Leer Ensayo Completo Consecuencias Sociales, Políticas Y Económicas De Los Tres últimos Gobiernos Venezolanos

Consecuencias Sociales, Políticas Y Económicas De Los Tres últimos Gobiernos Venezolanos

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.203.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: parachute69 26 mayo 2011

Palabras: 4362 | Páginas: 18

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR

UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA

ALDEA UNIVERSITARIA DEL MUNICIPIO GIRARDOT

MISIÓN SUCRE

CONSECUENCIAS SOCIALES, POLITICAS Y ECONOMICAS DE LOS TRES ULTIMOS GOBIERNOS VENEZOLANOS

EN AMERICA DEL SUR

Facilitadora:

Prof. Roxana zapata

Alumno:

Hurtado Campos Juan

C.I. N°: V-9.437.786

INTRODUCCION

Es imperativo mencionar que los tres (03) últimos gobiernos constitucionales de Venezuela –Carlos Andrés Pérez, Rafael Caldera y el actual Presidente Hugo Rafael Chávez Frías- han sido de significación trascendental en la América del sur, desde los puntos de vista sociales, políticos y económicos debido a la marcada diferencia de pensamientos ideológicos de cada uno de los antes mencionados presidentes, lo que ha traído como consecuencias una seria de movimientos y cambios en las poblaciones de la mayoría de los países de sur América debido a que los mismos están estrechamente relacionados y vinculados desde tiempos inmemoriales; tal es el caso de la antigua "Gran Colombia" (unión de Venezuela y Colombia).

Estos tres periodos gubernamentales han marcado un hito en las relaciones socio-políticas y económicas en nuestro continente sur americano con grandes trascendencias para el desarrollo ideológico de su población, la cual desde mediados del siglo XX había sufrido un grave y marcado estancamiento económico, político y social, lo cual se tratará de explicar de la mejor manera en el presente trabajo de investigación.

CONSECUENCIAS SOCIALES, POLITICAS Y ECONOMICAS DE LOS TRES ULTIMOS GOBIERNOS VENEZOLANOS EN AMERICA DEL SUR

Carlos Andrés Pérez

Carlos Andrés Pérez (1922- ), político venezolano, presidente de la República (1974-1979, 1989-1993), el primero en toda la historia constitucional de Venezuela que fue procesado en el ejercicio del más alto cargo institucional.

Nacido en Rubio (Táchira), en el seno de una familia de cultivadores de café, en 1938 se afilió al Partido Democrático Nacional (PDN). Entre 1945 y 1947 desempeñó el cargo de secretario de la Junta Revolucionaria presidida por Rómulo Betancourt, y fue diputado desde 1947 hasta 1948. Estuvo un año en prisión tras el derrocamiento del presidente Rómulo Gallegos (1948) y, más tarde, se exilió a Colombia y Costa Rica. Se opuso al dictador Marcos Pérez Jiménez (1953-1958) y volvió a salir del país hasta 1958. Fue ministro de Relaciones Exteriores en 1962.

Doce años después, accedió a la presidencia de la República como candidato de Acción Democrática (AD), partido afiliado a la Internacional Socialista; durante su mandato, que finalizó en 1979, se nacionalizaron las industrias siderúrgicas y petrolíferas. Volvió a la presidencia en 1989, tras obtener el 54,5% de los votos en las elecciones de diciembre del año anterior, y puso en marcha un plan de austeridad que fue duramente contestado y ocasionó graves disturbios en Caracas en febrero de ese mismo año. Durante su segundo mandato, el 4 de febrero de 1992 se produjo una fracasada rebelión militar encabezada por el teniente coronel Hugo Chávez, que le acusaba de corrupción y de facilitar el deterioro económico de Venezuela, así como otro intento frustrado de golpe de Estado que tuvo lugar el 27 de noviembre del mismo año.

Un año antes de terminar el desempeño de su segunda presidencia, previsto para 1994, fue procesado por malversación: el 12 de marzo de 1993, el fiscal general de la República, Ramón Escovar Salom, presentó de forma inesperada ante la Corte Suprema de Justicia una demanda contra él por malversación y peculado de partidas presupuestarias secretas. La Corte Suprema declaró el 20 de mayo de 1993 que sí había indicios para enjuiciar al presidente. Pérez fue suspendido de sus funciones públicas y se encargó de la presidencia interina de la República el presidente del Senado, Octavio Lepage, que fue sustituido en junio de ese año por el senador de AD Ramón Velásquez. El 30 de mayo de 1996, la Corte sentenció al ya ex presidente, si bien desconsideró el agravante de peculado.

