Leer Ensayo Completo Desarrollo Psicosocial En La Niñez Temprana

Desarrollo Psicosocial En La Niñez Temprana

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.905.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Rimma 18 mayo 2011

Palabras: 2717 | Páginas: 11

...

s al yo, como la culpa, la vergüenza y el orgullo, se desarrollan al final de los tres años. A los 7 a 8 años las normas que producen orgullo y vergüenza están plenamente interiorizadas y afectan la opinión que los niños tiene de sí mismos.

Emociones simultáneas

Parte de la confusión que tiene los niños en la comprensión de sus sentimientos es la dificultad para reconocer que pueden experimentar diferentes reacciones emocionales al mismo tiempo. Adquieren un mejor comprensión durante la niñez intermedia.

Erikson: iniciativa frente a culpa

La necesidad de controlar sentimientos conflictivos acerca del yo es el centro de la tercera etapa del desarrollo de la personalidad: iniciativa frente a la culpa, en la cual los niños equilibran el dese de seguir sus metas y las reservas morales que pueden impedirles llevarlas a cabo. De acuerdo con Erikson, el principal conflicto del desarrollo de la niñez temprana es la iniciativa frente a la culpa.

Autoestima

La autoestima es la parte autoevaluativa del autoconcepto, el juicio que los niños hacen acerca de su propia valor. Desde una perspectiva neopiagetana, la autoestiama se basa en la creciente capacidad cognoscitiva de los niños para describirse y definirse a sí mismos.

Cambios del desarrollo en la autoestima

Los niños no articula un concepto de valor propio hasta los 8 años, pero a través de su conducta los niños menores demuestran que lo poseen. En la niñez temprana tiende a ser de todo o nada “Soy bueno” o “Soy malo”

Autoestima contingente: el patrón “indefenso”

Cuanto el autoestima es contingente al éxito, los niños pueden ver la fallas o las críticas como un acusación a su valor y pueden sentirse incapaces de hacer algo mejor. Los niños preescolares interpretan el bajo desempeño como una señal de que son “malos” y piensas que la maldad es permanente.

En contraste, los niños con alta autoestima tienden a atribuir el fracaso o la desilusión a factores fuera de ellos mismos o la necesidad de esforzarse más.

Género

La identidad de género es la conciencia, desarrollada en la niñez temprana, de que uno es hombre o mujer. La identidad, de género es un aspecto del autoconcepto en desarrollo.

Una de las diferencias conductuales más temprana que aparece en los 2 años, es en la elección de juguetes y actividades de juego y de los compañeros de juego del mismo sexo. La diferencia más clara es que los niños, manifiestas más agresión que las niñas, física y verbalmente.

Puntuaciones de pruebas de inteligencia no muestran diferencias globales de género, pero si muestra diferencias de habilidad específicas. Las mujeres tienden a destacar en tareas verbales, en cálculos matemáticos y en habilidades perceptuales y motoras finas; mientras que los hombres sobresalen en las habilidades espaciales y en el razonamiento matemático abstracto y científico.

Perspectivas sobre el desarrollo del género: naturaleza y crianza

Existen tres aspectos relacionados de la identidad de género:

1. Roles del género: Son las conductas, intereses, actitudes, habilidades y rasgos de personalidad que una cultura considera apropiados para hombres o mujeres.

2. Tipificación del género: Proceso de socialización por el cual los niños aprenden a una edad temprana los roles de género apropiados.

3. Estereotipos de género: Generalización preconcebidas acerca de la conducta del rol masculino o femenino.

Ahora se presentan cuatro perspectivas sobre el desarrollo del género: (véase pág.303 / Tabla 8-1)

Enfoque biológico

La evidencia sugiere que algunas diferencias de género pueden tener base biológica. Por ejemplo: los cerebros de los niños son cerca del 10 por ciento más grandes que los cerebros de las niñas, la razón principal es porque los niños tienen más materia gris en la corteza cerebral, mientras que las niñas tiene mayor densidad neural.

Enfoque psicoanalítico

De acuerdo con Freud, el niño está en el proceso de identificación, la adopción de las características, creencias, actitudes, valores y conductas del padre del mismo sexo.

Enfoque cognoscitivo

La teoría del desarrollo cognoscitivo sostiene que la identidad de género se desarrolla al pensar en el propio género. De acuerdo con Kohlberg, la constancia de género lleva la adquisición de los roles de género. La teoría de los esquemas de género, plantea que los niños se socializan en sus roles de género desarrollando una red mentalmente organizada de información sobre lo que significa ser hombreo o mujer en una cultura particular.

Enfoque basado en la socialización

De acuerdo con la teoría cognoscitiva social, los niños aprenden los roles de género mediante la socialización. Los padres, pares y los medios de comunicación influyen en la tipificación del género. La teoría cognoscitiva social, predice que los niños muy afectados a ver televisión tipificarán más su género imitando los modelos que parecen en la pantalla.

