Leer Ensayo Completo El Pequeño Nicolas

El Pequeño Nicolas

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.109.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Mikki 15 junio 2011

Palabras: 5012 | Páginas: 21

...

avo capítulo: Al señor Bordenave no le gusta el sol..............................-22-

Decimonono capítulo: Me voy de la casa.............................................................-22-

Conclusion............................................................................................................-24-

Introducción.

El pequeño Nicolás es una novela o relato de ambiente escolar, donde el tratamiento humorístico es su enfoque principal. Una escuela francesa es analizada desde una visión irónica y divertida, donde los problemas se solucionan siempre con una sonrisa para el lector, aunque los protagonistas de ellas puedan acabar peleándose. Claramente se encuadra dentro de la corriente literaria contemporánea de libros de humor infantiles, donde los autores quieren contagiar al lector su satírica visión de la vida. Una visión a la que contribuye en gran medida el caricaturista y humorista gráfico Sempé.

El protagonista narra las peripecias en primera persona y ofrece su visión de niño actual que se enfrenta a su entorno -escuela y familia-; aunque en el fondo lo que le importa a Nicolás es su pandilla. Cualquier problema o conflicto se salda con una broma o con la simple desaparición del adulto. Las situaciones son exageradas para provocar la sonrisa del lector, que disfruta con las contradicciones de los adultos y con sus diálogos, algunas veces disparatados. El humor es la gran arma de Goscinny para plantear y resolver conflictos, que con un protagonista de la edad y los recursos de Nicolás siempre serán resueltos en el marco de la comicidad.

Nicolás, joven pero ya escéptico, tiene su visión propia del mundo adulto, irónica y amable a la vez; pocas veces se inmuta ante algún problema, manteniéndose como agudo observador, que al final sentencia con una frase y cierra el capítulo. Nicolás resulta ser más adulto que los mayores que le rodean, terminando siempre por ser los adultos los que se comportan como niños. El pequeño Nicolás, de Sempé y Goscinny, es la historia de un niño de escuela, de los más pequeños, contada por ese mismo niño.

Titulo: EL pequeño Nicolás.

Primer capítulo: Un recuerdo que nos gustara.

Símil: ------

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en una escuela francesa.

Narrador:

Narración representada: El protagonista ofrece su visión de niño actual que se enfrenta a su entorno escolar.

Dialogo:

-¿Cómo es su aparato?-preguntó.

El fotógrafo sonrió y le dijo:

-Es una caja de la que saldrá un pajarito, guapo.

-Es muy vieja su maquinita- dijo Godofredo-, mi papá me regaló una maquinita con parasol, visor óptico directo, teleobjetivo y, por supuesto, filtros...

El fotógrafo pareció sorprendido, dejó de sonreír y le dijo a Godofredo que volviera a su sitio.

-¿No tiene usted, al menos, célula fotoeléctrica?-preguntó Godofredo.

-¡Por última vez! ¡Vuelve a tu sitio!- gritó el fotógrafo, que de repente tenía una pinta muy nerviosa.

Descripción:

Se describe sutilmente a algunos de los compañeros de Nicolás; como por ejemplo a:

Godofredo quien tiene un papá muy rico que le compra todos los juguetes que se le antojan.

Agnan es el primero de la clase y el ojito derecho de la maestra.

Eudes quien es muy fuerte.

Alcestes el es muy gordo y come sin parar.

Resumen:

El pequeño Nicolás es contemporáneo: aparentemente frío, objetivo, como ajeno a las cosas que cuenta. Los sucesos se cuentan, así, como si fueran las cosas más simples y ordinarias, y está siempre bordeando la catástrofe. El primer capítulo, el de la foto del grado. Sin que el narrador inmute o trate de impresionar, el suceso se va enredando poco a poco, hasta dar en desorden tumultuoso. Tanto que, cuando la maestra consigue por fin poner orden, el fotógrafo se ha ido...

Segundo capítulo: Los cow-boys.