En septiembre de ese año, Pérez finalizó el cumplimiento de su condena de dos años de prisión domiciliaria y anunció su intención de regresar a la política, lo cual se plasmó en marzo de 1997 con su fundación de un nuevo partido, el Movimiento de Apertura y Participación Nacional, compuesto por miembros independientes y por disidentes de AD. El 14 de abril de 1998, el Tribunal Superior de Salvaguarda del Patrimonio Público ordenó nuevamente su detención, junto a la de su compañera, Cecilia Matos, acusándoles de enriquecimiento ilícito al haber desviado fondos públicos a cuentas bancarias conjuntas en el extranjero. Dicha orden no significó su ingreso en prisión, debido a su edad, aunque sí un nuevo arresto domiciliario, lo que le permitió presentarse, y obtener a la postre, la elección como senador por su estado natal (Táchira) en los comicios legislativos y regionales de noviembre de ese año, motivo por el cual recuperó la inmunidad parlamentaria.

El 25 de julio de 1999 no consiguió obtener el acta de diputado a la Asamblea Constituyente convocada por el presidente de la República, Hugo Chávez, en unas elecciones en las que los partidarios de éste lograron una amplísima mayoría que les permitió ocupar más del 93% de los escaños electos.

Fue un periodo presidencial marcado por la corrupción, la malversación de fondos, la crisis económica y el despilfarro petrolero, lo que trajo como consecuencias grandes retrasos en el contexto social político y económico no solamente en Venezuela, sino en América del sur.

Rafael Caldera

Rafael Caldera (1916- ), político venezolano, presidente de la República (1969-1974; 1994-1999). Nacido en San Felipe (Yaracuy), fue secretario de las Juventudes Católicas Venezolanas.

En 1936 colaboró, desde la Oficina Nacional del Trabajo, en la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores y participó en la formación de la Unión Nacional Estudiantil (UNE), que el 11 de octubre de 1938 se convirtió en partido político con el nombre de Acción Electoral. Esta última se integró posteriormente en el Movimiento de Acción Nacional (MAN) y fue legalizada el 2 de junio de 1942 con la denominación de Acción Nacional, uno de los grupos que originó el 13 de enero de 1946 el partido socialcristiano denominado Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI). Fue catedrático de Derecho del Trabajo en la Universidad Central de Venezuela, ubicada en Caracas.

Candidato a la presidencia de la República por el COPEI desde 1947, logró ser elegido presidente de la Cámara de Diputados. En 1968 se convirtió en presidente de la República, después de derrotar por un estrecho margen al candidato de Acción Democrática (AD) Gonzalo Barrios; tomó posesión del cargo el 11 de marzo del año siguiente. Durante su gobierno, legalizó el Partido Comunista Venezolano (PCV), concedió una amnistía a los guerrilleros y propició el ingreso de Venezuela en el Grupo Andino (en la actualidad, Comunidad Andina).

Asimismo, en junio de 1970 firmó el Protocolo de Puerto España (firmado en la capital de Trinidad y Tobago), por el cual se fijaron las fronteras con Guyana y se liquidó durante doce años el conflicto limítrofe respecto al territorio de la Guayana Esequiba.

Durante su mandato, en 1973, el Congreso Nacional aprobó una enmienda a la Constitución de 1961 que impedía la elección a cargos públicos a todo aquel que hubiera sido condenado a pena de presión superior a tres años por delitos cometidos en el desempeño de funciones públicas. Al finalizar su mandato el 12 de marzo de 1974, fue nombrado senador vitalicio.

Tras abandonar el COPEI y fundar un nuevo partido, Convergencia, en 1993 fue elegido de nuevo presidente de la República gracias al apoyo de otras formaciones (el PCV y el Movimiento al Socialismo, entre otras) e inició su ejercicio el 2 de febrero de 1994. Desde junio de ese año hasta julio de 1995 suspendió las garantías constitucionales, medida que suplió por el denominado Quinto Plan Caldera, encaminado también a contener la grave crisis económica y que consistió en la aplicación de medidas neoliberales que causaron mejor acogida en el exterior que entre la propia población venezolana. En febrero de 1999 fue sustituido al frente de la República por el vencedor de las elecciones de diciembre del año anterior, Hugo Chávez.

