Leer Ensayo Completo El Hombre Y El Medio Ambiente

El Hombre Y El Medio Ambiente

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.625.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Albert 17 junio 2011

Palabras: 16330 | Páginas: 66

...

nidad desde sus comienzos hasta nuestros días.

Desde esas edades hasta la fecha la organización social, el arte y todos los aspectos en la vida del hombre cambiaron y evolucionaron, lo que en realidad motivo ese cambio es que el hombre sucesiva y paulatinamente fue desarrollando e incrementando su capacidad de razonamiento y sus conocimientos sobre la naturaleza que lo rodea y de la cual es parte integrante, lo que le permitió resolver con mayor facilidad los problemas de adaptación con el medio ambiente .

La relación inicial del hombre con el medio ambiente era sobrevivir a la ferocidad y los cambios imprevistos de la naturaleza, el problema del hombre actual es sobrevivir con su bagaje científico, cultural y su complejidad en todos los aspectos, con ella, sin llegar a situaciones de agresión excesivas que hagan peligrar los ecosistemas al punto de afectar las condiciones de vida.

imagen 2

La relación del hombre con el medio ambiente, no es nueva, es una relación y una problemática que se estableció desde el comienzo del hombre en el mundo, que continuo en la sucesión de las edades y que continuara por siempre ya que el hombre y el planeta están el uno para el otro relacionados en su existencia al igual que con el resto de los seres vivos que lo habitan .

La solución al problema del medio ambiente deberá constituirse desde una base de organización social y económica que permita el desarrollo sostenible del hombre y establezca una relación armónica y equilibrada con la naturaleza. En esta disyuntiva es claro que las pautas de relación las establece la naturaleza, es el hombre el que debe modificar sus conductas para estar armónico y en equilibrio, ya que la naturaleza a la cual también pertenece el hombre, regida por sus leyes funciona perfectamente equilibrada.

imagen 3

El problema del medio ambiente comprende aspectos distintos, en principio las fuentes de energía se están agotando, la naturaleza presenta daños de toda índole por la extracción de materia prima y daños por las emanaciones tóxicas de desechos que cubren las aguas, el aire y la tierra, especies vegetales y animales se encuentran en peligro y otras han desaparecido y lo mas notable y problemático es que grupos humanos están desapareciendo o se ven obligados a la migración por cuestiones de contaminación o de erosión de la vegetación de sus lugares de origen, estos grupos humanos constituyen minorías que la actividad industrial ,comercial y / o militar altera los ecosistemas a los que pertenecen y por lo tanto su tipo, forma y calidad de vida.

Todos los continentes en algún punto tiene pobladores que podríamos incluir en este grupo, los que desarrollan sus vidas en las más diversas y variadas expresiones pero el común que los une en muchos casos es la gran dificultad para poder desarrollarse, ya que careciendo de los recursos necesarios y sumado al echo de que tienen una visión de la vida totalmente distinta a la que en este momento los países desarrollados y el Mundo globalizado en gral poseen, se ven desorientados y en inferioridad de posibilidades, produciéndose migraciones, mortalidad, desculturizacion y en muchos casos donde se suman circunstancias de compleja explicación manifiestan un gran perjuicio en su nivel moral e intelectual que posiblemente no sea de fácil recuperar en el trayecto de sus vidas. Todo esto puede traer aparejado su desaparición si no se toman los recaudos necesarios en forma real y eficaz .

imagen 4

Por lo tanto al hablar de medio ambiente estamos hablando, de desarrollo, de peligro y de responsabilidad, porque si las características de la actividad del hombre no se transforman no solo la vida de las minorías es la que va a peligrar si no la de todos los habitantes del planeta si se extremaran las agresiones al medio ambiente a niveles fuera de la tolerancia admisible.

La naturaleza no es algo que sea fácil destruir, si nos informamos sobre este punto especifico veríamos que la naturaleza responde a las agresiones adaptándose, no es fácil erosionar el planeta, la naturaleza admite un limite de agresión sin destruirse, ese limite es el que permite el funcionamiento de los ecosistemas en los que sabemos que hay extinciones, desaparición de especies y alteraciones de todo tipo. La historia de la evolución de la vida sobre el planeta tierra nos da muchos ejemplos de alteraciones climáticas y de otras índoles que causaron la extinción de especies en gran escala y otros fenómenos similares que constituyeron transformaciones globales que se caracterizan, por estar siempre dentro del proceso que forma parte de la evolución física propia del planeta y su humanidad.

Por lo tanto no significa que la sociedad moderna tecnológicamente deberá desaparecer, que es algo anti - natural, así como es de natural el hombre lo son también sus actividades y sus emprendimientos, pero, si se ajustan armónicamente y como sea necesario para permitir el desarrollo de otras formas de vida, ya sea vegetales o animales y de otros grupos humanos que poseen formas de expresión de la vida distintas.

Con los conocimientos actuales que el hombre posee, en todas las ramas de la ciencia, puede determinar como interactuar con la naturaleza sin producir perjuicio. No es un trabajo fácil ni simple, es un trabajo de características multidiciplinarias, de gran movimiento de conocimientos, de ensayos y errores, de fracasos y aciertos hasta encontrar el punto de equilibrio optimo de desarrollo sostenible.

El tipo de sociedad materialista y consumista actual cuyo objetivo es la maximización de los beneficios económicos podemos afirmar que no satisface las necesidades de desarrollo de la humanidad, no satisface las expectativas del hombre y le hace perder la visión real de las cosas impidiéndole ver lo peligros que se genera con acciones desmedidas y fuera de control.

En la humanidad actual hay naciones en gran diferencia de desarrollo y de conocimientos, grupos en estado desastroso hablando desde el punto de vista social e incluso moral este desafío que deberá emprender ineludiblemente el hombre puede servir también para la solución de esos aspectos y de otros, por ejemplo, se puede lograr absorber el numero de puestos de trabajo que los adelantos tecnológicos desplazan con actividades nuevas relacionadas con la protección del medio ambiente las que incluso pueden operarse con un criterio económico maximizador trayendo como resultado la conformación de nuevos mercados.

El eje central del movimiento de las sociedades actuales es el consumo, el consumo es el que determina que caudal de materias primas, de desechos Y de industrias que estarán en operación, el consumo esta regido por el hombre, analizándolo y cuantificándolo vemos de que forma interactuan las sociedades con el medio ambiente de esos análisis efectuados se obtienen variables de control y se puede observar que sus valores cambian en función del consumo. El grado de agresión al medio ambiente esta determinado por como el hombre maneje sus hábitos de consumo, lo que a su ves esta determinado por las necesidades que el hombre tenga, básicas, necesarias y ficticias y que materialmente satisfaga. En función de esto, cada acción individual influye de alguna manera en la sociedad, y en el funcionamiento del sistema social y económico conformando mercados de productos que son abastecidos por industrias que pueden o no agredir a la naturaleza.

