Leer Ensayo Completo Bandidos De Rio Frio, Resumen

Bandidos De Rio Frio, Resumen

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.130.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: Jillian 14 abril 2011

Palabras: 5515 | Páginas: 23

...

residencia en Barcelona. En 1891 regresó a México y en 1892 fue nuevamente electo senador, cargo que ocupó hasta su muerte, ocurrida el 4 de noviembre de 1894 en San Ángel, Distrito Federal

LITERATURA HISPANOAMERICANA Y REALISTA DEL SIGLO XIX.

TÍTULO DEL LIBRO: Los Bandidos de Río Frío.

AUTOR: Manuel Payno.

EDITORIAL: Porrúa

GÉNERO LITERARIO: Narrativo.

IDEA CENTRAL: Trata de la carrera delictiva del coronel y sus cómplices

ESTILO: Costumbrista.

ESPACIO: Caminos de México a Veracruz.

TIEMPO Y LUGAR: Siglo XIX, México.

VALORES: Justicia , equidad, respeto.

ANTIVALORES: Avaricia, injusticia.

PERSONAJES POR ORDEN DE APARICIÓN:

Doña Pascuala: Propietaria del Rancho Santa María. Madre de Espiridión y protectora de Juan.

Don Espiridión: Esposo de Doña Pascuala.

Moctezuma III: Amigo sincero de Juan y descendiente del príncipe azteca. Sobrino de Don Espiridión.

Lamparilla: Colega del juez Olañeta, pretendiente de Cecilia y abogado de Moctezuma III.

María Matiana: Bruja que se roba a Juan y lo tira en la Viña.

María Jilipa: Bruja que cura a Doña Pascuala.

Conde del Sauz: Padre de Mariana del Sauz y terrible hostigador de su hija.

Mariana del Sauz: Protagonista femenina que cree que su inalcanzable amor, volverá algún día.

Remigio Robreño: Padre de Juan Robreño y quien cuida de la amada de su hijo.

Juan Robreño: Protagonista masculino que sufre la desdicha de perder el gran amor de su vida y que lucha por reencontrarse con el. Es un bandido ejemplar de Río Frío.

Juan: Fruto del amor de Mariana y Juan Robreño, en medio de desdichas y sufrimientos se hace un hombre honorable.

Señora Robreño: Tía de Juan Robreño, cuida a Juan y se lo roban.

Juan Baninelli: Amigo entrañable de Juan Robreño y perseguidor de este desertor.

Agustina: Camarista y confidente de Mariana.

Anastasia /Nastasita: Anciana que salva a Juan y lo cuida durante sus primeros años.

Evaristo el tornero: Asesino, ladrón y el mero capitán de rurales, participa en los negocios de Relumbrón.

Casilda: Amante de Evaristo, protegida de Olañeta y el primer amor de Juan.

Espiridión: Hijo de doña Pascuala y don Espiridión, amigo de Juan.

Gertrudis o Tules: Ahijada de Agustina, se casa con Evaristo y este la asesina.

Marqués de Valle Alegre: Prometido de Mariana del Sauz y de Amparo.

Cecilia: Protectora de Juan. Es pretendida por Lamparilla y Evaristo.

Crisanto Bedolla: Amigo de Lamparilla y sustituto del Juez Olañeta.

Pedro Martín de Olañeta: Juez integro que protege a Casilda y a Juan, e imparte justicia.

Pepe Carrascosa: Anciano que Juan salva de ser enterrado vivo y quien lo incluye en su testamento.

Hilario: Compañero de robos de Evaristo.

Relumbrón: Orquestador y jefe de los bandidos de Río Frío.

Santos Aguirre: Padre de Relumbrón, su compadre y su socio en fechorías.

Doña Severa: Esposa de Relumbrón.

Juliana: Cocinera de Santos y quien esclarece los negocios de su patrón.

Don Moisés: Secuaz de Relumbrón y tallador de barajas.

Amparo: Hija de Relumbrón y prometida del marqués de Valle Alegre.

Chupita: Cuñado del juez Olañeta e involucrado en los negocios de Relumbrón.

