Leer Ensayo Completo Conectores Para Redactar

Conectores Para Redactar

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.201.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: John0099 13 mayo 2011

Palabras: 29406 | Páginas: 118

...

ideas |es cierto, |

|Podríamos resumir a continuación |Evidentemente, |

|Así se ha verificado |El análisis precedente, |

|Pero en segundo lugar, |En la perspectiva que aquí adoptamos, |

|Creo que es evidente, |Observamos que, |

|Debe señalarse, |Si bien es cierto, |

|Los caracteres enumerados, |En otras palabras, |

|En la medida que el |Sucede pues, que |

|Uno de los componentes más importantes, |Tenemos pues, que |

|De este modo, |Es por eso, que |

|En resumidas cuentas, |Por consiguiente, |

|Desde la perspectiva más general, |Siendo las cosas así, resulta claro, |

|Dentro de este marco, |Por último, es conveniente anotar, |

|Importa, y por muchas razones, |A título ilustrativo, indicaremos |

|Habida cuenta |Algunas de sus manifestaciones, |

|De esta manera, |Se trata, |

|Es por ello, |En este sentido se comprende, |

|De allí pues, que |Se trata de |

|Para |Visto de esta forma, |

|Dicho de otro modo |Dentro de este marco, |

|Por consiguiente, |Visto de esta forma, este trabajo |

|Se plantea entonces el problema, |busca orientar, |

|Finalmente, |Queremos por ello significar, |

|En efecto, |El reordenamiento, |

|Sin duda, |En esta perspectiva, |

|Ahora bien, |Hay sin embargo, |

|Por esto, |Dentro de esta perspectiva, |

|Por lo demás |Demos pues, |

|Precisemos, antes que nada | |

|Toda reflexión se inscribe, | |

|Por supuesto que este fenómeno, | |

|Resulta claro, | |

|En atención a la problemática expuesta, | |

|De hecho, | |

|En todo caso, | |

|En lo esencial, | |

|Retomando la expresión de | |

|Este análisis, | |

|En nuestra opinión, | |

|En las generalizaciones anteriores, | |

VERBOS UTILIZADOS EN LA REDACCIÓN DE OBJETIVOS DE TIPO COGNOSCITIVO

|NIVEL I |NIVEL II |NIVEL III |NIVEL IV |NIVEL V |NIVEL VI |

|Conocimiento |Comprensión |Aplicación |Análisis |Síntesis |Evaluación |

|Adquirir |Clasificar |Actuar |Analizar |Agrupar |Adoptar |

|Anotar |Colocar |Adaptar |Asociar |Argumentar |Calcular |

|Citar |Combinar |Afianzar |Calcular |Armar |Calificar |

|Combinar |Comentar |Afirmar |Catalogar |Bosquejar |Cambiar |

|Completar |Comprender |Aplicar |Categorizar |Combinar |Comparar |

|Conocer |Contrastar |Apoyar |Clasificar |Concebir |Completar |

|Copiar |Convenir |Calcular |Comparar |Condensar |Comprobar |

|Computar |Dar |Confeccionar |Concluir |Crear |Confirmar |

|Definir |Diagramar |Construir |Debatir |Combinar |Considerar |

|Describir |Especificar |Caracterizar |Detectar |Componer |Contrastar |

|Decir |Exponer |Demostrar |Desarmar |Concluir |Criticar |

|Encontrar |Expresar |Dramatizar |Descifrar |Construir |Chequear |

|Escoger |Explicar |Efectuar |Descomponer |Deducir |Diagnosticar |

|Enunciar |Explorar |Ejecutar |Descubrir |Definir |Decidir |

|Escribir |Ilustrar |Ejercitar |Desglosar |Derivar |Defender |

|Enumerar |Interpolar |Emplear |Desmenuzar |Dibujar |Determinar |

|Formular |Interpretar |Ensayar |Diagramar |Dirigir |Elegir |

|Identificar |Juzgar |Esbozar |Diferenciar |Diseñar |Escoger |

|Indicar |Modificar |Escoger |Discriminar |Elaborar |Evaluar |

|Informar |Organizar |Experimentar |Discutir |Establecer |Evitar |

|Multiplicar |Parear |Explicar |Distinguir |Exponer |Juzgar |

|Nombrar |Relacionar |Hacer |Dividir |Fabricar |Medir |

|Narrar |Revisar |Ilustrar |Establecer |Formular |Opinar |

|Nominar |Reafirmar |Localizar |Estudiar |Generalizar |Sancionar |

|Pronunciar |Reproducir |Mostrar |Examinar |Inferir | |

|Preparar |Seleccionar |Operar |Extraer |Inducir | |

|Listar |Sustituir |Obtener |Hallar |Integrar | |

|Rotular |Traducir |Practicar |Identificar |Organizar | |

|Recopilar |Trasladar |Predecir |Inspeccionar |Planear | |

|Recalcar |Ubicar |Probar |Jerarquizar |Preparar | |

|Retener | |Programar |Ordenar |Precisar | |

|Recitar | |Representar |Razonar |Proponer | |

|Recordar | |Realizar |Seleccionar |Reconstruir | |

|Relatar | |Transformar |Separar |Relacionar | |

FRASES ÚTILES PARA EMPEZAR PÁRRAFOS

|A fin |En líneas generales, los anteriores comentarios |

|Para que |En líneas generales, se precisan los contornos del proceso. |

|Según sea |Pero, no solamente se ha definido con precisión un objetivo, sino que se |

