Leer Ensayo Completo Edipo Rey

Edipo Rey

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.607.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: poland6525 21 junio 2011

Palabras: 5429 | Páginas: 22

...

en la historia.

Como último punto, se verán los Aspectos significativos de la historia, en dónde podemos hablar acerca de la Mitología que se observa en la historia (ya que Edipo Rey es una obra que nos muestra formas de creencias que tenían las personas en Grecia durante épocas remotas) y el lenguaje que es usado, con lo cual terminaremos por realizar, cada integrante del equipo realizando una conclusión personal, reflejando la impresión que causó esta obra en nosotros y los aprendizajes más significativos que pudimos obtener.

Así es como finaliza nuestro análisis, después de que ya desarrollamos todos los aspectos que definen a una obra de género dramático, mas concretamente de la Tragedia, y con esto los aprendizajes que quedan significativamente plasmados en nuestras vidas.

ARGUMENTO:

El oráculo había predicho a Layo, rey de Tebas, que él y su esposa, Yocasta tendrían un hijo el cual le daría muerte y se casaría después con su madre. Al nacer el niño, su madre lo entregó a un pastor para que lo dejase morir abandonado en la montaña. Pero éste se compadece, se lo entregó a otro pastor, que se lo llevó al rey de Corinto. Cuando creció éste se va de Corinto para evitar la tragedia del oráculo, sin embargo, Edipo mata a su desconocido padre en un altercado, y se casa con su madre, sin saber que lo era. Andando el tiempo se levantó en Tebas una peste terrible. Apolo declaró que no cesaría mientras la ciudad no se purificase con la expulsión del asesino de Layo. La investigación a cerca del homicida descubrió una serie de circunstancias que indicaron con evidencia al asesino. Yocasta se ahorca al convencerse de la realidad, y Edipo se saca los ojos y se marcha de Tebas, dejando a Creón al frente.

COMPOSICIÓN DRAMÁTICA

La obra escrita por Sófocles, Edipo Rey es una obra dramática con un solo acto debido a que toda la obra se desarrolla en una unidad de tiempo.

El planteamiento de la obra parte en el principio de la tragedia, en el momento en que Edipo sale del castillo para oír lo que los de ciudadanos le quieren decir, cuyo grupo va encabezado por un sacerdote el cual pide remedio para la peste que invade la ciudad de Tebas.

“…Edipo.- ¡Hijos míos, nuevos vástagos del antiguo Cadmo!, ¿qué tenéis que impetrar de mí, cuando venís a esta audiencia con ramos de suplicantes? Nuestra ciudad está saturada del humo del incienso, así como de lagrimas y lamentos….”

El planteamiento continúa cuando Edipo en busca del remedio para la peste, manda a Creónte a consultar el oráculo de Delfos para así averiguar la causa de la peste que azota la ciudad. Cuando Creónte llega, la respuesta del oráculo es que dicha peste se debe a que no se ha vengado apropiadamente la muerte de Layo, el rey anterior, y el alivio del pueblo solo se lograra hasta que se castigue con la muerte o el destierro al ó a los asesinos.

“…CREONTE: Voy, pues, a repetir lo que oí de boca del dios. El rey Apolo nos ordena expresamente lavar una mancha que ha sufrido este país y no dejarla crecer hasta que no tenga remedio.

EDIPO: ¿Por medio de qué purificaciones? ¿Cómo nos libraremos de esta calamidad?

CREONTE: Desterrando a un culpable, o expiando un homicidio con otro homicidio, pues una sangre derramada es la causa de las desventuras de Tebas.

EDIPO: Pero ¿a qué hombre se refiere ese homicidio?

CREONTE: Príncipe, antes que vinieras a gobernar esta ciudad, teníamos un rey, jefe de esta tierra, que se llamaba Layo.

EDIPO: Así me lo han dicho, aunque yo no lo vi nunca.

CREONTE: Pues habiendo sido asesinado ese rey, el dios nos ordena castigar a sus matadores, sean quienes fueren.