Teniendo en cuenta esto vemos que las pautas de consumo del hombre tendrán que cambiar para adaptarse a los limites de agresión admisibles que los diferentes ecosistemas aceptan, por lo tanto el tema que nos ocupa "proteger el medio ambiente" es un tema amplio y complejo que abarca aspectos científicos, sociales, de educación, económicos, aspectos de ingeniería, filosofía, y ciencias naturales que tienen que coordinarse para que en conjunto logren el fin buscado de desarrollo y crecimiento sostenible sin agresión a la naturaleza. Desde ya que la buena voluntad y deseo de que se logre por parte de la humanidad es un requisito básico y esencial.

imagen 5

Educacion ambiental

Es difícil determinar con exactitud cuando el término educación ambiental (EA) se usó por primera vez. Una posibilidad es la Conferencia Nacional sobre Educación Ambiental realizada en 1968 en New Jersey. A finales de los años 1960; en esa época se usaban varios términos, incluyendo educación para la gestión ambiental, educación para el uso de los recursos y educación para la calidad ambiental, para describir la educación enfocada a los humanos y el ambiente. Sin embargo, educación ambiental es el término que con mayor frecuencia se ha usado.

"Es el proceso de reconocer valores y aclarar conceptos para crear habilidades y actitudes necesarias, tendientes a comprender y apreciar la relación mutua entre el hombre, su cultura y el medio biofísico circundante."

También La educaciónambiental es una corriente internacional de pensamiento y acción. Su meta es procurar cambios individuales y

sociales que provoquen la mejora ambiental y un desarrollo sostenible.

Objetivos de la educación ambiental.

Lograr que tanto los individuos como las comunidades comprendan la complejidad del ambiente natural y el creado por el hombre –resultado este último de la interacciónde los factores biológicos, físico-químicos, sociales, económicos y culturales- para que adquieran los conocimientos, valores, actitudes y habilidades prácticas que les permitan participar de manera responsable y efectiva en la previsión y resolución de los problemas ambientales.

Para el caso de México, además de los objetivos anteriores, se añaden los siguientes:

Transformar los esquemas teórico-metodológicos de las relaciones hombre-hombre y hombre-naturaleza.

Desarrollar a través de la educación una conciencia ética hacia los valores ambientales. Cuando se carece de un pensamiento ético-ambiental no se asumen actitudes de respeto; así lo muestran las actividades humanas que conducen a la degradación ambiental.

Desarrollar actitudes responsables en relación con la protección al ambiente.

Adquirir hábitos y costumbres acordes con una apropiación cuidadosa de los recursos de uso cotidiano y los medios de transporte.

Conocer la labor de las principales organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, nacionales e internacionales, comprometidas con la problemática ambiental.

Distinguir las causas que alteran el ambiente. Identificar la interacción entre los factores naturales y la intervención humana.

Reconocer la importancia del impacto que ejercen los diferentes modelos económicos en el ambiente.

imagen 6

La Educación Ambiental consiste de 4 niveles

El primer nivel consiste en:

1 Fundamentos ecológicos

Este nivel se fundamenta en la instrucción e información que debe proveerse por medio de los conceptos de la EA sobre los sistemas que dan soporte ha la vida en la tierra. Ese soporte vital presenta reglas ecológicas sobre la vida, muchas de las cuales se conocen por la labor de los científicos quienes las descubren que constantemente revelan nuevas reglas utilizando las diferentes ramas de la ciencia como la biología, geología, meteorología, geografía física, botánica química física, etc. Debido al desarrollo de la sociedad y su acción sobre el medio ambiente muchas de estas reglas son rotas o corrompidas por el propio hombre, es por ello el surgimiento de la educación ambiental que permitirá que la humanidad no solo conozca las reglas sino que establezca su desarrollo tomándolas en cuenta para preservar la vida tanto del hombre como la de cualquier otra especies.

imagen 7

El segundo nivel consiste en:

2 Concienciación conceptual

Este nivel establece la unión entre el conocimiento conceptual de las reglas ecológicas y la acción de los individuos de manera individual y de como esta unión de estas permiten la concienciación de las acciones que ayudan a guiar la conducta de la sociedad humana.

imagen 8

El tercer nivel consiste en:

3 La investigación y evaluación de problemas

La investigación sobre los problemas ambientales es la clave para la resolución de muchos de los problemas ambientales debido a la información valiosa que esta arroga en cada investigación, además de ello la evaluación de la situación ambiental es de gran importancia, ya que una investigación exhaustiva y una adecuada evaluación podrá generar interpretaciones de forma correcta y con exactitud sobre los aspectos ambientales, el por que la gran importancia de estos aspectos, es debido a que muchas personas se encuentran confundidas de cual es el comportamiento mas idóneo y responsable sobre el ambiente.

Algunos ejemplos: Es mejor usar en sus compras una bolsa de papel o una plástica?, es mejor usar envases de cartón que de plástico? La recuperación energética de los recursos desechados es ambientalmente responsable o no? En pocos casos la respuesta ha esta pregunta se realiza de forma sencilla y únicamente es viable llegar una respuesta correcta cuando se consideran la información proveniente de las investigaciones y las evaluaciones.

imagenes 9

El cuarto nivel considerado es:

4 La capacidad de acción

El individuo mas afectado por su propio efecto sobre el ambiente es el hombre ya sea por su acción directa e indirecta sobre este, ya sea de forma individual o colectiva. Es por ello que es necesario la enseñanza habilidades de participación y acción sobre los problemas ambientales de su entorno y de su comunidad, generando soluciones ha estos problemas presentes y desarrollando planificaciones para la prevención de problemas ambientales futuros, no existen una persona, grupo, u organización o agencia responsable de todos los problemas ambientales. Además los problemas ambientales en gran medida son provocados por las sociedades humanas constituidas por sociedades de individuos, por ello ha los individuos como causantes del problema les toca también la responsabilidad conciente de la resolución de estos para el beneficio de ambos tanto de la humanidad para su perpetuación como para el ambiente en el que vivimos.

imagen 10

Legislacion sobre el medio ambiente en Mexico

LEY ESTATAL DEL EQUILIBRIO ECOLOGICO Y LA PROTECCION AL AMBIENTE

TITULO PRIMERO

Disposiciones generales

Capítulo I

Normas preliminares

Artículo primero. Las disposiciones de esta Ley son de orden público e interés social, y tiene por objeto fijar las bases para establecer:

I. La concurrencia del Estado y municipios en materia de preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente;

II. Los principios de la política ecológica estatal y la regulación de la forma y términos de su aplicación;

III. El ordenamiento ecológico local;

IV. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y el mejoramiento del ambiente en las zonas y bienes de jurisdicción estatal;

V. La protección de las áreas naturales de la Entidad y el aprovechamiento racional de sus elementos naturales, de manera que la obtención de beneficios económicos sea congruente con el equilibrio de los ecosistemas;

VI. La prevención y control de la contaminación del aire, agua y suelo;

VII. La coordinación entre las diversas dependencias y entidades de los Gobiernos estatal y municipales, así como la participación corresponsable de la sociedad civil, en las materias que regula este ordenamiento.