|Considerando |ha cuidado de |

|Por lo tanto |Ciertamente que |

|Por tales razones |Estima la comisión |

|Hecho esto o dicho esto |Dentro de esta óptica, si analizamos detenidamente el proyecto |

|Para concluir |Pero, aparte de la creación misma |

|Por ello |Por tanto |

|Conforme a |Es de destacar que la situación |

|En este sentido |En este sentido y para ilustrar lo señalado |

|En base a ello |En base a lo anteriormente señalado |

|En todo caso |Tal como se evidencia de |

|Asimismo |Quedan de esta forma expuestas |

|Como base |En base a lo ya expuesto |

|Como requisito |En este punto |

|Como paso previo |Resulta claro |

|En este aspecto |Como ya se han |

|Por supuesto |En todo caso, es de destacar que |

|Se concluye pues |Hoy es ya definitivo el convencimiento |

|Una vez que |En efecto, para proceder |

|Empero |Por ello, asimismo |

|De allí que |Ante todo es necesario convenir en lo inútil que resulta |

|Tal como |Por otra parte, desde el punto de vista |

|Para observar esta realidad |En muchos casos el proceso |

|Los esfuerzos para |Se puede constatar |

|Es claro que si |No puede ser un producto espontáneo |

|En virtud de que ahora |Ahora bien, es evidente que aún cuando se esté conciente |

|Por ello, en definitiva |De tal modo |

|Pero la sola vinculación |Por estas razones |

|Dada la importancia |De manera que |

|Se precisa con exactitud |Es conciencia |

|Para el cumplimiento |Se tiene en cuenta |

|De ahí la preocupación |En relación a |

|De aquí que la nueva estrategia |Ciertamente |

|A través de este mecanismo |A través de todo ello |

|Debido a que |Sin embargo |

|A los efectos de |Una vez |

|De esta forma |Es unánime |

|De esta manera |Es el convencimiento |

|Además |Así |

|En segundo término |Antes se afirmó que |

|Por último |Desde la |

|Es ya |Dada la |

|Se debe tener en cuenta |En primer lugar |

|El proceso de |De acuerdo a |

|Una vez |Corresponde a |

|A igual que |De aquí la |

|De acuerdo a |En el ámbito |

|Por su parte |En virtud de ello |

|Por consiguiente |En tal virtud |

|Así como |E igualmente |

|A estos fines |De ahí la |

|En líneas generales |De ahí que |

|De modo que |La Consecuencia |

|Si atendemos |En cuanto |

|En la misma forma |En esta forma |

|La etapa de |De esta forma |

|La fase de |En cuanto a |

|Así pues |Corresponde a |

|Por lo tanto |A través de |

|En definitiva |Por último y como consecuencia |

|Teniendo en cuenta |En vista de que |

|En resumen |Debido a |

|Frente a |Además de |

|En consecuencia |En este caso |

|Si partimos de |Se ve que existe |

|Por esa razón |De nuevo se ve |

|No obstante |En el caso de |

|De acuerdo a |Una vez más |

|Dentro de |De este modo |

|En todo caso |En tal caso |

|Durante |En tales casos |

|Ante todo |Hay que considerar |

|En efecto |Una vez que |

|De ahí que la |De este modo |

|Por otra parte |Estas serían las razones fundamentales que |

|Ahora bien |El primer punto por establecer es el de |

|A medida que |Sin embargo, también es cierto que |

|En virtud de que |Admitiendo que |

|Generalmente se puede |Concretamente |

|Una observación de |En el caso de |

|Es evidente que |En cierto sentido se puede afirmar |

|En muchos casos |La determinación de los |

|Se ve por tanto que los |Anteriormente, el |

|Al mismo tiempo |Lo importante en esta materia es |

|En esencia, este método determina |Es oportuno, ahora determinar |

|Un elemento esencial en | |

|También es importante | |

|Estos requisitos previos para | |

|Antes de pasar a considerar.... es conveniente examinar | |

|En ambos casos | |

|Hay que subrayar, por tanto que | |

|Adicionalmente | |

|En torno a todos estos factores puede | |

|Es muy oportuno | |

|No es posible establecer | |

DIRECCIÓN DE PENSAMIENTO

Todo párrafo con dos o más frases u oraciones conlleva un proceso dinámico: el pensamiento del autor fluye en una dirección determinada. Lo fundamental de la lectura es descubrir esa idea, ese pensamiento central que se nos comunica.

El pensamiento no es algo estático dentro del párrafo, es dinámico y marca la dirección básica del movimiento. Las demás frases, al mismo tiempo que van desarrollando el contenido de la idea central, son también otros tantos estadios o períodos en la evolución y movimiento del pensamiento.

Este despliegue progresivo de la idea central es lo que se denomina “dirección del pensamiento”, su característica está en que no siempre es progresivo o de dirección única. A lo largo del párrafo podemos observar que algunas veces la dirección del pensamiento se detiene, que retrocede o avanza.

Existen varias palabras que nos indican las incidencias que nos indican las incidencias y variaciones en el desarrollo del pensamiento del autor, las mismas podemos agruparlas en tres grandes bloques: 1) Las palabras que indican que el pensamiento se detiene; 2) palabras que indican un avance en el curso del pensamiento y 3) palabras que indican un rumbo opuesto a la dirección del pensamiento.