Viuda de Morelia: Madre de Relumbrón.

Cabo Franco: Amigo de Juan, de Espiridión y de Moctezuma, por el se vuelven soldados.

Luz: Esposa de Juan.

PRÓLOGO

Payno fue un hombre inquieto, inteligente y sobre todo muy activo. Amante de la lectura, combinó sus actividades políticas con las de periodista y escritor. Su obra periodística abarca artículos históricos, políticos y financieros.

En la novela Los Bandidos de Río Frío (1889-1891), escrita durante su segunda estancia en Europa, Payno realiza una larga descripción del ambiente y escenario, incluyendo los antecedentes de los personajes.

Con destreza combina y agrupa en torno al asunto principal una pléyade de personajes por él conocidos y una serie de incidentes y sucesos de los cuales se había enterado o en los que el mismo autor intervino.

Se cree que la obra fue escrita a instancias del editor español Juan de la Fuente Parres, y se fue publicando "por entregas"; es decir, cada vez que Payno concluía un capítulo lo enviaba al editor en Barcelona. La riqueza de detalles convierte a la novela en la pintura de toda una época.

INTRODUCCIÓN

En esta narración se presenta el estudio costumbrista mas amplio que existe en la literatura Mexicana , pues refleja la sociedad de toda una época. Se ve representada la vida de aquel tiempo en todos sus aspectos : los miserables y los ricos, las hechiceras y los jueces, los militares y los políticos, los tahúres y los sacerdotes, los secretos de las familias nobles, los asaltos de los bandidos, el regocijo popular de las ejecuciones, las partidas de juego, los hospicios y las cárceles, y en general todo lo bueno y malo que acontecía en la primera mitad del siglo XIX.

La historia central esta enriquecida con una gran cantidad de relatos en los que intervienen numerosos personajes que podrían dar cabida a que fuera una novela por cada personaje que se presenta en la obra.

PRIMERA PARTE

Nacimientos y Esperanzas

Mariana del Sauz y Juan Robiño

Sucedió en el Rancho de Santa María de la Ladrillera, allá por Tlanepantla un suceso inaudito, una mujer llamada Pascuala, llevaba 13 meses de embarazo y no daba a luz, su marido don Espiridión, peleaba su rancho que el gobierno le quería quitar a pesar de que no valía nada, además tenía fe en Pascualito su sobrino, mejor llamado Moctezuma III, que fuera proclamado el sucesor del emperador azteca y para enfrentar al gobierno, nadie mas como el licenciado Lamparilla.

Doña Pascuala temía morir ante el retraso de su parto, y la lidió a Lamparilla que le llevara un médico, que a pesar de ser famoso y carero no pudo hacer nada, don Espiridión consultó a dos famosas brujas, María Matiana y María Jilipa, las buscó en la villa de Guadalupe, los canónigos que las conocían muy bien, lo mandaron a Zocoalco, estas fueron a visitar a Pascuala a su rancho, le hicieron un sin fin de cosas pero nada resultó, recurrieron a un ultimo recurso; platicar con la virgen de Guadalupe a quienes los indígenas conocían como Tonatzin, le dijeron que solo tenia a su bebé si asesinaba un niño el 12 de diciembre, pero si no lo hallaban era decisión de la virgen, encontraron a un chiquillo que habían abandonado en la villa, doña Pascuala lo supo y les dijo que fueran por el, mas ya no estaba, a causa del susto la mujer dio luz un robusto varón.

Por otro lado en un hermoso palacio de la calle de Don Juan Manuel vivía Don Diego Melchor y Baltasar de todos los Santos conde de San Diego de Sauz, un noble egoísta que odiaba a su mujer y a su hija Mariana. Un día la condesa murió, Mariana quedó sola y triste, dos años después el conde le avisó que irían un tiempo a la hacienda de el Sauz, pasaron unos años y llegó un joven capitán que se llamaba Juan Robreño que pasaría unos meses con su padre don Remigio, el administrador de la hacienda, los muchachos se enamoraron y le pidieron a don Remigio que le dijera al conde que se querían casar. El conde no aceptó le pidió que corriera a su hijo y que a Mariana la encerrara en el sombrío palacio de la calle de Juan Manuel.

