Leer Ensayo Completo Características De Las Actas De Independencia De Centroamerica

Características De Las Actas De Independencia De Centroamerica

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.942.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: Sara 22 mayo 2011

Palabras: 4048 | Páginas: 17

...

ellas la del Padre Tomás Ruiz, un indio chinandegano que apoyaba las sublevaciones indígenas en Guatemala.

LA SESION DEL 15 DE SEPTIEMBRE DE 1821

La junta se inició sin mayor retraso. El ambiente era tenso ante la importancia de lo que se habría de tratar y resolver. La reunión fue a puerta abierta, en el Real Palacio. Estaban alrededor de 50 personas en salón, pero en la antesala y en el corredor se reunieron cada vez más personas, lo mismo que en el patio, portales exteriores y en la plaza misma. Durante la lluviosa noche anterior se acudió a los barrios a fin de invitar al vecindario. Al principio la concurrencia no era muy nutrida, por lo cual Basilio Porras y Dolores Bedoya de Molina trataron de reunir más gente, pusieron música en la plaza y quemaron cohetes para atraer la atención del pueblo.

Primero se dió lectura a los documentos llegados de Chiapas y a continuación se escuchó la opinión de los asistentes. Se observó que habían diferentes puntos de vista, pues algunos querían que se proclamara la independencia y otros querían retardarla. La gente que escuchaba tales opiniones aplaudía emocionada y a gritos pedía que de inmediato se hiciese la declaración de independencia.

Finalmente como a las once de la mañana, se acordó redactar el Acta de Independencia por medio la cual Centro América se separaba de España. El Redactor de la misma fue el Lic. José Cecilio del Valle.

El 15 de Septiembre de 1821, día de la firma del Acta de Independencia se reunieron en el Palacio de los Capitanes Generales, en la ciudad de Guatemala, diferentes personalidades: representantes del Gobierno Central español, del Ayuntamiento Local, Superiores de las diferentes órdenes religiosas, el arzobispo de Guatemala. El tema a discutirse era la Independencia.

En ese momento las discusiones giraron en torno al momento en que debían independizarse. José Cecilio del Valle, un hondureño que sentía debilidad por el periodismo y publicaba en el periódico "El Amigo del Pueblo", estaba de acuerdo con la independencia pero proponía una consulta con el resto de provincias, debido a que en las reuniones únicamente estaba la representación de Guatemala.

Luego de varias discusiones se acordó la redacción del Acta de Independencia que sería firmada por los asistentes y enviada a las otras provincias para su aprobación. Era la primer acta que, según los ideales de ese entonces, pondría fin a tres siglos de dominación española.

Así inicia una nueva etapa de la vida independiente de las provincias, aunque desde el punto de vista particular cada una de las actuales Repúblicas de Centroamérica no se alcanzó de manera definitiva la forma política que hoy representa.

La Adhesión a México

Inmediatamente después de proclamada la Independencia de España, Centroamérica formó parte del Imperio Mexicano Iturbide (enero, 1822 - marzo,1823) que fue un período caótico y de gran confusión. Luego, al derrumbarse el imperio, se constituyeron en nación soberana bajo el nombre de Provincias Unidas de Centroamérica y se convocó a una Asamblea Constituyente, cuyo primer decreto de 1 de julio de 1823 fue proclamar de nuevo la independencia de España, al igual que México.

Tal asamblea promulgó el 24 de 1824 la Constitución Política de la llamada República Federal de Centroamérica que dejo de existir en 1838 al romperse el Pacto Federal y constituirse cada república en un Estado Independiente.

DECLARATORIA DE INDEPENDENCIA ABSOLUTA Y DEFINITIVA

Decreto de la Asamblea Nacional Constituyente

1 de julio de 1823

Los representantes de las Provincias Unidas del Centro de América congregados en virtud de la convocatoria, dada en esta Capital el 15 de septiembre de 1821 y renovada el 20 de marzo del corriente año, con el importante objeto de pronunciar sobre la independencia y libertad y los pueblos, nuestros comitentes: sobre su reciproca unión sobre su Gobierno; y sobretodo los demás puntos contenidos en la memorable Acta del citado 15 de Septiembre, que adoptó entonces la mayoría de los pueblos de este vasto territorio ya se han adherido posteriormente todos los demás que hoy se hallan representado en esta Asamblea General.

Después de examinar, con todo el detenimiento y madurez que exigen la naturaleza y entidad de los objetos con que somos congregados, así el Acta expresada de septiembre de 21 y las de 5 de enero de 1822 como también del Decreto del Gobierno Provisorio de esta Provincia de 29 de marzo último, y todos los documentos concernientes al objeto mismo de nuestra reunión.