1) Palabras que indican que el pensamiento se detiene: Este grupo de palabras no suponen ningún avance ni retroceso en el desarrollo del curso del pensamiento. Son frases que podrían ser suprimidas sin que el texto sufra modificación alguna en su significado. La finalidad de este tipo de palabras es aclaratoria. Entre este grupo se encuentran:

- Por qué

- Si

- Supuesto que

- Con tal que

- Siempre y

cuando

- Finalmente

- En conclusión

- Por ejemplo

- Verbigracia

- Aclarando

- Como

- Tal como

- Así como

- Especialmente

- O sea

- Es decir

2) Palabras que indican un avance en el curso del pensamiento:

Las palabras avance nos indican que las frases que ellos encabezan son un paso hacia delante en el desarrollo de la idea principal. En general, la mayor parte de las palabras de un párrafo se desarrollan en el mismo sentido que la idea principal; pero las frases encabezadas por las palabras avance tienen una especial significación o representan una mayor insistencia en ese sentido. Las principales palabras avance son:

- Y

- También

- Asimismo

- Como también

- Además

- Igualmente

- Más aún

- De la misma

manera

- Así en

consecuencia

- Dado que

- Puesto que

- Desde que

- Ordinales

(Primero,

Segundo,...)

3) Palabras que indican un rumbo opuesto a la dirección del pensamiento:

Las palabras que indican un rumbo opuesto a la dirección del pensamiento son llamadas palabras de retroceso, porque introducen frases o expresiones que se oponen al curso normal del pensamiento. Generalmente, el curso del pensamiento sigue dentro del párrafo un sentido progresivo directo; pero a veces el autor, para resaltar más un pensamiento se sirve de estos cambios de dirección, de estas palabras-oposición, que representan lo que él rechaza, las posibles objeciones que él trate de resolver o anular.

Cuando nos encontramos con una palabra de retroceso, quiere decir que se va a producir un inmediato cambio de dirección en el curso del pensamiento. Hay que tener en cuenta que este cambio de dirección se produce directamente en relación a lo dicho en la frase anterior.

Las principales palabras o frases que indican un retroceso son:

- Pero

- Sin embargo

- En realidad

- De hecho

- Sin embargo

- No obstante

- Con todo

- A pesar de todo

- Aún así

- Al contrario de

- Al revés de

- A pesar de que

- Aunque

- Prescindiendo de

- Antes que

- Más bien que

- En cambio

- Por otra parte

- En Cambio

- O

- Aunque

- Preferiblemente a

- Mientras que

- Por el contrario

Partes de un ensayo

Otro aspecto que hay que recordar es la estructura tradicional del ensayo. En torno a esto, a pesar de que hoy día pudiera discutirse su vigencia, con el hecho de que será considerada menos estática de lo que se ha dicho hasta ahora, se está reivindicando lo que es su canónica división. Ahora, como la tesis fundamental consiste en que se debe expresar por escrito, a través de una redacción coherente y, por lo tanto, entendible, se considera que es preciso – para lograr esa sindéresis – que se atienta a una estructura fija que en su movimiento interno, aunque parezca paradójico, posee cierto dinamismo. Esto se expondrá más adelante. Tal estructura está compuesta por esas tres partes, por demás conocidas, que responden a los nombres de Introducción, Desarrollo y Conclusión. A ellas se les ha asignado las características formales y de contenido que se expresan a continuación:

3.1. La Introducción. Aquí se encuentra la idea inicial que se desarrollará después y que permite abordar el tema a tratar.

En su aspecto formal es recomendable que esta parte esté expresada en un solo párrafo, con las características que ya se deben haber tocado, cuando se abordó el tema específico y cuando – si es el caso – se explicaron otros instrumentos como la narración de experiencias, el informe técnico, el comentario de textos, por ejemplo. En su aspecto interno, demás estaría decir que el párrafo debe poseer una unidad de pensamiento. Y esta unidad debe girar en torno a una idea central, para lo cual se está proponiendo las siguientes:

Planteamiento de un tema. Aquí se enunciará el tema a desarrollar en el ensayo. No se ofrecen sus características ni mucho menos, por cuanto eso corresponderá al desarrollo. Lo más que se puede hacer es indicar su ubicación en tiempo y en espacio. Así se hará más aprehensible el mensaje emitido. Un ejemplo específico de este tipo se ve en el artículo “La desmoralización”, de Enrique Castellanos, estudiado por nosotros pare estos efectos y publicado en la página A-4 de El Nacional, el 18-11-87. Para su análisis se ha anexado al final de la exposición (Anexo 6.1.2, pág. 44). Como podrá apreciarse, el autor comienza enunciando el tema, en el primer párrafo. Luego desarrolla desde su óptica personal y termina comprobando la verdad – según él – de lo que había planteado en el comienzo. Para ser coherentes con proposiciones teóricas hechas aquí y formuladas en otras oportunidades, se le han hecho dos objeciones formales. En primer lugar, se observa que el párrafo está construido con un solo período, una sola oración. Por ello se hace larga la afirmación. Siempre se ha sostenido que el uso de períodos (oraciones) breves ofrecen al texto una mayor claridad, una menor anfibología y, por ende, una mejor comunicación. En consecuencia, es conveniente que, como mínimo, el párrafo debería tener dos períodos que contuviesen las ideas siguientes:

a) Enrique IV dijo una vez que Paris bien valía una misa.

b) Justificaba, de manera prestigiosa y oficial...(hasta el fin: recomendación, ya citada, de no emplear – hasta donde se pueda – períodos demasiado largos, porque pueden producir cargas de ambigüedad, de pesadez o de reiteración). La otra objeción radica, precisamente, en el final. Si el autor hubiese omitido la última sentencia alusiva a Urdaneta y termina el ensayo en: ...”Paris bien vale una misa”, hubiese cerrado con la misma idea concluyente con que había iniciado su disertación. Sin embargo se ha venido empleando el artículo como ejemplo del planteamiento del tema.

