Leer Ensayo Completo Consejo Técnico

Consejo Técnico

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.195.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: monto2435 16 junio 2011

Palabras: 2457 | Páginas: 10

...

ación en las escuelas primarias están estrechamente vinculadas para solventar las necesidades de la misma y de igual manera las de los alumnos que asisten a ella. Se dice que el docente debe enfocarse principalmente en el aprendizaje de los alumnos y en segunda instancia de lo administrativo (el papeleo). Pero sin embargo sucede todo lo contrario, pues el profesor se enfoca más en llenar formatos de esto y aquello, a tal grado que descuida por completo la labor como instructor de aprendizajes. También existen algunos docentes que creen que su única labor es con los alumnos, dejando de lado las necesidades de la escuela, mostrando una actitud de indiferencia ante la participación en las actividades escolares.

Por las razones mencionadas anteriormente es que se considera de vital importancia el capacitar a los docentes, de tal manera que en cada capacitación se les recuerde como si fueran niños chiquitos las funciones que deben desempeñar y que sus jornada de trabajo no es solamente de 4.5 horas. Sino que debe participar en actividades en beneficio de la escuela y la comunidad.

El Consejo Técnico Consultivo y su presencia en la vida de las escuelas.

El Reglamento interior de trabajo de las escuelas primaria de la República Mexicana ordena que “En todas las escuelas del sistema que tengan más de cuatro maestros, se constituirá el Consejo Técnico, cuya función será consultiva para auxiliar a la dirección del plantel”. Su “presidente” será el director, los maestros son “vocales” y entre ellos se someterá a votación para elegir un “secretario”.

Sus funciones serán:

Elaboración de planes de trabajo.

Elaboración de métodos de enseñanza.

Dar solución a los problemas de disciplina escolar.

La evaluación de resultados e iniciativas para labores que tengan por objeto la superación de la acción educativa, escolar y extraescolar.

Los Consejos Técnicos deben sesionar mensualmente y dichas sesiones deben llevarse a cabo en periodos fuera del horario escolar.

Cada consejo Técnico maneja los aspectos que considera de mayor importancia para su escuela. Sin embargo, en la mayoría de las escuelas se manejan las siguientes funciones:

Canalizar directivas.

Tomar decisiones operativas de importancia secundaria y, generalmente, no técnicas.

Organizar y/o definir la participación de la escuela en eventos formalmente educativos (como los “concursos” interescolares).

Sistematizar para la administración, información sobre las medidas o innovaciones propuestas para ella.

Pero a su vez, el intercambio y la transmisión de experiencias y saberes pedagógicos existen en casi todas las escuelas, entre algunos maestros o pequeños grupos de maestros.

Desafíos e implicaciones de la redefinición

Se trata de transformar una instancia que en la mayoría de los casos ostenta una existencia predominantemente formal. En aquellas escuelas no permiten prever un sencillo remplazo de un contenido uniforme por otro igualmente uniforme. Antes se consideraba al salón como un espacio de aplicación no problemático debido a lo mencionado anteriormente, pues se menospreciaba la dificultad que implica el modificar un contenido por otro para adecuar la clase acorde a las situaciones imprevistas que se pudieran suscitar en tiempo y forma.

En la mayoría de las ocasiones los docentes no poseen iniciativa en manifestar aquellas ideas que bien podrían ser la solución a algunos de los problemas que más se suscitan en la escuela primaria, esto debido al qué dirán los demás, hasta llegar a cierto punto en el que dicen “mejor no lo digo no funcionaría y suena tonto” aún sin haberlo intentado o comentado y ahí queda perdida una posible buena idea.

Las jerarquías en la organización del trabajo

La estructura del poder escolar sustentada por la organización vigente, constituye la fuente principal de la dinámica que debilita la tarea pedagógica.

