Leer Ensayo Completo Derecho Burocratico

Derecho Burocratico

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.208.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: karlo 19 abril 2011

Palabras: 2420 | Páginas: 10

...

a extinción de un incendio), y e) Sin relación de dependencia, como es el caso de los contratados a través de solicitud de servicios {…}”.

En consecuencia, de las definiciones anteriores se confirma el contenido más sociológico que jurídico del término burocracia, sin embargo, el administrativista Don Emilio Chuayffet Chemor, conceptualiza al derecho burocrático como aquel que “regula los vínculos entre el Estado y sus trabajadores, y da especificad y contenido a una relación que forma parte del derecho administrativo”.

Para algunos publicistas, el derecho burocrático “es el conjunto de normas de Derecho Público que tienen por objeto regular los derechos y obligaciones recíprocas entre el Estado y sus servidores, que con base en la justicia equilibre el disfrute de las garantías sociales por parte de los trabajadores, con el ejercicio de las funciones de servicio público que tiene a su cargo el Estado.”

1.2 Ubicación de la rama del Derecho que regula las relaciones entre el Estado y sus Servidores

El derecho Burocrático está evolucionando y se está dispersando en lugar de unificarse y simplificarse y es la tendencia que se advierte con tanta reforma y cambio legislativo lo que lo vuelve complicado y difícil de sistematizar, interpretar, analizar y enseñar.

Uno de los puntos de mayor importancia es el determinar la naturaleza jurídica de la relación del Estado con sus empleados, ubicando la esencia jurídica de la relación se tendrá por consecuencia, tanto la aproximación más certera de lo que debemos entender como derecho burocrático, como de los principios que deben regir la relación jurídica Estado-empleado.

A continuación estudiaremos las principales teorías que se han formulado para definir la naturaleza jurídica de esta clase de derechos:

a) Teoría que asimila al Derecho Burocrático con el Derecho del Trabajo

Se puede sostener que la relación entre el Estado y sus trabajadores forma parte del Derecho del Trabajo, por las siguientes razones:

* Porque formalmente está estipulado en el apartado B, del artículo 123 constitucional, en el cual se establecen los principios básicos que deberán regir las relaciones laborales entre los Poderes de la Unión, el Gobierno del Distrito Federal y sus Trabajadores y

* Porque regula un aspecto del trabajo.

El maestro Alberto Trueba Urbina, señala que el derecho de los trabajadores al Servicio del Estado forma parte del Derecho del Trabajo, en virtud de que “las relaciones entre el Estado y sus servidores en nuestro país, dejaron de ser administrativas a partir del 1 de mayo de 1917 en que entró en vigor nuestra Constitución, que hizo la primera declaración de derechos sociales de los trabajadores en general y específicamente de los empleados públicos y privados.”

En la actualidad se ha fortalecido en la propia Constitución y en sus leyes reglamentarias el derecho del trabajo de todos los trabajadores en general, así como de los empleados públicos. El conjunto de derechos de éstos constituye el derecho mexicano del trabajo; sin embargo, me ocuparé del derecho del trabajo de los burócratas, ya que las relaciones entre el Estado federal, los estados miembros y los municipios y sus servidores, son de carácter social y por consiguiente éstos son objeto de protección y reivindicación en el artículo 123 y sus leyes reglamentarias; no debiendo confundirse la naturaleza social de esta relación con la función pública que realiza el Estado y sus servidores frente a los particulares.

Dentro de ésta corriente del pensamiento, Don Mario de la Cueva, quien con profundo análisis y certero criterio estructura su teoría de la relación de trabajo, la cual como “punto de partida para la aplicación del estatuto laboral cualquiera que hubiese sido el acto o la causa que le dio origen, constituye […] tal vez el [aspecto] más hondo, de la batalla por la autonomía del derecho laboral”.