Planteamiento de una interrogante: Cuando éste sea el tipo de ensayo a redactar, el autor podrá intitularlo con una interrogante. Pero esto también podrá estar al comienzo de la introducción, en el medio o al final de la misma. En nuestra praxis de los últimos años se ha preferido que la pregunta se coloque al final, como podrá observarse en los anexos respectivos. Esa pregunta debe orientar a quien escribe, a través de todo el desarrollo, para así concluir con una respuesta. Algunas veces la interrogante se presenta como una disyunción. V.g.: La apertura petrolera. ¿Problema o solución?.

Cuando éste sea el caso, se deberá orientar a los alumnos en que, semánticamente, el autor ya está ofreciendo un juicio de valor. Es decir, será partidario del segundo elemento de la disyunción. Otras la interrogante aparece como título. V.g.: ¿Todos los caminos conducen a Roma? Con mucha seguridad en este ejemplo el autor considera que no es verdad. Y todo esto tendrá que ser comprobado en la conclusión.

Planteamiento de un problema. Necesariamente se tendrá que explicar muy brevemente que un problema es algo así como una contradicción entre un propósito fijado y en las posibilidades que el entorno ofrece para su realización. Todo problema indica la finalidad de la exposición que se quiere hacer. Un ejemplo palpable podría ser el siguiente: “Educación preescolar y brecha educacional”. En este ensayo el problema radicará en sostener – es un decir – que la asistencia al preescolar debe reducir la brecha educacional que podría presentarse en el primer grado, cuando en él hubiese alumnos con una inscripción directa. Otro problema podría ser el de la estratificación social del profesor y la realización lingüística de sus alumnos. Aquí la contradicción estaría en afirmar (o negar) que en la medida en que ascienda (o descienda) el estrato socioeconómico del educador, mejorará (o desmejorará) la competencia comunicativa de los educandos. Sobre ese ideario debe plantearse el problema en la introducción. Ello permitirá que él se transforme en el núcleo de las disgresiones conceptuales que se expondrán en el desarrollo. En atención a esto, si es el caso que nuestro ensayo se refiera a un problema en particular, nada sería más lógico que iniciarlo con su planteamiento. Así se abrigarían posibilidades que serían esperadas por el lector. Hay que tener presente que no siempre ese lector satisfará sus expectativas. Como se trata de una posición personal, es posible que nuestro desarrollo o nuestra solución no lo convenzan. Esto sucede, a menudo, cuando el lector también posee criterios propios sobre el tópico que se está exponiendo. Pero también pudiera ocurrir que se tengan posiciones coincidentes o – mucho mejor – que los razonamientos aquí expuestos hagan que él modifique su conducta frente a lo explicado.

Antecedentes del tema a tratar. Tal introducción se justifica cuando el ensayista decida enfocar el tema, a través de una panorámica histórica. Por ello, necesariamente deberá iniciar su ensayo comunicándole a los lectores lo que ha sucedido antes, la manera como ha sido enfocado o resuelto, en otras oportunidades, el tema en cuestión. En otras palabras, el pasado.

Definición de términos. Éste es el tipo de ensayo que más se aleja de la concepción Orteguiana: “La ciencia menos la prueba explícita”. En consecuencia es el que más se acerca a un trabajo monográfico. Ello se debe a que como van a definirse términos, obligatoriamente se tendrá que citar (en el desarrollo) conceptos que, sobre el mismo tema, han emitido otros autores. Por tales razones, el desarrollo se transforma en una especie de marco teórico sobre el cual – a través de la evaluación o comparación – se irá formando el cuerpo del ensayo. Un ejemplo de este tipo puede estar en que si se va a escribir sobre la contaminación, sería plausible iniciar definiendo el término en su más variada concepción. Ello nos proporcionará los diferentes conceptos que deben abordarse más adelante y luego las proposiciones personales – si es que las hay – podrán ser comparadas con las definiciones dadas en la introducción o con las tesis expuestas en el desarrollo. Si no se tienen proposiciones personales, entonces podemos inscribirnos en alguno de los planteamientos formulados en el desarrollo.

Aplicación del método dialéctico. Ya en un grado mayor de abstracción podría aplicarse este método, que es bastante conocido. Y si se afirma que para su aplicación debe operarse un proceso de mayor complejidad, es porque se requiere de otros conocimientos colaterales, como son el origen de la dialéctica y el método marxista de investigación. Sólo se ha tomado una referencia de lo que el propio Marx, en la introducción a los Grundisse, llamó “método de exposición”. Consideró este autor que una exposición (llamada aquí ensayo) debe descubrir (en el sentido de dar a conocer) los elementos que integran la contradicción, para que puedan entenderse sus relaciones dialécticas, el orden y el movimiento a que están sometidas dichas relaciones. Recuérdese, que bajo esta óptica, los procesos relacionados con la naturaleza, la sociedad y el pensamiento obedecen al comportamiento de una forma de producción determinada. Y como tal, nace, se desarrolla y debe concluir para dar lugar a una forma superior de organización. De ahí la clásica tríada de Tesis (afirmación), Antítesis (negación) y Síntesis (negación de la negación). Pues bien, si es éste el parámetro escogido, nuestra introducción deberá comenzar con la tesis. Esto es, con una caracterización del statu quo y de su relación dialéctica. Por ejemplo si nuestro ensayo va a referirse al estado actual de una institución determinada, la introducción describirá pormenorizadamente sus problemas, sus relaciones, su morfología, su significado. Sólo así su producto será comparable con el resultado que se obtenga después de la antítesis.

