Leer Ensayo Completo El Mito Guadalupano

El Mito Guadalupano

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.114.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: Mikki 24 abril 2011

Palabras: 3184 | Páginas: 13

...

in en el año de 1740. Todavía vio y dibujó las imágenes en piedra de Tonantzin y la diosa del agua que se encontraban orillas del cerro del Tepeyac, junto al templo mayor, lo que ahora es Chalma y Amecameca, curiosamente lugares religiosos muy importantes para nosotros.

Pero todo lo anterior lo ocultaron distrayendo a la gente con la famosa aparición de la Virgen en aquel cerro, donde antiguamente, como ya lo mencioné era el templo de Tonantzin.

Otro hecho indudable es la existencia de dos vírgenes de Guadalupe una en España, y otra en México.

El origen de la virgen de España comenzó cuando un vaquero encontró una pequeña imagen a orillas del rio de Guadalupe, posteriormente el Rey Alfonso XI mandó a levantar un lujoso templo y según esta leyenda fue por Juan Evangelista, después un pintor la interpretó y ahí empezó el comercio de las estampillas, que encontramos en casi todas las iglesias, muchos crían y siguen creyendo que es muy milagrosa y auxiliar en peleas y guerras.

Yo creo que por lo anterior los reyes católicos la escogieron para ser la “protectora del conteniente Americano, descubierto por Cristóbal Colon.

Como había mencionado uno párrafos antes, existen dos vírgenes una Mexicana y otra Española, la primera se adoraba en el cerro del Tepeyac y la segunda ya existía pero en España, y esto va relacionado con que Hernán Cortés era muy fanático como buen conquistador español, de hecho en su estandarte tría consigo la imagen de la virgen de Guadalupe, pero la diferencia con la mexicana es que ella no tría a un niño cargando. Posteriormente se reprodujo una copia la cual fue colocada en el templo del Tepeyac.

En realidad los españoles no fueron tan tontos, puesto que solo sustituyeron a los dioses indígenas por los nuevos dioses, adaptándolos de acuerdo con lo que ellos ya conocían.

Por ejemplo Tláloc dios de la lluvia fue convertido en Sn Juan Bautista, Xohipilli dios de las flores en Isidro labrador, Huitzilopochtli en Jesucristo y por consecuencia Tonantzin en la Virgen María, y como es lógico San diego pasaría a ser el vaquero Gil Cordero.

A aquellos indios solo los engañaron haciéndoles creer que sus dioses solo habían cambiado de nombre y figura, pero hubo quienes no se lo creyeron pero como era de esperarse fueron castigados por la “santa inquisición” y uno de ellos fue Fr. Juan Zumárraga, por órdenes de España fueron obligados a practicar la su religión católica.

Pasó un silgo y aun algunos indígenas iban a visitar a Tonantzin a su ex templo, fingiendo ir a rezar para la virgen María.

Una de sus mejores tácticas fue conquistarlos por la religión, indudablemente.

En un pequeño capitulo nos cuentan que existen muchísimas vírgenes, las primeras se fabricaron como tributo a la fertilidad femenina, en todo el mundo el hombre creó diosas de la tierra, pero cada una de ellas recibía distinto nombre, los líderes en crearlas eran los romanos y los griegos.

La iglesia solo cambió los nombres, conservando sus atributos y características, de hecho adoptó el nombre de algunas vírgenes antiguas, por ejemplo María “madre o cuidadora”.

En realidad se sabe muy poco de la vida de la virgen de Guadalupe, lo Evangelios casi no se enfocan hacia ella, no obstante existen muchos libros, basados en leyendas sobre su vida.

Por muchos siglos se creía que había muerto en Efeso, donde la veneraban, pero curiosamente también su tumba se encontraba en Jerusalén.

En uno de los mucho Concilios, un papa decretó que los ángeles la habían llevado al cielo en cuerpo y alma, lo que nosotros conocemos como “La asunción de la Santísima Virgen a los cielos”, pero esto no marcó un fin al venerarla, sino al contrario todavía habemos y hay quienes la veneramos hasta nuestros días.