Pero al crear su teoría de la relación laboral para darle sustantividad al derecho del trabajo, provoca automáticamente una teoría contrapuesta al derecho privado, es decir, una teoría de derecho social, la cual se explica de la siguiente manera:

“La relación de trabajo es una situación jurídica objetiva que se crea entre un trabajador y un patrono por la prestación de un trabajo subordinado, cualquiera que sea el acto que le dio origen, en virtud de la cual se aplica un estatuto objetivo, integrado por los principios, instituciones y normas de la Declaración de derechos sociales, de la Ley del Trabajo, de los convenios internacionales, de los contratos colectivos y contratos-ley y de sus normas supletorias”

En la definición de relación de trabajo que nos aporta Don Mario de la Cueva podemos encontrar los elementos de ésta en la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, siendo los siguientes:

El primer elemento consiste en los sujetos, toda vez que la relación jurídica de trabajo se entiende establecida entre los titulares de las dependencias de los Poderes de la Unión, del Gobierno del Distrito Federal, de las Instituciones que a continuación se enumeran: Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Juntas Federales de Mejoras Materiales, Instituto Nacional de la Vivienda, Lotería Nacional, Instituto Nacional de Protección a la Infancia, Instituto Nacional Indigenista, Comisión Nacional Bancaria y de Seguros, Comisión Nacional de Valores, Comisión de Tarifas de Electricidad y Gas, Centro Materno-Infantil Maximino Avila Camacho y Hospital Infantil y los trabajadores de base a su servicio

El segundo elemento consiste en la prestación de un servicio subordinado; esto es, que el trabajador es toda persona física que preste un servicio físico, intelectual o de ambos géneros. La subordinación se perfecciona en la fracción I del artículo 44 de la Ley en comento, la cual dice que es obligación del trabajador desempeñar sus labores con la intensidad, cuidado y esmero apropiado, sujetándose a la dirección de sus jefes.

La subordinación en el sector público ha adquirido un matiz no jurídico sino político, que entraña, una entrega y lealtad no al patrón Estado sino a sus representantes.

El tercer elemento que se desprende de la definición de relación de trabajo es el relativo a que ésta surge independientemente del acto que le dio origen. Sobre este punto la parte final del artículo 3º de la ley burocrática señala que la condición de trabajador se acredita “en virtud de nombramiento expedido o por figurar en las listas de raya de los trabajadores temporales.

El cuarto y último elemento de la relación de trabajo es la aplicación de un estatuto objetivo integrado por los principios, instituciones o normas de la Declaración de derechos sociales, de la Ley del Trabajo, de los convenios internacionales, de los contratos colectivos y contratos-ley y de sus normas supletorias.

Llevando lo anterior al régimen jurídico burocrático, diremos que el estatuto objetivo se integra básicamente por los principios del apartado B del artículo 123 constitucional, aunque se debe recordar que en el texto original del 123 se daba un tratamiento uniforme para toda la actividad laboral, cualquiera que fuese la naturaleza del patrón.

También integra el estatuto objetivo, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, la Ley Federal del Trabajo (que se aplica supletoriamente de acuerdo al artículo 11 de la LFTSE), los convenios internacionales como el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales que entró en vigor en México el 23 de junio de 1981 y que contiene interesantes derechos laborales en sus artículos 7 y 8; por último se suman al estatuto las condiciones generales de trabajo, los reglamentos de escalafón, la costumbre, el uso, los principios generales de derecho y la equidad, al tenor de lo señalado en el artículo 11 de la LFTSE.

Por lo que de todo lo apuntado anteriormente, el Maestro Morales Paulin, Carlos concluye que “siendo la teoría de la relación jurídica del trabajo la tesis central que da sustantividad al derecho laboral y en virtud de que dicha relación jurídica del trabajo está presente en el trabajo burocrático, este forma parte del derecho laboral”.

Si bien la esencia de la relación que vincula al servidor público con el Estado tiene un sustrato de orden administrativo, por otro lado, también se presenta paralelamente un vínculo de carácter laboral burocrático revestido de la protección y seguridad, que bajo los principios de la justicia social, merece el servidor público y su familia.