EDIPO: Pero ¿dónde están? ¿Dónde podemos encontrar la pista tan difícil de un crimen tan antiguo?...”

El nudo de esta obra dramática lo encontramos en el momento en que Edipo trata de averiguar quien fue el que mató al rey Layo manda a llamar a Tiresias, para que este le diga quien fue el asesino. Tiresias le informa que el mismo es el responsable de la muerte de Layo, pero Edipo lo niega y ante tal respuesta por parte de Tiresias piensa que esta en conspiración con su cuñado Creónte, para poder tomar posesión del puesto de rey.

“….EDIPO: ¡Oh Tiresias, cuya mente conoce todo lo que se ha de divulgar y lo que se ha de callar, los signos del Cielo y los que ofrece la Tierra! Aunque seas ciego, ves sin embargo el azote que padece esta ciudad; sólo tú, maestro, puedes socorrerla y salvarla mismo………...sálvame también a mí y líbranos de la mancha de ese homicidio. Nuestra esperanza está puesta en ti; y ser útil a los demás, en la medida de sus fuerzas, y según sus medios, es para un hombre la más hermosa de sus empresas…”

El clímax lo encontramos cuando un mensajero le dice a Edipo que Pólibo su padre esta muerte y que ahora es heredero de Corinto, al oír Yocasta la noticia trata de convencer a Edipo de que los designios de el oráculo son falsos, sin embargo, el mensajero confiesa que Edipo no era hijo natural de Pólibo, y después Yocasta manda llamar al testigo que puede corroborar la historia acerca de la muerte de Layo.

“…YOCASTA: No te atormentes por lo que me estás diciendo. Escúchame y te convencerás de que no hay ningún mortal que entienda una palabra de profecías. En pocas palabras te daré una prueba de ello. Hace tiempo, un oráculo, transmitido no diré que por el mismo Apolo, sino a través de uno de sus servidores, pronosticaba a Layo que su destino era morir a manos de un hijo suyo que le nacería de mí. Pues a pesar de eso, a Layo le mataron hace tiempo, por lo menos eso dice la opinión general, unos bandidos extranjeros, en el cruce de tres caminos……Y Layo no murió como él con tanto horror temía, a manos de su hijo. Así se cumplió lo que los oráculos habían predeterminado.

De modo que no te inquietes más. Lo que un dios juzga útil que se sepa, lo revela fácilmente él mismo….”

Y este termina en el momento que Edipo se torna nervioso ya que sospecha que en verdad es el asesino de Layo y tras sus investigaciones termina dándose cuenta que mató a su padre y su esposa era su madre cumpliéndose el destino que el oráculo había predicho a Layo.

“…EDIPO: ¡Ay! ¡Ay! Todo se ha aclarado ahora. ¡Oh luz, pudiera yo verte por última vez en este instante! Nací de quien no debería haber nacido; he vivido con quienes no debería estar viviendo; maté a quien no debería haber matado…”

En el desenlace de la tragedia Yocasta la esposa y madre de Edipo se suicida y Edipo horrorizado del destino que le depara por la desesperación se arranca los ojos quedando totalmente en cegado.

A causa de lo sucedido Edipo habla con Creónte para que tome posesión del reinado y le pide que proteja a sus hijas Isme y Antígona, él queda desterrado y se marcha.

“…EDIPO ¡Ay!, ¡ay!, ¡qué infortunado soy! ¿A qué rincón de la Tierra me iré así, desgraciado? ¿Dónde mi voz podrá llegar? ¡Ay!, destino mío, ¿dónde me has hundido?”

CREONTE: Vamos, ya has llorado bastante. Vuelve bajo tu techo.

EDIPO: ¿Sabes con qué condiciones me retiraré?

EDIPO: Que me desterrarás de este país.

CREONTE: Me pides lo que sólo un dios puede conceder.

EDIPO: ¡Pero si soy el hombre más execrado de los dioses!

CREONTE: Ya que es así, obtendrás pronto lo quieres.

EDIPO: ¿Dices la verdad?

CREONTE: No me gusta decir inconsideradamente lo que no pienso.

