Leer Ensayo Completo Educacion Bancaria Y Educacion Liberadora Paulo Freire

Educacion Bancaria Y Educacion Liberadora Paulo Freire

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.195.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Helena 23 mayo 2011

Palabras: 12767 | Páginas: 52

...

erencia de conocimientos del educador al aprendiz

Su concepción de educación es la siguiente: "La educación es la praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo"

Es un acto de comunicación, un acto liberador, es una educación problematizadora, liberadora.

La educación es una actividad donde profesores y alumnos, mediatizados por la realidad que aprenden, extraen contenidos de aprendizaje.

"La educación es un acto de amor, de coraje; es una práctica de la libertad dirigida hacia la realidad a la que no le teme; sino que busca transformarla; por solidaridad, por espíritu fraternal". Paulo Freire

Finalidad de la educación

El fin principal de la educación problematizadora es el de lograr que emerjan las conciencias de los hombres, y que logren una comprensión e insercióncrítica en el mundo. Apunta al cambio radical, criticando la homogeneización de los individuos.

No es tan importante trasmitir conocimientos específicos si no tener una nueva relación con la experiencia vivida.

La educación problematizadora tiene por objetivo principal el satisfacer la vocación del hombre de humanizarse, de "ser más", y de insertarse de forma crítica en el mundo.

El educador-educando

"...el educador ya no es sólo el que educa sino aquel que, en tanto educa, es educado a través del diálogo con el educando, quien, al ser educado también educa. Así, ambos se transforman en sujetos del proceso en que crecen juntos y en el cual los "argumentos de la autoridad" ya no rigen"

Se debe superar la falsa contradicción educador-educando, para llegar a la relación horizontal, de diálogo, necesaria para lograr una verdadera educación problematizadora.

"...el enseñar y el aprender se van dando de manera tal que por un lado, quien enseña aprende porque reconoce un conocimiento antes aprendido y, por el otro, porque observando la manera como la curiosidad del alumno aprendiz trabaja para aprehender lo que se le está enseñando, sin lo cual no aprende, el educador se ayuda a descubrir dudas, aciertos y errores. El aprendizaje del educador al educar se verifica en la medida en que el educador humilde y abierto se encuentre permanentemente disponible para repensar lo pensado, revisar sus posiciones."

Esto no significa que el educador pueda enseñar algo que no sabe, ya que el educador tiene una responsabilidad ética, que le impone el deber de capacitarse, de prepararse antes y durante su práctica.

Función del educador problematizador

El papel del educador problematizador es lograr junto con los educandos las condiciones para que el conocimiento se dé de forma verdadera.

Se coloca al nivel de sus alumnos adaptándose a las características y al desarrollo propio de cada grupo. No se ausenta, pero interviene lo mínimo indispensable, no es directivo si no que asegura al grupo espacio para participar.

Esperanzas para la pedagogía liberadora

"la educación problematizadora no es una fijación reaccionaria, es futuro revolucionario. De ahí que sea profética y, como tal, esperanzada".

La pedagogía liberadora tiene un carácter esencialmente político, lo que impide que sea puesta en práctica de forma oficial antes de la transformación social.

La búsqueda del "ser más" de la cual la educación problematizadora es artífice no puede realizarse en el individualismo, debe haber comunión, solidaridad, no pueden haber relaciones antagónicas entre opresores y oprimidos, ya que el hombre no puede llegar a "ser más" impidiendo que otros lo logren, no se puede "ser más" en el individualismo.

EDUCACION BANCARIA

Educación tradicional que no reconoce la dignidad de los hombres, sino que más bien los cosifica como meros receptores y repetidores.

Concepción de la educación como proceso de depositar los contenidos en el educando por el educador. Aparece por primera vez en la obra Pedagogía del Oprimido de Paulo Freire, en la cual se analiza este tipo de educación como instrumento fundamental de opresión en oposición a una educación problematizadora.

En lugar de observar la educación como comunicación y diálogo, la educación bancaria contempla el educando como sujeto pasivo ignorante que ha de memorizar y repetir los contenidos que se le inculcan por el educador, poseedor de verdades únicas e inamovibles.

En la educación bancaria la contradicción es mantenida y estimulada ya que no existe liberación superadora posible. El educando, sólo un objeto en el proceso, padece pasivamente la acción de su educador.

[pic]

En la concepción bancaria, el sujeto de la educación es el educador el cual conduce al educando en la memorización mecánica de los contenidos. Los educandos son así una suerte de "recipientes" en los que se "deposita" el saber.

El educador no se comunica sino que realiza depósitos que los discípulos aceptan dócilmente. El único margen de acción posible para los estudiantes es el de archivar los conocimientos.

El saber, es entonces una donación. Los que poseen el conocimiento se lo dan a aquellos que son considerados ignorantes. La ignorancia es absolutizada como consecuencia de la ideología de la opresión, por lo cual es el otro el que siempre es el poseedor de la ignorancia.

De este modo, a mayor pasividad, con mayor facilidad los oprimidos se adaptarán al mundo y más lejos estarán de transformar la realidad.

De este modo, la educación bancaria es un instrumento de la opresión porque pretende transformar la mentalidad de los educandos y no la situación en la que se encuentran

Freire señala sin embargo, que incluso una educación bancaria puede despertar la reacción de los oprimidos, porque, aunque oculta, el conocimiento acumulado en los "depósitos" pone en evidencia las contradicciones. No obstante, un educador humanista revolucionario no debería confiarse de esta posibilidad sino identificarse con los educandos y orientarse a la liberación de ambos.

Pero tanto el educador como los educandos, así como también los líderes y las masas, se encuentran involucrados en una tarea en la que ambos deberían ser sujetos. Y no se trata tan solo de descubrir y comprender críticamente sino también de recrear el conocimiento. De esta manera, la presencia de los oprimidos en la búsqueda de su liberación deberá entenderse como compromiso.

La "concepción bancaria" de la educación.

Llama "concepción bancaria" a la pedagogía utilizada actualmente en forma oficial, ya que los conocimientos son depositados sobre los educandos que los reciben pasivamente, de ahí el término "concepción bancaria". Las relaciones que se forman en este tipo de educación son de naturaleza narrativa, están compuestas por un sujeto activo (el que narra) y uno pasivo (el educando). Los educadores son considerados "sabios" y los educandos ignorantes.

Los contenidos de este tipo de educación son "retazos" de la realidad, están desvinculados entre sí y no poseen fuerza transformadora.

No fomenta el saber, la creatividad ni la transformación.

Este tipo de concepción de la educación genera una antinomia artificial educador-educando, el educando no educa. Dicha antinomia debe ser superada para que ambas partes puedan educarse mutuamente (ver "El educador-educando).

La concepción bancaria impone pasividad a los educandos, para que luego se adapten ingenuamente al mundo y no traten de transformarlo, anula o minimiza el poder creador de los educandos, satisfaciendo los intereses de los opresores. La idea de los opresores obviamente no es cambiar la situación de los oprimidos, sino transformarlos para que no luchen y se adapten a la situación de oprimidos.

