Leer Ensayo Completo Causas Y Consecuencias Del Machismo En La Sociedad

Causas Y Consecuencias Del Machismo En La Sociedad

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.131.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Ledesma 04 mayo 2011

Palabras: 10800 | Páginas: 44

...

nder la mentalidad de las personas machista y así reducir

los altos índices de violencia que se puede dar por una persona

machista.

*ESPECIFICOS:

- Conocer lo que las personas saben acerca del machismo.

- Estudiar cómo el enfoque "machista" ha venido evolucionando a

través de los años haciendo que se eleven los altos índices de

violencia intrafamiliar.

- Informar a las personas que el machismo se puede desarrollar

desde el seno de la familia ya que la familia es la base fundamental

de las personas.

- Dar a conocer la mentalidad de una persona machista.

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA.

El padre de familia es el que generalmente influye a sus hijos para que se comporten machistas, lo que casi siempre se nota en una familia es que el padre le dice a su hijo, “no te dejes mandar de tu mujer, si se te quiere revelar dale verga, ese es el comportamiento que tienes que seguir de mi mira tu madre por eso es bien tranquila con migo por que yo no me dejaba de ella”.

Y en realidad ellos no saben que es un mal que le están haciendo a su hijo, por que ese era el comportamiento de antes pero ahora eso esta cambiando y se espera que eso se acabara en muy poco tiempo.

DEFINICION DE MACHISMO.

El machismo es el conjunto de actitudes y prácticas sexistas vejatorias u ofensivas llevadas a cabo contra las mujeres. El machismo engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de actitudes discriminatorias contra las mujeres y contra hombres cuyo comportamiento no es adecuadamente "masculino" a los ojos de la persona machista. El machismo da lugar a consecuencias muy negativas para nuestra sociedad cada vez más frecuentes hoy en día.

La tradicional ideología machista viene de muy lejos. Al considerarse el sexo ‘fuerte’ el hombre es el dueño de la mujer, quien así queda reducida a un virtual objeto moldeado por los caprichos masculinos. La díada masculino-femenina se transforma en la díada musculones-masculonas.

La idea de que el sexo masculino es superior al femenino supone cierta

marginación de la mujer en la sociedad. Antiguamente la mujer era considerada como un simple objeto, ya que no tenían los mismos derechos que el hombre, el hombre era superior a ella. Esto desgraciadamente sigue sucediendo actualmente: maltratos, cargos más bajos en los trabajos, etc.

El llamado machismo corresponde a una forma particular de organizar las

relaciones entre los géneros en sociedades, donde existen marcadas diferencias étnicas y raciales. También el machismo, ha sido definido como la obsesión del varón con el predominio y la virilidad que se manifiesta en la conquista sexual de la mujer; es un conjunto de leyes, normas, actitudes y rasgos socioculturales del hombre cuya finalidad explícita, ha sido, producir, mantener y perpetuar la esclavitud y sumisión de la mujer a todos niveles: sexual, procreativo, laboral y afectivo.

Es un conjunto de actitudes y comportamientos que rebajan injustamente la

dignidad de la mujer en comparación con el varón

CONSECUENCIAS DEL MACHISMO-

Impide el desenvolvimiento natural y pleno de la personalidad de la mujer.- En paralelo, impide el desenvolvimiento de la pareja.- Las naturales disposiciones vocacionales (la opción de elegir un trabajo) se hallan frenadas para la mujer.- Cuando una mujer accede al estudio ó a un mejor puesto laboral, lo hace en condiciones dificultosas, económica y psicológicamente hablando, por los prejuicios machistas de quienes la rodean.- Una mujer frenada ó limitada por el machismo, produce menos en cantidad y calidad, y por ende perjudica a la nación. (Ello grafica que el machismo puede afectar al desarrollo de un país)- El machismo puede ser causa de divorcio. Lo cual perjudica a la sociedad.

El estado, mediante la educación, con la colaboración de los medios de comunicación, no solo podría disminuir el machismo, sino –y esto es lo más importante– se lograría darle una mayor seguridad a la personalidad de la mujer, revalorizándola más, con sentido social y participación por el bien de su propia familia.El machismo también tiene consecuencias en la vida laboral de la mujer ya que no es aceptada igual que el hombre y no puede tener los puestos de trabajos deseamos. Limitan y estorban el acceso de la mujer a la universidad, a la cultura o a los puestos de dirección.Intentan que la mujer piense, vista o se comporte como el varón; considerar a la mujer como objeto sexual para uso y gusto del varón... Estos comportamientos son injustos con la dignidad de la mujer y deben rechazarse.

Otra consecuencia muy importante es el maltrato. Se llama violencia sobre la mujer o violencia contra la mujer a los actos violentos donde el sujeto pasivo es de sexo femenino, aunque generalmente se utiliza para englobar únicamente a aquéllos donde el sujeto activo es el hombre, y más concrétamente si es su pareja sentimental (violencia de pareja); o únicamente para englobar aquéllos actos violentos contra la mujer realizados por motivos discriminatorios sexistas (violencia machista).Cada vez son más las mujeres muertas o heridas maltratadas por sus parejas. Esta cifra está incrementando a lo largo de los años y todo esto se debe al machismo existente en nuestra sociedad. Los hombres creen ser nuestros dueños y solo por ser nuestra pareja sentimental hacer todo lo que ellos quieran, pero esto no puede ser así ya que todos tenemos los mismos derechos y obligaciones tanto el hombre como la mujer. La mujer no puede ser tratada como un objeto o cosa como está siendo tratada.

EL MACHISMO EN DIFERENTES CULTURAS.

El machismo también depende de las diferentes culturas por ejemplo: las mujeres

afganas se tienen que vestir de manera que no se les vea ninguna parte del

cuerpo. Hay algunas culturas que extirpan el clítoris a las niñas para que no

puedan obtener placer a través del coito. En otras partes limitan o estorban el

acceso de la mujer a la universidad, a la cultura o a los puestos de dirección;

intentar q la mujer piense, viste o se comporte como el varón; considerar a la

mujer como objeto sexual para uso y gusto del varón. La pornografía que hoy ha

tenido un boom en estos últimos años, es claramente machista que rebaja la

dignidad de la persona convirtiéndola en objeto sexual.

Según el norteamericano James B. Canel, hace ya casi tres décadas, definió el

machismo así: Es una exageración de la hombría en la que predominan la vanidad

ostentosa, la bravata y un amor propio rayado en el narcisismo.

El machismo viene de muy atrás, sucedió en aquellos tiempos en los que unos

progre neopaganos reinventaron la palabra “ciudadanos” olvidando que la base de

una comunidad feliz no puede ser el individuo, sino la familia. Se levanto

entonces sin distinguir a los culpables de las victimas un monumento al

ciudadano solitario, al gran hombre, al soltero, al pirata, bandolero, al

divorciado, a esa especie de vagabundo sin familia q vive en un mundo marcado

por cosas tan poco femeninas como la ley y la política. Se comenzó así por menos

preciar y ridiculizar ese pequeño reino independiente que debiera ser cada

familia. Y empezaron los hombres a salir de casa con otros aires, y a dedicarse

a sus “asuntos” con la mentalidad moderna del “hombre ocupado” que no cuesta

nada a su mujer. El padre de la familia se convirtió en el típico dominguero y

la mujer siguió haciendo con amor lo que sabia, pero ya había empezado a perder

a su hombre y transformarse en mujer florero.

En distintos ámbitos de la vida cotidiana podemos ver como se ve reflejado el

machismo, como por ejemplo:

1- En el matrimonio : la poligamia es claramente machista.

