Leer Ensayo Completo Codigo Civil De Honduras

Codigo Civil De Honduras

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.999.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: tolero 27 mayo 2011

Palabras: 130044 | Páginas: 521

...

l acto que ella anula no ha sido fraudulento contrario al fin de la ley. Artículo ° 11 Las Leyes que interesan al orden Público y a las buenas costumbres, no podrán eludirse ni modificarse por convenciones de los particulares; pero podrán renunciarse los derechos Conferidos por las leyes, con tal que solo miren al interés individual del renunciante y que no esté prohibida su renuncia. Artículo º 12 La ley es obligatoria para todos los habitantes de la República, incluso los extranjeros. Artículo º 13 Las leyes relativas a los derechos y deberes de familia o al Estado, condición y capacidad legal de las personas, obligan a los hondureños, aunque residan en país extranjero. Artículo º 14

Los bienes situados en Honduras están sujetos a las leyes hondureñas aunque sus dueños sean extranjeros y no residan en Honduras. Artículo º 15 La forma de los instrumentos públicos se determina por la ley del país en que hayan sido otorgados. Su autenticidad se probará según las reglas establecidas en el Código de Procedimientos. Artículo º 16 9; En los casos en que las leyes hondureñas exigieren instrumentos públicos para pruebas que han de rendirse y producir efecto en Honduras, no valdrán las escrituras privadas, cualquiera que sea la fuerza de éstas en el país en que hubieren sido otorgadas. INTERPRETACION DE LA LEY Artículo º 17 No podrá atribuirse a la ley otro sentido que el que resulta explícitamente de sus propios términos, dada la relación que entre los mismos debe existir y la intención del legislador. Artículo º 18 Cuando el legislador definiere expresamente las palabras para ciertas materias, se les dará en estas su significado legal. Artículo º 19 El contexto de la ley servirá para ilustrar el sentido de cada una de sus partes, de manera que haya entre todas ellas la debida correspondencia y armonía. Artículo º 20 En los casos en que no pudieren aplicarse las reglas anteriores, se interpretarán los pasajes obscuros o contradictorios del modo que más conforme parezca al espíritu general de la legislación y a la equidad natural. DEL PARENTESCO Artículo º 21 La ley no reconoce más parentesco que los de consanguinidad y afinidad.

Artículo º 22 9; Parentesco de consanguinidad es la relación o conexión que existe entre las personas que descienden de un mismo tronco o raíz, que están unidas por los vínculos de la sangre. .Artículo º 23 El parentesco de consanguinidad es legítimo o ilegítimo. Artículo º 24 Los grados de consanguinidad entre dos personas se cuentan por el número de generaciones Artículo º 25 Parentesco legítimo de consanguinidad es aquel en que todas las generaciones de que resulta han sido autorizadas por la ley. Artículo º 26 Consanguinidad ilegítima es aquella en que una o más de las generaciones de que resulta no han sido autorizadas por la ley. Artículo º 27 La legitimidad conferida a los hijos por matrimonio posterior de los padres, produce los mismos efectos civiles que la legitimidad nativa. Artículo º 28 En el parentesco de consanguinidad hay líneas y grados. Artículo º 29 La línea se divide en directa o recta, y en colateral, transversal u oblicua, y la recta se subdivide en descendente y ascendente. Artículo º 30 Cuando en la línea recta se cuenta bajando del tronco a los otros miembros, se llama descendente; y cuando se cuenta subiendo de uno de los miembros al tronco, se llama ascendente. Artículo º 31

Línea colateral, transversal u oblicua, es la que forman las personas que aunque no procedan las unas de las otras, si descienden de un tronco común. Artículo º 32 En la línea transversal se cuentan los grados por el número de generaciones desde uno de los parientes hasta la raíz común, y desde ésta hasta el otro pariente. Artículo º 33 En la línea y en el grado en que una persona es pariente por consanguinidad con uno de los cónyuges, en la misma línea y en el mismo grado, es pariente por afinidad con el otro cónyuge. Artículo º 34 Se llaman hijos legítimos los concebidos durante el matrimonio verdadero o putativo de sus padres, que produzcan efectos civiles, y los legitimados por matrimonio de los mismos, posterior a la concepción. Todos los demás son naturales. Artículo º 35 Las denominaciones de legítimos y naturales, que según las definiciones precedentes se dan a los hijos, se aplican correlativamente a sus padres. Artículo º 36 Los hermanos pueden serlo por parte de padre y de madre, y se llaman hermanos carnales; o solo por parte de padre, y se llaman hermanos paternos; o solo por parte de madre, y se llaman maternos o uterinos. Artículo º 37 9; En los casos en que la ley dispone que se oiga a los parientes de una persona, se entenderán comprendidos en esa denominación el cónyuge de ésta, sus consanguíneos legítimos de uno y otro sexo mayores de edad, y si fuere hijo natural, su padre y madre que la hayan reconocido, y sus hermanos naturales mayores de edad. A falta de consanguíneos en suficiente número, serán oídos los afines legítimos. Serán preferidos los descendientes y ascendientes a los colaterales, y entre estos, los de más cercano parentesco.

Los parientes serán citados y comparecerán a ser oídos verbalmente, en la forma prescrita por el Código de Procedimientos.

DE LOS PLAZOS Artículo º 38 Todos los plazos de días, meses o años de que se haga mención en las leyes o en los decretos del Poder Ejecutivo, o en los Tribunales o Juzgados se entenderá que han de ser completos, y correrán, además, hasta la media noche del último día del plazo. El primero y el último día de un plazo de meses o años, deberán tener un mismo número en los respectivos meses. El plazo de un mes podrá ser, por consiguiente, de 28, 29, 30 o 31 días, y el plazo de un año, 365 o 366 días, según los casos. Si el mes en que ha de principiar un plazo de meses o años, constare de más días que el mes en que ha de terminar el plazo, y si el plazo corriere desde alguno de los días en que el primero de dichos meses excede al segundo, el último día del plazo será el último día de este segundo mes. Se aplicarán estas reglas a las prescripciones, a las calificaciones de edad, y en general, a cualesquiera plazos o términos prescritos en las leyes o en los actos de las autoridades hondureñas; salvo que en las mismas leyes o actos se disponga expresamente otra cosa. Artículo º 39 Cuando se dice que un acto debe ejecutarse en o dentro de cierto plazo, se entenderá que vale si se ejecuta antes de la media noche del último día del plazo; y cuando se exige que haya transcurrido un espacio de tiempo para que nazca o expiren ciertos derechos, se entenderá que estos derechos no nacen o expiran sino después de la media noche en que termine el último día de dicho espacio de tiempo. Artículo º 40 En los plazos que se señalaren en las leyes o en los decretos del Poder Ejecutivo, o de los Tribunales o Juzgados, se comprenderán aún los días feriados; a menos que el plazo señalado sea de días útiles, expresándose así, pues en tal caso no se contarán los feriados. DE LAS MEDIDAS

Artículo º 41 Las medidas de extensión, peso, duración y cualesquiera otras de que se haga mención en las leyes o en los decretos del Poder Ejecutivo, o de los Tribunales o Juzgados, se entenderán siempre según las definiciones legales; y a falta de éstas, en el sentido general y popular, a menos de expresarse otra cosa. DEROGACION DE LAS LEYES

Artículo º 42 La ley puede ser derogada total o parcialmente por otra ley. Artículo º 43 La derogación de la ley puede ser expresa o tácita. Artículo º 44 La derogación expresa será total o parcial, según lo manifieste la ley derogatoria. La tácita deja vigente en la ley anterior todo aquello que no pugne con las disposiciones de la nueva ley, aunque ambas versen sobre la misma materia. IDIOMA LEGAL