Juego: la ocupación de la niñez temprana

El jugeo es el trabajo de los niños y contribuye a todas las áreas de desarrollo. Mediante el juego, los niños estimulan los sentidos, aprenden cómo usar sus músculos, coordinan la visión con el movimiento, obtienen dominio sobre su cuerpo y adquieren nuevas destrezas.

Tipos de juego

Los investigadores categorizan el juego por su contenido (lo que hacen cuando juegan) y por si dimensión social (si juegan solos o con otros). Dividido en cuatro categorias.

1. Juego funcional: Juego que involucra movimientos musculares repetitivos. (Ej. Hacer rodar o rebotar una pelota.)

2. Juego constructivo: Juego que involucra el uso de objeto o materiales para hacer algo. (Ej. Usar objetos o materiales para hacer algo, como una casa con cubos o un dibujo con crayones)

3. Juego de simulación: Juego que involucra a personas o situaciones imaginarias; también llamado juego de fantasía, juego dramático o juego imaginativo. Juego que involucra a personas o situaciones imaginarias. (Ej. Tomar un toalla de cocina y utilizarla como capa, hacer la voz de una muñeca.)

Los niños que juegan imaginativamente con frecuencia tienden a cooperar más con otros niños y a ser más populares y más alegres que quines no lo hacen. Lo niños que ven mucha televisión tienden a ser menos imaginativos al jugar.

La dimensión social del juego

En un estudio clásico realizado en los años veinte, Mildred B. Parten identificó seis tipos de juego temprana, que iban del menos al más social. (Véase pág 309 / Tabla 8-2)

1. Conducta desocupada

2. Conducta espectadora

3. Juego solitario independiente

4. Juego paralelo

5. Juegos asociativo

6. Juego cooperativo o complementario organizado.

Como resultado de la investigación encontró que conforme los niños se hacen mayores, su juego tiende e a volverse más social, más interactivo y cooperativo. Al principio los niños juegan solos, luego al lada de los otros niños y finalmente juegan juntos.

Cómo influye el género en el juego

Por lo general los niños prefieren jugar (y juegan de manera más social) con otros niños de su propia sexo. A la mayoría de los niños les gusta el juego físico en grupos bastante grandes; las niñas se inclinan a jugar tranquilamente con una sola compañera.

Crianza

La crianza puede constituir un desafío complejo, los padres deben tratar con individuos que tienen voluntada y mente propia.

Formas de disciplina

La disciplina se refiere a los métodos para enseñar a los niños carácter, autocontrol, valores y conducta moral.

Técnicas conductistas: reforzamiento y castigo

Los padres en algunos casos castigan a los niños para detener la conducta indeseable, los niños aprenden más si son reforzados por su buen comportamiento.

Los reforzadores externos pueden ser tangibles (dulce, dinero, juguetes, estrellas doradas) o intangibles (una sonrisa, elogio, abrazo, un privilegios). Debe recibirlo con constancia después de mostrar la conducta deseada. Con el tiempo debe proporcionar su propia recompensa interna; una sensación de placer o logro.

El castigo corporal es el “uso de la fuerza física con la intención de ocasionar que un niño experimente dolor, pero no daño, con el propósito de corregir o controlar la conducta del niño.”

El reforzamiento positivo y el castigo administrado con prudencia pueden ser herramientas apropiadas de disciplina en el contexto de una relación positiva entre padre e hijo.

Afirmación del poder, inducción y privación del amor

La investigación contemporánea se ha centrado en tres categorías más amplias de disciplina:

1. Afirmación del poder: Pretende detener o desanimar la conducta indeseable por medio de la ratificación física o verbal del control de los padres. (Ej. Exigencias, amenazas, suspensión de privilegios, palizas y otros castigos)

2. Técnicas inductivas: Están diseñados para alentar las conductas deseables, razonando con el niño. (Ej. Establecimiento de límites, demostración de las consecuencias lógicas de una acción, explicaciones, discusiones y obtención de las ideas del niño acerca de lo que justo.)

3. Privación de amor: Puede implicar ignorar, aislar o mostrar disgusto por el niño.

El niño puede estar más motivado para aceptar el mensaje si los padres normalmente, son cálidos y sensibles, si despiertan la empatía del niño por la persona dañada por la fechoría y si hacen que el niño se siente menos seguro de su afecto como resultado de la mala conducta.

Estilos de crianza

Diana Baumrind, estudió a 103 niños preescolares de 95 familias, identificó tres estilos de crianza que se describen a continuación y los llamo “Modelo de Baumrid”:

1. Autoritarios: Valoran el control y la obediencia no cuestionada. Tratan de hacer que los niños se ajusten a un conjunto de normas de conducta y los castigan con arbitrariedad y energía con las transgreden. Sus hijos tienden a mostrarse más descontentos, alejados y desconfiados.

2. Permisivos: Valora al autoexpresión ya autorregulación. Hacen pocas exigencias y permiten que los niños supervisen sus propias actividades. Consultan con sus hijos las decisiones y rara vez los castigan. Sus hijos preescolares tienden a ser inmaduros, exhiben menos autocontrol y exploración.

