Leer Ensayo Completo Banco Central De Costa Rica Su Historia E Importancia

Banco Central De Costa Rica Su Historia E Importancia

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.910.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Rimma 22 junio 2011

Palabras: 7038 | Páginas: 29

...

e Oro, datos publicados en la página web del Banco, así como otras fuentes de apoyo.

2. Estudiar las estructuras organizacionales presentes en el Banco Central de Costa Rica por medio de un análisis de su organigrama.

3. Identificar las funciones e importancia que posee el Banco Central en Costa Rica mediante una investigación bibliográfica que será complementada por análisis de la prensa nacional que mencione datos referentes al objeto de estudio.

METODOLOGÍA

Enfoque y Tipo de Investigación

El enfoque del presente trabajo es de tipo cualitativo por cuanto está interesado en comprender aspectos tales como la evolución, las funciones y la importancia del Banco Central para Costa Rica.

Dentro del enfoque cualitativo se utiliza un tipo no experimental de investigación, ya que se realiza una indagación documental y sistemática, apoyada en una visita al Museo del Banco Central, en donde esta última constituye una fuente secundaria de información.

CAPÍTULO I

DESARROLLO HISTÓRICO DEL

BANCO CENTRAL DE COSTA RICA

1. Antecedentes

1.1 La creación del primer banco del Estado

Ante la difícil situación económica que experimentó nuestro país, consecuencia de la Primera Guerra Mundial, se da una reducción de los ingresos para el Gobierno y un decaimiento del sector cafetalero. El Sistema Bancario Nacional se encontraba constituido por la banca privada, la cual niega al Gobierno un préstamo que resultaba necesario para hacerle frente a sus necesidades fiscales.

Dentro de este contexto, en el Gobierno de Alfredo González Flores (1914-1917), se crea el primer banco estatal, denominado Banco Internacional, con dos propósitos principales que eran independizar al Estado del control financiero de los bancos privados y orientar una parte del crédito público hacia la agricultura de mercado interno. Para ese entonces, el sistema monetario costarricense vigente se regía en la utilización del oro, y el Estado no contaba con este metal para poder respaldar las emisiones, por lo que “….se acordó entonces, suspender la convertibilidad de los billetes (el respaldo oro) y extender esta medida a todas las instituciones bancarias existentes” (Banco Central de Costa Rica, 1990). Dichos problemas relacionados con la circulación monetaria terminaron cuando en 1921 se le delegó al Banco Internacional la emisión exclusiva de la moneda.

El Banco Internacional había adquirido paulatinamente funciones muy diversas, y a pesar de tener el poder de emisión y el control de la moneda y el tipo de cambio, no había logrado un control financiero pleno, por lo que se llevan a cabo una serie de medidas como la realización de un proyecto de reforma bancaria y monetaria que permitiera el ordenamiento de los entes financieros del país y por consiguiente para hacerle frente a esa situación. A partir de ello, el Banco Internacional se convertirá en el Banco Nacional de Costa Rica, con tres departamentos: un Departamento Comercial, un Departamento Hipotecario y Un Departamento Emisor, al cual se hace referencia en el siguiente apartado.

1.2 Reorganización del Banco Internacional y la importancia del Departamento Emisor del Banco Nacional de Costa Rica

Ángel Coronas Guardia y Fernando Cañas (1958) señalan:

“El Departamento Emisor, que asumió las funciones de emisión de dinero y las de carácter monetario que, en embrión, desempeñaba el Banco del Estado reorganizado (Banco Internacional de Costa Rica), fue, a no dudarlo, la creación más importante y el paso más avanzado que dio la reforma bancaria de 1936….Fue en esencia, un verdadero banco central, banquero de los bancos, prestamista de última instancia y rector de la política monetaria y crediticia del país”. (Coronas y Cañas, 1958: 49)

Lo afirmado anteriormente es destacado también por Quesada (2000) al expresar que:

“…debería reafirmarse que la banca central en el país no comienza en febrero de 1950, con la fundación del Banco Central de Costa Rica. Más bien, deben situarse sus inicios en la reforma bancaria de 1936 y en la creación del Departamento Emisor dentro de la estructura del Banco Nacional de Costa Rica, como un ente con la mayoría de las responsabilidades de la banca central” (Quesada, 2000, 95).

Esta misma noción es también resaltada por otro autor, quién al comentar la trascendencia de las reformas bancarias de 1936 y 1937 dice que “No obstante, el departamento Emisor que ahora se creaba y que habría de ser el embrión del actual Banco Central era en verdad ya un banco central” (Trejos, 1984, pp.51)

En relación con lo expuesto anteriormente y por la relevancia que este hecho tendrá en la creación posterior del Banco Central de Costa Rica, cabe profundizar en esta materia.

En el año 1934, durante el mes de junio, asume la Gerencia del Banco Nacional de Costa Rica Julio Peña Morúa, quién había sido el gerente del Banco Crédito Agrícola de Cartago. Este personaje decidió realizar los estudios pertinentes para promover reformas e innovaciones que permitieran a la institución más grande del país en ese momento, ofrecer servicios que involucraran las modernas técnicas bancarias. Con ese propósito, la Junta Directiva envía a Chile (cuyas instituciones crediticias reunían las cualidades buscadas que podrían servir de guía para la organización planteada), a dos de sus mejores empleados: Jorge Campabadal Pacheco, para que estudiara la organización del crédito agrícola e hipotecario de Chile, sistemas de contabilidad, entre otros, y al señor Ángel Coronas Guardia con el fin de que se especializara en el Banco Central de Chile y en general, a estudiar la organización de esa Institución. Ambos llevaban además el encargo de estudiar con la ayuda de técnicos del Banco Central de Chile, la posibilidad de transformar el Banco Internacional de Costa Rica, en sus aspectos principales como: banco central, único emisor, banco de crédito comercial e industrial y banco hipotecario.