Después de traer a la vista todos los datos necesarios para conocer el estado de la población, su riqueza, recursos, situación local, extensión y demás circunstancias de los pueblos que ocupan el territorio antes llamado Reino de Guatemala.

Habiendo discutido la materia: oído el informe de las diversas comisiones que han trabajado para acumular y presentar a esta Asamblea todas las luces posibles acerca de los puntos indicados: teniendo presente cuanto puede requerirse para el establecimiento de un nuevo Estado; tomando en consideración:

Primero:- Que la Independencia del Gobierno Español ha sido y es necesario en las circunstancias de aquella Nación y las de toda la América que era y es justa en sí misma y esencialmente conforme a los derechos sagrados de la 34 naturaleza: que la demandaban impresionantemente las luces del siglo, las necesidades del nuevo Mundo y todos los más caros intereses de los pueblos que lo habitan.

Que la naturaleza misma resiste la dependencia de esta parte del Globo, separada por el océano inmenso de la que fue su Metrópoli, y con la cual le es imposible mantener la inmediata y frecuente comunicación, indispensable entre los pueblos que forman un solo Estado.

Que la experiencia de más de trescientos años manifestó a la América que su felicidad era del todo incompatible con la nulidad a que la reducían la triste condición de colonia de una pequeña parte de Europa.

Que la arbitrariedad con que fue gobernada por la Nación española y la conducta que ésta observó constantemente desde la conquista, excitaron en los pueblos el más ardiente deseo de revocar sus derechos usurpados.

Que, a impulsos de tan justos sentimientos todas las Provincias de América sacudieron el yugo que las oprimió por espacio de tres siglos: que las que pueblan en Antiguo Reino de Guatemala proclamaron gloriosamente su Independencia en los últimos meses del año de 1821; que la resolución de conservarla y sostenerla es el voto general y uniforme de todos sus habitantes.

Segundo:- Considerando por otra parte que la incorporación de estas Provincias al extinguido imperio Mexicano, verificada, SOLO DE HECHO en fines de arrancada por medios vacíos e ilegales.

Que no fue acordada ni pronunciada por órganos ni por medios legítimos: que por estos principios la Representación Nacional del Estado mexicano jamás la aceptó expresamente, ni pudo con derecho aceptarla y que las providencias que acerca de unión dictó y expidió D. Agustín de Iturbide, fueron nulas.

Que la expresada agresión ha sido y es contraria a los intereses y a los derechos sagrados de los pueblos, nuestros comitentes: que es opuesta a su voluntad: y que un concurso de circunstancias tan poderosas e irresistibles exigen que las Provincias del Antiguo Reino de Guatemala se constituyan por sí mimas con separación del Estado Mexicano.

Nosotros, por tanto, los representantes de dichas provincias, en su nombre, con la autoridad y conforme en todo con sus votos, declaramos solemnemente:

1º. - Que las expresadas Provincias representadas en esta Asamblea, son libres e independientes de la antigua España, de México de cualquiera otra potencia, así del Antiguo como del Nuevo Mundo y que no son ni deben ser el patrimonio de personas ni de familia alguna.

2º. - En consecuencia, son y forman Nación Soberana con derechos y aptitudes de ejercer y celebrar cuantos actos, contratos y funciones ejercen y celebran los otros pueblos libres de la tierra.

3º. - Que las Provincias sobre dichas, representadas en esta Asamblea, y las demás que espontáneamente se agreguen de las que componían el antiguo Reino de Guatemala se llamarán por ahora, sin perjuicio de lo que se resuelva en la Constitución que ha de formarse.

Provincias Unidas del Centro de America

Y mandamos que esta declaratoria y la Acta de nuestra instalación se publique con la debida solemnidad en este pueblo de Guatemala, y en todos y cada uno de los que se hallan representados en esta Asamblea; que se impriman y circulen; que se comuniquen las Provincias de León, Granada, Costa Rica y Chiapas; y que en la forma y modo que se acordara oportunamente, se comunique también a los Gobiernos de España, México y de todos los demás Estados independientes de ambas Américas.

Dado en Guatemala, a primero de julio de mil ochocientos veintitrés.

José Matías Delgado, Presidente.-Juan Francisco Soza, Diputado Secretario.- Mariano Gálvez, Diputado Secretario.- Al Supremo Poder Ejecutivo.

Por tanto; mandamos se guarde, cumpla y ejecute en todas sus partes.

Lo tendrá entendido el Secretario del Despacho, y hará se imprima, publique y circule.