Símil: ----

Humanización: ----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en el jardín de la casa de Nicolás.

Narrador:

Narración representada.

Dialogo:

-¿Por qué no voy a ser yo bueno?- dijo Eudes-,y, además, ¿por qué no voy a tener un caballo blanco también yo?

-Con una cabeza como la tuya no puedes ser bueno- dijo Alcestes.

-¡Tú, indio, cállate o te pego una patada en la rabadilla!- dijo Eudes...

...-En todo caso, yo- dijo Rufo- seré el sheriff.

-¿El sheriff?- dijo Godofredo-. ¿Dónde has visto un sheriff con kepis? ¡No me hagas reír!...

Descripción:

Eudes: que es muy fuerte y al que le gusta mucho dar puñetazos en la nariz de los compañeros. Llevaba un viejo sombrero de boyscout de su hermano y un cinturón con montones de cartuchos de maderas y dos fundas, en las que había unos revólveres terribles con la culatas.

Rufo: se había puesto un traje de agente de policía que le había regalado su papá, con el kepis, las esposas, el revólver, la porra blanca y el silbato.

Alcestes: iba de medio indio, tenía un hacha de madera y plumas en la cabeza, parecía un enorme pollo.

Godofredo: Estaba completamente vestido de cow-boy, con pantalones de borrego, un chaleco de cuero, una camisa de cuadros, un gran sombrero, revólveres de pistones de espuelas con unas puntas terribles.

Nicolás: Tenía una máscara negra, un fusil de flechas y un pañuelo rojo alrededor de su cuello.

Resumen:

Se relata un suceso, propio de la vida de la casa del pequeño Nicolás una visita de sus amigos para jugar a los cowboys, entre tanto alboroto incluso hasta su papá y su vecino se unió al inocente juego de niños, que comenzó con una pequeña discusión y entre tantas horas continuo como un simple e inocente juego de niños.

Tercer capítulo: El Caldo.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en el salón de clases

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¡Es Caldo!

La puerta se abrió –y entró el Caldo, completamente rojo.

-¿Quién ha dicho eso? - preguntó.

-Fue Nicolás – dijo Agnan.

-¡No es cierto, cochino embustero!- y era cierto que no era cierto; el que había dicho Rufo.

-¡Fuiste tú! ¡Fuiste tú! ¡Fuiste tú!- gritó Agnan, y se echó a llorar.

-¡Castigado sin salir!- me dijo el Caldo.

...-No fue él, señor; ¡fue Agnan el que dijo el Caldo!-gritó Rufo.

-¡No fui yo quien gritó Caldo!- grito Agnan.

-¡Dijiste el Caldo, te oí perfectamente decir el Caldo, el Caldo!

-Bueno, ya basta –dijo el Caldo-. ¡Os quedaréis todos sin salir!

-¿Y yo por qué?- preguntó Alcestes-. ¡Yo no he dicho el Caldo!

-No quiero volver a oír ese ridículo mote, ¿entendido?- gritó el Caldo, que tenía una pinta muy nerviosa.

-¡No me quedare castigado! –gritó Agnan y se tiró al suelo llorando e hipando y se puso muy rojo y después azul.

...-¿Qué ocurre Cal..., señor Dubon?- pregunto el director-

-No lo sé, señor director- contestó el Caldo-.

Descripción:

El Caldo: tiene unos grandes bigotes y castiga con frecuencia; con el no hay que andarse con bromas.

Resumen:

Se desarrolla en el aula de clase, la maestra ese día no asistió, y el señor Dubon quedo encargado de vigilarlos, entre tantas travesuras, tuvieron un problema con el señor Dubon por nombrarlo como menos a él le gusta “el Caldo”, le llaman asi solo porque dice todo el tiempo: , entre tantos juegos, travesuras y peleas lograron molestarlo y hasta consiguieron que no apareciera el día siguiente.

Cuarto capítulo: El Fútbol.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en el solar, una tarde para jugar futbol.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

Aganan dijo a Rufo:

-¡Pita!