Artículo º 45 9; El idioma legal es el castellano. Las oficinas públicas no podrán usar otro en sus actos; y los libros de cuentas de los comerciantes, banqueros, negociantes, empresarios y demás industriales, deben llevarse en el mismo idioma. Los cartularios emplearan igualmente el idioma castellano en los instrumentos y documentos que redacten y autoricen. LIBRO I DE LAS PERSONAS DE LOS HONDUREÑOS Y EXTRANJEROS

Artículo º 46 Son hondureños los que declara tales la Constitución del Estado. Los demás son extranjeros. Artículo º 47 Los hijos, mientras permanezcan bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus padres. Artículo º 48 La mujer casada sigue la nacionalidad de su marido. Artículo º 49 Los extranjeros gozan en Honduras de los derechos que las leyes civiles conceden a los hondureños. Artículo º 50 9; Las corporaciones, fundaciones y asociaciones, reconocidas por la ley y domiciliadas en Honduras, gozarán de la nacionalidad hondureña, siempre que tengan el concepto de personas jurídicas, con arreglo a las disposiciones del presente Código. TITULO II DE LA EXISTENCIA DE LAS PERSONAS CAPITULO I DE LAS PERSONAS NATURALES

Artículo º 51 La existencia legal de toda persona principia al nacer. La criatura que muere en el vientre materno o que perece antes de estar completamente separada de su madre, o que no haya sobrevivido a la separación un momento siquiera, se reputará no haber existido jamás.

Artículo º 52 La ley protege la vida del que esta por nacer. El juez, en consecuencia, tomará a petición de cualquiera persona o de oficio, todas las providencias que le parezcan convenientes para proteger la existencia del no nacido, siempre que crea que de algún modo

Artículo º 53 De la época del nacimiento se colige la de la concepción, según la regla siguiente:

Se presume de derecho que la concepción ha precedido al nacimiento no menos que ciento ochenta días cabales, o no más de trescientos, contados hacia atrás, desde la media noche en que principia el día del nacimiento.

Artículo º 54 Los derechos que se deferirían a la criatura que esta en el vientre materno, si hubiere nacido y viviese, estarán suspensos hasta que el nacimiento se efectué. Y si el nacimiento constituye un principio de existencia, entrará el recién nacido en el goce de dichos derechos, como si hubiese existido al tiempo en que se defirieron. En el caso del Artículo 51, párrafo segundo, pasarán estos derechos a las personas, llamadas por la ley. Artículo º 55 Cuando de un parto naciesen dos personas, y no pudiere saberse cuál de ellas nació primero, se procederá como si ambos hubiesen nacido al mismo tiempo.

CAPITULO II PERSONAS JURIDICAS

Artículo º 56 Son personas jurídicas:

1°.- El Estado y las corporaciones, asociaciones y fundaciones de interés público, reconocidas por la ley. La personalidad de éstas empieza en el instante mismo en que, con arreglo a derecho, hubiesen quedado válidamente constituidas. 2°- Las asociaciones de interés particular, sean civiles, mercantiles o industriales, a las que la ley conceda personalidad propia, independiente de la de cada uno de los asociados. Artículo º 57 Las asociaciones a que se refiere el número 2o. del artículo anterior, se regirán por las disposiciones relativas al contrato de sociedad, según la naturaleza de éste.

Artículo º 58 La capacidad civil de las corporaciones se regulará por las leyes que las hayan creado o reconocido: la de las asociaciones por sus estatutos, y la de las fundaciones por las reglas de su institución, mediante aprobación del Poder Ejecutivo, cuando la asociación o fundación no sean creadas por el Estado.

Artículo º 59 Los establecimientos, corporaciones y demás personas jurídicas, gozan en general, de los mismos derechos que los particulares para adquirir bienes, tomar y conservar la posesión de ellos, constituir servidumbres, recibir usufructos, herencias, legados o donaciones, e intentar las acciones civiles o criminales que les incumben, salvo las disposiciones constitucionales.

TITULO III DEL DOMICILIO

Artículo º 60 El domicilio de una persona es el lugar en donde tiene su residencia habitual.

Los diplomáticos, residentes por razón de su cargo en el extranjero, que gocen del derecho de extraterritorialidad, conservan el último domicilio que tenían en territorio hondureño.

Artículo º 61 Cuando concurran en varias secciones territoriales, con respecto a un mismo individuo, circunstancias constitutivas de domicilio, se entenderá que en todas ellas lo tiene, pero si se trata de cosas que dicen relación a una de dichas secciones exclusivamente, ella sola será para tales casos el domicilio del individuo. Artículo º 62 9; La mera residencia hará las veces de domicilio civil respecto de las personas que no lo tienen en otra parte.

Artículo º 63 9; Puede estipularse un domicilio especial para el cumplimiento de actos determinados.

Artículo º 64 Los empleados públicos tienen su domicilio en el lugar en que sirven su destino

Artículo º 65 9; Los militares en servicio activo tienen su domicilio en el lugar en que están destinados.

Artículo º 66 Los que sirven a una persona y habitan en su casa, sean mayores o menores de edad, tienen el domicilio de la persona a quien sirven; pero si son menores y

poseen bienes que están a cargo de un guardador, respecto a los bienes, el domicilio será el del guardador.

Artículo º 67 9; El domicilio de los que se hallan cumpliendo una condena es el lugar donde la cumplan, por lo que toca a las relaciones jurídicas posteriores a la condena; en cuanto a las anteriores, conservarán el último que hayan tenido. Los reos sentenciados, mientras no sean trasladados al lugar en que deben extinguir su condena, tendrán como domicilio el lugar en que se hallen detenidos.

Artículo º 68 La mujer y los hijos del sentenciado a confinamiento, relegación o destierro, que no lo acompañen al lugar de su condena, no tendrán por domicilio el del marido y padre, respectivamente, sino el suyo propio, conforme a las reglas establecidas en los artículos anteriores.

Artículo º 69 9; El domicilio de las corporaciones, asociaciones, establecimientos bancarios y demás reconocidos por la ley, es el lugar donde esta situada su dirección o administración, salvo lo que dispusieren sus estatutos o leyes especiales, con tal que el domicilio que en ellos se termine, esté dentro de la demarcación territorial sujeta a este Código. El domicilio de las agencias o sucursales de compañías o instituciones extranjeras, respecto de las negociaciones verificadas en Honduras, será el hondureño; y se reputarán como sus representantes legales, los apoderados o agentes constituidos en la República.

Artículo º 70 Los individuos que sirven en la marina de guerra de la República, tienen el domicilio en el lugar hondureño en que se encuentren.

Artículo ° 71 Los que sirven en la Marina Mercante de la República se tendrán por domiciliados en el lugar de la matricula del buque pero si fueren casados no separados y su mujer tuviere en el otro lugar, éste se reputará domicilio de aquellos. Artículo º 72 Cuando no siendo casados, tuviesen algún establecimiento en lugar distinto del de la matrícula del buque, se considerarán domiciliados en dicho lugar; pero si fuesen casados, el lugar del establecimiento será el domicilio respecto de los actos relativos al giro; y respecto de los demás, el de la habitación de la mujer.

Artículo º 73 Los ciudadanos hondureños que, sin licencia del Gobierno, sirven en la marina de guerra extranjera o en buque armado, en curso por Gobierno extranjero, pierden la ciudadanía y domicilio hondureños; y sólo pueden recobrarlos según las reglas establecidas para los que sirven a potencias extranjeras. Artículo º 74 Los que sirven en la marina mercante extranjera, si no han renunciado la ciudadanía hondureña, conservan el domicilio que tenían al entrar al servicio de la expresada marina.

