Leer Ensayo Completo Diversas Formas De Adquirir La Propiedad

Diversas Formas De Adquirir La Propiedad

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.041.000+ documentos

Categoría: Ciencia

Enviado por: Helena 23 mayo 2011

Palabras: 14553 | Páginas: 59

...

uestra nuevos caminos, he aquí la formulación de una tesina que implica ya no el recurrir a diversos artículos, hacer un resumen de ellos, copiarlos y entregarlos como una trabajo terminado como cualquier otro que como muchos pasa al olvido.

La elaboración del documento que se presenta va mas allá, encierra un doble fin:

El primero, simplemente, dar a conocer al lector los temas que en el mismo se tocan y que pueden ser leídos, estudiados o analizados en cualquier libro de derecho civil; y, otra cosa más importante, las aportaciones del autor que nunca antes de este trabajo se habían presentado en forma sistemática en otros documentos que hubiere elaborado.

El segundo de importancia significativa para el autor, ya que la elaboración de la tesina implicó por primera ocasión y a diferencia de trabajos anteriores, visitas a bibliotecas, consulta de libros y documentos, estudio, mucho estudio, análisis, redacción y elaboración o desarrollo de algo nuevo y que solo nace del estudio y análisis, y ello es la presentación de ideas traducidas en aportaciones.

Que lo anterior que implica disciplina y constancia abre a quien elabora este tipo de trabajos nuevos caminos y mas amplios horizontes en su desarrollo profesional lo que se manifiesta como una nueva etapa que nos permite formarnos como seres humanos y estudiantes de derecho.

Emiliano Mansilla Pizá

I N T R O D U C C I Ó N

Quizá uno de los temas más importantes en derecho civil, es precisamente el relacionado con los modos de adquirir la propiedad toda vez que el concepto de propiedad es uno de los mas arraigados en el ser humano. Se dice que el sentido de propiedad viene con el hombre desde que nace hasta que muere y el estado solo se ocupa de regular este concepto a efecto de evitar controversias entre los gobernados respecto de los bienes que cada uno posee u ocupa o respecto de aquellos sobre los que ejerce el animus domini.

Si permitiéramos que el gobernador se convirtiera en propietario de los distintos bienes a su libre albedrío, caeríamos en un caos que nos llevaría a conflictos diarios y permanentes que terminarían en hechos graves y en una sociedad en la que imperaría la ley de mas fuerte o simplemente en un estado de carácter totalitario y absolutista.

De ahí la importancia del presente trabajo en el que presentamos las formas de adquirir la propiedad que la propia sociedad ha aprobado y permitido que se plasmen en las leyes para que formen parte del derecho positivo vigente en las distintas épocas.

De esta manera, decidimos dividir el presente estudio en tres capítulos, a los que denominamos al primero, Diversos modos de adquirir el derecho de propiedad; al segundo, Estudio especial de la ocupación; y, al tercero Los Modos derivados de adquirir la propiedad, mismos que desarrollamos de la siguiente manera.

En el capítulo primero, al que denominamos “Diversos modos de adquirir el derecho de propiedad” fijamos de inicio los parámetros conceptuales dentro de los cuáles desarrollaríamos todo el trabajo a efecto de evitar que el lector caiga en errores de interpretación a medida que avanza en la lectura de esta tesina; y es así que presentamos los conceptos que los diversos trataditas del derecho de propiedad para luego continuar con la evolución histórica de este derecho real, iniciando en la prehistoria con los pueblos nómadas y sedentarios, en los pueblos de la antigüedad como lo son Israel, India, Egipto, Asia, Babilonia y Roma donde ya se presenta una reglamentación mas específica del derecho de propiedad y de las formas de adquirir ésta y que han trascendido hasta nuestros días con las variantes que las necesidades y requerimientos de la sociedad han impuesto, para continuar con la Edad Media, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, el Código de Napoleón o Código Civil Francés de 1804 y los Códigos Civiles mexicanos de1870 y 1884 para terminar presentando la clasificación que con el correr de los años se ha dado a las formas de adquirir la propiedad.

En el capítulo segundo, a que denominamos “Estudio especial de la ocupación”, nos referimos ya a la ocupación o apropiación como una de las formas primitivas u originarias de adquisición de la propiedad, precisando su concepto, elementos, características y especies, iniciando este último tema con la apropiación u ocupación de inmuebles, la apropiación u ocupación de muebles en sus distintas formas: apropiación de animales por caza, apropiación de animales por pesca, apropiación de tesoros y apropiación de aguas, para finalizar con la reglamentación e hipótesis que de estas formas de adquirir la propiedad se consignan en el Derecho positivo vigente en nuestra ciudad, propiamente en el Código Civil para el Distrito Federal.

En el último de los capítulos de esta tesina, al que denominamos “Los modos derivados de adquirir la propiedad”, abordamos ya los modos de adquirir a propiedad que a diferencia de los abordados en el capítulo segundo, presuponen la existencia de un propietario anterior que transmite de alguna forma la propiedad de sus bienes, es decir analizamos en este capítulo los modos derivados de adquirir la propiedad, refiriéndonos de esta manera, al contrato, a la herencia, la prescripción, la ley y por último la adquisición de a propiedad por vía de la accesión.

Por razón de la importancia en nuestro derecho de este último tema, la accesión, profundizamos en su análisis presentando su concepto, las clases o tipos de accesión consideradas por el Código Civil para el Distrito Federal, subdividiéndolas según la doctrina en accesión natural y artificial; cayendo dentro del primer rubro el aluvión, la avulsión, la mutación de cauce y el nacimiento de una isla; y, dentro del segundo la accesión artificial de bienes inmuebles dentro de la que se consideró a la edificación, la siembra y la plantación; y, la accesión artificial de bienes inmuebles que comprende la Incorporación, la mezcla y la especificación, consignando y analizando la reglamentación que de estas formas de adquirir la propiedad nos presenta el Código Civil para el Distrito Federal.

Por último, presentamos al lector un apartado de conclusiones en el que en forma concreta le damos a conocer la importancia del estudio de los modos de adquirir la propiedad, cuáles son las bases y antecedentes de los mismos y nuestros criterios interpretativos de las doctrinas desarrollan el tema y de la legislación positiva vigente en la materia, así como nuestras aportaciones teóricas al mismo.

CAPITULO PRIMERO DIVERSOS MODOS DE ADQUIRIR EL DERECHO DE PROPIEDAD

I. CONCEPTO

Con el objeto de evitar confusiones erróneas, interpretaciones inadecuadas o criterios contradictorios, se hace necesario mostrar desde el inicio del presente documento, cuáles son los parámetros jurídicos que tomamos en consideración para desarrollar el tema “Modos de adquirir el Derecho Real de Propiedad”, y ellos parten precisamente del concepto jurídico que aquí presentamos así como de los elementos que lo constituyen, situación que facilitará al lector la comprensión de este estudio, su contenido y la ideas y propuestas que en el mismo desarrollamos.

De esta manera, presentamos a continuación el concepto general de Derecho Real, para que se comprenda la naturaleza jurídica del derecho de propiedad; los conceptos que del Derecho de Propiedad Presentan nos dan a conocer los principales tratadistas del derecho, los elementos que los constituyen, un breve análisis comparativo de ellos para terminar con lo que debemos entender por adquirir el Derecho Real de Propiedad, sus elementos y el porqué del mismo.