Durante su estadía en el Banco Central de Chile,

“Los señores Coronas y Campabadal conocieron y recibieron la valiosa colaboración del Dr. Herman Max, brillante economista que ejercía como Jefe del Departamento de Investigaciones Económicas y Estadísticas, para estudiar la posibilidad de darle al Banco Internacional de Costa Rica una estructura funcional y novedosa que cumpliera a satisfacción nuevos objetivos en beneficio de la economía nacional” (Obando, 2000:2)

Posteriormente en 1935, por recomendación de los personeros del Banco, el Secretario de Hacienda contrata a Herman Max para hacer los estudios necesarios y transformar al Banco Internacional de Costa Rica, así como para la fundación de una sección del Banco encargada del monopolio de emisión.

El chileno Herman Max inició sus labores conforme a los términos establecidos en el contrato y dio inicio al estudio encomendado. Aunque en su propuesta indicaba que él prefería crear un nuevo banco como Banco Central, consideraba también que por la estrechez económica del medio nacional y por el gran prestigio que ya tenía el Banco Internacional, no era tan viable su preferencia, por lo que propuso entonces, la división en tres secciones de ese Banco: un departamento Hipotecario, que funcionaría como banco hipotecario para créditos a mediano y largo plazo; un departamento Comercial, encargado como banco comercial de depósito y un departamento Emisor, que funcionaría como banco central. Situación que vemos sustentada en la siguiente cita bibliográfica expresada por Rufino Gil (1984):

“El Dr. Max propuso la división del Banco en departamentos, que si bien entrelazados entre sí por función directiva, su funcionamiento era totalmente independiente, debiéndose hacer tanto las operaciones como la presentación de estados y balances bajo el nombre de cada uno de los departamentos y solamente la cuenta de ganancias y pérdidas bajo el nombre genérico de Banco Nacional de Costa Rica” (Gil, 1984: 51).

La Junta Directiva del Banco Internacional de Costa Rica, conoció el 6 de mayo de 1936, los proyectos elaborados de acuerdo con la propuesta de Max, que comprendían aspectos como

“1) La transformación del banco Internacional de Costa Rica, mediante la Ley del Banco Nacional de Costa Rica, 2) El ordenamiento del sistema monetario, con la Ley de la Moneda; 3) el ordenamiento e integración de los bancos privados, a través de la Ley General de Bancos, 4) La reforma de la Junta de Control de Exportaciones; y El régimen de fijación de intereses bancarios” (Obando, 2008: 3).

Una vez discutidos y aprobados los anteproyectos respectivos, se enviaron al Congreso Constitucional de la República, donde se convirtieron en leyes, salvo la Ley de la Moneda que no fue enviada al Congreso.

De manera que, la ley No. 16, Ley del Banco Nacional de Costa Rica, que entró en vigencia a partir del 1 de enero de 1937, tomó la propuesta en cuanto a modificar la estructura organizacional y crear los tres departamentos, por lo que “… se consideró entonces, con mucho acierto, que esa forma de organización era la más adecuada para el desarrollo económico del país en aquellos momentos, pues de evitaba así la inmovilización de capital que significaría la fundación de un banco independiente y se aprovechaba al mismo tiempo la confianza pública que había cultivado el Banco Internacional durante sus veintidós años de fecunda existencia” (Banco Central de Costa Rica, 1950).

Cabe resaltar que con el fin de adecuar las disposiciones legales que regían al Departamento Emisor se promulgó la reforma a la Ley del Banco Nacional de Costa Rica (1945), Ley No. 15, en cuyo artículo 41 se estableció lo siguiente

“El Departamento Emisor, por la índole de sus atribuciones, es el banco central de la República de Costa Rica y en tal carácter, le competen las siguientes funciones esenciales:

1. La fijación y el mantenimiento del valor de la moneda nacional y la determinación de los tipos de cambio de las monedas extranjeras.

2. La custodia de las reservas monetarias de la nación.

3. La emisión exclusiva de billetes y monedas de acuerdo con las necesidades de la economía nacional.

4. El control del medio circulante, de las tasas de interés y del crédito bancario en armonía con la evolución económica del país y con el desarrollo de sus fuerzas productoras. En el capítulo V, artículo 85, la Ley dio al Departamento Emisor la facultad de efectuar redescuentos a los bancos comerciales.

5. La coordinación del sistema bancario del país.

6. La custodia de las reservas excedentes que le depositen los bancos comerciales y la liquidación de los saldos de compensación.

7. La colaboración con los demás organismos del Estado, para procurar la armonización de la política financiera y económica del Gobierno con la monetaria y crediticia del Departamento, dando su consejo y la cooperación de sus técnicos, y ejerciendo la representación, como agente o depositario suyo, en las relaciones con las instituciones económicas y monetarias de carácter internacional, según se acordare por convenio mutuo.

8. El desempeño de cualesquiera otras funciones que de acuerdo con las leyes y con su condición esencial de banco central, pueda o deba ejercer en beneficio de la economía nacional.”

La reforma anterior permite evidenciar que el antecesor del actual Banco Central tenía nombre y funciones propias, aunque continuaba adscrito al Banco Nacional de Costa Rica.

