Leer Ensayo Completo Analisis De Casa De Muñecas

Analisis De Casa De Muñecas

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.104.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: Ledesma 12 mayo 2011

Palabras: 3845 | Páginas: 16

...

en que Nora va vestida a la fiesta nos confirma que sigue siendo una muñeca manejada por su marido Además Torvaldo la tiene que arrastrar para volver. Será porque Torvaldo la mantenía dentro de la casa intencionadamente para su propia diversión. Evitando que saliese fuera a asociarse con la gente y conocer el mundo, permite mejor control de sus pensamientos y actos.

Cuando Nora se va de la habitación, y con eso termina la obra, se va por otras razones que inicialmente planeadas. Pensaba suicidarse porque no quería que Torvaldo sacrificase su vida por ella. Cree que es una decisión apropiada porque está convencida de que Torvaldo daría su vida por ella. Cuando ve que este no es el caso está muy decepcionada. Torvaldo la acusa de haber arruinado su vida, le prohíbe volver a ver a sus hijos. Es entonces cuando Nora decide abandonarlo todo. Sabe que antes de poder ser una esposa y madre, tiene que descubrirse a si misma y aventurarse en el mundo. Quiere ser una persona independiente, y no una muñeca para las figuras masculinas en su vida.

Desde luego es Nora el personaje principal de la obra. Nunca vivió sola, pasa del cuidado de su padre directamente al de su marido. Es impulsiva y materialista. No le importa mucho el daño que podría causar a otra gente, por ejemplo prestándose dinero y no poder devolverlo. Lo expresa con un `¡Quién piensa en ellos! Son personas extrañas.' en el primer acto. Muestra poca experiencia al tratar con la gente, poco tacto. Cuando entra la Sra. Linde, Nora sabe que está sola, sin trabajo. Sin embargo empieza a hablar de la fortuna que les tocó, lo felices que se sienten. La frase: `Es algo maravilloso eso de poseer dinero y verse libre de preocupaciones, ¿verdad?' En el primer acto es como si se burlara de la Sra. Linde. Nora piensa que todos la subestiman, cuando dice: `Eres lo mismo que todos los demás. Todos están convencidos de que no valgo para nada serio...'. Es porque no pudo realizar nada por si misma en su vida, siempre fue guiada por su padre y luego por su marido. Igualmente en la conversación con la Sra. Linde en el primer acto, cuando luego le revela su secreto, como para demostrar lo contrario.

A veces tiende a presumir un poco, cuando por ejemplo habla con Krogstad y dice: `Como puede suponer, una tiene algo de influencia...' Sin embargo eso se vuelve contra ella y pronto desea no haberlo dicho.

Es interesante su reacción ante el Doctor Rank. Cuando decide pedirle un favor, sabe que el Doctor siente algo más por ella que simple amistad. Sin embargo, cuando el Doctor Rank se le declara, ya no piensa en revelarle ningún secreto, quizás por temor a que podría chantajearla luego, igual que Krogstad, en este caso para recibir su afecto.

Nora evoluciona durante la obra. De un juguete para su marido se convierte en una mujer madura, que piensa, y afronta la realidad. En el clímax de la obra al final del tercer acto, Nora se ve enfrentada a Torvaldo, quien descubrió su secreto. Primero piensa en que Torvaldo querrá salvarla: `Tú no vas a llevar el peso de mi falta. No debes hacerte responsable de mi culpa.' Hasta piensa en suicidio como única salida. Pero luego se da cuenta de que Torvaldo sólo se interesa por su propio bien, su propio daño, y ni un momento pensaría en cubrirla. Es cuando decide abandonarle. Ve todo lo que le faltaba en el matrimonio, como la trataba su marido, hasta su padre. Toma una decisión difícil pero firme. Explica su posición de esta manera:

`Nunca me quisiste. Te divertía el capricho de jugar con la niña.' `Cuando vivía papá, él me manifestaba todas sus ideas, y yo las seguía. Si tenía otras diferentes, me guardaba muy bien de decirlo, porque no le habría gustado. Me llamaba su muñequita, y jugaba conmigo, ni más ni menos que yo con mis muñecas.' `Pasé de manos de papá a las tuyas. Tú me formaste a tu gusto, y yo participaba en él... o lo fingía. Cuando ahora miro hacia atrás, me parece que he vivido aquí como una pobre al día. Vivía de hacer piruetas para divertirte, como tú querías. Tú y papá han cometido un gran error conmigo: son culpables de que no llegara a ser alguien.'