Artículo º 75 El domicilio de las corporaciones, establecimientos y asociaciones autorizadas por la ley, es el lugar donde está situada su dirección o administración, en los términos del Artículo 69, pero las compañías, asociaciones y demás instituciones que tengan establecimientos o sucursales, tienen su domicilio especial en el lugar de dichos establecimientos o sucursales, para solo la ejecución de las obligaciones ahí contraídas por los agentes locales de la sociedad.

Artículo º 76 9; Los que tengan domicilio establecido en la República, sean nacionales o extranjeros, estén presentes o ausentes, pueden ser demandados ante los tribunales territoriales para el cumplimiento de contratos celebrados en otro país.

También pueden serlo los extranjeros que se hallen en el país, aunque no sean domiciliados, si esos contratos se hubieren celebrado con los nacionales o con otros extranjeros domiciliados en la República. Los extranjeros, aunque se hallen ausentes, pueden ser demandados ante los Tribunales de la Nación: 1o.- Para que cumplan las obligaciones contraídas o que deban ejecutarse en la República. 2o.- Cuando se intente contra ellos una acción real concerniente a bienes que tengan en la República. 3o.- Si se hubiere estipulado en la obligación contraída por el extranjero, que los Tribunales de la República decidan las controversias relativas a ella. 4o.- Cuando se intente alguna acción civil a consecuencia de un delito o de una falta que el extranjero hubiere cometido en la República. Artículo º 77 El domicilio que tenía el difunto, determina el lugar en que se abre su sucesión.

Artículo º 78 Los mayores de edad que sirven o trabajan en fincas rurales, tienen el domicilio de la persona a quien sirven o para quien trabajan, siempre que residan en la misma casa o en habitaciones accesorias, con excepción de la mujer casada, obrera o doméstica, que seguirá siempre el domicilio de su marido.

Artículo º 79 La mujer casada tiene el domicilio de su marido, aun cuando se halle en otro lugar con su avenimiento. La que se halle separada de su marido por autoridad competente, conserva el domicilio de su dicho marido mientras no se establezca en otra parte.

Artículo º 80

9; El domicilio de una persona determina la jurisdicción de las autoridades que deben conocer en las demandas que contra ella se entablen, salvo las excepciones legales.

TITULO IV DEL FIN DE LA EXISTENCIA DE LAS PERSONAS CAPITULO I DE LA MUERTE NATURAL

Artículo ° 81 La persona termina en la muerte natural.

Artículo º 82 Si por haber perecido dos o más personas en un mismo acontecimiento, como en un naufragio, incendio, ruina o batalla, o por otra causa cualquiera, no pudiere saberse el orden en que han ocurrido sus fallecimientos, se procederá en tales casos como si dichas personas hubiesen perecido en un mismo momento y ninguna de ellas hubiese sobrevivido a las otras.

CAPITULO II DE LA MUERTE POR PRESUNCION

Artículo º 83 Cuando una persona desaparezca del lugar de su domicilio, ignorándose su paradero, se mirará el desaparecimiento como mera ausencia, y la representarán y cuidarán de sus intereses, sus apoderados o representantes legales. Artículo º 84

9; Transcurridos diez años desde que desapareció el ausente o se recibieron las últimas noticias de él, u ochenta desde su nacimiento, se declarará la presunción de muerte a instancia de parte interesada, fijándose como día presuntivo de la muerte, el último día del primer bienio, contando desde la fecha de las últimas noticias. No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, si después que una persona recibió una herida grave en la guerra, o naufrago la embarcación en que navegaba, o le sobrevino otro peligro semejante, no se ha sabido más de ella, y han transcurrido desde entonces cuatro años, y practicándose la justificación y citaciones prevenidas en el artículo siguiente, fijará el Juez como día presuntivo de la muerte, el de la acción de guerra, naufragio o peligro, o no siendo determinado este día, adoptará un término medio entre el principio y el fin de la época en que pudo ocurrir el suceso.

Artículo º 85 9; La presunción de muerte deberá declararse con audiencia del Ministerio Público, por el Juez del último domicilio que el desaparecido hubiere tenido en el territorio de la República, si constare: 1o.- Justificación de que se ignora el paradero del desaparecido, a pesar de las diligencias que se han hecho para averiguarlo, y de que, desde la fecha de las últimas noticias, han transcurrido los plazos fijados en el artículo anterior. 2o.- que el desaparecido ha sido citado por medio de edictos, publicados en el periódico oficial de la República, tres veces por lo menos, habiendo corrido más de cuatro meses entre cada dos citaciones. Artículo º 86 El juez, a petición del fiscal o de cualquiera persona que tenga interés en ello, o de oficio, podrá exigir, además de las pruebas que se le presentaren del desaparecimiento, si no las estimare satisfactorias, otras que según las circunstancias convengan.

Artículo º 87 La sentencia firme en que se declare la presunción de muerte, se publicará en el periódico oficial, y transcurridos seis meses desde la fecha en que sea publicada, se abrirá la sucesión de los bienes del desaparecido, procediéndose con arreglo a las disposiciones del Libro III de este Código.

Artículo º 88 9; El que reclame un derecho para cuya existencia se suponga que el desaparecido ha muerto en la fecha de la muerte presunta, no estará obligado a probar que el desaparecido ha muerto Verdaderamente en esa fecha. Y, por el contrario, todo el que reclame un derecho para cuya existencia se requiera que el desaparecido haya muerto, antes o después de esa fecha, estará obligado a probarlo; y sin esa prueba no podrá impedir que el derecho reclamado pase a otros, ni exigirles responsabilidad alguna.

Artículo º 89 Si el ausente se presentare, o sin presentarse se prueba su existencia, recobrara sus bienes en el estado en que se hallaren, subsistiendo las enajenaciones, las hipotecas y demás derechos reales, constituidos legalmente en ellos. Para toda restitución serán considerados los demandados como poseedores de buena fe, salvo prueba en contrario. El haber sabido y ocultado la verdadera muerte del desaparecido, o su existencia, constituye mala fe.

CAPITULO III EXTINCION DE LAS PERSONAS JURIDICAS

9; Artículo º 90 La existencia de las asociaciones y corporaciones, termina por la destrucción de los bienes dedicados a su sostenimiento. Artículo º 91 9; Las corporaciones no podrán disolverse por si mismas, sin la aprobación de la autoridad que legitimó su existencia.

Pero podrán ser disueltas en virtud de la ley, a pesar de la voluntad de sus miembros, si llegaren a comprometer la seguridad o los intereses del Estado, o no correspondieren al objeto de su institución.

Artículo º 92 Si por muerte u otros accidentes quedan reducidos los miembros de una corporación, a tan corto número que no puedan cumplirse los objetos para que fue instituida, o si faltan todos ellos, y los estatutos no hubiesen previsto el modo de integrarla o renovarla en estos casos, corresponderá a la autoridad que legitimó su existencia, dictar la forma en que haya de efectuarse su integración o renovación, o declararla disuelta.

Artículo º 93 9; Disuelta o terminada una asociación o corporación, los bienes y acciones que a ella pertenezcan, tendrán el destino previsto en sus estatutos; y si nada se hubiese dispuesto en ellos, los bienes y acciones serán considerados como propiedad perteneciente al Estado y se aplicarán por el Poder Ejecutivo, preferentemente, a objetos análogos a los de su institución. TITULO V DEL MATRIMONIO CAPITULO I DE LOS ESPONSALES

Artículo º 94 La ley no reconoce esponsales de futuro. Ningún Tribunal admitirá demanda sobre la materia, ni por la indemnización de perjuicios que ellos hubiesen causado.

CAPITULO II DE LA FORMA DEL MATRIMONIO

Artículo º 95 La ley sólo reconoce el matrimonio civil, que deberá celebrarse del modo que determina este Código. Artículo º 96 9; El ministro de cualquier culto que autorizare un matrimonio religioso sin que se le presente la certificación de haberse celebrado el civil, incurrirá en responsabilidad penal.

