Leer Ensayo Completo Ciencias Auxiliares

Ciencias Auxiliares

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.013.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Eric 24 abril 2011

Palabras: 1515 | Páginas: 7

...

eyes que tratan este tema, sociología, antropología, estadística, química, física, etc.

Por esta razón, es que cuando el experto es llamado por el juez para ser asesorado, el Médico Legista debe informar sin vaguedades ni teorías, porque no tienen puesto alguno dentro de la Medicina Forense. El criterio del perito debe estar basado en sus conocimientos sólidos de la Ciencia médica y las leyes.

2.4.- CRIMINOLOGÍA.

Ocupa, al decir don Constantino Bernaldo de Quirós, del estudio el estudio del delito considerado como fenómeno biológico y social, como algo vivo, caliente, palpitante, sangrante, a la manera de la Historia Natural en toda su amplitud minuciosa.

La Criminología representa, el término de muchas Ciencias Penales, entre las cuales destacan la Antropología,, la Sociología, la Endocrinología, la Psicología y la Estadística criminales. Al lado de estas disciplinas existen otras, conocidas bajo el nombre de Ciencias Auxiliares del Derecho Penal; entre ellas sobresales la Medicina Legal y la Criminalística.

2.5.- CRIMINALISTICA.

La Criminalística, según Cuello Calón, está constituida por un conjunto de conocimientos heterogéneos encaminados al hallazgo de los delincuentes, al conocimiento del modus operandi del delito y al descubrimiento de las pruebas y de los procedimientos para utilizarlas. Trátese de diversas ciencias y artes para investigar los delitos y descubrir a los delincuentes.

No debe darse por terminado este capítulo sin hacer referencia a la Política Criminal, definida como la ciencia conforme a la cual el Estado debe realizar la prevención y la represión del delito. En realidad, esta disciplina no es sino el aprovechamiento práctico, por parte del Gobierno, de los conocimientos adquiridos por las ciencias penales, a fin de dictar las disposiciones pertinentes para el logro de la conservación básica del orden social.

2.6.- CIENCIAS COMPLEMENTARIAS.

2.6.1.- ANTROPOLOGÍA CRIMINAL.

Tiene por objeto el estudio del hombre delincuente; investiga las causas biológicas del delito; se le denomina también Biología Criminal. Esta ciencia, de muy antigua raigambre, adquirió un enorme desarrollo con los estudios del positivista italiano César Lombroso, quien en el año de 1876 publíco el libro titulado “El Hombre Delincuente”.

Para este autor, el criminal congénito o nato es un ser atávico, con regresión al salvaje. La doctrina lombrosiana descansa en tres puntos fundamentales explicativos de la delincuencia, a saber: al atavismo, la locura moral y la epilepsia; los delincuentes natos representan el tipo criminal, tan discutido en nuestro tiempo.

Las doctrinas de Lombroso han caído en desuso, por haber sido objeto de incontables rectificaciones que han venido a demostrar la naturaleza heterogénea del delito, con exclusión de un solo elemento causal, pues surge como resultante de múltiples factores. Debe sin embargo reconocerse que merced a las investigaciones del sabio positivista italiano, se han desarrollado los estudios del factor personal en la producción del delito.

2.6.2.- PSICOLOGÍA CRIMINAL.

La Psicología Criminal es en realidad una rama de la Antropología Criminal; estudia al hombre delincuente en sus caracteres psíquicos. La Psicología Criminal adquiere una importancia extraordinaria con los estudios del psiquiatra vienés Segismundo Freud (1856-1939) y de discípulo y después contradictor Alfredo Adler (1871-1937).

Para el primero, el delito es el resultado del “ello”; es decir, del instinto, que triunfa sobre el “súper yo”, o sea la conciencia moral. Según Bernardo de Quirós, el “ello” es un vocablo pintoresco y feliz que no puede sustituirse y sirve de signo a la energía vital de la carne, con todas sus apetencias. Para Freud no sólo el delito, sino todos los fenómenos humanos, tienen una fuente de producción de tipo sexual. Es la freudiana, una doctrina eminentemente pansexualista. Merced al empleo del psicoanálisis intenta descubrir los llamados “complejos”, o sea los conflictos entre el “ello” y el “súper yo”; tales conflictos son siempre de tipo sexual, resultado de actos fallidos o mal logrados.