Todas las demás normas estatales o municipales relativas a la materia de esta Ley se aplicarán de manera supletoria.

Art. 2º Se considera de utilidad pública:

I. El ordenamiento ecológico del territorio del Estado en los casos previstos por esta Ley y demás leyes aplicables;

II. El establecimiento de zonas prioritarias de preservación y restauración del equilibrio ecológico;

III. El cuidado de los sitios necesarios para asegurar el mantenimiento e incremento de los recursos benéficos de la flora y fauna silvestres y acuáticas, frente al peligro de deterioro grave o extinción;

IV. El establecimiento de zonas intermedias de salvaguarda, con motivo de la presencia de actividades consideradas como riesgosas;

V. Todas las demás acciones que tiendan a cumplir los fines de la presente Ley, en congruencia y sin perjuicio de la competencia y atribuciones de la Federación.

Art. 3º Para los efectos de esta Ley se entiende por:

I. Aguas residuales: las aguas provenientes de actividades domésticas, industriales, comerciales, agrícolas, pecuarias o de cualquier otra actividad humana y que por el uso recibido se le hayan incorporado contaminantes, en detrimento de su calidad original;

II. Ambiente: el conjunto de elementos naturales o inducidos por el hombre, que interactúan en un espacio y tiempo determinados;

III. Areas naturales protegidas del Estado: las zonas del territorio de la Entidad que han quedado sujetas al régimen de protección para: preservar ambientes naturales; salvaguardar la diversidad genética de las especies silvestres; lograr el aprovechamiento racional de los recursos naturales y mejorar la calidad del ambiente en los centros de población y sus alrededores;

IV. Aprovechamiento racional: la extracción y utilización de los elementos naturales, de manera que resulte eficiente, socialmente útil y procure su preservación y la del ambiente;

V. Conservación: la permanencia de los elementos de la naturaleza, lograda mediante la planeación ambiental del desarrollo, a fin de asegurar para las generaciones presentes y venideras, un ambiente propicio para su desarrollo y los recursos naturales que les permitan satisfacer sus necesidades;

VI. Contaminación: la presencia en el ambiente de uno o más contaminantes en cantidades, concentraciones o niveles capaces de interferir en el bienestar y la salud de las personas, atentar contra la flora y la fauna o causar desequilibrio ecológico;

VII. Contaminante: toda materia o energía, natural o producida artificialmente, en cualquiera de sus estados físicos y formas que al incorporarse al ambiente resulte nociva para los organismos vivos que lo habitan y para los bienes materiales del hombre;

VIII. Contaminación visual: alteración de las cualidades de la imagen de un paisaje natural o urbano causada por cualquier elemento funcional o simbólico que tenga carácter comercial, propagandístico o de servicio;

IX. Contingencia ambiental: situación de riesgo derivada de actividades humanas o fenómenos naturales que pueden poner en peligro la integridad de uno o varios ecosistemas;

X. Control: inspección, vigilancia y aplicación de las medidas necesarias para el cumplimiento de las disposiciones establecidas en la presente Ley;

XI. Criterios ecológicos: los lineamientos destinados a preservar y restaurar el equilibrio ecológico y proteger el ambiente;

XII. Cultura ecológica: conjunto de conocimientos, hábitos y actitudes que mueven a una sociedad a actuar en armonía con la naturaleza, trasmitidos a través de generaciones o adquiridos por medio de la educación ambiental;

XIII. Desequilibrio ecológico: la alteración de las relaciones de interdependencia entre los elementos naturales que conforman el ambiente, que afecta negativamente a la existencia, transformación y desarrollo del hombre y demás seres vivos;

XIV. Disposición final: el depósito permanente de los residuos en sitios y condiciones adecuados para evitar daños a los ecosistemas;

XV. Ecosistema: la unidad funcional básica de interacción de los organismos vivos entre sí y de éstos con el medio físico en un espacio y tiempo determinados;

XVI. Educación ambiental: proceso permanente y sistematizado de aprendizaje, mediante el cual un individuo cualquiera adquiere conciencia de ser parte integrante de la naturaleza y actúa positivamente hacia ella;

XVII. Elemento natural: los elementos físicos, químicos y biológicos que se presentan en un tiempo y espacio determinados, sin la inducción del hombre;

XVIII. Emergencia ecológica: situación derivada de actividades humanas o fenómenos naturales que afecta la integridad de uno o varios ecosistemas;

XIX. Energía lumínica: capacidad que tiene un cuerpo de emitir luz a través de rayos luminosos;

XX. Energía térmica: capacidad que tiene un cuerpo de emitir calor a través de irradiación de ondas caloríficas que modifican las condiciones del ambiente y producen daños a los seres vivos;

XXI. Equilibrio ecológico: la relación armónica de interdependencia entre los elementos que conforman el ambiente que hace posible la existencia, trasformación y desarrollo del hombre y demás seres vivos;

XXII. Fauna silvestre: las especies animales terrestres que subsisten sujetas a los procesos de selección natural, cuyas poblaciones habitan temporal o permanentemente en el territorio estatal y que se desarrollan libremente, incluyendo sus poblaciones menores que se encuentran bajo control del hombre, así como los animales domésticos que por abandono se tornan salvajes y por ello sean susceptibles de captura y apropiación;

XXIII. Flora silvestre: las especies vegetales terrestres que subsisten sujetas a los procesos de selección natural y que se desarrollan libremente en el territorio estatal; incluyendo las poblaciones o especimenes de estas especies que se encuentran bajo control del hombre;

XXIV. Flora y fauna acuáticas: las especies biológicas y elementos biogénicos que tienen como medio de vida temporal, parcial o permanentemente, el agua;

XXV. Impacto ambiental: modificación del ambiente ocasionada por la acción del hombre o de la naturaleza;

XXVI. Manifestación del impacto ambiental: el documento mediante el cual se da a conocer, con base en estudios, el impacto ambiental significativo o potencial que generaría una obra o actividad, así como la forma de evitarlo o atenuarlo en caso de que sea negativo;

XXVII. Medio físico: conjunto de elementos que conforman el suelo, aire y agua;

XXVIII. Mejoramiento: la modificación planeada de los elementos y condiciones de un ambiente alterado, a fin de beneficiar a los organismos vivos que lo habitan y proteger los bienes materiales del hombre;

XXIX. Olor: emanación trasmitida por un fluido que puede ser el aire o el agua y percibido por el olfato;

XXX. Ordenamiento ecológico local: el proceso de planeación y la aplicación de las medidas que se deriven, dirigido a evaluar y a programar el uso del suelo y el manejo de los recursos naturales en las zonas de jurisdicción estatal, para preservar y restaurar el equilibrio ecológico y proteger el ambiente;

XXXI. Preservación: el conjunto de políticas y medidas para mantener las condiciones que propician la evolución y continuidad de los procesos naturales;