3.2. El Desarrollo: En esta segunda parte de las que comprende la estructura de un ensayo, se deberá ofrecer la ampliación de una idea esbozada en la Introducción. De la misma manera, se puede explicar, ejemplificar, reiterar, ubicar y comparar las cuestiones colaterales al tema, interrogante, problema, etc., que se haya enunciado. Si el ensayo es del tipo explicativo, podrá recurrirse a las apoyaduras textuales para darles mayor relevancia a las afirmaciones. En los otros tipos es preferible no emplear este recurso. Dentro de lo que se ha venido denominando recomendaciones formales, el desarrollo debe tener más de un párrafo. Su número dependerá de la estructura de la introducción. Así lo exige la sindiéresis del trabajo. A continuación se explicarán las características de contenido que deben tener los ensayos, cuya introducción se propuso en el punto anterior.

3.2.1. Para el primer caso, es decir, para el planteamiento de un tema, el desarrollo deberá contener la ampliación de ese tema. Seguirá con todas las explicaciones que sean pertinentes y con las ejemplificaciones necesarias. Esto es lo más general. Cada uno de los participantes, cuando estén elaborando sus respectivos ensayos, incorporará sus experiencias y sus observaciones, a fin de obtener el mejor producto posible. Puede comprobarse esto, a través del ya mencionado artículo de Castellanos.

3.2.2. Si el caso es el segundo, planteamiento de una interrogante, debemos también ampliar, explicar y ejemplificar tal interrogación. A través de esos procesos se irá demostrando que se trata de una interrogación retórica.

Se demostrará también que se conoce el tema tratado y se preparará al lector para recibir nuestro punto de vista al respecto. Un ejemplo que se considerará bueno en lo que se refiere a este tópico es el conocidísimo ensayo de José Martí intitulado Nuestra América. En uno de sus apartes, los participantes podrán darse cuenta de que comienza así:

“¿Ni en qué patria puede tener el hombre más orgullo que en nuestras Repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas mudas de indios, al ruido de pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles” (Vol. 9, p.2).

Y que luego el autor realiza una larga explicación del proceso que traumáticamente han concluido las naciones latinoamericanas.

Después de ese desarrollo la conclusión no nos sorprenderá.

3.2.3. Cuando es un problema el planteado en la introducción, se debe explicar exhaustivamente el desarrollo. Ya se dijo antes que las expectativas que se abrían no tenían por qué ser coincidentes con las del lector. Sin embargo, la validez del ensayo estará en defender el planteamiento con razones relevantes y entendibles aunque no sean compartidas. De la misma manera no deben ahorrarse ejemplificaciones para el ilustrar el proceso de explicitación, de descripción y de solución del problema que se irá enfrentando, antes de proponer una verdad final (entiéndase como nuestra verdad final). En los ejemplos propuestos en la teoría sobre introducción, se observará un desarrollo que irá asomando las tesis sostenidas sobre la necesidad (o no) del preescolar, en el primer caso. La influencia de la actuación lingüística del docente en el uso idiomático de sus alumnos, en el segundo.

3.2.4. Si la introducción está confeccionada como en el punto de Antecedentes del tema a tratar, en el desarrollo se expresará el presente. Se describirá lo que existe, sus relevancias y sus irrelevancias. Con tal procedimiento será fácil justificar lo que llegará a proponerse como futuro. En el plano formal, conviene emplear un párrafo para las relevancias y otro para su oposición, en el caso de que se opte por destacar esas dos cosas. Esto quiere recalcar que debe emplearse un párrafo para cada tema colateral que se incluya: en el tema general.

3.2.5. Cuando en el ensayo se escoge como introducción la definición de términos, debe redactarse su desarrollo sobre la base de explicaciones acerca de los diferentes puntos de vista que se han sostenido al respecto. Esto es algo así como construir un marco teórico alrededor del concepto, categoría o término a definir. En la medida en que vayamos exponiendo tales posiciones, se deberá también ir formulando observaciones personales. De esta manera la conclusión será coherente con cada uno de los pasos anteriores. Un ejemplo de este tipo de ensayo se refiere a las suboraciones que empiezan por el que, los que, la que, las que, lo que. En él después de enunciar los términos a definir y la metodología empleada para el acercamiento conceptual, se hace un breve estudios de los más importantes autores que se han ocupado del asunto. Así, en la medida en que se van tratando los modelos, se van señalando sus aportes y se van criticando sus debilidades. Al finalizar, se da a conocer lo que el autor del ensayo opina sobre los conceptos estudiados.