"Ningún "orden" opresor soportaría el que los oprimidos empezasen a decir: "¿Por qué?"."

A continuación transcribimos esquemáticamente las críticas realizadas por Freire a la concepción bancaria de la educación:

• "a) El educador es siempre el que educa; el educando el que es educado.

• b) El educador es quien sabe; los educandos quienes no saben.

• c) El educador es quien piensa, el sujeto del proceso; los educandos son los objetos pensados.

• d) El educador es quien habla; los educandos quienes escuchan dócilmente.

• e) El educador es quien disciplina; los educandos los disciplinados.

• f) El educador es quien opta y prescribe su opción; los educandos quienes siguen la prescripción.

• g) El educador es quien actúa; los educandos son aquellos que tienen la ilusión de que actúan, en la actuación del educador.

• h) El educador es quien escoge el contenido programático; los educandos, a quienes jamás se les escucha, se acomodan a él.

• i) El educador identifica la autoridad del saber con su autoridad funcional, la que opone antagónicamente a la libertad de los educandos. Son éstos quienes deben adaptarse a las determinaciones de aquél.

• j) Finalmente, el educador es el sujeto del proceso; los educandos meros objetos."

La educación bancaria tiene por fin deshumanizar al hombre, volverlo un autómata.

Concepto de hombre

El hombre es considerado en sus relaciones con el mundo, no como algo abstracto, desligado del mundo, tampoco el mundo es considerado como algo desligado del hombre.

Los hombres son seres históricos, "están siendo" están inacabados, y se saben inacabados, en una realidad histórica en cambio constante, inacabada.

Son "cuerpos conscientes", su conciencia no está compartimentada, ni es exterior al mundo. Las "relaciones entre la conciencia y el mundo son dialécticas".

La "educación bancaria" presenta las siguientes características:

* Está basada en la transmisión de conocimientos y la experiencia de los profesores.-

* Atribuye una importancia suprema al "contenido de la materia", y espera por consiguiente que los alumnos la absorban sin modificaciones, y la reproduzcan fielmente en sus pruebas.-

* Su objetivo fundamental es producir un aumento del conocimiento del alumno, sin preocuparse de él como persona integral ni como miembro de la comunidad.-

* Como consecuencia natural, el alumno es pasivo, gran tomador de apuntes, eximio memorizador, prefiere manejar conceptos abstractos a resolver de forma original y creadora los problemas concretos de la realidad en que vive.-

La educación problematizadora parte de las siguientes ideas :

· Una persona solo conoce bien algo, cuando lo transforma, transformándose también ella en el mismo proceso.-

· La solución de problemas implica una participación activa y un diálogo constante, entre alumnos y profesores.- El aprendizaje es concebido como una respuesta natural del alumno, al desafío de una situación-problema.-

· El aprendizaje se convierte en una investigación, en que el alumno pasa de una visión "sincrética" o global del problema, a una visión "analítica" del mismo, a través de su "desteorización", para llegar a una "síntesis" provisoria, que equivale a su "comprensión".-

· De esta apreciación amplia y profunda de la estructura del problema y de sus consecuencias, nacen las "hipótesis de solución", que obligan a una selección de las soluciones mas viables.-

· La síntesis tiene su continuidad en la práctica, es decir, en las actividades transformadoras de la realidad.-

|La educación bancaria sigue vigente? |

|la educación bancaria no es más que el empleo del método tradicional en el que se convierte al alumno en objeto y el sujeto de dicha educación es el |

|educador que aburrida ¿no crees? Considero que en la actualidad debemos borrar las estructuras pasadas en cuanto a la educación que no permiten al |

|alumno razonar, pensar, inventar e innovar. |

|Según Paulo Freire en su libro Pedagogía del oprimido el bancarismo bloquea el pensamiento autentico de los alumnos puesto que los convierte en vasijas|

|o recipientes en los cuales el docente deposita el conocimiento sin permitir explotar cualidades y habilidades de nuestros seres pensantes que con el |

|paso del tiempo se convertirán en los futuros profesionales de nuestra sociedad. |

|Esta educación sólo nos forma una falsa visión del crecimiento intelectual de los alumnos puesto que el opresor (docente) no puede existir nadie |

|superior a él, es en este proceso donde no se logra establecer un Rapport entre el educador y el educando. Es posible que sea por esta razón que en |

|este sentido se le considere al educador un necrófilo puesto que no permite el crecimiento y la superación en los alumnos, te preguntarás ¿qué es un |

|ser necrófilo? Bien es la persona que en lugar de amar a la vida, ama a la muerte, con otras palabras el docente necrófilo no quiere el éxito de sus |

|alumnos sino el fracaso de los mismos porque no acepta el crecimiento de los que lo rodean porque se considera “sabelotodo”. |

|El opresor es aquel que quiere mecanizar a sus alumnos para entonces así poder ser el mejor siempre estarás de acuerdo conmigo que un alumno mecánico |

|es un alumno artificial y de nada serviría pues no piensa, no razona y lo más importante no sería creativo. |

|En la actualidad debemos implementar una educación liberadora en la cual el alumno sea quien construye su propio conocimiento y de esta manera el |

|educador crezca. Para finalizar es prudente que como en todo proceso es necesario establecer una buena relación entre ambas partes (docente/alumno) se |

|me hace egoísta la actitud de educadores que aun fomentan la educación bancaria pues no se dan cuenta que el éxito de uno de sus alumnos por su puesto |

|que de igual manera será suyo. |

|EDUCACON LIBERADORA |

|La educación liberadora sienta sus bases de una nueva pedagogía en completa oposición a la educación tradicional y bancaria. La enseñanza de |

|la lectura y la escritura en los adultos busca la reflexión y el cambio de las relaciones del individuo con la naturaleza y con la sociedad. |

|El objetivo esencial de la educación, que propone Freire, es liberar a la persona de las supersticiones y creencias que le ataban, y liberar de la |

|ignorancia absoluta en que vivían; transformarla a su estado de dignidad y humanismo mas no uniformizarla ni reproducirla lo pasado, tampoco someterla,|

|tal como ocurre en la educación tradicional que ha imperado varios siglos. La educación liberadora está comprometida en formar hombres y mujeres que |

|sean fuertes para pensar y obrar; hombres y mujeres que sean amos y no esclavos de las circunstancias; hombres y mujeres que posean amplitud |

|de mente; hombres y mujeres que posean claridad de pensamiento y valor para defender sus convicciones. Paulo Freire provee algo más que |

|una disciplina mental; provee algo más que una preparación para la vida, fortalece el carácter, de modo que no se sacrifiquen la verdad y |

|la justicia al deseo egoísta o a la ambición malsana; fortalece la mente contra el mal y los vicios. Esta es la verdadera esencia de la pedagogía |

|liberadora que propugnó Freire, que tanta falta hace en nuestra sociedad. |

Tienen por vocación el "ser más", "humanizarse", analizar críticamente la realidad. Por esto puede notar la contradicción en la que la educación bancaria pretende mantenerlo, y al notarlo puede comprometerse en la lucha por su liberación.

La propuesta de Freire es la "Educación Problematizadora" que niega el sistema unidireccional propuesto por la "Educación bancaria" ya que da existencia a una comunicación de ida y vuelta.

