Leer Ensayo Completo Deuda Externa E Interna De Bolivia

Deuda Externa E Interna De Bolivia

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.107.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Kate 04 mayo 2011

Palabras: 18370 | Páginas: 74

...

ea para financiar su déficit fiscal, que en los últimos dos años ha desaparecido y más bien, en la última gestión se ha registrado un superávit de 1.8 por ciento. Otro sector que tiene que ver con la generación de deuda interna es el conjunto de las Operaciones de Mercado Abierto (OMA) que contrae el Banco Central con las personas.

La deuda externa como la deuda interna juntos son considerados como Deuda Pública que tiene el Estado.

II. ANTECEDENTES HISTÓRICOS

El déficit fiscal de EE.UU. en los años sesenta, originó una fuerte devaluación del dólar. Este hecho supuso una adversidad para los principales países productores de Petróleo, porque su precio estaba fijado en dólares, disminuyendo así el valor de las exportaciones de esos países. En 1973 los países productores decidieron multiplicar el precio del Petróleo crudo.

El petróleo al ser un producto básico la demanda se mantuvo y estos países recibieron cantidades enormes de dinero que depositaron en los bancos de Occidente. Los tipos de interés se desplomaron y los bancos tuvieron que hacer frente a la situación de crisis financiera internacional. Había mucho dinero que tenía que ser prestado para poder obtener rentabilidad del mismo y sólo los países de América del Sur, con carencias estructurales, aceptaron esos préstamos para mantener el modelo de desarrollo y hacer frente al incremento del precio del petróleo.

Los bancos de los países de América del Sur, adoptaron una política crediticia irresponsable ya que no tomaron las precauciones sobre la posibilidad de impago, despreocupándose de la ejecución de los proyectos para los que se solicitaba el dinero. Por su parte los gobernantes no cesaban de aceptar los atractivos créditos. Los préstamos tenían tipos de interés variables, en una situación de inflación alta, lo que hacía que hubiera un tipo de interés real bajo, era del 3 al 7% del capital.

Los gobiernos de los países de América del Sur destinaron una gran cantidad de estos préstamos a fines improductivos. Se calcula que una quinta parte se dedicó a armas, a menudo para sostener regímenes opresores. Alrededor de un quinto del total de la deuda tiene su origen en créditos concedidos en periodos de dictaduras.

Sólo una parte pequeña del dinero se destinó al desarrollo del país y benefició a los sectores más necesitados.

En el comienzo de los años ochenta los tipos de interés de los créditos subieron, empujados por el crecimiento de éstos en los EE.UU. (a consecuencia del déficit fiscal). Paralelamente se incrementó de nuevo el precio del petróleo y cayeron los precios de los productos agrícolas en los que los países América del Sur basaban sus exportaciones. Como consecuencia estos países estaban recibiendo menos dinero que antes por sus exportaciones y pagando más que nunca por los préstamos y por las importaciones. Para poder afrontar esta situación tuvieron que pedir nuevos préstamos.

Cuando México advirtió en 1982 que el volumen de su deuda resultaba impagable, todo el sistema de crédito internacional quedó amenazado. La situación se podía extender a otros países.

Los bancos de EE.UU. y de Europa no querían perder la enorme cantidad de dinero que habían prestado y se asociaron para defender mejor sus intereses. En su objetivo de renegociar las deudas recibieron el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) . A partir de entonces las concesiones de nuevos préstamos llevaron aparejadas condiciones, que se centraban no en la ejecución de la finalidad para la que se solicitaba el préstamo o en la orientación del proyecto al desarrollo del país, sino en la sostenibilidad económica del Estado, con el fin de que fuera capaz de devolver la deuda. Los gobiernos deudores desde entonces tienen que aceptar que se impongan programas muy estrictos económicamente antes de renegociar sus deudas o pedir prestado más dinero. Las consecuencias macroeconómicas de estas medidas, conocidas como programas de ajuste estructural, han sido en general positivas, pero al mismo tiempo han ocasionado un fuerte desequilibrio social, empeorándose las condiciones laborales y aumentando la pobreza y la desigualdad e incrementándose la deuda social.

La deuda externa en Bolivia

El primer crédito fue contratado en EE.UU. por 2.400.000 dólares el año 1908, ante los banqueros J.P. Morgan para la estabilización del cambio monetario y el establecimiento del patrón oro de la moneda.

A partir de 1908 se contrataron otros créditos, principalmente para la construcción de vías férreas (Quillacollo - Arani, Atocha - La Quiaca, La Paz - Yungas) y obras de alcantarillado de La Paz y Cochabamba.

Desde 1908 hasta 1922 se pagaron 16.5 millones, a un promedio de 1.18 millones anuales y en éste último año debíamos 8.6 millones de dólares. De esta fecha hasta 1931 se contrataron 4 créditos más, principalmente para pagar los anteriores y para la construcción de los tramos ferroviarios Potosí - Sucre y Atocha Villazón.

Hasta 1931 se pagaron 21.5 millones a un promedio de 18.86 millones por año y se debían 60.3 millones de dólares. Este endeudamiento fue exclusivamente con bancos privados. Mientras el saldo de la deuda creció en seis veces y los pagos en algo mas de ocho, el presupuesto de ingresos de la nación solo se elevó cuatro y media veces.

El 23 de septiembre de 1931 el gobierno de Daniel Salamanca anunció la suspensión de pagos de la deuda externa por falta de recursos.

Bolivia al suspender el servicio de su deuda externa en 1930 perdió su crédito en el exterior. El gobierno financió la guerra con los recursos que pudo generar dentro del país. Esto se acomodaba al temperamento del presidente Salamanca. Quien trató de manejar la economía de la republica aun en las circunstancias extraordinarias de guerra con la misma severidad que una buena ama de casa controla el presupuesto familiar. No se debía gastar más de lo que se tenía.

La crisis de 1929, que ocasionó la caída del precio del estaño, y los altos intereses fueron la causa principal para tomar dicha medida. Hasta 1957 Bolivia no pagó la deuda externa y no recibió tampoco nuevos créditos; la guerra del Chaco 1932, encontró a Bolivia sin posibilidades de recibir préstamos en el exterior.

Después de 26 años, una vez firmado el primer acuerdo con el FMI para la estabilización monetaria, el segundo gobierno del MNR, mediante D.S. del 25 de mayo de 1957 dispuso la reanudación de pagos, consolidando un saldo neto de 62 millones de dólares, y estableciendo el nuevo convenio con un nuevo plan de pagos.

En 1931 por efecto de la depresión económica mundial, y ante la baja de los precios de los productos de exportación y el desequilibrio de sus balanzas de pagos, países como Ecuador, Perú, Brasil, Chile y Bolivia, decidieron suspender el pago de los servicios de sus empréstitos, de propuestas de reformas sociales. Los cocientes entre tipo de interés de deuda pública y de las exportaciones de Chile era del 33%, en Bolivia del 25% lo que señala su gran endeudamiento.

1932 Fue radicalmente anticomunista y se enfrento a los obreros, Bolivia decidió suspender el Pago de la deuda externa debido a la Guerra del Chaco. A lo largo de la guerra estuvo enfrentado permanentemente con el alto mando militar, levantó tres ejércitos completos para el combate.

Desde el año 1940 Bolivia no tenía superávit fiscal , lo que tenía era déficit fiscal y seguía creciendo la deuda externa y la deuda interna.

Estados Unidos logra dominar en 1950 la economía de Bolivia, especialmente al procesar nuestras exportaciones de estaño. El erudito en asuntos internacionales Stephen Zunes puntualizó, a comienzos de los años de 1950, "Como un punto crítico en los esfuerzos de la nación de convertirse en autosuficiente el gobierno de EE.UU. forzó a Bolivia a usar su escaso capital no en su propio desarrollo sino para compensar a los ex dueños de las minas y repagar su deuda externa”.