3.2.6 Si se ha escogido el método dialéctico para alguna exposición hay que estar consciente de que se ha seleccionado el tipo de ensayo más difícil, dadas las características que adelantamos en la teoría sobre la introducción. En consecuencia, debe recordarse que durante el desarrollo no es conveniente apartarse de ciertas consideraciones, como las que siguen: En primer lugar, al disertar sobre los objetos, los procesos, las instituciones o cualquier fenómeno de la realidad, ello se debe plantear como en una constante lucha de contrarios. Así, frente a la morfología, la sintaxis, la semántica o los problemas de una institución determinada (recomendación hecha en la introducción), se debe plantear ahora su transformación. Es decir, su negación.

La dialéctica sostiene que la negación es la eliminación del statu quo, pero conservando lo positivo que debe tener. De este modo la afirmación o estructura vieja – como la califican otros – no desaparece totalmente sino que evoluciona y conserva su contenido racional. Por ejemplo, los patronos y los gremios de la institución que se analizará, no se destruyen sino que se complementan. Sin embargo, dependiendo de las características externas y de la correlación de fuerzas existentes en el ámbito nacional o internacional, la transformación será hacia arriba o hacia abajo. Esta lucha deberá ser plasmada en la redacción del desarrollo de nuestro ensayo. En otras palabras, se describirá el modelo que se opone al actual y que debería ser la solución de la problemática entregada en la tesis..

3.2. La conclusión: En esta última parte debe descansar la idea final. Ella tiene el objetivo de cerrar el tema. En su forma exterior se recomienda que se exprese en un párrafo, máximo dos, cuando las circunstancias lo ameriten. En cuanto al contenido, variará según sea el tipo de ensayo que se haya seleccionado. A continuación se presentan sus variantes:

3.3.1. En el primer caso, cuando en la introducción se planteaba el tema y en el desarrollo se ampliaba, se necesita una conclusión que cierre este tema, con el énfasis centrado en la visión particular que se tiene sobre el asunto. Véase nuevamente el ensayo de Castellanos, tomando en cuenta la objeción formal antes formulada.

3.3.2. En el segundo caso, cuando se planteaba una interrogante y luego se daban explicaciones y se enriquecía el camino para su discernimiento, debe redactarse una conclusión en donde, entre otros caracteres que se explicarán en la praxis, necesariamente se resuelva la interrogación, se responderá(n) esa(s) pregunta(s). El admirado y citado ensayo de Martí, que empezaba por la interrogante transcrita supram, después de una concienzuda defensa de la americanidad (léase latinoamericanidad), concluye diciendo...

“Y calle el pedante vencido; que no hay en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas” (entiéndase latinoamericanas) (ob.cit.p.3). Lo mismo puede observarse, y más claro aún, debido a que fueron redactados aplicando esta técnica, en otros anexos elaborados por participantes diversos talleres en donde se ha expuesto la factibilidad de nuestras proposiciones.

3.3.3. Si se escogió el caso en que se presenta un problema y se explica y ejemplifica posteriormente, deberá optarse por una conclusión en donde se ofrezca una solución. Si ésta no se tiene, en el menor de los casos debe llamarse a la reflexión para que sea encontrada una vía. Un ejemplo puede ser el ensayo que plantee, en la introducción, el problema de la polución. En el desarrollo se describan exhaustivamente los peligros de este morbo y en la conclusión se proponga una solución para evitar tan terrible flajelo o, en su defecto, se haga una concientización sobre la necesidad de combatirlo por todos los medios. Una variante podría ser aquella en que se plantee como generalización: La polución en el mundo. Luego una particularización: La polución en Venezuela. Y, finalmente, la solución antes dicha.

3.3.4. Si la introducción versó sobre los antecedentes del tema a tratar y el desarrollo explicó la situación que ese tema posee en el presente, la conclusión deberá versar sobre cómo habrá de ser el futuro. De esta manera se completará la visión panorámica temporal citada al comienzo. Siempre hay que recordar que este futuro es la valoración de quien realiza el ensayo. No tiene por qué ser un futuro universal, unívoco y fatal (entiéndase aquí la palabra fatal como lo que tiene que suceder).

3.3.5. En el caso de la definición de términos, se recomienda – después de que se haya elaborado el desarrollo correspondiente y ya expresado en el aparte indicado – una conclusión en donde aparezcan los términos que el autor del ensayo está proponiendo. Estos deben ser diferentes a los estudiados en el marco teórico. Si no son diferentes, se debe dejar constancia de que, por razones de peso, se comparten los empleados por uno o varios de los autores citados.

3.3.6. Para el ensayo que tenga como procedimiento la aplicación del método dialéctico, la conclusión será ineluctablemente la síntesis. Esto quiere decir, la demostración de que una proposición frente a lo existente traerá, como resultado, un producto superior al reemplazante y al reemplazado. Se sostiene esto, partiendo de las afirmaciones de Burlatsky, Krombet et al. (1981):

La ley de la negación de la negación es, pues, expresión de la unidad del carácter progresivo y cíclico de la modificación y el desarrollo de los fenómenos de toda realidad... (p.84).

o como explican más adelante:

El desenvolvimiento del conocimiento humano se produce también en forma cíclica: de la contemplación viva al pensamiento abstracto, y de éste a la práctica, que nos retorna a la contemplación viva, pero ya en síntesis con los resultados del pensamiento abstracto...(p.85).

En el mismo orden de ideas, se mantiene el criterio de que la síntesis nunca hace que se vuelva a la antitesis, que era la negación de la tesis. Por esto también tenía razón Heráclito cuando decía que no nos bañábamos dos veces en el mismo río.