EDIPO: Pues bien, llévame lejos de aquí.

CREONTE: Ven, pues, y suelta a tus hijas.

EDIPO: ¡Oh no, no me las quites!

CREONTE: Dejarás de querer ser siempre el amo, pues lo que has obtenido no ha sido siempre por el bien de tu vida.

(EDIPO, guiado por Creónte, entra lentamente al palacio, seguido de sus hijas y de la servidumbre del rey.) las sabré después de habértelas oído…”

Terminando la tragedia con el coro que comenta y juzga lo que ocurre en la tragedia canta la desdicha al ver lo que ha sido su rey y en lo que se ha convertido.

“CORO: Habitantes de Tebas, mi patria, ved a este Edipo, que había sabido adivinar los famosos enigmas. Era un hombre muy poderoso; ningún ciudadano podía sin envidia posar los ojos en su prosperidad. Y ahora, ¡en qué sima de terribles desgracias ha sido precipitado! De modo que hasta esperar su último día, no hay que proclamar feliz a ningún mortal antes que haya llegado, sin sufrir ningún mal, al término de su vida.”

CONFLICTOS:

* El pueblo pide ayuda a Edipo para dar fin a la peste que azota.

* Creonte informa que están siendo castigados por no haber expulsado y matado al asesino del rey Layo.

* Edipo llama a Tiresias para que devele la entidad del asesino.

* Tiresias indica al mismo Edipo como responsable de la muerte del rey Layo.

* Edipo piensa que es una conspiración de Creonte por que quiere el poder e inicia las investigaciones.

PERSONAJES:

Edipo: Hijo de Layo y Yocasta, el cual es abandonado tras nacer y es adoptado por Pólibo rey de Corinto. A quien le espera una trágica experiencia la cual estaba marcada por el oráculo desde su nacimiento.

Creónte: Hermano de Yocasta. Quién forma parte de un conflicto dentro de la trama al ser uno de los personajes que desata las investigaciones de Edipo y quien toma poder del reinado después del destierro de Edipo.

Tiresias: Adivinador siego, el cual es responsable de hacer dudar a Edipo de Creónte, ante una complicidad con este, ya que él lo declara culpable de la peste.

Yocasta: Ex esposa de Layo y, esposa y madre de Edipo, quien trata de evitar que Edipo se de cuenta de que se a cumplido los designios del oráculo, y quien se suicida tras descubrirse la verdad.

Corifeo: Dirigente del coro

Mensajero: Leva a Tebas la noticia de la muerte de Pólibo y revela el verdadero origen de Edipo.

Paje: Testigo y relator de los últimos sucesos y el desenlace final

Sacerdote: Ministro del culto religioso de Zeus. Pastor.

Pastor: En cargado de verificar la historia del asesinato de Layo

Coro: Voz del pueblo

ESPACIO: El palacio del rey de Tebas.

EL AMBIENTE: La acción tiene lugar en Tebas (Grecia) durante la Edad Antigua

TIEMPO: Subjetivo.

DIVISIÓN: Escenas.

TENSIÓN DRAMÁTICA: esta se ve claramente durante toda la obra, consideramos que ya sea por una cosa u otra que sucedía dentro del drama lograba capturar nuestra atención como espectadores, lo cual suponemos se debe a que la tensión dramática es muy buena.

GENERO LITERARIO: Dramático.

SUBGENERO: Tragedia.

FORMA DE EXPRESIÓN: Diálogo.

LENGUAJE: Literario.

ESTRUCTURA FORMAL:

* Diálogos:

Edipo Rey es una obra dramática escrita en un solo acto debido a que toda la obra se desarrolla en un mismo tiempo. El autor se presenta como testigo pues no participa de modo alguno en el desarrollo de la historia.

El lenguaje que utilizan en la obra tiene recursos como metáforas, y la ironía la es también característica.

En la obra, los diálogos se presentan conformados de una manera estructurada, y estos pueden separarse en dos puntos, como son las escenas y los cuadros.