.

En esta concepción no se trata ya de entender el proceso educativo como un mero depósito de conocimientos sino que es un acto cognoscente y sirve a la liberación quebrando la contradicción entre educador y educando. Mientras la "Educación Bancaria" desconoce la posibilidad de diálogo, la "Problematizadora" propone una situación gnoseológica claramente dialógica.

Desde esta nueva perspectiva, el educador ya no es sólo el que educa sino que también es educado mientras establece un diálogo en el cual tiene lugar el proceso educativo. De este modo se quiebran los argumentos de "autoridad": ya no hay alguien que eduque a otro sino que ambos lo hacen en comunión.

El educador no podrá entonces "apropiarse del conocimiento" sino que éste será sólo aquello sobre los cuáles educador y educando reflexionen.

La educación, como práctica de la libertad, implica la negación del hombre aislado del mundo, propiciando la integración.

La construcción del conocimiento se dará en función de la reflexión que no deberá ser una mera abstracción. El hombre, siempre deberá ser comprendido en relación a su vínculo con el mundo.

Y finalmente, Freire señalará que así como la "Educación Bancaria" es meramente asistencial, la "Educacion Problematizadora" apunta claramente hacia la liberación y la independencia. Orientada hacia la acción y la reflexión de los hombres sobre la realidad, se destruye la pasividad del educando que propicia la adaptación a una situación opresiva. Esto se traduce en la búsqueda de la transformación de la realidad, en la que opresor y oprimido encontrarán la liberación humanizándose.

La dialogidad: Esencia de la educación como práctica de libertad

Al intentar un adentramiento en el diálogo, como fenómeno humano, se nos revela la palabra: de la cual podemos decir que es el diálogo mismo. Y, al encontrar en el análisis del diálogo la palabra como algo más que un medio para que éste se produzca, se nos impone buscar, también, sus elementos constitutivos.

Esta búsqueda nos lleva a sorprender en ella dos dimensiones —acción y reflexión— en tal forma solidaria, y en una interacción tan radical que, sacrificada, aunque en parte, una de ellas, se resiente inmediatamente la otra. No hay palabra verdadera que no sea una unión inquebrantable entre acción y reflexión y, por ende, que no sea praxis. De ahí que decir la palabra verdadera sea transformar el mundo.

La palabra inauténtica, por otro lado, con la que no se puede transformar la realidad, resulta de la dicotomía que se establece entre sus elementos constitutivos. En tal forma que, privada la palabra de su dimensión activa, se sacrifica también, automáticamente, la reflexión, transformándose en palabrería, en mero verbalismo. Por ello alienada y alienante. Es una palabra hueca de la cual no se puede esperar la denuncia del mundo, dado que no hay denuncia verdadera sin compromiso de transformación, ni compromiso sin acción.

Si, por lo contrario, se subraya o hace exclusiva la acción con el sacrificio de la reflexión, la palabra se convierte en activismo. Éste, que es acción por la acción, al minimizar la reflexión, niega también la praxis verdadera e imposibilita el diálogo.

Cualquiera de estas dicotomías, al generarse en formas inauténticas de existir, genera formas inauténticas de pensar que refuerzan la matriz en que se constituyen.

La existencia, en tanto humana, no puede ser muda, silenciosa, ni tampoco nutrirse de falsas palabras sino de palabras verdaderas con las cuales los hombres transforman el mundo. Existir, humanamente, es "pronunciar" el mundo, es transformarlo. El mundo pronunciado, a su vez, retorna problematizado a los sujetos pronunciantes, exigiendo de ellos un nuevo pronunciamiento.

Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión.

Mas si decir la palabra verdadera, que es trabajo, que es praxis, es transformar el mundo, decirla no es privilegio de algunos hombres, sino derecho de todos los hombres. Precisamente por esto, nadie puede decir la palabra verdadera solo, o decirla para los otros, en un acto de prescripción con el cual quita a los demás el derecho de decirla. Decir la palabra, referida al mundo que se ha de transformar, implica un encuentro de los hombres para esta transformación.

El diálogo es este encuentro de los hombres, mediatizados por el mundo, para pronunciarlo no agotándose, por lo tanto, en la mera relación yo-tú.

Ésta es la razón que hace imposible el diálogo entre aquellos que quieren pronunciar el mundo y los que no quieren hacerlo, entre los que niegan a los demás la pronunciación del mundo, y los que no la quieren, entre los que niegan a los demás el derecho de decir la palabra y aquellos a quienes se ha negado este derecho. Primero, es necesario que los que así se encuentran, negados del derecho primordial de decir la palabra, reconquisten ese derecho prohibiendo que continúe este asalto deshumanizante.

Si diciendo la palabra con que al pronunciar el mundo los hombres lo transforman, el diálogo se impone como el camino mediante el cual los hombres ganan significación en cuanto tales.

Por esto, el diálogo es una exigencia existencial. Y siendo el encuentro que solidariza la reflexión y la acción de sus sujetos encauzados hacia el mundo que debe ser transformado y humanizado, no puede reducirse a un mero acto de depositar ideas de un sujeto en el otro, ni convertirse tampoco en un simple cambio de ideas consumadas por sus permutantes.

Tampoco es discusión guerrera, polémica, entre dos sujetos que no aspiran a comprometerse con la pronunciación del mundo ni con la búsqueda de la verdad, sino que están interesados solamente en la imposición de su verdad".

Concepción liberadora de la educación en el pensamiento de Paulo Freire

Paulo Freire propone la educación liberadora, en la cual el educador debe dar prevalencia al diálogo con el educando. El educador ya no es sólo el que educa sino aquel que en tanto educa es educado a través del diálogo con el educando, quién al ser educado, también educa. Así ambos se transforman en sujetos del proceso en que crecen juntos y en el cual "los argumentos de la autoridad" ya no rigen. Sostiene Freire que la educación es un proceso en el que ser funcionalmente autoridad requiere el estar siendo con las libertades y no contra ellas.

Ahora, ya nadie educa a nadie, dice Freire, así como tampoco nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan en comunicación, mediatizados por el mundo.

Los educandos en vez de ser dóciles receptores de los depósitos se transforman ahora en investigadores críticos en diálogo con el educador, quien a su vez es también un investigador crítico.

En la medida en que el educador presenta a los educandos el contenido, cualquiera que sea, como objeto de su ad-miración, del estudio que debe realizarse, "readmira" la "admiración" que hiciera con anterioridad en la "admiración" que de él hacen los educandos.

El proceso educativo en el enfoque de Paulo Freire

La educación para Freire es darle al educando conciencia para asumir su rol; la educación se manifiesta en la liberación de la opresión.

Dice además, la educación es una forma de percibir su realidad social, y al hacerlo el sujeto está haciendo historia; es protagonista de su historia.

Es por lo tanto para Freire, la educación un proceso dinámico, un proceso de acción de parte de los sujetos, y concluye entonces que educación es unproducto de la praxis, no es sólo reflexión sino una actividad orientada a transformar a través de la acción humana.