Los diversos autores coinciden en que el derecho real es una relación jurídica inmediata y directa entre una persona y una cosa .

Abundando sobre lo anterior, Orizaba Monroy afirma que el derecho real “es el poder jurídico que ejerce una persona sobre un bien, de modo directo e inmediato, para aprovecharlo total o parcialmente, siendo dicho poder jurídico oponible a los demás por virtud de una relación que se establece entre su titular o sujeto activo y os demás individuos como sujetos pasivos indeterminados, quienes determinan cuando el derecho es violado”

De esta manera, Rafael Rojina Villegas nos da a conocer su concepto de propiedad, afirmando que “aplicando la definición del derecho real a la propiedad diremos que esta se manifiesta en el poder jurídico que una persona ejerce en forma directa e inmediata sobre una cosa para aprovecharla totalmente en sentido jurídico, siendo oponible este poder a un sujeto pasivo universal por virtud de una relación que se origina entre e titular y dicho sujeto” .

Los elementos que constituyen el concepto que nos da a conocer Rojina Villegas, son:

1º Se trata de un poder jurídico. Este poder jurídico puede traducirse como la capacidad jurídica del individuo titular del derecho real de propiedad para disponer de la cosa objeto de propiedad, es decir es su capacidad para hacer con ella lo que en derecho le esté permitido como puede ser, transmitir su propiedad vía venta, donación, etc.; ceder su posesión mediante la celebración de un arrendamiento o comodato; disfrutar de ella; gravarla, etc.

2º Dicho poder jurídico lo ejerce una persona (el titular del derecho) en forma directa e inmediata, lo que significa que solo e titular del derecho real o quien legítimamente lo represente,

3º Este poder jurídico se ejerce sobre una cosa para aprovecharla totalmente en sentido jurídico, es decir, se ejerce sobre el objeto de propiedad para poder ejercer el Ius Utendi, Ius Fruendi, Ius Abutendi, Ius Vindicandi y el Ius Possiendin, en consecuencia el aprovechamiento total de la cosa objeto de propiedad, consiste en poder poseerla, usarla, gozar de sus frutos e imponerle cargas.

4º Dicho poder jurídico es oponible a terceros, lo que significa que el titular del derecho real, podrá acudir ante el estado a efecto de que se administre justicia cuando cualquiera de os derechos que se han dejado mencionados en el párrafo que antecede se vean vulnerados por alguna persona, sea física, moral, pública, privada, nacional o extranjera e inclusive un nanciturus, es decir es un derecho que se hace valer erga hommnes.

Por su parte, Ambrosio Colin y H. Capitant, afirman que la propiedad consiste en “el poder de usar una cosa y de aprovechar toda la utilidad que es susceptible de procurar de un modo exclusivo y perpetuo”

Refieren estos autores como elementos característicos del concepto, que:

1º La acción del propietario o poder de usar y aprovechar la cosa puede ejercerse por actos materiales como son el poseer, usar, gozar e imponerle cargas al objeto de propiedad

2º Es exclusivo es decir, que solo lo ejerce el titular del derecho o a aquél a quien este faculte para ejercerlo.

3º Es perpetuo, refiriendo esta perpetuidad no a que una cosa pertenezca siempre a una sola persona, ya que la cosa puede ser transmitida de persona a persona por venta, donación, sucesión, etc. La perpetuidad se refiere al derecho real de propiedad sobre la cosa, es este derecho, el que no se extingue, es perpetuo .

En el Diccionario Jurídico Mexicano, Márquez González expresa un concepto mas amplio de propiedad al consignar que es “El dominio que se ejerce sobre la cosa poseída.”

Para nosotros, la propiedad es el derecho real directo, inmediato, perpetuo y exclusivo que se ejerce por su titular llamado propietario, quien tiene el derecho de aprovechar el bien objeto de la propiedad total o parcialmente. En esta relación objeto sujeto que puede expresarse mejor como el dominio que se ejerce sobre la cosa objeto de propiedad, existe un sujeto pasivo universal quien tiene la obligación de no hacer y respetar el referido objeto.

Como puede observarse este concepto adoptado por nosotros y tomado de las clases de derecho civil impartidas en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México por el Dr. Julián Güitron Fuentevilla reúne ya los elementos y características a que cada uno de los autores que ya hemos mencionado se refiere y determina la naturaleza jurídica del derecho real de propiedad, precisándose por tanto que su naturaleza jurídica y elementos o características son las que a continuación referimos:

Naturaleza jurídica. Es un derecho real, esto es como lo menciona el propio Guitron Fuentevila cuando se presenta no una relación jurídica entre persona y cosa ya que esta solo puede darse entre personas sino un sometimiento total o parcial de una cosa respecto de su propietario, traduciéndose así como el poder jurídico de disposición del titular del derecho real sobre la cosa.

Y como ya se mencionó, los elementos que constituyen al concepto de derecho real de propiedad que presentamos, son los mismos que refieren los tratadistas a que nos hemos referido en los acápites precedentes, por lo que es dable afirmar que se trata de un derecho real:

• Directo, toda vez que quien lo ejerce es precisamente su titular o la persona a quien le legítimamente faculte para ello.

• Inmediato, es decir, que su titular lo ejerce en todo momento, sin interrupción alguna.

• Perpetuo refiriéndose esta perpetuidad como ya se mencionó anteriormente no al hecho de que una cosa pertenezca siempre a una sola persona (ya que esta puede transmitirse por compraventa, sucesión, donación, etc), sino al axioma jurídico de que la perpetuidad se refiere al derecho real de propiedad sobre la cosa, siendo este derecho, el que no se extingue, resultando así perpetuo.

• Exclusivo, es decir, solo corresponde su ejercicio al titular del derecho o a la persona que faculte para que a su nombre lo ejerza bajo su mandato.

• Que puede ejercerse total o parcialmente

En atención a lo ya expuesto, podemos referir en consecuencia que los modos de adquirir el derecho real de propiedad, son el derecho subjetivo, limitativo e inherente al derecho real de propiedad con que cuenta toda persona, física, moral, pública, privada, nacional o extranjera para que conforme a derecho pueda convertirse en titular del derecho de propiedad respecto de un bien determinado.

Las características de este derecho, son las siguientes:

• Es un derecho subjetivo, es decir, son el conjunto de facultades atribuciones con que cuenta el propietario de un bien para poder convertirse en titular del derecho de propiedad.

• Cualquier persona, con las salvedades que marque la ley, puede adquirir el derecho de propiedad respecto de un bien determinado. Hacemos hincapié en las salvedades que marque la ley, porque existen diversas limitaciones para hacerse titular de este derecho como pueden ser entre otras, las impuestas a los extranjeros a lo largo de as playas y fronteras o las que se refieren a la propiedad social (ejidos y comunidades) o buien al subsuelo.

• Es limitativo porque solo se da respecto del bien sobre el que se ejerce el derecho de propiedad y dentro de los márgenes que la propia ley determina.

• Es inherente al derecho real de propiedad porque sin la existencia de este derecho no es posible considerar la presencia del derecho de adquirir la propiedad.

II. EVOLUCIÓN HISTÓRICA.

Es importante señalar que la mayoría de los tratadistas al tocar el punto referente a la evolución histórica de las formas de adquirir la propiedad, parten precisamente de Roma, al señalar que corresponde a la Sociología estudiar la historia de este tipo de instituciones ya que carecen de importancia desde el punto de vista civil.

