Leer Ensayo Completo Delitos Perseguidos De Oficio Y Por Querella

Delitos Perseguidos De Oficio Y Por Querella

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.620.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Jillian 06 mayo 2011

Palabras: 2654 | Páginas: 11

...

ro como estudiantes de Derecho Burocrático, esa figura dentro del proceso penal, así como todo el proceso que se sigue desde que se presenta la denuncia o querella ante este representante social hasta que se dicta la sentencia. También por ultimo menciono algunos delitos perseguidos por querella y su fundamentación.

DESARROLLO DEL TEMA

Primeramente iniciaremos por definir que es el Delito, que es la denuncia y que es la Querella. Según el artículo 7 del Código Penal Federal, Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales. Desde épocas de los romanos y hasta nuestros días se sigue estudiando y explicando que es el delito, de donde nace, como se sanciona, y de las más importantes debe ser el origen del delito, así como a forma en el tratamiento que se le da. El Roma, como vimos desde el primer cuatrimestre de nuestra carrera, el delito conformo diversas etapas, desde el origen y desarrollo de las costumbres de esa época. Lo que realmente buscaban los Romanos era tener una base fundamental para castigar a los que cometían esos delitos, que en un principio era proteger su patrimonio y su honorabilidad, para ellos el hecho punible fue considerando como la infracción de una norma penal. Había en ese tiempo leyes muy severas que hoy en día nos parecen impensables, como por ejemplo la Ley del Talión. En esa época el delito era ubicado y castigado pero para proteger bienes morales y jurídicos que tenían un alto rango jerárquico. En esa época en Roma esos delitos se les ubicaban como “privados” que eran los que causaban un daño a los particulares y que no perjudicaban directamente a la paz pública, pero poco fue evolucionando en base a la represión de estos delitos porque con la venganza privada, la ley del talión y otras formas que tenían los Romanos de castigar el delito, se fue entendiendo que los delitos privados afectaban el orden público y por lo tanto el Estado debía de perseguirlos independientemente de la voluntad de las víctimas y es precisamente lo que hoy llamamos “de oficio”. Cuando vimos las fuentes de las obligaciones encontramos que el delito es una de las principales y más antiguas de esas fuentes pero es una fuente no convencional, porque el delito reclama la sanción del legislador, ya que el daño causado que perjudica a los demás debe obligar al autor de dicho delito a la reparación del daño en beneficio de la víctima, pero como vimos al principio en los Romanos consideraron el delito como una fuente de obligación civil porque en ella intervenían las familias de las victimas en contra del victimario reclamando un compensación pecuniaria, sin que en este proceso interviniera el poder público, después interviene pero solo para fijar el monto de la reparación. Ellos conocieron dos clases de delitos los públicos y los privados por eso establecieron que el delito nace del mundo de las obligaciones. Carnelutti decía en su libro Derecho Procesal Penal: “Al análisis del delito o, digamos también su anatomía, que no es otra cosa sino una experiencia, y, por eso, obediencia al método positivo debería proveer aquella rama de la ciencia, hoy bien delineada, que se llama criminología y que se coloca, por una parte, en el cuadro de las ciencias antropológicas y por otra en el de la sociología. No se pretende desconocer los meritos de esta ciencia, pero no nos equivocamos al afirmar que aun cuando ella se ingenie en cognoscere per causas, se ocupa mucho mas de los factores exógenos que de los factores endógenos del delito y, en particular, de aquella forma más grave del delito que la ley llama crimen.”[1] Según MARTINEZ GARNELO el delito no es una creación artificial, no es un mero concepto jurídico, es una modalidad de la conducta humana, un fenómeno social. El delito tiene su noción y su origen y por consecuencia, esta enclaustrado en la ley. Lo que realmente caracteriza al delito esta manifestado en la ley penal, e indiscutiblemente existe un nexo que no se puede disolver entre la ley y el delito, lo que el ordenamiento jurídico enlaza como consecuencia de una pena se define como delito. Como mencionábamos anteriormente respecto del origen del delito, antiguamente eran crímenes las conductas contrarias a las costumbres establecidas, en la misma biblia nos dice que se castigaba con la pena de muerte a quien trabajara el sábado. “Bajo esta óptica podemos afirmar sin pretender manejar una postura diametralmente filosófica, sociológica o con técnica jurídica, que el delito nace en la conciencia individual del hombre y está conformada por principios y normas, dadas por las necesidades de la convivencia, del trato y de la costumbre, consecuentemente esta conciencia individual debe quedar enmarcada en un hacer o en un no hacer, en un actuar o dejar de hacerlo, en una acción u omisión, en pensar o en un ejecutar, pero todo ello deberá quedar sujeto a la observancia de la norma y de esta la regulación de la conducta, sujetas a un poder constituido, o bien a un poder de control, en obvio de ideas, el delito no existe mientras el Estado no lo promulgue, no lo legisle, no lo tipifique y no lo adecue a los ordenamientos especiales típicos que afectan a la sociedad, sin embargo, el ilícito como tal, es lo prohibido desde la costumbre que no lo acepta, hasta la norma que lo reprime, se enclaustra dentro del ámbito individual o de la psique social misma que se va formando en el desarrollo de su vida, no obstante ello, para el Estado legisle sobre la conducta no permitida y por consecuencia lo eleve a norma debe basarse en todas la reacciones sociales bajo las premisas de una proposición jurídico-penal, lo cual representa el precepto que condiciona la aplicación de una pena, lo cual representa el precepto que condiciona la aplicación de una pena a la completa realización de una conducta determinada. Si prescindiéramos de estos elementos, la punibilidad y la noción integral del delito seria, hoy y para siempre, imposible conseguir.