Leer Ensayo Completo Comparación Constituciones De Venezuela De 1830 Y 1999

Comparación Constituciones De Venezuela De 1830 Y 1999

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.611.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: Albert 27 abril 2011

Palabras: 2862 | Páginas: 12

...

cia exiguos y estímulos limitados. La mano de obra resultaba escasa y el comercio débil.

Es en 1830, con la Constitución Centro-Federal que la instrucción vuelve a tener cariz normativo al estipularse acerca de la atribución que debían tener las administraciones provinciales para promover y establecer Escuelas Primarias y Casas Educativas con el propósito de democratizar la enseñanza y animar en el hombre el deseo de saber. Sin embargo, la función y las bases de una nueva educación, a pesar de las proclamas constitucionales, quedan ahogadas por el dominio ideológico y la expresión de los intereses de las clases dirigentes. Solo la iniciativa de reforma de los estudios universitarios, junto a la creación de la subdirección de Instrucción Pública y la designación de José María Vargas como Rector de la Universidad de Caracas en 1827, es lo más sobresaliente en este momento o período.

La Constitución de 1830 por vez primera otorgó responsabilidades en

materia educativa tanto al gobierno central como a las provincias. Así

durante las primeras seis décadas del siglo XIX, el esfuerzo educativo

decayó considerablemente atribuyéndose su fracaso al déficit fiscal y a

las deplorables condiciones de salud que aquejaron a la población.

La Educación y la Instrucción en Venezuela desde 1830 a 1854 (fecha en que se sanciona una nueva Constitución), a pesar del atraso y deterioro por causas de los “sistemas de autocracia” que negaron objetivos sociales definidos, encuentran ideas de progreso, en hombres como José María Vargas, quien plantea la necesidad de ver en la educación primaria, la base sustentadora de la cultura del país, de aprobar una ley orgánica de instrucción pública adaptada a las circunstancias, medios y necesidades de Venezuela y de impartir una instrucción popular y gratuita que formara ciudadanos; Juan Manuel Cajigal, dedicado a la docencia de la matemática y propulsor de los estudios de Física y Química Experimental; Juan Vicente González, que inspirado en el neo-humanismo pedagógico, pretende la formación de la juventud a partir de los valores de la cultura grecolatina; Ramón Yépez, el cual considera que se dé educación a la mujer por ocupación del gobierno; Juan Manuel Manrique, partidario de mayores fondos y cuidados para la instrucción útil; y Cecilio Acosta, entre otros, quien para 1847 al proyectarse las Reforma de Leyes II y III de Código de Instrucción Pública – promulgado en 1843 en la presidencia de Carlos Soublette y primer documento importante sobre la modernización de la instrucción – propone un cambio en la Orientación de la Educación de la Juventud hacia “Objetivos de conocida utilidad”. Para 1848, José Tadeo Monagas en su mensaje al Congreso, señala la necesidad y el tema de la instrucción útil, así como la extensión de los estudios profesionales – en 1851 – para favorecer a la generalidad, y en 1849, Antonio Leocadio Guzmán en su condición de Secretario de Interior y Justicia, propone ocho puntos fundamentales para reorientar y reedificar la Educación venezolana, a saber:

- Dirigir la política educativa hacia la formación del hombre, en vez de la información, que solo conduce a una erudición pedantesca y superficial.

- Democratizar la educación.

- Diversificar la enseñanza en ramas convenientes.

- Regionalizar la instrucción y en concordancia al clima industrial y producciones de cada sector.

- Compartir y coordinar entre los sectores del poder público, tanto a nivel central y provincial, las carga de la educación.

- Organizar la biblioteca como servicio público y recurso del aprendizaje y perfeccionamiento profesional.

- Crear Museos y Jardín Botánico con lugares de estudios prácticos y escuelas agrarias; y

- Constitución de Poder Comunal, que velara por la fijación y distribución del presupuesto anual, a culto y primera enseñanza y la jurisdicción sobre los contribuyentes y sobre los padres y preceptos para que cumplieran con sus obligaciones de educar (Fernández H., 1988: 91-105).

En el ideario educativo de Simón Rodríguez, se observan puntos e ideas planteadas por Condorcet en su concepción sobre la instrucción, entre los cuales se pueden mencionar: Co-educación, o una educación que sea tanto para el hombre como para la mujer y que enseñe “a los individuos de la especie humana lo que le es útil saber para gozar de sus derechos y para llenar sus deberes...” (Condorcet, 1973: 32); Instrucción pública como medio de perfección de la especie humana y preparación de las generaciones nuevas mediante la cultura de las que le preceden, e instrucción primera para proporcionar la variedad de conocimientos necesarios para elevar al hombre, y “que no dejase escapar ningún talento sin ser advertido y que le ofreciese a todos los socorros reservados hasta aquí a los hijos de los ricos”

Educación de la mujer, porque la falta de instrucción de las mujeres introduciría en las familias una desigualdad contraria a su felicidad a la paz y a las virtudes; cultivo de las ciencias exactas como recursos útiles a la sociedad y las “llamadas a aumentar la masa de las verdades por observaciones o por descubrimientos”; Educación como medio esencial para la libertad e igualdad de los hombres (Larroyo, 1984: 478).