Hugo Chávez

Hugo Chávez (1954- ), político y militar venezolano, presidente de la República (1999- ).

TRAYECTORIA PREVIA A LA PRESIDENCIA

Nació el 28 de julio de 1954, en Sabaneta (estado de Barinas). Graduado en la Academia Militar como subteniente en julio de 1975, en diciembre de 1982 fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200) y en 1989 comenzó en la Universidad Simón Bolívar sus estudios inacabados en Ciencias Políticas. En julio de 1991, ascendió a teniente coronel.

Era jefe de un batallón paracaidista cuando, el 4 de febrero de 1992, encabezó como director general del MBR-200 una fracasada rebelión militar contra el gobierno presidido por Carlos Andrés Pérez, al que acusó de ejercer la corrupción y promover el deterioro económico. En prisión desde abril de ese año hasta marzo de 1994, acusado de rebelión, su causa fue sobreseída por el propio presidente Rafael Caldera. Al recuperar la libertad, hubo de abandonar el Ejército.

Tras fundar oficialmente, en 1997, el Movimiento V República (MVR) e incluirlo en la plataforma electoral llamada Polo Patriótico, en julio de 1998 presentó su candidatura para presidir la República y obtuvo una arrolladora victoria en las elecciones presidenciales del 6 de diciembre de ese último año al conseguir el 56% de los votos emitidos. Dichos comicios supusieron el desplome político de los dos partidos hasta entonces mayoritarios en Venezuela (la socialdemócrata Acción Democrática y el socialcristiano COPEI), los cuales tuvieron que renunciar una semana antes a sus candidaturas iniciales para solicitar el voto a favor del independiente Henrique Salas, el único candidato aparentemente capaz de disputar la presidencia de la República a Chávez.

PRESIDENCIA

El 2 de febrero de 1999, Chávez fue investido presidente de la República, cargo en el que sustituyó a Rafael Caldera.

La "revolución bolivariana"

De inmediato reiteró su anuncio, ya emitido al conocer su triunfo electoral dos meses antes, de convocar un referéndum que decidiría sobre la creación de una asamblea de carácter constituyente. Asimismo, solicitó al Congreso poderes legislativos especiales para solucionar la crisis económica. El 25 de abril de ese año tuvo lugar dicho plebiscito, que, pese a registrar una abstención superior al 60%, aprobó mayoritariamente la convocatoria de la Asamblea Constituyente que debería reformar la Constitución de 1961 y permitir la transformación del sistema político venezolano mediante la instauración de un nuevo marco institucional. En los comicios a la Asamblea Constituyente, celebrados el 25 de julio siguiente y que registraron una abstención cercana al 53%, los seguidores de Chávez (pertenecientes al Polo Patriótico) lograron una amplísima mayoría que les permitió ocupar 120 de los 131 escaños electos.

El 11 de agosto juró de nuevo como presidente de la República, esta vez ante la nueva Asamblea Constituyente, que le acababa de confirmar en el cargo. Ésta aprobó al día siguiente su primer decreto ejecutivo, el cual, superando el origen meramente constitucional de la Asamblea, decía: "en razón de la emergencia nacional existente en el país..., se declara la reorganización de todos los órganos del poder público".

El constitucionalismo venezolano quedó profundamente modificado con la nueva Constitución impulsada por Chávez, aprobada por la Asamblea y ratificada por medio de un referéndum celebrado el 15 de diciembre con el 71,9% de los votos emitidos, si bien la participación no llegó al 46%. La Constitución no sólo cambió el nombre del país (que pasó a llamarse desde su entrada en vigor República Bolivariana de Venezuela) sino que reforzó el poder presidencial, entre otras medidas significativas, como el mayor control estatal de la actividad económica o el de los medios de comunicación.

El 25 de mayo de 2000, el Tribunal Supremo de Justicia aplazó por falta de condiciones técnicas, sin fijar fecha, las elecciones que deberían de celebrarse tres días más tarde y que habrían de haber dilucidado entre otros cargos la presidencia de la República. Dichos comicios tuvieron lugar finalmente el 30 de julio de ese mismo año y supusieron la reelección presidencial de Chávez (que logró más del 55% de los votos emitidos y derrotó a su ex compañero en la fundación del MBR-200, Francisco Arias Cárdenas) y la victoria por mayoría absoluta de su coalición, el Polo Patriótico, en las elecciones para la formación de la Asamblea Nacional. Juró su cargo el 19 de agosto siguiente y afrontó desde entonces una nueva etapa de la "revolución bolivariana", en la que pretendía abordar una profunda transformación de las estructuras económicas y sociales del país.