Palacio Nacional de Guatemala, julio 11 de 1823. Pedro Molina, Presidente.-

Juan Vicente Villacorta.-Antonio Rivera.

DIFERENCIAS ENTRE LAS ACTAS DE 1821 Y LA DE 1823

Al parecer, las diferencias mas marcadas entre ambas actas son los ideales en que fueron establecidas, ya que con la independencia de 1821 se eleva el reclamo de los 300 años de dominación española y la orgullosa liberación de la misma. La expresión de Independencia no tenía todavía el concepto que realmente debía tener, pues solo celebraría la liberación de la dominación española y no el comienzo de una nueva política democrática la cual fue razón para que en muy poco tiempo las exclamaciones independentistas se volvieran gritos de auxilio por una mejor economía y un estilo de vida mejor y de manera uniforme entre el Pueblo.

Con el Acta de Independencia redactada en 1823 se realza el concepto de ¨Soberanía¨ y el termino de ¨Independencia¨ obtiene un significado mas amplio y no se limita solamente la libración de España, sino también a la de México y de cualquiera otra potencia en el viejo y nuevo mundo.

Los ideales en la segunda acta redactada pareciera tener otro punto de vista con respecto al tipo de independencia que se estaba proclamando, se deseaba ser verdaderamente libre de cualquier tipo de yugo dominador ya sea de forma esclavista física o económica, además, se mencionan por primera vez aspectos democráticos al declarar que no fue de manera unánime la adhesión de Centroamérica a México sino la voluntad explicita de algunos círculos del poder y por lo cual se connota como ilegal.

La falta de ideales como independientes fueron en sí la causa de caos y confusión que orillaron a tomar decisiones hacía un rumbo que aun no se había determinado. Se admite que antes de tomar una decisión debe prevalecer los intereses y los derechos del Pueblo.

No fue hasta haber visto el terrible daño que estaba ocasionando la unión con México cuando realmente se comenzaron a establecer los objetivos, lo ideales y a tener una idea mas amplia de la Independencia que con orgullo se había proclamado.

Podríamos decir que cuando rompe Centroamérica con México el 1 de Julio de 1823, ésta se vuelve la segunda y posiblemente la verdadera independencia Absoluta y Definitiva, al menos hasta allí Centroamérica se acercó a tal objetivo.

Trabajo 2-D

IMPACTO DE LA RUPTURA DE LA UNIDAD CENTROAMERICANA

El primero de la interminable lista de crímenes contra los intereses populares que llevaron a cabo la oligarquía de Honduras y el resto de oligarquías de la región fue precisamente la división del cuerpo vivo de Centroamérica en varios pequeños estados. Ya durante la época colonial el Imperio español se había basado en la reaccionaria oligarquía local de la que en aquel entonces era la principal provincia centroamericana, la Capitanía General de Guatemala, para mantener dividida la región bajo su dominio.

Como resultado del carácter especialmente débil, atrasado de las clases dominantes semi-feudales centroamericanas, cuando en otras colonias latinoamericanas se inicia la lucha por la Independencia los dueños de la economía guatemalteca, nicaragüense, hondureña y salvadoreña se oponen a la independencia y juran lealtad a la Corona española. Solamente una vez que en la metrópoli los liberales del pueblo reaccionan y la ultraconservadora oligarquía centroamericana se transformará súbitamente en ferviente partidaria de la independencia, lógicamente no les convenía estar en contra del Pueblo ya que con el favor del pobre y la astucia para engañar conservarían el poder que hasta entonces habían ostentado.

Tras alcanzar ésta en 1821, su primera intención es integrarse en el recientemente creado Imperio mexicano. Una vez más, en cuanto comprenden que en el vecino México se fortalecen también las tendencias republicanas y liberales optan por independizarse con el único objetivo de huir de cualquier cosa que huela a REVOLUCION y pueda poner en cuestión sus privilegios. Sin embargo, los vientos de liberación que soplan en todo el continente, y el simple hecho de alcanzar la independencia política formal y liberarse del yugo español, rompen los diques de la inercia y el estancamiento y comienza a movilizar a los sectores más dinámicos de la región.

En 1823 Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador se constituyen como las Provincias Unidas del Centro de América. Tras la convocatoria de una Asamblea Constituyente regional, en 1824 es proclamada la República Federal Centroamericana. Uno de los principales impulsores de la naciente República, y el último presidente antes de la disolución de la misma, será el revolucionario hondureño Francisco Morazán.