En la practica las leyes de divorcio son machistas, pues la realidad ha

mostrado que la mujer suele salir mas perjudicada.

2- Aclaración del sacerdocio ministerial : En la religión católica solo los

hombres pueden ser sacerdotes. No hay menosprecio pero si exclusión clara y a

primera vista.

El machismo, asumiendo que, si bien este fenómeno encuentra la evolución de las

formas culturales, un fenómeno individual de actualizaciones de pautas

culturales.

Un modo particular de concebir el rol masculino basado en el mito de los hombres

por sobre las mujeres y en la autoridad que por derecho propio tiene sobre

ellas.

Las actitudes están constituidas por tres componentes: un componente cognitivo

que se relaciona con creencias, percepciones acerca del objeto de la actitud.

Un componente afectivo relacionado con el valor positivo o negativo que le

asignamos a ese objeto, y por ultimo un componente conativo conductual que se

expresa en conductas de hostilidad u apoyo con respecto al objeto de la actitud.

El machismo, entonces vendría a ser una construcción cultural, basada en la

historia de la evolución de la socialización de los roles de géneros.

Ahora podemos saber que el machismo, puede constituir una “actitud” que tiene

como objeto, mas que la mujer ,lo femenino, ósea todo el entorno simbólico que

rodea la figura de la mujer en nuestra sociedad, el contenido de esta actitud

esta basada en el mito de la superioridad masculina, por lo que se puede argüir

que es explícitamente negativo hacia las posibilidades de desarrollo espiritual

de la mujer, y paradójicamente del hombre, que se constituye en una temprana

victima de sus formas institucionales, que orientan la formación de los varones

a la supresión de la expresión de la emocionalidad y la sensibilidad a causa de

una homofobia por parte de los padres.

La idea de que el sexo masculino es superior al femenino supone cierta

marginación de la mujer en la sociedad. Antiguamente la mujer era considerada

como un simple objeto, ya q no tenían los mismos derechos que el hombre, el

hombre era superior a ella. Esto desgraciadamente sigue sucediendo actualmente:

maltratos, cargos mas bajos en los trabajos etcétera.

El llamado machismo corresponde a una forma particular de organizar las

relaciones entre los géneros en sociedades, donde existen marcadas diferencias

étnicas y raciales. También el machismo, ha sido definido como la obsesión del

varón con el predominio y la virilidad que se manifiesta en la conquista sexual

de la mujer; es un conjunto de leyes, normas, actitudes y rasgos socioculturales

del hombre cuya finalidad explícita, ha sido, producir, mantener y perpetuar la

esclavitud y sumisión de la mujer a todos niveles: sexual, pro creativo, laboral

y afectivo.

Es un conjunto de actitudes y comportamientos que rebajan injustamente la

dignidad de la mujer en comparación con el varón

El machismo también depende de las diferentes culturas por ejemplo: las mujeres

afganas se tienen que vestir de manera que no se les vea ninguna parte del

cuerpo. Hay algunas culturas que extirpan el clítoris a las niñas para que no

puedan obtener placer a través del coito. En otras partes limitan o estorban el

acceso de la mujer a la universidad, a la cultura o a los puestos de dirección;

intentar q la mujer piense, viste o se comporte como el varón; considerar a la

mujer como objeto sexual para uso y gusto del varón. La pornografía que hoy ha

tenido un boom en estos últimos años, es claramente machista que rebaja la

dignidad de la persona convirtiéndola en objeto sexual.

Según el norteamericano James B. Canel, hace ya casi tres décadas, definió el

machismo así: Es una exageración de la hombría en la que predominan la vanidad

ostentosa, la bravata y un amor propio rayado en el narcisismo.

El machismo viene de muy atrás, sucedió en aquellos tiempos en los que unos

progre neopaganos reinventaron la palabra “ciudadanos” olvidando que la base de

una comunidad feliz no puede ser el individuo, sino la familia. Se levanto

entonces sin distinguir a los culpables de las victimas un monumento al

ciudadano solitario, al gran hombre, al soltero, al pirata, bandolero, al

divorciado, a esa especie de vagabundo sin familia q vive en un mundo marcado

por cosas tan poco femeninas como la ley y la política. Se comenzó así por menos

preciar y ridiculizar ese pequeño reino independiente que debiera ser cada

familia. Y empezaron los hombres a salir de casa con otros aires, y a dedicarse

a sus “asuntos” con la mentalidad moderna del “hombre ocupado” que no cuesta

nada a su mujer. El padre de la familia se convirtió en el típico dominguero y

la mujer siguió haciendo con amor lo que sabia, pero ya había empezado a perder

a su hombre y transformarse en mujer florero.

En distintos ámbitos de la vida cotidiana podemos ver como se ve reflejado el

machismo, como por ejemplo:

1- En el matrimonio : la poligamia es claramente machista.

En la practica las leyes de divorcio son machistas, pues la realidad ha

mostrado que la mujer suele salir mas perjudicada.

2- Aclaración del sacerdocio ministerial : EN la religión católica solo los

hombres pueden ser sacerdotes. No hay menosprecio pero si exclusión clara y a

primera vista.

El machismo, asumiendo que, si bien este fenómeno encuentra la evolución de las

formas culturales, un fenómeno individual de actualizaciones de pautas

culturales.

Un modo particular de concebir el rol masculino basado en el mito de los hombres

por sobre las mujeres y en la autoridad que por derecho propio tiene sobre

ellas.

Las actitudes están constituidas por tres componentes: un componente cognitivo

que se relaciona con creencias, percepciones acerca del objeto de la actitud.

Un componente afectivo relacionado con el valor positivo o negativo que le

asignamos a ese objeto, y por ultimo un componente conativo conductual que se

expresa en conductas de hostilidad u apoyo con respecto al objeto de la actitud.

El machismo, entonces vendría a ser una construcción cultural, basada en la

historia de la evolución de la socialización de los roles de géneros.

Ahora podemos saber que el machismo, puede constituir una “actitud” que tiene

como objeto, mas que la mujer, lo femenino, ósea todo el entorno simbólico que

rodea la figura de la mujer en nuestra sociedad, el contenido de esta actitud

esta basada en el mito de la superioridad masculina, por lo que se puede argüir

que es explícitamente negativo hacia las posibilidades de desarrollo espiritual

de la mujer, y paradójicamente del hombre, que se constituye en una temprana

victima de sus formas institucionales, que orientan la formación de los varones

a la supresión de la expresión de la emocionalidad y la sensibilidad a causa de

una homofobia por parte de los padres.

En el ámbito del lenguaje se podría decir que nuestro idioma no es machista, sino la actitud que

Asumimos los hablantes frente a la lengua, como por ejemplo, en el casos de los nombres de los títulos, cargos u otros oficios correspondientes a mujeres. La historia nos a demostrado que el empleo de títulos, cargos y tratamientos ha estado condicionado por la valoración social. Por eso antiguamente se decía la mi señor, la infante, etc y una mujer no podía desempeñar el cargo de presidente de la republica, ni siquiera tenia la opción de hacer zapatos y se conformaba con ser “presidenta”.