La posición del Consejo no sólo está en la base de su actual proyección, sino que condiciona la posibilidad de cambiarlo. Una ubicación jerárquica que define ámbitos de incidencia incorporables subordina el Consejo Técnico a la dirección, siendo que en ocasiones el más apto para desempeñar el papel de representante del Consejo suele ser algún maestro, por su iniciativa ante la creación de proyectos y la participación en actividades extraescolares. La valoración institucional de las necesidades por resolver afecta al Consejo en la regularidad de su funcionamiento y en el espacio posible para desarrollar su tarea, pues se ocupa uno principalmente en el mejorar la infraestructura y en las herramientas de apoyo para el desarrollo de las clases, que se descuida lo más importante “los alumnos”.

La cadena invisible del control laboral

Otorgar mayores responsabilidades académico-administrativas a las unidades escolares requiere revisar los obstáculos que el control burocrático opone a la tarea educativa. Aunque son sistemáticamente olvidadas por las reformas pedagógicas, las reglas laborales que encauzan el desempeño docente parecen constituir, en los planteles, el soporte del poder burocrático, donde los contenidos laborales impregnan la cadena de relaciones entre la dirección y los maestros, y entre aquella y la supervisión.

El desarrollo de histórico-político de la educación primaria en el país construyó durante varias décadas una particular vinculación entre los cuadros directivos de la supervisión, y el poder sindical dominante. Reforzó la influencia de esos cuadros para determinar el curso y la movilidad en las carreras de los maestros. Las formas en como operan las atribuciones administrativas, técnicas y sobre todo laborales de la autoridad inmediata, colocan a los maestros en una situación de fuerte dependencia individual respecto a ella.

La tranquilidad en el trabajo se asegura mediante la disponibilidad para apoyar a la dirección en las tareas no pedagógicas. Conformada por estos contenidos, la trama jerárquica incide sobre 2 aspectos centrales para el fortalecimiento académico de la escuela y para el desarrollo de la escuela y para el desarrollo profesional de sus cuadros.

Por un lado, la forma consagrada del control individual, que fortalece el poder directivo. Pero por otro lado se encuentran los mecanismos consagrados para “hacer carrera” no parecen ser los más aptos para estimular institucionalmente las motivaciones hacia la permanente capacitación, quedando también ésta librada al interés personal.

Además se contempla la relación dirección-supervisión, en cuanto a la legitimación de actividades prioritarias, pues la toma de decisiones debe ajustarse a la agenda escolar y no compete a la supervisión el realizar esos ajustes nomás por que sí.

La evaluación laboral de los directores, en manos de los supervisores, se encuentra centrada en lealtades, eficiencia administrativa y, en términos generales, financiera así como en el logro de relaciones no conflictivas con los padres de familia. Además el trabajo de orientación en el aula deja de ser trabajo de la supervisión para pasar a manos de la dirección.

La ponderación del trabajo no pedagógico tiene su contrapeso en el quehacer técnico. Pues el participar en ese tipo de actividades requiere de modificar los tiempos para la aplicación de los contenidos contemplados en las planeaciones previas a las situaciones extra escolares. En la mayoría de los casos ocupan más tiempo del previsto y eso implica un retraso, de por sí no se alcanzan a ver los contenidos de manera completa, menos así.

El origen social de los alumnos, un componente ignorado

Desafortunadamente para los niños la organización escolar sigue ignorando la diferenciación social en la construcción cotidiana de la enseñanza y del aprendizaje. Lo mismo sucede en los aspectos administrativo y técnico, ya que el sistema no realiza las adecuaciones necesarias para el trabajo docente, pues se enfoca principalmente en proporcionar los materiales apropiadas para aquellos niños que requieren de N.E.E., dejando de lado las planeaciones, la aplicación de los contenidos, siendo estos los indispensables, porque, qué caso tiene que consigan materiales especiales, si en las planeaciones de la clase no se contemplan para trabajar y en algunas ocasiones nos sirven para el tema que se va trabajar. Por lo tanto es más importante en planear como se aplicará el contenido acorde a las necesidades de los alumnos, tal vez no personalizada algo generalizada, pero con flexibilidad para poder adecuarla a todos y cada uno de los niños.