CAPITULO III DE LA APTITUD PARA CONTAER MATRIMONIO

Artículo º 97 Son aptas para contraer matrimonio, las personas que reúnan las circunstancias siguientes: 1o.- Ser púberes, entendiéndose que el varón lo es a los catorce años cumplidos y la mujer a los doce. Se tendrá, no obstante, por revalidado sin necesidad de declaración expresa, el matrimonio contraído por impúberes, si un día después de llegar a la pubertad legal hubieren vivido juntos sin haber reclamado en juicio contra su validez, o si la mujer hubiere concebido antes de la pubertad legal o de haberse entablado la reclamación. 2o.- Estar en el pleno ejercicio de su razón al tiempo de celebrar el matrimonio. 3o.- No adolecer, con anterioridad a la celebración del matrimonio y de una manera patente, perpetua e incurable, de impotencia física absoluta o relativa para la procreación. Artículo º 98 9; Aún cuando tengan la aptitud expresada en el artículo precedente, no podrán contraer matrimonio:

1o.- Los que se hallen ligados con vínculo matrimonial no disuelto legalmente. 2o.- Los menores de edad que no hayan obtenido el consentimiento de las personas llamadas a prestarlo en los casos determinados por la ley. 3o.- La viuda, durante los doscientos setenta días siguientes a la muerte de su marido, o antes de su alumbramiento si hubiere quedado en cinta; y la mujer cuyo matrimonio hubiere sido declarado nulo o disuelto en los mismos casos y términos, a contar desde su separación legal.

Artículo º 99 9; Tampoco podrán contraer matrimonio entre sí: 1o.- Los ascendientes y descendientes por consanguinidad o afinidad legítima o ilegítima. 2o.- Los hermanos legítimos o naturales. 3o.- Los tíos y sobrinos, los tíos y descendientes de los sobrinos y los primos hermanos legítimos. 4.- Los adúlteros que hubieren sido condenados como tales por sentencia firme. 5o.- Los que hubieren sido condenados como autores o como autor y cómplice de la muerte del cónyuge de cualquiera de ellos. 9; Mientras este pendiente el juicio criminal no podrá verificarse el matrimonio en este caso y en el del número anterior. 6o.- El tutor o curador y su pupila, salvo el caso en que el padre de esta hubiere dejado autorizado el matrimonio de los mismos en su testamento o en escritura pública. 7o.- Los descendientes del tutor o curador con el pupilo o pupila, mientras, fenecida la tutela, no haya recaído la aprobación de las cuentas de este cargo, salvo también la excepción expresada en el número anterior.

CAPITULO IV DE LAS DISPENSAS

9; Artículo º 100 El Poder Ejecutivo podrá dispensar a instancia de los interesados, y mediante justa causa debidamente comprobada, los impedimentos de afinidad en línea recta, los de la viuda y de la mujer cuyo matrimonio hubiere sido disuelto o declarado nulo, que quieran contraer nuevas nupcias antes del término legal; lo mismo que los que nacen de la tutela y cúratela, y los que existen entre tíos y sobrinos de cualquier grado, y entre los primos hermanos.

CAPITULO V DE LAS DILIGENCIAS PRELIMINARES A LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO Artículo º 101 No podrá procederse a la celebración del matrimonio sin el ascenso o licencia de la persona o personas cuyo consentimiento sea necesario, según las reglas que van a expresarse, o sin que conste que el respectivo contrayente no ha menester para casarse el consentimiento de otra persona, o que ha obtenido el de la autoridad competente en subsidio.

Artículo º 102 9; Los que hayan cumplido veintiún años no están obligados a solicitar el consentimiento de persona alguna.

Artículo º 103 9; Los que no hubieren cumplido veintiún años, aunque hayan obtenido habilitación de edad, no podrán casarse sin el consentimiento expreso de su padre legítimo, o a falta de padre legítimo, el de la madre legítima, o a falta de ambos, el del ascendiente o ascendientes legítimos de grado más próximo.

Artículo º 104

9; El hijo natural que no haya cumplido veintiún años, estará obligado a obtener el consentimiento del padre o madre que le haya reconocido con las formalidades legales, y si ambos le han reconocido y viven, el del padre.

Artículo º 105 Se entenderá faltar el padre o madre u otro ascendiente, no sólo por haber fallecido, sino por estar demente o loco; o por hallarse ausente del territorio de la República y no esperarse su pronto regreso; o por ignorarse el lugar de su residencia.

Artículo º 106 9; Se entenderá faltar asimismo el padre o madre que hayan sido privados de la patria potestad por decreto judicial, o que por su mala conducta hayan sido inhabilitados para intervenir en la educación de sus hijos. Artículo º 107 9; A falta de los dichos padres, madre o ascendientes, será necesario, al que no haya cumplido veintiún años, el consentimiento de su tutor o curador.

Artículo º 108 De las personas a quienes debe pedirse permiso para contraer matrimonio, sólo el tutor o curador que nieguen su consentimiento están obligados a expresar la causa.

Artículo º 109 Las razones que justifican el disenso del tutor o curador no podrán ser otras que estas: 1o.- La existencia de cualquier impedimento legal. 2o.- El no haberse practicado, en su caso, alguna de las diligencias prescritas en el titulo vi de este libro.

3o.- Grave peligro para la salud del menor a quien se niega la licencia, o de la prole. 4o.- Vida licenciosa, pasión inmoderada al juego, embriaguez habitual de la persona con quien el menor desea casarse. 5o.- Estar sufriendo esa persona una pena de presidio o reclusión que exceda de un año. 6o.- No tener ninguno de los que pretenden casarse medios actuales para el competente desempeño de las obligaciones del matrimonio.

Artículo º 110 9; El ascendiente sin cuyo consentimiento se hubiere casado el descendiente, podrá revocar por esta causa las donaciones que antes del matrimonio le haya hecho. El matrimonio contraído sin el necesario consentimiento de otra persona, no priva del derecho de alimentos.

Artículo º 111 9; No podrá suplirse por la autoridad el consentimiento del padre o de la madre, cuando el menor que pretende contraer matrimonio no haya cumplido diez y ocho años.

CAPITULO IV

DE LA PUBLICACION DEL MATRIMONIO

Artículo º 112 Los que pretendan contraer matrimonio lo manifestaran por escrito o verbalmente al alcalde municipal del domicilio o residencia de cualquiera de ellos, expresando sus nombres y apellidos y los de sus padres, su edad, profesión u oficio, el lugar

del nacimiento de cada uno de ellos y el de su residencia o domicilio en los dos últimos años. Si la manifestación fuese verbal, el Secretario de la Alcaldía extenderá y autorizará el Acta correspondiente, que firmarán los interesados si supieren.

Artículo º 113 9; Los Alcaldes Municipales no podrán negarse a dar curso a ninguna solicitud de matrimonio, en que sea interesado un domiciliado residente en el término municipal de su cargo, no siendo en los casos expresamente determinados por la ley, o en virtud de sentencia de tribunal competente. Contra la negativa del Alcalde Municipal podrán los interesados acudir en queja al Gobernador Político del departamento, quien resolverá de plano lo que corresponda. Artículo º 114 Inmediatamente después de presentada o redactada la manifestación de que trata el Artículo 112, el Alcalde Municipal dictará providencia mandando que se ratifiquen en ella los interesados. Ahí la manifestación adoleciere de alguna omisión o defecto, se suplirá o subsanará en el acto de la ratificación, adicionándose o corrigiéndose lo que para ello fuese necesario. La diligencia de ratificación se firmará por el Alcalde Municipal, por los interesados o por otra persona a su ruego, si no supieren o no pudieren firmar, y por el Secretario.