[2] Ahora bien después de esta amplia explicación del delito nos adentramos en lo que es la denuncia y la querella. En nuestra Constitución Política Mexicana en el articulo 16 en su tercer párrafo nos dice: “No podrá librarse orden de aprehensión sino por la autoridad judicial y sin que preceda denuncia o querella de un hecho que la ley señale como delito, sancionado con pena privativa de libertar y obren datos que establezcan que se ha cometido ese hecho y que exista la probabilidad que el indiciado lo cometió o participo en su comisión”. “Querella es el derecho discrecional que tiene la víctima, el ofendido o su representante legal de hacer del conocimiento del Ministerio Publico la comisión de hechos que puedan constituir un delito. Esta facultad implica la anuencia del ofendido para que el representante social se dedique a efectuar la investigación respectiva. Del latín querella, acusación ante juez o tribunal competente, con que se ejecutan en forma solemne y como parte en el proceso la acción penal contra los responsables de un delito. Acto procesal de parte (o del Ministerio Público) mediante el que se ejerce la acción penal.[3] También se le llama querella a la formalidad que debe satisfacerse para que se persiga y castigue al delincuente, para que se faculte al Ministerio Publico de perseguir al delincuente se hace a través de la petición que autorice para investigar sobre la existencia del delito y la probable responsabilidad, la queja viene a validar el derecho de ejercicio de la acción penal y a legitimar a la autoridad judicial para imponer la sanción correspondiente. “La querella es una manifestación de voluntad de ejercicio potestativo, en virtud de que es una forma de externar lo deseado y queda al arbitrio del sujeto pasivo rechazarla o no. Se le califica como sujeto pasivo a la persona que recibe directamente la lesión jurídica proveniente del ilícito penal y de ofendido a la persona que por determinados vínculos personales reciente indirectamente la mencionada lesión jurídica, ejemplo: en un delito de violación el sujeto pasivo es la persona violada y los ofendidos podrían ser los hermanos, padre, esposo, etcétera.[4] La participación del Ministerio Publico mediante la querella es directa, por que el toma conocimiento de un delito no perseguible de oficio, inicia e integra la averiguación previa y ejerce la acción penal que dé a lugar y en caso de reunir los elementos que marca el artículo 16 de nuestra Constitución en lo que respecta a elementos del tipo penal y la probable responsabilidad y si no opera el perdón o alguna otra causa de extinción ejercitara la acción penal que corresponda. Para realizar una querella no se necesita cumplir requisitos solemnes para que tenga validez como acto procesal, nada mas con que el ofendido por sí mismo o por medio de su representante legal o apoderado comparezca ante la autoridad investigadora en este caso el Ministerio Publico y exponga los hechos delictivos de que ha sido objeto, con esto se satisface la formalidad. Dentro de todo esto la autoridad estudiara si se trata de delitos que se persiguen a petición de la parte ofendida. En el Código de Procedimientos Penales de Baja California Sur en el capítulo II Competencia y funciones del Ministerio Publico y de la Policía Ministerial, artículo 32 dice: “Compete al Ministerio Publico llevar a cabo la preparación y el ejercicio de la acción penal ante los Tribunales del Estado, en los casos que resulte procedente. Corresponde al Ministerio Publico durante la averiguación previa: I.- Recibir las denuncias y querellas que le presenten en forma verbal o por escrito, sobre hechos que puedan constituir delito.” Cuando los delitos se persigan por querella y a petición del ofendido, el delito puede ser perdonado según el artículo 93 del Código Penal Federal, en los delitos que se persiguen de oficio no opera el perdón del delito. Existen diferencias entre denuncia y querella, la denuncia la hace cualquier persona en cambio la querella únicamente la persona ofendida. Los delitos de querella prescriben en términos del Artículo 107 del Código Penal Federal en un año o 3 años y los delitos de oficio dependiendo a las leyes de aritmética en un mínimo de 3 años. En los delitos de denuncia es obligación presentarla, la querella es una potestad o facultad de presentarla, debido a esto la actuación del engranaje judicial está condicionada a una manifestación de voluntad del particular sin la cual no es posible proceder, en los casos en que se persiguen por querella dichos ilícitos. Como vemos el procedimiento penal en nuestro país lo instruye el Juez ante la petición del Ministerio Publico (MP) a través de una figura que se llama “consignación” en donde el MP hace del conocimiento del Juez sus investigaciones (y las de la policía ministerial) y atribuye a una persona la presunta comisión de uno o varios delitos.