Para ello, y pese a su mayoría en la cámara, solicitó de nuevo a ésta poderes legislativos especiales. El 7 de noviembre de 2000, tras aprobar la denominada Ley de Habilitación, la Asamblea Nacional le autorizó para legislar por decreto durante un año en materias económica, social y de administración pública. Por lo que se refiere a su política exterior, durante esta nueva etapa Chávez pretendió dar un nuevo impulso a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y para ello visitó las capitales de sus estados miembros. En este contexto internacional, también fue destacable el acuerdo integral de cooperación entre Venezuela y Cuba, firmado en el mes de octubre de 2000 y que incluía la venta de crudo venezolano a Cuba en condiciones de preferencia.

En noviembre de 2001, su gobierno aprobó 49 decretos ley de carácter económico que generaron fuertes protestas por parte del sector empresarial. Éste consideró antidemocrática la actitud presidencial, y anticonstitucional dicho paquete legislativo (por entender que vulneraba el derecho a la propiedad privada). Entre las más polémicas de aquellas leyes se encontraban la Ley Orgánica de Hidrocarburos (que incrementaba al 30% la tributación de los inversores exteriores en las actividades de extracción petrolífera, y fijaba en el 51% la participación mínima del Estado en sociedades mixtas de este sector) y la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario (que permitía expropiar latifundios). La Federación de Cámaras (Fedecámaras) de Comercio y Producción convocó un paro nacional de 12 horas para el día 10 de diciembre, acción que fue respaldada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV, que valoró que se alteraría la creación de empleo al penalizar las inversiones) y los trabajadores de la Administración (otra de las disposiciones regulaba la función pública).

Crisis

A lo largo de febrero de 2002, estas muestras de descontento con su gestión se extendieron a determinados sectores del estamento militar, algunos de cuyos miembros solicitaron que renunciara a la jefatura del Estado. La CTV convocó un nuevo paro general para el 9 de abril de 2002, que derivó en indefinido. El 11 de abril, durante una manifestación, 15 personas murieron al dirigirse al palacio de Miraflores para pedir su dimisión.

Ante estos hechos, un grupo de generales anunció su intención de promover la renuncia presidencial, igualmente solicitada por Pedro Carmona y Carlos Ortega (respectivos presidentes de Fedecámaras y CTV). Al día siguiente, el general Lucas Rincón comunicó que Chávez había renunciado (encontrándose bajo arresto en el fuerte Tiuna, desde donde sería más tarde trasladado a La Orchila), mientras que Pedro Carmona, a petición del general Efraín Vásquez, asumió la presidencia de la República, para disolver de inmediato la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo. Los sectores civiles y militares partidarios de Chávez reaccionaron y, entre los días 13 y 14, propiciaron el acceso a la presidencia de Diosdado Cabello (vicepresidente de Chávez, al cual había permanecido leal), la dimisión de Carmona y el regreso del propio Chávez a Caracas para reasumir la jefatura del Estado.

El clima de tensión en el país no cesó, alcanzando un nuevo punto álgido en octubre de 2002, cuando se sucedieron una gran manifestación en Caracas de la oposición, agrupada en torno a la denominada Coordinadora Democrática, que solicitaba la celebración de elecciones; otra de las fuerzas chavistas, también en la capital, respaldando a Chávez; y un paro general de 12 horas, auspiciado por la citada Coordinadora, la patronal y la CTV.

Fedecámaras y la CTV convocaron una nueva huelga (la definieron como "paro cívico nacional") contra Chávez, esta vez de carácter indefinido, a partir del siguiente 2 de diciembre. A lo largo de ese mes, el paro llegó a afectar a Petróleos de Venezuela S. A. (PDVSA), uno de los pilares de la economía del país; para intentar evitar la paralización del sector petrolero, el gobierno de Chávez recurrió a la intervención militar en el mismo; asimismo, miles de trabajadores fueron despedidos, acusados desde la presidencia de haber cometido sabotajes.