Artículo º 115 Hecha la ratificación, el Alcalde Municipal mandará fijar edictos en el local de su audiencia pública, y en otro sitio, también público, del término municipal del último domicilio o residencia de los interesados.

Artículo º 116 Mandará también remitir los edictos necesarios a los Alcaldes Municipales del territorio en que hubieren residido o estado domiciliados los interesados en los dos últimos años, a fin de que manden fijarlos en el local de su audiencia pública, y en otro sitio también público, del término municipal en que aquellos hubieren vivido.

Artículo º 117 Los edictos se fijaran una sola vez, por el término de quince días. Si alguno de los que quisieren casarse fuere extranjero, los edictos se fijarán por tres meses y se comunicarán al Cónsul de la Nación a que pertenezca el solicitante. En caso de no haber Cónsul en esta República, se remitirán directamente al Ministerio de Relaciones Exteriores, para que los dirija al Cónsul de Honduras en la nación del interesado. Artículo º 118 En los edictos se expresarán todas las circunstancias mencionadas en el Artículo 112, invitándose en ellos a todos los que tuvieren noticia de algún impedimento legal que ligue a cualquiera de los contrayentes, a que lo manifiesten por escrito o de palabra al Alcalde Municipal del territorio en que se fijen los edictos.

Artículo º 119 9; El Poder Ejecutivo podrá dispensar, a instancia de los interesados, la publicación de los edictos. Artículo º 120 Los Alcaldes Municipales en cuyo territorio se hubiesen fijado los edictos, a excepción del que hubiere de autorizar el matrimonio, expedirán a instancia de cualquiera de los interesados, el día siguiente de concluido el término de la publicación de los certificación de los impedimentos que se les hubieren denunciado y de la ratificación o de la negativa en el caso de que no exista denuncia alguna.

CAPITULO VII DE LA DENUNCIA DE IMPEDIMENTOS

Artículo º 121 Todo individuo mayor de dieciséis años podrá denunciar ante el alcalde municipal del lugar en que se fijaren edictos, los impedimentos legales que obsten a la celebración del matrimonio.

Artículo º 122 La denuncia se hará verbalmente o por escrito, en el término señalado en los edictos. La que se hiciere después no será admisible, a menos de presentarse ante el Alcalde que haya de autorizar el matrimonio y antes de su celebración.

Artículo º 123 No podrán ser denunciados otros impedimentos que los declarados y establecidos en los Artículos 97, 98 y 99.

Artículo º 124 La denuncia de cualquier impedimento legal hecha en tiempo oportuno, producirá el efecto de suspender el matrimonio hasta que fuere declarada su improcedencia o falsedad; dejando a los contrayentes su derecho a salvo para deducir la acción de calumnia, si hubiere lugar.

Artículo º 125 9; Transcurridos quince días después del término fijado para la publicación de los edictos, el Alcalde agregará al expediente de matrimonio las denuncias de impedimentos que se le hubiesen remitido, y las hará saber con las que el mismo hubiese recibido,a los pretendientes o a sus representantes legales, si fueren menores de edad, manifestándoles que dentro de los quince días subsiguientes la notificación pueden recibirse las pruebas que presenten contra las denuncias. El Alcalde practicará también, en el mismo término, las diligencias que juzgare oportunas para averiguar la verdad sobre el impedimento denunciado, y recibirá las pruebas que quiera aducir el denunciante si lo solicitare, procediendo en todo gubernativamente y decidiendo, pasado dicho término, sobre si puede o no celebrarse el matrimonio. Artículo º 126 9; Cuando la decisión a que se refiere el artículo anterior fuere contraria al matrimonio, se someterá a la revisión del Gobernador Político del departamento,

quien podrá practicar las diligencias que estime oportunas para averiguar la verdad o falsedad de los impedimentos denunciados. CAPITULO VIII DE LA CELEBRACION DEL MATRIMONIO

9; Artículo º 127 Es Alcalde Municipal competente para autorizar el matrimonio, el del domicilio o residencia de los contrayentes, o de cualquiera de ellos, a elección de los mismos. Se entiende por residencia, para los efectos del párrafo precedente, la permanencia del interesado en el término municipal con dos meses de antelación. Artículo º 128 El Alcalde Municipal no autorizará la celebración del matrimonio cuando se hubiere hecho denuncia de impedimento legal, mientras esta no sea desechada en forma. Tampoco autorizará la celebración del matrimonio mientras no se le presenten: 1o.- Certificación de las partidas de nacimiento de los contrayentes, y en su defecto, cualquiera otra prueba que demuestre su competencia por razón de edad. 2o.- Las negativas de denuncia de impedimentos expresados en el Artículo 120 o los documentos que acrediten la dispensa de edictos. 3o.- Dos testigos idóneos que depongan que los contrayentes tienen la libertad de estado y la aptitud para unirse en matrimonio. Los parientes son hábiles para testificar en esta materia. Los contrayentes presentarán, además, en sus respectivos casos: 4o.- La prueba de haberse obtenido el consentimiento de la persona que debe prestarlo, o de haberse suplido por la autoridad competente. La persona que debe prestar el consentimiento puede hacerlo verbalmente ante el alcalde, y en este caso, se hará constar así por diligencia en el expediente matrimonial. 5o.- Los documentos que acrediten la dispensa de impedimentos.

6o.- La certificación de la sentencia que hubiere declarado nulo o disuelto el matrimonio anterior de uno o de ambos contrayentes. 7o.- La certificación de la sentencia ejecutoriada que apruebe las cuentas del tutor o curador, en los casos de los números 6o. y 7o. del Artículo 99. 8o.- El documento que justifique haber sido legalmente reemplazada en el cargo de tutora o curadora, la mujer que lo hubiere ejercido.

Artículo º 129 9; Sin embargo de lo dispuesto en el artículo anterior, el Alcalde de cualquier término municipal podrá autorizar el matrimonio del que se halle en peligro inminente de muerte, aunque no se le presenten los mencionados documentos. El matrimonio así contraído se entenderá condicional; y será válido si dentro de los treinta días siguientes a su celebración, se presentan los referidos documentos. También será válido si uno de los contrayentes muere dentro del plazo señalado en el párrafo anterior, con tal que no exista alguno de los impedimentos a que se refieren los números 1o. y 2o. del Artículo 97, el número 1o. del Artículo 98, y los números 1o., 2o., 4o. y 5o. del Artículo 99. Presentados los documentos o comprobada la muerte de uno de los cónyuges, y la falta de los impedimentos enumerados en este artículo, el Alcalde Municipal que hubiere autorizado el matrimonio, lo declarará subsistente y ordenará su inscripción definitiva.

Artículo º 130 Después de transcurridos seis meses desde la fecha de los edictos, o de su dispensa, sin que se haya celebrado el matrimonio, no podrá autorizarse, aunque los interesados lo soliciten, si no se cumplen nuevamente los requisitos y se practican las diligencias prescritas en este Código.

Artículo º 131 El matrimonio podrá contraerse por medio de mandatario especial que deberá ser del mismo sexo que el mandante, y estar autorizado por escritura pública, con indicación de la persona con quien hubiere de celebrarse; pero siempre habrá de

concurrir personalmente al acto del matrimonio, el contrayente domiciliado o residente en el territorio del Alcalde que ha de autorizarlo.

Artículo º 132 Será válido el matrimonio celebrado por medio de apoderado, mientras no se le haya notificado en forma auténtica la revocación del poder otorgado a su favor por el contrayente.