La deuda externa de la "revolución nacional" (1952 - 1964)

En éste periodo el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) fue bajo y llegó al 1.8%, en cambio el saldo de la deuda creció a un 23.8%, a pesar de haberse recibido en este período la denominada "ayuda" americana por un monto total de 213.8 millones de dólares, a un promedio de 20 millones de dólares anuales. El saldo de la deuda llegó a 262 millones y el PIB a 724.6 millones de dólares, siendo la deuda el 36% del PIB.

El pago de la deuda creció más que el saldo, a una tasa promedio del 33%; este pago fue sumamente negativo para el país, ya que estuvo compuesto casi solamente por intereses que fueron el 86% del monto total del pago. En todo el período pagamos un total de 86.3 millones, a un promedio de 7.2 millones de dólares por año. El servicio de la deuda alcanzó al 11% de las exportaciones.

El MNR en 1952 inicialmente no quiso que las FF.AA. fuesen desarmadas por los sindicatos, o que se produjesen ocupaciones de tierra o intervención obrera sobre empresas que fuesen nacionalizadas. En 1952 el pueblo cancela el liberalismo por las armas y toma el poder.

La revolución no llegó con los mejores auspicios, puesto que había fuga de capitales por valor de 300 millones de dólares, caída de los precios de los minerales, un proceso inflacionario, deuda externa mora y pobreza extrema en el país.

En Abril de 1952 - En el plano nacional, la revolución de Abril de 1952, significó un cambio de rumbo en la Visión como país, por lo que históricamente Bolivia pasó de ser un país oligárquico, a tener una visión democrática y moderna. Sin embargo, Bolivia transita hacia la modernidad en un periodo bastante crítico entre 1950-1982, donde comienza la crisis de la deuda externa en Latinoamérica y donde Bolivia pasa por la peor crisis económica de su historia con la mayor inflación del hemisferio.

La deuda externa entre 1965 - 1970

El PIB creció en este período mucho más que en el anterior, a una tasa promedio del 6.2%, resultado principalmente del aumento de los precios de los productos de exportación como el estaño. Sin embargo este crecimiento importante, fue insuficiente para equilibrar el crecimiento del saldo, que creció a una tasa promedio del 12.5%, es decir mas del doble que el crecimiento del PIB: El saldo se incrementó a 524 millones de dólares (50% del PIB). Los pagos totalizaron en el período 94.3 millones, a un promedio de 15.6 millones de dólares anuales, y crecieron a un promedio del 61.6% anual, que es cinco veces mayor al crecimiento del saldo neto y diez veces mayor que el crecimiento del PIB.

Los pagos de la deuda alcanzaron al 15.2% de las exportaciones. La tasa de interés promedio, por el contrario, se redujo con relación al período movimientista y alcanzó el 1.9%.

La deuda externa de la dictadura del presidente Hugo Banzer S.

En este período la deuda creció mucho más que en el resto, además se contrataron principalmente créditos de la banca privada internacional, con elevados intereses y plazos cortos de amortización; todo esto a pesar de que el país recibió montos importantes por las exportaciones, que tuvieron precios elevados. El saldo de la deuda creció a 1799 millones de dólares, a un ritmo del 17% frente a un crecimiento del PIB de solo 5.2%. Se recibieron 1.750 millones en desembolsos y se pagaron sólo 785 millones, a un promedio de 98.1 millones anuales. En este período se recibió mucho dinero y se pagó menos, aunque estos pagos aumentaron de 31 millones en 1971 a 204 millones en 1978. Los pagos se acumularon para el futuro y se hicieron cada vez más pesados.

En 1977 se recibieron como desembolsos 422 millones de dólares, el monto más alto de la historia hasta 1998, lo que muestra el respaldo que recibió ése gobierno de los organismos financieros, de la banca privada internacional y del gobierno de EE.UU. Los pagos de la deuda llegaron al 22% de las exportaciones y el interés de 4.2% fue mucho mayor que en los otros períodos.

Los enormes montos de la deuda fueron mal invertidos, en obras mal planificadas, con sobreprecios, y en muchos casos sirvieron para aumentar fortunas particulares. La deuda en 1978 representaba el 94% del PIB, porcentaje muy superior a todos los demás períodos, lo que demuestra un endeudamiento excesivo que comprometió el futuro del país.

La deuda en el período previo a la crisis (1979 - 1982)

El anterior periodo dejó un saldo muy elevado de la deuda, sin embargo, en estos cuatro años posteriores, siguió creciendo. El saldo se elevó hasta los 2.803 millones, casi 1000 millones más que al final del período anterior.

Los pagos totales fueron de 1.135 millones, a un promedio de 283.7 millones anuales, y los desembolsos fueron de 1.352 millones de dólares. Sin embargo en 1982, cuando se inicia el período democrático los pagos fueron mayores a los desembolsos en 74 millones de dólares, lo que muestra que los créditos empezaban a rebajar, pero no así los pagos, que representaron el 31% de las exportaciones, además de que la mayor parte era pago de intereses.

En este período, y en especial en los años 1980 y 1981, los precios de los productos de exportación alcanzaron niveles elevados, por ejemplo podemos citar al estaño, cuyo precio llegó en 1980 a 7.6 dólares la libra fina; actualmente su precio es de 2.3 dólares.

La plata alcanzó los 21 dólares la onza troy actualmente su precio es de 5.5 dólares.

Nada de esto sirvió para equilibrar la economía boliviana cuyo PIB cayó hasta cifras negativas del 3.9% en 1982, a pesar del aumento de las exportaciones. En abril de 1981 el gobierno de García Meza renegoció la deuda con la banca privada internacional. Como resultado se tiene un aumento considerable de ésta, porque se capitalizaron los intereses y, al nuevo monto así obtenido, se aumentaron mayores intereses. La deuda alcanzó los 2.803 millones, frente a un PIB que sólo alcanzó a 1.800 millones de dólares. Esto quiere decir que el país debía en ese año una y media veces más que su producción anual.

La crisis de la deuda externa (1983 - 1985)

Bolivia retornó a la democracia en octubre de 1982. El nuevo gobierno recibió una economía en crisis y con una deuda externa mayor al PIB.

Todo indica que los gobernantes no percibieron la gravedad de la situación, pues ofrecieron superarla en 90 días.

Es en este período cuando el país debe hacer los pagos más elevados de toda la historia por la deuda externa. Entre 1983 y 1985 se pagó un total de 921 millones y se recibieron como desembolsos 366 millones, lo que da como resultado una transferencia al exterior de 555 millones de dólares en sólo 3 años. Es importante señalar que en estos 3 años se pagó mucho más que en 8 años del gobierno de Banzer.

De los 921 millones, 519 fueron solo intereses, más que el pago a la amortización del capital que fue de 402 millones. Esto quiere decir que, a pesar de pagar más de 900, la deuda disminuyó sólo en 402 millones de dólares.

En 1983 se pagaron 343 millones, el monto más alto de la historia hasta 1998, cuando se abonaron 355 millones de dólares. Estos pagos equivalen al 41% de todas las exportaciones en ése año.

La tasa de interés que cobraron efectivamente los bancos privados alcanzó al 16.7%, semejante salida de divisas ocasionó una aguda escasez que generó la devaluación de la moneda nacional y la inflación . La pérdida del salario real fue del 51% en sólo tres años. La deuda subió en 1985, a 3.294 millones de dólares, que es mucho más que el PIB.