En cada uno de estos se pueden apreciar distintos elementos, ya que no en todos los casos se presenta una misma uniformidad en su organización, y podemos observar también que las escenas y los cuadros pueden cambiar de contexto temático muy constantemente y que no se maneja el mismo tema para cada una, si no que los cambios se realizan en cuanto al ambiente y a la situación en la que se encuentran. Así pues, podemos cruzarnos en la lectura, con una escena que contenga distintos cuadros o con un cambio constante de escenas.

* Acotaciones:

Las acotaciones se presentan de manera muy constante en el texto, ya que estas nos sirven para poder darnos una idea más grande acerca de lo que observamos en la obra y en cuanto a lo que tratamos en la historia.

Las acotaciones nos señalan acciones que realizan los personajes en la historia y con esto nos podemos imaginar el contexto en el que se encuentran, para así poder comprender mejor lo que nos están narrando.

“Edipo.- ¿Qué es?- Me dije yo-. Pero en lugar de que lo mensajeros me dieran razón, he preferido venir en persona…

Se dirige al Sacerdote

Sacerdote.- Vamos, lo digo… Nada sabías, no habías buscado informes, nada te habíamos dicho. Te guiaba un dios –Eso se pensó, eso se dijo- te guiaba un dios y nos salvaste la vida.”

* Paratextos:

Como Paratextos encontramos primeramente lo que son las acotaciones las que como se explicaba arriba, ayudan a entender las acciones de los personajes, pero además podemos encontrar, al inicio de la obra otras acotaciones.

Al inicio de la obra se nos muestra la lista de los personajes, y además de esto, se nos describe el escenario en el que se presentaran los personajes y en el que se plantea la historia, con lo que podemos idealizar el contexto en que se sitúan todos los acontecimientos.

“Escenario

Tebas. Palacio Real. Altar de Apolo Licio. Sacerdote de Zeus y un grupo de niños con ramas de olivo.

Personas

EDIPO, Rey de Tebas

YOCASTA, su esposa y viuda del Rey Layo

CREÓN, hermano de Yocasta

TIRESIAS, vidente oficial de la ciudad, anciano, ciego, guiado por un lazarillo…”

La obra es una tragedia, pues cumple las tres condiciones necesarias para serlo: poseer personajes eminentes, de condición social elevada.

“SACERDOTE.- ¡Oh Edipo, que reinas en mi país! Ves de qué edad somos los que nos sentamos cerca de tus altares: unos, sin fuerzas aún para volar lejos; otros, torpes por la vejez, somos Sacerdotes -yo lo soy de Zeus-, y otros, escogidos entre los aún jóvenes”

Estar contada en un lenguaje enfático y exaltado

“SACERDOTE.- Hijos, levantémonos. Pues con vistas a lo que él nos promete hemos venido aquí. ¡Ojalá que Febo, el que ha enviado estos oráculos, llegue como salvador y ponga fin a la epidemia!

(Salen de la escena y, seguidamente, entra en ella el Coro de ancianos tebanos.)

CORO.

ESTROFA 1ª

¡Oh dulce oráculo de Zeus! ¿Con qué espíritu has llegado desde Pito, la rica en oro, a la ilustre Tebas? Mi ánimo está tenso por el miedo, temblando de espanto, ¡oh dios, a quien se le dirigen agudos gritos, Delios, sanador! Por ti estoy lleno de temor. ¿Qué obligación de nuevo me vas a imponer, bien inmediatamente o después del transcurrir de los años? Dímelo, ¡oh hija de la áurea Esperanza, palabra inmortal!”

Y terminar con la muerte, suicidio o locura de uno o varios personajes sacrificados por rebelarse contra las leyes del destino (presagios del oráculo).

“Y, después de esto, ya no sé cómo murió; pues Edipo, dando gritos, se precipitó y, por él, no nos fue posible contemplar hasta el final el infortunio de aquélla; más bien dirigíamos la mirada hacia él mientras daba vueltas.