Para Freire la en la pedagogía liberadora el educador no es el que transmite la realidad, sino que es el educando el que la descubre por sí mismo.

Para Freire el conocer, no es sólo una producción de conocimientos nuevos, sino que es también apropiarse de los conocimientos ya obtenidos, someterlos a una autocrítica para producir nuevos conocimientos.

¿Cuál es la mediación entre opresión y oprimido?

Es la relación a través de normas o prescripciones como conjunto sistemático de principios y mecanismos operativos, que orienta la relación entre opresores y oprimidos, que se da en todo proceso educativo. Los oprimidos deben tratar de romper las relaciones que fundamentan la opresión, porque es él el que más sufre con la opresión.

Para Freire, el conocimiento se inicia en el sujeto, es la visión subjetiva del conocimiento, y hay conocimiento en tanto cambia la realidad, el objeto del conocimiento, visión objetiva, cuando somos capaces de transformar la realidad.

Por lo tanto afirma Freire, no hay objetividad sin subjetividad. No existe la una sin la otra, y ambas no pueden ser victimizadas.

El punto de partida de todo análisis es la intencionalidad del autor o los actores, para comprender la conducta del sujeto, y distinguir como se establece la relación entre fenómenos.

En el análisis estructural el papel que desempeñe el sujeto en el marco de relaciones no puede ser el de elemento explicativo, ya que el papel que está cumpliendo es un papel de relaciones de intencionalidad subjetiva y el contexto que opera es la vinculación entre el sujeto y el objeto.

Dice Freire entonces, que para que la educación tenga validez, hay que darle protagonismo al sujeto, para hacer historia no para vivirla, y esto se logra a través de la praxis.

La educación liberadora se caracteriza por lo siguiente:

➢ Auto- configuración. Nadie educa a nadie: los hombres se educan en comunión, mediatizados por el mundo.

➢ Cultura es toda creación humana. La educación es participación crítica y reflexiva en el quehacer cultural.

➢ La educación se debe cimentar en el desarrollo histórico, lugar y necesidades del pueblo al que se dirige.

➢ La Educación es un proceso de concientización del individuo y de la comunidad, que procede desde un estado de conciencia ingenua a otro de conciencia crítica, mediante la cual el individuo se sitúa libre y plenamente en la sociedad. La educación no trae consigo la adaptación a lo dado, es transformación, interrogación, objetivación intencional ante el mundo.

➢ La educación es humanización, que implica liberación de las estructuras de dominación; liberación para crear una sociedad libre y solidaria, y liberación para crear un hombre que surja como sujeto cultura y ser histórico. La pedagogía de Freire implica vivir, pensar y sentir la educación como práctica de la libertad.

Diferencia entre educación bancaria y educación liberadora

Las características que establece para cada una son:

|Educación Bancaria |Educación liberadora |

|Se considera al educando como un receptáculo de conocimiento. El|Educador y educando se enfrentan juntos al acto de conocer |

|educador es el que habla, sabe y | |

|escoge contenidos. Clase Magistral. | |

|El educador impone las reglas del juego e impone su concepción |Enseñanza - aprendizaje. Exposición dialogada. |

|al educando, y de esta manera expresa una relación similar entre| |

|opresor y oprimido en la realidad social. | |

|La función del educando es adaptarse al orden establecido, que |Nadie educa a nadie, y nadie se educa a sí mismo. El hombre se|

|se produce a través de un proceso que elimina la creatividad, la|educa mediatizado por la sociedad o el mundo. |

|conciencia crítica, impidiéndole el diálogo. | |

|Invasión cultural |Se utiliza el diálogo, a través de la palabra. Reflexión - |

| |acción no pueden ir juntos, pero se relacionan. |

| |El educador fomenta la creatividad y la conciencia crítica en |

| |el educando. |

| |Síntesis cultural |

LA PROPUESTA PEDAGÓGICA DE PAULO FREIRE

Según la propuesta pedagógica de Paulo Freire, el papel que desempeña el educador en la Pedagogía Liberadora es dialogar con el educando en franca amistad, así obtener los temas generadores y de interés y no debe presentar su programa el educador como símbolo de imposición.

Los temas generadores contienen en sí la posibilidad de desdoblarse en otros tantos que a su vez provocan nuevas tareas que deben ser cumplidas.

Para llegar a la determinación de los temas generadores y proponer el contenido programático ( programas), Freire plantea dos posibilidades: el primero a partir de la investigación interdisciplinaria y la segunda a partir de un mínimo de conocimientos de la realidad. La primera consta de tres etapas: Apropiarse de los núcleos centrales de contradicción para organizar el contenido programático de la acción educativa; se escogerá algunas de las contradicciones para elaborar las codificaciones o representaciones de las situaciones sobre las cuales los educandos, como sujetos cognoscentes, realizarán sus reflexiones críticas; comenzar los diálogos decodificadores en los círculos de investigación temática, es decir, ejecutar las reflexiones críticas de las contradicciones

El educador tiene como prioridad ayudar al educando a lograr un punto de vista cada vez más crítico de su realidad, con la alta responsabilidad que este acto requiere. Al mismo tiempo, tanto el educando como el educador aprenden mutuamente, nadie es más en la pedagogía liberadora.

El maestro progresista jamás separa el contenido de los métodos; no se puede entender la práctica educativa solamente a partir del maestro, del alumno, del contexto, del contenido, del método porque la práctica educativa es una totalidad. Involucra un conjunto de piezas de aprendizajes que forman un objeto real.

El maestro, según Freire, debe manejar un método de enseñanza dentro del contexto de la práctica educativa. Debe tener imaginación, aprovechar situaciones, usar e inventar técnicas, crear y utilizar medios que propicien la actividad y el diálogo con los educandos, mucho más cuando el proceso de enseñanza aprendizaje se produce en condiciones no favorables.

Por último, para Freire, la pedagogía de la pregunta es fundamental en la educación liberadora o la educación problematizadora y en la concientización. Entonces, una verdadera educación liberadora se nutre de la pregunta como desafío constante a la creatividad y al descubrimiento. Por lo tanto, la educación liberadora es la pedagogía de la pregunta y su método el diálogo.

EL ROL DEL EDUCADOR EN LA PEDAGOGÍA LIBERADORA

En el contexto de esta perspectiva pedagógica, el educando debe ser capaz y consciente de su realidad y cambiar su estructura mental para su transformación y liberación mediante un pensamiento crítico de su realidad circundante.

El educando debe enfrentar con un pensamiento crítico la lectura de los libros, de las revistas y los periódicos; que analicen cómo se manifiestan en forma diferente los diarios que tratan un mismo hecho con el objetivo de que los participantes, al leer o escuchar una noticia, no lo hagan de forma pasiva sino conscientes que necesitan liberarse y ser diferentes en su estructura mental.

El educando se siente sujeto de su pensar, puede discutir su pensar, su propia visión del mundo circundante. Aquí es importante la comprensión, pues, el educando es crítico por tanto su acción lo será también. Desde esta perspectiva, se necesita un método activo que permita ser crítico al educando, por medio del debate de situaciones existenciales en grupos.