El gobierno de Hernán Siles Zuazo en octubre de 1982 se enfrentó con varias crisis y fue incapaz de resolver los problemas económicos del país, bastante urgentes debido al pago de los intereses de la deuda externa a los bancos internacionales. Siles dimitió y convocó elecciones anticipadas; el Congreso reclamó a Víctor Paz Estensoro como presidente. Y una de las consecuencias macroeconómicas de esas medidas estrictas que exigían los bancos internacionales se plasmo con el Decreto del 29 de agosto de 1985, conocido como 21060 cuyo objetivo era reducir la Inflación que había alcanzado el 27000 % entre enero y agosto de 1985 y que ni los países que participaron en la segunda guerra mundial experimentaron. Sin embargo al reducir la inflación se incremento el desempleo pues los trabajadores de los sectores públicos fueron despedidos de sus fuentes de trabajo.

La deuda externa (1986 - 2000)

A partir de agosto de 1985 comienza en Bolivia un nuevo modelo económico y social, basado en el control del déficit fiscal, la liberalización y apertura económica y la privatización de las empresas públicas.

La renegociación de la deuda externa y un acuerdo entre el FMI y los distintos acreedores, fueron también fundamentales para el modelo.

Desde 1986 hasta la fecha los sucesivos gobiernos neoliberales han asistido a 8 rondas del Club de París, donde se renegocia la deuda bilateral; además, desde 1989 hasta 1993 se ha re- comprado la deuda a la banca privada. Entre todas estas negociaciones, hasta 2.000, se condonaron alrededor de 3.950 millones de dólares y, a pesar de todo esto, la deuda y su pago son en la actualidad una carga insoportable para el país.

Es importante señalar algunos hechos que son poco conocidos y por tal motivo se tiene de ellos una idea equivocada.

La recompra de la deuda a la banca privada ha sido mostrada como si el país hubiera obtenido prácticamente el perdón de unos 700 millones de éstas instituciones, porque ese valor ha sido recomprado en el mercado secundario por unos 75 millones, es decir que cada dólar de deuda se ha cambiado por 11 centavos de; además estos 75 millones fueron donados por países europeos. Así vistas las cosas pareciera que efectivamente el país ha recibido de regalo 700 millones de dólares.

La realidad es sin embargo más compleja, resulta que desde 1971 hasta 1998, la banca privada internacional desembolsó efectivamente 1.247.8 millones, y recibió como pago 1.138.9 millones, esto quiere decir que el país ya ha pagado el 93% de esta deuda. La deuda al capital sería entonces de 109 millones de dólares y no de 700.

En realidad este último monto es el resultado de los mecanismos propios de la deuda externa.

Tenemos entre éstos: Los intereses variables, que aumentaron del 3 al 21% (7 veces entre 1971 y 1981); por otra parte tenemos las renegociaciones, como la de abril de 1981 durante el gobierno de García Meza por la que la deuda de unos 380 millones se convirtió en 600 por la capitalización de intereses. Todos estos mecanismos "inflaron" la deuda hasta generar intereses de casi 600 millones de dólares anuales.

Finalmente tenemos que, a la deuda verdadera de unos 109 millones, se deben restar los 75 pagados por la recompra. Ahora el panorama resulta más claro y se puede percibir que en realidad los banqueros no perdieron, como parecía, los 700 millones de dólares. La negociación de la deuda bilateral con la Argentina fue otro caso que se debe analizar. Bolivia debía a este país alrededor de 700 millones, y a su vez la Argentina debía a Bolivia cerca de 300. Por un convenio estas dos deudas se anularon. Así parecería que Bolivia ganó 400 millones de dólares o que la Argentina los perdió o los regaló a Bolivia. El gobierno pintó así las cosas.

Lo cierto es que fue un excelente negocio para La Argentina cuya deuda con Bolivia era por la compra de energía (gas natural); por el contrario, la deuda de Bolivia con la Argentina era principalmente por armamento, equipo y asesoramiento militar al gobierno de García Meza, tanto para el golpe militar de julio de 1980 como para su represivo gobierno. Además hace parte de esta deuda, la compra de los carritos Hanne y la maquinaria agrícola de Puerto Norte que, como es de conocimiento público, fue un escandaloso negociado porque en realidad era chatarra inservible.

Resulta entonces que Bolivia condonó a la Argentina una deuda por energía, que sirvió para su industria, y Argentina condonó una deuda por maquinaria inservible y armamento que sirvió para reprimir y masacrar al pueblo de Bolivia.

En todo este período neoliberal la deuda contratada subió a un ritmo del 4% frente al 3.1% de aumento del PIB. De 1986 a 2.000, se recibió un fuerte apoyo financiero de 4.959.9 millones de desembolsos. Se pagaron 3.805.2 millones, a un promedio de 256.7 anuales; la deuda a diciembre de 2.000 era de 4.460.5 millones, es decir 1.166 millones de dólares más que en 1985 y representa el 53% del PIB. Sin embargo en 1998, los desembolsos fueron de 307 millones, monto menor a los 388.8 millones de dólares de pagos que hizo el país.

Historia reciente

06/200511 Jun 2005 - El Reino Unido y Estados Unidos llegaron a un acuerdo histórico para perdonar la deuda externa de Bolivia y otros 17 países, en su mayoría africanos. A nivel general, la deuda pública externa de Bolivia, ascendió, al concluir en 2004, a $ 4.949,70 millones, según el INE.

22 Dic 2005 - El Fondo Monetario Internacional (FMI) resolvió perdonar toda la deuda externa de Bolivia con este organismo internacional, después de haberse completado la evaluación del primer grupo de países elegibles para la Iniciativa Multilateral de Condonación de Deuda.

01/2006 Enero de 2006 - La onerosa historia de la deuda externa de Bolivia no es distinta a la del resto de América Latina, aunque puede resultar más dramática por ser uno de los países más depauperados de la región. En números gruesos, sólo por ese concepto cada boliviano adeuda, a la fecha, alrededor de 530 $.

01/2007 16 Enero de 2007 - El izquierdista Rafael Correa asumió la presidencia de Ecuador e inició su "revolución radical" que incluye una consulta popular sobre una Asamblea Constituyente, renegociar la deuda externa siguiendo el ejemplo de Bolivia y Venezuela.

11/2008 23 Noviembre de 2008 - De principio, explicó las razones de la acentuada polémica sobre el uso de las reservas internacionales que afectan a países como Bolivia. Problemas de deuda interna, problemas de deuda externa, de falta de confiabilidad en el exterior por su historia de inestabilidad política.

12/2008 17 Diciembre de 2008 Evo Morales pide la condonación de la deuda externa que Bolivia acumuló durante los gobiernos militares y neoliberales al afirmar que algunas de éstas son impagables

03/2009 15 Marzo 2009 Tenemos que analizar las condiciones para que no repitamos la historia del endeudamiento del pasado. Para eso pedimos auditorias, no pago de la deuda. En Bolivia, con los procesos de condonación, se redujo la deuda externa en un 50%.

06/2009 25 Junio de 2009 El presidente Evo Morales pidió la condonación de la deuda externa de Bolivia, que llega a unos cuatro mil 700 millones de dólares, y anunció que propondrá a Estados Unidos una alianza contra el narcotráfico.

En 2005 la deuda externa era de $us 4.942 millones, en 2006 disminuyó a $us 3.240 y en 2007 era de $us 2.506 millones. En contraposición, la deuda interna no para de subir. En 2005 era de $us 2.210 millones, en 2006 pasó a $us 2.675 millones y en 2007 era de $us 2.880 millones.

III. DESARROLLO DEL TEMA

III.1. MARCO TEÓRICO

El impacto de la crisis de la deuda en América del sur es inevitable y sus consecuencias son tanto sociales como financieras. Los países pobres altamente endeudados presentan tasas de mortalidad infantil, enfermedad, analfabetismo y malnutrición más altas que otros países en desarrollo, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) .