Aquí culpa a Torvaldo y su propio padre de que ella no llegara a ser alguien. Pero realmente es ella la culpable, en no darse cuenta antes, de no aceptar su dependencia. Ella se dejó guiar por los hombres, no intentó manifestarse, hasta ahora. Claro que los dos tienen parte de la culpa, pero la otra la tiene ella misma. Nora abandona a parte de su marido a sus hijos. Algo impensable para muchas madres. Como puede una mujer abandonar a sus propios hijos? La respuesta nos la da Nora: `¿Qué preparación tengo para educar a los niños? Es una labor superior a mis fuerzas. Hay otra de la que debo ocuparme antes. Debo procurar educarme a mí misma.' Nora no se conoce a si misma. Necesita averiguar quién es realmente, cuáles son sus prioridades, sus valores. Entonces puede transmitirlos a sus hijos, ya que al principio de la obra vimos que ella parecía una hija más, ya que los asuntos serios del hogar los realizaba Ana María, la nana de los niños.

En resumidas cuentas, podemos comparar a Nora con una mariposa en plena metamorfosis. Al inicio de la obra estaba sobreprotegida como lo está una mariposa en su crisálida, ya que en su “casa de muñecas” creía que tenía todo controlado y sometida a los requerimientos de su esposo. Finalmente, tiene un choque con la realidad al revelarse la gran verdad que por tanto tiempo ocultó.

1. Discuta el siguiente tema que se manifiesta en Casa de muñecas a saber: la culminación matrimonial entre dos seres extraños.

Si definimos como matrimonio al fruto de una relación entre una pareja que decide unir sus vidas “en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y hasta que la muerte los separe…” Así es la típica frase en la que una pareja decide unir sus vidas…pacto que hicieron nuestros protagonistas: Nora y Torvaldo Helmer, -un abogado de clase media que próximamente se convertirá en director de un banco- quienes como fruto de esta unión procrearon tres hijos. ¿Por qué decimos que la obra se enfoca en la culminación matrimonial de dos seres extraños?

Durante el baile, Nora debe usar un disfraz de Marinera Napolitana, y siempre es guiada por su marido. Esto demuestra que Nora no tenía poder alguno sobre Torvaldo, y que ella depende totalmente en sus decisiones. Como por ejemplo cuando estaban en el baile que siempre ella debía hacer lo que él decía, y a pesar de que ella se quería quedar, se tuvieron que ir porque Helmer quería.Este matrimonio al inicio de la obra, lo podíamos percibir como uno clásico, pero el tanto “amor,” los mimos y nombres que él le daba a su esposa, desde “muñequita,” “ardilla,” entre otros diminutivos y nombres de animales que realmente son reflejos de la inmadurez y poca seriedad del matrimonio. “¿Es mi alondra..?”“¿Es mi ardilla...?” Y ella no se muestra ofendida por estos comentarios, al contrario, se dice que: “Juguetea con los botones de la chaqueta de su marido, sin mirarle.” y que “Canturrea y sonríe alegremente” y “Palmotea” Es por esto que a Nora se la describe como una mujer feliz y sin preocupaciones, y también se sabe que ella no es la encargada de educar a sus hijos, sino que la niñera, Ana María, se ocupa de hacerlo, mientras Nora juega a las escondidas y se muestra como si fuera una más de ellos: “¡Anda, vamos a jugar!” Ella está contenta de poder jugar con los niños y realmente lo disfruta, sabiendo que ellos lo disfrutan de igual manera.