En la labor educativa liberadora emprendida por Paulo Freire destaca la liberación de la dominación y el esclavismo imperante; enseñar a leer y escribir la historia; cambiar y transformar la estructura mental; enfrentar con un pensamiento crítico lo que se lee y no ser un ente pasivo. Toda esta labor emprendida es una realidad hoy; nadie es esclavo ni tampoco sujeto a una dominación; las leyes nacionales e internacionales protegen al individuo; todos tienen derecho a la educación, sin excepción alguna de credo, religión, sexo, raza y otros.

Pareciera que la labor educativa liberadora de Freire es una realidad; sin embargo, educandos, padres, maestros y la sociedad misma es esclavo y prisionero de vicios y antivalores que degeneran la personalidad, a tal punto que la humanidad está sucumbiendo en la sima de una destrucción fatal.

Solamente como muestra, personas adultas y jóvenes son esclavos de la drogadicción, el alcoholismo, la prostitución, el libertinaje, el facilismo o la ley del menor esfuerzo, y otros. Hoy nuestra sociedad está saturada de personas instruidas pero hace falta personas educadas; personas que son esclavas de las circunstancias pero pocas crean las circunstancias; personas arrastradas por la corriente y pocas que van contra la corriente; personas que actúan y luego piensan pero pocas que piensan y luego actúan; personas meros reflectores de los pensamientos de otros hombres pero pocos pensadores y fuertes para obrar; personas carentes para defender sus convicciones y sueños pero pocos para defender éstos.

La pedagogía liberadora de Freire requiere ser practicada con mayor ímpetu en nuestras escuelas, colegios y universidades para que realmente el educando sea libre de todo vicio y esclavismo. En nuestra práctica pedagógica ponemos mayor énfasis al desarrollo de la personalidad de cada educando, al desarrollo de la capacidad de pensar y ser crítico de su realidad, y finalmente sea capaz de obrar y hacer aquello que dignifique su persona, aquello que le haga feliz, aquello que le lleve al éxito; aquello que le haga fuente de inspiración para otros, aquello que le haga una persona capaz de llevar una responsabilidad, que dirijan empresas, que influyan positivamente sobre la personalidad de otros hombres.

La educación liberadora está comprometida en formar hombres y mujeres que sean fuertes para pensar y obrar; hombres y mujeres que sean amos y no esclavos de las circunstancias; hombres y mujeres que posean amplitud de mente; hombres y mujeres que posean claridad de pensamiento y valor para defender sus convicciones.

LA EXPERIENCIA EDUCATIVA EN EL CONTEXTO DE LA PEDAGOGÍA LIBERADORA DE PAULO FREIRE

LAS DESVENTAJAS DE LA PEDAGOGÍA LIBERADORA

Respecto a la desventaja de esta tendencia, el mismo Freire reconoce que en su concepción pedagógica está ausente el reconocimiento de la lucha de clases. Se concibe la transformación individual y del grupo, pero no destaca las vías para la transformación social.

Freire reconoce que en sus primeras obras hubo mucha ingenuidad, subjetividad y la falta de claridad político ideológico, puntualiza el hecho de no haber reconocido la lucha de clases y la dimensión política ideológica de la educación.

En el quehacer y aporte humano nada es perfecto, todo lo humano es falible. El postulado de la pedagogía liberadora de Zúñiga Camacho y Paulo Freyre no son ajenas a esta realidad. Lo importante es recoger aquello que es útil y favorable y desechar lo que no es positivo.

RASGOS DE LAS ORGANIZACIONES LIBERADORAS

Para Freire, hay un criterio central en las organizaciones que se forman para la liberación humana: su coherencia con la condición humana.

Freire cree en las organizaciones y en el movimiento social, ya que asume que sin grupo y sin organización no es posible la liberación y, estaríamos condenados a aceptar una situación inhumana. La organización de hombres y mujeres resulta un imperativo para el desarrollo humano. Pero Freire analiza la ontogénesis de las organizaciones liberadoras y asume que ellas son válidas en la medida que guardan coherencia con la misma condición humana. Este criterio resulta un supuesto para Freire y desde él, derivará varios rasgos.

a) Conciencia crítica y de esperanza

Paulo Freire asume que no hay posibilidades de transformación, si las personas de manera individual y organizada-no tienen una conciencia crítica de la realidad y si no tienen esperanza o sueño de vivir en una situación diferente, donde exista desarrollo humano. Todo movimiento social se nutre de la esperanza y del sueño.

“La esperanza es una necesidad ontológica; la desesperanza es esperanza que perdiendo su dirección, se convierte en distorsión de la necesidad ontológica. Sin embargo, mi esperanza es necesaria pero no suficiente. Ella sola no gana la lucha, pero sin ella la lucha flaquea y titubea. Necesitamos la esperanza crítica como el pez necesita el agua incontaminada… Prescindir de la esperanza que se funda no sólo en la verdad sino en la calidad ética de la lucha, es negarle uno de sus soportes fundamentales” (16).

No basta tener diagnóstico de la realidad, importa tener una utopía o sueño de una situación diferente. Justamente la crítica nace al contrastar la situación real y la situación posible. Solamente así es posible problematizar las situaciones. Sin esta crítica problematizadora, simplemente deberíamos aceptar la situación deshumanizante existente. Por ello, toda organización supone desarrollar la conciencia crítica de sus miembros.

“Quizás uno de los saberes fundamentales más necesarios… sea el que se expresa en la certeza de que cambiar es difícil, pero es posible. Es lo que nos hace rechazar cualquier postura fatalista que concede a éste o aquel factor condicionante un poder determinante, ante el cual nada se puede hacer”

“Por estas mismas razones, niego la desproblematización del futuro a la que siempre hago referencia y que supone su carácter inexorable. La desproblematización del futuro –en una comprensión mecanicista de la historia de derechas y de izquierdas- lleva necesariamente a la muerte o a la negación autoritaria del sueño, de la utopía, de la esperanza”

“El pensamiento profético, que es también utópico, implica denuncia de cómo estamos viviendo y el anuncio de cómo podríamos vivir. Por eso mismo, es un pensamiento esperanzador” .

b) Unión

Para Freire, uno de los rasgos más importantes del movimiento popular es su unidad. Si bien acepta la existencia del conflicto y posibles diferencias entre las personas, debe imponerse la unidad como requisito para la humanización de las prácticas sociales y económicas.

Sin unidad, los poderosos hacen lo que quieren con los pobres y se hace inviable la humanización. La organización de los pueblos resulta amenaza para los opresores y, por ello, buscan la desunión de los oprimidos.

“El dividir para mantener la opresión es otra dimensión fundamental de la teoría de la acción opresora, tan vieja como la misma opresión.

En la medida que las minorías oprimen a las mayorías, sometiéndolas a su control, buscan dividirlas y mantenerlas divididas como una condición necesaria para continuar con su poder. Los opresores no se pueden dar el lujo de consentir la unificación de las masas populares, ya que ello ciertamente significaría una seria amenaza para su hegemonía”.