El Departamento Emisor del Banco Nacional de Costa Rica llevó a cabo las funciones de Banco Central desde el 1 de enero de 1937 hasta el 25 de enero de 1950, fecha en la que se llevo a cabo el traspaso de los activos y pasivos al nuevo Banco Central. Sin lugar a dudas, es posible afirmar que los resultados de las acciones realizadas por parte del Departamento Emisor afectaron de manera positiva en la economía nacional.

2. La creación del Banco Central de Costa Rica

En primer término, es importante analizar en contexto social y político de la Costa Rica para el año 1950, en que nace oficialmente el Banco Central.

Para esa época los bancos existentes eran, el Banco Anglo Costarricense, el Banco Nacional de Costa Rica, el Banco Crédito Agrícola de Cartago y el Banco Lyon.

Aunque el Banco Nacional contaba con la emisión exclusiva de la moneda mediante su Departamento Emisor, todos los bancos mantenían el derecho de dar crédito al público, por lo que el monto y los criterios para concederlos, dependían totalmente de cada institución.

El país contaba con una única institución superior de Enseñanza, la Universidad de Costa Rica y aproximadamente ocho colegios de segunda enseñanza.

Por otro lado, dentro del nuevo orden legal, señalado en la Constitución Política, recién emitida en 1949 se había definido que los bancos del Estado eran instituciones autónomas y que gozaban de independencia administrativa.

La idea de crear un banco central en nuestro país volvió esto debido:

“… a un mayor auge de la economía nacional, a las situaciones de complejidad que día con día se iba enfrentando el Departamento Emisor del Banco Nacional de Costa Rica, a la extensión e importancia otorgada al sistema crediticio del país, derivados de la nacionalización bancaria realizada en 1949, y, agregamos, a la evolución de la población y a un entorno que generaba mayores expectativas para la superación en formación de los ciudadanos”. ” (Obando, 2008: 6). De manera que surge como una consecuencia de carácter técnico, esa necesidad de proveer al banco central mayores facultades y resultaba conveniente segregarlo del Banco Nacional para en lugar de continuar siendo un departamento se convirtiera en un instituto independiente y con personería jurídica propia, haciéndole distinto al resto de los bancos de la época y otorgándole más poderes.

Complementa Gil Pacheco al respecto:

“Al decretarse la nacionalización bancaria se pensó con más detenimiento en la creación del Banco Central de Costa Rica dotándolo de todas las funciones inherentes a este tipo de organizaciones, con la suficiente autoridad y libertad para ejercer el control de la economía costarricense y además con el fin de que coordinara las funciones recién nacionalizados los bancos. De esta manera se modificaba la estructura del Sistema Bancario Nacional” (Gil, 1984: 355).

Los razonamientos que dieron pie a los poderes Legislativo y Ejecutivo para decretar la Ley de Creación del Banco Central de Costa Rica (Ley No.1130) de 28 de enero de 1950 son importantes pues constituyen la fuente más válida para comprender la relevancia de la creación de la Institución. Por lo tanto, se transcriben a continuación:

La Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica

Considerando:

1- Que las actividades agrícolas, industriales y comerciales del país han venido en constante desarrollo a partir de la reorganización bancaria llevada a cabo en el mes de noviembre de 1936;

2-Que el incremento operado en la esfera económica nacional sugiere la adopción de nuevos sistemas para el suministro del crédito, implantando hasta donde sea posible el control cuantitativo y selectivo del mismo;

3-Que es desde todo punto de vista indispensable crear un organismo autónomo especializado, con medios a su alcance para dirigir racionalmente la política monetaria del país;

4- Que cuando se transformó el sistema bancario, en el año 1936, se estableció el Departamento Emisor, como dependencia del Banco Nacional de Costa Rica, con las características del Banco Central, aunque no con la autoridad legal requerida para tal clase de bancos;

5-Que en esa oportunidad se sostuvo que para la mejor ejecución de las funciones de regular la moneda y el crédito, la institución emisora central debería ser un banco completamente independiente, dejándose, sin embargo, para más adelante la idea de establecerlo así, ya que se creyó que un nuevo banco tendría que luchar durante muchos años para conseguir su reconocimiento como institución rectora de la política monetaria, y obtener la confianza pública que le es indispensable;

6- Que actualmente el Departamento Emisor ha ganado esa confianza, contándose además con la experiencia y el personal técnico necesario para proceder a la creación de una institución completamente independiente;

7- Que, de otra parte, la práctica ha demostrado que el Departamento Emisor carece de la autoridad legal indispensable para cumplir debidamente sus funciones de banco central;

8- Que el hecho de estar en el Departamento Emisor íntimamente conectado en su dirección, con la dirección de los otros Departamentos del Banco Nacional, puede ofrecer inconvenientes , dado que los intereses de la banca central y los de la banca comercial suelen encontrarse en conflicto;

9- Que el Departamento Emisor se organizó, en el aspecto administrativo, con completa separación de los otros Departamentos del Banco Nacional de Costa Rica, dividiéndose sus recursos y obligaciones, y manteniéndose, además, una circunstancia que facilita mucho su transformación inmediata en un banco central independiente;

10-Que existen varios organismos del Estado, manejados independientemente, que es indispensable colocar bajo el dominio las autoridades monetarias, con el buen fin de realizar con unidad de visión y de mando la política monetaria, cambiaria y crediticia del Banco Central”.