No obstante lo anterior, nosotros si haremos una breve referencia a los pueblos antiguos, toda vez que como Ahrens lo señala, “la propiedad debe reflejar todas las evoluciones de la vida humana: las concepciones de la inteligencia, las creencias religiosas, los sentimientos diversos que dominan a los hombres y transforman a vida de los pueblos, deben transparentarse en las leyes relativas a la organización de la propiedad”,

Lo anterior además de que el concepto de propiedad y su correspondiente derecho de adquisición le han sido inherentes al hombre por todos los tiempos.

A. Prehistoria

1. Pueblos nómadas.

Al desplazarse el hombre de un lugar a otro en busca de cobijo y alimento, se desconoció el concepto de propiedad sobre los inmuebles y por tanto no existían modos de adquirir este tipo de propiedad.

Las únicas pertenencias con que contaban, eran sus vestimentas y utensilios (en un principio armas, desde rocas hasta arcos, flechas y mazos; y, posteriormente otro tipo de herramientas como la coa utilizada para sembrar, piedras para devastar, etc) y respecto de estas sobre las que ya existía un régimen de propiedad, su derecho de adquirir se fundamentaba en el Ius natural de la supremacía del más fuerte respecto del más débil. Mientras aquel se hacía por medio de la fuerza de todo lo que quería aún cuando perteneciera a otros, éstos, los más débiles permitían por conveniencia y seguridad este modo de adquirir la propiedad.

Podría aseverarse que el propietario de todos los bienes del grupo social nómada, era su líder y los demás integrantes solo usufructuaban los bienes que aquél les permitía usar y poseer hasta el extremo de incluir las pieles y plantas con las que se cubrían para protegerse de la intemperie. No había mas derecho ni otro modo de adquirir la propiedad que el predominio de la voluntad del mas fuerte respecto del mas débil.

2. Pueblos sedentarios.

Cuando el individuo ve la conveniencia de establecerse junto al lecho de los ríos en donde nacen las primeras concentraciones humanas que se dedican originariamente a la agricultura, posteriormente a la ganadería y muchos siglos después al establecimiento de industrias, es cuando nace el concepto de propiedad sobre los inmuebles y da origen al desarrollo y establecimiento de nuevas formas de adquirir la propiedad.

Se dan ya, aquí, dos tipos de propiedad, la individual referente a los muebles, herramientas, armas, vestidos, caballos de guerra e incluso la inmobiliaria referente a los espacios ocupados por las familias (limitada a la voluntad del soberano) y la colectiva que es la referente a aquella que ocupaba todo un pueblo y en la que se determinan límites y linderos con respecto de otros pueblos (lo que motiva a conflictos, desavenencias e inclusive batallas por la adjudicación de la propiedad inmueble) , situación que da origen a los modos de adquirir la propiedad como mas adelante lo veremos.

“Este período de la propiedad familiar y de la colectiva de la tribu ha aparecido en todos los pueblos y ha durado siglos, pero debía darse el último paso en la senda de apropiación. El individuo debía acabar por atribuirse un derecho en la tierra primero reconociendo también a la familia, a la tribu, a la nación de que forma parte, la propiedad colectiva, el derecho soberano de concesión y recuperación, pero limitando incesantemente los derechos de esta autoridad superior, y asegurando más y más sus derechos exclusivos sobre la porción de que había tomado posesión”.

Es aquí, en esta etapa en la que el individuo reconociendo un poder superior (el del Estado o nación a la que pertenece), pretende se le reconozca el derecho de propiedad respecto de la porción de terreno que él mismo se ha adjudicado para él o para él y su familia y con ello la imposición de limitantes a dicho derecho a efecto de evitar el perderlo; y son precisamente estas limitantes las que dan origen en un principio en forma rudimentaria, a la facultad de adquirir el derecho de propiedad.

B. Antigüedad.

1. Israel.

Se señala en la Biblia, precisamente en el Levítico, uno de los cinco libros del Pentateuco, un forma clara y precisa de transmisión de la propiedad, y ello se da cuando Jehová ordena a Moisés la forma en que deben los israelíes usufructuar la tierra que el propio Jehová les entregaría y les fija las leyes que habrán de seguirse para después de cincuenta años de gozar del usufructo puedan adquirir la propiedad por heredad familiar y posteriormente por compra venta, señalando que las casas son heredad familiar pero los campos aledaños a las casas son propiedad inalienable y solo por esta característica no pueden transmitirse por compraventa. Se establece también la transmisión del derecho de propiedad sobre los esclavos mediante la celebración de contratos de compraventa.

2. India.

Los Brahmanes eran titulares del derecho de propiedad sobre la tierra, se lo transmitían entre ellos por ordenanza divina y las castas inferiores la usufructuaban trabajándola en beneficio de los propios brahmanes.

3. Egipto, Asiria y Babilonia.

Poco se sabe del derecho de adquisición de la propiedad en estos pueblos, el régimen de propiedad se identificaba con el individualismo, y por lo tanto la adquisición de este derecho se daba por compraventa y herencia fundamentalmente.

4. Grecia.

En este pueblo el individualismo había alcanzado su máximo apogeo, situación que dio origen a graves y muy profundos descontentos de los desposeídos con respecto de quienes detentaban la propiedad de los bienes, a grado de que se hacía imposible mantener un equilibrio entre poseedores y desposeídos, lo que da origen a las Leyes Niveladoras de Licurgio, con las que se buscaba la colectivización general de los bienes.

La adquisición de la propiedad operaba por compraventa, por herencia y por mandato del soberano quien a final del camino era el último y real propietario de todos los bienes como se interpreta de lo expuesto por Platón de la siguiente manera: “Yo os declaro, en mi cualidad de legislador, que os miro, ni a voz ni a vuestros bienes como pertenecientes a vosotros mismos, sino como pertenecientes a vuestra familia, y a toda vuestra familia con sus bienes como pertenecientes a estado”

5. Roma.

Es en Roma donde se perfeccionan ya los modos de adquirir el derecho de propiedad, estableciéndose una reglamentación más específica de la siguiente manera.

a. Concepto

Puede definirse a los modos de adquirir la propiedad como los procedimientos adoptados por el hombre para que se le reconozca como dueño de los bienes sobre los que ejerce animus domini.

b. Clasificación

Se clasifican los modos de adquirir la propiedad en originarios y derivados, señalando que los primeros son la occupatio, hallazgo del tesoro, accesio, specificatio, confucio o commixtio y separación de frutos; y los segundos la mancipatio, in iure cessio, venditio sub asta, adjudicatio, legatum per vindicationem, assignatio, traditio, usucapio y praescriptio longi temporis.

Haremos una breve explicación de cada uno de los modos de adquirir la propiedad en Roma.

c. Modos Originarios de Adquirir la propiedad como los hechos jurídicos reconocidos por la ley para que la propiedad entre en el ámbito jurídico de una persona en particular.

Concepto

Se definen como los hechos jurídicos en los que existe una relación directa con el objeto sin que exista intervención de ninguna especie con el anterior propietario si es que lo hubo y que la ley reconoce como los idóneos para que la propiedad entre en el ámbito jurídico de una persona en particular.

Estos, son:

Occupatio.

Consistía en el apoderamiento de un objeto con el deseo de apropiarse de él.

Hallazgo del tesoro.