En efecto, iba y venía hasta nosotros pidiéndonos que le proporcionásemos una espada y que dónde se encontraba la esposa que no era esposa, seno materno en dos ocasiones, para él y para sus hijos.

Algún dios se lo mostró, a él que estaba fuera de sí, pues no fue ninguno de los hombres que estábamos cerca. Y gritando de horrible modo, como si alguien lo guiara, se lanzó contra las puertas dobles y, combándolas, abate desde los puntos de apoyo los cerrojos y se precipita en la habitación en la que contemplamos a la mujer colgada, suspendida del cuello por retorcidos lazos. Cuando él la ve, el infeliz, lanzando un espantoso alarido, afloja el nudo corredizo que la sostenía. Una vez que estuvo tendida, la infortunada, en tierra, fue terrible de ver lo que siguió: arrancó los dorados broches de su vestido con los que se adornaba y, alzándolos, se golpeó con ellos las cuencas de los ojos, al tiempo que decía cosas como éstas: que no lo verían a él, ni los males que había padecido, ni los horrores que había cometido, sino que estarían en la oscuridad el resto del tiempo para no ver a los que no debía y no conocer a los que deseaba.”

Pensamos que esta es una parte fundamental de la historia ya que, como vemos todo lo que sucede esta marcado por el destino, característica muy importante de el subgénero, Los dramaturgos griegos utilizaban mucho este recurso ya que la religión estaba muy marcada en cada una de las obras de estos grande, sin embargo nos dimos a la tarea de investigar un poquito sobre ello y resulta que Sófocles ,es de los primeros en poner como en duda la veracidad de los oráculos , sin embargo jamás afirma que estos sean falsos , solo lo pone en duda , esto se ve claramente marcado durante toda la obra como pudimos observar un ejemplo podría ser cuando Yocasta quiere convencer a Edipo que el oráculo era incierto, o simplemente el la forma en la que rechaza Edipo ser el culpable de la muerte de su padre ,dándole la explicación de un complot entre Creónte y Tiresias. En cambio podemos ver que menciona y juega un papel importante el destino en la obra aunque este elemento solo lo utiliza Sófocles para seguir el perfil del género.

El lenguaje utilizado es en su mayoría formal, elevado, donde aparecen recursos como metáforas, personificaciones, símiles... La ironía y la ambigüedad son notas características; mientras que el lenguaje del coro, más poético, está lleno de exclamaciones, interrogaciones, invocaciones a los dioses, etc.

“EDIPO.- ¡Oh nube de mi oscuridad, que me aíslas, sobrevenida de indecible manera, inflexible e irremediable! ¡Ay, ay de mí de nuevo! ¡Cómo me penetran, al mismo tiempo, los pinchazos de estos aguijones y el recuerdo de mis males!

CORIFEO.- No tiene nada de extraño que en estos sufrimientos te lamentes y soportes males dobles.

ANTÍSTROFA 1ª

EDIPO.- ¡Oh amigo!, tú eres aún mi fiel servidor, pues todavía te encargas de cuidarme en mi ceguera. ¡Uy, uy!, No me pasas inadvertido, sino que, aunque estoy en tinieblas, reconozco, sin embargo, tu voz.

CORIFEO.- ¡Ah, tú que has cometido acciones horribles! ¿Cómo te atreviste a extinguir así tu vista?, ¿qué dios te impulsó?”

En esta tragedia la peripecia es cuando el mensajero llega al palacio con la intención de comunicarle a Edipo la buena noticia de que el será el nuevo rey de Corinto, y con intención de quitarle el miedo de casarse con su madre, le manifiesta quién es realmente, produciendo efecto contrario.

“Mensajero: ( a Yocasta) “Buenas nuevas para tu casa y tu marido”

Yocasta: “¿Cuáles? ¿Quién te manda?”

Mensajero: “Vengo de Corinto. Las noticias te alegrarán, cómo no. Aunque podrían apenarte...”

Yocasta: “No entiendo. ¿Por qué tienen esas contrarias cualidades?”

Mensajero: “Los habitantes del istmo quieren poner en el trono a Edipo, según todos lo decían.”