Pasó el tiempo, en una colina cercana a Toluca, dos oficiales platicaban sobre la estrategia a seguir en el campo de batalla y que comentaban de que Juan Robreño, el teniente coronel no olvidaba a su condesita y la veía en secreto. Un día le entregó un indio una carta de Mariana en donde le suplicaba que dejara sus ocupaciones para verlo en la habitación de Agustina su fiel camarista en la calle de Chapital de Santa Catarina, ahí le comunicó que estaba embarazada, el le dijo que su hijo viviría con su tía, que pronto se casarían pero que tenia que regresar al campamento.

Mariana volvió su casa pero Juan encontró abandonado el campamento, si lo encontraban sus superiores sería fusilado y huyó a la frontera.

Y retomando otra historia: al otro día en que Matiana y Jilipa abandonaron al niño en la viña el basurero oficial de la ciudad, Anastacia, Nastacita, una viejecita, buscaba algo entre la basura encontró llorando un niño de mas de un año de edad con pañales finos, lo llevó a la atolería en donde vivía junto con la dueña, tenía en el cuello un relicario de plata y se lo enseñó al canónigo Madrid quien descubrió un papelito que decía; “está bautizado, deberá llamarse Juan Robreño”, su padre es militar, su madre la nobleza de México.

El canónigo las ayudó con ocho pesos mensuales, acondicionaron la atolería. A los diez años ya sabía el azteca y el español con solo escucharlos, la viejecita decidió entregarlo para que aprendiera un oficio con Evaristo el tornero quien les dijo que lo aceptaba pero que se olvidaran de el. Evaristo tuvo una triste infancia, aprendió el oficio de tornero y su obra principal fue una almohadilla de mosaico de madera. Vivió con Casilda, por casualidad pasó por la calle de Don Manuel y entró en un palacio conocido. Gertrudis o Tules y Agustina, quedaron fascinadas con el objeto y la condesa la compró en doscientos pesos. Se quedó a trabajar en la casa y se casó con Tules, ahijada de Agustina, teniendo que romper su relación con Casilda. El conde de Sauz aceptó el casamiento y se los llevó a la Hacienda del Sauz para que trabajara la carpintería, al segundo año ya estaba fastidiado y extrañaba a Casilda. El conde corrió al carpintero por un pleito en el trabajo. Se fue con Tules a México en donde se hizo famoso por sus muebles dándole una vida de perros a Tules, se volvió incumplido y borracho.

Aquí aparecen Natasita y el pequeño Juan, Evaristo al verlo bien se convenció de que era hijo de su ama. Un día lunes, llegó borracho y asesinó a Tules con un formón. Juan agarró un serrote y le pegó en la cabeza a Evaristo quien cayó desmayado, el chico huyó de la casa, cuando despertó el asesino la enterró debajo de las vigas del taller.

El chamaco vagó, hasta que Cecilia una frutera se compadeció de el, Natasita murió y se quedó solo, quedándose a trabajar con Cecilia.

El Regidor del mercado nombró a su ahijado San Justo, que extorsionaba a las placeras, pero estaba enamorado de Cecilia quien lo rechazó. El licenciado Lamparilla envió al hospicio a Juan por un supuesto robo ahí aprendió a medio leer y lo trataban mal, en esa época se estilaban que en los entierros de gente importante asistieran y en la muerte de Pepe Carrascosa, al cargar Juan el ataúd este se cayó porque como era el mas alto, tenía que doblarse y tropezó cayendo el ataúd y al abrirse el cuerpo de Carrascosa se levantó gritando que trajeran al que lo dejó caer, asustado Juan se escapó del camposanto.

Crisanto Bedolla es un nuevo personaje de esta historia, amigo de Lamparilla, fue nombrado juez primero de lo criminal, tuvo su primer caso con Tules.