Para finalizar este abordaje teórico es conveniente señalar aquí que lo más importante en la aplicación de la técnica del ensayo, para el mejoramiento de la redacción escolar, o en el proceso directo de adquisición de buenos hábitos redaccionales, consiste en lograr la coherencia textual del producto que se está elaborando, de la misma manera que su cohesión temática. Los participantes sentirán que el objetivo se ha logrado en la medida en que comiencen a ver que sus ejercicios puedan ser evaluados a la luz de estos parámetros y que responden a una buena praxis de sus competencias comunicativas. Por su parte los posibles facilitadores de este constructo teórico observarán que, bajo su conducción, cada introducción generará el conveniente desarrollo y éste, a su vez, la conclusión pertinente.

Así, sin que aparezcan expresas las palabras que designan a cada una de las partes de un ensayo, ellas tendrán que aprehenderse en su lectura, la cual brindará una organización didáctica del ensayo propuesto. Sólo en esa medida contribuiremos con el mejoramiento de la comunicación lingüística de los alumnos. Y, en consecuencia, de su habilidad verbal.

A manera de recapitulación, lo tratado en este formante puede resumirse en el siguiente bosquejo:

3.1. Introducción

Planteamiento de un tema.

Planteamiento de una interrogante.

Planteamiento de un problema.

Antecedentes del tema a tratar.

Definición de términos.

Aplicación del método dialéctico.

2. Desarrollo

3.2.1 Ampliación del tema, a través de explicaciones, reiteraciones, comparaciones, enunciaciones, ejemplificaciones.

3.2.2. Igual procedimiento pero con el interrogante.

3. Explicación y

Ejemplificación del problema.

4. Exposición sobre el tema en el tiempo presente.

5. Descripción, explicación y crítica de los diferentes modelos que tratan la categoría en referencia.

6. Modelo dialéctico: Antítesis o negación.

3. Conclusión

3.3.1. Expresión de una idea de cierre y del énfasis de la posición personal del ensayista.

2. Propuesta para la interrogante.

3. Solución del problema o final abierto, para llamar a la reflexión a los lectores.

4. Indicación del futuro del objeto estudiado.

5. Proposición de nuevos términos o integración razonada de términos ya existentes.

6. Inferir una síntesis demostradora de la lucha de los contrarios y superadora de las categorías dialécticas anteriores.

3. Se cree firmemente, y así se ha confirmado en la práctica, que una metodología como ésta puede servir al participante para superar escollos que han podido habérseles presentado en la comunicación escrita. De igual forma, para los maestros de lengua que la apliquen, se ofrece una vía para iniciar a sus educandos en la consecución de una redacción coherente, lógica, organizada. De la misma manera, puede emplearse para continuar desarrollando el estudio del párrafo, de los signos de puntuación, de aspectos redaccionales como el uso de períodos breves y de otros caracteres formales. Demás estaría el señalar que, como en otras oportunidades, la metodología está elaborada de manera abierta. El participante podrá enriquecerla con sus experiencias.

4. En lo que pudiera denominarse una segunda etapa de este material, acá se hacen públicos algunos resultados alcanzados durante la praxis. Se ha aplicado el instrumento, como se especificó al principio, en su fase diagnóstica, en alumnos de Educación Básica y de Media Diversificada. En grupos que pudiesen ser considerados como de control, se ha hecho con cursos de Lengua Española (Instituto Pedagógico de Caracas), de Lenguaje y Comunicación (Primeros semestres de los Institutos Universitarios Nacional de Estudios de Penitenciaría y de Tecnología Bomberil, respectivamente. De igual forma, en la asignatura Lingüística Aplicada (VI semestre de Lengua y Literatura en el IPC) y en grupos de colegas profesores de Castellano y Literatura del interior del país. En estos últimos, bajo el patrocinio del Colegio de Profesores de Venezuela.

En cada uno de estos ambientes, después de haber hecho una lectura pormenorizada e indicial de los planteamientos teóricos explicitados en la primera parte de esta disertación, se sugiere la elaboración de ensayos propios aplicando la metodología expuesta. Para ese momento se crea un segundo constructo teórico que se comporta como una especie de guión conductor. La razón fundamental consistió en que muchas veces nuestros alumnos optan por la ley del menor esfuerzo. Un ejemplo típico y recalcado durante la práctica, es aquél en que después de iniciar un escrito con una sangría, escribir un solo período y colocar un punto y aparte, se piensa que se ha escrito un párrafo, sin que haya importado para nada el contenido ni otros caracteres formales. Así, pues, para evitar productos de esta naturaleza se ha ideado la organización estructural que debería tener, a nuestro juicio, cada una de las partes del ensayo. Tales estructuras quedarían integradas como se expone a continuación.

5.1. En la introducción se ha previsto que la idea fundamental, sobre la cual va a girar el ensayo, esté colocada en último lugar y se corresponderá con el planteamiento. Éste aclarará el tipo de ensayo que se ha escogido. Ahora bien, para lograr una mayor preparación, a fin de discernir lo que habrá de venir, se ha propuesto que esta introducción tengan, como mínimo, seis unidades de comunicación. Éstas pueden denominarse también expresiones con sentido completo, oraciones gramaticales, frases, períodos, etc. El nombre no importa mucho. Lo que sí debe ser relevante es que los alumnos las identifiquen como expresiones con las cuales pueda realizarse un microacto comunicativo. Las referidas unidades atenderán semánticamente a lo siguiente:

5.1.1. Expresión de una idea general. Ésta será la referencia para lo que se hará posteriormente. Por ejemplo, si se ha redactado un ensayo sobre un aspecto de algún nivel o alguna modalidad de la educación, se podría comenzar con la definición del proceso en cuanto tal.