“Toda unión de los oprimidos entre sí, ya es una acción en sí misma; pero ella apunta hacia una práctica mayor. Implica que tarde o temprano –al tomar conciencia de su despersonalización- descubran que serán fácil presa del dirigismo y de la dominación. Por el contrario, unidos y organizados podrán transformar sus debilidades, en fuerza transformadora, capaz de recrear el mundo para hacerlo más humano” .

c) Diálogo

Como hemos dicho, Freire reconoce la posibilidad de puntos de vista diversos; pero todos ellos deben converger en la unidad para defender y desarrollar la condición humana, pero –para ello- la condición sine qua non es el diálogo. La desunión es un principio de la opresión y supone el antidiálogo. La unión es principio de la liberación y supone el diálogo.

“En la teoría de acción antidialógica, la conquista es un rasgo central, pues implica un sujeto -que avasallando a otro sujeto- lo convierte en cuasi una ‘cosa’. En la teoría dialógica de la acción, los sujetos se encuentran como tales para transformar el mundo en mutua colaboración”.

“Mientras, en la teoría de acción antidialógica, la manipulación se impone como una condición indispensable al acto dominador (pues ella sirve para la conquista); en la teoría dialógica de acción, encontraremos –como su opuesto antagónico- la necesidad de la organización de las masas populares” .

d) Radicalidad, sin sectarismo

Cuando un grupo es de veras crítico no solamente encuentra problemas, sino que sueña en una nueva realidad posible. Para ello, importa ir a las raíces de los problemas, es decir, ser radicales; sin caer en la aceptación acrítica de medidas, es decir, tomar posición sin argumento, comportándose como sectarios. Ir a la raíz de los problemas es aplicar la criticidad con criterio de rigurosidad.

“El sectarismo es castrador, por el fanatismo en que se nutre. La radicalización –por el contrario- siempre es creadora por la criticidad que la alimenta. Mientras el sectarismo es místico y, por ello, alienante; la radicalización es crítica, por ello liberadora”.

El sectario pierde de vista la objetividad y se refugia en la subjetividad. El sectarismo parta de quien parta es un obstáculo a la liberación de los pueblos…

“En este marco, un radical jamás será una persona meramente subjetiva. Para un radical, el aspecto subjetivo toma cuerpo en una unidad dialéctica con la dimensión objetiva de la propia idea, es decir, con los contenidos concretos de la realidad sobre la cual ejerce el acto de conocer. De esta manera, la objetividad y la subjetividad se encuentran en una unidad dialéctica… que genera un actuar y un pensar certeros en y sobre la realidad que debe ser transformada” .

e) Proyecto y lucha

Paulo Freire murió el 2 de mayo de 1997, cuando estaba escribiendo su último libro que finalmente fue publicado con el título de “Pedagogía de la indignación”, en la medida que “está empapado de su amor humanista y su rabia e indignación política”

Freire afirmó

“Tenemos derecho y deber de cambiar el mundo… Lo que no es posible es pensar en transformar el mundo, sin un sueño, sin utopía y sin proyecto… Los sueños son proyectos por los que se lucha… y toda concreción de sueños supone lucha… En realidad, la transformación del mundo a la que aspira el sueño, es un acto político, y sería una ingenuidad no reconocer que los sueños tienen sus contrasueños” (22)

f) Ni basismo, ni autoritarismo

En los movimientos populares debe conjugarse la tensión entre un enfoque que siempre da la razón a las personas que constituyen la “base” de una organización (el basismo); respecto a quienes siempre dan la razón a las autoridades o dirigentes de un grupo. Todo movimiento social debería usar la dialéctica en la relación dirigentes-dirigidos, asumiendo que esta relación supone interacción de sujetos, cada uno de los cuales tiene conciencia y libertad para actuar. Hacer olvido de esta relación dialéctica nos hace caer en el “basismo” y/o en el autoritarismo. Al respecto, Freire dice:

“Importa que aprendamos a lidiar son la tensión entre autoridad y libertad… Cuanto más auténticamente vivo esa tensión, tanto menos temo a la libertad y menos niego a la autoridad necesaria… El basismo es tan autoritario como el elitismo. El elitismo de las clases dominantes, como el elitismo de algunos líderes llamados progresistas, en el fondo, es tan reaccionario como aquéllas. Estar con las bases populares, trabajar con ellas, no significa erigirlas en propietarias de la verdad y de la virtud. Estar con ellas significa respetarlas, aprender con ellas para enseñarles también”.

“El sectarismo del que se nutre el basismo, tendría que llevarlo necesariamente a perder la visión más dinámica, contradictoria, procesual de la realidad. El exceso de certeza restringe la práctica basista y la hace indiscutiblemente autoritaria. El error del basismo no está en valorar las bases populares, sino en hacerlas únicas depositarias de la virtud. Su error no está también en criticar, negar, rechazar el intelectulismo academicista, el teoricismo arrogante, sino en rechazar la teoría misma, la necesidad del rigor, de la seriedad intelectual” (23).

Admirador de Amílcar Cabral en Guinea-Bissau, celebra que él haya rechazado al mismo tiempo el espontaneismo basista, como la manipulación autoritaria.

“Ni laxitud, ni autoritarismo burocrático. Ni una vanguardia detrás de las masas que se pierde en la polvareda que ellas van dejando en su atropellada; ni una vanguardia que se encuentra muy por delante y que –en la polvareda que deja- pierde de vista a las masas” (24)

g) Contextualizadas

La práctica liberadora es contra toda forma de deshumanización. De allí que importa –según Freire- que todo grupo “lea su realidad” y contextualice su actuar.

A nivel macro, importa que el movimiento social y político “lea la realidad” global y señale alternativas globales. Por ejemplo, en el actual período, importa luchar contra el neoliberalismo, según Freire, en la medida que este modelo constituye el sistema opresor de los humanos en el contexto contemporáneo.

Hoy en día el movimiento social debe apuntar a destruir al neoliberalismo que organiza el quehacer social y también la educación, como formas de organización inhumanas. Pero ¿por qué luchar contra el neoliberalismo? Para Freire, la respuesta es clara: se trata de modelo que genera deshumanización.“De allí la crítica permanente que siempre llevo en mí a la maldad neoliberal, al cinismo de su ideología fatalista y a su rechazo inflexible al sueño y la utopía”.

DESDE LA EDUCACIÓN

Todo movimiento social supone prácticas educativas liberadoras. Sin educación no hay procesos intencionales de organización y de articulación de los pobres. Y cuando las personas constitutivas de un movimiento social son sujetos de la educación, entonces, hay una doble razón para asumir los criterios de la educación liberadora.

En educación, los principales actores del movimiento social deben ser los maestros y maestras. Por ello, Freire –después de establecer que la pedagogía es una esperanza para nuestros pueblos (“Pedagogía de la esperanza”, 1992) se puso hacer el prólogo que le resultó un nuevo texto que tuvo el nombre de “professora sim; tia nao; cartas a quem usa ensinar”. La publicación portuguesa salió en 1993 y la versión española (Cartas a quien pretende enseñar) en 1994. El título rechazaba la desvaloración del maestro impuesta por el sistema, pero al mismo tiempo quería mostrar que el acto de Genseñar debería darse en relaciones de afecto y racionalidad (26), donde el maestro y la maestra deben ser puntales en la constitución del movimiento social educativo y popular.