En el exterior surgieron diversas iniciativas para atajar la crisis; entre ellas, la vinculada al llamado Grupo de Países Amigos de Venezuela, o la promovida por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, el colombiano César Gaviria, en el marco de la Mesa de Negociación y Acuerdos de Venezuela. Fruto de esta última fue el pacto contra la violencia sellado, en febrero de 2003, por el ejecutivo de Chávez y la Coordinadora Democrática. Durante ese mismo mes, finalizado ya el paro (que se había prolongado durante 63 días), Carlos Fernández y Carlos Ortega, respectivos presidentes de Fedecámaras y CTV y principales promotores de aquél, fueron imputados como presuntos responsables de diversos delitos, entre ellos traición a la patria y rebelión civil.

La actividad de la Coordinadora Democrática no cesó y así, a finales de noviembre de 2003, comenzó una campaña de recogida de firmas para poder convocar una consulta en la que los ciudadanos se pronunciaran acerca de la destitución de Chávez. Tras conseguir su objetivo (al superar, durante cuatro días, la cifra de 2.400.000 firmas recabadas, el 20% del censo electoral nacional requerido por el Consejo Nacional Electoral), el referéndum revocatorio fue finalmente convocado para el 15 de agosto de 2004. Los resultados de éste, que posteriormente serían impugnados por la oposición, fueron favorables a Chávez, ya que casi el 60% de los votantes se negó a dejar sin efecto su mandato. Reforzado, Chávez prosiguió promoviendo medidas legales tendentes a la profundización de su programa político; así, por ejemplo, la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (aprobada en diciembre de 2004, fue muy criticada por la oposición, que consideraba que vulneraba el derecho de libertad de expresión) o el decreto de enero de 2005 disponiendo el reparto de tierras de latifundio no cultivadas entre los campesinos más pobres (en virtud de la anteriormente mencionada Ley de Tierras y Desarrollo Agrario de 2001).

El MVR de Chávez consiguió una amplia mayoría absoluta en la Asamblea Nacional (logró 114 de los 167 escaños en disputa) en las elecciones legislativas del 4 de diciembre de 2005; los comicios se caracterizaron por la alta abstención (aproximadamente el 75%) y por la ausencia de algunos de los principales partidos de la oposición (Acción Democrática y COPEI, entre ellos), que decidieron retirar sus candidaturas al valorar que no se cumplían los requisitos inherentes a un proceso electoral transparente y democrático. Desde el gobierno de Chávez, tal actitud se consideró una nueva acción desestabilizadora. Durante ese mismo mes, Venezuela, que desde 2004 gozaba de la calidad de país asociado al Mercosur, recibió la definitiva aprobación de dicha entidad para incorporarse a su seno como Estado parte.

A comienzos de 2006, una nueva cuestión motivó controversias: en Zulia, el movimiento Rumbo Propio apostaba por dotar a dicho estado de un estatuto autonómico similar al de las comunidades españolas; Chávez, en cambio, consideró tal iniciativa como un desafío separatista alentado desde Estados Unidos. En marzo de ese mismo año, la Asamblea Nacional aprobó la reforma de la Ley de Bandera, Escudo, e Himno nacionales impulsada por Chávez; la nueva bandera nacional venezolana pasaba a tener ocho estrellas, en tanto que el escudo incorporaba, a las espadas, el arco y flecha indígenas y el machete campesino, y modificaba la disposición del caballo del cuartel inferior.

También en 2006, en abril, Chávez se mostró crítico con los respectivos tratados bilaterales de libre comercio signados por dos países pertenecientes a la Comunidad Andina, Colombia y Perú, con Estados Unidos, anunciando que Venezuela se retiraría de dicha entidad. Durante ese mismo mes, en una cumbre celebrada en La Habana, firmó con los máximos mandatarios de Bolivia y Cuba (Evo Morales y Fidel Castro, respectivamente) el llamado Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), que se insertaba en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). Esta iniciativa (gestada por el propio Chávez, a la que anteriormente se había adherido Cuba y a la que ahora se sumaba Bolivia) pretendía erigirse en una vía alternativa (sustentada en los principios de solidaridad y cooperación, y no en el de lucro) al espíritu "anexionista y neoliberal" del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada desde Estados Unidos. Por otra parte, en julio, Venezuela firmó el protocolo de su adhesión al Mercosur.

Reelección y nuevo mandato

En los comicios presidenciales del 3 de diciembre de ese año 2006, Chávez logró la reelección, al conseguir el 63% de los votos (el candidato de unidad presentado por la oposición, Manuel Rosales, obtuvo el 37%), y garantizó así su permanencia en el poder hasta 2013.