Yocasta: ¿No gobierna ya en Corinto el anciano Pólibo?

(...)

Edipo: ¿Qué dices extranjero? Explícame tu mismo esas nuevas.

Mensajero: Si esto es necesario te lo diré con claridad: por cierto, Pólibo ha muerto.

Edipo: ¿Por enfermedad o por traición?

Mensajero: Cualquier leve contratiempo basta para matar a un viejo.

Edipo: Entonces fue por enfermedad...

Mensajeros: Y por sus muchos años.

Edipo: ¡Ay! ¿Para qué, mujer, consultar al oráculo de Delfos o a las aves que surcan los aires? De acuerdo con los augurios yo debía matar a mi padre...

(...)

Mensajero: ¿Cuál es la mujer por la que temes?

(...)

Mensajero: Debes saber que no hay razón alguna para que temas nada.

Edipo: ¿Cómo no temer si ellos me dieron la vida? (refiriéndose a Pólibo y a Mérope)

Mensajero: Porque Pólibo no tenía ningún parentesco contigo.

Edipo: ¿Qué has dicho? ¿No fue Pólibo mi padre?

Mensajero: Tanto como yo; o igual que yo.

Edipo: ¿Cómo ha de ser igual al que me engendró el que, como tú, no es nada mío?

Mensajero: Él no lo hizo...y lo mismo yo. “

El coro juega un papel muy importante en la obra ya que es como el juez de todo lo que sucede, para nosotros es como el personaje que concretiza todo lo que pasa alrededor dándonos una opinión común de todo lo que se habla, además de que consideramos que es como el separador de cada escena, es quien nos señala cuando termina una.

La anagnórisis en el texto se produce cuando Edipo reconoce los presagios del oráculo y lo acepta, para ser mas precisos este se da amostrar después de que el campesino declara como es que sucedió la muerte de Layo y da parte al reconocimiento del origen de Edipo.

“EDIPO.- ¿De cuál de estos ciudadanos y de qué casa?

SERVIDOR.- ¡No, por los dioses, no me preguntes más, mi señor!

EDIPO.- Estás muerto, si te lo tengo que preguntar de nuevo.

SERVIDOR.- Pues bien, era uno de los vástagos de la casa de Layo.

EDIPO.- ¿Un esclavo, o uno que pertenecía a su linaje?

SERVIDOR.- ¡Ay de mí! Estoy ante lo verdaderamente terrible de decir.

EDIPO.- Y yo de escuchar; pero, sin embargo, hay que oírlo.

Servidor.- Era tenido por hijo de aquél. Pero la que está dentro, tu mujer, es la que mejor podría decir cómo fue.

EDIPO.- ¿Ella te lo entregó?

SERVIDOR.- Sí, en efecto, señor.

EDIPO.- ¿Con qué fin?

SERVIDOR.- Para que lo matara.

EDIPO.- ¿Habiéndolo engendrado ella, desdichada?

SERVIDOR.- Por temor a funestos oráculos.

EDIPO.- ¿A cuáles?

SERVIDOR - Se decía que él mataría a sus padres.

EDIPO.- Y ¿cómo, en ese caso, tú lo entregaste a este anciano?

SERVIDOR.- Por compasión, oh señor, pensando que se lo llevaría a otra tierra de donde él era. Y éste lo salvó para los peores males. Pues si eres tú, en verdad, quien él asegura, sábete que has nacido con funesto destino.

EDIPO.- ¡Ay, ay! Todo se cumple con certeza. ¡Oh luz del día, que te vea ahora por última vez! ¡Yo que he resultado nacido de los que no debía, teniendo relaciones con los que no podía y habiendo dado muerte a quienes no tenía que hacerlo!”

La Hibrys se puede ver claramente cuando Tiresias le dice Edipo que el es culpable de la muerte de layo y por tanto de la peste que se vive en el pueblo, y Edipo no quiere reconocer eso, por lo que busca otra explicación ante lo que declara Tiresias, como sabemos la Hibrys es la falla del héroe para después convertirse en antihéroe.