El machismo a abarcado de tal magnitud que hasta en vocabularios del diario vivir uno utiliza palabras marcadas por una fuerte corriente machista, el mismo DRAE registra “zorra” con la acepción en sentido figurado de “prostituta” ¿por qué? Por que seguramente los hablantes han llamado así, entre otras denominaciones a la “mujer que mantiene relaciones sexuales con hombres, a cambio de dinero “ ¿por qué, salvo algún “zorro” escondido en su propio piñal, no hay hombres que se dedican a este “oficio” ? . El DRAE, sátiro que es un sentido figurado significa “hombre lascivo” es decir “propenso a los deleite generales “ piénsese también en la diferencia entre “puta” y “puto” ; digámosle “puto” al oído a un hombre aunque no sea, y veremos como sentirá mucho gozo en su interior hasta sonreirá discretamente en señal de asentimiento, en cambio si nos referimos así a una mujer seria una ofensa. Entre otras resaltan :

Perro : mejor amigo del hombre Perra : Puta

Cualquier : fulanito, megano, zutano Cualquiera : Puta

Callejero : de la calle ,urbano Callejera : Puta

Muchas veces los familiares, amigos han inculcado en la sociedad el machismo con sus teorías sobre la mujer, como también los mismos personajes famosos por ejemplo :

“ ¡Que idea tan loca la de exigir igualdad para las mujeres!... las mujeres no son mas que maquinas para producir hijos “

Napoleón Bonaparte.

“Las mujeres es mas bien un genero que un individuo “

José Ortega y Gasset

“Las mujeres Han sido creadas por la propagación de la especie, la esposa es el campo y el marido quien aporta la semilla...de los dos padres el varón es quien tiene mas autoridad por que la semilla es superior a la matriz “

Norada las leyes sagradas ( escritura hindú .S IV d.c )

Muchas veces las mujeres son un tanto machista y eso mismo se lo inculcan a sus propios hijos, por ejemplo cuando les dicen ¡No lloran! ¡Los hombres no lloran! ¡Hable como hombre! o llegan al extremo que una misma mujer le dice a otra ¡No hombre!.

Otro aspecto machista esta en el ámbito de cargos profesionales, debido a que la mayoría son en masculino por ejemplo, medico, cirujano, piloto, en vez de medica, cirujana... etc. También por otro lado esta el de los apellidos, ya que siempre el de la madre se pierde.

En general podemos decir que el machismo es la ideología y comportamiento del hombre que se cree superior a la mujer.

El machismo es el conjunto de actitudes y prácticas sexistas vejatorias u ofensivas llevadas a cabo contra las mujeres.

El machismo engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de actitudes discriminatorias contra las mujeres. Algunos críticos consideran también machismo la discriminación contra hombres cuyo comportamiento, por ejemplo por tener una preferencia sexual homosexual, no es adecuadamente "masculino" a los ojos de la persona machista.[1]

En América Latina hay autores que identifican el machismo con la "otra cara del marianismo".[2]

FORMAS DE MACHISMO

Tradicionalmente el machismo ha estado asociado a la diferenciación de tareas entre hombres y mujeres, y a la subordinación de las mujeres en algunas sociedades en ciertos aspectos. En las sociedades modernas las actitudes machistas tratan de justificar la mayor comodidad y bienestar de los hombres, ya que en general estos tradicionalmente han tenido mayor poder y estatus en las sociedades tradicionales.

En ese sentido, se considera que es machista asignar el trabajo más reconocido o menos fatigoso para los hombres. También es parte del machismo el uso de cualquier tipo de violencia contra las mujeres con el fin de mantener un control emocional o jerárquico sobre ellas. De hecho, el machismo es considerado como una forma de coacción no necesariamente física, sino psicológica, siendo esta forma de expresión protectora una discriminación, ya que se ven subestimadas las capacidades de las mujeres alegando una mayor debilidad.

El machismo es considerado una opresión hacia el sexo femenino y una de las más importantes lacras sociales, según el movimiento feminista. El machismo es causante directo de la violencia de género o violencia contra las mujeres y a menudo lo es también de la violencia doméstica[cita requerida].

El machismo, asimismo, castiga cualquier comportamiento femenino en los varones, lo que es la base de la homofobia. Ya que un comportamiento o preferencia sexual diferente de las que propugna típicamente el machismo, contribuye a diluir la diferenciación estereotipada del machismo.

CAUSAS DEL MACHISMO

El machismo ha sido un elemento de control social y explotación sexista en muchas culturas [cita requerida]. Algunos factores mencionados y que podrían ser causa de su continuidad serían:

• Leyes discriminatorias hacia la mujer.

o Diferencia de tratamiento en el caso del adulterio: en algunas culturas, el adulterio, o el embarazo previo a la concertación del matrimonio son castigadas con la pena capital.

o Necesidad del permiso del varón para realizar actividades económicas[cita requerida].

o Negación del derecho a voto o de otros derechos civiles (véase sufragista).

• Educación machista desde las escuelas y la propia familia, por el cual el proceso de enculturación trata de justificar y continuar el orden social existente. Eso incluye consideración de valores positivos la sumisión al marido, el matrimonio y la procreación como una forma preferente de autorrealización.

• Discriminación en el ámbito religioso, en países de predominio musulmán, en el cristianismo, en los ortodoxos judíos, en el hinduismo, etc. La Biblia contiene expresiones que son consideradas por algunas corrientes como machistas, por ejemplo, "la esposa de Noé", "las hijas de Lot", "la suegra de Pedro", las cuales son interpretadas como un indicio de posesión, lo cual se acentúa al no mencionar el nombre de estas mujeres del Antiguo Testamento. Otro ejemplo en el Nuevo Testamento es la expresión en la primera epístola de Pablo a los Corintios 14:34 (Versión Reina-Valera 1909) que dice: "Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar".

• División sexista del trabajo, por el cual se prefieren a otros hombres en puestos decisorios. Originalmente la división sexista se fundamentó en la diferente capacidad física y muscular, en la que los hombres tenían ventaja comparativa; En cambio, en la sociedad actual la fuerza física perdió importancia, mientras que las capacidades intelectivas y las habilidades sociales fueron ganándola, lo que ha contribuido a la incorporación de muchas mujeres al trabajo asalariado. También se refiere a un pago de salario menor a las mujeres que a los hombres a cambio del mismo trabajo. El comportamiento sexista se debe a los prejuicios cognitivos de efecto Halo respecto a la fuerza, efecto de carro ganador, y a otros efectos como falsa vivencia por parte de los que quieren mantenerlo, que más tarde se convierten en falacias de apelar a la tradición, falacia por asociación y generalizaciones apresuradas.

• Los medios de comunicación y la publicidad sexista, al realzar ciertas conductas o modelos como siendo los más adecuados o típicos de las mujeres.

• Inseguridad: Este es un elemento a considerar. Algunos psicólogos han mencionado que si el hombre o mujer tienen baja seguridad personal pueden sentirse estasados pueden reaccionar violentamente ante situaciones que consideran amenazadoras.

A. IDEAS GENERALES

1. ¿Qué es el machismo? Se llama machismo al conjunto de actitudes y comportamientos que rebajan injustamente la dignidad de la mujer en comparación con el varón. (Hablamos aquí del machismo pernicioso y rechazable, no del machismo bromista, indiferente o chulesco que no tiene mayor importancia).

2. ¿Injustamente? En este tema la justicia ocupa un papel importante: si un comportamiento es justo, no hay machismo. Hay circunstancias donde la mujer está más cualificada y sería machismo postergarla. En cambio, hay otros casos donde el varón está más dotado; es justo reconocerlo y no hay machismo sino realismo.

3. Ejemplos de actitudes machistas: Limitar o estorbar el acceso de la mujer a la universidad, a la cultura o a los puestos de dirección; intentar que la mujer piense, vista o se comporte como el varón; considerar a la mujer como objeto sexual para uso y gusto del varón... Estos comportamientos son injustos con la dignidad de la mujer y deben rechazarse.