Eran los objetos preciosos o dinero que habiendo permanecido ocultos, se ignora a quien pertenecen y por lo tanto no son identificables los herederos del propietario original. Se reguló de distintas maneras, en un principio se adjudicaba al propietario del fundo en que se encontraba, posteriormente se aplicaba el régimen de los bienes de los bienes vacantes atribuyéndose la propiedad al erario. Mas tarde se adjudicaba el cincuenta por ciento a quien lo encontraba y el otro cincuenta por ciento al estado y si se encontraba en un lugar sagrado o religioso, correspondía por entero a quien lo encontraba.

Accesio.

El propietario del bien principal lo era también de los accesorios que se incorporan a este.

Specificatio.

Era la transformación de la materia prima en algún objeto que obtenía un valor adquirido. Como ejemplo de ello, podemos mencionar la elaboración de escudos con hierro, de carruajes a base de madera y metales, etc., originándose dos corrientes, la que señala que era el artesano, obrero o artista el propietario del nuevo bien en contraposición a la que consigna que el propietario del nuevo bien lo era el dueño de la materia prima.

Confucio o commixtio.

Similar a la anterior pero con la característica de que no se da origen a un producto nuevo sino a una mayor cantidad del que ya se tenía al mezclar agua con agua, licor con licor, grano de la misma especie pero de dos parcelas diferentes, etc., lo que dio origen cuando no podían separarse las sustancias mezcladas, al régimen de copropiedad; o bien, al de condominio.

Separación de frutos.

El fruto existía como bien independiente a partir del momento en que se separa de aquél de que dependía, siendo el propietario el que legítimamente era propietario del bien principal pudiéndose beneficiar de los mismos, solo los poseedores de buena fe ya que de lo contrario nacía la obligación de reivindicar al propietario de los frutos adquiridos de mala fe.

c. Modos Derivados de Adquirir la propiedad.

Concepto.

Se definen como los hechos jurídicos en los que existe una relación directa con la persona y el antiguo dueño quien justifica la adquisición, y entonces la cosa se adquiere con los derechos y gravámenes que tuviera en manos el propietario precedente y que la ley reconoce como los idóneos para que a propiedad entre en el ámbito jurídico de una persona en particular.

Estos, son:

Mancipatio

Es una negociación de transmisión de la sociedad bajo ritos sagrados y ante la presencia de cinco testigos que debías ser ciudadanos romanos púberes. Requería de la exteriorización de la voluntad de vender por parte del vendedor antes de la celebración del acto pero nunca durante la ceremonia.

In iure cessio.

Consistía en una forma procesal creada por los sacerdotes romanos y que partía del principio de que lo que no se defiende se pierde. Se daba exclusivamente entre ciudadanos romanos ante e Preator y en la misma el comprador expresaba mediante fórmula solemne que el bien le pertenecía. En el mismo procedimiento el vendedor permanecía en silencio y ante la nula defensa, la cosa objeto del procedimiento pasaba a ser propiedad del comprador.

Venditio sub asta.

Era la venta pública de los bienes obtenidos por la legión en las batallas que escenificaban con otros pueblos. En dicha venta se colocaba una lanza que se constituía como un símbolo de propiedad de los bienes a vender.

Adjudicatio.

Consistía en la adquisición de la propiedad vía resolución del juez en un litigio divisorio, es decir, un litigio por el que se pretende dividir los bienes de una herencia o de bienes comunes.

Legatum per vindicationem.

Consistía en el conjunto de bienes que se entregaban al legatario a efecto de cumplir con la voluntad del testador. Es decir son los bienes que en vida pertenecieron a determinada persona y cuya voluntad fue transmitir su propiedad a un tercero a partir de su fallecimiento.

Assignatio.

Consistía en un acto de gobierno por el que el Estado entregaba a quien así lo determinara, bienes pertenecientes al ager publicus.

Traditio.

Esta forma jurídica era la mas importante para transmitir la propiedad de un bien y reunía dos elementos fundamentales:

La entrega del bien

La exteriorización de la voluntad de ambas partes (consentimiento) con el objeto por una parte de adquirir el bien; y, por la otra de transmitir su propiedad.

Podía ser:

Simbólica, que consistía en un acto alegórico, por ejemplo la entrega de los documentos con los que se acreditaba la propiedad del inmueble, etc.

Longa manu, que era la que se daba con un simple señalamiento para entregar un bien que se encontraba fuera del alcance visual de ambos contratantes. Como ejemplo de ello podemos señalar parcelas o bien ganado que se encontrasen fuera de la ciudad.

Brevi manu, Que consistía en el reconocimiento la propiedad de un bien a favor de quien lo poseía por parte de su propietario original.

Constitum Possessorium, que consistía en la enajenación del bien por parte de su propietario pero reservándose su propiedad 8puede decirse de esta figura que es el antecedente del arrendamiento y del comodato).

Usucapio.

Consistía en la adquisición de la propiedad mediante la posesión del bien en forma continua y prolongada. Se exigía según la Ley de las XII Tablas que poseedor tuviera el bien bajo su poder por un término de dos años si se tratare de un bien inmueble y por un año si la cosa fuere mueble.

Praescriptio longi temporis.

Era igual que la anterior pero operaba en aquellos bienes respecto de los cuales no podía operar la Uscapio, y estos eran los fundos provinciales. Se daba exclusivamente para inmuebles.

c. Edad Media

Esta época se caracteriza por haberse integrado “con la mezcla de los elementos étnicos y culturales de la civilización romana y de los pueblos bárbaros, tal como sucedió en España entre lo romano y lo vicigótico”

Debemos considerar que es en esta época en la que nace el Feudalismo palabra que deriva del germano Febu que significa rebaño o propiedad y en la época en estudio se entendía como una especie de contrato de concesión mediante el cual un individuo recibía de manos de su soberano o señor la posesión de tierras y rentas para administrarlas a su albedrío y podían ser heredadas a sus sucesores siempre y cuando existiere fidelidad y prestación de servicios al señor Feudal.

Los requisitos que debía satisfacer el señor feudal consistía en los siguientes tres votos:

Fidelidad, es decir debía siempre apoyar al Soberano y jamás manifestarse en su contra.

Hospitalidad, que se demostraba dando alojo, y todo tipo de apoyo al Rey y a su comitiva cuando viajaban por el territorio que le era concesionado.

Consejo, consistente en la obligación a cargo del señor Feudal de acudir ante el Rey cuando este lo convocara o cuando surgiere todo tipo de problema para aconsejar o asesorar a dicho Soberano sobre la forma en que en atención a su criterio podían solucionarse los problemas planteados.

Como puede observarse, ante las instituciones jurídicas creadas en Roma, el sentido de la propiedad en la Edad Media se convierte en individualista y se presenta un retroceso de carácter jurídico respecto de las formas de adquirir el derecho de propiedad, toda vez que el único propietario de los bienes inmuebles lo era solo el soberano, es decir, el Rey quien transmitía el uso y goce de los mismos a los señores feudales pero no su propiedad.

La transmisión de la propiedad inmueble en esta época, correspondía en forma directa y exclusiva al Rey, operaba la sucesión y se transmitía a sus legítimos sucesores, por lo general al hijo primogénito.

Respecto de los bienes muebles si operaban figuras jurídicas como la compraventa, permuta, donación, ocupación, sucesión, etc., y lo mismo sucedía respecto de los derechos de uso, goce y disfrute que el Rey les concedía a los señores feudales sobre los inmuebles.

1. Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.