3. Con autoridad: Valoran la individualidad de un niño, pero también enfatizan las restricciones sociales. Respetan las decisiones independientes de sus hijos, sus intereses, opiniones y personalidad. Son cariñosos y receptivos, pero también exigen un bueno comportamiento. Los hijos se sientes seguros al saber que son amados y guiados con firmeza.

Promoción del altruismo y manejo de la agresión y el temor

Conducta prosocial

Los padres alientan la conducta prosocial cuando usan métodos disciplinarios inductivos en lugar de usar técnicas de afirmación del poder.

Al actuar a favor de otra persona sin espera recompensa se le conoce como altruismo, puede implicar la autonegación el autosacrificio.

El altruismo es el centro de la conducta prosocial, la actividad voluntaria dirigida a beneficiar a otra persona.

Agresión

La agresión instrumental o agresión empleado como un instrumento para alcanza una meta, el tipo más común de agresión en la niñez temprana. Aparece principalmente durante el juego social y disminuye cuando los niños aprenden a pedir lo que desean.

Los niños se involucran en más agresión manifiesta, fuerza física o amenazas verbales dirigidas abiertamente contra un objetivo.

Las niñas por general practicar agresión relacional, llamada también agresión disimulada, indirecta o psicológica; consiste en manipular y dañar, o amenazar con dañar, las relaciones, la reputación o el bienestar psicología. .

Fuente de agresión

La conducta agresiva tiene a ser generada desde la niñez temprana por una combinación de una atmósfera familiar estresante y poco estimulante; disciplina severa; falta de calidez Mater y apoyo social.

El castigo severo, en especial los golpes, a menudo es contraproducente; los niños que son golpeados sufren de frustración, dolor y humillación, también ven conducta agresiva en un modelo adulto. Los niños altamente agresivos tienden a buscar amigos como ellos.

Temores

Los temores pasajeros son comunes en la niñez temprana. Muchos niños de 2 a 4 años tienen miedo de los animales, en especial de perros.

Los temores de los niños pequeños surgen de su tendencia a confundir apariencia con realidad y su intensa vida fantástica.

La mayoría de los temores de los niños mayores son más realistas y auto-evaluativos (Ej. Temor a reprobar un examen) Véase pág 322 / Tabla 8-3

Familias en problemas: abuso infantil y negligencia

El maltrato, por parte de los padres u otros, consiste en poner en peligro a un niño de manera deliberada o evitable.

▪ Abuso físico: implica el daño corporal a un niño, mediante golpes, palizas, patadas o quemaduras.

▪ Negligencia: es la incapacidad para satisfacer las necesidades físicas, emocionales o educativas básicas de un niño.

▪ Abuso sexual: es la actividad sexual que involucra a un niño y otra persona mayor.

▪ Maltrato emocional: incluye actos de abuso o negligencia que pueden causar trastorno conductuales, cognoscitivos, emocionales o mentales.

El maltrato interfiere con el desarrollo físico, cognoscitivo, emocional y social, y sus efectos pueden continuar en la vida adulta. Aun así, muchos niños maltratados muestran resistencia notable. Véase pág 326 / Tabla 8-4

Relaciones con otros niños

Las relaciones con los hermanos y con los pares proporcionan una medida de la autoeficacia, el creciente sentido de capacidad que tienen los niños para dormir los desafíos y lograr sus metas.

Hermanos y hermanas

La rivalidad entre hermanos no es el patrón principal entre hermanos y hermanas al inicio de la vida. Aunque existe rivalidad, también está el afecto, el interés, el compañerismo y la influencia.

Los hermanos menores tienden a imitar a los hermanos mayores, ellos se llevan mejor cuando la madre no está con ellos. La peleas pueden ser un intento para obtener la atención de los padres.

Estudios demuestran que los hermanos del mismo sexo, en particular las niñas, son más cercanos y juegan juntos más pacíficamente que las parejas de sexo distintos.

El hijo único

Estudios de inteligencia, demuestran que los hijos únicos, sobrepasan a los niños con hermanos, también tienden a ser más maduros, tener mayor motivación de logro y mayor autoestima

Compañeros de juego y amigos

Los preescolares eligen compañeros de juego que son parecidos a ellos. (Edad, sexo, con mismo gustos) Rechazan a los niños conflictivos, exigentes, entrometidos o agresivos e ignoran a los que son tímidos o retraídos. Es por ello que los niños agresivos son menos populares que los niños prosociales.

Los niños pueden enojarse tanto con un amigo como con alguien que les disgusta, pero es más probable que con el amigo controlen su ira y la expresen contractivamente.

Crianza y popularidad

Los niños populares por lo general tienen relaciones cálidas y positivas con ambos padres. Aquellos padres que son severos, negligentes, deprimidos o tienen problemas matrimoniales está en riesgo de desarrollar patrones sociales y emocionales no atractivos y de ser rechazados por los pares.