4. Aclaraciones. En este enfrentamiento entre hombres y mujeres cabe equivocarse por exceso o por defecto. Para evitar estos errores conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:

o No es bueno plantear el tema como lucha. Más bien se trata de conseguir entendimiento y colaboración: solidaridad. Se pretende que ambos mejoren, que se alegren con la dignidad del otro.

o El feminismo o el machismo no es el valor absoluto y principal. Debe tener en cuenta otros aspectos, como la justicia, la caridad, la libertad de asociación...

o El ideal no es la igualdad absoluta: no se trata de que las mujeres sean hombres, sino de que hombre y mujer gocen de la misma dignidad como personas.

o El hombre y la mujer son distintos, y esas diferencias se deben respetar. Se trata de fomentar la igualdad en lo que son iguales, y la diferenciación donde son diferentes.

B. ACTITUDES CORRECTAS

Veamos unos ejemplos de buenos comportamientos explicando dónde defender la igualdad, dónde la diversidad, y qué exageraciones deben evitarse:

5. En el trabajo y en la política

- Igualdad de derechos para optar a un puesto de trabajo o de gobierno.

- Diferenciación:

. Deben regularse bien las ausencias por embarazo.

. Hay puestos que las mujeres desempeñan mejor (amas de casa, enfermeras,...). Esas labores no se deben menospreciar, como tampoco son rechazables las tareas más propias de varones (cargador de muelle...).

- Aclaración: dentro de la libertad de contratación, una empresa puede fichar un predominio de varones sin ser machista: habría machismo si la mujer no dispusiera de otras empresas con puestos de trabajo igualmente cualificados. Tampoco hay machismo si se contrata a un varón por su mejor preparación profesional.

6. En la cultura (aspecto fundamental en estos temas).

- Igualdad de derechos para acceder a la cultura (escolarización, universidad,...).

- Diferenciación: libertad para seguir tendencias culturales distintas a las varoniles, como su atención por la moda. Esas inclinaciones no se deben menospreciar. (Tampoco es rechazable el interés del varón por el rugby).

- Aclaración: los colegios y universidades para varones no son machistas de por sí, sino que entran dentro de la libertad de asociación. Serían machistas si hubiera menosprecio, o si la mujer no dispusiera de instituciones similares donde acceder a la cultura.

7. En el sexo

- Igualdad de derechos a que su cuerpo -y su alma- sean respetados.

- Diferenciación: es distinto el modo de ejercitar y proteger ese respeto. Por ejemplo, la mujer debe cuidar más la modestia en el vestir.

- Aclaraciones:

. La pornografía es claramente machista pues rebaja la dignidad de la persona convirtiéndola en objeto sexual.

. Los atentados contra la maternidad (métodos anticonceptivos, aborto...) son perjudiciales para la mujer pues le privan de un don muy grande. Serán machistas si con ellos el hombre desprecia a la mujer utilizándola a su gusto.

8. En el matrimonio

- Igualdad: Uno con una y una con uno. El amor mutuo debe ser exclusivo. El harén o los amantes rebajan la dignidad del cónyuge.

- Diferenciación: El modo de amarse es distinto. Por ejemplo, en general una rosa es más bien una muestra de amor hacia la mujer.

- Aclaraciones:

. La poligamia es claramente machista.

. El divorcio es perjudicial para la familia, pero sólo será machista en los casos similares a una poligamia por etapas. En la práctica las leyes de divorcio son machistas, pues la realidad ha mostrado que la mujer suele salir más perjudicada.

9. En el deporte

- Igualdad de derechos a la práctica deportiva.

- Diferenciación:

. Es correcto que haya categorías distintas para el hombre y la mujer. Puede parecer una separación machista, pero no es machismo sino justo realismo: tienen diferente capacidad atlética.

. Los vestuarios deben estar separados.

- Aclaración: Las asociaciones deportivas para hombres no son machistas de por sí, pues hay libertad de asociarse con quien se desee. Sólo serían machistas si las mujeres no pudieran disponer de otras similares, o si esa selección fuera unida al menosprecio.

C. MACHISMO EN LA VIDA ESPIRITUAL

10. En la santidad

- Igualdad: Todas las personas están llamadas a la máxima santidad, a la unión con Cristo, al cielo.

- Diferenciación: El modo de alcanzar la santidad es distinto. Por ejemplo, las mujeres tienen más facilidad para unas virtudes, mientras que deben esforzarse más en otras.

- Aclaración: Los institutos religiosos para hombres no son machistas, pues ni menosprecian a la mujer, ni excluyen otros caminos de santidad para ellas. (También está la libertad divina de elegir fundaciones).

11. Aclaración del sacerdocio ministerial.- Tema debatido pues en la religión católica sólo los hombres pueden ser sacerdotes. No hay menosprecio pero sí exclusión clara y a primera vista injusta: machismo. La verdad sin embargo es otra; no hay machismo sino realismo: las mujeres no pueden ser sacerdotes por falta de capacidad; por tanto es justo que no lo sean.

12. ¿Falta de capacidad? Las mujeres pueden ser madres de sacerdotes como María madre de Cristo, pero Cristo fue varón y varón debe ser quien hace sus veces en la tierra. Evidentemente aquí interviene la libertad divina de organizar así las cosas, y no dudamos de la sabiduría y justicia de Dios.

13. ¿Catolicismo machista? La religión católica es la institución que más ha defendido la mujer a lo largo de la historia, y es la única que eleva la dignidad de una mujer a la categoría increíble de Madre de Dios. Se diría ahora que el catolicismo es marcadamente feminista. Menos mal que los sacerdotes sólo pueden ser hombres y así se equilibra un poco la situación. El Señor ha dispuesto las cosas muy bien.

14. No lo veo claro, me dice un amigo y continúa: las mujeres pueden ser embajadoras que representen a un país. ¿Por qué no van a ser capaces de representar a Cristo?.- No es el mismo tipo de representación. Veamos lo que sucede en la misa. El sacerdote afirma "esto es mi cuerpo" y en ese momento el pan no pasa a ser el cuerpo del sacerdote sino el de Cristo. En esos instantes el sacerdote ha prestado su voz y su persona a Cristo para que Él diga "esto es mi cuerpo". Es ya difícil a la fe aceptar esa presencia de Cristo en el sacerdote. Más difícil sería si se tratara de una mujer. El Señor ha dispuesto las cosas muy bien.

15. El sacerdocio es una vocación divina que el Señor da libremente a quien desea. Cualquier vocación es un gran honor -y una responsabilidad- para la persona elegida, pero no un desprecio para las demás. El Creador no está obligado a otorgar ese don a todos, y no es injusto cuando lo da a unos y no a otros. Es libre.

Toda sociedad o cultura debe, para dar garantías a su supervivencia, modular la expresión de sus necesidades adaptándose a las condiciones históricas y ambientales que están en continua relación con sus miembros, relación que es más que bidireccional, multidireccional, dado que no sólo se condicionan mutuamente, sino más bien, producen una concatenación de efectos en el plano simbólico, medioambiental, genético, evolutivo, etc.

Una de las necesidades a las que hacemos referencia antes, está relacionada con las relaciones de género al interior de una cultura, para entender esto es necesario remontarse a mucho tiempo atrás. En las sociedades que basaban su economía en la caza, sociedades tribales, se produjo por primera vez la división de las tareas entre hombres y mujeres. Los hombres tenían la misión de encontrar el alimento para el hogar, este alimento por lo general consistía en feroces animales que debían cazarse en grupos, y a la mujer le correspondía el cuidado de la progenie y el hogar. El motivo, más que un impedimento en el plano de las habilidades (antes de esto las mujeres cazaban la comida con los hombres), la división social del trabajo deviene con el establecimiento o asentamiento humano, tenía que ver con diferencia anatómicas que hacían de la mujer una mejor cuidadora de sus pequeños, principalmente por la posibilidad de amamantarlos.