CONCLUSION

Como vemos los delitos perseguidos de oficio son aquellos que atentan contra la estabilidad social y basta con que tenga conocimiento la autoridad para perseguirlos, entre los delitos que podemos mencionar están: el robo en sus distintas modalidades, el secuestro, el homicidio, terrorismo, motín, evasión de presos, etcétera. Desafortunadamente no se encuentra en el Código Penal una división de los delitos perseguidos por oficio y por querella, pero por lo general cuando son por querella esta aclaración viene al final del artículo y se entiende que los que no tengan esa indicación son perseguidos de oficio. Mencionare algunos delitos perseguidos por querella de acuerdo al Código Penal Federal: Peligro de Contagio. Artículo 199 bis. Ejercicio indebido del propio derecho. Artículo 226 y 227. Hostigamiento sexual. Artículo 259 bis. Estupro. Articulo 262. Lesiones. Artículo 288 y 289. Abandono de cónyuge. Artículo 337. Violencia Familiar excepto que la víctima sea menor o incapaz. Artículo 343 bis. Abuso de confianza. Artículo 380, 382 a 385. Fraude. Articulo 386 a 389 Bis. Daño en Propiedad Ajena. 397 en relación al Artículo 399 Bis. Robo. Artículo 367 en relación al Artículo 399 bis 1er. Párrafo. Despojo. Artículo 395. Derechos de Autor. 424 salvo fracción I al 429. Amenazas. Articulo 282. Violación entre Cónyuges o Concubinos. Artículo 265 Bis. Estos delitos según el artículo 107 del mismo Código, prescriben en 1 año desde que quienes puedan formular la querella, es decir, el ofendido o apoderado legal tenga conocimiento del delito y del delincuente. Fuera de esta circunstancia el delito prescribirá en 3 años. Como vimos el Ministerio Publico es de las partes que tienen más importancia en el procedimiento penal, ya que ellas son las que tienen la noticia de un delito ya sea por medio de denuncia o querella, o porque tenga que perseguirse de manera oficiosa, por lo mismo deben ser personas bastante preparadas para que realmente se lleve un proceso que este apegado a la verdad y obviamente también sus auxiliares que son la policía ministerial y servicios periciales, que hoy en día y más en nuestro estado dejan mucho que decir ya que no existe una preparación profesional del policía ministerial que se encarga en primera instancia de investigar y auxiliar al Ministerio Publico en la búsqueda de la verdad.

BIBLIOGRAFIA

Constitución Política Mexicana

Código Penal Federal

Código de Procedimientos Penales de Baja California Sur

MARTINEZ GARNELO, Jesús. La Investigación Ministerial Previa Editorial Porrúa. Quinta edición. México. 2000.

CARNELUTTI Francesco. Derecho Procesal Penal. Editorial Harla. Tomo 2. México. 1997.

http://www.iuriscivilis.com/2009/06/diccionario-juridico-letra-q.html

-----------------------

[1] CARNELUTTI Francesco. Derecho Procesal Penal. Editorial Harla. Tomo 2. México. 1997. Página 6

[2] MARTINEZ GARNELO, Jesús. La Investigación Ministerial Previa Editorial Porrúa. Quinta edición. México. 2000. Página 8

[3] http://www.iuriscivilis.com/2009/06/diccionario-juridico-letra-q.html

[4] MARTINEZ GARNELO, Jesús. La Investigación Ministerial Previa Editorial Porrúa. Quinta edición. México. 2000. Página 337