5.1.2. Indicación de una idea menos general. Ésta comenzará a reducir el marco conceptual de lo dicho en la anterior. Siguiendo el paradigma arriba expuesto, podríamos ejemplificar así.

Por su parte, la educación especial, una de sus modalidades tiene como objetivo atender en forma diferenciada a aquellas personas impedidas para adaptarse a otros niveles del sistema educativo.

5.1.3. Señalamiento de una Actualización. Ésta tiene el propósito de ubicar al ensayo en el momento histórico o en el plano geográfico (o ambos a la vez), en donde va a desarrollarse la exposición. V.g.

Sin embargo, hoy día, en Venezuela, se está gestando un interesante movimiento que aboga para que, al menos los que sufren de un retardo mental leve, sean incorporados a la escuela corriente.

5.1.4. Elocución de una ejemplificación. A través de esta idea puede vislumbrarse cómo va a ser el desarrollo. Aquí se puede concreta el tema, problema, etc. del cual se ofrece una óptica personal. Esta idea puede redactarse con una, dos, tres y hasta más unidades de comunicación. Véanse estos ejemplos:

No obstante tal adelanto, subsisten quines se oponen a esta consideración, aunque ha crecido el número de los que apoyan la concepción igualitaria (con una oración).

No obstante, han surgido posiciones encontradas; hay quienes opinan que los retardos mentales leves deben continuar en sus escuelas especiales para evitar la estigmatización por parte de sus compañeros, en oposición a los que defienden el trato igualitario (con dos oraciones).

No obstante, han surgido posiciones encontradas. Unos opinan que los retardados mentales deben continuar en sus escuelas especiales, para evitar la estigmatización por parte de sus compañeros. Otros consideran que es hora de proceder a la integración, sobre todo en los estratos económicos menos favorecidos (con tres oraciones)

Otra importancia que reviste la ejemplificación estriva en que en ella está el primer indicio que alertará sobre las características formales del desarrollo. Fundamentalmente sobre el número de párrafos que habrá de contener.

5.1.5. Planteamiento de... Es aquí donde se halla, precisamente, lo que se ha considerado como la idea medular del ensayo a redactar y que – como ya anotamos – hemos preferido que aparezca en el último lugar. Esto quiere decir que en esta unidad de comunicación estará el planteamiento del tema, de la interrogante, del problema, el antecedente, la categoría a definir o la tesis dialéctica. En ella estará también el segundo indicio para la conducción del desarrollo, como se explicará más adelante. Ahora bien, siguiendo con el tópico con el que se ha ejemplificado y continuando con las recomendaciones metodológicas, se ofrecen las tres primeras formas como pudiera aparecer esta última parte de la introducción. Véase la primera:

Como podrá inferirse, la educación de los retardados leves es un tema al que debería conferírsele un especial cuidado, a fin de contribuir con la mejor salida educativa para quienes están en esas condiciones. (planteamiento de un problema).

La segunda podría aparecer así:

¿Ante esta doble solución y como venezolanos interesados en la problemática educativa del país, cuál debería ser nuestra posición al respecto?. (Planteamiento de una interrogante).

La tercera podía ser ésta:

Tomando en cuenta los criterios anteriormente expuestos, se hace necesaria una solución, o al menos una toma de posición, por parte de todos los interesados en los problemas educativos del país. (Planteamiento de un problema).

5.2. En lo que concierne al desarrollo, sólo se les ha pedido a los participantes que mantengan algunos aspectos organizativos, como los que se enumeran a continuación:

5.2.1. Cada tópico o tema colateral debe tratarse en un párrafo aparte. Esto ayuda a conseguir la tan anhelada coherencia textual a la que se aspira. Como se ha aconsejado más arriba, es conveniente estar pendiente de lo que en la introducción fue llamado ejemplificación. Hay que recordar que en ésta, la gran mayoría de las veces, está el primer indicio para la elaboración de esta segunda parte de la estructura del ensayo.

5.2.2. Cada párrafo debería, preferiblemente, estar introducido por un conector del tipo de los que se ha llamado indicadores de tópico (En lo que respecta a... En cuanto a... En relación con... En lo tocante a...). Más adelante se ampliará esta información.

5.2.3. El número de unidades de comunicación de cada uno de los párrafos que conforman el desarrollo debe ser mayor al que empleamos para redactar tanto la introducción como la conclusión. La razón es obvia, puesto que en el desarrollo está el cuerpo medular del ensayo. Como otra sugerencia metodológica se propone que para cualesquiera de los casos de introducción propuestos para elaborar el ensayo sobre la educación especial, sus desarrollos deberán contener dos párrafos. Uno será para ampliar, explicar, ejemplificar, etc. la tesis que sostiene que los retardados mentales leves deben permanecer en sus unidades educativas especiales. El otro para disertar sobre la tesis opuesta, la que sostiene que deben integrarse a la escuela básica, para que no crezcan en un mundo separado.

5. 3 Para la elaboración de la conclusión se han hecho las rec