Y Rufo, que jugaba en mi equipo, pitó el comienzo del juego. Godofredo no estaba muy contento. Dijo:

¡No vale! Nosotros tenemos el sol enfrente. No veo la razón de que mi equipo juegue en el lado malo del campo.

Yo le contesté que si no le gustaba él solo, sólo tenía que cerrar los ojos, quizás jugaría mejor. Entonces nos pegamos. Rufo se puso a pitar con su silbato.

-No he dado orden de pitar- gritó Agnan-, ¡el árbitro soy yo!...

...-¡Eres malo, eso es lo que eres!- gritó Agnan que empezó a llorar.

-Eh, chicos!- dijo Alcestes desde su portería.

Descripción:

Agnan: No es muy bueno en los deportes y llora fácilmente.

Majencio: Tiene piernas muy largas y flacas, con grandes rodillas sucias.

Resumen:

Se anuncia un partido de fútbol, para pasar un rato muy agradable entre amigos, a pesar de las discusiones y peleas sobre quién sería el árbitro, quién sería el capitán, lograron calmarse para comenzar el partido lo más pronto posible, pero al empezar el primer tiempo el pobre Alcestes notó que se le había olvidado su balón en casa.

Quinto capítulo: Vino el inspector.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desenvuelve en el salón de clases.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¡No no todos a la vez! ¡Sólo ustedes dos!

Cirilo y Joaquín volvieron el pupitre y se sentaron. El inspector sonrió y apoyó las manos en el pupitre.

-Bueno -dijo-, ¿Qué estaba haciendo antes que llegara?

-Cambiábamos el pupitre de sitio- contestó Cirilo.

-¡No hablemos más de ese pupitre! gritó el inspector, que tenía pinta de estar muy nervioso-. Y, además, ¿Por qué cambiaban ese pupitre de sitio?

-Por culpa de la tinta- dijo Joaquín.

-¿La tinta?- preguntó el inspector, y se miró las manos, que estaban todas azules...

...-Tiene usted, según veo, problemas de disciplina –dijo el inspector a la maestra-; hay que emplear un poco de disciplina elemental.

-Bueno, ya nos hemos reído bastante. A trabajar

-Estábamos estudiando la fábula- dijo la maestra-. La zorra y el cuervo.

-Perfecto, perfecto –dijo el inspector-.

Continúen, pues.

La maestra fingió buscar al azar en la clase y después señalo a Agnan con el dedo:

-Usted, Agnan, recítenos la fábula.

Pero el inspector levanto la mano.

-¿Me permite?- le dijo a la maestra, y después señalo a Clotario-. Usted, el de allí, al fondo, recíteme esa fábula.

Clotario abrió la boca y se echó a llorar.

-Pero, ¿qué le pasa?- preguntó el inspector.

Descripción:

La clase: Son los pequeños son... son un poco distraídos.

Resumen:

Se desenvuelve en aula de clases, este no como otro día normal, ya que es el día de la visita del inspector o del ministro, la maestra intenta que todos los niños mantengan la pulcritud y el orden, sin embargo ocurre un pequeño accidente que se va desglosando poco a poco hasta un momento de un poco de caos, pues la circunstancias se dieron como menos se las esperaba la maestra. Entre la inocencia de los niños y sus travesuras así paso otra mañana en la escuela.

Sexto capítulo: Rex.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en la casa de Nicolás.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

Papá fue a abrir y entró y dijo:

-¡Kikí! ¡Por fin te encuentro! ¡Te he buscado por todas partes!

-Pero, señor –preguntó papá-, ¿Qué desea usted?

-¿Qué deseo?- dijo el señor-. ¡Deseo a mi perro! Kikí se escapó mientras yo le daba su paseíto y me dijeron que habían visto a un chaval traérselo para aquí.

-No es Kikí, es Rex -dije yo-. Y los dos vamos a atrapar bandidos como en la película del jueves pasado, y vamos a enseñarle a gastar bromas al señor Blédurt.