La referida Ley No.1130 era de naturaleza transitoria; expresaba que el Banco Central tendría las mismas funciones y atribuciones que tenía el Departamento Emisor del Banco Nacional, razón por la cual el Banco Central operó al principio sujeto a las disposiciones de ambas leyes, tanto la de su fundación como la que regís al Departamento Emisor.

Para el 23 de abril de 1953 fue promulgada la ley No. 1552, la que conocemos como la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica, la cual con algunas modificaciones que las circunstancias han demandado es la que rige actualmente a esta Institución. Con ella se consolidó la posición del Banco Central como eje de todo sistema financiero, con estructura, objetivos, funciones e instrumentos claramente definidos.

CAPÍTULO II:

ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES DEL BANCO CENTRAL DE COSTA RICA

En este capítulo procederemos a analizar las estructuras organizacionales del Banco Central de Costa Rica, que se encuentran establecidas internamente por departamentos, los cuales estudiaremos y detallaremos a continuación para poder entender cómo funciona dicha entidad.

La estructura funcional está dividida en dos niveles:

Nivel Superior

Es el nivel ejecutivo del Organismo, con un alto grado de autoridad que decide sobre las acciones que permiten alcanzar los objetivos institucionales establecidos por ley. El Banco Central de Costa Rica (B.C.C.R.) está dirigido por un Órgano Superior que es la Junta Directiva. La Presidencia es la dependencia de mayor rango para efectos de gobierno de la Institución. Por su parte, a la Gerencia le corresponde la dirección superior en lo que respecta al ámbito administrativo.

Nivel Divisional:

Este nivel es responsable de la ejecución de las funciones que procuran alcanzar los objetivos institucionales. La jefatura superior de una división está a cargo de un Director.

Parte I

A continuación describiremos en qué consiste algunas de las funciones de los departamentos del nivel superior y mencionaremos a las personas encargadas de ellos.

Junta Directiva

El 28 de enero de 1950 el Poder Ejecutivo creo la primera Junta Directiva, integrada por el Ministro de Economía, el Ministro de Hacienda y por seis personas con experiencia en temas bancarios, económicos y monetarios.

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica está integrada por los siguientes miembros:

• Presidente del Banco Central de Costa Rica

• El Ministro de Hacienda

• Cinco personas de absoluta solvencia moral y con amplia capacidad y experiencia en materia económica, financiera, bancaria, y de administración.

A continuación se presentan los miembros actuales de la Junta Directiva:

 Presidente: Doctor Francisco de Paula Gutiérrez Gutiérrez

 Vicepresidente: MEE.Máster José Eduardo Angulo Aguilar.

 Directora: Lcda. Silvia Charpentier Brenes

 Ministra de Hacienda: M.Sc. Jenny Phillips Aguilar

Director: Doctor Bernal Jiménez Chavarría

 Director: Lic. Rodrigo Oreamuno Blanco

Presidencia Ejecutiva

El Presidente del Banco Central, el Doctor Francisco de Paula Gutiérrez Gutiérrez fue designado por el Consejo de Gobierno, él esta nombrado por un plazo de cuatro años que se iniciará y terminará con el período constitucional del Presidente de la República.

Si por alguna razón el Presidente del Banco Central tuviese que dejar el cargo, antes de haber cumplido su período para el cual fue nombrado, quien lo sustituya también terminará sus funciones al finalizar el citado período constitucional. Podrá ser removido de su cargo por decisión del Consejo de Gobierno, sin derecho a indemnización laboral alguna. La remoción acordada por el Consejo de Gobierno implicará también la de miembro de la Junta Directiva de la Institución.

Gerencia

Es muy importante que dentro de cualquier institución o empresa ejerza su labor un buen gerente, porque éste tiene la tarea de realizar evaluaciones periódicas acerca del cumplimiento de las funciones de los diferentes departamentos, así como también planear y desarrollar metas a corto y largo plazo junto con objetivos anuales y entregar las proyecciones de dichas metas para la aprobación de los gerentes corporativos. También debe coordinar con las oficinas administrativas para asegurar que los registros y sus análisis se están ejecutando correctamente.

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica es la encargada de designar un Gerente, el señor Roy González Rojas fue el elegido para tal cargo, a propuesta del Presidente del Banco y con el voto favorable de no menos de cinco de sus miembros. El Gerente será el responsable de la gestión administrativa del Banco, de acuerdo con la Ley y las instrucciones que le imparta la Junta Directiva.

Secretaria General.

Para este cargo han sido nombrados el señor Jorge Monge Bonilla como Secretario General, y el señor Gerardo Corrales Torres como Subsecretario General.

Esta dependencia tiene como objetivo primordial el brindar apoyo eficaz, eficiente y oportuno a la Junta Directiva del Banco Central de Cosica y al Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF), y otras dependencias que se adscriban a la Institución en aspectos relativos a secretaría técnica de esos grupos colegiados.

Le corresponde además a la Secretaría General velar por la oportuna publicación de acuerdos, que sean de interés general y principalmente los siguientes:

• Los que determinen o modifiquen los tipos de cambio y las tasas de redescuento e interés que computará el Banco Central de Costa Rica en sus operaciones.

• Los que se refieren a la determinación de los encajes mínimos, de los límites máximos cuantitativos para las carteras de los Bancos y las demás normas que se apliquen para el control del Sistema Financiero del país.

• Los de carácter general referente a las actividades cambiarias y monetarias del país que tengan aplicación para la regulación de la moneda, el crédito, el medio circulante y la economía nacional.