Los países muy endeudados sufren enormes presiones para obtener divisas destinadas a pagar el servicio de su deuda y comprar productos esenciales de importación. Las Instituciones Financieras Internacionales ofrecen a menudo asistencia financiera a países que se encuentran en esta situación y utilizan su influencia para obligarlos a aceptar políticas de ajuste estructural y de estabilización. Aunque su fin es el de estabilizar las economías en crisis e impulsar su crecimiento, haciéndolas más competitivas, la auténtica realidad es que las políticas de ajuste provocan en su aplicación efectos muy negativos para la población de los países más endeudados: Recorte de los gastos sociales (salud, educación, bienestar, etc.) ya que se pretende reducir el déficit público. Cierre de numerosas empresas locales que no pueden competir con las multinacionales extranjeras. Reducción de las plantillas de las empresas públicas. Muchos de los trabajadores son despedidos como consecuencia del recorte presupuestario. Las inversiones llegan con cuentagotas de manera que el crecimiento del empleo se produce de manera más lenta de lo anunciado. También se ve perjudicado el medio ambiente ya que estas políticas llevan aparejada la necesidad de aumentar las exportaciones que en muchos países dependen de la explotación indiscriminada de recursos naturales como la madera, los minerales o un único producto agrícola. La deuda externa es la manifestación más dramática de la situación de subordinación en la que viven las economías de los países del Sur dentro de la estructura económica internacional.

Mientras el crecimiento macroeconómico de los países más ricos y de algunas naciones emergentes alcanza cotas muy elevadas, una buena parte del mundo en vías de desarrollo pasa por una situación humana catastrófica.

Origen y causas del incremento de la deuda pública

Las investigaciones referidas al origen y causas del incremento de la deuda pública en los últimos 20 años coinciden en señalar que la Reforma de Pensiones es principalmente, entre otras causas, el origen y el resultado del incremento de la deuda pública y una expresión más del fracaso del modelo económico neoliberal y de los organismos internacionales como el FMI y el BM.

En la Reforma de Pensiones, la mayor parte de los recursos fueron captados por el Estado, de los aportes de los/as trabajadores/as al Fondo de Capitalización Individual (FCI), administrado por las AFP; representa poco más del 70%25 Por otra parte, la deuda interna, fue contraída con el sector privado nacional para cubrir brechas de corto plazo del Gobierno y, por último, está la deuda del Banco Central por sus operaciones monetarias.

- El 85 % del déficit fiscal es ocasionado por el costo de transición de la Reforma de Pensiones de Capitalización Individual, es decir, de la obligación del TGN de pagar las rentas a los jubilados del antiguo sistema de reparto.

- Préstamo de AFP a 8% de interés y un plazo de 15 años26.0 Efectos de la deuda pública en los presupuestos públicos y el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres

El costo mayor de la Reforma de Pensiones, no es sólo financiero, es fundamentalmente social. La Reforma de Pensiones ha confiscado el derecho de los y las ciudadanas a la seguridad social y al privatizarlo, no ha logrado solucionar el problema de solvencia de la Seguridad Social.

Según la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, en la gestión 2006, el Seguro Social Obligatorio ha registrado a 1.484.363 beneficiarios de los que 988.967 son afiliados y 495.396 son cotizantes (50,1%), incrementándose, el año 2007, la cobertura a 1.597.620 beneficiarios, de los cuales 1.077.814 son afiliados y sólo 519.806 cotizantes (48,2)27.

La Reforma de Pensiones está, en la actualidad, enfrentada a los Anteproyectos de la Ley de Pensiones, presentados a la Cámara de Diputados, dos de los cuales son los principales: uno, elaborado por la Central Obrera Boliviana, y otro, por el Gobierno.

Causas coyunturales: 1997 – 2003

- Imposición internacional para hacer la Reforma de Pensiones, incremento del valor de la renta mínima, su indexación al dólar de los Estados Unidos, integración del personal de las FF.AA. con el 100% de su último sueldo, decisiones sobre la generación “sándwich”, y debilidad institucional.

- Capitalización de las empresas públicas.

- Reducción de las regalías de hidrocarburos de 50% a 18 %.

- Descentralización y participación popular que desde 1994, transfiere 20 % de coparticipación tributaria a los municipios en función de su población.

- Fondos del Alivio a la Deuda Externa que desde el año 2001, transfiere recursos a los municipios de acuerdo a sus índices de pobreza.

- Crecimiento del gasto público: incremento de salarios, subsidio a universidades.

- Sistema tributario con baja recaudación, elevada evasión fiscal y alta proporción de impuestos indirectos gravados al consumo.

- Crisis económica internacional.

- Reducción de la inversión extranjera y privada.

- Erradicación de la coca.

- Caída de los precios de los productos de exportación.

- Reducción del crecimiento económico.

- Reducción de ingresos corrientes.

En 1997 la deuda pública interna era de 1056 millones de dólares, mientras que el 2007 asciende a 4.454 millones de dólares, lo que significa un incremento del 421,8%, entre esos años.

Es en la evolución de la deuda interna donde se visualizan los efectos financieros regresivos de la Reforma de Pensiones; tener en 11 años, un incremento del 421,8% es sólo explicable por los altos costos financieros de la Reforma de Pensiones y las altas tasas del crédito interno.

En promedio, de 1997 a 2007, el Estado, a través de la emisión de Letras del Tesoro, contrajo créditos de las AFP por cerca de 140 millones de dólares estadounidenses anuales. Estas Letras, adquiridas por las Administradoras de Pensiones, registran hasta el año 2002, una tasa de interés anual del 8% con un vencimiento de 15 años plazo, y a partir de 2003 del 5%. Desde año 2013, no sólo se tendrán que cancelar los intereses de esta deuda, sino también el capital de las obligaciones fiscales, lo que incrementará mucho más los gastos destinados al pago de la deuda interna.

La deuda interna, contratada entre el 2006 y 2007, tiene un incremento mucho mayor al de las gestiones anteriores, la relación entre 2005 y2007 es inversamente proporcional porque el incremento de la deuda interna es superior a los mil millones de dólares.

La deuda interna contratada por el TGN, corresponde al 94 por ciento de la deuda interna total. En 2005 el TGN canceló un total de 670 millones de dólares, lo que representa un promedio de 55,8 millones de dólares por mes. Para 2007 la deuda pública interna llegó a 4.454 millones de dólares; sólo el primer semestre de esta gestión, el TGN pagó 70 millones de dólares mensuales.

Evolución de la Deuda Pública Interna y Externa (En millones de $us)

Deuda Años

Pública 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Interna 1.056 1.142 1.343 1.577 2.052 2.171 2.621 2.913 3.189 3.346 4.454

Externa 4.532 4.659 4.573 4.460 4.497 4.400 5.142 5.046 4.942 3.248 2.209

Total 5.588 5.801 5.916 6.037 6.549 6.571 7.763 7.959 8.131 6.594 6.663

El comportamiento de la deuda externa es todo lo contrario: de 4.532 millones de dólares en 1997 bajó a 2.209 millones en diciembre de 2007, con una disminución aproximada de 66,% en 2006 y 68 % en 2007, debido a la condonación del FMI de 232,5 millones de dólares en enero 2006, Japón 63,0 millones de dólares en febrero de 2007, Banco Mundial 1.511,3 millones de dólares en julio 2006, y el BID 1.187,8 millones de dólares en enero 2007.