XXXII. Prevención: el conjunto de disposiciones y medidas anticipadas para evitar el deterioro del ambiente;

XXXIII. Protección: El conjunto de políticas y medidas para mejorar el ambiente y prevenir y controlar su deterioro;

XXXIV. Recurso natural: el elemento natural susceptible de ser aprovechado en beneficio del hombre;

XXXV. Región ecológica: la unidad del territorio estatal que comparte características ecológicas comunes y que puede comprender más de un ecosistema;

XXXVI. Residuo: cualquier material generado en los procesos de extracción, beneficio, trasformación, producción, consumo, utilización, control o tratamiento, cuya calidad no permita usarlo nuevamente en el proceso que lo generó;

XXXVII. Residuos peligrosos: todos aquellos residuos en cualquier estado físico, que por sus características corrosivas, tóxicas, venenosas, reactivas, explosivas, inflamables, biológicas, infecciosas, irritantes o mutagénicas, representen un peligro para el equilibrio ecológico o el ambiente;

XXXVIII. Restauración: conjunto de actividades tendientes a la recuperación y restablecimiento de las condiciones que propician la evolución y continuidad de los procesos naturales;

XXXIX. Ruido: sonido inarticulado y confuso, que altera o modifica el medio físico, afectando la flora, fauna o salud humana;

XL. Tratamiento de agua residual: proceso a que se someten las aguas residuales, con el objeto de disminuir o eliminar las características perjudiciales que se le hayan incorporado;

XLI. Vocación natural: condiciones que presenta un ecosistema para sostener una o varias actividades sin que se produzcan desequilibrios ecológicos y para sostener la tasa de renovación de las especies;

XLII. Secretaría: la de Planeación y Contraloría, de conformidad con el artículo 23 fracción XXIII de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado.

Capítulo II

Concurrencia de Estado y municipios

Art. 4º Son asuntos de competencia local los siguientes:

I. La formulación y conducción de la política y de los criterios ecológicos de esta Entidad, sin perjuicio de la aplicación de los que formule la Federación, en el ejercicio de sus atribuciones;

II. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente que se realicen en bienes y zonas del territorio del Estado;

III. La prevención y control de emergencias ecológicas y contingencias ambientales, en forma aislada o participativa con la Federación, cuando la magnitud o gravedad de los desequilibrios ecológicos o daños al ambiente así lo requieran;

IV. La regulación de las actividades que no sean consideradas como altamente riesgosas, cuando por los efectos que puedan generar, se afecten ecosistemas de esta Entidad o sus municipios;

V. La regulación, creación y administración de parques urbanos y zonas sujetas a conservación ecológica;

VI. La prevención y control de la contaminación de la atmósfera, generada en zonas o por fuentes emisoras de jurisdicción estatal o municipal;

VII. El establecimiento de las medidas para hacer efectiva la prohibición de emisiones contaminantes que rebasen los niveles máximos permisibles en el Estado y municipios por ruido, vibraciones, energía térmica, lumínica y olores perjudiciales al equilibrio ecológico o al ambiente, salvo en las zonas o en los casos de fuentes emisoras de jurisdicción federal;

VIII. La regulación del aprovechamiento racional y la prevención y el control de la contaminación de aguas de jurisdicción estatal;

IX. La prevención y control de la contaminación de aguas federales que el Estado o los municipios tengan asignadas o concesionadas para la prestación de servicios públicos y de las que se descarguen en las redes de alcantarillados de los centros de población, sin perjuicio de las facultades de la Federación en materia de tratamiento, descarga, infiltración y reutilización de aguas residuales, conforme a las leyes aplicables;

X. El ordenamiento ecológico local, particularmente en los asentamientos humanos, a través de los programas de desarrollo urbano y demás instrumentos regulados en esta Ley y en las disposiciones aplicables;

XI. La evaluación de impacto ambiental de los proyectos de obras, acciones y servicios a que se refieren los artículos 27 y 28 de esta Ley;

XII. La regulación con fines ecológicos del aprovechamiento de los minerales o sustancias no reservadas a la Federación, que constituyan depósitos de naturaleza semejante a los componentes de los terrenos, tales como rocas o productos de su fragmentación que sólo puedan utilizarse en la fabricación de materiales para la construcción u ornamentos;

XIII. La supervisión de la adecuada conservación y aprovechamiento racional de los recursos naturales desde su extracción hasta su trasformación en materias primas;

XIV. La vigilancia de utilización racional de los elementos naturales cuando son insumos en el proceso de trasformación y la promoción de la reutilización de subproductos;

XV. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección ambiental en los centros de población, en relación con los efectos derivados de los servicios de agua potable, alcantarillado, limpia, mercados y centrales de abasto, panteones, rastros, calles, parques urbanos, jardines, tránsito y transporte local;

XVI. La regulación del manejo y disposición final de los residuos sólidos que no sean peligrosos, conforme a esta Ley y sus disposiciones reglamentarias;

XVII. La prevención y control de la contaminación del suelo generada en zonas o por fuentes emisoras de jurisdicción estatal o municipal;

XVIII. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección ambiental en áreas de influencia de depósitos minerales derivados del beneficio minero;

XIX. La protección del paisaje y de la imagen de los centros de población contra la contaminación visual; y

XX. Los demás a que se refiere esta Ley u otros ordenamientos jurídicos complementarios y supletorios.

En el ejercicio de sus atribuciones, las dependencias y entidades del Estado y los municipios observarán las disposiciones de esta Ley y los demás ordenamientos que de ella se deriven y aplicarán las normas técnicas ecológicas que se expidan.

Art. 5º Corresponde al Gobierno del Estado:

I. La formulación y conducción de la política y de los criterios ecológicos en congruencia con los que en su caso hubiere formulado la Federación;

II. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente en áreas que abarquen dos o más municipios, salvo cuando se refieran a espacios reservados a la Federación por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente u otros ordenamientos;

III. La prevención y control de emergencias ecológicas y contingencias ambientales cuando se afecten áreas de dos o más municipios y no se rebase el territorio de la Entidad. La Federación participará cuando la magnitud o gravedad de los desequilibrios ecológicos o daños al ambiente así lo requiera;

IV. La regulación de actividades que no sean consideradas como altamente riesgosas, cuando por los efectos que generen, puedan afectar ecosistemas de esta Entidad o de sus municipio;

V. La regulación de las áreas naturales protegidas de jurisdicción local, así como su creación y administración, en coordinación con los municipios que corresponda;

VI. La prevención y control de la contaminación de la atmósfera generada por fuentes de jurisdicción local;

VII. La regulación del aprovechamiento racional, así como la prevención y control de la contaminación de aguas de jurisdicción estatal;

VIII. La prevención y control de la contaminación de aguas federales asignadas o concesionadas al Gobierno del Estado para la prestación de servicios públicos, sin perjuicio de las facultades de la Federación, en materia de tratamiento, descarga, infiltración y reúso de aguas residuales;

IX. La aplicación de los criterios de la Federación en las obras e instalaciones municipales de tratamiento de aguas residuales, a fin de que las descargas en cuerpos y corrientes de agua que pasen al territorio de otra entidad federativa, satisfagan las normas técnicas ecológicas aplicables;