“Una de las tareas del educador o la educadora progresista, a través del análisis político serio y correcto, es descubrir las posibilidades –cualesquiera que sean los obstáculos- para la esperanza, sin la cual poco podemos hacer porque difícilmente luchamos, y cuando luchamos como desesperanzados o desesperados es la nuestra una lucha suicida, un cuerpo a cuerpo puramente vengativo” .

Para Freire, el movimiento social, popular y educativo debe proponer alternativa pedagógica, sin que esto signifique pedagogismo. A los grupos de poder, hay que responder con proyecto pedagógico, pero con criterio político y enfoque popular.

“Todo proyecto pedagógico es político y se encuentra empapado de ideología. El asunto es saber a favor de qué y de quién, contra qué y contra quién se hace la política de la que la educación jamás prescinde” .

En este marco, el maestro o maestra –en cuanto tales- deberían intervenir en el movimiento social asumiendo su especificidad de inmersos en la relación enseñar y aprender, en un contexto que exige luchar contra toda forma de deshumanización y

buscando la liberación de sí mismos y de nuestros pueblos.

La educación popular vista «desde muy lejos»

Los principales aportes de la educación popular de los últimos cuarenta años:

El compromiso político

Es la base fundamental; el mundo es injusto y si la educación no se compromete a cambiarlo con y a favor de los más explotados y excluidos, lo mantiene tal como es: no puede haber neutralidad. Para ustedes puede que eso ya sea tan obvio que ni siquiera haya que repetirlo. Aquí, sin embargo, donde ‹educación› significa ‹educación del Estado›, el discurso oficial y profesional proclama lo contrario y a los educadores nos exhortan a aspirar a una supuesta neutralidad política.

Sujetos auténticos

Es una idea sencilla pero realmente revolucionaria. El trabajo educativo-político no consiste en hacer educación política bancaria de izquierda, sino en ayudar a que la gente pueda pensar y actuar con autenticidad y no estar simplemente dirigida por otros, por muy buenos que sean. Esta idea tiene décadas de existencia, pero ciertamente por aquí no ha empezado a penetrar en la conciencia de la gran mayoría de los activistas políticos.

Saber popular

Coexistente con el saber académico, técnico y experto, existe una variedad de saberes populares: no hay simplemente ignorancia.

Diálogo

La educación debería consistir en un diálogo entre estos diferentes saberes. Junto con la idea de ‹sujetos auténticos›, este principio es lo que le permite al educador aportar sus ideas con honestidad pero sin manipulaciones (el papel del educador popular no debería restringirse al de un ‹facilitador›).

Acción

La EP tampoco se restringe a la contemplación cerebral; debería ayudar a que la gente pueda hacer intervenciones efectivas en el mundo para cambiarlo.

Educación ligada a movimientos

La experiencia latinoamericana, en la que se ha considerado que ‹el movimiento social es la escuela›, ha sido inspiradora aquí forzándonos a repensar nuestras prácticas. También las experiencias concretas de varios movimientos han servido de inspiración.

EDUCACION LIBERDORA A FAVOR Y EN CONTRA DE LA RELIGION

EDUCACION LIBERADORA Y RELIGION -FABOR

Cuando pensamos en la educación como un proceso de aprendizaje mutuo, donde profesor y estudiante se complementan para juntos crecer y desarrollarse como personas, es indispensable mantener un compromiso para defender lo que creemos y en Quien creemos, sea cualquiera la situación en que nos encontremos, ese valor que llevamos dentro, en nuestro interior, esa correspondencia, esa obligación que tenemos con los demás se denomina Lealtad.

Cuando el acto docente (teórico – practico) se desarrolla con lealtad entonces estamos pensando en un actuar serio, profundo, responsable con nuestra institución, con nuestros alumnos y sus familias, con la sociedad y principalmente con nosotros mismos.

El acto docente de alguna manera genera una dependencia mutua entre profesor y estudiante. Este grado de dependencia forja también un acto de lealtad mutua que nos llevara al éxito a ambos, producto de un actuar bondadoso, amoroso, de respeto, prudencia y responsabilidad, que encuentra una coherencia que nos permite ser auténticos y permite además la autenticidad de quienes formamos. El profesor debe cuidar mucho las formas de su actuar, para ser leal con la formación de sus estudiantes, que, ven en él un ejemplo a seguir, o con la institución a la que pertenece, que reconociendo sus valores, lo asume como parte suya, en la sagrada tarea de educar, y como contribuyentes para poder acceder a un mundo mejor, en el que se viva con optimismo, y se perciba la propia felicidad y la del otro.

Ser leales con el acto docente, significa ayudar a nuestros alumnos a superar sus dificultades, sin ridiculizarlos, valorando sus potenciales y ayudándolos en su desarrollo, significa también, enseñarles a ser sensibles con el dolor y la necesidad ajena. Así mismo si les enseñamos a apreciar y querer nuestra cultura, nuestros paisajes, a formar una identidad que nos haga sentir orgullosos de nuestras antepasados y nos de las fuerzas para honrarla siendo mejores ciudadanos, les estamos enseñando a ser practicantes de una autentica lealtad cívica tan venida a menos en estos tiempos. Ser leales significa además enseñarles a cumplir con responsabilidad los compromisos asumidos, como por ejemplo el de estudiar con entusiasmo, sentido crítico y creativo, lejos del memorismo repetitivo, que esclaviza; para ser elementos transformadores en busca del bienestar de las personas, las familias y la sociedad toda.

Sin embargo, la lealtad no se construye, ni se practica alejada de la fe, más aun cuando diariamente estamos expuestos a la manipulación, a la perdida de los valores, mostrándonos un panorama con personas angustiadas, agobiadas, preocupadas, sin hacer nada por cambiar, desconociendo que en toda cambio esta Dios, en su afán de ayudarnos, de consolidarnos, de ser capaces de llegar a contemplarlo cara a cara, si nos decidimos por ello, entonces aceptemos como formadores de formadores a dejarnos formar por El, reflexionando que nada podemos sin su ayuda y con El todo será posible, si en El confiamos.

Por nuestra fe podemos tocar el corazón de los otros, pero antes debemos cambiar el nuestro, ello debe traducirse en una identidad cristiana autentica, estar convencidos de la hermosura de la fe , del tesoro que ella significa, por ello hay que actuar con amor y confianza, pensar que el amor estimula la más recóndita fibra del hombre, y en el acto de educar al igual que la iglesia, parafraseando a nuestro sabio y santo Juan Pablo II , no pretendamos enseñar o instruir a nuestros alumnos desde la posición de autoridad , porque puede parecer arrogante, por el contrario buscar la verdad y las soluciones autenticas al lado del estudiante trasmitiéndoles la fe en Cristo , con un lenguaje sencillo que explique con llaneza nuestra fe, clara e íntegramente.