Se establece aquí que “la propiedad es un derecho natural que el hombre trae consigo al nacer, derecho que el Estado solo puede reconocer, pero no crear, porque es anterior al Estado y al derecho objetivo; que toda sociedad tiene por objeto ampara y reconocer los derechos naturales del hombre, que son principalmente la libertad y la propiedad; que el derecho de propiedad es absoluto e inviolable”

2. Código de Napoleón o Código Civil Francés de 1804

En este código se reglamentan los modos de adquirir el derecho de propiedad en el Libro Tercero al que se denomina “Modos de Adquirir la Propiedad”, señalando en los veinte títulos que lo componen, que los modos de adquirir la propiedad, son: sucesión, donación entre vivos, donaciones futuras, por contrato u obligaciones convencionales en general, compromisos extracontractuales, matrimonio y los derechos que se derivan del mismo, compraventa, trueque o intercambio de bienes, arrendamiento, sociedad, préstamo, depósito y secuestro de bienes, fianzas, orden judicial, promesa de entrega de bienes, depósito, y, prescripción.

3. Códigos Civiles de 1870 y 1884.

En estos códigos se define a la propiedad como “el derecho de gozar y disponer de una cosa sin mas limitaciones que las que fijan las leyes; como inviolable, no pudiendo ser ocupada sino por causa de utilidad pública, con alcance del “cielo hasta el infierno”

D. CLASIFICACIÓN

Los modos de adquirir la propiedad pueden clasificarse desde diversos puntos de vista a saber:

• Atendiendo a su naturaleza;

• Por razón de la causa; y,

• Formas especiales de adquisición del derecho de propiedad.

1. Formas de Adquirir la propiedad atendiendo a su naturaleza.

Estas, se clasifican a su vez en adquisiciones:

A título universal y a título particular;

Primitivas y derivadas; y,

A título oneroso y a título gratuito.

a. Adquisiciones a título universal y a título particular.

Las adquisiciones a título universal son aquellas que por su ejecución permiten la transmisión del conjunto de bienes como una masa universal; es decir, incluye no solo los derechos de propiedad sobre los bienes sino las obligaciones contraídas por quien transmite los bienes, lo que hace se convierta en la transmisión de un activo y un pasivo.

Las adquisiciones a título particular son aquellas en las que solo se transmite una parte de la universalidad de los bienes, tal como sucede en los legados en los que solo se transmiten uno o varios bienes determinados sin dejarse la carga de alguna obligación.

b. Adquisiciones primitivas y derivadas.

Las adquisiciones primitivas son aquellas en las que el bien cuya propiedad se transmite no pertenecía a persona alguna o se desconoce su propietario, es decir, se trata de bienes mostrencos o vacantes que al recibirlos el adquirente no lo hace de quien ejerce la titularidad de la propiedad sobre el mismo, ya que no existe, por lo que pasa a convertirse en el primer propietario.

Este tipo de adquisición puede observarse en la ocupación en la que el poseedor del bien ejercita la posesión con el objeto de que se le reconozca el dominio sobre el mismo, es decir, con el deseo de adquirirlo, y al no tener dueño el bien, se convierte en el primer propietario. También se encuentra la adquisición primitiva, en la accesión, figura jurídica que mas adelante estudiaremos. En esta forma de adquirir la propiedad, no hay transmisión de un patrimonio a otro.

Las adquisiciones derivadas a diferencia de las primitivas, son aquellas que la adquisición del bien presupone la existencia de un propietario, si existe transmisión de un patrimonio a otro, ya que la cosa objeto de la transmisión del derecho de propiedad se encuentra en el patrimonio de quien lo transmitirá. Como ejemplo de éstas, podemos mencionar la compraventa, herencia, etc.

c. Adquisiciones a título oneroso y a título gratuito.

Los modos de adquirir la propiedad a título oneroso, son aquellos en que el adquirente del bien cuya propiedad se transmite, se obliga a pagar una contraprestación determinada consistente en la entrega de dinero, bienes, la prestación de un servicio, dejar o abstenerse de hacer algo o permitir que algo se haga, es decir, se obliga a entregar una contraprestación consistente en un dar, hacer, no hacer o tolerar, a cambio de que se le entregue en propiedad dicho bien. Como ejemplo de adquisiciones de este tipo, podemos mencionar los contratos de compraventa, la permuta, etc.

Los modos de adquirir la propiedad a título gratuito, son aquellos en los que al adquirente del derecho de propiedad, no se le exige contraprestación alguna por la entrega en propiedad del bien objeto de la adquisición. Este modo de adquirir la propiedad, puede ser a título universal (herencia en la que se recibe no solo los derechos de propiedad sino también las obligaciones a cargo del propietario del mismo) y a título particular (legado en el que solo se entregan bienes en particular).

2. Formas de adquirir la propiedad por razón de su causa.

Estas se clasifican en:

a. Por acto entre vivos; y,

b. Por causa de muerte.

Los modos de adquirir la propiedad por acto entre vivos, son los que se dan por la celebración de actos jurídicos tales como la celebración de diversos contratos, como lo son la compraventa, la donación, la permuta, etc.

Los modos de adquirir la propiedad por causa de muerte, son las que se dan como resultado del fallecimiento del propietario de los bienes cuya titularidad se transmitirá y como ejemplo podemos señalar la sucesión testamentaria, la intestamentaria y al legado.

E. Formas especiales de adquisición del derecho de propiedad.

Puede aseverarse que estas entran dentro de alguna de las clasificaciones ya expuestas y son “el contrato, que es el medio fundamental y de mayor importancia en el derecho para transmitir el dominio, la herencia, la ley, la ocupación, la prescripción, la accesión y la adjudicación”.

Dentro de esta clasificación pueden considerarse también la expropiación y la mas nueva de todas, recientemente regulada en nuestra legislación, la llamada extinción de dominio.

Mas adelante, en el desarrollo del presente trabajo explicaremos cada una de estas formas de adquirir la propiedad.

Es de estimarse que todos los tipos de adquisición de la propiedad necesariamente caen dentro de la clasificación denominada “atendiendo a su naturaleza”, subclasificación “primitivas y derivadas” a las que ya nos referimos en el desarrollo del presente capítulo y sobre las que profundizaremos mas adelante.

CAPITULO SEGUNDO. ESTUDIO ESPECIAL DE LA OCUPACIÓN

I. GENERALIDADES

Como lo hemos referido ya, las formas primitivas u originarias de adquisición de la propiedad implican que el bien cuya propiedad se transmite, no pertenezca a persona alguna o se trate de un bien cuyo su propietario se desconoce, es decir, de u bien mostrenco o vacante, de tal forma que al recibirlos el adquirente, no lo hace no lo hace de quien ejerce la titularidad de la propiedad sobre el mismo, ya que no existe, pasando de esta forma a convertirse en el primer propietario.

Este tipo de adquisición de la propiedad puede observarse en las siguientes figuras jurídicas:

A. La Ocupación, que constituye el primero y mas antiguo de los medios de adquisición de la propiedad ya que produce sus efectos independientemente de un derecho anterior de cualquiera otra persona. Es aquella en la que el poseedor del bien ejercita la posesión con el objeto de que se le reconozca el dominio sobre el mismo, es decir con el deseo de adquirirlo, y al no tener dueño dicho bien y no existir persona alguna que reclame derecho de propiedad sobre el mismo, se convierte en su primer propietario.