Analizando la deuda interna, de acuerdo al tipo de acreedor (cuadro Nº 9) se destaca la alta participación de las AFP, con el 39% del total. Le sigue el Banco Central de Bolivia con el 26% de la deuda histórica: denominada Letras A y B y, a continuación el resto del sector privado (bancos, empresas, particulares) que participa con el 25% de lo adeudado, y, por último, 10% en emisión de Bonos y otros, también correspondiente al BCB.

Un elemento importante en relación al comportamiento de la deuda pública es, sin duda, el superávit, que desde el año 2006 le permite al Ministerio de Hacienda, modificar la composición del endeudamiento interno, el cual, gradualmente cambia la deuda en dólares de los Estados Unidos a bolivianos y a Unidades de Fomento de Vivienda (UFV), y además, reduce la tasa de retorno de los Bonos del Tesoro a un promedio que fluctúa entre el 4% a 5% en moneda nacional, mucho menor al 8% y hasta 9% de años atrás.

Después de 66 años consecutivos de déficit, el Sector Público No Financiero (SPNF) registra un superávit (cuadro Nº 10) el 2006, comportamiento que se repite el 2007.

Relación deuda pública-PIB

De 1997 a 2003, el tamaño de la deuda pública interna ha representado el 30% del PIB, es decir, que de cada 100 dólares, 30 se han destinado para pagar la deuda interna.

Para los periodos 2006 y 2007 el tamaño de la deuda pública interna respecto al PIB disminuye en relación con el promedio del 2003. La relación deuda pública interna-PIB para 2006 fue del 29%, es decir que de cada 100 $us, 29 se destinaron al pago de la deuda pública. Para el año 2007 el peso de la deuda interna sobre el PIB se incrementa a 33,7%. Esto es, que de cada 100 $us generados, 33,7$us se destinaron al pago de la deuda pública

Servicio de la Deuda Externa e Interna entre 1998 y 2006 (En millones de dólares de los Estados Unidos)

Deuda Años

Pública 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006

Interna 270 360 320 350 470 540 515 670 555

Externa 389 249 268 249 258 273 287 368 325

El peso del pago de intereses y comisión de la deuda externa en relación con el total de egresos del PGN, es de 3,5% para 2006 y 2,8% para 2007. En cuanto al pago de intereses y comisión de la deuda interna en relación con el total de egresos del PGN, es de 2,5% para 2006 y 1,4 % para 2007 (cuadro Nº 13).

Si bien se ha reducido el porcentaje de pago de los intereses y comisiones de la deuda interna en relación con los egresos totales del PNG, se debe aclarar que el pago al capital de la Deuda Interna recién comenzará a partir del año 2013, lo que agravará, aún más, el peso de la deuda en los egresos, generando –seguramente- serios problemas para el financiamiento público.

Respecto al pago de pensiones a rentistas del anterior sistema, éste tiene en el PGN un peso porcentual de 12,2% para 2006 y de 11,1% para 2007. La reducción del peso porcentual de pensiones en el PGN, obedece al incremento de los ingresos y los gastos del presupuesto 2007, en la gestión 2004 el peso porcentual de pensiones fue de 13,3%.

Para el año 2007, los préstamos de instituciones multilaterales alcanzaron al 77,0%, mientras que de las instituciones bilaterales fueron apenas el 23,0%. El mayor acreedor es la Corporación Andina de Fomento (CAF), a quien se debe el 50,0% de los prestamos, le sigue en importancia el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el 27,0%, y la Asociación Internacional de Fomento (IDA) con el 15,0%, entre los mas importantes (cuadro Nº 14). Se debe resaltar que los préstamos de la CAF son los más caros, porque ésta presta a un promedio del 7,0% anual, mientras que otras instituciones, como el BID, sólo a 2,0%.

Evaluación de la deuda pública en Bolivia

Ventajas y desventajas de la deuda externa

Ventajas

• Algunos créditos son consecionales

• Financia montos altos para programas o proyectos grandes

• Hubo casos de reprogramación y condonación de deudas externas

• Pueden incluir asistencia técnica internacional

Desventajas

• Tiene condicionales

• Cada vez es más cara y hay menos acceso, sobre todo a recursos consecionales.

Ventajas y desventajas de la deuda interna

Ventajas

• Se cuenta con recursos en el corto plazo.

• No hay condiciones

• Son en moneda nacional / Indexadas a UFV

Desventajas

• Condiciones financieras caras, plazos cortos

• Difícil reprogramación, no se puede condonar

• Demanda variable.

Entidades que se endeudan

Los deudores:

a) El gobierno central, los gobiernos locales y las empresas públicas

b) El Banco Central de Bolivia y lo que fue la banca estatal (Banco Minero, Banco Agrícola, Banco del Estado), además de la banca privada con aval público.

Acreedores que prestan dinero

– Acreedores multilaterales

– Acreedores bilaterales

– Acreedores privados

Acreedores multilaterales

Principales IFI en la región:

• Banco Mundial

• Fondo Monetario Internacional

• Corporación Andina de Fomento

• Banco Interamericano de Desarrollo

Acreedores bilaterales

• Es la deuda que se negocia entre los gobiernos de dos países

• Principales acreedores bilaterales para Bolivia:

• España

• Brasil

• Venezuela

• Alemania

• China

Acreedores privados

• Deuda comercial: un país se presta de bancos, empresas u otros agentes del exterior.

• Es la deuda que Bolivia solicitó a agentes privados. Actualmente, el saldo es casi inexistente.

Efecto en la inversión social

El pago de la deuda es el que provoca un presupuesto recesivo (cuadro Nº 16) porque los intereses y comisión de la deuda externa constituyen un gasto inflexible en el PGN, además cada nuevo crédito contratado se cancela primero la deuda anterior quedando un margen de transferencias netas de “libre disponibilidad” cada vez menor31 e incluso de saldo negativo, como en la gestión 2007, cuando se convino un ingreso de 322,1 millones de dólares por concepto de crédito externo y se canceló 327,7 millones de dólares por concepto de pago de deuda externa, generándose un saldo negativo de 5,6 millones de dólares. Por tanto, el monto comprometido de la deuda externa dirigida a proyectos de infraestructura –básicamente- no permite priorizar la inversión social orientada a la atención de necesidades y derechos en educación, salud, servicios básicos, etc, ni mucho menos destinar estos recursos a la construcción de la equidad de género. En conclusión la inversión social continúa siendo una variable de ajuste a la que se asigna un monto residual de recursos del TGN y recursos específicos..

El pago de la deuda externa, ha mantenido su tendencia ascendente del 2000 al 2005, en relación con la tendencia descendente de las transferencias netas a partir de la gestión 2003.

Si se analiza el PGN 2006-2007 en relación a los ingresos, se ratifica la tendencia de que las y los ciudadanas/os bolivianos han solventado los ingresos del erario nacional con el pago de impuestos (renta interna) en 94,0% y 93,5% respectivamente, y los impuestos sobre hidrocarburos en 71,0% en la gestión 2006 y el 68,5% en 2007 (cuadro Nº 17) por el lado de los gastos del Tesoro General de la Nación (TGN), se encuentra que: el 27,7% corresponde a servicios personales, que incluye el pago al Magisterio, Trabajadores de Salud, Fuerzas Armadas, Policía y sueldos de los funcionarios públicos de la administración central. En el PGN 2007 el peso de los servicios personales se incrementa llegando al 30,0%. Otro gasto importante sobre el total de los egresos, está en transferencias por el IDH a prefecturas, municipios y universidades, que alcanzan a 18,5% del presupuesto 2006 y a 18,0% para 2007. Las pensiones gravitaron con un 12,2% en 2006 y 11,1% en 2007, (consistentes en el pago a los jubilados del anterior sistema). El interés y comisión de la deuda externa, que disminuyó de 3,5% en 2006 a 2,8% en la gestión 2007, y el interés y comisión de la deuda interna, que también disminuyó de 2,5% en la gestión 2006 a 1,4% en 2007, tienen el resto del peso en los gastos del TGN.