Esta División cuenta con las siguientes dependencias: Departamento de Servicios Técnicos, Director Arnoldo Salas Dobles; Área Servicios Especiales, Ejecutivo de Área Marco Fallas Obando.

Auditoría Interna.

La auditoría interna es un control de dirección que tiene por objeto la medida y evaluación de la eficacia de otros controles. Surge con posterioridad a la auditoría externa, ante la necesidad de mantener un control permanente y más eficaz dentro de la empresa y la necesidad de hacer más rápida y eficaz la función del auditor externo.

El departamento de Auditoría Interna está conformado por los siguientes miembros:

 Auditor Interno: Ernesto Retana Delvó.

 Subauditor Interno: José Bolívar Montenegro Rodríguez.

 Departamento de Auditoria de Procesos Económicos y Financiero-Contables: Director José Enrique Obando Sánchez.

 Departamento Auditoría Procesos Informáticos y Administrativos: Directora Ileanna María Segura Hernández.

CONASSIF y Órganos de Descentración Máxima.

De acuerdo con la nueva Ley Reguladora del Mercado de Valores (Ley No 7732), la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF), la Superintendencia General de Valores (SUGEVAL) y la Superintendencia de Pensiones (SUPEN) funcionarán bajo la dirección de un órgano Colegiado denominado Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF), también llamado Consejo Nacional, el cual estará integrado de la siguiente manera:

• Un Presidente, que es elegido por el Consejo Nacional por períodos de dos años.

• Cinco miembros, que no serán funcionarios públicos, estos serán designados por la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, por mayoría de al menos cinco votos. Estos permanecerán en sus cargos cinco años y podrán ser reelegidos por una sola vez.

• El Ministro de Hacienda o, en su ausencia, un Viceministro de esa cartera.

• El Presidente del Banco Central de Costa Rica o el Gerente.

Los Superintendentes de los tres órganos de desconcentración máxima, asistirán a las sesiones del Consejo Nacional, con voz pero sin voto. No obstante, el Consejo Nacional podrá sesionar únicamente con la presencia de sus miembros, cuando así lo acuerde.

Dado el interés público de ejercer la supervisión y fiscalización de las entidades financieras del país, de la regulación de los regímenes de pensiones y del mercado de valores, se crearon los siguientes órganos adscritos al Banco Central de Costa Rica, que cuentan con desconcentración máxima:

 Superintendencia General de Entidades Financieras SUGEF Superintendente Ing. Oscar Rodríguez U. Intendente Lic. José Armando Fallas Martínez

 Superintendencia General Valores SUGEVAL Superintendente Ing. Juan José Flores Sittenfeld Intendente Dr. Eddy Rodríguez Céspedes

 Superintendencia de Pensiones SUPEN Superintendente Dr. Edgar Robles Cordero

 Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF)

Superintendencia General de Seguros SUGESE Superintendente Msc. Javier Cascante.

Parte II

Después de haber descrito en qué consiste algunas de las funciones y personas encargadas de los departamentos del nivel superior proseguiremos con las del nivel divisional.

División Administrativa

 Director José Antonio Rodríguez Corrales

 Asistente de Dirección Roy Araya Barboza

 Departamento de Gestión del Factor Humano

Director Ricardo Rodríguez Hernández

Área de Administración de Personal Ejecutivo de Área: Maxi Antonio Angulo Sequeira

Área de Gestión del Talento Humano Ejecutivo de Área: Luis Mora Amador

Área de Gestión de Cultura y Clima Laboral Ejecutivo de Área: Hugo Enrique Naranjo Mesén

Área de Gestión del Conocimiento Ejecutivo de Área: William Mora Masís

Departamento de Gestión de Servicios Institucionales: Director Erick Villalobos Martínez

Área de Administración de Bienes en Existencia Ejecutivo de Área: Alberto Richmond Fletis

Área de Administración de Activos Ejecutivo de Área: Ricardo Alvarez Pérez

Área de Administración Servicios de Seguridad Ejecutivo de Área: Edward Rodríguez Murillo

Área de Administración de Servicios de Soporte Ejecutiva de Área: Marisela Ortiz Carvajal

 Departamento de Proveeduría

Director Rolando Protti Bacca

Área Adquisiciones y Contrataciones Ejecutivo de Área: Ricardo Brizuela Fernández

Área Programación y Normalización Ejecutiva de Área: Zayda Jiménez Morales

Área Gestión de Pagos Ejecutivo de Área: Carlos Vasquez Cordero

Asesoría Jurídica

 Director Iván Alexander Villalobos Valerín.

 Asistente de Dirección Ignacio Ruiz Barquero.

 Área Investigación y Desarrollo Normativo Coordinador Luis Arturo Polinaris Vives.

 Área Apoyo Jurídico Coordinador Mauricio Barrantes Alfaro.

División de Servicios Financieros

 Director Carlos Melegatti Sarlo.

 Asistencia Administrativa: Guiselle Cortés Herrera

 Departamento de Sistemas de Pagos

Director Francisco Carvajal Chavarría.

Área de Vigilancia Ejecutivo de Área: Marco Barrantes Chavarría.

Área de Vigilancia Ejecutivo de Área: Marco Barrantes Chavarría.

Área de Reglamentación y Normativa Ejecutivo de Área: Jorge Arturo Quirós Cordero

Área Centro de Operaciones (COS) Ejecutivo de Área: Elí Romero Cordero

Área Divulgación Ejecutiva de Área: Nidia Patricia Quintero Meléndez

Área Divulgación Ejecutiva de Área: Nidia Patricia Quintero Meléndez.