Es gracioso pero en algunas investigaciones que realizó el autor nos comenta que en algunas iglesias veneran: la cofia de la virgen, vestidos y cinturones, camisones, cabellos de la virgen, peines, velos, el anillo nupcial, el pie, las zapatillas, la casa, que según se cambió de ligar, pero lo más impresionante es que aún veneran a las gotas de leche con las que amamantó al niño Jesús.

Como ya sabemos esto no es más que un comercio, por ejemplo en España abunda las vírgenes de todas las marcas de hecho hasta tienen a su favorita, irónicamente solo en los países católicos se nos ha aparecido y la veneramos, es decir solo en los países donde estuvo fuerte el dominio romano.

Con la misma maña, con la que nos conquistaron los españoles e impusieron su religión, fueron conquistadas las islas canarias, con la milagros a aparición de la virgen de la candelaria, sustituyendo a su diosa Achaman, que posteriormente aquella virgen fue llevada a Bolivia donde se le daría el nombre de “santa patrona de Bolivia”.

Desde México hasta Argentina, hubo apariciones de vírgenes a humildes personas, pero resulta increíble que a Balice no se haya encontrado ninguna aparición, puesto que es un país protestante.

En aquellos santuarios de la virgen solo han servido para obtener más ingresos económicos y crear una pela por aquellos lugares entre los mismos cristianos.

En un 9 de diciembre de 1531, en el cerro del Tepeyac, a un indio muy humilde, se le apareció la Virgen de Guadalupe, pidiéndole que se le construyera un templo en ese lugar. Pero posteriormente se le apareció la misma imagen en su Tilma, para que le creyeran, es decir fue como una prueba.

Finalmente se le construyó su templo donde se iniciaría un culto idolátrico a la imagen, que hasta nuestras fechas lo llevamos a cabo.

En realidad, el único fin de ese templo es ganar dinero para sostener el culto, pero es muy injusto que lo hagan en los países con una economía muy insuficiente (pobre y muerto de hambre), tal vez sea triste saber que esa imagen solo fue pintada por algún humano.

Aquel suceso es muy misterioso, ya que nunca se supo nada de él, hasta pasando 117 años, cuando apareció el cuento del padre Miguel Sánchez, (español, con fama de fantasioso y místico), en 1648 apreció el mito Guadalupano, antes de esto nadie había hablado sobre este tema, y una prueba de ello es que en la portada de un libro del año de 1622, aparece diferente a la imagen de la aparición, pero increíblemente el p. Sánchez no había oído hablar nada del asunto, por lo que le pidió a Lasso, le hiciera el prologo, finalmente se comprobó que aquel libro lo había hecho entre varios.

Posteriormente se creó otro libro escrito en náhuatl escrito por el p. Lasso, y se le llamó el Nican Mopohua.

Durante ese tiempo había una rivalidad por dos vírgenes la de los remedios y la de los lagos, ya que la segunda era muy milagrosa, comenzaron con el negocio de vender estampitas, milagros, limosnas, etc., por lo cual era la más codiciada por el clero, y la primera ya no era tan eficiente en las sequias, y como consecuencia otra vez empezaron a pedirle a Tláloc las lluvias.

Con la virgen de España los indios la consideraban como una virgen importada, así que se les ocurrió establecer a una virgen morena.

En el capítulo 6 nos hablan un poco más a fondo sobre el libro Nican Mopohua, se enfocan en las contradicciones que tienen, por ejemplo que en 1531 ya había parroquia en Cuautitlan y una Ermita en el Tepeyac, y en este libro menciona que Juan Diego era natural de Cuaititlan, y que aun todo pertenecía a Tlatilolco.

También es curioso saber cuánto media la manta, y en él dice “sobre humana grandeza”.

También es asombroso el tiempo en el que se tardó Juan diego para saber quién era la señora que se le apareció, o por ejemplo por que tuvo que utilizar a Juan

Diego como intermediario, pudiendo ella decírselo directamente, o que Juan tuviera un vocabulario muy amplio para hablar con esas palabras, y entre muchas otras cosas muy ilógicas, pero una punto muy importante es que según iba a oír misa, pero en ese tiempo ni siquiera habían iglesias, y obviamente tampoco sacerdotes para confesar y darle los sacramentos a su tío.