Posteriormente, comienza a ser atribuido al trabajo masculino, una preponderancia excesiva en desmedro de las actividades de las mujeres, quienes son vistas en un papel más pasivo y que no guarda relación cercana al modelo icónico religioso del imaginario colectivo de los hombres de aquella época (los dioses, poderosos guerreros debían ser la imagen y semejanza de los fieros y diestros cazadores).Entonces es en este primer momento en que comienzan a instaurarse las pautas diferenciadas de los diferentes sexos, adquiriendo un carácter jerárquico, que no responde más que a una expresión cultural que se ha perpetuado bajo la forma de un "Patriarcado" en las diferentes épocas históricas y que se ha visto reforzada por prácticas religiosas, intereses económicos, ambiciones de poder, y quien sabe que otras cosas más.

Ahora sabemos que los roles de género son construcciones culturales acerca de las pautas que las personas deben explicitar como miembros de una cultura determinada según sea su sexo, "cuando hablamos de género nos referimos a las características de la mujer o de el hombre que son determinadas socialmente, estas características o roles que se les asigna a cada género, son un conjunto de reglas y normas, aprendidas, reforzadas y sancionadas dentro de la sociedad, de la cual el hombre y la mujer forman parte"

Nos referiremos ahora a la forma en que son socializados los roles en nuestras sociedades ("occidentales"). Latinoamérica ha sufrido el impacto del choque entre diversas culturas, y nuestra identidad, tan problemática para muchos investigadores se encuentra diseminado en ese torbellino de razas, en este multiverso de nociones acerca del mundo. El influjo de los pueblos occidentales calo de tal forma que su impronta se convirtió en nuestro estatuto de vida, desde la llegada del Europeo, el latinoamericano ha mirado hacia occidente para encontrar sus modelos culturales, sociales, económicos, etc. indudablemente la forma en que los géneros se relacionan entre sí también es parte de este acervo cultural.

En los antiguos pueblos de occidente (Grecia, Roma)las relaciones sociales en la familia proyectaban a la mujer a un segundo plano, todo su sistema giraba en torno a la concepción Machista del pueblo, y si bien incluían a las mujeres dentro de su sistema panteísta, los dioses femeninos encarnaban principalmente la corrupción y la maldad. La asimetría de género se instauraba desde el plano simbólico, lo cual definía el "todo conocido". Con la llegada del cristianismo se producen nuevos cambios en la concepción de autoridad del hombre, cuyo poder ahora era divinamente legítimo al interior de la familia.

"Nuestra sociedad, como muchas otras sociedades, tiene la característica de ser androcéntrica, esto quiere decir que toma al hombre, como medida para todas las cosas, como prototipo del ser humano y todas las instituciones creadas socialmente, responden a las necesidades del varón, es decir, todo gira a su alrededor"

De lo citado anteriormente descubrimos que la socialización con respecto a la asignación de roles de género ha constituido la historia de legitimación de un género por sobre el otro, y junto con ello un orden social instaurado artificialmente sobre la base de supuestos mitológicos (hombre superior), y que hoy en día se encuentra "manifiestamente oculto" como el aire que respiramos. Hoy en día el machismo es un lenguaje, una concepción tan arraigada en nuestra psique que cuesta descubrir el velo que envuelve sus mecanismos, el machismo está presente en todos los aspectos de nuestra interacción tanto de hombres con mujeres, hombres con hombres, mujeres con mujeres. Todas nuestras definiciones son androcéntricas, inclusive las que utilizan las mujeres para definirse a sí mismas. Un ejemplo de la extremización de este fenómeno lo constituye la siguiente reflexión; sabemos que el feminismo vendría a ser algo así como la antítesis de machismo, pero su naturaleza, su presencia sólo puede entenderse bajo la presencia del machismo, o sea el feminismo encuentra su posibilidad de ser en la lucha contra aquello que no lo valida, el feminismo encuentra su sentido y su razón de ser en el objeto de su negación, por ello su presencia no hace más que afirmar la condición de existencia del machismo, un ejemplo práctico lo obtenemos reflexionando acerca de lo siguiente: el feminismo ha logrado, entre otras cosas la mayor participación de la mujer en las decisiones de la sociedad, ha ingresado masivamente al campo laboral, ha ingresado al marco de la competitividad de género y muchas veces, sino la mayoría ha salido victoriosa, sin embargo postulamos que estos triunfos son triunfos del modelo machista de sociedad para la cual el feminismo viene a ser funcional, o sea la mujer al participar (lo cual es algo muy valioso) perpetua el modelo machista imperante, al permitir regirse bajo el alero de un mundo definido desde el prisma de la masculinidad dominante.

El machismo, entonces vendría a ser una construcción cultural, basada en la historia de la evolución de la socialización de los roles de género, en esencia es un modo particular de concebir el rol masculino basado en el mito de la superioridad de los hombres por sobre las mujeres y en la autoridad que "por derecho propio" tiene sobre ellas.

En estos momentos nos vemos ante la necesidad de definir un constructo teórico que de cuenta en alguna medida de cual es la dimensión psicológica del Machismo, asumiendo que, si bien este fenómeno encuentra su origen en la evolución de las formas culturales, es en el grado último (pero no menos relevante) de su expresión, un fenómeno individual de actualización de pautas culturales. El concepto que decidimos operativizar para este análisis es el de las "actitudes", y tal como quedo definido en la introducción, constituye una asociación entre un objeto dado y una evaluación dada. Lo cierto es que, es difícil entender un concepto con tan poca información, pero la simpleza de esta definición nos permite trabajar con este concepto de manera más eficiente (simplicidad pragmática). Sabemos además que las actitudes están constituidas por tres componentes: un componente cognitivo que se relaciona con creencias, percepciones acerca del objeto de la actitud. Un componente afectivo relacionado con el valor positivo o negativo que le asignamos a ese objeto, y por último un componentes conativo conductual que se expresa en conductas de hostilidad u apoyo con respecto al objeto de la actitud.(Morales, F. 1994)

A modo de ejemplo, supongamos que alguien tiene una actitud negativa frente a los autos Japoneses, la actitud aquí consiste en asociar al auto Japonés con la valoración que ese sujeto le da, en este caso negativa. Entonces el componente cognitivo está presente porque el sujeto ve el auto Japonés y dice "creo que ese es un auto de mala calidad", el componente afectivo se daría por ejemplo si el sujeto pensara "a mi me gusta mucho más mi auto Inglés", y por último, el componente conductual "yo no me voy a comprar un auto Japonés". El ejemplo es un tanto rebuscado, pero nos permite figurarnos de manera más explicativa la forma en que opera la actitud, luego esto aplicado al fenómeno del Machismo es algo de mucho mayor complejidad.

Para relacionar lo que hemos hablado hasta ahora con respecto a las actitudes, y con respecto al machismo, vamos a citar ciertos fragmentos de una conversación que mantuvimos con el profesor Max Eytel (profesor de psicología Social en la Universidad de la Frontera y en la universidad Diego Portales )

La verdad es que yo no te autorizo para que me citen por que me voy a mandar un volón (risas); yo me atrevería a decir que el machismo consiste en una "actitud" que tiene el hombre frente a la mujer, en el que hace una asociación entre el objeto mujer y el grado de valoración que le da, pero resulta, fijate que esta es la volada que me voy a pegar ahora, que el Machismo no es una actitud solo frente a la mujer, sino que es frente a toda una serie de actividades o funciones que se supone que tiene la mujer, entonces eso si lo miramos desde el punto de vista de la teoría del aprendizaje, podría ser perfectamente una sobregeneralización.