-¿Quién me prueba que ese perro es suyo?- preguntó papá-. ¡Es un perro perdido!

-¿Y el collar?- contestó el señor-. ¿No ha visto usted el collar? ¡Lleva mi nombre!: Julio José Trempé, com mi dirección. ¡Me están entrando ganas de denunciarle! Ven, mi pobre Kikí, ¡ya está bien! –.

Descripción:

Kikí: Tiene aspecto de buena salud, es muy mono.

Resumen:

En el mundo de un niño como Nicolás siempre hace falta un amigo fiel, y al decir fiel, nos referimos a el mejor amigo del hombre, quien mejor que el perro. Se encontró con un perrito al salir de la escuela le gusto tanto que en seguida le puso nombre, decidió conservarlo a pesar de que su mamá dijo un rotundo ¡No!, sin embargo, su papá si lo apoya y hasta se resuelve a construirle una casa al animal.

Todo se desgloso tal cual como quería Nicolás, pues ya empezaban a aceptar su presencia, aunque su verdadero dueño llegó y sin más se lo llevó.

Séptimo capítulo: Chocho.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora:

Es que habla en versión original. Necesita subtítulos.

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en la escuela.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-Lo que pasa- dijo Godofredo, que va mucho al cine- es que habla en versión original necesita subtítulos.

-Quizás podría traducirlo – dijo Agnan, que podía probar sus rudimentos un poco más.

-¡Bah!- dijo Rufo-. ¡Estas chalao!

Eso le gusto al nuevo señaló Agnan con el dedo y dijo:

-¡Aoh! ¡Chalaochalaochalao!...

...¿Qué deportes se hacen en tu país?- preguntó Eudes.

Chocho claro no le entendió, continuaba diciendo >, pero Godofredo contestó:

-¡Mira que pregunta! Juegan al tenis.

-¡Cara de payaso! –grito Eudes-. ¡No estoy hablando contigo!.

-¡Cara de payaso! ¡Chalaochalaochalao!- grito de nuevo, que tenia pinta de divertirse con nosotros.

Pero Godofredono le gustó la forma en que le contestó Eudes:

-¡Quién es un payaso?- preguntó...

Descripción:

Jorge Mac Intosh (Chocho): Tenía el pelo todo rojo, pecas y ojos azules. Cuando se puso a hablar sonaba y eso era todo.

Godofredo: Que va mucho al cine.

Resumen:

Que acontecimientos los de ese día, llegó un niño nuevo llamado Jorge Mac Intosh venia del extranjero y no sabía hablar el francés, los muchachos trataron de conocerlo asociarse con él, comenzaron haciéndole preguntas pero cuando hablaba no le entendían nada.

Al final de la mañana fue sorprendente lo que aprendió, frases como:

-¡Chalao!, cara de payaso, cochino embustero, salvaje, mal educado, sucio chivato!. Aunque los padres de Chocho debieron de pensar que había aprendido todo el francés que necesitaba. La prueba de ello es que Chocho no volvió más a escuela.

Octavo capítulo: Un ramo para mamá.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: En la calle camino de la escuela a la tienda de flores y de la tienda de flores a su casa.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¡Mirar a Alcestes! Es él quien tiene pinta de cernícalo con esas flores.

Entonces Alcestedes le dio un golpetazo en la cabeza con el ramo.

-¡Mis flores! –grité yo-. ¡Vais a romper me mis flores!...

-¡Hola, Nicolás! –me dijo Joaquín.

-¿Qué le pasa a mi ramo? –Le grite a Joaquín-. ¡Cernícalo serás tú!

Joaquín paró su bicicleta, me miró con los ojos muy abiertos y me pregunto:

-¿Qué ramo?

-¡Esté!- le contesté, y le tire las flores a la cara.

Descripción:

Alcestes: Es un chaval muy gordo y al que le encanta comer.

El ramo: Era muy fenomenal y muy grande.