El autor de ese libro, es decir el P. Sánchez no tenía la fundamentación para hacer aquel Nican Mopohua, de sus quince argumentos solo el número 13 es real, pero nunca se encontraron aquellos papeles.

Cuando Icazbalceta escribió una carta al Arzobispo Labastida le dijo que negaba posibilidad y la realidad de los milagros, que a pesar de que deseara que fuera cierto no era así, entonces la iglesia mando al historiador Mariano Cuevas a hacer un libro contra lo que decía aquel otro historiador Icazbalceta, aquel libro contaba con 25 pruebas, algunas son similares a la de Sánchez, pero en estas pruebas se enfocan más a las fechas que no coinciden, una pregunta que me pareció muy interesante es ¿Por qué la virgen permitió que se cuarteara su templo?, otra punto relevante es aquel escrito en donde se dijo que la imagen que veneran la Ciudad de Hidalgo fue pintada sobre las tablas de Illno. Sr. Obispo D. Fr. Juan Zumárraga, pues ni siquiera se pueden poner de acuerdo en las fechas ya que unos dicen que fue pintada en 1531 y otros en 1729.

El primer ataque conocido contra el mito Guadalupano proveniente de un franciscano mexicano, llamado Francisco de Bustamante, el cual decía que a los indios se les obligaba a adorar a la Virgen de Guadalupe, pintada por un indio llamado Marcos, además dijo que no se sabía a dónde iba a dar el dinero de las limosnas, también se lanzó vs el Arzobispo Montúfar, acusándolo de divulgar falsos milagros, pero lo mejor de todo es que lo dijo estando presente ahí.

Posteriormente Juan B. Muñoz, un historiador católico, presentó la falsedad de la aparición de la Virgen de Guadalupe, demostrando que no hay pruebas.

En ese mismo año Fray Servando Teresa de Mier pronunció un sermón acerca del 12 de diciembre, pero su intención no era negar el milagro i la tradición, pero solo bastón con eso, para quitarle sus bienes y quemarle su biblioteca.

Pero para ganarse el castigo de la Santa inquisición mencionó que la imagen de la Virgen de Guadalupe, había sido impresa en la capa de Santo Tomás el cual había venido antes de la conquista a evangelizar a los indios, estando en la prisión escribió más de 20 páginas en las que probaba la falsedad de aquellas apariciones, en 1981 la UNAM las volvió a editar, por ejemplo ene ellas decía que el invet5or del mito guadalupano fue Antonio Valeriano, y la iglesia no ha podido negar sus argumentos, pues con estos damos cuenta que la maña de la iglesia para ocultar sus secretos es porque ella controla a la prensa, editoriales, imprentas, universidades, entre muchas otras.

En el capítulo 7 nos hablan sobre los estudios relacionados a la imagen de La Virgen de Guadalupe, nos comienza diciendo que Bartolache formó una comisión con profesores, notarios y pintores católicos para que testificaran la seriedad y cuidado con la se haría el examen de la imagen, posteriormente llamó a los pintores pidiendo que realizaran cinco copias de la imagen para probar los materiales y los colores en el ayate.

Aquella comisión encontró varias irregularidades, por ejemplo que fue hecha por varias manos, que no es un ayate sino una manta fina de palma, está pegada sobre un bastidor de madera, y que si fuera tan divida y hecha por ángeles no tendría que deteriorarse por la humedad y los hongos.

Un detalle muy importante, al cual nunca le había prestado atención es que la virgen antiguamente llevaba consigo una corona, y cuando la mandaron al cambio de imagen por que ya estaba deteriorada, se les olvido colocársela, pero eso sirvió para que ganaran más dinero, ya que Porfirio Díaz le donó una corona, y entonces llagaron miles de peregrinos a presenciar el acto, entonces bajaron lo ingresos económicos de los otros obispos de otras regiones, ya que ahora las personas ahorraban para las limosnas y gastarlas en la basílica.

Entonces Sánchez Camacho se encontraba molesto por lo ocurrido y protestó, pero solo ganó que lo expulsaran del país y renunciara, pero después declaró que era falsa la aparición de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac, al igual que la imagen solo fue pintada por un ser humano, y no por los ángeles, acusando a la iglesia de solo crear un gran negocio con aquel mito Guadalupano.