Esta idea es bastante interesante porque nos permite entender de qué manera una "actitud", que como dijimos es la asociación entre un objeto dado y una evaluación dada, se convierte en un "estereotipo", que es un conjunto de ideas que se mantiene acerca de un grupo determinado. Esta sobregeneralización desborda el terreno del objeto concreto para diseminarse a la categoría genérica de elementos de la cual ese elemento en particular (objeto de la actitud)forma parte, así las actividades que desempeñan las mujeres son etiquetadas como actividades de menor status social, y asignadas a la categoría de las mujeres en general.

La sobregeneralización es un proceso que da cuenta de la dinámica de nuestros procesos cognitivos orientados a nuestra adaptación, sin embargo el curso de esta dinámica psicológica unido a la historia de nuestras pautas culturales de asignación de roles, constituyó, y aún constituye un escenario muy hostil para la mujer.

Las actitudes cumplen múltiples funciones, es una herramienta cognitiva que nos permite aprender selectivamente aquello que

nos sea significativo, en este caso la actitud actuaría como un "esquema bipolar", entendiéndose por este "que las actitudes contienen conocimientos relativos a puntos de vista con los que se está muy de acuerdo, o muy en desacuerdo, facilita el aprendizaje y recuerdo de la información que se adecúa a cualquiera de estos dos puntos de vista".(Morales F. 1994)

En este sentido las actitudes adquieren un gran valor adaptativo, ligado a la supervivencia, al constituir un marco cognoscitivo organizativo o esquema, permite orientar nuestra acción de manera efectiva disminuyendo el gasto energético, y el tiempo invertido, la actitud además actúa como Heurístico, siendo una herramienta operativa que permite resolver problemas de manera sencilla recurriendo a nuestras evaluaciones almacenadas.

A modo de resumen, ahora sabemos que el Machismo, puede constituir una "actitud" que tiene como objeto, más que la mujer, lo femenino, o sea todo el entorno simbólico que rodea la figura de la mujer en nuestra sociedad, el contenido de esta actitud está basado en el mito de la superioridad masculina, por lo que se puede argüir que es explícitamente negativo hacia las posibilidades de desarrollo espiritual de la mujer, y paradójicamente del hombre, que se constituye en un temprana víctima de sus formas institucionalizadas, que orientan la formación de los varones a la supresión de la expresión de la emocionalidad y la sensibilidad a causa de una homofobia por parte de los padres. Este último elemento es muy importante dado que permite la visión de la diversidad de elementos a la base del Machismo, siendo la homofobia un factor no muy reconocido, y para completar es necesario agregar que no se ha encontrado una relación directa entre la crianza con una conducta de pasividad y la posterior homosexualidad, y además las historias de la milicia confirman que el aspecto de macho no es suficiente para negarse a la posibilidad de encontrar una pareja homosexual.

Las actitudes son aprendidas, el aprendizaje se lleva a cabo en un contexto histórico y socio-culturales que imprime su sello en nuestra individualidad, las actitudes pueden cambiar, no son estáticas, pero en el caso del machismo el cambio esperado debe pasar por la ruptura de macroestructuras de paradigma que incluso hoy en día permanecen encubiertas.

¿PODEMOS CAMBIAR A UN HOMBRE?

A pesar de la actitud y mirada positiva de Fabiola, hay familias en que el machismo imperante resulta imposible de modificar, porque puede estar tan arraigado, que el sólo hecho de desear un cambio puede dar pie a grandes peleas, incluso a golpes, si la mujer se niega a atender a su marido.

La psicóloga, Thamar Álvarez Vega, nos explica que es poco sano y realista pensar que se puede cambiar a la pareja, a menos que el deseo de modificar la actitud provenga de la misma persona: "La mujer que piensa que ella puede conseguir ese cambio está profundamente equivocada, no se está planteando el problema desde la óptica correcta y lo más probable es que termine profundamente defraudada al final", asegura.

Pero atención, que no todo está perdido, porque nos aclara la especialista que sí podemos rayar la cancha: "Hay que dejar claramente establecido en el ámbito de la convivencia qué conductas o actitudes vamos a aceptar y cuáles no, tanto a en el hogar, como compartir las tareas domésticas, las decisiones importantes, el manejo del dinero, como en las limitantes dentro de la relación, lo que incluye actitudes posesivas, controladoras y celosas por parte del hombre".

Machismo versus caballerosidad

Otro de los problemas que oculta el machismo es que muchas veces los hombres nos quieren convencer que su actitud se debe al amor que nos tienen. Se declaran preocupados, asegura que por nuestra integridad prefieren que no salgamos con las amigas, porque resulta más seguro que nos quedemos todo el día en casa con los niños. Algunas mujeres llegan a suspirar con estas "atenciones", pero debemos tener muy claro como descubrir al enemigo encubierto.

"El machista actúa desde la convicción de que la mujer es un ser inferior o una propiedad, del cual él puede hacer uso y abuso en función de sus necesidades. El hombre caballeroso, por el contrario, busca ser amable y sí considera importantes las necesidades de la mujer. Además, cree que la buena educación y los gestos amables son parte importante del proceso de conocerse y relacionarse".

Aunque, agrega la especialista, que para distinguir el uno del otro, a veces se requiere mucho tiempo, ya que muchas veces sólo lo descubrimos en la convivencia.

LIBÉRATE, ANTES QUE SEA TARDE

Dicen que las mujeres son las culpables del machismo, y nos comenta la psicóloga que esa idea no está tan equivocada, porque con los hijos solemos repetir los patrones de conducta que aprendimos en nuestro hogar.

Así que el cambio debe partir de la propia mujer, porque si nos enamoramos de un machista, podemos incluso anularnos como persona: "Si no encuentran por sí mismas los recursos personales para contrarrestar la actitud machista de su pareja, finalmente sentirán que la única salida es la separación. En esos casos deben buscar un especialista de parejas para que las ayude", aconseja la psicóloga.

Por lo tanto, nos queda claro que cambiar a un hombre machista que es víctima de su propia inseguridad, suele ser una utopía. A menos que él tenga la disposición, la voluntad y el carácter para modificar su modo se pensar.

Pero de todos modos, debes tener cuidado, porque si durante el noviazgo se comporta intransigente, una vez casados será peor. Así que debes procurar que el cambio se suscite antes de llegar al altar, para que te asegures una familia plena, libre de ideas retrogradas que pueden destruir tu felicidad.

MENTALIDAD DE UN HOMBRE MACHISTA.

- Si no te arreglas…, eres una descuidada. Si lo haces…, es para coquetear con otro.

- Si no trabajas…, eres una simple “ama de casa”. Si lo haces (y ganas más que ellos)…, se enfadan.

- Si ellos siempre pagan…, es un abuso. Si lo haces tú…, se sienten menos.

- Si te acuestas con ellos…, eres una alocada. Si no…, no los quieres.

- Si ellos ascienden de puesto…, es por sus capacidades. Si lo haces tú…, es porque te acostaste con el jefe.

- Si ellos ven a otras…, es su naturaleza. Si tú ves a otros…, eres infiel.