B. La Accesión que supone la existencia de dos cosas, una principal y otra accesoria que llegan a unirse natural o artificialmente dando como resultado una extensión del dominio en favor del propietario de la principal. En este caso, para que pueda considerarse la accesión como una forma originaria de adquirir la propiedad, el bien accesorio debe carecer de dueño o cuya legítima procedencia se ignore por no haber persone que formule pretensión de propiedad respecto del mismo.

A estas dos formas nos referiremos En el desarrollo del presente capítulo.

II. ESTUDIO ESPECIAL DE LA OCUPACIÓN.

A. Concepto.

La ocupación también conocida como apropiación, se puede definir como “la aprehensión de una cosa corporal que no tiene dueño, con ánimo de adquirir la propiedad, o bien, como el modo de adquirir la propiedad de una cosa que no pertenece a nadie, o sobre la cual nadie formula reclamación, por medio de la toma de posesión, acompañada de la intención de hacerse propietario de ella”

Por su parte, Carmen García Mendieta la define como “el apoderamiento de un bien material que no pertenece a nadie, con el ánimo de adueñarse del”.

Domenico Barbero señala que en sentido técnico, es “la reducción de una res nullis al propio poder de hecho, para hacerla propia de derecho (es decir adquirir su propiedad)” Es decir, el hacerse propietario de una cosa que de hecho se posee como dueño y cuyo propietario no existe o se desconoce.

Puig Peña afirma que poca falta hace referirse al concepto de ocupación ya que es una expresión jurídica que apenas si suscita cuestiones o controversias por la gran sencillez de su significado, pero no obstante ello, la define como “aquel modo de adquirir la propiedad consistente en la aprehensión de una cosa nullius, con la intención de haberla para sí”

Colin y Capitant definen a la ocupación como “el modo de adquirir la propiedad de una cosa que no pertenece a nadie, o respecto de la que nadie formula una pretensión, por medio de la toma de posesión acompañada de la intención de convertirse en su propietario”.

Carbonier señala al respecto que la ocupación es “el señorío de hecho, es decir, el poder físico que se ejerce sobre una cosa que carezca de propietario, dueño o de quien ejerza animus domini sobre la misma”

Rojina Villegas por su parte, señala que la ocupación “es la adquisición de la propiedad por acto propio unilateral. Respecto a las cosas muebles, tiene lugar mediante la aprehensión de la posesión en nombre propio. Puede ser apropiación libre sin la facultad de adquirir corresponde a todos o ocupación en base a un derecho de apropiación”

Para nosotros, la ocupación es el estado o consecuencia de hecho derivada de la intención o deseo de apropiación de un bien que se encuentre dentro del comercio y que no tenga propietario.

B. Elementos

Los elementos que constituyen la ocupación guardan entre sí una íntima relación y la carencia de uno o alguno de ellos impide que no opere la ocupación.

Los diversos tratadistas coinciden en que existen tres elementos: formal, real y personal para que se de la ocupación, a saber:

1. Elemento formal. Que es la aprehensión del bien o la cosa, es decir, es el acto por cuya virtud sometemos la cosa a nuestro dominio de una manera eficaz ostensible, para que no exista duda sobre ello. Por regla general se da una ocupación material en propia mano.

Al respecto, Carmen García Mendieta señala que este elemento al que denomina objetivo o acto material, está constituido “por la aprehensión real, o sea el apoderamiento efectivo, la toma de posesión sobre el corpus de la cosa en forma adecuada a la naturaleza de la misma”

Cabe señalar que por aprehensión material de la cosa debe entenderse no tanto como reducción in mano, cuanto a la propia efectiva disponibilidad ya que puede darse el caso de que efectivamente el bien se encuentra bajo el dominio de la persona que reclama su propiedad aunque esta no lo detente en el momento físicamente. Como ejemplo de ello podemos señalar al animal herido y puesto en condiciones de no escapar a la aprehensión, cuando no falte ya mas que el acto material de aprehenderlo.

Los hermanos Mazeaud afirman que la aprehensión del bien o la cosa que se ocupa, dan origen al corpus, es decir “al ejercicio sobre una cosa de los actos que corresponden al derecho del que se tiene la propiedad” , es decir, el corpus consiste en comportarse como propietario ejerciendo el usus, fructus y abusus.

Abundando sobre ello, Lozano Ramírez afirma que el corpus “comprende el conjunto de actos materiales que demuestran la existencia del poder físico que ejerce el poseedor sobre la cosa”, lo que significa que debe tenerse una disponibilidad absoluta de las cosas; que sea actual y ni esté subordinada a ninguna condición; que sea directa y sin intermediarios; y que sea exclusiva, es decir que no haya terceros que se interpongan entre el titular y la cosa.

2. Elemento Real. Que la aprehensión se haga de una cosa “nullius”. Este elemento o requisito se constituye como el esencial de la ocupación ya que si la cosa no es “res nullius” (carente de dueño o propietario) no puede siquiera hablarse de ella, toda vez que el apropiarse de ella se constituiría en la comisión de un delito y un atentado conta el derecho real de propiedad.

En este sentido es de afirmarse que la cosa objeto de apropiación debe caer dentro de uno de los siguientes tres supuestos:

a. Que nunca se haya ejercido sobre ella dominio alguno o que no presenten señales de dominio anterior.

b. Que aunque se haya ejercido dominio sobre la cosa, se ignore quien pudiera ser su dueño.

c. Cuando la cosa se convierta en un bien sin dueño como consecuencia del abandono de la misma acompañada del ánimo de desposeerse de las mismas.

3. Elemento personal. Que e aprehensor de la cosa tenga la inyección de convertirse en su propietario (animus domini). Es absolutamente necesario que quien ejerce la ocupación tenga el deseo de adquirir la propiedad el bien que se encuentra bajo su domino (voluntad adquisitiva)

Sobre este particular debe señalarse que con relación a quien realice la ocupación es necesario que tenga la intención de adquirir la propiedad del bien sobre el que ejerce la ocupación y en consecuencia que sea capaz de ocuparlo.

En este sentido, los hermanos Mazeaud afirman que no basta con tener el corpus sobre el bien que se ocupa, ya que es necesaria también la existencia del animus, es decir la intención del ocupante de convertirse en dueño del bien ocupado.

Castán Tobeñas señala que por dominio debe entenderse “el derecho de usar, disfrutar, abusar, vincular y disponer de una cosa corporal, sin mas limitaciones que las impuestas por la ley”

C. Características

Podemos afirmar que la ocupación contiene las características del acto jurídico unilateral, toda vez que implica la creación, modificación, extinción y transmisión de derechos y obligaciones con la voluntad de la persona que realiza el acto, de la siguiente manera:

1. La creación de derechos y obligaciones se da a partir del momento en que el ocupante detenta el dominio sobre el bien objeto de la ocupación y se formaliza con el reconocimiento jurídico de este dominio. Como ejemplo de obligaciones en este sentido podemos mencionar el pago de los impuestos correspondientes al uso, goce y disfrute de los mismos (predial tratándose de inmuebles o tenencia tratándose de automotores) y como ejemplo de obligaciones, el responder por los daños que con los mismos se pudieren originar.