Artículo º 133 El matrimonio se celebrará en el local de la audiencia pública del Alcalde que hubiere de autorizarlo, a no ser que este acordare otra cosa a instancia de los contrayentes, por hallarse alguno de ellos en la imposibilidad de concurrir al local mencionado o por otra causa análoga.

Artículo º 134 9; El matrimonio se celebrará con asistencia de dos testigos mayores de edad, en la siguiente forma: Primeramente el Secretario de la Alcaldía leerá los Artículos 97, 98 y 99 de este Código. Acto continuo, y sucesivamente, el Alcalde interrogará a cada uno de los pretendientes con la siguiente formula: "Queréis por esposa (o esposo) a (el nombre y apellido del contrayente no interrogado)". Los contrayentes contestaran por su orden: "Si quiero". Incontinente, el Alcalde pronunciará las siguientes palabras: "Quedáis unidos en matrimonio en nombre de la ley". Artículo º 135 9; Todo lo expresado en el artículo anterior se consignará inmediatamente en un acta que firmara el Alcalde, los cónyuges y los testigos, si supieren o pudieren firmar, autorizándola el Secretario de la Alcaldía. El expediente formado para la celebración del matrimonio se archivará en la Alcaldía, y a el se unirán los documentos a que se refiere el Artículo 128.

Artículo º 136 9; Los jefes de los cuerpos militares en campaña, podrán autorizar, en defecto del Alcalde Municipal, los matrimonios que intenten celebrar in artículo motriz, los individuos de los mismos, con arreglo al Artículo 129. Los Comandantes de los buques de guerra y los Capitanes de los mercantes podrán desempeñar las mismas funciones en los matrimonios que se celebren a bordo, in artículo motriz. El plazo señalado en el párrafo segundo del artículo 129, citado, se entenderá, en estos casos, prorrogado por sesenta días, para que los interesados convaliden su matrimonio ante el Alcalde Municipal del domicilio o residencia de cualquiera de ellos. CAPITULO IX DEL MATRIMONIO CONTRAIDO EN PAIS EXTRANJERO Y DEL MATRIMONIO DE LOS EXTRANJEROS EN HONDURAS Artículo º 137 El matrimonio contraído fuera de honduras por extranjeros, conforme a las leyes de su nación, surtirá en Honduras todos los efectos civiles del matrimonio legítimo.

Artículo º 138 El matrimonio contraído en el extranjero por dos hondureños, o por un hondureño y un extranjero, será válido en Honduras siempre que se hayan observado en su celebración las leyes establecidas en el país en que tuvo efecto, para regular a forma externa de aquel contrato, y los contrayentes tuvieren aptitud para celebrarlo con arreglo a las leyes hondureñas.

Artículo º 139 9; El extranjero que quiera contraer matrimonio en Honduras, debe comprobar o justificar, ante el Alcalde Municipal, que es de estado soltero o viudo, con el testimonio jurado de dos o más testigos mayores de veintiún años, hábiles para declarar y que den razón fundada de sus dichos.

CAPITULO X DE LA DISOLUCION DEL MATRIMONIO

Artículo º 140 El matrimonio se disuelve: 1°.- Por la muerte natural de uno de los cónyuges. 2°.- Por la presunción de muerte de uno de los cónyuges, declarada en la forma de ley. 3°.- Por la declaratoria de nulidad del matrimonio. 4°.- Por sentencia firme en que se declare el divorcio contencioso o voluntario.

CAPITULO XI DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO

9; Artículo º 141 No se reputará válido: 1o.- El matrimonio que se contrajere por el que carezca de alguna de las circunstancias necesarias de aptitud, prescritas en el Artículo 97, salvo lo dispuesto en el párrafo segundo del número 1o. de dicho artículo. 2o.- El que se contrajere mediando alguno de los impedimentos establecidos en número 1o. del Artículo 98, y en los cinco primeros números del Artículo 99, si no hubieren sido previamente dispensados en los casos en que sea procedente la dispensa. 3o.- El que no se contrajere con autorización del Alcalde Municipal competente y a presencia de dos testigos mayores de edad. 4o.- El contraído por error en la persona, por coacción o por miedo grave que vicien el consentimiento.

5o.- El contraído por el raptor con la robada, mientras ésta se halle en su poder. Serán no obstante, válidos los matrimonios a que se refieren los dos números antecedentes, si hubieren transcurrido seis meses de cohabitación de los cónyuges, a contar desde que el error se hubiese desvanecido o la libertad se hubiese recobrado, sin haber reclamado durante aquel tiempo la nulidad.

Artículo º 142 En los casos de los números 1o., 2o. y 3o. del artículo anterior, podrán reclamar la nulidad los cónyuges, el Ministerio Fiscal, o cualquiera persona que tuviere interés en ella. Pero en el caso de impotencia comprendido en el número 1o., y en los casos de los números 4o. y 5o., solamente podrá reclamarla el cónyuge perjudicado.

CAPITULO XII DEL DIVORCIO

Artículo º 143 Son causas de divorcio: 1o.- Preñez de la mujer por consecuencia de relaciones ilícitas anteriores al matrimonio, ignorándolo el marido. 2o.- Atentado de uno de los cónyuges contra la vida del otro. 3o.- Graves y frecuentes malos tratamientos de obra inferidos por alguno de los cónyuges al otro, o a los hijos, si pusieren en peligro su vida. 4o.- Adulterio de la mujer. 5o.- Concubinato del marido con escándalo público o con abandono o menosprecio de la mujer. 6o.- Tentativa del marido para prostituir a su mujer.

7o.- Conato del marido o de la mujer para corromper a sus hijos o prostituir a sus hijas, y la convivencia en su corrupción o prostitución. Artículo º 144 La acción de divorcio solo podrá establecerse por el cónyuge inocente; pero no será que admisible si se promueve después de un año contado desde que llegaron a su noticia los hechos que pudieran motivarla.

Artículo º 145 9; No podrá decretarse el divorcio si entre los cónyuges ha habido reconciliación o vida marital, ya sea después de los hechos que hubieran podido autorizarlo o después de la demanda.

CAPITULO XIII DE LOS EFECTOS DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO Y DE LOS DIVORCIOS

Artículo º 146 Los efectos civiles de las demandas y sentencias sobre nulidad de matrimonio y sobre divorcio, sólo pueden obtenerse ante los tribunales ordinarios.

Artículo º 147 9; Admitidas las demandas de que habla el artículo anterior, o antes, si la urgencia del caso lo requiere, se acordara judicialmente: 1o.- La separación provisional de los cónyuges. 2o.- El depósito de la mujer, cuando ella misma o el marido lo pidieren. 3o.- El depósito de los hijos en poder de uno de los cónyuges, de ambos o de un extraño.

4o.- El señalamiento de alimentos que deberá suministrar el cónyuge que tuviere posibilidad para ello, al que no tenga bienes suficientes para cubrir sus necesidades, y las expensas para el pleito en las mismas condiciones. 5o.- Dictar las medidas necesarias para que el marido que hubiere dado causa al divorcio, o contra quien se dedujere la demanda de nulidad del matrimonio, no perjudique a la mujer en la administración de sus bienes, cuando la tuviere.

Artículo º 148 9; El matrimonio nulo, contraído de buena fe por ambos cónyuges, producirá todos sus efectos civiles mientras subsista, y la legitimidad de los hijos. El contraído de buena fe por uno de ellos, los producirá solamente respecto del cónyuge inocente y de los hijos. La buena fe se presume, salvo prueba en contrario. Si hubiere intervenido mala fe por parte de ambos cónyuges, el matrimonio solo surtirá efectos civiles respecto de los hijos.