En la gestión 2006, el Sector Público No Financiero (SPNF) reporta haber recibido ingresos equivalentes al 36,1% del PIB y gastado el 31,2%; en Inversión 10,4%; Servicios Personales 9,5%; Pensiones de Jubilados del anterior sistema 3,6%; Bienes y Servicios 3,4%; Otros Egresos Corrientes 2,4%; e Intereses Deuda Pública Interna y Externa 1,8%. Para la gestión 2007, el SPNF informa haber recibido 35,1% del PIB, y ejecutado 32,7% del presupuesto en operaciones de: Inversión 12,7%; Servicios Personales 9,4%; Pensiones de Jubilados del anterior sistema 3,4%; Bienes y Servicios 3,3%; Otros Egresos Corrientes 2,7%; e Intereses Deuda Pública Interna y Externa 1,3%.

La ejecución de la inversión pública por sectores económicos entre enero y septiembre de las gestiones 2006-200733 visibiliza que en el Sector Productivo, la actividad minera ha participado con 1,3% y ha crecido en 303,5%, en tanto que la actividad agropecuaria, con una mayor participación 7,05%, ha obtenido un crecimiento de 14,7% e hidrocarburos con 0,8% un rendimiento de 48,5%.

En el Sector de Infraestructura, la inversión de 7,1% en energía ha logrado un crecimiento de 133,5% en relación con los transportes que, con 49,1% de inversión, ha crecido en 46,5%.

En el Sector Social, urbanismo y vivienda ha invertido 8,0% y logrado un crecimiento de 68,8%, educación y cultura con 7,9% un rendimiento de 64,0%. Saneamiento Básico ha participando con 6,2% creciendo apenas en 23,5%. Salud, también ha disminuido su participación, haciendo una inversión de 5,1% con un rendimiento de 9,6%.

Inversión Pública que marca una diferencia notable entre la inversión en infraestructura, inversión social, e inversión productiva en la gestión 2007. Se entiende, que la infraestructura en transportes, genera empleo transitorio, favorece la integración nacional e internacional, las exportaciones e importaciones estatales y de la empresa privada, no obstante, la inversión social que posibilita el acceso de la población –en situación de pobreza– a programas y servicios públicos de salud, educación, saneamiento básico, y urbanismo y vivienda, tiene un presupuesto 54,0% menor al de infraestructura y el sector productivo generador de riqueza y seguridad alimentaría tiene un presupuesto 83,0% menor, también, al de infraestructura, es decir, que aún se privilegia la inversión capitalizable en desmedro de la inversión no capitalizable, que garantiza el ejercicio de los derechos humanos de hombres y de mujeres.

Si bien, en ambas gestiones, la ejecución del presupuesto de inversión pública superó el 10,0% del PIB y el presupuesto de Educación se ha incrementado, es necesario reconocer que ha disminuido el presupuesto/2007 de Saneamiento Básico y Salud respecto al año 2006.

Así como es necesario que el Estado introduzca el enfoque de género en la distribución de los recursos públicos, a través del presupuesto, es también, imprescindible que tome la decisión de controlar el incremento de la deuda pública para que la inversión pública social favorezca a mayor cantidad de población y responda efectivamente a las necesidades de hombres y de mujeres.

Para el asistente en investigación del Banco Mundial, Julio Velasco, el incremento de la deuda interna en Bolivia se debe a que el Gobierno está priorizando las instituciones nacionales y externas menos burocráticas, que permiten contar con recursos frescos en el corto plazo, donde las condiciones de pagos son más flexibles y la devolución es en moneda nacional.

Destacó que las desventajas de este tipo de préstamo es que las condiciones financieras son caras y los plazos para la devolución son cortos.

"Es una deuda que no se puede condonar y de muy difícil reprogramación". Para Patricia Miranda, miembro de la Fundación Jubileo, otro índice que se debe tener en cuenta en este aumento de la deuda interna, es el incremento en la emisión de bonos o Letras del Tesoro: "Son papeles que emite el Gobierno y quienes compran estos papeles luego de un tiempo tienen el derecho de cobrar el monto de sus inversiones más un determinado interés".

Cabe destacar que en la actual composición de la deuda interna, el 52% de los bonos emitidos por el Tesoro General de la Nación está en manos de las AFP.

Sobre este punto, el presidente del directorio de la AFP Futuro de Bolivia, Gonzalo Bedoya, indica que la adquisición de bonos al Estado es una obligación para sus inversiones y tener una seguridad de que sus activos están garantizados.

Entre tanto, la deuda externa desde 1997 tuvo un promedio de $us 4.500 millones (en 2003 fue el pico más alto y llegó a $us 5.142 millones) y, según el Ministerio de Hacienda, la mayor reducción se produjo en 2006 cuando los países del G 8 decidieron condonar (cancelación de una deuda por parte de un acreedor) las deudas de los 18 países altamente endeudados, entre los que se encuentra Bolivia.

El FMI condonó $us 232 millones en enero de 2006 y el Banco Mundial un importe de $us 1.511 millones en julio del mismo año.

Cabe recordar que el 17 de febrero de 2006 se firmó el acuerdo bilateral con el Gobierno de Japón por el cual se condonó la totalidad del saldo adeudado por $us 63 millones. En total las condonaciones en 2006 llegaron a $us 1.832 millones.

Sobre el peligro en el aumento de la deuda interna, Miranda observó que los intereses de los préstamos internos son más caros.

Detalló que el Banco Mundial tiene una comisión anual por la ejecución de proyectos del 0,25%, en tanto el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) maneja una tasa del 1% anual.

Si vamos al otro extremo, la Corporación Andina de Fomentos (CAF) está entre los créditos más caros que tiene el país. Los intereses se manejan según las cotizaciones del extranjero. Muchas veces el país llegó a pagar entre el 8 y 12% en concepto de interés.

La información proporcionada por el Banco Mundial cuyos datos registrados por el organismo mundial señalan que en 2003 por la deuda externa ($us 5.142 millones) cada persona en Bolivia debía $us 630, mientras en 2006 se redujo a $us 360.

No se condonan las obligaciones internas. A diferencia de la deuda externa, la interna no puede ser condonada. Para bajar esta deuda interna se debe depurar a fondo los registros de jubilados que se benefician actualmente del antiguo sistema de reparto.

No se debe olvidar que el Tesoro General de la Nación, al cambiar el sistema de pensiones, se hizo cargo de los actuales jubilados, lo que le significa un gasto promedio de $us 400 millones. Eso obliga al Estado a endeudarse emitiendo bonos.

Otras medidas para disminuir la deuda es la de ampliar el universo de los contribuyentes y hacer una reducción de los subsidios a través de una focalización hacia los más pobres.

La cifra de deuda externa actual, que incluye la de corto, mediano y largo plazo, supone casi una cuarta parte del Producto Interior Bruto (PIB) calculado en 10.000 millones de dólares, mucho menos que el 60 por ciento que representaba hace cinco años.

El reporte del BCB indica que la deuda de mediano y largo plazo a diciembre de 2008, que suma 2.438 millones de dólares, corresponde en su mayoría (74%) a créditos con organismos multilaterales, en tanto que el resto es bilateral.

Los principales acreedores multilaterales de Bolivia son la Corporación Andina de Fomento con 945 millones de dólares, el Banco Interamericano de Desarrollo 460 millones de dólares y el Banco Mundial 280 millones de dólares.