Además hay que contemplar el origen familiar del niño, tomando como referencia principal la fuente de ingresos familiares y si esta es capaz de solventar las exigencias impuestas por el docente, así mismo disminuir dichas exigencias y, no sólo en el aspecto económico sino emocional de los alumnos y como se mencionaba anteriormente en el cognitivo.

El reconocimiento profesional en el ámbito inmediato

Una vez más se menciona la función que predomina en la labor docente, el aspecto administrativo, dejando de lado el educativo, ósea en segunda instancia. Esto ocasionado por los burócratas que solicitan una cantidad exagerada de documentación, para comprobar el trabajo que se realiza y en algunas ocasiones para utilizarlo como maquillaje para los movimientos fraudulentos que se realizan en el gobierno. Se escudan en la muestra de comprobantes que disque se han invertido en otros ámbitos, distintos a los reales.

Pero en fin lo más sobresaliente de este aspecto es lo urgente que es el crear una nueva reglamentación, que facilite la expresión de nuevas alternativas que encuentre cada cuerpo docente. Además se menciona que los tiempos utilizados en los Consejos Técnicos deberían emplearse de la siguiente manera:

Que el supervisor de zona se convierta más en receptor que en emisor.

Que los asuntos a tratar tengan que ver primordialmente con los resultados obtenidos con los niños y al diseño de nuevas estrategias para la aplicación de contenidos.

Que el trabajo docente sea colectivo y no sólo individual, abrirse a nuevas propuestas y no encerrarse en que sus estrategias son las mejores y las únicas aplicables.

Se considera que el dejar como responsable de la presidencia de los Consejos Técnicos a los directores es una carga enorme, pues este debe adecuar sus tiempos de trabajo aún más y en ocasiones no se puede sesionar, pues las circunstancia slo impiden, pues como se sabe la agenda de un director suele estar llena de compromisos, a los cuales se les da prioridad.

Por último cabe mencionar que sería mucho mejor si el trabajo del director fuese evaluado también por los profesores que laboran en la misma institución y no sólo el supervisor, pues al final de cuentas son ellos quienes trabajan diario con ellos, y quienes mejores que ellos para evaluarlo, pues están conscientes de las actividades que se realizan y por ende se percatan si el papel que se desempeña es el apropiado, porque al final de cuentas los supervisores no tienen el tiempo suficiente para observar cómo se llevó a cabo el trabajo a lo largo del ciclo escolar, el bimestre o al mes según sea el caso de evaluación.

CONCLUSIÓN

Finalmente al realizar el análisis se ha llegado a la conclusión de que es importante dar prioridad a lo que en realidad lo requiere y eso es el aprendizaje de los alumnos, pues en varias ocasiones se ha demostrado que no es indispensable el uso de las nuevas tecnologías para un mayor aprendizaje, hay que recordar que facilitan el trabajo y otra cosa “no hacen milagros” no enseñan por si solas, son un apoyo, pues los aprendizajes significativos se logran en base a aquello con lo que el niños socializa o tiene contacto diariamente.

Entonces es importante distribuir los tiempos de los Consejos Técnicos Consultivos de la manera más apropiada, sin quitar tiempo a la jornada escolar, pues esto obstaculiza más el cumplir con los propósitos planteados al inicio del ciclo escolar. Además cabe mencionar la importancia de la participación del docente en la institución, tanto en actividades escolares, como extraescolares y con la comunidad, y no olvidarse de que su responsabilidad es con la escuela y no sólo con su grupo.

Además hay que recordar las necesidades de cada alumno y el modificar esa ideología de que todos aprenden de la misma manera, que solamente a distintos ritmos, porque eso es una vil mentira, hay que realizar una planeación flexible, que pueda adecuarse a las necesidades de los niños, no necesariamente crear una planeación para cada uno.

Pero lo más importante es cambiar el uso que se le da a los Consejos Técnicos Consultivos, que al final consisten en consultar cómo funcionan las cosas en la escuela y no en sólo informar del exterior.