A esta característica la denominó con certeza el destacado maestro don Mario de la Cueva como la “fuerza expansiva del Derecho del Trabajo”, denotando con ello esa capacidad de amplitud que esta disciplina busca para englobar y dar marco a toda relación laboral independientemente del acto que la origine.

b) Teoría que asimila al Derecho Burocrático con el Derecho Administrativo

Dentro de esta corriente de pensamiento, encontramos a la Teoría de la Función Pública, dentro de la cual los juristas Gabino Fraga y Andrés Serra Rojas coinciden en señalar que la función pública es la relación jurídica que se forma con el conjunto de deberes, derechos y situaciones que se originan entre el Estado y sus servidores.

Por otra parte, la Suprema Corte de Justicia de la Nación sostiene que: “Si por función pública ha de entenderse el ejercicio de las atribuciones esenciales del Estado, realizadas como actividad de Gobierno, de poder público que implica soberanía e imperio, y si tal ejercicio en definitiva lo realiza el estado a través de personas físicas, el empleado público se identifica con el órgano de la función pública y su voluntad o acción trascienden como voluntad o acción del Estado lo que justifica la creación de normas especiales para su responsabilidad, situación ésta, de incorporación a la función pública”.

Luego entonces la Corte se negó a reconocer que las relaciones laborales fueran orientadas por el derecho del trabajo, e implícitamente dará la razón a los teóricos del derecho administrativo.

Así pues, se habla entonces del derecho de la función pública y se concibe al servidor público mas como funcionario, o sea que es quien lleva a cabo la función pública, más que como servidor público o trabajador.

Por último, el profesor Alfredo Sánchez Alvarado opina sobre el particular lo siguiente “El Derecho del Trabajo adquiere autonomía y sustantividad propia y no por ello se ha desligado del Derecho Administrativo, por el contrario, en el devenir histórico nos enseña que existe una relación muy íntima entre nuestra disciplina y el Derecho Administrativo y a medida que transcurre el tiempo esta vinculación es más estrecha, debiendo llegar un día en que las relaciones laborales se rijan por el Derecho Administrativo.”

c) Teoría que considera al Derecho Burocrático una rama autónoma

Según esta teoría, el derecho burocrático es independiente del derecho administrativo aun cuando sigue teniendo relaciones con él, pues no constituye una materia que se encuentre aislada; además, los sujetos del derecho burocrático se encuentran inmersos en una estructura que se rige por normas administrativas, pues como ejemplo, basta el nombramiento de los titulares de los Tribunales.

El vinculo que existe entre el Estado y sus servidores está regulada actualmente por un repertorio muy amplio de cuerpos legales, partiendo de la necesidad que tiene el Estado de apoyarse de personas físicas para llevar a cabo su función, que están regulados tanto por la Constitución como por leyes reglamentarias. Resulta obvio que la relación entre el Estado y sus diferentes entidades de la administración pública federal, tienen relaciones de carácter laboral, que engloban actualmente una variedad muy extensa, basta con señalar que existen trabajadores al servicio del Estado Federal, los que prestan sus servicios a las entidades federativas y municipios, los de confianza, los miembros de las fuerzas armadas, los del servicio exterior, etc., de tal manera que los regímenes cada día se diversifican y especializan. Es por ello que el derecho burocrático debe estructurarse como una rama autónoma, en virtud de que tiene un propósito definido y una metodología que le es propia, por medio de la cual se estudie, explique y analice los cuerpos legales que le son propios.

Autores como el Dr. Miguel Acosta Romero consideran que el derecho que regula las relaciones del Estado y sus trabajadores constituye una rama autónoma, ya que en ésta relación no hay lucha de clases, ni se busca el equilibrio de los factores de la producción, ni el Estado, persigue fines de lucro; de donde se concluye que los principios que regulan ésta materia, deben ser independientes y buscar la equidad entre las dos partes en presencia, es decir, el de los trabajadores que buscan la estabilidad y un cúmulo de derechos esenciales y el interés general dominante en la actividad del Estado, en busca del bien común.

Por otro lado, opiniones como la del jurista Héctor Fix Zamudio fortalecen la idea de la autonomía del derecho burocrático toda vez que en palabras de éste autor “el derecho burocrático está integrado por un conjunto bastante complejo de disposiciones, que pertenecen a tres sectores, es decir, administrativo, laboral y de seguridad social, y por ello hemos sostenido que debe considerarse como una disciplina autónoma”.