Finalmente debo afirmar que dando a conocer nuestra identidad cristiana sin miedo, vergüenza o temores, con verdadera lealtad e intentando llevar a todos a un dialogo con El, también pidiendo humildemente que de lo alto nos lo sea concedido e ilusionarnos de formar universitarios de fe y leales cristianos es reconocer que la lealtad y la fe son vínculos indispensables para una educación liberadora.

EDUCACION LIBERADORA Y RELIGION-CONTRA

La posición de los marxistas

El Estado debe considerar a la religión, sea esta católica, evangélica, de raíz andina, etc. como un asunto personal, y por tanto, eliminar todo financiamiento o subvención estatal a las iglesias así como los espacios que les facilita en las escuelas para dictar sus dogmas religiosos y educar en el servilismo y opresión de la mujer. Defendemos el derecho de los ciudadanos a profesar su fe y la libertad de culto para todos -católicos, protestantes, metodistas, judíos, musulmanes o andinos-, pero estamos en contra de que encubriéndose en los sentimientos religiosos que una gran parte de la población mantiene, esa poderosa institución que siempre ha estado al servicio de los ricos y apoyado a los gobiernos de turno, la jerarquía católica y sus hermanas menores se arroguen ninguna influencia ni poder sobre la educación de los hijos del pueblo.

Además, como socialistas, esto no quiere decir que “hagamos y dejemos hacer”, pacientemente pero con firmeza discutimos contra las creencias religiosas que nublan la inteligencia, la conciencia y la voluntad de los hombres y mujeres del pueblo. Las diversas iglesias son instituciones difunden el conformismo en este mundo con el consuelo del más allá, un mensaje esencialmente reaccionario, predicando que el orden social, las razas y las clases sociales son “voluntad de dios” y que por tanto debemos “respetarnos” oprimidos y opresores, explotados y explotadores, renunciando a cambiar este estado de cosas.

Además, se apoyan en la superstición e ignorancia para difundir creencias rebatidas desde hace siglos por los enormes avances de la ciencia y la cultura universales, que han demostrado cómo la vida y el mismo origen del ser humano, lejos de ser el capricho instantáneo de un “creador” omnipotente aburrido de su soledad, son producto de millones de años de evolución, a través de procesos complejos que la química, la física, la biología, la paleontología y otras ciencias han desentrañado en buena medida.

Motivos más que suficientes para eliminar la enseñanza religiosa de los colegios, pues no puede haber una educación científica, liberadora, que ponga los avances del conocimiento y la cultura universales las necesidades y la liberación nacional y social, mientras en la escuela haya intromisión clerical.

En esta investigación comprendí la importancia de la concientización, la educación de la voluntad, el desarrollo del pensamiento crítico, el proceso de toma de decisión, la manipulación y la libertad auténtica, todo esto relacionado con la educación, ya que sin ella no se podrían transmitir los valores necesarios para que el individuo pueda manejar su libertad de una manera adecuada sin afectar a otros ni dejarse influir. Es necesario marcar la importancia de valorarse a uno mismo, respetar al prójimo y saber que cada persona es diferente pero se deben defender ideales sin perjudicar la moral. Desarrollo La concientización según Paulo Freire se refiere al proceso mediante el cual los seres humanos, no como receptores, sino como sujetos de conocimiento, alcanzan una conciencia creciente tanto de la realidad socio cultural que da forma a sus vidas, como de su capacidad para transformar dicha realidad. Los pasos anteriores necesarios para llegar a una completa y verdadera concientización estos son la sensibilización, problematización, mentalización y toma de conciencia. Una vez que se tienen esos pasos se adquiere verdadera conciencia de problemáticas o situaciones que se podrían considerar de forma inapropiada a falta de un juicio basado en la solidaridad. El pensar forma parte de la naturaleza del ser humano. Pensar de manera crítica, no es criticar a los demás y a sus opiniones, todo lo contrario. El pensamiento crítico es ir más allá de cualquier tema de manera tal que se pueda mejorar la calidad de lo que pensamos, que se puedan hacer preguntas con claridad, para evaluar y luego interpretar todas las ideas. Una parte muy importante del pensamiento crítico es tener la mente abierta para poder comunicarse con otras personas y escuchar lo que tengan que decir al respecto. No es solo pensar, es todo un proceso de razonamiento y concientización que lleva incluso a solucionar problemas identificando siempre nuestro el de vista personal y ser parcial al escuchar los demás puntos de vista. Se necesitan datos e información tanto parecidas al punto de vista personal como contrarias, para poder llegar a una conclusión final. Es fundamental que tratemos de desarrollar nuestro pensamiento crítico, el cual a través de nuestro crecimiento intelectual se ve mermado frente a ciertos estándares de educación tanto en la familia como en el aula de clases. El desarrollo del pensamiento crítico conlleva, como la mayoría de las cosas, la práctica regular para lograrlo. Este pensamiento es posible utilizarlo en todas las disciplinas del saber, adicional a que mejora el proceso de aprendizaje del estudiante. No permite el egocentrismo, ya que deberemos abrir nuestra mente a un mundo lleno de buenas ideas que no las sabremos a menos que seamos capaces de aceptar que otros pueden pensar igual que nosotros o no y que no por ello no tengan la razón. Existe un obstáculo muy común entre los individuos que es la manipulación, esto interfiere en la tomas de decisiones, se duda de la información recibida y de creer en ella se ve afectado el pensamiento critico pero una vez superado se puede llegar a lo que toda persona desea esto es lo la padagogia tiene como propósito de transformar a las personas de la explotación y de la esclavitud, cabe de agregar que esta educación está comprometida en formar hombres y mujeres que sean capaces de pensar para que tengan asi una claridad de pensamientos y valores para defender así sus propias convicciones y a una educación digna, esta pedagogía requiere ser practicada con mayor enfansis en nuestras escuelas, colegios, universidades para un buen desarrollo y de una buena personalidad en torno a las consideraciones anteriores es necesario tener en cuenta la esencia del concepto emancipador que recomienda Freire a lo largo de su trayectoria, no es más que la educación que construye o debe construir el puente entre el sujeto y el mundo en el que ambos, lograr sus propias construcciones sin modelos impuestos, entre ellos destaca la forma de conciencia la cuál Freire llamó la concientización que se encarga de la transformación de la estructura mental, dinámica y ágil, entre ellos tambien se encuentra la comunicación en el cual se identifica como una relación entre el educando y el educador.

El rol del educador en la pedagogía liberadora tiene como finalidad ayudar al educando a tener un progreso como lo son el cambio de la estructura mental.

en consecuencia hay que destacar que en cada institución educativa y los docentes tomar en cuenta esta pedagogía ya que se encarga de la transformación y liberación de los conocimientos. La educación liberadora en el individuo tiene que ser un acto cognitivo en el que se comprenda y analice el contenido, superando la división existente entre el maestro y el alumno; dejar de lado la relación unidireccional para que la bidireccionalidad contribuya a la educación integral de ambos, puesto que los dos tienen elementos que aportar para la enseñanza, de lo contrario si se pierde el sentido axiológico mutuo, sólo se convierte en un acto memorístico específico. El papel del educador reside en la problematización del mundo próximo al oprimido, crear las condiciones apropiadas para que el aprendizaje desarrolle nuevas expe