En la relación bilateral, el mayor acreedor es Venezuela con 226 millones de dólares, principalmente por la importación boliviana de gasóleo; seguido de Brasil 114 millones de dólares, España 106 millones de dólares y China 79 millones de dólares.

DEUDA EXTERNA

Cada boliviano debe $us 250. El presidente, Evo Morales, reveló que gracias a las sucesivas condonaciones de la deuda externa de Bolivia, cada boliviano debe actualmente menos de $us 250, siendo que hace un año esa deuda ascendía a más de $us 500 por persona. Tras su reunión con los alcaldes de varios municipios de Oruro, el Jefe de Estado destacó la voluntad de la comunidad internacional para ayudar a Bolivia, y que en los últimos meses se ha manifestado en condonación de considerables montos que significaban un fuerte gasto para la economía boliviana.

Recordó que el pasado 22 de enero, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) condonó una deuda de $us 1.044 millones y, en su momento, España perdonó una deuda por $us 70 millones para favorecer los programas de educación. En este caso, Bolivia, en lugar de pagar el servicio de la deuda, debe invertir en educación.

Las deudas contraídas en las dictaduras militares, en los gobiernos neoliberales con la condición de aplicar políticas neoliberales deben ser condonadas.

Que bueno sería que las deudas que tiene Bolivia sean condonadas por una cuestión de cooperación, pues algunas deudas contraídas por Bolivia con el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) “son impagables”.

Deuda externa se redujo El ente emisor detalla que pese a que la deuda externa se redujo en 149 millones de dólares, la deuda interna registró un incremento de 68 millones en la primera mitad de este año.

La participación de los títulos en moneda nacional y Unidades de Fomento de Vivienda (UFV) en el total de títulos públicos emitidos en operaciones de mercado abierto, pasó de 10.9 por ciento en junio de 2004 a 29.3 por ciento en junio de 2005.

Cuantificación de la deuda de Bolivia a los acreedores extranjeros

2003: Cada boliviano debía 630 dólares

2006: Cada boliviano debía 360 dólares

$ 3.200 millones de deuda externa es igual al doble del presupuesto de prefecturas 2007. Equivalente al 30% del PIB.

Características básicas de los préstamos que generan la deuda externa

 Condiciones financieras:

– Desembolso: ingreso de recursos obtenidos a través del préstamo, puede ser en cuotas, cronograma u otras condiciones.

– Plazo de vencimiento: el período total que contempla el crédito, desde el primer desembolso otorgado por el acreedor hasta el último pago efectuado por concepto de amortizaciones, intereses y comisiones del préstamo; incluyendo el período de gracia.

– Amortización: devolución del préstamo en cuotas de pago de forma periódica, de manera que se va reduciendo el saldo adeudado en el tiempo hasta que sea igual a cero.

– Tasa de interés: costo del préstamo, porcentaje sobre el monto total adeudado, el cual deberá pagar el deudor de forma adicional al capital. Puede ser fija o variable.

– Período de gracia: período en el que el deudor está libre de pagar el capital.

– Comisiones: porcentajes sobre el monto de los préstamos por conceptos como: compromiso, vigilancia.

– Otros gastos: montos fijos o porcentajes sobre el préstamo para cubrir otros gastos como administrativos o de transferencias.

Créditos concesionales y comerciales

 Concesional: Créditos blandos, bajas tasas de interés, largos plazos de vencimiento y períodos de gracia.

 Comercial: Créditos caros, altas tasas de interés, plazos más cortos.

Concesionalidad. Porcentaje que mide el grado de donación de un crédito. Mayor a 35% es concesional.

Cálculo de concesionalidad

Crédito bid

Tasa de interés: 1% anual los primeros

10 años y 2% anual los años restantes

Plazo de vencimiento: 40 años

Período de gracia: 10 años

Valor nominal: 10.000 $

Tasa de descuento: 4.8% anual

Crédito Caf

Tasa de interés: 8.40% anual (LIBOR más 4 puntos)

Plazo de vencimiento: 12 años

Valor nominal: 10.000 $

Período de gracia: 2 años

Tasa de descuento: 4.8% anual

Los créditos y su utilización o financiamiento

 Se financiaron proyectos necesarios para el país: infraestructura, educación, salud, etc.

 Algunos recursos financiaron sueldos y otros gastos corrientes.

 Históricamente se financiaron proyectos caros y poco útiles: elefantes blancos como el Complejo de Karachipampa.

Programas de alivio de deuda

La condonación

Es la cancelación de una deuda por parte del acreedor, donde el deudor deja de pagar su deuda Bolivia se hizo elegible para ser un país HIPC y acceder a la condonación. HIPC: Países Pobres Muy Endeudados (PPME)

 La iniciativa HIPC nace para aliviar la elevada carga de deuda en los países pobres y endeudados.

 Objetivos del alivio: Liberar recursos que permitan el desarrollo y reducir la pobreza - Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

 Condicionalidades: Incremento del gasto pro-pobre, reformas estructurales y otras medidas.

Condicionalidades

Son condiciones de las Instituciones Financieras Internacionales para otorgar créditos o alivio de deuda.

 Principalmente:

– Incremento del gasto pro-pobre

– Privatización de empresas públicas

– Apertura comercial

– Programas de ajuste

– Reformas estructurales

– Modelo de Reforma de Pensiones

Impacto de las condonaciones

 BID:

– Menos recursos concesionales

– Menor flujo de recursos de ayuda externa

– Cancelación recursos no desembolsados

– Nueva forma de evaluar la sostenibilidad de deuda y el desempeño del país

 Otros acreedores:

– Probablemente un menor flujo de recursos

 Acreedores oportunistas:

– Más desembolsos de créditos caros, nuevos créditos caros

DEUDA INTERNA

La deuda interna del BCB creció en $us 2.219 millones La deuda interna contraída por el Banco Central de Bolivia (BCB) creció en los tres años de la gestión del actual Gobierno de 323 a 2.542 millones de dólares, empero, para la entidad, ello no debe preocupar.

La deuda se originó en las operaciones de mercado abierto que realiza el instituto emisor para colocar bonos que son adquiridos por el sistema financiero y desde el año pasado en forma directa por la ciudadanía.

Para el BCB, el crecimiento de la deuda no debe preocupar porque los recursos están resguardados en las bóvedas de la entidad y serán liberados en la medida que la economía pueda absorberlos, proceso que está en curso desde el último trimestre de la pasada gestión.

A través de las operaciones de mercado abierto, la entidad retiró circulante del mercado para evitar presiones inflacionarias.

En los últimos tres años el BCB compró significativas cantidades de dólares tanto por el ingreso de divisas (exportaciones y remesas) como por la mayor preferencia del público por la moneda nacional, lo que incrementó las Reservas Internacionales Netas. En un comunicado, el Banco Central informó que el saldo de la deuda interna total del país asciende a 5.528 millones de dólares.

De ese monto 2.542 millones corresponden a la entidad y 2.986 millones del Sector Público No Financiero (SPNF) que incluye las que contrajo el Tesoro General de la Nación (TGN).

El comunicado señala que estas obligaciones asumidas por el Gobierno sirvieron para financiar gasto corriente o inversión pública y el costo de la Reforma de Pensiones y que en los dos últimos años alcanzó alrededor de 400 millones de dólares.

Tomando en cuenta que el aumento de la deuda interna del BCB tuvo como contrapartida un incremento de las RIN, el análisis debería considerar el saldo de la deuda neta del BCB, es decir, la diferencia entre la deuda interna y las Reservas Internacionales Netas.

Las RIN en 2006 legaron a 3.178 millones de dólares, al año siguiente a 5.319 millones y en la gestión pasada a 7.722 millones.

Con estos niveles, según el BCB, existe una posición neta acreedora y no deudora.