Pero también se muestra otra Nora, totalmente distinta. Una mujer preocupada, seria, amargada y temerosa. Esta faceta de Nora aparece cuando se ve amenazada por Krogstad, quien dice que va a contarle a Torvaldo la verdad sobre Nora, quien tuvo que falsificar una firma en el pasado para poder salvarle la vida a su marido. Por lo tanto Nora comienza a tener miedos y preocupaciones, y se siente presionada y amenazada por este hombre que no la deja en paz.

Esta faceta de Nora se descubre en la conversación que lleva a cabo con Cristina, su amiga de confianza. Hasta el momento Nora se había mostrado como se la describió por primera vez, pero luego de este dialogo, su imagen cambia. En la conversación Nora le cuenta a Cristina toda la verdad sobre su matrimonio, que en realidad ella se hace pasar por una tonta, porque así le gusta a su marido. También le contó que siempre le está pidiendo dinero al marido porque necesita pagar una deuda que se originó cuando necesitaban irse de vacaciones a Italia por razones de salud de Torvaldo, y que este préstamo lo consiguió ilegalmente, por lo tanto debe mantenérselo oculto a su marido, o éste se enojaría mucho. Esta “faceta” nos confirma que Nora realmente era una perfecta extraña para su marido, ya que él desconocía de esta fechoría que había cometido por “salvarlo” a él.

Luego, ya para el final de la obra, el marido de Nora se entera sobre la verdad de su esposa, y la trata de muy mal modo, lo cual culmina con la huida de Nora de su casa:

Torvaldo: - “¡Desgraciada!... ¿Qué has hecho?”

Nora: - “Déjame marchar...”

Él la llama “hipócrita”, “impostora” y “criminal”, pero en realidad no se da cuenta del error que está cometiendo. Nora está muy segura y decidida de lo que va a hacer, no teme abandonar su casa y sus hijos. Piensa que no puede educar a sus hijos ya que antes de poder hacerlo se debe educar a ella misma, algo que nunca tuvo tiempo de hacer porque estaba muy entretenida complaciendo a su marido y a su padre en su momento. Incluso esta es la primera vez que se muestra seria: “Llevamos ocho años casados. ¿No te percatas de que hoy es la primera vez que tu y yo, marido y mujer, hablamos con seriedad?” Esta frase dicha por Nora refleja su madurez la cual nunca antes se había mostrado en su matrimonio.

Hay tres símbolos que se refieren a Nora: la muñeca, los animales, y el disfraz. Ella misma se compara con una muñeca y dice que ese fue el problema que arruinó su matrimonio:

"He sido una muñeca grande en esta casa, como fui una muñeca pequeña en casa de papá. Y a su vez los niños han sido mis muñecos. Me divertía que jugaran conmigo, y a ellos les divertía verme jugar con ellos. Esto es lo que ha sido nuestro matrimonio..." “Casa de Muñecas”

Estos hechos nos confirman que este matrimonio más bien era de apariencias y sobre todo de conveniencia. Ellos eran dos perfectos desconocidos para cada uno, por lo que es predecible su final. Lo que sí no podemos considerar predecible es que Nora haya engañado a su marido de tal manera y que haya madurado cuando enfrenta la triste verdad.

2. Discuta por qué la obra teatral, Casa de muñecas, de Henrik Ibsen se considera una obra feminista.

Esta es una obra de un dramaturgo noruego que nació en 1828. Digo la fecha de su nacimiento, porque fue una obra muy feminista que criticaba la situación de las mujeres de aquella época y yo diría que de las épocas subsiguientes Actualmente, la mujer está en distinta situación sobre todo las mujeres que trabajan y han conseguido su independencia. Como curiosidad hay que decir, que Ibsen se inspiró en la obra, un día que paseaba por una calle hacia su casa y se paró al oír una discusión entre un hombre y su esposa. De ahí surgió esta obra de teatro. Aunque otros estudiosos aseguran que se inspiró en un famoso caso de una pareja noruega que pasó por una experiencia similar.