X. El ordenamiento ecológico local, con el apoyo de los municipios, particularmente en los asentamientos humanos, a través de los programas de desarrollo urbano y demás instrumentos regulados en esta Ley y en las disposiciones aplicables.;

XI. La evaluación de impacto ambiental de los proyectos, obras, acciones y servicios a que se refiere el artículo 28 de esta Ley;

XII. La regulación con fines ecológicos del aprovechamiento de los minerales o sustancias no reservadas a la Federación que constituyan depósitos de naturaleza semejante a los componentes de los terrenos, tales como rocas o productos de su fragmentación que sólo puedan utilizarse para la fabricación de materiales para construcción u ornamentos;

XIII. La supervisión de la adecuada conservación y aprovechamiento racional de los recursos naturales, desde su extracción hasta su trasformación en materias primas;

XIV. La vigilancia de la utilización racional de los elementos naturales cuando son insumos en el proceso de trasformación y la promoción de la utilización de subproductos;

XV. La regulación de las obras, instalaciones, equipos y acciones para la preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección ambiental en los centros de población en relación con los efectos derivados de los servicios municipales;

XVI. La regulación de las obras, instalaciones, equipos y acciones para el manejo y disposición final de los residuos sólidos que no sean peligrosos, conforme a esta Ley y sus disposiciones reglamentarias;

XVII. La prevención y control de la contaminación del suelo, generada por fuentes industriales o por aquellas que sean jurisdicción local;

XVIII. La regulación de las obras, instalaciones, equipos y acciones para la preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección ambiental, en relación con los efectos derivados de la dispersión de los depósitos minerales del beneficio minero;

XIX. La concertación de acciones con los sectores social y privado, en las materias de esta Ley;

XX. El establecimiento de las medidas necesarias para hacer efectivas las obligaciones derivadas de la presente Ley y sus reglamentos;

XXI. El establecimiento de sanciones administrativas por violaciones a la presente Ley y sus reglamentos;

XXII. La regulación de las áreas de la Entidad que tengan un valor escénico o de paisaje, para protegerlas de la contaminación visual; y

XXIII. Los demás que conforme a esta Ley le corresponda.

Con fundamento en estas disposiciones, el Gobierno del Estado emitirá los ordenamientos y demás disposiciones necesarias para proveer el cumplimiento de la presente Ley.

Art. 6º Corresponde a los municipios de la Entidad, dentro de sus respectivas jurisdicciones:

I. La formulación y conducción de la política y de los criterios ecológicos, en congruencia con los que, en su caso, hubiere formulado la Federación y el Gobierno de la Entidad;

II. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente que se realicen en sus respectivas circunscripciones territoriales, salvo cuando se refieran a asuntos reservados a la Federación o al Gobierno del Estado;

III. La preservación y control de emergencias ecológicas y contingencias ambientales, cuando la magnitud o gravedad de los desequilibrios ecológicos o daños al ambiente no rebasen el territorio municipal o no hagan necesaria la participación del Gobierno del Estado o de la Federación;

IV. La creación y administración de áreas naturales protegidas de jurisdicción local, en coordinación con el Gobierno del Estado;

V. La prevención y control de la contaminación de la atmósfera, generada por fuentes fijas de giros menores, fuentes naturales, quemas y fuentes móviles, excepto el trasporte federal;

VI. La verificación del cumplimiento de las normas técnicas ecológicas de emisión máxima permisible de contaminantes a la atmósfera, por parte de los giros menores y de las fuentes móviles, excepto el trasporte federal mediante el establecimiento y operación de sistemas de verificación;

VII. El establecimiento de medidas para retirar de la circulación los vehículos automotores que rebasen los límites máximos permisibles de emisiones contaminantes a la atmósfera que establezcan los reglamentos y normas técnicas ecológicas aplicables;

VIII. La puesta en práctica de medidas de tránsito y vialidad para evitar que los niveles de concentración de contaminantes en la atmósfera emitidos por los vehículos automotores, rebasen los límites máximos permisibles que determinen los reglamentos y las normas técnicas ecológicas aplicables;

IX. El condicionamiento de las autorizaciones para el uso del suelo o de las licencias de construcción u operación, al resultado satisfactorio de la evaluación de impacto ambiental, en el caso de proyectos de obras, acciones y servicios que se mencionan en el artículo 28 de esta Ley;

X. La prevención y control de la contaminación de aguas federales que tengan asignadas o concesionadas para la prestación de servicios públicos y de las que se descarguen en los sistemas de drenaje y alcantarillado de los centros de población, sin perjuicio de las facultades de la Federación en materia de descarga, infiltración y reúso de aguas residuales;

XI. La verificación del cumplimiento de las normas técnicas ecológicas que se expidan para el vertimiento de aguas residuales en los sistemas de drenaje y alcantarillado;

XII. El dictamen de las solicitudes de permiso para descargar aguas residuales en los sistemas de drenaje y alcantarillado que administren, con base en las disposiciones que al efecto se establezcan en las normas técnicas ecológicas aplicables;

XIII. El establecimiento de las medidas para hacer efectiva la prohibición de emisiones contaminantes que rebasen los niveles máximos permisibles y resulten perjudiciales al equilibrio ecológico o al ambiente, salvo en las zonas donde existan fuentes emisoras de jurisdicción federal;

XIV. La regulación de la imagen de los centros de población para protegerlos de la contaminación visual;

XV. La preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección ambiental en los centros de población, en relación con los efectos derivados de los servicios de alcantarillado, limpia, mercados y centrales de abasto, panteones, rastros, calles, parques urbanos y jardines, tránsito y trasporte local;

XVI. El manejo y disposición final de los residuos sólidos industriales no peligrosos, así como la vigilancia del manejo de los residuos sólidos industriales que no sean peligrosos;

XVII. La prevención y control de la contaminación del suelo, generada por fuentes municipales o de su jurisdicción;

XVIII. El establecimiento de las medidas necesarias en el ámbito de su competencia para imponer las sanciones correspondientes por infracciones a la presente Ley o a las ordenanzas, reglamentos y bandos de policía y buen gobierno;

XIX. La concertación de acciones con los sectores social y privado, en materia de su competencia, conforme a la presente Ley.

Con base en estas disposiciones, los municipios emitirán las ordenanzas, reglamentos y bandos municipales para proveer el cumplimiento de la presente Ley.

Capítulo III

De la gestión ambiental

Art. 7º El Ejecutivo estatal podrá celebrar acuerdos de coordinación con la Federación en las materias de esta Ley, para realizar actividades o ejercer facultades en bienes y zonas de jurisdicción federal.

Asimismo, podrá celebrar dichos acuerdos con los gobiernos de otros estados en materia de ecología, con la participación que corresponda a la Federación.

Art. 8º El Ejecutivo estatal, por conducto de las dependencias competentes, podrá celebrar convenios de coordinación con los municipios, satisfaciendo las formalidades legales que en cada caso procedan, para la realización de acciones en las materias de esta Ley.