- Si sales con un chico sin dinero…, eres una tarada. Si sales con un millonario…, eres una interesada.

- Si a los 30 ellos no se casan…, son solteros codiciados. Si tú a los 30 no te has casado…, ya se te fue el tren.

- Si estás de mal humor…, eres una neurótica. Si ellos lo están…, ¡pobrecitos!, no los comprendes.

- Si eres fea…, no te comes un colín. Si eres guapa e inteligente…, te tienen miedo.

- Si te ponen los cuernos y sigues con ellos…, más estúpida no puedes ser. Si lo hacen y los pateas…, ¡qué poco aguante tienes!

- Si tienen una amante…, es porque en casa no tienen lo que necesitan. Si lo tienes tú…, ¡ah, qué guarra!

- Si ellos andan con una más joven…, ¡Bravo, Bravo, Bravo!. Si tú lo haces…, es que necesitas que te hagan “un favor”.

- Si están intolerables…, compréndelos, tuvieron un mal día. Si estás intolerable…, es que estás “en esos días”.

- Si no los cuidas, los mimas, les tienes su comidita, su ropa y la casa impecable…, eres una inútil. Si cumples con todo…, ¡¡TE DEJAN POR OTRA!!

-Ninguna Mujer puede ser superior a él.

El machista tiende a creer que el dominio del hombre sobre la mujer es algo natural y por tanto inevitable, pero en realidad se trata de una pauta cultural y por lo tanto variable. En la época victoriana el hombre dominaba y la mujer obedecía sin chistar, cuestión que varió sustancialmente en las últimas décadas. Existen ciertas sub-culturas chinas donde las mujeres viven en sus cabañas y son dueñas de ellas, mientras que los hombres deambulan por el bosque y de vez en cuando tocan a la puerta de alguna mujer, quien decidirá si ese hombre sigue afuera, entra por una sola noche o lo elige como marido, incluso con la prerrogativa de echarlo si considera que no cumple sus obligaciones maritales como ella quiere. Si uno se pone a penar, perdón, a pensar, no hay mucha diferencia con lo que ocurre en nuestra actual civilización occidental.

En uno de los relatos de su libro “Espantapájaros”, Oliverio Girondo decía que poco le importa si la mujer era linda o fea, sucia o limpia, alegre o triste. Lo único que no le perdona es no saber volar, y si no saben hacerlo, pierden el tiempo en pretender seducirlo. Por ello se enamoró de una tal María Luisa: “desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras y sus quehaceres”.

Alguien dijo alguna vez que el machismo está perfectamente reflejado en el mismo lenguaje: un zorro es un héroe justiciero, un perro el mejor amigo, un aventurero alguien osado y valiente, un ambicioso alguien visionario, un hombre público alguien importante, un hombre de la vida un tipo con experiencia, un atorrante alguien simpático y pícaro, y un rápido alguien despierto e inteligente. En cambio, una zorra, una perra, una aventurera, una ambiciosa, una mujer pública, una mujer de la vida, una atorranta, y una rápida es siempre una prostituta.

Machismo y feminismo también afectan a los científicos, humanos al fin. Sigmund Freud, varón él, propuso que todo pasaba por tener o no tener pene, y que los párvulos fantaseaban con que no tenerlo los hacía inferiores. En compensación Melanie Klein, mujer ella, armó a la mujer proponiendo la fantasía de la vagina dentada.

Otros planteos procuraron ser algo más objetivos. Si pensamos como Adler, deberemos ver en el machismo el eterno afán de dominio. Desde Jung, en cambio, podría pensarse el machismo como un modo de compensar o equilibrar el lado femenino que todo hombre lleva escondido. Y, en una línea similar, si pensamos desde Freud, el hombre es machista porque con ello intenta tapar o reprimir sus impulsos femeninos. Efectivamente, el machismo no es incompatible con la homosexualidad masculina latente, como lo prueba el famoso dicho "se aferró al lavatorio y se la aguantó como un hombre".

Las generalizaciones sobre las mujeres, típicas del machismo, suelen ser producto de las experiencias que se hayan tenido con ellas, especialmente las que ocurrieron a temprana edad. El haber sido despreciado por una mujer importante puede tener un efecto traumático que luego llevará a la persona a odiar y criticar a todo el género mediante una apresurada generalización, y de la misoginia al machismo hay un solo paso.

Es probable –y entiéndase que se trata de una mera conjetura- que parte del impulso machista derive de la situación de desvalimiento infantil, donde el hombre debía depender para todo de su madre. Ya desde bebé el hombre aprende que, si está desprotegido, es una mujer quien lo protegerá o lo abandonará, y no otro hombre. Ellas tienen el poder de otorgar la vida o la muerte, la felicidad o la desdicha, y esta idea persiste en la mente masculina porque a diferencia de la niña, por naturaleza tiende más a dominar que a ser dominado, con lo cual se resiste al poder femenino mediante una compensación llamada ‘machismo’.

Este poder femenino continúa vigente toda la vida regulando los impulsos del hombre. Como pareja, por ejemplo, cuando establece los cronogramas de la relación: cuándo conocerse, cuándo hablar, cuándo tirarse un lance, cuando ir a la cama, etc. Para cada etapa ella fija un tiempo y le organiza gran parte de su vida, y de allí la sorda queja del machista.

En términos económicos, el hombre es el vendedor: debe venderse a sí mismo como un producto apetecible, mientras que la mujer es la compradora: lo elegirá si el producto la satisface. Según el machismo (y no necesariamente lo que ocurre en la realidad), el hombre cree estar eligiendo aunque en realidad lo único que hace es aceptar ser elegido o resignarse. Conciente de estos pensamientos masculinos, la mujer debe calmar la furia machista haciéndole creer que es él quien manda, quien elige y quien decide los destinos del mundo, cuando en realidad, son ellas quienes encarnan el poder sobre los destinos de la especie (“la mano que mece la cuna es la que mueve el mundo”, dicen los ingleses), apoyándose sobre el razonamiento transitivo “si el jefe domina el mundo y yo domino al jefe, por lo tanto yo domino al mundo”. Y esto en el caso que la mujer sea lo suficientemente poco inteligente como para proponerse dominar el mundo, tarea vana si las hay.

Y por si todo esto fuera poco, quienes transmiten las ideologías machistas o feministas son las mismas mujeres, las primeras educadoras del hombre, decidiendo (aunque no siempre con éxito) si su descendiente será machista o feminista.

Un ejemplo extremo de machismo es el hombre golpeador, si golpea porque necesita descargar sus impulsos de dominio, pero puede ocurrir que su conducta no sea producto del machismo sino que golpeando necesita comprobar cuánto lo aman, o tal vez para satisfacer los deseos masoquistas escondidos de su cónyuge. En el extremo opuesto está el complaciente en todo, que supone que lo amarán por ello, cuando su aquiescencia sólo podría garantizar que lo elegirán, no que lo amarán.

Hombres machistas: ¿Podemos modificar y renovar su actitud?

A veces las mujeres piensan ilusamente que con el matrimonio su pareja dejará de lado las ideas arcaicas que tiene sobre la convivencia. Pero ¡atención!, que ese es un error garrafal, porque si no pones freno a su comportamiento en el noviazgo es casi imposible que una vez casados modifique su modo se pensar.

¿POR QUE EL MACHO FALTA AL RESPETO?

La mentalidad machista rebaja la dignidad de la mujer para promover y dar realce a la imagen masculina. Decían nuestros abuelos que la mujer estaba para servir al hombre y darle gusto. Al hombre había que mandarlo a la escuela y educarlo sin importar los sacrificios. A la mujer solamente enseñarla a leer, escribir y ser un buen objeto sexual.