Gratuidad de la enseñanza en todos los grados y educación permanente, para rectificar las nociones incompletas, fortificar la razón y corregir errores

(Condorcet, 1973: 13-14 y 103).

La Constitución como instrumento jurídico va a abrir un nuevo círculo en la vida política de Venezuela, siendo un proyecto encaminado hacia la libertad, la independencia y la autodeterminación, a pesar de los intereses particulares que jugaron en el destino de nuestro país.

Sancionada la Ley fundamental de la República en 1830, fueron atribuidas la Instrucción Superior y Secundaria a los Poderes nacionales, y la Primaria a las Diputaciones provinciales. Al amparo de esta disposición (…) surgen o se reorganizan los Colegios Nacionales (...) También las Universidades de Caracas y Mérida. (...) la Constitución de 1830, (...) dio atribución al Congreso «de promover por leyes la educación pública en las Universidades y Colegios; el progreso de las ciencias, y las artes y los establecimientos de utilidad general y conceder por tiempo limitado privilegios exclusivos para su estimulo y fomento». Mudarra (1978: 34- 39)

Como puede observarse, el énfasis de la instrucción pública está en la Secundarla y en la Superior, mientras que la instrucción primaria se deja por cuenta de las Provincias. Por otra parte, ante la poca disponibilidad del tesoro nacional, se promueve constitucionalmente la enseñanza privada por parte de la cual contará significativamente la instrucción primaria para su subsistencia en el territorio.

En cuanto a la primaria, mal podía ser difundida con calor y efectividad por las provincias dada su precaria capacidad económica, y acaso de iniciativa y la ausencia de una tradición escolar que facilitara la realización de planes docentes de la cuantía e importancia asignada a estas administraciones locales, (...) También cierta interpretación hallada en preceptores, la negligencia de padres que determinaba una grave y continua inasistencia escolar, (...) Mudarra (1978: 35)

Y es que luego de la separación de Venezuela de la Gran Colombia, las rentas municipales eran tan precarias que el mantenimiento UNIVERSIDAD DE CARABOBO / FACE de las escuelas primarias se convirtió en una carga insostenible, situación que se mantiene a lo largo del período en el que tuvo vigencia el mandato constitucional. La producción de riqueza basada en la explotación intensiva de la mano de obra agrícola y la institución decadente de la esclavitud sostienen la tendencia de fomentar la educación formal en los centros urbanos más poblados, en las cabeceras de provincias, y ni aún así, la generalización de lo escolar en estos escenarios muestra visos de consistencia expansionista.

Es así como para el período de 1830-1831, sólo existen 200 escuelas, las cuales atienden 7.500 alumnos, mientras que 9 años después, el período de 1839-1840 muestra un incremento de tan sólo 12 escuelas más (212 en total), atendiendo 8.078 alumnos, 578 alumnos más. Grisanti (1933:137).

Las limitaciones económicas de las provincias, no permiten la difusión de la educación primaria en la mayoría de ellos. Para 1830, el país contaba con tan solo cien (100) escuelas primarias municipales.

En los textos constitucionales del siglo XIX, salvo la Constitución de 1864 que da lugar a la promulgación del Decreto de Instrucción Pública de 1870, no se aborda la educación como un verdadero proyecto encaminado a reconocerla como un derecho de todos los ciudadanos, en ejercicio de la soberanía popular. A través de la Constitución de 1830 se otorgó responsabilidades en el plano educativo al gobierno central y a las provincias

Este es un período de Post guerra, donde se sufrían las severas consecuencias de la guerra de Independencia, así se encuentra un país con la destrucción casi total del aparato económico, escasez de mano de obra y la tambaleante acción política. Es este contexto donde se busca convertir a la educación en el motor del desarrollo del país, sin embargo, fueron más las palabras que las acciones realizadas.

La educación durante el inicio del período republicano, no constituyo un asunto de preocupación para los políticos, estos sólo se limitaron a hacer vagas alusiones al asunto. A partir de 1830, la situación escolar era bastante deficiente; los núcleos educativos dinámicos estaban centrados en la Universidad de Caracas y de Mérida. En las provincias funcionaban varios colegios Nacionales fundados por el gobierno colombiano.

El Congreso de 1830 dispuso que la enseñanza primaria fuera desarrollada por cada entidad provincial. Los gobiernos regionales logaron crear algunas escuelas para la enseñanza elemental en las poblaciones más importantes.

El período comprendido entre 1830 y 1848 fue de relativa paz, ello permitió que se le fueran dedicando ciertos recursos a la educación y que se promulgara el código de 1843.

José María Vagas en su mensaje de 1836 dedicó gran atención al tema educativo y expresó que la educación en 6 años de vida independiente se regía aún por leyes viejas (leyes y decretos provenientes del Congreso de Cúcuta y del Ejecutivo Gran Colombiano) desconectadas con la realidad de ese momento. Propuso entonces la necesidad de una ley para logar la unidad de acción. Dicha Ley sólo fue promulgada hasta el año 1843 con el nombre de “Código de Instrucción Pública”

El Código tenía catorce leyes que regulaban la actividad educativa, establecía como institutos par la educación en Venezuela los siguientes: escuelas primarias, colegios nacionales, universidades, escuelas especiales, academias y sociedades económicas. En 1938 se había creado la dirección general de Instrucción Pública y la Ley la incorporó como organismo centralizador del proceso educativo. Sin embargo, el campo de la educa ión primaria se mantenía bajo la competencia del poder provincial.