“EDIPO.- Nada de lo que estoy advirtiendo dejaré de decir, según estoy de encolerizado. Has de saber que parece que tú has ayudado a maquinar el crimen y lo has llevado a cabo en lo que no ha sido darle muerte con tus manos. Y si tuvieras vista, diría que, incluso, este acto hubiera sido obra de ti solo.

TIRESIAS.- ¿De verdad? Y yo te insto a que permanezcas leal al edicto que has proclamado antes y a que no nos dirijas la palabra ni a éstos ni a mí desde el día de hoy, en la idea de que tú eres el azote impuro de esta tierra.

EDIPO.- ¿Con tanta desvergüenza haces esta aseveración? ¿De qué manera crees poderte escapar a ella?

TIRESIAS.- Ya lo he hecho. Pues tengo la verdad como fuerza.

EDIPO.- ¿Por quién has sido enseñado? Pues, desde luego, de tu arte no procede.

TIRESIAS.- Por ti, porque me impulsaste a hablar en contra de mi voluntad.

EDIPO.- ¿Qué palabras? Dilo, de nuevo, para que aprenda mejor.

TIRESIAS.- ¿No has escuchado antes? ¿O es que tratas de que hable?

EDIPO.- No como para decir que me es comprensible. Dilo de nuevo.

TIRESIAS.- Afirmo que tú eres el asesino del hombre acerca del cual están investigando.

EDIPO.- No dirás impunemente dos veces estos insultos.

TIRESIAS.- En ese caso, ¿digo también otras cosas para que te irrites aún más?

EDIPO.- Di cuanto gustes, que en vano será dicho.

TIRESIAS.- Afirmo que tú has estado conviviendo muy vergonzosamente, sin advertirlo, con los que te son más queridos y que no te das cuenta en qué punto de desgracia estás.

EDIPO.- ¿Crees tú, en verdad, que vas a seguir diciendo alegremente esto?

TIRESIAS.- Sí, si es que existe alguna fuerza en la verdad.

EDIPO.- Existe, salvo para ti. Tú no la tienes, ya que estás ciego de los oídos, de la mente y de la vista.

TIRESIAS.- Eres digno de lástima por echarme en cara cosas que a ti no habrá nadie que no te reproche pronto.

EDIPO.- Vives en una noche continua, de manera que ni a mí, ni a ninguno que vea la luz, podrías perjudicar nunca.

TIRESIAS.- No quiere el destino que tú caigas por mi causa, pues para ello se basta Apolo, a quien importa llevarlo a cabo.

EDIPO.- ¿Esta invención es de Creonte o tuya?

TIRESIAS.- Creonte no es ningún dolor para ti, sino tú mismo.”

La catarsis en una tragedia suele darse por los sentimientos de compasión, de terror, miedo, pasión, e nosotros consideramos que, efectivamente, puede provocar “catarsis” en el espectador, ya que, el espectador se siente identificado con el personaje al ver que éste es honrado y noble, y siente compasión luego, cuando se revela la verdad, y pasa de la fortuna, a la desgracia. Además el espectador siente terror en el momento en que Edipo se quita los ojos, y además, al oír la discusión entre Edipo y Tiresias. A lo largo de toda la tragedia el espectador va mezclando los sentimientos de terror y compasión, pero el momento en el que la catarsis adquiere mayor intensidad es cuando se produce la anagnórisis. Toda la desgracia cae sobre Edipo en un único momento, y es impresionante la manera en la que envuelve el autor, por ello decíamos anteriormente que tiene una muy buena tensión dramática.

Bueno y para concluir creemos que de los aspectos mas significativos que encontramos es la mitología griega, la relación que mantienen Yocasta y su propio hijo Edipo, y el papel de la fuerza del destino, .es imposible escapar del por que las profecías de los oráculos acaban haciéndose realidad, por ejemplo en el caso de Layo aun habiendo tomado fuertes medidas para que su hijo no lo matara al final lo mata prácticamente por casualidad y en el caso de Edipo ocurre que intentando huir de su destino se topa de frente con él .