Resumen:

Nicolás con muy buena intención deseaba hacerle un regalo muy bonito a su mamá, quería darle un ramo de flores muy grande y que fuera muy bonito para que ella lo coloque en el jarrón azul, sin embargo, luego de comprar el ramo de flores se encontró con algunos de sus compañeros de clase, y porque le dijeron unas cosas que no le agrado comenzó a pelear con ellos, en todo esto su ramo fue el que sufrió; tanto así que solo llegó a su casa con una flor aplastada y maltratada, aun así su madre le dijo cuan bella le pareció lo consintió y colocó la flor el jarrón azul.

Noveno capítulo: Las notas.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desenvuelve en la escuela, en el salón de clases, camino a la casa de Nicolás y en su casa.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

Descripción:

La clase: es tan distraída.

Clotario: Es el último de la clase y todos los meses la maestra escribe en su boletín montones de cosas, y el papá y la mamá no están muy contentos y lo dejan sin postre y sin televisión.

Nicolás:

Eudes:

Rufo:

Agnan:

Alcestes:

Resumen:

Se desarrolla en el aula de clases cuando el director se presenta para entregar las notas, todos saben lo que les espera al llegar a sus casas, el pobre Nicolás se imagino de todo, creyó que su papá le hablaría de su niñez cuando con muy buenas notas lograba que el abuelo de Nicolás se sintiera muy orgulloso de su hijo, todo esto gracias a sus premios y buenas notas alcanzadas con esfuerzo y dedicación; aun así camino a su casa notó lo que le paso a uno de sus amigos Eudes el pobre Eudes su papá lo castigo por sus notas, pero a Nicolás se le paso se le fue la noción del tiempo momentáneamente tanto así que camino súper rápido cosa que no quería, al fin y al cabo al llegar a su casa vio a sus padres en plena discusión, les dio la boleta, sin embargo su papá le hizo caso omiso se la firmo y sin hacerle ninguna muestra de asentimiento o algún reclamo lo mando a su cuarto a jugar; ¡hasta expreso que si su papá y su mamá lo quisieran, se ocuparían algo más de el!

Decimo capítulo: Luisita.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desenvuelve en la casa de Nicolás.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-No me interesan tus libros- me dijo Luisita-, ¿no tienes nada más divertido?

Y después miró en el armario y vio mi avión, ese fenómeno, que tiene un elástico, que es rojo y que vuela.

-¡Deja eso!- le dije- ¡No es para niñas! ¡Es mi avión!

Y trate de quitárselo, pero Luisita se aparto.

-Soy la invitada- dijo-, y tengo el derecho a jugar con todos los juguetes, y si no estás de acuerdo, llamo a mi mamá y ya veremos quién tiene la razón...

...¡Mira que has hecho! –grité-. ¡Mi avión se ha perdido! Y me eché a llorar.

-No se ha perdido tu avión, animal –me dijo Luisita-; mira, ha caído en el jardib, no hay más que ir a buscarlo.

Descripción:

Las niñas: Son bobas, no saben jugar más que a las muñecas y a las tiendas y lloran todo el tiempo.

Resumen:

La mamá de Nicolás recibiría una visita de una vieja amiga, y con ella su hija, a pesar de que Nicolás no tenía un buen concepto de las niñas le agrado mucho la pequeña Luisita, le hizo pasar un susto con su avión, hasta rompió una ventana de garaje, sin embargo, el chuts que hizo le agrado tanto a Nicolás que hasta dijo que cuando sea mayor se casaría con ella.

Decimo primer capítulo: Ensayamos para el ministro.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Ocurren los acontecimientos en la escuela.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-Si me ponen un lazo en el pelo, ¡me los cómo!- dijo Eudes...

El director volvió la cabeza en seguida y miro a Eudes con un ojo muy grande y otro pequeño, porque había bajado ceja.

-¿Qué has dicho? –preguntó el director.

Y entonces nuestra maestra dijo muy deprisa:

-Nada, señor director, ha tosido.

-No, señorita –dijo Agnan-, yo lo he oído; dijo que... Pero la maestra no lo dejo acabar, le dijo que no había preguntado nada.