Código de Instrucción Pública

El código no llegó a establecer una estructura organizativa que realmente coordinara y supervisara con efectividad el funcionamiento del sistema.

Educación Superior

Quedaba adscrita a los poderes Nacionales. Existían dos Universidades: La de Caracas y la de Mérida.

La Universidad de Mérida existía desde 1810. Hacia 1830 se establecieron las cátedras de Derecho Público y Medicina. En 1831 se creó en Caracas la Academia de Matemáticas bajo la dirección de Cajigal.

Durante este período, la atención a lo que se conoce como educación secundaria fue cubierta por los Colegios Nacionales. Su origen se encuentra en las disposiciones emanadas del Congreso de Cúcuta donde se planteaba crear colegios o casas de educación en cada capital de provincia. Sin embargo, su carácter de centro de enseñanza secundaria no quedaba claramente determinado.

Durante esta etapa existieron doce Colegios Nacionales para varones y uno de niñas.

Una de las características de los Colegios Nacionales a que el financiamiento de gastos se hacía mediante las rentas y, muy especialmente, por medio del aporte de los padres de familia.

La falta de alumnos o de directores competentes y las dificultades económicas ocasionaron el cierre o el decaimiento de algunos de ellos. Por lo tanto, la Dirección de Instrucción Pública presentó un proyecto para reducir a 4 el número de colegios.

Educación Primaria

La Constitución de 1830 asignaba todo lo relativo a esta rama de la instrucción a las Diputaciones Provinciales

Hacia el año de 1852 el estado de la Educación Primaria era lastimoso pues la Diputaciones Provinciales no tenían rentas para fomentarlas.

Entre el año 1850 y 1870 no existió ningún esfuerzo que representara un impulso significativo para la educación.

Aunque algunos pensadores estiman que el Código de 1843 existe una ausencia de principios que orientasen la labor educativa, no es menos cierto que, si se asume una perspectiva desde el conjunto del contexto y desde la evolución de las acciones que se emprendieron o que se dejaron de emprender, se puede llegar a afirmar que si existía una filosofía subyacente.

La concepción educativa de las personas que orientaron quehacer educativo se inscribió dentro del orden liberal, es decir, se movieron dentro de las ideas de la ilustración.

Aspectos Filosóficos Este pensamiento emprendía un camino hacia la instauración de una sociedad libre e igualitaria, dentro de este pensamiento se coloco José María Vargas. En el aspecto pedagógico se propugnaba la supeditación de la Iglesia frente al Estado. Esto queda corroborado si se observan hechos como la confiscación de bienes eclesiásticos para el mantenimiento de la Universidad de Caracas.

Concepción Educativa Aunque en este momento de nuestra historia pedagógica no se puede hablar estrictamente de pedagogos, si se puede hacer referencia a un grupo de intelectuales, que como Vargas, Cajigal, Acosta, Toro y otros, manifestaron su preocupación por el tema de la educación y ejercieron la docencia como actividad complementaria. Inmiscuidos en el pensamiento Ilustrado, observaban la educación desde dos perspectivas, la primera los llevaba a pensar en la educación como un medio para la creación de los ciudadanos republicanos y la segunda los llevaba hacia la idea de la educación como la palanca más importante para el progreso del país.

Concepción Educativa Esta concepción entraba un poco en el idealismo, pues partía de la idea de una sociedad de igualdades sociales y políticas, pero la realidad es que vivían dentro de una sociedad que tardíamente promulgó la liberación de los esclavos (1854) y con un sistema político que manipulaba la constitución para hacer de ella un traje a la medida.

Conclusiones

* Educación no acorde con las necesidades que plantea el período histórico.

* Legislación de vieja data, creada desde otra realidad y que no aplica a la situación Republicana que se vive.

* No existe preocupación real, por parte de los presidentes del período (1830-1870) por la educación como proceso necesario para la consolidación de un Estado.

* Es el Código de Instrucción Pública el primer documento que recoge la preocupación por la creación de las bases de un sistema educativo formal.

* Ubica a la educación en tres divisiones fundamentales, tales como la educación Universitaria, Secundaria y Primaria.

* Como documento propio de su época, el Código de Instrucción Pública está impregnado de la filosofía del momento, la Ilustración; aunque algunos historiadores lo tildan de ausencia de filosofía, está claro, que esta no está explícita, sino subyacente.

A partir de la promulgación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, se consagra una nueva manera de interpretar el derecho a la educación, entendido como un proceso fundamental para alcanzar los fines del Estado. De esta forma, se redefine el papel de la educación en su dimensión ético-política, configurándose como un instrumento que mediante el ejercicio participativo de los ciudadanos logre superar la exclusión social y la democracia.