Deuda interna asciende a 5 mil millones de dólares. Los préstamos de AFPS y OMAS aumentan cada año deuda interna. Ausencia de una política para pagar la obligación gubernamental. Según ex Presidente del BCB:

La deuda interna del país crece constantemente cada año. Ningún Gobierno de turno, incluido el actual, ha ejecutado acciones para reducir esta obligación.

La deuda interna se incrementa cada año y ningún Gobierno, incluido el actual, ha ejecutado acciones para bajar esta obligación, y la misma está cerca de los cinco mil millones de dólares.

Contrariamente a la disminución de la deuda externa de Bolivia que se redujo gracias a los “perdonazos” de las entidades mundiales, la deuda interna está en constante crecimiento, ya que se encuentra cerca de los cinco mil millones de dólares.

Al respecto, el ex presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Armando Méndez, declaró que hasta el momento ninguno de los gobiernos que ha administrado el Estado inició una política para reducir la misma.

“La deuda interna está en constante incremento y el Gobierno no hace nada para pagar la deuda interna”, este comportamiento es permanente en los distintos gobiernos de turno.

De la misma manera, la ex autoridad explica que la deuda interna ha crecido sobre todo por el Banco Central mediante las OMA que ha tenido un ritmo muy fuerte en las últimas gestiones.

El Poder Ejecutivo se presta dinero para financiar el gasto público, mientras el Banco Central retira circulante del mercado interno y lo guarda.

Contrariamente a la disminución de la deuda externa de Bolivia que se redujo gracias a los “perdonazos” de las entidades mundiales, la deuda interna está en constante crecimiento ya que se encuentra cerca de los cinco mil millones de dólares.

La deuda interna está en constante incremento y el Gobierno no hace nada para pagar la deuda interna

El día que se ejecute una política para pagar la deuda interna de Bolivia se utilizarán los recursos de los impuestos que pagan los ciudadanos para salvar esta obligación, vale decir que este compromiso que genera el Estado la cancelan los mismos bolivianos con sus recursos.

Clases de deuda Interna

Existen dos tipos de deuda interna en el país: una es la que genera el Gobierno y otra la del Banco Central.

Por una parte, cuando el Poder Ejecutivo toma la deuda interna la destina para financiar el gasto público. Ésta se hace recurrente porque se añaden e incrementan los intereses para una gestión posterior.

Ese efecto genera el incremento porcentual de la deuda del Gobierno, incluso para pagar intereses.

En cambio la deuda del Banco Central consiste en retirar circulante del mercado interno y guardarlo en la entidad emisora. “Ese circulante no lo tomamos para realizar gastos”, dijo.

En este caso en cualquier momento cuando el BCB observe que existe necesidad de liquidez en la economía ese endeudamiento se va a reducir de manera inmediata.

Esa es una diferencia muy importante que se tiene que tomar presente a tiempo de preguntarse qué tipo de deuda ha subido en el país.

Deuda interna del país. Subió a $us 68 millones Al cierre del primer semestre de 2005, la economía boliviana registró un incremento de deuda interna en 68 millones de dólares. Esto se produce, pese a que en el conjunto el crédito público del país disminuyó en 81 millones en moneda de Estados Unidos.

El Banco Central de Bolivia explica que el importante incremento en la deuda interna se explica principalmente en la colocación de títulos del Tesoro General de la Nación, por 60 millones de dólares, en su mayor parte a las Administradoras de Fondos de Pensiones, Futuro de Bolivia y Previsión.

El saldo de la deuda pública al 30 de junio de 2005 alcanzó a 6.819 millones de dólares, inferior en 81 millones al saldo observado en diciembre de 2004, de 6.899 millones y en 2003 de 6.744 millones de dólares.

2,3 millones de dólares diarios paga Bolivia por deuda interna. El Tesoro General de la Nación (TGN) pagó un total de 420 millones de dólares por el servicio de la deuda interna, entre los meses de enero y junio de este año; es decir, un promedio de 2,3 millones de dólares diarios. La deuda interna contratada por el TGN, corresponde al 94 por ciento de la deuda interna pública total, según la información que hace conocer la Fundación Jubileo, organismo dependiente de la Iglesia Católica.

De acuerdo al análisis, el servicio de la deuda interna pública total del año pasado fue de 670 millones de dólares, lo que representa un promedio de 60 millones de dólares por mes.

En cambio, solamente durante el primer semestre de esta gestión, el TGN pagó 70 millones de dólares mensuales. La deuda pública interna llegó hasta fines de junio de este año a 2.500 millones de dólares, saldo que se elevó en casi 290 millones en seis meses. Este crecimiento, durante el primer semestre de 2006, es mayor a todo el incremento de la gestión 2005, que fue de 260 millones de dólares. En cambio, el saldo de la deuda externa bajó considerablemente en 2006, debido a la nueva condonación por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM). Por estos resultados, se advierte la tendencia de que, en poco tiempo, la deuda pública interna de Bolivia podría superar el saldo de la deuda externa. El incremento de la deuda interna pública se debe, principalmente, a la emisión de títulos valor adquiridos por el sector privado. Así, por ejemplo, en los primeros seis meses del año, la deuda con las Administradoras de los Fondos de Pensiones aumentó de 1.200 a más de 1.290 millones de dólares en el periodo analizado.

El Gobierno no está siendo eficiente con los recursos de que dispone al mantener una abultada deuda interna, la que demanda una alta amortización en pago de intereses y capital. Tampoco usa el superávit que está depositado en el Banco Central de Bolivia (BCB) con el fin de bajar ese endeudamiento. Ese es el cuestionamiento que tiene la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) y que fue hecho público en La Paz y en la capital oriental.

Hasta junio de este año, la deuda interna de Bolivia sobrepasa los $us 3.160 millones, de los cuales $us 1.487 millones corresponden a los aportes que los ciudadanos bolivianos entregan a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). La deuda total, interna y externa, hasta junio pasado es de $us 5.217 millones.

De acuerdo con esta entidad empresarial cruceña, en 2006 el Estado amortizó alrededor de $us 556 millones para cubrir el servicio de la deuda interna, pago de intereses y capital. Con el servicio de la deuda externa, Bolivia llegó a pagar en 2006 un total de $us 881 millones.

Según la Cainco, citando datos del BCB, el año 2006 el superávit logrado por el Estado fue de aproximadamente $us 515 millones, mientras que este año, de enero a mayo, otros $us 520 millones, aproximadamente, se han sumado a esa bonanza. Es decir, son más de $us 1.000 millones que el Gobierno tiene en sus arcas.

Nos preguntamos, si hay superávit fiscal ¿por qué nos seguimos endeudando? ¿No sería mejor que el Estado comience a cubrir esa deuda interna? Hay compromisos de pago con las AFP, que se vencen el 2012, pero hay algunas letras y bonos que ya se pueden ir pagando.

El Estado tiene que reestructurar su deuda interna, no solamente focalizada a créditos de las AFP, sino que puede realizar otras actividades como las operaciones de mercado abierto y reactivar una bolsa que le permita conseguir recursos de otro tipo.

Aparte de esta situación, la Cainco ve que el dinero que los bolivianos tienen prestado al Estado a través de las AFP, ha comenzado a tener menor rentabilidad, ya que del 8% de interés que se fijó en el 2003 se bajó al 5%, y a partir de septiembre bajará al 3% anual. Es decir, el Estado comenzará a pagar menos dinero a las AFP por el servicio de la deuda.

Con esta decisión, los perjudicados serán los aportantes, ya que las AFP encargadas de la administración de esos recursos, por ahora no pueden disponer de ese capital para colocarlo en otras actividades.

La deuda externa bajó