Regresando con lo de la imagen, la NASA hizo un estudio sobre ella, participaron dos científicos de ellos, uno de ellos era pintor y amigo del Arzobispado de México, el cual les dio permiso de fotografiar la imagen con rayos infrarrojos en 1979 y descubrieron que hay muchas cosas que fueron agregadas a la imagen y otras más omitidas otro detalle que notaron fueron que los dedos de la Virgen son demasiados largos, a comparación de los dedos de los indígenas.

El historiador Rodrigo Franyutti, experto en el misterio de la imagen de Guadalupe, descubrió que el rostro ha sido retocado a 17 años después de las apariciones, y nos muestran algunas comparaciones sobre antes y después y es muy notable el cambio, al menos yo lo veo más en los ojos.

A lo largo de este resumen hemos hablado de Marcos el creador de la Imagen de la Virgen de Guadalupe, pero no nunca mencionamos quien fue; su nombre es marcos Cipac y fue uno de los primeros pintores indígenas, que aprendió el estilo de pintura occidental con Pedro de Gante.

El autor de este libro, hace un reconocimiento por si él fue el verdadero pintor, ya que para algunos es una verdadera obra de arte.

Finalmente el último capítulo está dedicado a Juan Diego, inician comentando que no se sabe de dónde proviene Cuauhtlactoatzin o mejor conocido como Juan, ya que se piensa que nación en 4 ligares, tampoco sabemos cuando nació, pero lo más importante para mí es su estatura, nunca nos habíamos puesto a analizar ese hecho de que un indio puede medir 2.50m, bueno por eso se dice que solo es una tradición creer en él al igual que en las apariciones.

Haciendo énfasis en las medidas de la imagen, no coincide con su estatura ya que el ayate como tal mide 1.65 más lo que le agregaron con el ángel (otro punto curioso) y la corona, en total como 1.80m, y se supone que Juan Diego era de los plebeyos, quienes utilizaba ese tipo de ayate, y aproximadamente les llagaba un poquito más debajo de los rodillas, lo cual quiere decir que sumando lo de la cabeza, las piernas y la manta da un total de 2.50m lo cual es muy ilógico creer que un indio pueda medir eso.

En el caso del angelito con alas tricolores, es muy raro que le hayan puesto esos colores que posteriormente serían de nuestra patria, es decir, 300 años antes.

Y otro dato curioso es porque Juan diego pudo pronunciar “Guadalupe”, si se supone que los indios no puede pronunciar la “G” ni la “D”.

Conclusiones:

Yo creo que es muy sorprendente terminar de leer este tipo de libros, puesto que es muy difícil asimilar que hemos sido engañados por muchos años, pero considero que todas las fundamentaciones escritas son más fuertes que nuestra propia creencia hacia la Virgen de Guadalupe, pienso que tiene mucho que ver el lugar donde nos desarrollamos, ya que si hubiésemos nacido en algún otro lugar ya sea protestante o por lo menos sin religión católica, seríamos totalmente diferentes.

Sinceramente al leer este libro me divertí muchísimo, y más en la parte en donde nos comentan que aún se veneran los peines, velos, zapatillas, y miles de cosas más de la Virgen, pero lo que si no tiene vergüenza es que veneran su leche materna. Pero hemos crecido así, engañados, y humillados por los españoles, quienes nos trajeron, o más bien dicho nos impusieron su religión, hubiera preferido adorar a Tonantzin, o a Tláloc, que todavía hacen más milagros, que ella o ellas, recordando que hay muchas para escoger.

Aun no puedo entender como dejamos que usurparan el templo de Tonantzin y construyeran la Basílica, pero lo más sorprendente es saber cómo aun todavía la gente sigue creyendo en esas personas que solo les roban su dinero, y en aquella dichosa pintura hecha por los “angelitos”, portada en el ayate de aquel indio que debe de medir 2.5 m, de altura; en fin son muchas cosas que comentar, pero gracias a Rius me he quitado la venda de los ojos.

 DEL RIO Eduardo El mito Guadalupano Editorial Grijalbo. México 2008.