Artículo º 149 9; Anulado ejecutoramente el matrimonio, quedarán los hijos varones mayores de cinco años al cuidado del padre, y las hijas, al cuidado de la madre, si de parte de ambos cónyuges hubiese habido buena fe. Si la buena fe hubiese estado de parte de uno solo de los cónyuges, quedarán los hijos de ambos sexos bajo su poder y a su cuidado. Si la mala fe fuere de ambos, se proveerá de tutor a los hijos. Los hijos e hijas menores de cinco años estarán hasta que cumplan esta edad al cuidado de la madre, a no ser que, por motivos especiales, dispusiere otra cosa la sentencia.

Artículo º 150 Lo dispuesto en los párrafos 1o. y 2o. del artículo anterior, no tendrá lugar si los padres, de común acuerdo, proveyeren de otro modo al cuidado de los hijos.

Artículo º 151 9; La ejecutoria de nulidad producirá, respecto de los bienes del matrimonio, los mismos efectos que la disolución por muerte; pero el cónyuge que hubiere obrado de mala fe no tendrá derecho a gananciales, si se hubiesen pactado. Si la mala fe se extendiera a ambos, quedara compensada.

Artículo º 152 9; La sentencia ejecutoria del divorcio producirá los efectos siguientes: 1o.- La disolución del vínculo matrimonial y la partición de los bienes comunes. 2o.-Quedar o ser puestos los hijos bajo la potestad y protección del cónyuge inocente. Si ambos fueren culpables, se proveerá de tutor a los hijos, conforme a las disposiciones de este Código. Esto no obstante, si la sentencia no hubiere dispuesto otra cosa, quedarán al cuidado de la madre los hijos menores de cinco años. 3o.- La privación, por parte del cónyuge culpable, mientras viviere el inocente, de la patria potestad y de los derechos que lleva consigo, sobre la persona y bienes de los hijos. A la muerte del cónyuge inocente, volverá el culpable a recobrar la patria potestad y sus derechos, si la causa que hubiere dado origen al divorcio hubiese sido el adulterio o los malos tratamientos de uno de los cónyuges contra el otro. Si fuere distinta, se nombrara tutor a los hijos. La privación de la patria potestad y de sus derechos no exime al cónyuge culpable del cumplimiento de las obligaciones que este Código le impone respecto de sus hijos.

Artículo º 153 9; En la sentencia que declare el divorcio, se acordará en favor de la mujer inocente una pensión alimenticia, que pagará el marido culpable.

Esta pensión se regulará, atendidas las circunstancias de ambos cónyuges; y subsistirá mientras la mujer lleve vida honesta o no contraiga nuevo matrimonio. Artículo º 154 9; De la sentencia ejecutoria en que se declara la nulidad o el divorcio, se harán en el Registro Civil las inscripciones y anotaciones prevenidas en el Título XVI de este libro. Para este efecto,

el tribunal que hubiere de ejecutar la sentencia, dirigirá copia autorizada de ella, al encargado del Registro Civil.

CAPITULO XIV DE LA DISOLUCION DEL MATRIMONIO POR MUTUO CONSENTIMIENTO

Artículo º 155 Transcurridos dos años desde que se celebró el matrimonio, podrá disolverse por consentimiento de los cónyuges, si fueren mayores de edad.

Artículo º 156 9; Los cónyuges que intenten disolver el vínculo matrimonial por mutuo consentimiento, presentarán personalmente y por escrito su solicitud al juez de letras de su domicilio, acompañando los documentos siguientes: 1o.- Atestado del Registro Civil en que conste su edad y su calidad de casados. 2o.- Testimonio de la escritura en que hayan hecho declaración de bienes sociales o comunes, o de que no existen bienes de esta clase.

Artículo º 157

El Juez convocará a los cónyuges a una audiencia inmediata en la que les hará las reflexiones que considere oportunas, poniéndoles de manifiesto las consecuencias del paso que intentan. De todo esto levantará un acta, que firmará con las partes, si supieren. Artículo º 158 Si los cónyuges, en la audiencia de que habla el artículo anterior, insisten en su solicitud, el Juez proveerá que procedan, dentro de sesenta días, a ratificarla y a otorgar una escritura publica, en la que dispondrán, de común acuerdo, quien es el que debe quedar con la guarda de los hijos comunes, y harán la división de los bienes sociales, o de los que tengan en común.

Artículo º 159 Cumplidas las formalidades preceptuadas en el artículo anterior, el Juez declarará disuelto el matrimonio y mandará inscribir en el Registro de la Propiedad la escritura de división cuando se refiera a bienes inmuebles. Ordenará, asimismo, que se hagan la inscripción y anotación de que habla el párrafo primero del Artículo 154.

Artículo º 160 El acuerdo de los cónyuges respecto de la guarda y cuidado de los hijos, no podrá perjudicar los derechos que a éstos corresponden en su calidad de hijos legítimos. TITULO VI DE LAS SEGUNDAS O ULTERIORES NUPCIAS

Artículo º 161 El viudo o la viuda que teniendo hijos de precedente matrimonio bajo su patria potestad o guarda, quiere volver a casarse, deberá proceder al inventario solemne de los bienes que esté administrando y pertenezcan, por cualquier título, a los hijos habidos en el matrimonio anterior. Para la formación de este inventario se dará a dichos hijos un curador especial.

Artículo º 162 Habrá lugar al nombramiento de curador, aunque los hijos no tengan bienes propios de ninguna clase en poder del padre o madre. Cuando así fuere, deberá el curador especial testificarlo. Artículo º 163 La autoridad civil no permitirá el matrimonio del viudo o la viuda que trata de volver a casarse sin que se le presente certificado auténtico de haberse practicado el inventario antedicho, o de que sus hijos no tienen bienes propios de ninguna clase, o sin que preceda información sumaria de que el viudo o la viuda no tienen hijos de precedente matrimonio que estén bajo su patria potestad o guarda. Artículo º 164 El viudo o la viuda por cuya negligencia hubiere dejado de hacerse en tiempo oportuno el inventario prevenido en el Artículo 161, será responsable de los perjuicios que ocasione a los hijos o a terceros, y perderá el derecho de suceder como heredero ab-intestado al hijo cuyos bienes ha administrado.

Artículo º 165 9; Cuando un matrimonio haya sido disuelto o declarado nulo, la mujer que esté embarazada no podrá pasar a otras nupcias antes del parto, o no habiendo señales de preñez, antes de cumplir los 270 días subsiguientes a la disolución o declaración de nulidad. Pero podrán rebajarse de este plazo todos los días que hayan precedido inmediatamente a dicha disolución o declaración, y en los cuales haya sido absolutamente imposible el acceso del marido a la mujer. En el caso de que el matrimonio se haya declarado nulo por impotencia del marido, la mujer podrá pasar a otras nupcias inmediatamente después de dicha declaración.

Artículo º 166 Las disposiciones de los Artículos 161, 162,163, y 164 son aplicables a las personas cuyo matrimonio hubiere sido disuelto o declarado nulo, y al padre o madre natural, que teniendo hijos bajo su patria potestad o guarda, trataren de contraer matrimonio.

TITULO VII DE LOS DERECHOS Y DEBERES QUE NACEN DEL MATRIMONIO Artículo º 167 Los cónyuges están obligados a guardarse fidelidad y a socorrerse mutuamente. El marido es el representante de la familia, y en su defecto la mujer.

Artículo º 168 9; El marido está obligado a vivir con su mujer y ésta a vivir con su marido y a seguirle donde quiera que traslade su residencia. Cesan estos derechos cuando su ejecución acarrea grave perjuicio a la mujer o al marido. En ningún caso podrá emplearse la fuerza pública para hacer efectivos estos derechos, ni serán objeto de procedimiento de policía. Artículo º 169 9; Los cónyuges pueden, antes o después de celebrar el matrimonio, arreglar todo lo que se refiera a sus bienes. Este convenio deberá constar en escritura pública debidamente inscrita. Si no hubieren capitulaciones matrimoniales, cada cónyuge queda dueño y dispone libremente de los bienes que tenía al contraer matrimonio y de los que adquiera durante el por cualquier título. La sociedad conyugal contraída en virtud de leyes anteriores, seguirá produciendo sus efectos; pero los cónyuges podrán otorgar capitulaciones matrimoniales para separarse parcial o totalmente de bienes, inscribiéndose la escritura pública en el correspondiente Registro de la Propiedad.