Los municipios podrán celebrar convenios entre sí cuando estas acciones impliquen medidas comunes de beneficio ecológico.

Art. 9º Los municipios, con la intervención que corresponda al Ejecutivo estatal, podrán celebrar acuerdos de coordinación con la Federación, para la realización de acciones en las materias de esta Ley.

Art. 10. El Ejecutivo del Estado procurará que en los acuerdos y convenios de coordinación celebrados con la Federación o los municipios, se establezcan condiciones que faciliten la descentralización de facultades y recursos financieros para el mejor cumplimiento de esta Ley.

Art. 11. Corresponde a la Secretaría:

I. Formular y conducir la política ecológica de la Entidad;

II. Formular los criterios ecológicos que deberán observarse en la aplicación de la política ecológica de la Entidad; en el aprovechamiento racional de los elementos naturales; en el ordenamiento ecológico, en la preservación y restauración del equilibrio ecológico y en la prevención y control de la contaminación del aire y el agua, con la participación que en su caso corresponda a otras dependencias del Ejecutivo estatal;

III. Proponer al Ejecutivo estatal la celebración de acuerdos de coordinación con la Federación, para la expedición de normas técnicas ecológicas locales;

IV. Aplicar, en la esfera de su competencia esta Ley, sus reglamentos y las normas técnicas ecológicas locales que se expidan en coordinación con la Federación, y vigilar su observancia;

V. Formular y desarrollar programas y realizar las acciones que le competen, a fin de preservar y restaurar el equilibrio ecológico y proteger el ambiente, coordinándose en su caso, con las demás dependencias del Ejecutivo estatal o con los municipios de la Entidad y con la Federación;

VI. Proponer al Ejecutivo estatal la expedición de disposiciones conducentes para preservar y restaurar el equilibrio ecológico y proteger al ambiente en la Entidad;

VII. Proponer al Ejecutivo estatal la adopción de las medidas necesarias para la prevención y control de emergencias ecológicas y contingencias ambientales, a fin de aplicarlas en el ámbito de su competencia;

VIII. Coordinar la aplicación, por parte de las dependencias y entidades de la administración pública estatal, de las medidas que determine el Ejecutivo para la prevención y el control de emergencias ecológicas y contingencias ambientales;

IX. Establecer las bases para la administración y organización de las áreas naturales protegidas de jurisdicción local;

X. Coordinar estudios y acciones para proponer al Ejecutivo y a la Federación, la creación de áreas naturales protegidas, de acuerdo con lo dispuesto por el título segundo de esta Ley, dándole la intervención que corresponda a otras dependencias de la administración pública estatal y a los municipios; y participar en las acciones que deban realizarse conforme a las resoluciones del propio Ejecutivo;

XI. Programar el ordenamiento ecológico local, en coordinación con las demás dependencias del Ejecutivo estatal y con el apoyo de los municipios, en congruencia con el ordenamiento ecológico que establezca la Federación;

XII. Evaluar el impacto ambiental de las obras y actividades a que se refiere el artículo 28 de esta Ley;

XIII. Concertar acciones con los sectores social y privado en las materias de esta Ley; y

XIV. Los demás que conforme a esta Ley u otras disposiciones reglamentarias 4le correspondan.

Art. 12. Se crea la comisión estatal de ecología como un órgano permanente de coordinación institucional entre las dependencias y entidades del Ejecutivo estatal y los municipios y de concertación entre los sectores de la sociedad civil.

Este órgano se integrará de la siguiente manera:

I. Presidente: el C. Gobernador Constitucional del Estado;

II. Secretario: el coordinador general de COPLADEZ;

III. Coordinador ejecutivo: el titular de la Secretaría de Planeación y Contraloría;

IV. Secretario técnico: el Director de Desarrollo Urbano y Ecología;

V. Hasta diez representantes de los sectores público, privado y social.

La comisión estatal de ecología regirá su funcionamiento de acuerdo con el reglamento interior que ella misma apruebe en un plazo que no exceda de 90 días a partir de la fecha de su formal instalación.

Art. 13. En cada municipio existirá una comisión municipal de ecología que se encargará de coordinar a las dependencias y entidades municipales y de concertar los esfuerzos de la sociedad civil en las materias a que se refiere esta Ley y que sean de competencia municipal.

En cada ayuntamiento habrá un regidor encargado de la función de ecología.

Capítulo IV

Política ecológica

Art. 14. Para la formulación y conducción de la política ecológica, expedición de normas técnicas y demás instrumentos previstos en esta Ley, en materia de preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente se observarán los siguientes principios:

I. Los ecosistemas son patrimonio común de la sociedad y de su equilibrio dependen la vida y las posibilidades productivas del Estado;

II. Los ecosistemas y sus elementos deben ser aprovechados de manera que se asegure una productividad óptima y sostenida, compatible con su equilibrio e integridad;

III. Las autoridades y los particulares deben asumir la responsabilidad de la protección del equilibrio ecológico;

IV. La responsabilidad respecto al equilibrio ecológico comprende tanto las condiciones presentes como las que determinarán la calidad de vida de las futuras generaciones;

V. La prevención de las causas que los generan es el medio más eficaz para evitar los desequilibrios ecológicos;

VI. Los recursos naturales renovables deben utilizarse de manera que se asegure su óptimo aprovechamiento y mantenimiento de su diversidad y renovabilidad;

VII. Los recursos naturales no renovables deben utilizarse de modo que se evite el peligro de su agotamiento y la generación de efectos ecológicos adversos;

VIII. La coordinación entre los distintos niveles de Gobierno y la concertación con la sociedad, son indispensables para la eficacia de las acciones ecológicas;

IX. El sujeto principal de la concertación ecológica son no solamente los individuos, sino también los grupos y organizaciones sociales. El propósito de la concertación de acciones ecológicas es reorientar las relaciones entre la sociedad y la naturaleza;

X. En el ejercicio de las atribuciones que las leyes confieren al Estado y a los municipios para regular, promover, restringir, prohibir, orientar y, en general, inducir las acciones de los particulares en los campos económicos y social, se considerarán los criterios de preservación y restauración del equilibrio ecológico;

XI. Toda persona tiene derecho a disfrutar de un ambiente sano. Las autoridades en los términos de ésta y otras leyes, tomarán medidas para preservar ese derecho;

XII. El control y prevención de la contaminación ambiental, el adecuado aprovechamiento de los elementos naturales y el mejoramiento del entorno natural de los asentamientos humanos, son elementos fundamentales para elevar la calidad de la vida de la población;

XIII. Es interés del Estado que las actividades que se llevan a cabo dentro de su territorio y en aquellas zonas de su jurisdicción, no afecten el equilibrio ecológico de otros estados o zonas de jurisdicción federal; y

XIV. Las autoridades competentes en igualdad de circunstancias ante los demás estados, promoverán la preservación y restauración del equilibrio de los ecosistemas regionales.