2. La modificación de derechos y obligaciones se presenta desde dos puntos de vista:

a. En el sujeto activo (quien realiza la ocupación) de tal forma que su universo de obligaciones y derechos se ve alterado al incrementarse su patrimonio con un nuevo bien respecto del que podrá libremente usar, gozar y disfrutar, situación que no sucedería si no fuera e legítimo propietario del mismo. Como ejemplo de ello podemos hablar del uso goce y disfrute de los bienes objeto de ocupación que se ven limitados y guardan profundas diferencias de aquellos sobre los que se ejerce el uso goce y disfrute por su legítimo propietario.

b. Para el caso de que existiere un propietario anterior, en el sujeto pasivo (quien manifiesta su voluntad de deshacerse del bien o abandonarlo), se modifican sus derechos y obligaciones al dejar de detentar la propiedad del bien que ha venido a ser ocupado por una tercera persona (sujeto activo)

3. Extinción de derechos y obligaciones. De igual forma, se dan en:

a. En el sujeto activo (quien realiza la ocupación), toda vez que sus derechos y obligaciones como ocupante del bien, se extinguen al convertirse en legítimo propietario del mismo.

b. Para el caso de que existiere un propietario anterior, en el sujeto pasivo (quien manifiesta su voluntad de deshacerse del bien o abandonarlo), los derechos y obligaciones que corresponden al legítimo propietario se extinguen respecto de este sujeto pasivo.

4. La transmisión de derechos y obligaciones se da en el caso de que el bien objeto de la ocupación haya pertenecido a alguna persona y esta ha decidido abandonarlo o dejar de ser su propietario, transmitiéndose así los derechos de propiedad a quien ocupe dicho bien o cosa.

5. En este acto interviene la voluntad del hombre, ya que si no existe la exteriorización de la voluntad del ocupante por convertirse en propietario (el animus de dominio), éste jamás será declarado propietario del mismo.

D. Especies

1. Bienes inmuebles.

Tratándose de inmuebles, es importante mencionar que en nuestro país la ocupación ya no opera respecto de los bienes inmuebles toda vez que no existen bienes vacantes ya que a Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, expresamente señala en su artículo 27 que “La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la nación, la cual ha tenido y tiene derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada” de tal forma que es el Estado el legítimo propietario de todos los inmuebles.

No obstante lo anterior, no podemos dejar de soslayo aquellos inmuebles que al ser fraccionados por un sujeto determinado los vende en lotes respecto de los que se hizo un levantamiento arbitrario y poco profesional y los nuevos propietarios luego de pensar que detentan la propiedad de un número determinado de metros cuadrados que ya han sido declarados al catastro, al realizar un nuevo levantamiento para querer construir o edificar o al efectuar un apeo y deslinde para delimitar perfectamente sus colindancias con los demás propietarios, se dan cuenta que vienen ocupando mayor número de metros cuadrados de los que pensaban que habían adquirido originalmente y respecto de los cuales pueden declarar la ocupación y convertirse en propietarios. En nuestro derecho se maneja erróneamente como posesión y no como ocupación como debiera ser.

2. Bienes muebles.

Tratándose de bienes muebles, podemos señalar la apropiación de animales, la de tesoros y la de aguas; y a ellas, nos referiremos enseguida:

a. Apropiación de animales. En la hay existen de dos tipos, apropiación de animales, por caza y por pesca. Estas dos actividades son especies de ocupación o apropiación mediante las cuales se puede adquirir el domino de la fauna silvestre, entendiéndose por tal, el animal o conjunto de animales que viven naturalmente libres e independientes del hombre, como los insectos, las fieras y los peces. Si los animales no se encuentran en estado de libertad, o dependen para su existencia de un ser humano, serán considerados como domésticos, domesticables o domesticados y no podrán ser objeto de apropiación u ocupación.

Al respecto y coincidiendo con lo expuesto, Puig Peña nos habla de la ocupación de semovientes señalando que el Derecho Romano presentó una clasificación de los animales que ha sido adoptado por las diversas legislaciones en las distintas épocas y lugares hasta la adopción por parte del derecho positivo vigente con ligeras variantes, en las que se establece la distinción entre los animales fieros amansados y domésticos, considerando a los primeros, es decir a los fieros, como aquellos animales salvajes que son aquellos que viven en libertad y solo pueden ser atrapados mediante el uso de la fuerza como los osos, pájaros, leones, jabalíes, venados, etc.; los amansados que son los ya citados y que han sido privados de la libertado y son aprovechados por el hombre al haberlos adiestrado para trabajos domésticos, exhibiciones, etc., o simplemente para exhibirlos públicamente en zoológicos; y los mansos o domésticos que son los que nacen y son criados bajo el dominio del ser humano como e caballo, las aves de corral, el asno, el perro, etc.

Respecto de los primeros, es decir respecto de los animales fieros es respecto de los únicos que se puede realizar la ocupación o apropiación ya que los amansados y los mansos o domésticos carecen del res nullius, es decir tienen un propietario salvo el caso en que dicho propietario los haya abandonado con el deseo de dejar de ser su propietario.

Cabe señalar que sobre los animales domesticados puede ejercerse la ocupación o apropiación solo en el caso de que hayan recobrado su primitiva libertad perdiendo la consuetudo revertendi pero mientras están en poder y sujeción del dueño a él pertenecen y no pueden ser objeto de apropiación u ocupación.

El Derecho Positivo Mexicano distingue la apropiación de animales dividiéndola en apropiación de animales por caza y apropiación de animales por pesca y a ellas nos referiremos:

• Apropiación de animales por caza.

En forma tácita, el código civil para el Distrito Federal reglamenta en capítulo II del título cuarto del Libro Segundo, la apropiación de animales fieros, amansados y domésticos, de la siguiente manera:

Animales fieros. Respecto de estos establece que el derecho de caza y de apropiarse de los productos de esta depende del lugar en que se realice, es decir en terrenos públicos o de propiedad particular.

Si es en terrenos públicos deberá sujetarse a las leyes y reglamentos respectivos, como lo es la ley de caza, tiro y pesa, la Ley Federal de armas de fuego y explosivos, etc.; y si es en terrenos de propiedad particular, se establece una reglamentación específica, señalando que en estos terrenos:

1. Cualquier persona puede apropiarse de animales bravíos siempre y cuando cumpla con lo establecido en la ley y sus reglamentos.

2. La caza solo puede efectuarse con la autorización del propietario del terreno.

3. Los campesinos asalariados y os aparceros gozan del derecho de caza en las fincas donde trabajan solo con el objeto de satisfacer sus necesidades y las de sus familias.

4. El cazador se hace dueño del animal que caza por el acto de apoderarse de él.

5. Se considera capturado el animal que ha sido muerto por el cazador durante el acto venario y también el que está preso en redes.

6. Si la pieza herida muriese en terrenos ajenos al propietario, el propietario de éstos o quien lo represente deberá entregarlos al cazador o permitir que entre a buscarlas.

7. Si el propietario se niega a entregarlos los animales cazados que procedan de otro terreno al cazador, deberá pagar el valor de la pieza.

8. Si el cazador se introduce sin permiso a terreno ajeno a recuperar los animales cazados, los pierde por ese solo hecho.

9. El cazador queda obligado a pagar los daños que ocasionen sus perros de caza cuando se introduzcan a terreno ajeno sin su voluntad.

10. Está permitido a los labradores destruir en cualquier tiempo los animales bravíos o cerriles que perjudiquen sus sementeras o plantaciones.

11. También le está permitido a los labradores cazar o destruir las aves domésticas en los campos en que hubiere tierras sembradas de cereales u otros frutos pendientes a los que pudieren perjudicar dichas aves.