Artículo º 170 Las capitulaciones matrimoniales pueden alterarse después de celebrado el matrimonio; pero el cambio no perjudicará a terceros posteriores a el, sino

después que la nueva escritura este inscrita en el Registro respectivo, y que se haya anunciado por el periódico oficial que los cónyuges han alterado sus capitulaciones.

Artículo º 171 El menor hábil para casarse puede celebrar las capitulaciones previas al matrimonio; pero deberá estar asistido por la persona cuyo consentimiento necesite para contraerlo.

Artículo º 172 Los bienes existentes en poder de los cónyuges, al disolverse el matrimonio, si no se prueba que fueron introducidos al matrimonio o adquiridos durante el por uno de ellos, se consideraran comunes y se distribuirán entre ambos cónyuges.

Artículo º 173 Es permitida la contratación entre los cónyuges, y la mujer no necesita autorización del marido ni del Juez para contratar ni para parecer en juicio.

Artículo º 174 9; El matrimonio impone a ambos cónyuges la obligación de mantener, educar e instruir a los hijos comunes. Esta obligación incumbe al padre y a la madre en proporción a sus haberes.

Artículo º 175 La obligación del marido de socorrer a su mujer o ésta al marido, cesa cuando uno u otro, habiéndose ausentado sin justa causa del domicilio conyugal, rehúsa regresar a él.

CAPITULO II DE LA SEPARACION DE LOS CUERPOS Artículo º 176 Los cónyuges podrán separarse, quedando subsistente el vínculo matrimonial, por las causas siguientes: 1o.- Cualquiera de las que autoriza el divorcio contencioso. 2o.- La negativa de un cónyuge a dar alimentos al otro que los necesite, o a sus hijos comunes. 3o.- El mutuo consentimiento de ambos cónyuges cuando fueren mayores de edad. Artículo º 177 9; En la separación de cuerpos por mutuo consentimiento, se observarán las mismas reglas establecidas para el divorcio voluntario. Artículo º 178 9; En caso de demandarse separación por causa determinada, se adoptarán las mismas medidas provisionales decretadas para mientras dure la instancia del divorcio. Artículo º 179 9; Los efectos de la separación de cuerpos son los mismos que los del divorcio, con la diferencia de que aquella no disuelve el vínculo, según lo dispuesto en el Artículo 176. Artículo º 180 La reconciliación de los cónyuges deja sin efecto ulterior la sentencia ejecutoriada que declare la separación de cuerpos, y pone término al juicio, si aun no estuviere concluido. Artículo º 181 9; La demanda de separación por causa determinada se interpondrá y substanciara en la forma establecida para los juicios civiles ordinarios de mayor cuantía.

Artículo º 182 9; En estos juicios son parte únicamente los cónyuges; pero tendrá intervención el representante del Ministerio Público, cuando haya hijos menores.

Artículo º 183 De la sentencia que se pronuncie en estos juicios, aunque no se interponga recurso alguno, conocerá en consulta la Corte de Apelaciones respectiva, con audiencia del Ministerio Público.

TITULO VIII DE LOS HIJOS LEGITIMOS CONCEBIDOS EN MATRIMONIO CAPITULO I REGLAS GENERALES

9; Artículo º 184 9; El hijo concebido durante el matrimonio verdadero o putativo de sus padres, es hijo legítimo. Artículo º 185 9; El hijo que nace después de ciento ochenta días de celebrado el matrimonio, o dentro de los trescientos días subsiguientes a la disolución o declaratoria de nulidad del matrimonio, se reputa concebido durante él y tiene por padre al marido. El marido, con todo, podrá no reconocer al hijo como hijo suyo, si prueba que durante todo el tiempo que, según el Artículo 53 pudiera presumirse la concepción, estuvo en absoluta imposibilidad física de tener acceso a la mujer.

Artículo º 186

El adulterio de la mujer, aun cometido durante la época en que pudo efectuarse la concepción, no autoriza por sí solo al marido para no reconocer al hijo como suyo; pero probado el adulterio en esa época, se le admitirá la prueba de cualesquiera otros hechos conducentes a justificar que el no es el padre.

Artículo º 187 9; Mientras viva el marido, nadie podrá reclamar contra la legitimidad del hijo concebido durante el matrimonio, sino el marido mismo. Artículo º 188 9; Toda reclamación del marido contra la legitimidad del hijo concebido por su mujer durante el matrimonio, deberá hacerse dentro de los sesenta días, contados desde aquel en que tuvo conocimiento del parto. La residencia del marido en el lugar del nacimiento del hijo, hará presumir que lo supo inmediatamente, a menos de probarse que por parte de la mujer ha habido ocultación del parto. Si al tiempo del nacimiento se hallaba el marido ausente, se presumirá que lo supo inmediatamente después de su vuelta a la residencia de la mujer, salvo el caso de ocultación, mencionado en el párrafo precedente.

Artículo º 189 9; Si el marido muere antes de vencido el término que conceden las leyes para declarar que no reconoce al hijo como suyo, podrán hacerlo los herederos del marido, y en general, toda persona a quien la pretendida legitimidad del hijo irrogare perjuicio actual. Cesará este derecho, si el padre hubiere reconocido al hijo como suyo en su testamento o en otro instrumento público. La acción concedida en el párrafo primero de este artículo, prescribe dentro de sesenta días, contados desde que los interesados supieron la muerte del padre, o desde el día en que cause ejecutoria la sentencia en que se declare su muerte presunta. Si los interesados hubieren entrado en posesión efectiva de los bienes, sin contradicción del que pretenda ser hijo legítimo, podrán oponerle la excepción de

ilegitimidad en cualquier tiempo que el o sus herederos les disputaren sus derechos.

Artículo º 190 Los ascendientes legítimos del marido tendrán derecho para provocar el juicio de ilegitimidad, aunque no tengan parte alguna en la sucesión del marido: pero deberán hacerlo dentro de los plazos señalados por el artículo anterior.

Artículo º 191 9; Ninguna reclamación contra la legitimidad del hijo, ora sea hecha por el marido, o por otra persona, tendrá valor alguno, si no se interpusiere en tiempo hábil ante el Juez, el cual nombrará curador al hijo que lo necesitare, para que le defienda en él. La madre será citada, pero no obligada a parecer en el juicio. No se admitirá el testimonio de la madre, que en el juicio de legitimidad del hijo, declare haberlo concebido en adulterio Artículo º 192 Durante el juicio, se presumirá la legitimidad del hijo y será mantenido y tratado como legítimo; pero declarada judicialmente la ilegitimidad, tendrá derecho el marido, y cualquier otro reclamante, a que la madre les indemnice de todo perjuicio que la pretendida legitimidad les haya irrogado.

Artículo º 193 9; El hijo que nace después de expirados los trescientos días subsiguientes a la disolución o declaración de nulidad del matrimonio, no es legítimo, y en cualquier tiempo que pretenda los derechos de tal, declarará el Juez su ilegitimidad a pedimento de cualquiera persona interesada en ello.

CAPITULO II

REGLAS ESPECIALES PARA LOS CASOS DE DIVORCIO Y NULIDAD DEL MATRIMONIO

Artículo º 194 9; La mujer recién divorciada o que, pendiente el juicio de