Hay que acabar lo que siguió cuando Juan Robreño partió de la habitación de la calle del Chapital de Sta. Catarina, con el fruto de su amor entre sus brazos se lo confió a su tía, en una ausencia del conde, Mariana y Agustína acudieron a ver a la señora Robreño como lo habían hecho otras veces, quien bañada en llanto les comentó que en la villa de Guadalupe a la nodriza se le ocurrió comprarle una medalla al bebé, lo dejó gateando un instante y voltear el niño había desaparecido, se lo había robado la bruja Matiana. Por otra parte el conde de Suez pensaba en casar a Mariana con el marqués de Valle Alegre.

SEGUNDA PARTE

Violencia y protección

Evaristo y Juan

El puerto de San Lázaro era el único en la ciudad, donde el comercio se hacía a través de chalupas y trajineras, Cecilia tenía la mejor, el licenciado Lamparilla solicito el servicio, mas tarde apareció Evaristo el tornero quien huia hacia el monte de Río Frío, en el transcurso del viaje un indio cayó al agua y se ahogó.

Mientras tanto el joven Robreño después de fugarse del cementerio llego a la casa del licenciado Martín de Olañeta, trabajo con el como criado, ahí trabajaba Casilda como cocinera se enamoró de ella pero esta no le hizo caso por la diferencia de edades, contándose ambos sus penas, por el periódico se enteraron que los perseguían por la muerte de Tules y decidieron huir, su amo les pidió que no se fueran, el los protegería.

El marqués de Valle Alegre acudió a la casa de don Pedro Martín para decirle que le embargarían sus haciendas, con la vida tan derrochadora que tenía, se había quedado sin un quinto, también le quería comunicar que pronto se casaría con Mariana a petición del conde del Suez.

Lejos de ahí Cecilia y Lamparilla estaban a punto de ahogarse cuando un indígena los salvó, el tornero se hospedó en un mesón y Lamparilla siguió hacia Ameca, en el Ayuntamiento solicitó la Real Cédula del emperador Carlos V que concedía a Moctezuma III y sucesores los terrenos, bosques y aguas del volcán Popocatepetl. El alcalde no reconoció nada y dio aviso al hacendado Margarito Melquiades quien sublevo a los indios contra el abogado el cual Salió huyendo, al llegar a la capital visitó a Bedolla quien tenía poder ilimitado, intervino con el presidente diciéndole que se gestaba una revolución en Ameca mandaron al coronel Baninelli para atrapar al alcalde y fusilar a Melquiades. Su colega también destituyó a San Justo y Cecilia pudo regresar a la frutería.

En el rancho de Santa María de la Ladrillera Moctezuma III hacía del rancho un emporio, Juan permanecía en la Hacienda para que tuviera futuro como mayordomo o administrador. Lamparilla estaba enamorándose de Cecilia. El administrador de la hacienda La Blanca conoció al tornero, le ofreció que arrendara el roncho de Los Coyotes muy barato, nadie lo cuidaba porque decían que era la madriguera de los bandidos de Río Frío, Evaristo se instaló en Los Coyotes, ubicado entre Chalco y Texcoco. Al día siguiente se fue al pueblo de Tepetlaxtoc ahí de robaron pistola y jorongo pero salvó sus onzas de oro, en la Blanca hizo compras y regresó a su rancho con seis burros con provisiones, fusiles y veinte indígenas. Remozó el rancho y lo comunicó con el Alberge de Río Frío donde pasaba la diligencia a la hora del almuerzo. Se hizo cómplice de Hilario robaban a quien pasa porque conocían a la perfección la montaña, integraron a los indios a la banda, para disimular los asaltos hicieron fábricas de carbón en lugares estratégicos.

En otro lugar Mariana le reprochaba a don Remigio Robiño que no le había entregado una carta de Juan. Un médico amigo de la familia prometió ayudar a Mariana, era amigo de Juan, le proporcionó una bebida para que se la diera al conde a cucharadas y se durmiera tres horas, le dijo que Juan estaba escondido en su casa.

Mariana no quería casarse con el marqués de Valle Alegre, el domingo sería la boda en la iglesia de la finca, en la ceremonia frente al obispo se negó y cayó como muerta en las gradas del altar.