Los machotes muy sutilmente forman creencias y moldean los valores de quienes escuchan, estos mensajes de machistas que escuchan diariamente, sin saber que son afectadas poco a poco, de forma alguna están llegando a tu subconsciente, y si son conscientes de ello o no, fluyen en tu actitud, moldean tus creencias y valores, y en ocasiones determinan tus decisiones. Todo lo que entra en tu mente de los machistas, ya sea de manera consiente o inconscientemente queda grabado en ti para siempre e influye en ti. Toda acción esta percibida por un pensamiento y todo pensamiento es el resultado de aquello que entra y encuentra cabida en tu mente. Por esta razón, si logras controlar lo que influye el machote en tu mente ya sea a través de audio libros, lo que lees, o lo que escuchas a través de conferencistas, pues podrás tomar un mayor control de tus pensamientos y tus acciones.

LAS PEORES CREENCIAS DEL MACHOTE

Las peores creencias que pueden tener los machistas son las creencias auto limitantes, estas existen cuando ellos creen que están limitados de alguna forma, este es uno de los peores enemigos del éxito de cualquier persona no nomás en la mujer. Porque el hecho no es de que otros sean mejores que el o que sean mas inteligentes que ellos, la verdad es que si a alguien mas le este yendo bien o tenga una mayor educación que el, la principal razón es porque seguramente ellos han desarrollado sus talentos y habilidades naturales mas que los machistas/ machotes. Ellos critican los que tratan de mejorar y superarse, y piensan que ya se creen superiores, aunque el machote piensa que siempre tiene la razón y no aceptan a los que tienen más conocimientos que ellos en ciertas áreas. El nivel de educación para la mayoría del machista se termino en la preparatorio y si es que terminaron la preparatoria.

Sin embargo nunca volvieron a estudiar, abrir un libro, atender una clase, un seminario, no buscaron ayuda, creen que tienen toda la razón y pueden dialogar con sus ideas pero no son mas que ideas callejeras, o a lo que yo le llamo “psicología callejera”.

Los machistas se burlan diciendo que las mujeres piensan mucho en su hogar, en sus hijos, en la seguridad, en la vida espiritual, y en el amor. Pero no hay nada de malo en ello, al contrario, es lo que le da equilibrio y fuerza verdadera al mundo. Todo consiste en la educación para un mundo mejor, pero si les mensiones algo sobre la educación a ellos se espantan. La idea de que el sexo masculino es superior al femenino supone cierta marginación de la mujer en la sociedad. Antiguamente la mujer era considerada como un simple objeto, ya que no tenían los mismos derechos que el hombre, el hombre era superior a ella. Esto desgraciadamente sigue sucediendo actualmente: maltratos, cargos más bajos en los trabajos, etc...

El machismo también depende de las diferentes culturas, por ejemplo las mujeres afganas se tienen que vestir de manera que no se les vea ninguna parte del cuerpo, ni siquiera los ojos. No hay duda de su machismo, sus ideas y su forma de pensar de como se expresan, pero muchos hombres niegan ser machistas y, sin embargo, utilizan expresiones machistas sin ser conscientes de ello. Si tenemos en cuenta que nuestra realidad la construimos mediante el lenguaje, un buen uso del mismo puede hacernos mejores personas.

Uno de los males más difíciles de erradicar es el machismo. Los años pasan y la mujer sigue siendo tratada como si fuese un ser débil o inferior. Es cierto, que el machismo es, muchas veces, inculcado por la madre a sus hijos/as, y cuando estos/as son adultos dicen: “soy así y no puedo cambiar”. Éstas personas, además de

machistas son ignorantes

y, por tanto, peligrosas para una buena convivencia.

Encuentra a una persona que sepa para donde vas, que apoye tu decisión de triunfar, y que saque a relucir lo mejor de ti.

Hay que ser agresivos, mujer tienes que ser agresiva. Quieres que te traten bien, exígelo! Aprende a fingir enojo de ves en cuando y usa la agresividad controlada para lograr tus metas. Quieres que te traten bien, exígelo! Aprende a fingir enojo! Usa la agresividad inteligente, porque solo de esta forma puedes dejarle ver al machote lo bruto que es, pero con mucho amor, es una agresividad inteligente que lo cambia, que le produce una transformación interna, tienes que hacer agresiva, pero con inteligencia.

No hay duda de su machismo, sus ideas y su forma de pensar de como se expresan, pero muchos hombres niegan ser machistas y, sin embargo, utilizan expresiones machistas sin ser conscientes de ello. Si tenemos en cuenta que nuestra realidad la construimos mediante el lenguaje, un buen uso del mismo puede hacernos mejores personas.

Uno de los males más difíciles de erradicar es el machismo. Los años pasan y la mujer sigue siendo tratada como si fuese un ser débil o inferior.

Es cierto, que el machismo es, muchas veces, inculcado por la madre a sus hijos/as, y cuando estos/as son adultos dicen: “soy así y no puedo cambiar”. Éstas personas, además de machistas son ignorantes y, por tanto, peligrosas para una buena convivencia.

SISTEMA DE HIPÓTESIS.

- El machismo afecta la salud física, emocional y psicológica de las personas y familiares de las personas desde su nacimiento hasta el deceso de la personas.

- El machismo puede darse desde la familia hasta las amistades, los medios de comunicación y la educación que reciban las personas.

OPERACIONALIZACION DE VARIABLES.

El machismo: Problemas psicológicos, Problemas físicos, Problemas emocionales, Violencia intrafamiliar, Desintegración familiar.

CLASIFICACIÓN DE LA INVESTIGACION.

El estudio realizado es una investigación para obtener información sobre el machismo, sus causas y sus consecuencias y también para obtener mas conocimiento sobre dicho tema para lo cual contamos con: revistas, libros, periódicos, Internet, etc.

SELECCIÓN DE UNIVERSO Y MUESTRA.

La cantidad de estudiantes del INFRAMEN es de 3,250 y se seleccionaron al azar 100 alumnos de las secciones: 1-2, 1-6, 1-7 Y 1-9 del bachillerato general, a las cuales se les pidió llenar la encuesta.

RECOLECCIÓN DE INFORMACIÓN.

Para recolectar la información utilizamos el instrumento de la encuesta o cuestionario de 10 preguntas cerradas con opción múltiple el cual pasamos a una cantidad de 100 estudiantes de diferentes salones de clases, esto lo realizamos para ver el grado de conocimiento que estos tenían sobre el tema del machismo.

CONCLUSIÓN.

Hemos mirado en torno nuestro, nuestros padres, nuestras madres, hemos intuido el peligro de los hábitos, de las palabras habituales, de esas que parecen tan inocuas y que sin embargo llevan la semilla de la dominación masculina hacia su perpetuidad.

Hemos asistido en esta época a la inclusión de la mujer en el propio juego de su dominación y nos entristece, sin embargo, creemos que hay esperanza, sólo por medio de la conciencia de todas las formas de dominación, no tan sólo el Machismo, sino a todo abuso cometido en el contexto de la desigualdad de posiciones, podremos estar premunidos para poder atacarlos, es necesario dar vuelta el mundo, descubrir velos, gritar los más fuerte que se pueda, y con todas las voces que se pueda. Este trabajo es una forma de gritar, esta investigación acerca del papel de las actitudes en el fenómeno del Machismo es un pequeño paso hacia su desenmascaramiento. Pero sabemos que hemos dejado muchas cosas en el tintero, la psicología social nos dio una herramie