Capítulo V

Instrumentos de la política ecológica

Sección I

Planeación ecológica

Art. 15. En la planeación del desarrollo estatal será considerada la política ecológica y el ordenamiento ecológico que se establezcan de conformidad con esta Ley y las demás disposiciones en la materia.

Art. 16. En la planeación del desarrollo estatal y de conformidad con la política ecológica, deberán incluirse estudios y la evaluación del impacto ambiental de aquellas obras, acciones o servicios que se realizan en el Estado y que pueden generar un deterioro sensible en los ecosistemas.

Art. 17. El Gobierno estatal formulará programas que tengan por objeto la preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente, promoviendo la participación social y de grupos ecologistas, tanto en la elaboración como en su ejecución, según lo establecido en esta Ley y demás disposiciones aplicables.

Sección II

Ordenamiento ecológico

Art. 18. Para el ordenamiento ecológico local, se considerarán los siguientes criterios:

I. Cada ecosistema dentro de la Entidad tiene sus propias características y funciones que deben ser respetadas;

II. Las áreas o zonas dentro de los asentamientos tienen una vocación que es en función de sus recursos naturales, la distribución de la población y las actividades económicas predominantes; y

III. Los asentamientos humanos, las distintas actividades económicas y humanas, así como los fenómenos naturales que puedan causar desequilibrio en los ecosistemas.

Art. 19. El ordenamiento ecológico local será considerado en:

I. Los programas de desarrollo urbano estatal, municipal y de centros de población;

II. La fundación de nuevos centros de población;

III. La creación de reservas territoriales y la determinación de los usos, provisiones y destinos del suelo;

IV. La ordenación urbana del territorio y los programas del Gobierno estatal para infraestructura, equipamiento urbano y vivienda;

V. Los apoyos a las actividades productivas que otorgue el Gobierno estatal de manera directa o indirecta, sean de naturaleza crediticia, técnica o de inversión; de tal manera que promoverán progresivamente que los usos del suelo sean compatibles con el ordenamiento local;

VI. La realización de obras públicas que impliquen el aprovechamiento de recursos naturales o que puedan influir en la localización de las actividades productivas.

VII. Las autorizaciones para la construcción y operación de plantas o establecimientos industriales, comerciales o de servicios; y

VIII. Los demás aspectos previstos en esta Ley.

Art. 20. El ordenamiento ecológico local se formulará en congruencia con el ordenamiento ecológico que establezca la Federación y particularizará en aquellos aspectos que contribuyan a restablecer y preservar el equilibrio ecológico en el territorio de la Entidad.

Sección III

Criterios ecológicos en la promoción del desarrollo

Art. 21. En la planeación y realización de las acciones a cargo de las dependencias y entidades de la administración pública estatal que se relacionen con la promoción del desarrollo de la Entidad, se observarán los criterios ecológicos para regular, promover, restringir, prohibir, orientar y en general, inducir las acciones de los particulares en los campos económico y social que establezcan esta Ley y demás disposiciones que de ella emanen.

Sección IV

Regulación ecológica de los asentamientos humanos

Art. 22. La regulación ecológica de los asentamientos humanos consiste en el conjunto de normas, disposiciones y medidas de desarrollo urbano y vivienda, que llevan a cabo el Gobierno estatal y los municipales para mantener, restaurar o mejorar el equilibrio de los asentamientos humanos con los elementos naturales y asegurar el mejoramiento de la calidad de vivienda de la población.

Art. 23. Para la regulación ecológica de los asentamientos humanos, las dependencias y entidades de la administración pública estatal y los municipios, considerarán los siguientes criterios específicos:

I. La política ecológica en los asentamientos humanos, requiere para ser eficaz, de una estrecha vinculación con la planeación urbana y con el diseño y construcción de la vivienda;

II. La política ecológica debe buscar la corrección de aquellos desequilibrios que deterioran la calidad de vida de la población, y a la vez la prevención de las tendencias del crecimiento de los asentamientos humanos, orientándolos hacia zonas aptas para este uso, manteniendo una relación suficiente entre la base de recursos y la población, cuidando los factores ecológicos y ambientales que son parte integrante de la calidad de vida; y

III. En el proceso de creación, modificación y mejoramiento del ambiente construido por el hombre, es indispensable fortalecer las previsiones de carácter ecológico y ambiental, para proteger y mejorar la calidad de vida.

Art. 24. Los criterios específicos de regulación ecológica de los asentamientos humanos serán considerados en:

I. La formulación y aplicación de las políticas locales de desarrollo urbano y vivienda;

II. Los programas sectoriales de desarrollo urbano y vivienda que realice el Gobierno estatal; y

III. Las normas de diseño, tecnología de construcción, uso y aprovechamiento de vivienda y en las de desarrollo urbano previstas en el Reglamento y Normas Técnicas para la Construcción y en la Ley Estatal de Desarrollo Urbano.

Art. 25. En el programa estatal de desarrollo urbano se incorporarán los siguientes elementos ecológicos y ambientales:

I. Las disposiciones que establece la presente Ley en materia de preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente;

II. La observancia del ordenamiento ecológico del territorio;

III. El cuidado de la proporción que debe existir entre las áreas verdes y las edificaciones destinadas a la habitación, los servicios y en general, otras actividades;

IV. La conservación de las áreas agrícolas fértiles, evitando su fraccionamiento para fines de desarrollo urbano;

V. La integración de inmuebles de alto valor histórico, arquitectónico y cultural, con áreas verdes y zonas de convivencia social;

VI. Las limitaciones para crear zonas habitacionales en torno a industrias; y

VII. La conservación de las áreas verdes existentes, evitando ocuparlas con obras o instalaciones que se contrapongan a su función.

Art. 26. El programa estatal de vivienda y las acciones que se emprendan en esta materia, promoverán:

I. El empleo de dispositivos y sistemas de ahorro de agua potable, así como de captación, almacenamiento y utilización de aguas pluviales;

II. El aprovechamiento óptimo de la energía solar, tanto para la iluminación como para el calentamiento;

III. Los diseños que faciliten la ventilación natural;

IV. El uso de materiales de construcción apropiados al medio ambiente y a las tradiciones regionales;

V. Que la vivienda se construya en las zonas previamente seleccionadas para este fin, de acuerdo a los programas de desarrollo urbano, guardando una relación adecuada con los elementos naturales de dichas zonas y que considere áreas verdes suficientes para la convivencia social; y

VI. Que las constructoras de los fraccionamientos contemplen en su inversión de obra, y la realicen, la plantación de árboles de carácter urbano en aceras y camellones.

Sección V

Evaluación del impacto ambiental

Art. 27. La realización de obras y actividades públicas o privadas, que puedan causar desequilibrios ecológicos al rebasar los límites y condiciones señalados en las disposiciones aplicables deberán sujetarse a la autorización previa de la Secretaría, con la intervención de los gobiernos municipales correspondientes, así como al cumplimiento de los requisitos que se les impongan una vez evaluado el impacto ambiental que pudieran ocasionar, sin perjuicio de otras autorizaciones que corresponda otorgar a las autoridades competentes.