Exactamente, chivato asqueroso- dijo Eudes-, nadie te ah llamado.

Descripción:

El director: Tiene unas ideas estupendas.

La maestra: Tenía pinta de inquieta.

Resumen:

Esa mañana realizarían un ensayo para que la visita del ministro saliera a la perfección tal cual lo planeado, a los niños se les dijo que cantaran, al notar que no tenían armonía los grandes con los pequeños, decidieron que solo cantaran los más grandes, y los más chicos que le entregaran unos ramos florales al ministro.

Al fin y al cabo terminaron entre peleas los del salón de Nicolás, así que como castigo y para que todo le saliera bien, el director prefiero que los alumnos no estuvieran allí con el ministro, los tuvo que encerrar en el lavandero, para que no vieran al ministro ni hicieran algún escándalo.

Decimo segundo capítulo: Yo fumo.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desenvuelve comenzando por la casa de Nicolás, continua en la calle camino al estanco, luego en el solar y por ultimo en la casa de Nicolás.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¿Y si fuéramos a comprar cerillas a un estanco?-dije.

-¿Tenemos dinero?- me preguntó Alcestes.

Yo dije que podríamos cotizar como al final de año, en la escuela, para comprarle un regalo a la maestra. Alcestes se enfadó, dijo que él ponía el puro y que era justo que yo pagara las cerillas.

-¿Has pagado tú el puro?- pregunté.

-No – me dijo Alcestes-, lo encontré en un cajón del escritorio de mi padre, y como mi padre no fuma puros, nunca se enterará de que el puro ya no está allí.

-Si no has comprado el puro, no veo la razón de que yo pague las cerillas- le dije.

Por fin acepte comprar las cerillas, a condición de que Alcestes viniera conmigo al estanco; yo tenía algo de miedo de ir solo.

Entramos en el estanco y la señora nos pregunto:

-¿Qué queréis, ricos?

-Cerillas – dije yo.

-Son para nuestros papás- dijo Alcestes.

Descripción:

El solar: Hay de todo= hierba, fango, adoquines, cajas viejas, latas de conservas, gatos y, sobre todo, ¡un coche!

El coche: Es viejo, no tiene ruedas, ni motor, ni puertas.

Resumen:

El pequeño inexperto de Alcestes motiva a Nicolás de probar un puro que le quitó a su papá; a pesar de que los padres de Nicolás no le habían prohibido fumar, el sabía que no estaba nada bien lo que estaba haciendo y eso queda demostrado cuando se van a fumar al solar, ocultos de sus padres. Al terminar de fumar los dos niños se sintieron muy mal, se fueron directo a sus casas y como el papá de Nicolás fumaba la mamá imagino que era por culpa de eso que el niño estaba en ese estado, y desde ese día a su papá se le prohibió fumar dentro de la casa.

Decimo tercer capítulo: Pulgarcito.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en la escuela.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¡Mis hermano!- decía., ¿Dónde están mis pobres hermanos?

-¡Mis hermanos!-gritó Alcestes-. ¿Dónde están mis pobres hermanos?

-Pero bueno, Alcestes, ¿Qué haces?- preguntó la maestra.

-¿Cómo que qué?– Contestó Alcestes-. Soy el apuntador, ¡pues punto!

-Señorita- dijo Agnan-, cuando Alcestes apunta, me lanza migas de galleta a las gafas y no veo nada. ¡Me quejaré a mis padres!

Y Agnan se quitó las gafas para limpiarlas y entonces Alcestes aprovechó y le dio una bofetada.

-¡En la nariz! –Gritó Eudes-. ¡Dale en la nariz!

Descripción:

Agnan: Es pulgarcito, el papel principal; sólo porque es el primero de la clase y el ojito derecho de la maestra.

Alcestes: El hará de la muchedumbre de los aldeanos y además serás el apuntador.

Rufo: Es el ogro.

Clotario: Es el marqués de Carabás.