Durante ese mismo mes, anunció su decisión de disolver el MVR en 2007 para constituir un nuevo grupo político, el Partido Socialista Unido de Venezuela, en el que tendrían que fusionarse el resto de formaciones que decidieran permanecer en el gobierno (tesitura que tendrían que abordar el Partido por la Democracia Social, Podemos; Patria para Todos, PPT; y el Partido Comunista de Venezuela, PCV).

En enero de 2007, presentó el que sería su nuevo gobierno, siendo uno de los cambios más destacados el relevo de José Vicente Rangel por Jorge Rodríguez en la vicepresidencia. Durante ese mismo mes, Chávez anunció dos iniciativas que alimentarían las controversias. De un lado, declaró su intención de solicitar a la Asamblea Nacional poderes especiales para gobernar durante un año mediante decretos leyes y afrontar una profunda reforma constitucional que permitiera avanzar en la creación de la "República Socialista de Venezuela"; de otro, anunció su propósito de nacionalizar determinadas empresas de carácter estratégico, privatizadas con anterioridad, entre las que se encontraba la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV), así como su intención de privar al Banco Central de Venezuela de su autonomía.

Reasumió el cargo el 10 de enero de 2007, y en su discurso inaugural, que cerró al grito de "socialismo o muerte", solicitó una reforma constitucional para permitir la reelección presidencial indefinida. Pocos días después, la cámara legislativa aprobó la Ley Habilitante, que le otorgó, según lo pretendido, plenos poderes legislativos en un variado ámbito de materias durante los siguientes 18 meses. Su proyecto para nacionalizar empresas petroleras, eléctricas y de telecomunicaciones conoció uno de sus primeros hitos en febrero, cuando el Estado, a través de PDVSA, pasó a disponer de Electricidad De Caracas (EDC), adquirida a la que hasta ese momento había sido su propietaria mayoritaria, la firma estadounidense AES. También en febrero de 2007, Chávez comunicó su propósito de afrontar una serie de medidas de choque para luchar contra la inflación. Entre ellas, una reforma monetaria que entraría en vigor en 2008 y que supondría "quitarle tres ceros" al bolívar para conseguir el fortalecimiento de la unidad monetaria venezolana. Asimismo contemplaba una significativa y progresiva reducción del IVA.

Con ocasión de la festividad del Primero de Mayo de ese mismo año 2007, Chávez hizo público que Venezuela abandonaría de forma inmediata el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (con los que el Estado venezolano había cancelado sus deudas un mes antes), por considerar que dichos organismos representaban mecanismos imperialistas para sojuzgar a los países en vías de desarrollo. Ese mismo día, su gobierno asumió el control de diversos campos petrolíferos explotados por compañías extranjeras, que pasarían a ser administradas por empresas mixtas; esta medida suponía la nacionalización de una de las principales reservas mundiales de crudo: la llamada franja del Orinoco.

Nuevas controversias surgieron en mayo de 2007 como consecuencia de la no renovación de la licencia del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV). También en 2007, en el mes de agosto, presentó ante la Asamblea Nacional su propuesta de reforma de la Constitución de 1999 para promover "el socialismo del siglo XXI". Entre los puntos que finalmente incluyó aquel proyecto destacaban la posibilidad de reelección continua del presidente de la República; la extensión del mandato presidencial de seis a siete años; la reducción de la edad para el derecho de sufragio (de 18 años a 16); la reorganización administrativa del país, y diferentes modificaciones de las estructuras sociales y económicas (fijando en seis horas la jornada laboral, potenciando un mayor control presidencial sobre el Banco Central y la política económica, y fomentando el apoyo estatal a las iniciativas colectivas).

Tras recibir la aprobación parlamentaria, el proyecto fue sometido a referéndum popular. Celebrada el 2 de diciembre de ese año 2007, la consulta supuso una importante derrota para Chávez, en tanto que su reforma constitucional recibió el dictamen negativo de aproximadamente el 51% de los votantes, siendo, por tanto, rechazada. En enero de 2008, después de este fracaso, Chávez efectuó una profunda remodelación de su gabinete. También durante ese mes, su gobierno emitió una nueva unidad monetaria, el ‘bolívar fuerte' (equivalente a 1.000 bolívares), con el objetivo de poner freno a la inflación.

El 15 de febrero de 2009, en un referéndum celebrado sólo 15 meses después de que la propuesta fuera rechazada en una consulta similar, Chávez logró su propósito de eliminar la limitación legal a la reelección presidencial, establecida anteriormente en un máximo de dos mandatos.