Art. 28. Corresponderá a la Secretaría evaluar el impacto ambiental a que se refiere el artículo anterior de esta Ley, particularmente tratándose de las siguientes materias:

I. Obra pública estatal;

II. Caminos rurales;

III. Zonas y parques industriales;

IV. Exploración, extracción y procesamiento de minerales o sustancias que constituyen depósitos de naturaleza semejante a los componentes de los terrenos;

V. Desarrollos turísticos estatales y privados;

VI. Instalación de tratamiento, confinamiento o eliminación de aguas residuales y de residuos sólidos no peligrosos;

VII. Fraccionamientos, unidades habitacionales y nuevos centros de población; y

VIII. Las demás que no sean competencia de la Federación.

Art. 29. La Secretaría requerirá para la evaluación del impacto ambiental, la siguiente información mínima para cada obra o actividad:

I. Su naturaleza, magnitud y ubicación;

II. Su alcance en el contexto social, cultural, económico y ambiental;

III. Sus efectos directos o indirectos en el corto, mediano o largo plazo, así como la acumulación y naturaleza de los mismos; y

IV. Las medidas para evitar o mitigar los efectos adversos.

Art. 30. Para la obtención de la autorización a que se refiere el artículo 27 de esta Ley, los interesados deberán presentar ante la Secretaría una manifestación de impacto ambiental. En su caso, dicha manifestación deberá ir acompañada de un estudio de riesgo de la obra, de sus modificaciones o de las actividades previstas, consistente en las medidas técnicas preventivas y correctivas para mitigar los efectos adversos al equilibrio ecológico durante su ejecución, operación normal y en caso de accidente.

No se autorizarán obras o actividades que contravengan lo establecido en el ordenamiento ecológico del territorio y en los programas de desarrollo urbano y otros similares.

Art. 31. Una vez presentada la manifestación del impacto ambiental y satisfechos los requerimientos formulados por la autoridad competente, cualquier persona podrá consultar el expediente correspondiente.

Los interesados podrán solicitar que se mantenga en reserva la información que haya sido integrada al expediente y que de hacerse público, pudiera afectar derechos de propiedad industrial o intereses lícitos de naturaleza mercantil.

Art. 32. Una vez evaluada la manifestación de impacto ambiental, la Secretaría en los casos previstos en el artículo 28 de esta Ley, dictará la resolución correspondiente, considerando la opinión de los gobiernos municipales involucrados. En dicha resolución podrá:

I. Otorgar la autorización para la ejecución de la obra o la realización de la actividad de que se trate, en los términos solicitados;

II. Negar dicha autorización; y

III. Otorgarla condicionada a la modificación del proyecto de obra o actividad, a fin de que se eviten o atenúen los impactos ambientales adversos susceptibles de ser producidos en la operación normal y aun en caso de accidente.

Cuando se trate de autorizaciones condicionadas, la Secretaría señalará los requerimientos que deben observarse para la ejecución de la obra o la realización de la actividad prevista.

La Secretaría con el auxilio de los gobiernos municipales que correspondan, supervisará durante la realización y operación de las obras autorizadas, ya sea condicionadas o no condicionadas, el cumplimiento de las medidas de mitigación contenidas en la manifestación de impacto ambiental o los requerimientos que deban observarse.

Sección VI

Normas técnicas ecológicas

Art. 33. Para los efectos de esta Ley se entiende por norma técnica ecológica, el conjunto de reglas científicas o tecnológicas emitidas por la Secretaría, que establezcan los requisitos, especificaciones, condiciones, procedimientos, parámetros y límites permisibles que deberán observarse en el desarrollo de actividades o uso y destino de bienes, que causen o puedan causar desequilibrio ecológico o daño al ambiente, y además, que uniformen principios, criterios, políticas y estrategias en la materia.

Las normas técnicas ecológicas, determinarán los parámetros dentro de los cuales se garanticen las condiciones necesarias para el bienestar de la población y para asegurar la preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente.

Art. 34. Las actividades y servicios que originen emanaciones, emisiones, descargas o depósitos que causen o puedan causar desequilibrio ecológico, daño al ambiente o afectar los recursos naturales, la salud, el bienestar de la población, los bienes propiedad del Estado o de los particulares, deberán observar los límites y procedimientos que se fijen en las normas técnicas ecológicas aplicables.

Sección VII

Medidas de protección de áreas naturales

Art. 35. El Estado y los municipios establecerán medidas de protección de las áreas naturales, de manera que se asegure la preservación y restauración de los ecosistemas, especialmente los más representativos y aquellos que se encuentren sujetos a procesos de deterioro o degradación.

Sección VIII

Investigación y educación ecológicas

Art. 36. Las autoridades competentes promoverán la incorporación de contenidos ecológicos en los diversos ciclos educativos, especialmente en el nivel básico, proponiendo la participación de los estudiantes en el desarrollo de los programas de prevención, preservación y control ecológico.

Asimismo, fomentarán la realización de acciones de cultura ecológica en toda la Entidad a fin de ampliar la cobertura de la educación ambiental a todos sus habitantes y propiciarán el fortalecimiento de la conciencia ecológica a través de los medios de comunicación social.

La Secretaría promoverá, con la participación de la autoridad competente, que las instituciones de educación superior y los organismos dedicados a la investigación científica y tecnológica, desarrollen planes y programas para la formación de especialistas en la materia y para la investigación de las causas y efectos de los fenómenos ambientales.

Art. 37. El Gobierno estatal y los municipios fomentarán la investigación científica y promoverán programas para el desarrollo de técnicas y procedimientos que permitan prevenir, controlar y abatir la contaminación, propiciar el aprovechamiento racional de los recursos y proteger los ecosistemas. Para ello, podrán celebrar convenios con instituciones de educación superior, centros de investigación, instituciones del sector social y privado, investigadores y especialistas en la materia.

Art. 38. La Dirección del Trabajo y Previsión Social promoverá el desarrollo de la capacitación y adiestramiento en y para el trabajo en materia de protección al ambiente y de preservación y restauración del equilibrio ecológico, con arreglo a lo que establece esta Ley y de conformidad con los sistemas, métodos y procedimientos que prevengan la legislación especial.

Asimismo, propiciará la incorporación de contenidos ecológicos en los programas de las comisiones mixtas de seguridad e higiene.

Sección IX

Información y vigilancia

Art. 39. La Secretaría mantendrá un sistema permanente de información y vigilancia sobre los ecosistemas y su equilibrio en el territorio de la Entidad, para lo cual podrá coordinar sus acciones con los municipios. Asimismo, propondrá al Ejecutivo acuerdos de coordinación a celebrar con el Gobierno federal para apoyar la vigilancia en materias reservadas a la Federación.

Art. 40. Con el propósito de orientar la toma de decisiones y fomentar la conciencia ecológica de la población la comisión estatal de ecología publicará cada año un informe sobre el estado del ambiente en la Entidad en el que se incluya la evolución de los ecosistemas, las causas y efectos de deterioro si es que existe y las recomendaciones para corregirlo y/o evitarlo. El in