Las divisiones internas entre los propias filas revolucionarias, que también reflejan la ausencia de una burguesía con conciencia de sus intereses particulares, será otro obstáculo enorme en el camino de Morazán. Además, el imperialismo británico -que tras la decadencia española se había convertido en la potencia hegemónica en la zona- intriga constantemente contra cualquier intento de unificar Centroamérica y apoya las tendencias separatistas. El proyecto de la unidad centroamericana, saboteado desde su inicio por los sectores decisivos de la clase dominante, se romperá definitivamente, tras numerosas guerras y conflictos internos, en 1839. Las oligarquías nicaraguense y guatemalteca serán las primeras en impulsar la ruptura.

Consecuencias Económicas

La agrupación de las diferentes regiones, ciudades y antiguos grupos dominantes de la economía en un estado nacional unificado fueron en última instancia un resultado del desarrollo de las fuerzas productivas bajo el naciente modo de producción capitalista. A su vez, la realización de estas tareas actúa como el estímulo que necesita el naciente capitalismo para tomar un nuevo impulso y desarrollarse a un nivel superior.

La creación del estado nacional, históricamente, obedece a la necesidad de las nacientes burguesías de consolidar y fortalecer un mercado nacional para sus productos. Los burgueses intentaban superar así las limitaciones que imponía al comercio y la producción la división en pequeñas unidades políticas y económicas locales con sus diferentes legislaciones, controles aduaneros y aranceles. Empujados por esa necesidad, los burgueses derriban las barreras locales y unifican la nación y se ven obligados a luchar contra la gran nobleza terrateniente procedente y arrebatarle el control de la economía.

La independencia de la dominación española en ningún caso significó el reemplazo al frente del gobierno, el estado y la propia economía de la aristocracia terrateniente por una burguesía industrial y comercial autóctona que ni siquiera había tenido ocasión de desarrollarse. Honduras y el resto de naciones centroamericanas sólo podrán integrarse en la división internacional del trabajo como economías exportadoras de productos agrarios y materias primas, totalmente dependientes y supeditadas a las potencias dominantes.

Conclusión

La forma en que se dio la misa declaración de Independencia fue un indicio del tipo de vida nacional que llagarían los Estado Centroamericanos como una sola Nación o como naciones independientes. Las dificultades como Republicas que se manifiestan hoy en día con lo que respecta al dominio de los poderes económicos y a la mención de los mismos nombres y apellidos en la cima de los gobiernos no son situaciones nuevas o que alguna vez hayan sido ajenas en el desarrollo de Centroamérica. En lo personal, creemos que la nación formada por las que hoy son republicas independientes hubiese podido hacer frente a los problemas de carácter económicos aunque sea de mejor manera pues los bienes de una nación serian el bien de todos y estamos claros que cada Estado Centroamericano tiene sus propios bienes.

Al parecer nunca se sabrá con ciencia cierta cómo hubiese sido Centroamérica como una sola nación, solo podemos suponer en base a lo hoy somos y tenemos y lo que todavía nos falta para alcanzar mayores desarrollo. Podemos pensar que con una extensión territorial mas extensa tendríamos un mejor comercio lo suficientemente fuerte para competir en la economía global, lo cierto es, que de igual forma mayores serian los problemas que tendríamos que solucionar por ser una nación mas grande, con el beneficio que tendríamos mejores profesionales obteniendo mayores opciones para elegir nuestros gobernantes. Los Pro y los Contra siempre estarán allí para cuestionar cual hubiera sido sido la mejor decisión, lo importante es saber si la decisión que al final se tomó fue una decisión colectiva con el interés del bienestar del Pueblo o los interés personales de quienes nos gobernaban en ese entonces.

Trabajo 3-F

FRANCISCO MORAZAN

Ideales

Morazán, un líder liberal fuertemente influido por las ideas de la Revolución Francesa, intenta llevar a cabo varias tareas democrático-burguesas como la separación de la iglesia y el estado, la expropiación de varios latifundios para repartir la tierra a los campesinos y la unificación regional, anteponiendo el objetivo general de una Centroamérica unida a los estrechos y miopes intereses de cada oligarquía local. Tras imponerse por las armas a los sectores más conservadores y alcanzar la presidencia, Morazán expulsa en 1830 al arzobispo de Guatemala, entorno al cual se agrupan los sectores más reaccionarios de la sociedad. No sólo eso; también expropia diversas propiedades de la Iglesia y de los sectores de la oligarquía que combaten y sabotean la unificación. Ello será contestado nuevamente con las armas por los oligarcas, quienes se ven beneficiados por las condiciones de extremo atraso económico y social en que se ven obligados a desarrollar su lucha los revolucionarios centroamericanos.