En cuanto al aspecto religioso- mitológico grecorromana, podemos apreciar una muy arraigada religión, la cual se presenta en todos sus personajes a lo largo de la historia, ya que los personajes constantemente enuncian a su rey Apolo. Otro motivo por el cual se observa la religión en la obra es porque los antiguos Griegos confiaban mucho en el destino que les deparaba, del cual les informaba el oráculo. Como ya se había mencionado antes.

Otra cosa que también nos llamo la atención fue Edipo se quita la vista, a nosotros nos pareció que esta reacción fue tomada gracias a que él, a lo mejor muy en el fondo prefirió vivir segado o al menos después de conocer esta cruel verdad decide no ver ninguna otra.

CONCLUSIÓNES

Alejandro López Rodríguez

Edipo Rey, a pesar de mostrar aspectos que se pueden situar en tiempos muy antiguos, es una obra que en mi opinión muestra situaciones que se siguen presentando en los seres humanos de ahora, como son el orgullo y la prepotencia, que Edipo muestra al inicio de la historia, y actualmente existen personas que viven con una condición social alta, que ante las demás personas se ven como seres perfectos y poderosos.

Es por esto que la obra me causó mucho interés, ya que fui recorriendo la historia y la misma fue captando mi atención conforme avanzaba en el libro.

Al ser está la primer tragedia con la que trabajo, me pareció muy interesante el ir desarrollando los puntos del trabajo, ya que son elementos nuevos y que en ningún otro género se presentan, por lo que tuve que razonar con más detenimiento la obra, e incluso leerla en dos ocasiones.

CONTRERAS PECH YESSICA DEYANIRA

En lo particular la obra trágica me parece buena la manera en que el personaje de Edipo sufre bastante a lo largo de toda la obra desde el principio cuando el pueblo se ve en un gran problema por la peste que lo inunda hasta el momento en que se da cuanta que el mismo es quien tiene la culpa de todas las atrocidades esta dispuesto a pagarlo condenándose a una vida cruel cuando el mismo por la desesperación se arranca los ojos.

Un buen trama en general terminando en lo que es una tragedia para Edipo en este caso.

QUEZADA AYALA CÉSAR ADRIAN

De forma general respecto al tipo de lectura leída, puedo decir que se me hace interesante, la forma de narración (diálogos) ya que aparte de que es una forma diferente de texto de lo que se manejaba el curso anterior, me gusta mucho mas ya que me parece como que el espectador es mas atraído por leer los diálogos que estar leyendo lo que nos dice un narrador en cambio de esta manera uno se relaciona mas con el personaje. Aunque el subgénero apenas lo estoy conociendo, puede que haya sido el motivo por el cual no me guste mucho pero creo leyendo mas de este, pueda conocerlo mejor y entonces dar un punto de opinión diferente.

Con respecto ala obra, me parece buena ya que tiene elementos como la mitología, la política, la vida social, etc., marcadas, es decir nos da a mostrar un mundo en el que no solo Vivian los personajes si no los autores de estas grandes obras, aparte me gusta la problemática que plantea , ya que no hacer nada fácil, estar viviendo este tipo de situaciones en las cuales , el personaje ya sabe su destino, el cual es predestinado y descifrado por un oráculo. Creo no hacer nada fácil tomar una decisión ante la situación de saber tu futuro, y también desear cambiarlo por que no es como tú lo querías. En fin creo eso es lo que me llevo de esta lectura y espero tener la oportunidad de seguir leyendo el libro de Sófocles.

CASTRO HERRERA DIEGO ALEXANDER

Para mi Edipo Rey se considera una obra dramática por que tiene una trama por cierto muy buena se podría decir que es muy realista, Hubo personajes ilustres que produjeron la crisis, es decir, que le dieron el sabor a la historia.

Me pareció no muy extensa entendible y sobre todo fácil de digerir.

HEMEROGRAFIA:

Autor: Sófocles

Editor: Editorial Porrúa, S.A.

Edición: 2003

Número de páginas: 298