La protagonista de la obra es Nora, una mujer casada con un hombre a quien han dado un alto cargo en un banco. Años atrás el matrimonio pasó alguna dificultad económica y el marido estuvo a punto de morir de una enfermedad grave. Nora ha ocultado siempre a su marido que tuvo que pedir un préstamo al banco para pagar los gastos de su hospital. Él cree que fue su suegro quien les ayudó en aquel trance, ya que una mujer sin el consentimiento del marido no podía pedir un préstamo. El hombre que le prestó el dinero, le hará chantaje, y ella teme la reacción de su esposo, puesto que este mismo sujeto sabe que ella firmó el préstamo falsificando la rubrica de su padre.

Nora vive junto a su marido y sus hijos, con un esposo que demuestra su amor hacia ella como quien tiene una muñequita. Una muñequita que no puede pensar por si misma, que no tiene independencia económica, esa misma muñequita que antes lo fue de su propio padre. Nora pasó de ser la muñequita de su padre, a ser la muñequita de su esposo. Siempre un hombre ha guiado su vida como si fuera eternamente una menor. Llegará el día, en que su marido se entera por una carta, de lo que hizo su esposa. Para él resulta inverosímil que ella haya hecho algo así, que haya hecho algo sin que él lo supiera. Helmer sólo piensa en si mismo se enfurece con ella por haber hecho algo que puede representar su desprestigio. Luego, el chantajista envía una carta devolviendo el recibo y eximiéndolos de cualquier culpa legal. Helmer entonces le dice a su esposa que la perdona que sabe que lo hizo todo por el. Nora sin embargo ya no es la misma persona, la primera reacción de su marido le ha dado que pensar. El sólo pensó en su prestigio y ella esperaba su apoyo pues era ella quien hubiera ido a prisión. Nora ya no es la misma, su marido la ha decepcionado. Quiere irse, marcharse, recuperarse a si misma, quiere su independencia y habla con él. Lo dejará todo la casa, los hijos, no quiere ninguna ayuda de su marido. Ya no quiere ser nunca más una muñeca. Ibsen termina esta obra, bajo unas palabras que dejan intuir, que el marido desea cambiar, aunque Nora se marche sin remedio.

Es una obra teatral, con unos magníficos diálogos, que además se lee de un tirón. Ibsen marcó un estilo de teatro, un teatro de ideas enfrentadas que acabó con otro estilo de teatro. Incluso se ha dicho que fue un modelo para Lorca, que también supo denunciar situaciones intolerables para la mujer.

4. Compare la visión de las mujeres, según está caracterizadas tanto en Nora como en Cristina.

En esta famosa obra vemos que una figura femenina se convierte en el centro de interés de una de las piezas teatrales que desató grandes controversias, pero que inspiró a las mujeres noruegas a modernizarse y sobre todo a ser libres. Esto nos demuestra H. Ibsen cuando en su famosa Casa de muñecas nos presenta a Nora Helmer, una mujer que realmente es tratada como una muñeca al inicio de su vida gracias a su padre y al contraer nupcias, el manejo pasa a manos de su esposo. Por otro lado, encontramos a la amiga de Nora, la Sra. Cristina Linde, quien regresa a casa de Nora a raíz de la pérdida de su esposo y su madre. La relación entre Nora y los otros personajes es importante para el desarrollo de la obra. Cada una de estas mujeres reacciona de manera diferente ante las circunstancias a las que se enfrentan.

Ibsen empieza introduciéndonos en el tema central de la obra: Nora y su relación con el mundo exterior (cuando entra con sus regalos). Nora sirve de símbolo para las mujeres de aquella época. Mujeres de las que se pensaba que eran felices con los lujos de la sociedad moderna, sin pensar en ni preocuparse por el mundo en el que vivían. En el proceso de la obra Nora realmente parece disfrutar de las riquezas materialistas. Parece que el dinero es la llave para la felicidad. Ibsen nos hace creer que la relación entre las mujeres y su alrededor es el tema principal de la obra.