TERCERA PARTE

Tres valientes reclutas

¡El hijo mató al padre!

El gobernador de Puebla supo de la existencia de los enmascarados de Evaristo y exigió al gobierno federal que combatiera a los maleantes. Estos seguían robando, los viajeros ahora ya no llevaban tanto dinero y sus ganancias eran menores. El gobierno ordenó a Bedolla que salió con Lamparilla y dos escuadrones de caballería, se entrevistaron con el gobernador pero no se hizo nada. Evaristo seguía empeñado en Cecilia, le dio a guardar un atado de joyas y esta las aceptó por temor. En uno de tantos asaltos la diligencia llevaba mineros ingleses y por error algunos murieron en el tiroteo armándose un conflicto multinacional , para calmar el asunto se ahorcaría de inmediato a los involucrados en el asesinato de Tules (le habían echado la culpa a unas vecinas). Cecilia se arrepintió de guardar las joyas robadas, se las entregó a don Martín contándole lo ocurrido quien comprendió que era el asesino de Tules y capitán de los enmascarados. Se enfiló al palacio para hablar con el presidente y obtener el perdón de las presas, le contó la verdad, el presidente le prometió que suspendería la ejecución, que esperara al coronel Barinelli que había salido a combatir a los ladrones que se encontraba en La Blanca, donde el administrador le aconsejó que podría tomar como capitán a Pedro Sánchez (el mismísimo Evaristo) encargado del Rancho Los Coyotes el cual aceptó y Baninelli se marchó a México para reportarse.

La ejecución se suspendió, Bedolla y Lamparilla quedaron relegados, recurrieron a doña Pascuala a quien le solicitaron cuatro mil pesos, en ese momento estaban Moctezuma III y Espiridión. Sin embargo la tropa del cabo Franco entró al rancho y exigió comida y alojamiento para mas de doscientos soldados, dejaron el rancho en desolación, Lamparilla no pudo hacer nada.

Evaristo o (Pedro Sánchez) formó la compañía de rurales con 25 pueblerinos malos, en México le otorgaron su despacho de capitán. Seguía obsesionado con Cecilia pero como era rechazado intentó matarla la cual acudió con el alcalde del barrio y Lamparilla. Al enterarse huyó a la garita de Guadalupe en donde lo recogieron Hilario y unos soldados de la escolta, se fueron a Los Coyotes, aquí armó una farsa entre ellos: a la Venta de Río Frío llegarían dos diligencias y dividiéndose en dos escenificarían una revuelta, para que Pedro Sánchez se entronizara como el salvador y le concedieron el grado de Teniente Coronel.

En otro orden de ideas, Valentín Cruz era un gran amigo de Bedolla, asesino y contrabandista de mucha influencia en Guadalajara y enemigo del Gobernador de Jalisco. Se nombró general y congregó a mas de seiscientos hombres. Baninelli y el cabo franco iban a marchas forzadas eliminando opositores. Baninelli registró la casa de Cruz, donde había un paquete de cartas se lo mandó al presidente y encontró una con el nombre de Bedolla, en base a esto cambió a todo su gabinete, restituyó a don Pedro Martín como juez en lugar de Bedolla quien fue a parar a la isla de los caballos en Acapulco lugar donde Vivian los reos políticos. Lamparilla se refugió en el convento de San Francisco con el padre Pinzón, después este vio a don Pedro Martín y este le dijo que tenía la Real Cédula del emperador Carlos V y que tan solo con la fé de bautismo de Moctezuma III se convertiría en legítimo heredero. El coronel Baninelli recibió la orden de perseguir a Valentín Cruz, la vanguardia la encabezaba el cabo Franco. Una tarde Baninelli se encontró a Juan Robreño, este le enseño la carta de Mariana como justificando se deserción, el coronel no lo aceptó, se puso a su disposición y prepararon su fusilamiento,entre los tiradores se encontraba su hijo. Juan escribió una carta para Mariana y se la encargó a Franco, el cabo le comentó que podía fugarse y se negó, hicieron fuego, Franco se acercó y vio correr sangre, se lamentó haber dejado una bala en el fusil de Juan (tratò de ayudarlo de esa manera) ¡ el hijo mató al padre!, Moctezuma y Juan lo cargaron, todavía respiraba, se salvaría.