 Departamento de Tesorería

Director: Marvin Alvarado Quesada

Área Centro de Control de Numerario Ejecutivo de Área: Elizabeth Córdoba Acuña Área

Custodia General Ejecutivo de Área William Lobo Álvarez

Área Pagos y Transferencias Ejecutivo de Área Renato Montero Gamboa

Área Deuda Pública Ejecutivo de Área Melvin Jímenez Quesada

División de Gestión de Activos y Pasivos

 Director Héctor Ávila Valverde.

 Asistente de Dirección Andrea Guevara Conejo

 Departamento Administración de Reservas:

Directora Ana Patricia Vargas Castillo.

Área Administración Portafolio de Activos Ejecutiva de Área: Mónica Gamboa Chaves

 Departamento Registro y Liquidación:

Director René Núñez Villalobos

Área de Soporte de Operaciones Financieras Ejecutivo de Área: Gilbert Núñez Villalobos

 Departamento Análisis de Riesgos.

Directora Bernardita Redondo Gómez

Área Análisis de Riesgos Ejecutiva de Área Diana González Gómez

 Departamento de Administración de Operaciones Nacionales.

Directora Maureen Phillips Murillo

Área Administración Cambiaria Ejecutivo de Área Ignacio Morales Morales

Área de Administración Monetaria Ejecutivo de Área Francisco Meza Chacón

División de Gestión y Desarrollo

 Director: Edgar Arias Freer.

 Asistencia Administrativa Ricardo Morales Rojas

 Departamento de Planeamiento y Control de Gestión

Directora Celia alpizar Paniagua

Área Planeamiento Estratégico y Operativo, Ejecutivo de Área Edgar Blanco Rojas

Área Control de Gestión, Ejecutivo de Área Freddy Rojas Chacón

 Departamento de Gestión de Calidad.

Director Franklin Giralt Amador

Área Gestión de Procesos, Ejecutivo de Área Luis Carlos Rivas García

Área Gestión de Riesgos, Ejecutivo de Área Eduardo Jiménez Murill

Área Gestión de Información, Ejecutiva de Área Sandra González Camacho

 Departamento de Contabilidad Director Rodrigo Madrigal Fallas

Área de Normalización Contable, Ejecutivo de Área Jorge Enrique Blanco Jiménez

Área de Control Operacional, Ejecutiva de Área Yorleny Romero Cordero

Área de Presupuesto, Ejecutivo de Área Juan Gerardo Quesada Zamora

División Económica

 Director Roger Madrigal López

 Asistencia Administrativa Rodolfo Durán Víquez

 Departamento de Investigación Económica:

Directora Evelin Muñoz Salas

 Departamento de Análisis y Asesoría Económica:

Directora Betty Sánchez Wong.

 Departamento de Estadística Macroeconómica:

Director Henry Vargas Campos

Área Estadísticas de Bienes y Comercio: Ejecutiva de Área Rosa Ruiz Vázquez

Área Estadísticas del Sector Externo: Ejecutivo de Área Rigoberto Torres Mora

Área Estadísticas Monetarias y Financieras: Ejecutivo de Área Pablo Villalobos González

Área Estadísticas de Sectores Institucionales: Ejecutiva de Área Jaqueline Zamora Bolaños

Área Estadísticas de Servicios y Construcción: Ejecutiva de Área Elvia Campos Villalobos

 Departamento Gestión de Información Económica:

Directora Peggy Adriana Barrantes Pereira

Área de Números Índices: Ejecutiva de Área, Ilse Sobrado González

Área de Encuestas Económicas: Ejecutiva de Área, Ana Cecilia Kikut Valverde

Área Administración de Información Económica: Ejecutivo de Área Bernal Laverde Molina

División de Servicios Tecnológicos

 Director Luis Guillermo Zumbado Chinchilla.

 Asistente de Dirección Marta Rodríguez Chinchilla

 Departamento de Gestión de Infraestructura:

Director Luis Carballo Vargas

Área de Telecomunicaciones, Ejecutivo de Área Gerardo Chaves Morales

Área de Servidores y Software Base. Ejecutivo de Área Luis Alonso Navarro Bolaños

Área de Tecnologías para Usuario Final. Ejecutivo de Área Marlon Ramos Gamboa

 Departamento de Seguridad y Arquitectura:

Director Charles Bryan Quirós

Área de Métodos y Arquitectura, Ejecutivo de Área. Harold Rojas Grillo

Área de Validación y Verificación, Ejecutivo de Área Jorge Villegas Madrigal

Área de Seguridad, Ejecutivo de Área Miguel Carballo Chavarría

Área de Base de Datos, Ejecutivo de Área Allen Murillo Cruz

 Departamento de Ingeniería de Software del SINPE.

Director Harold Murillo Chaves

Área de Análisis y Diseño, Ejecutivo de Área Oscar Centeno Rivera

Área de Implementación, Ejecutivo de Área Mauricio Aroyo Campos

 Departamento de Ingeniería de Software Institucional

Directora Zaida Rojas Jiménez

Área de Análisis y Diseño, Ejecutiva de Área Andrea Chacón Paez

Área de Implementación, Ejecutiva de Área Hazel Umaña Morales

CAPÍTULO III

FUNCIONES E IMPORTANCIA DEL

BANCO CENTRAL DE COSTA RICA

En este capítulo se presentará un análisis sobre la importancia y las funciones que tiene y ejerce El Banco Central de Costa Rica. Además se hablará sobre la evolución que ha tenido El Banco Central con respecto a sus funciones a lo largo de los años.