12. Está prohibido destruir en predios ajenos los nidos, huevos y crías de aves de cualquier especie.

Animales amansados y domésticos.

Al respecto regula el código civil para el Distrito Federal, los animales que carecen de marca realizada por su legítimo propietario, señalando al respecto que:

1. Los que se encuentren en las propiedades se pesumen que son del dueño de estas mientras no se pruebe lo contrario, salvo que el propietario no tenga cría de la raza a la que los animales pertenezcan.

2. Los que se encuentren en tierras de propiedad particular que exploten en común varios se presumen del dueño de la cría de la misma especie y de la misma raza en ellas establecidas mientras no se pruebe lo contrario.

3. Si dos personas o mas fueren dueños de la misma raza mientras no haya prueba de que los animales pertenezca a alguno de ellos, serán copropietarios de los animales.

4. Cualquier persona puede apoderarse de los enjambres que no hayan sido encerrados en colmena o que hayan sido abandonados.

5. No se consideran abandonadas las abejas cuando se posan en predio propio del dueño o este las persigue llevándolas a la vista

• Apropiación de animales por pesca.

Al igual que en los animales por caza, de acuerdo con lo que establece nuestra legislación, los productos de la pesca se otorgarán a quien se ocupe o apropie de ellos dependiendo del lugar en que se realice a actividad, es decir si se trata de aguas públicas o privadas, señalando el Código Civil para el Distrito Federal que si se trata de aguas del dominio del poder público, que sean de uso común, se regirán por lo que dispongan las leyes y reglamentos respectivos como lo es la Ley Federal de Aguas; y si se trata de pesca en aguas particulares, los productos de la misma pertenecen a los dueños de los Predios en que aquéllas se encuentren.

b. Apropiación de tesoros. Son variados los conceptos sobre el término tesoro y por ello a ellos nos referiremos.

• Concepto

Federico Puig, citando al Digesto señala que por tesoro debe entenderse “Vetus kuaedam depositio pecuniae cuios non exstat memoria, ut iam dominum non haveat” , lo que significa que por tesoro debía entenderse los bienes o dinero de cuyo propietario no se tenía memoria y por lo tanto no existía dominio sobre los mismos.

Este concepto resulta impráctico toda vez que por inexacto ya que no se trata de que el tesoro no tenga propietario sino que no podía probarse quien lo era.

Por su parte el Código Civil Argentino en su artículo 2551 define al tesoro como “todo objeto que no tiene dueño conocido, y que está oculto o enterrado en un inmueble, sea de creación antigua o reciente, con excepción de los objetos que se encuentran en los sepulcros, o en lugares públicos, destinados a las sepulturas de los muertos”.

Por su parte el Código Civil para el Distrito Federal que por tesoro debe entenderse “el depósito oculto de dinero, alhajas u otros objetos preciosos cuya legítima procedencia se ignore. Nunca un tesoro se considera como fruto de una finca.”

• Reglamentación en el Código Civil para el Distrito Federal

Una vez expuesto el concepto de tesoro establecido por la legislación positiva vigente en el Distrito federal, podemos ahora precisar la forma en que el código civil reglamenta el hallazgo de tesoros dentro de la circunscripción territorial de esta entidad federativa.

Al respecto subdivide en hallazgo de tesoros en propiedad particular propia, en propiedad particular ajena y en propiedad pública y a ello nos referiremos.

Hallazgo de tesoros en propiedad particular.

Al respecto, el código civil establece que “e l tesoro oculto pertenece al que lo descubre en sitio de su propiedad.” , ello con la salvedad de que el tesoro de que se trate consista en objetos interesantes para las ciencias o para las artes, en cuyo caso pertenecerán a la nación quien las pagará en su totalidad al propietario del terreno en que se ubiquen si este lo hubiere encontrado y si fuera una persona ajena se distribuirá el precio por pares iguales.

Hallazgo de tesoros en propiedad particular ajena al descubridor.

Se establecen las siguientes reglas:

1. El descubrimiento debe ser casual.

2. Nadie puede en edificio o terreno ajeno, hacer excavación horadación u obra alguna para buscar un tesoro.

3. El tesoro descubierto en terreno ajeno por obras practicadas sin consentimiento de su dueño pertenece íntegramente a este.

4. El que sin consentimiento del dueño hiciere en terreno ajeno obras para descubrir un tesoro, estará obligado en todo caso a pagar los daños y perjuicios, y, además, a costear la reposición de las cosas a su primer estado y perderá el derecho de inquilinato si lo viere aunque no hubiere vencido la renta si así lo demandare el dueño.

5. Si el tesoro se buscare con el consentimiento del propietario del inmueble, se estará a lo pactado entre ambas partes y si no se hubiere convenido nada, los gastos y lo descubierto se prorrateará por partes iguales.

6. Si existiere usufructuario y este lo encontró le corresponderá en cincuenta por ciento del valor del tesoro pero si el no lo descubre no le corresponde nada.

7. En todo caso si el tesoro consiste en objetos interesantes para las ciencias y las artes, el propietario será la nación quien pague el valor del mismo al propietario o descubridor según las reglas que se han dejado expuestas

Hallazgo de tesoros en propiedad pública

Cuando el tesoro se encuentre en un bien público, corresponderá un cincuenta por ciento al descubridor y el restante cincuenta por ciento a la nación. Si se tratare de objetos interesantes para las ciencias y las artes, el estado cubrirá e cincuenta por ciento del valor a quien lo descubra.

c. Apropiación de aguas.

El código civil para el Distrito Federal refiere as aguas de utilidad pública y las que pueden ser aprovechadas directamente por los aprticulares, de la siguiente manera:

Aguas consideradas de utilidad pública.

Señala el referido ordenamiento que “El dueño del predio en que exista una fuente natural, o que haya perforado un pozo brotante, hecho obras de captación de aguas subterráneas o construido aljibe o presas para captar las aguas pluviales, tiene derecho de disponer de esas aguas; pero si éstas pasan de una finca a otra, su aprovechamiento se considerará de utilidad pública y quedará sujeto a las disposiciones especiales que sobre el particular se dicten.”

De esta manera, delimita el estado a los particulares en de ellos mismos, el apoderamiento de este tipo de aguas, ya que de otra forma podrían presentarse abuso y actos de comercio indebidos de aquellas personas que por motivos de la naturaleza se conviertan en los primeros receptores de agua pluvial, subterráneas, de aljibes o pozos con respecto de otros propietarios, poseedores o usufructuarios contiguos a quienes pudiera impedir el aprovechamiento de estas aguas.

Aguas consideradas de aprovechamiento particular o privado.

Establece la reglamentación civil para el Distrito Federal, que “El dueño del predio en que exista una fuente natural, o que haya perforado un pozo brotante, hecho obras de captación de aguas subterráneas o construido aljibe o presas para captar las aguas pluviales, tiene derecho de disponer de esas aguas…” , ello con la salvedad de que dichas aguas no pasen de una finca a otra, ya que en este caso su aprovechamiento se considerará de utilidad pública y quedará sujeto a las disposiciones especiales que sobre el particular se dicten, estableciendo además, las siguientes reglas:

1. Al perforar un pozo o hacer obras de captación de aguas el propietario caerá en un ilícito si lo hace con el afán de perjudicar a un tercero propietario, poseedor o usufrutuario sin obtener beneficio alguna para sí mismo

2. El propietario de un predio que sólo con muy costosos trabajos pueda proveerse del agua que necesit