Las tropas partieron hacia Zacatecas tras Valentín Cruz, en el cañón de Los Cinco Señores escucharon tiros, Franco envió a Juan a investigar, lo secuestraron, de pronto una chusma se les fue encima, hirieron de gravedad a Franco, Moctezuma con su gente corrió a sus oponentes y volvieron al cuartel, el coronel hizo capitán a Moctezuma combatiendo con ellos. Franco se restablecía y Espiridión llegó al pueblo con unos frailes que le ayudaron, el muchacho pidió una licencia para hacerse fraile. Baninelli supo que a Juan lo había capturado una banda. El coronel pasó en Santa María de la Ladrillera y ahí el jefe del Estado Mayor Presidencial conocido como Relumbrón ofreció su casa en San Angel para que se establecieran. Moctezuma III y Jilipa les convidaron el rancho, doña Pascual regresó a casa, luego de ver a Moctezuma hecho un capitán y a Espiridión un futuro fraile.

CUARTA PARTE

Un negocio redondo

Relumbrón y Pedro Cataño

Antes de llegar al pueblo de San Angel se encontraba Panzacola una finca abandonada que la convirtieron en casa de juego su dueño era un contratista de vestuario y amigo de Relumbrón, quería pasar a visitarlo y probar fortuna, ganó treinta y siete mil pesos y le dio a Moctezuma tres mil, Baninelli solo aceptó una comida para la tropa. Volvió a jugar y perdió todo además de casas y haciendas porque era rico. Acudió con su compadre el platero que le prestó unos miles de pesos, le llevó mil a doña Severa su mujer, y asistió a las casas de sus amantes. El platero Santos Aguirre a sus veinte años tuvo un hijo con una Moreliana muy rica y viuda, el hijo quedó al amparo de una familia de México protegido monetariamente por la viuda. Santos recibió el taller de platería y la casa de su antiguo maestro, la viuda y Santos guardaban el secreto: Relumbrón era su hijo, además de compadre y abuelo ya que bautizó a Amparo hija de Santos. Un día lo visitó Moisés un viejo jugador con unas barajas “mágicas” quería asociarse para poner una casa de juegos.

Luego llegó Lamparilla para entregarle los títulos de las Haciendas del Marques de Valle Alegre que adquirió muy baratas y quería ir a visitarlas para supervisarlas, en seguida se presentó Guillermo Banderote un amigo alemán que quería apoyo para presentarse en la fonda de Río Frío y quería aprovechar el viaje. Al parar la diligencia en el lugar se encontraron Lamparilla y Evaristo reconociéndose mutuamente. Este le contó a Relumbrón todo acerca del tornero cuando ya estaban en Puebla. Relumbrón citó a Evaristo en San Martín diciéndole que podía ser fusilado dentro de ocho días o ser su subordinado sin reservas porque lo sabía todo, exclamando este de rodillas: suyo hasta la muerte. Relumbrón en México pasó con Don Santos Aguirre con el plan de hacerse ricos fácilmente ; primero: poseer las dos fincas productivas que serian el cuartel general, segundo: contar con un licenciado activo y ambicioso como Lamparilla si se le obtenía la orden del Presidente en el caso de Moctezuma III, defendería a los rateros y encarcelados quedando libres para unirse a la banda, tercero: el capitán de rurales, (Evaristo) y su gente para seguir asaltando, cuarto: Olañeta y su juzgado, pues Chupita, el marido de su hermana Clara, era un falsificador, quinto: la casa de juego. Solo faltaba añadir el negocio mas importante, la falsificación de moneda cuya fábrica se ubicaría en el Molino de Perote y don Santos sería el director.

