a utilizar un tipo de pensamiento a la vez, por que centra el pensamiento, enfocándolo con precisión, evitando vagar por otros caminos que no sean los apropiados en cada momento También es crucial la técnica de utilizar un sombrero para representar un modo de pensar, técnica en la cual se debe poner un sombrero de acuerdo a las circunstancias y al problema que se desea resolver. Dicha técnica podría utilizarse en la educación de los niños utilizando sombreros de papel con colores, como un juego de ideas donde el niño jugando aprendería a ocupar su cerebro en un área especifica y en un tipo de pensamiento. También se deduce la trascendencia de poner en práctica, en la educación secundaria y universitaria, las ideas del autor del libro, por ser importante en el desarrollo de la cognitiva de los estudiantes y en su aprendizaje.

En cuanto al caso que nos ocupa: el aprendizaje de la programación, el modo de utilizar los pensamientos, uno a la vez, significa que el cerebro, estará menos ocupado, condición, que permitiría al educando, dedicarse por completo, a la solución de un problema de la programación con mas énfasis, lo cual arrojaría resultados óptimos.

Por último se concluye también en la necesaria creación de un séptimo sombrero consagrado a la realización del pensamiento sistémico.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BELTRÁN, J. (1993). Procesos, estrategias y técnicas de aprendizaje. Madrid: Síntesis. S.A.

BROWN, A. L. (1987): Metacognition, executive control, self-regulation and other more mysterious mechanisms, en WEINERT, F. E., y KLUWE, R. H.: Metacognition, motivation and understanding, New Yersey.

DE BONO, E. (1999): Seis Sombreros para Pensar. Barcelona, Gedisa.

FERRER FIGUERAS, L. (1998): Del paradigma mecanicista de la ciencia al

paradigma sistémico. Valencia, Ayuntament de Valencia/Universitat de

Valencia.