El psicoanálisis consiste en escudriñar la subconciencia por medio de las palabras y de los símbolos que emite el sujeto de estudio.

Adler en su libro Teoría de la Psicología Individual (1920), expresa que lo definitivo, el impulso motor en la vida es el sentimiento de la propia personalidad. Consiguientemente –dice Bernardo de Quirós-, en esta nueva concepción, el delito es un resultante del complejo de inferioridad, adquirido en virtud de diminuciones de los valores personales, orgánicos y sociales, que trata de superar la tendencia del hombre al poder, en virtud de supracompensaciones adecuadas, no sin el cortejo de conflictos internos y externos consiguientes.

2.6.3.- ENDOCRINOLOGÍA CRIMINAL.

Propiamente aparece como ciencia en este siglo, debido a los estudios de Nicolás Pende y de su discípulo Giuseppec Vidoni. Tal disciplina intenta descubrir el origen de la delincuencia en el funcionamiento de las glándulas de secreción interna; trata de demostrar la decisiva influencia en las hormonas en la etiología y aparición del delito.

Para sus creadores, el desequilibrio de las secreciones glandulares engendra trastornos en la conducta humana que, a su vez, motivan el delito. Esta ciencia bien podría formar parte de la Antropología Criminal.

2.7.- VISIÓN ACTUAL DE LAS CIENCIAS AUXILIARES DEL DERECHO PENAL EN LOS PRINCIPALES SISTEMAS EN EL MUNDO.

La Criminalística moderna, misma de la cual como ya lo referimos en los primeros capítulos, ha pasado por muchas etapas, para algunos teóricos actualmente vivimos en la etapa comprendida de 1932 a 1984 en las cuales se han dado grandes cambios, si bien es cierto la Criminalística ha sido una ciencia vieja y muchos de los teóricos actuales por desconocimiento de los métodos modernos siguen cometiendo los errores de someter a la Criminalística sobre aspectos teóricos un tanto cuanto viejos.

La Criminalística moderna ya no solo depende del perito o el especialista que vaya a la escena de los hechos o hallazgo, sino ya depende de muchas ciencias auxiliares que antes no se tenían, entre las cuales se tiene a los peritos en huella genética y las condiciones técnicas actuales para poder determinar la absorción atómica y técnicas tan modernas utilizadas actualmente en las procuradurías conocidas como luminol, o la identificación de huellas con Cianoacrilato como manera moderna para pulpejos dactilares.

Como lo habíamos mencionado, la Criminalística tiene sin duda varios aspectos a manera de principios básicos, el primero el principio de intercambio el cual es un principio sumamente importante, ya que nos determinará un número de postulados interesantes:

1. NINGUNA PERSONA QUE COMETA UN HECHO DELICTUOSO ES INEXISTENTE PARA LA CIENCIA.

2. TODA PERSONA QUE SE TRALADE DE UN LUGAR A OTRO INTERCAMBIA INDICIOS IDENTIFICABLES DE LOS LUGARES DONDE ESTUVO.

3. TODOS LOS DELINCUENTES POR MAS METICULOSOS QUE SEAN DEJAN INDICIOS PARA DETERMINAR SU RESPONMSABILIDAD EN EL LUGAR DEL HALLAZGO.

El principio de intercambio es fácil de explicar, bajo el siguiente ejemplo:

SUJETO A Vive en un departamento en la Colonia Morelos, como dato principal su alfombra es de color roja, el SUJETO B llega a la casa del SUJETO A proveniente de un lugar donde horas antes había cavado un orifico para enterrar algo. El SUJETO A es agredido y le es arrebatada la vida, mas sin en cambio se encuentra enterrado. Pero se identifica a través del intercambio que existe en los zapatos del probable, toda vez que se puede rescatar una fibra color roja de la suela de sus zapatos, así mismo la tierra que presenta a sus zapatos corresponde a la misma tierra, en la cual es encontrado el cadáver del SUJETO A, por lo tanto existe un intercambio entre el lugar de la tumba y la alfombra roja.

BIBLIOGRAFIA COMPLEMENTARIA

AUTOR: FERNANDO CASTELLANOS

LIBRO: LINEAMIENTOS ELEMENTALES DE DERECHO PENAL

PORRUA MEXICO 1997

2. A la 2.7 pag. 28 A la 72