1. Importancia de El Banco Central de Costa Rica

La principal razón por la cual El Banco Central de Costa Rica es importante, es porque se encarga de mantener la estabilidad de nuestra moneda, además garantizar el buen manejo de la economía de Costa Rica y de los recursos existentes en este.

Pero también trata de desarrollar una economía ordenada, estable y vela por el buen funcionamiento de las reservas con que cuenta este ente y por la vigilancia de la estabilidad del dinero.

2. Funciones de El Banco Central de Costa Rica

Delgado (2000) señala también que la principal función del Banco Central de Costa Rica es satisfacer adecuadamente las necesidades de la sociedad, de contar con un medio de cambio estable con el cual realizar sus transacciones, asimismo, dicho autor menciona las siguientes funciones que realizaba El Banco Central de Costa Rica en la primera mitad de la década de los años treinta:

a) emisor en calidad de monopolio, b) Banco comercial, c) Banco hipotecario, d) Banco de crédito agrícola, industrial y de colonización, e) Administrador de los fondos y emisiones de la Caja de Conversión, f) Administrador de la cartera del Crédito Hipotecario de Costa Rica (entidad financiera fracasada a principios de la década), g) Administrador de plantas beneficiadoras de café, con lo cual se convirtió en comprador, beneficiador y exportador de café y h) Promotor de otras actividades autorizadas por la ley.

Y como continua mencionando Delgado, que en suma El Banco Central de Costa Rica es un banco para todo y para todos-menos para los demás bancos del país, que no tienen en él ningún respaldo, en la primera década de los años treinta.

Inclusive menciona que en la Memoria Anual de 1950 está inscrita la orientación de la primera Junta Directiva de la Institución y que hace referencia a lo siguiente: “El propósito fundamental del Banco Central de Costa Rica debe ser la promoción y mantenimiento de las condiciones económicas, monetarias, bancarias y crediticias que sean mas favorables al progreso normal de la economía costarricense y el bienestar de la población nacional” (DELGADO, 2000:11).

Sin embargo, las funciones que realizaba El Banco Central de Costa Rica sufrieron una serie de modificaciones a partir del año 1950 y eran bastantes diferentes a las funciones que realizaba el banco en la primera mitad de la década de los años treinta, esto se dio gracias a una reforma que planteo el economista chileno, Dr. Hermann Max en el año de 1936, entre dicha reforma se contemplaba varios proyectos, entre los cuales se encuentran la transformación o producción de un nuevo banco que se encuentre estructuradamente por departamentos de emisor, comercial e hipotecario y acomodar la banca, para ajustar la ley de todos los bancos.

Delgado hace referencia a que en la Memoria Anual de 1950 esta inscrita la orientación de la primera Junta Directiva de la Institución y relata lo siguiente: “El propósito fundamental del Banco Central de Costa Rica debe ser la promoción y mantenimiento de las condiciones económicas, monetarias, bancarias y crediticias que sean mas favorables al progreso normal de la economía costarricense y el bienestar de la población nacional” (DELGADO, 2000:11). Igualmente, se indica en la Memoria Anual las funciones primordiales que debía de ejercer el Banco con las nuevas modificaciones que sufrió a partir del año de 1950, algunas de las cuales son las siguientes: a)El mantenimiento del valor externo y de la convertibilidad de la moneda nacional, con sujeción a las leyes que rigen la materia, b) La emisión de billetes y monedas de acuerdo con las necesidades reales del desarrollo económico del país, con la obligación de procurar la adaptación de los medios de pago y las facilidades de crédito a dichas necesidades, con el propósito de prevenir y neutralizar las tendencias inflacionistas, deflacionistas y especulativas que puedan resultar desfavorables a los intereses vitales de la colectividad, c) La gestión como consejero, agente financiero y banco cajero del estado, de acuerdo con las leyes y d) la promoción de condiciones favorables al robustecimiento, liquidez, solvencia y buen funcionamiento del Sistema Bancario Nacional, entre otras funciones.

Las funciones que este ente realizaba en los años de 1950 no son muy distintas a las que el Banco realiza en la actualidad, es decir, desde ese entonces se han realizado muy pocas modificaciones. y tratan de cumplir los mismos objetivos.

Según El Banco Central de Costa Rica, dicha institución cumple las siguientes funciones en la actualidad: a) El mantenimiento del valor externo y de la conversión de la moneda nacional, b) la gestión como consejero y banco-cajero del Estado La promoción de condiciones favorables al robustecimiento, la liquidez, la solvencia y el buen funcionamiento del Sistema Financiero Nacional, c) la emisión de billetes y monedas de acuerdo con las necesidades reales del desarrollo económico del país, d) establecimiento de las regulaciones para la creación, el funcionamiento y el control de las entidades financieras y e) la custodia y la administración de las Reservas Monetarias Internacionales de la Nación, la definición y el manejo de la política monetaria y cambiaria.

Según una noticia publicada en el periódico La Nación (2003) El Banco Central de Costa Rica debe pronunciarse cuando el Gobierno o instituciones públicas deseen endeudarse en los mercados locales y externamente. Además que El Banco puede llamar la atención cuando del país cuando el desequilibrio de las finanzas públicas que apuntan a niveles preocupantes que ponen en peligro las metas de estabilidad y el adecuado crecimiento económico. Señala también que El Banco Central de Costa Rica puede emplear algunos ajustes para evitar el déficit en el país, por ejemplo, el Banco puede elevar la tasa de interés interna y estrujar la actividad productiva privada, como mencione anteriormente, con el fin de acomodar el mayor déficit fiscal.