En esta parte del relato es necesario apreciar los acontecimientos que continuaron a la frustrada boda de Mariana: el conde quiso matar a su hija pero se interpusieron el obispo y el marques. Robreño resolvió buscar a Baninelli. Don Remigio asumió el ,manejo de la hacienda, la condesita y el conde se restablecieron, citó al marqués de Valle Alegre. Lo recibió José Gordillo el cochero a quien lo trataba cruelmente, los caballeros se batieron en duelo, Gordillo pensó que estaban muertos y sustrajo de la casa dinero, oro y alhajas y se integró a la primera partida de bandoleros que se encontró. En la feria de La Grande aparecieron dos hombres que llamaron la atención: Don Moisés y don Pedro Cataño, Evaristo lo reconoció y le dijo que su verdadero nombre era Juan Robreño, Relumbrón le dijo que le conseguiría un indulto, no lo aceptó lo que le interesaba era encontrar a su hijo. Don Moisés desplumó a la indiada a los hombres de a caballo y a la gente riquilla de los pueblos. Relumbrón formó tres gavillas: la primera abarcaría el monte de Río Frío y el camino a Puebla hasta Perote, Evaristo la dirigiría desde la hacienda de Río Prieto. La segunda, la mas numerosa sería comandada por Pedro Cataño que andaría por Tierra Caliente. Y la tercera, que ocuparía los caminos del interior por Cecilio Rascón.

La feria de San Juan de Los Lagos era un lugar ideal para cometer esas fechorías. Tomaron dos buenas casas una para el coronel y otra para don Moisés. En la casa de juego concurrían los comerciantes mas ricos, con su baraja “mágica” obtuvo mucho dinero. Al calor de las copas el coronel investigaba a los ganadores por que rumbo se iban para asaltarlos.

En el “Hotel de los Tapatías” establecimiento de Evaristo, Relumbrón vio entrar a tres mozos, uno de ellos miraba fijamente al tornero, se trataba del joven Juan, había encontrado al asesino de doña Tules, el muchacho le contó todo a Relumbrón, Juan fue secuestrado para que no hiciera nada, se escapó y anduvo por muchos lados pasó el tiempo y Relumbrón lo invitó a trabajar conel. Don Santos ya había puesto en marcha la casa de moneda. Pedro Cataño era el ladrón mas hábil, pidió que a sus hombres se les vistiera con mucho lujo su banda era conocida como Los Dorados.

Designaron como administrador de la hacienda al joven Juan.

Pero ¿Qué pasó en la hacienda del Sauz?: Don Remigio regresó a la finca, descubrieron al conde y al marques en un charco de sangre, un practicante de medicina curó a los espadachines.

Ya circulaban en México los pesos falsos provenientes de la casa de moneda del Monte de Perote. Relumbrón paso a ver al presidente en México para hablarle sobre la orden para que Moctezuma III tomara posesión de su herencia y firmó el acuerdo, le expresó que dejaran libre a Bedolla para que buscara a Valentín Cruz y destituyera al gobernador de Jalisco por traición y desaparición de Cruz.

QUINTA PARTE

Los Dorados

El reencuentro

Tierra Caliente comprendía la cañada de Cuernavaca y el plan de Cuautla, Relumbrón se sentía el amo de todo el territorio. Pedro Cataño hizo un recorrido por todo el valle de México y se dio cuenta del estado de indefensión de las haciendas, de las cuales asaltaron muchas, tenían como regla consideraciones para el propietario, proteger a los trabajadores oprimidos por los administradores, no matar a nadie únicamente lo harían en legitima defensa, deberían intimidar a las autoridades. El dinero lo repartían entre los pobres, Los Dorados adquirieron gran prestigio. Al orden y prosperidad de los primeros meses sucedió el desorden y la decadencia de los negocios.

Cataño decía que aprovecharía la primera oportunidad para separarse del coronel y darle otro destino a sus muchachos.

El joven Juan hizo progresar la hacienda de Arroyo Prieto, sabía que Cataño era el mismo hombre que fue fusilado por orden de Baninelli.

Crisanto Bedolla arribó a la capital y Lamparilla lo recibió en su casa, al día siguiente visitaron a Relumbrón quien le dio a Bedolla dinero e instrucciones para buscar a Valentín Cruz, entregarle su indulto, reunir gente y pronunciarse por la reacción, proclamando al gobernador de Jalisco como su líder. Por una confusión mataron a Cruz en Arroyo Prieto y Bedolla recibió veinte balazos.