Dificultades

La falta de vías de comunicación, de un mercado común y vínculos económicos que cohesionen una vida nacional centroamericana unificada hará que los particularismos y tendencias localistas todavía predominen en la práctica sobre las fuerzas que empujan hacia la unidad. Las distintas oligarquías locales explotarán tanto estos prejuicios localistas como los religiosos (ambos resultado del atraso económico heredado de la colonia) para forjarse una base social entre los sectores más atrasados de las masas. El clero católico llega al extremo de culpar a Morazán y los revolucionarios centroamericanos de la epidemia de ¨cólera morbus¨ que diezma a la población indígena en Guatemala y otras regiones, achacándola a un castigo divino por su liberalismo y anticlericalismo (típico ejemplo de la Espada y La Cruz en la época de la conquista española).

Las divisiones internas entre los propias filas revolucionarias, que también reflejan la ausencia de una burguesía con conciencia de sus intereses particulares, será otro obstáculo enorme en el camino de Morazán. Además, el proyecto de la unidad centroamericana, saboteado desde su inicio por los sectores decisivos de la clase dominante con el apoyo británico, se romperá definitivamente, tras numerosas guerras y conflictos internos, en 1839. Las oligarquías nicaragüenses y guatemaltecas serán las primeras en impulsar la ruptura.

Muerte

Morazán, exiliado y expulsado del principal centro político de la región en aquel momento (Guatemala), intenta reorganizar las fuerzas revolucionarias en 1842, entra en Costa Rica y lanza una nueva ofensiva desesperada pero es apresado y condenado a muerte.

Conclusión

Morazán había ido mucho más lejos de lo que tanto la aristocracia terrateniente como las nacientes burguesías locales estaban dispuestas a aceptar. Y de lo que un capitalismo tan débil, atrasado y dependiente como el que empezaba a desarrollarse en las distintas regiones centroamericanas permitía.

De una forma jocosa, el que hoy es un prócer nacional y que muchos recuerdan como uno de los mas grandes héroes nacionales, lleno de valor y sublimes ideales, si hubiese sido el presidente en nuestros días, no pasaría tanto tiempo para que se diese un típico Golpe de Estado, porque? porque Francisco Morazán nunca escatimó el estrato social ni a los que pertenecían a estratos mas alto, sino, sus ideales se fundamentaron en el bien estar general de una gran nación en la que todos pudiéramos trabajar, vivir y morir con orgullo sin la opresión de los oligarcas que claramente buscan el bienestar propio e intereses egoístas.

Obviamente, la posición que el General Francisco Morazán optó, fue la de un cacique que luchaba por y para el Pueblo, la historia nos dice que siempre estuvo de acuerdo con la democracia pero que sus intentos de unidad siempre se vieron truncados por los que obtenían provecho de la desdichas y desgracias de los mas pobres, su lucha siempre fue con los que ostentaban el poder socio-económico de la región y por supuesto que los que estaban en contra de la unión centroamericana siempre fueron los mismos.

Trabajo 4-A

MARCO AURELIO SOTO

Breve Biografía

Marco Aurelio Soto nació en Tegucigalpa el 13 de noviembre de 1846. Sus padres fueron: el doctor Máximo Soto y la señora Francisca Martínez. Soto estudió leyes en Guatemala donde obtuvo su doctorado en 1866. Cuando se encontraba trabajando en su profesión, el presidente de Guatemala: Justo Rufino Barrios lo llamó a formar parte de su gabinete. Allí se desempeñó varios cargos entre ellos; ministro de Goberación, Relaciones Exteriores entre otros cargos importantes.

Marco Aurelio Soto gobernó Honduras en diferentes periodos. En 1876 se desempeñó como presidente provisional. En 1877 ocupó la presidencia de forma constitucional, período que se extendió hasta 1883 luego de su re-elección. Durante su administración y con la asistencia de Ramón Rosa, Soto puso en marcha las reformas liberales. Estas reformas de tipo administrativo, político, económico y social, intentaron darle un giro. a la situación desastrosa que vivía Honduras.

El presidente Soto logró mejorar las vías de comunicación y el servicio de correo. Construyó algunos tramos del ferrocarril, el sistema telegráfico y puso en marcha un programa educativo sin precedentes en el país. Además de trasladar la capital del país a Tegucigalpa. A pesar de los avances logrados durante la administración Soto, Honduras volvió a caer de nuevo en la inestabilidad social, al no contar con productos bases como el café en qué forjar una economía estable.

La presidencia de Soto estuvo amenazado por el gobierno guatemalteco de Justo Rufino Barrios, razón por la cual tuvo que salir del país y depositar la presidencia en un consejo de ministros.

Marco Aurelio Soto falleció en Francia el 25 de febrero de 1908.