En sí el Banco cuenta con independencia, y gracias a esto con cierto poder para aplicar políticas a la hora de tomar medidas que beneficien a la economía del país. Y como recalca Delgado (2000) que las relaciones existentes entre el BCCR y los poderes fundamentales es una base importante para definir el grado de independencia de dicha institución. El Banco Central de Costa Rica cuenta con esta independencia, con respecto con sus funciones, desde la reforma que se produjo en el año de 1936, ya que se estaba dando una mala emisión del dinero, pero al desarrollarse como un Banco independiente se debió desarrollar también una gran credibilidad para que los objetivos propuestos por el Banco se cumplieran, así como sus metas. Credibilidad también para que no se dieran conductas inaceptables.

Con la información anterior se puede concluir que El Banco Central de Costa Rica ha sufrido una serie de modificaciones a lo largo de los años, por ende, también lo han hecho sus funciones.

Se puede evidenciar la gran transformación que sufrió las funciones del Banco desde las primeras décadas de los años treinta con respecto a los años de 1950, ya que, en ese periodo se realizaron varias reformas, como por ejemplo la reforma de 1936, y como pudimos observar lo hicieron igualmente sus funciones y el enfoque que tenía el BCCR, puesto que las funciones de la primera década de los años treinta mantenían un enfoque más microeconómico puesto que se orientaba mas a sectores más pequeños como lo son las empresas , mientras que, las funciones que realizaba El Banco Central de Costa Rica apartir de los años de 1950, fue introduciendo un aspecto más macroeconómico, iba encaminado más a los aspectos relacionados con la economía del país y con asuntos relacionados con el Gobierno. Pero de los años de 1950 a la actualidad no han ocurrido cambios muy significativos, ya que, siguen teniendo el mismo enfoque macroeconómico, es decir, sus funciones u objetivos no se han modificado grandemente.

CONCLUSIONES

La descripción del desarrollo histórico que sufrió el Banco Central de Costa Rica hasta su consolidación oficial nos permite formularnos una idea de la situación histórica del país, en el que surgen una serie de necesidades económicas que vienen a ser saciadas mediante la segregación del Departamento Emisor del Banco Nacional de Costa Rica al otorgamiento de mayores facultades e independencia al nuevo Banco, convirtiéndose en un instituto independiente y con personería jurídica propia, dándole una diferenciación. De caso contrario, el país no hubiese podido enfrentar el entorno económico de la época.

Cabe resaltar la visión que tuvieron los personeros que ordenaron el estudio en Chile para la creación del Banco Central, que sin lugar a dudas, fue un gran aporte tanto para la época como para nuestros días, en donde sin las regulaciones de dicho ente, nuestra economía se caracterizaría por un caos y una falta de norte en sus operaciones.

Es por esta razón que cabe destacar que, el Banco Central de Costa Rica a través de los años ha jugado un papel de gran importancia para nuestro país, ha velado por los intereses, por los recursos, el buen manejo y funcionamiento de la economía del país. Han desarrollado planes para evitar la inflación y la deflación, en el mejoramiento de la emisión del dinero y en fin, mantener la estabilidad de la economía del Gobierno y por ende la del país, y es un deber tener conocimiento de su estructura organizacional y su funcionamiento para poder entender las políticas que rigen nuestra economía nacional.

Por otro lado, la visita realizada a los museos del Banco Central de Costa Rica durante el mes de mayo, permitió evidenciar que la labor de la entidad no ha sido sola económica (como la emisión de billetes, entre otros), sino que brinda un aporte cultural a nuestro país. Se logró observar las distintas emisiones de billetes y monedas a través de varios años, así como las modificaciones que han tenido y las razones por las cuales se dieron, asimismo, es posible conocer la evolución de de la moneda, objetos de oro precolombino, entre otros, todo esto se puede entender como piezas fundamentales para conocer la historia económica de Costa Rica, que fue forjándose poco a poco y continua en construcción.

BIBLIOGRAFÍA

• Banco Central de Costa Rica. Memoria 1950-1990. San José, Costa Rica, 1990.

• Banco Central de Costa Rica. Primera Memoria Anual 1950. San José, Costa Rica, 1950

• Coronas Guardia, Ángel y Cañas, Fernando. Diez años de nacionalización bancaria en Costa Rica-Qué es y cómo funciona el Sistema Bancario Nacional. Edición mimeografiada de los autores, 1958,p.49

• Delgado Quesada, Félix. La política Monetaria en Costa Rica: 50 años del Banco Central. San José, Costa Rica: BCCR,2000, p 95

• Gil Pacheco, Rufino. 1984. “Ciento veinticinco años de la vida bancaria en Costa Rica”.

• Trejos Fernández, José Joaquín. 1984. En Homenaje al Banco Nacional de Costa Rica-Breve síntesis de su gran significado en el progreso del país. En Banco Nacional de Costa Rica, Ensayo, Septuagésimo aniversario 1914-1984. Editorial Costa Rica. San José, Costa Rica.

• Obando Cairol, Emilio Gerardo. 2008. El Banco Central de Costa Rica su Historia y su Gente 1950-2002. San José, Costa Rica.

• http://www.bccr.fi.cr

• http://www.eumed.net/cursecon/libreria/rgl-genaud/1i.htm

Leyes:

• Ley del Banco Nacional de Costa Rica (1945), Ley No. 15, en cuyo artículo 41

• Ley de Creación del Banco Central de Costa R