Pensaban robar a Pepe Carrascosa, el supuesto muerto, el robo lo haría el tuerto Cirilo, pero Juan bajo las ordenes del coronel evitaría que lo mataran, este lo reconoció y lo confirmó como su heredero, al abrazarlo Carrascosa oprimió un débil resorte que tenía en las tapas del relicario cayendo un papelito, lo desdobló y leyó: Está bautizado, deberá llamarse Juan Robreño, su padre es caballero militar, su madre de la primera nobleza de México.. Juan dijo: que era suyo y siempre lo había llevado en el cuello.

Relumbrón quedó muy disgustado, Juan comprendió que su amo era el jefe de una banda de ladrones.

Don Pedro y Juan se hicieron muy amigos, pero no sabían nada de sus vidas, le preguntó si conocía a don Juan Robreño, al oír esto Cataño se levantó como un resorte, observó las facciones de Juan y observó que se parecía a el y a la condesa, pero quería tener una prueba fehaciente.

Todos abandonaron Agua Prieta porque el gobierno los perseguía. Relumbrón quería retirarse de esto pero su único obstáculo era Evaristo poque conocía todos sus secretos.

Después de muchas batallas Baninelli había pacificado todo al menos en apariencia, elevaron al grado de coronel a Franco y a Moctezuma III. El presidente envió a Franco a pacificar Tierra Caliente, Moctezuma III a Tierra Fría. El presidente descubrió que Relumbrón era un traidor, lo degradó y lo puso preso y pidió a su gente de que nadie se enterara. El presidente le dio el poder a don Pedro de Olañeta para que Moctezuma y Franco le obedecieran en todo. Moctezuma atrapó a Chupita y a Evaristo, Franco capturó al tuerto Cirilo, fueron condenados a la horca.

Mientras tanto en la hacienda del Sauz don Remigio estaba a punto de ser linchado por mas de doscientos indios que venían de Estados Unidos a robar, cuando se apareció Juan Robreño, el doctor Ojeda, el joven Juan y los muchachos, haciéndolos huir.

Luz la enamorada de Juan acabó por descubrir la verdad, le dijo a Mariana que le llevaba a su esposo y a su hijo. Se abrazaron los tres, el padre de Mariana les pidió perdón a todos y bendijo la unión de Mariana y Juan. El conde murió.

Juan se marchó a París con Luz y con el consentimiento de sus padres donde estudió en la Escuela de Artes y Oficios y en la de Agricultura, Luz aprendió Francés, pintaba y tenía modales finos. Regresaron a México y vivieron felices con sus hijos.

EPÍLOGO

Aquí termina esta narración de bandidos y amor en donde los bandidos recibieron su merecido Juan y Luz, se fueron a París con el consentimiento de sus padres a estudiar, Juan regresó como un inteligente agricultor egresado de la Escuela de Artes y Oficios, y en la Escuela de Agricultura, ella estuvo de media interna en el convento de Monjas del Sagrado Corazón de Jesús, a los tres años hablaba francés. Tocaba el piano y tenía modales finos.

Cuando retornaron venían acompañados de vacas bretonas y suizas, de carneros merinos de Meklemburgo y España, becerros de Veraguas. Mariana y Robreño hicieron un viaje a la capital, vendieron el palacio de la calle de Don Juan Manuel y compraron una casa en la ribera de San Cosme, arreglaron su negocio y volvieron a sus posesiones a vivir felices con sus hijos a pesar de no encontrar a Agustina quien murió y dejó a Mariana como heredera de sus pertenencias.

CONCLUSIÓN

Es un relato muy fantasioso de de los famosos bandidos de Río Frío y de un joven de abolengo que desde su niñez no conoció a sus padres y se ve inmiscuido en diversas situaciones, hasta que conoce su identidad, todo se desarrolla en el siglo XIX en donde la comunicación casi no existía y los caminos y haciendas eran asaltados.

Me parece una narrativa muy larga ya que incluyen los antecedentes de los personajes.