Sin embargo también es evidente que la poca asociación con el mundo no es precisamente culpa de Nora. Su marido Torvaldo la considera su propiedad, un objeto que hay que poseer y controlar. Utiliza nombres de pequeños animales lo que deja ver la poca importancia que le da a su personalidad. Parece ser más su padre que su marido. Nora depende completamente de él, empezando por el dinero hasta en la comida, ya que Torvaldo la está supervisando y controlando. La visión torcida del mundo se muestra más evidente todavía cuando Nora habla con la Sra Linde. Mientras su amiga es sabia y adulta, Nora es impetuosa. Sólo le cuenta su secreto porque la Sra Linde la llama una niña, como para demostrar que no era verdad.

Aún así vemos que Nora se da cuenta, por lo menos en parte, de la falsedad en su vida. Cuando le hacen la cuestión por qué no decirle su secreto a Torvaldo, responde que lo haría, pero con el tiempo. Ahora cree que eso dañaría la independencia de Torvaldo, las mentiras en las que se basa su matrimonio. Eso deja suponer que ella sabe que el papel de Torvaldo como el alimentador de la familia es igual de fabricado como el suyo de muñequita inocente. Pero probablemente la seguridad que le da el lado materialista, el dinero, la casa, sus hijos, no la dejan admitir este pensamiento. Como bien nos muestra la Sra Linde, cuando dice que se siente absolutamente vacía sin tener a nadie de quien preocuparse... es exactamente lo que sienten todas las mujeres. Sin su familia, su marido, simplemente no sabrían qué hacer.

Como consecuencia Nora acepta su papel de niña, jugando con sus hijos como si fuera una de ellos. También se ve claramente que en realidad no es ella la madre, ese personaje de autoridad, sino la criada. Nora siempre está jugando con los niños, pero cuando se trata de otras tareas más serias, las hace la criada.

La señora Linde es una amiga de Nora desde hace mucho tiempo, pero no se habían visto desde hace unos años. Sin embargo, Cristina es la primera en enterarse de la farsa que tuco que realizar Nora para poder salvarle la vida a su marido. Es por medio de esta conversación por la cual el lector conoce su pasado. Y también gracias a este dialogo el lector puede conocer la verdadera actitud de Nora frente a la vida, que no era hacerse pasar por una mujer hueca e inmadura, sino salvar la vida de su marido y poder continuar con la suya sin tener problemas con su marido.

Cristina Linde es una amiga de Nora. Cuando pierde a su marido y madre, vuelve a aparecer en la vida de Nora. Con éxito pregunta por trabajo. En un principio parece que quiere ayudar a Nora, muestra comprensión. Es un personaje complejo del que no se sabe muy bien lo que pretende. Cuando Krogstad se ofrece pedirle la carta a Helmer para que éste no la lea, Cristina lo para: `No Krogstad, no pida usted la carta. Han pasado 24 horas, y durante este tiempo he presenciado cosas terribles en esta casa. Helmer debe saberlo todo. Nora y él tienen que explicarse francamente. Así no habrá más ansiedad.'

¿Qué cosas terribles? ¿Habla de la actitud de Helmer hacia Nora? Quizás piense que sea lo mejor que Nora le abandone. Pero, ¿por el bien de quién? No creo que haya alguna mala intención detrás de esto. En realidad el asunto se aclara cuando les hacen entrega a los Helmer de la segunda carta. La Sra. Linde probablemente no se podía imaginar que consecuencias tendría todo eso para el matrimonio de Nora y Torvaldo. El gesto de devolverles el recibo, sin embargo, nos asegura que no hubo maldad detrás de su actitud, porque al ser lo contrario, tendría más eficacia al no devolvérselo. Parece que la Sra. Linde sabe lo que le hace falta al Sr Krogstad. Ella está y se siente sola, toda su vida trabajando y viviendo para alguien. Ve que Krogstad siente lo mismo, se siente solo y abandonado. La historia de estos dos tiene un final feliz.

Finalmente, Cristina y Nora son mujeres que simplemente las une una amistad, ya que en realidad son mujeres con visiones de vida totalmente distintas. Nora, con su inmadurez inicial, la cual finaliza cuando enfrenta la realidad y Cristina, víctima de la soledad, quien finalmente al reencontrarse con un antiguo amor, soluciona su vida.