Resumen:

Se trata de que el director se retirara de la institución y los maestros planeaban hacerle un acto para festejarlo.

Cada salón tenía planeado un acto en especifico el salón de Nicolás le tocaba una obra la de pulgarcito y a pesar de todo los niños estaban entusiasmados por efectuarla, luego que la maestra dio los papeles para cada uno, los niños comenzaron a discutir, otros a golpearse y así hicieron molestar a la maestra hasta que sin mas dijo que no se presentarían, pues no quería que el director viera semejante desorden.

Decimocuarto capítulo: La bici.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: se desarrolla en el jardín de la casa de Nicolás y luego en la calle cuando su papá y su vecino, comienzan una competición.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-Cállate- le contesto papá- ¡no entiendes nada de bicis!

-¿Qué? – Gritó el señor Blédurt-. Has de sabes, pobre ignorante, que fui campeón interregional de aficionados y que me habría hecho profesional si no hubiera conocido a mi mujer.

Papá se echó a reír.

-¿Campeón tú?- dijo papá-. ¡No me hagas reír! ¡Si casi no sabes sostenerte en un triciclo!...

-¡Vas a ver!- dijo y saltó por encima del seto.

-Pásame la bici- dijo el señor Blédurt echando mano al manillar, pero papá se negaba a soltar la bici.

-Nadie te ha llamado, Blédurt- dijo papá-; ¡vuélvete a tu madriguera!

-¿Tienes miedo de que te avergüence delante de tu propio hijo, eh? –preguntó el señor Blédurt.

-Cállate, anda, me das pena, ¡eso es lo que me das!- dijo papá.

Arranco el manillar de la las manos del señor Blédurt y volvió a dar vueltas por el jardín.

-¡Grotesco!-dijo el señor Blédurt

-¡Esas frases de envidia no me afectan-contestó papá...

...-¿De qué te ríes tan estúpidamente? Preguntó papá.

-¿Puedo dar una vuelta ahora?- dijo Nicolás.

-Me río porque me divierte reír- dijo el señor Blédurt.

-Es mi bici, después de todo- dijo Nicolás.

-¡Eres completamente idiota, mi pobre Blédurt!- dijo papá.

-¡Ah! ¿Sí?-pregunto Blédurt.

-¡Sí!- contesto papá...

Descripción:

El señor Blédurt: Es el vecino de Nicolás y le encanta tomarle el pelo a su papá.

Resumen:

Nicolás quería que sus padres le regalaran una bici, y al sacar una buena nota en aritmética sus padres notaron que lo merecía.

El día que se la dieron Nicolás estaba sumamente contento, pero al ver el vecino a su papá con la bici le comenzó a provocar para que hicieran una carrera para ver quién era mejor...

Sea como sea la carrera se realizo y ganó el señor Blédurt pero solo porque el papá de Nicolás se estrello con un basurero le rompió su bici y todo, ah pobre Nicolás ni siquiera pudo estrenar su bici.

Decimoquinto capítulo: Estoy enfermo.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desenvuelve en la casa de Nicolás.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo: -Alcestes –le dije- ¿me das bombones?

-¡No estás enfermo?- me contestó Alcestes.

-Alcestes, no eres un fenómeno- le dije.

Alcestes me dijo que no había que decir ...

Descripción:

El libro: hablaba de un osito que se perdía en un bosque donde había cazadores.

Resumen:

Nicolás se enferma, y el doctor recomienda que guarde reposo y se ponga en una dieta.

Su amigo Alcestes lo va a visitar para que no esté solo, pero su mama lo manda a marcharse porque peleo con Nicolás; para no aburrirse Nicolás le su libro del osito como se trata de que un lobo se quería comer a oso, a Nicolás le da hambre y hace un desastre en la cocina, luego se pone a dibujar y también hace un desastre en su cuarto su mamá ese día lo cambio tres veces, al final del día llega de nuevo el doctor le dice que ya está mejor y que se puede levantar; pero que su mamá se veía mal le recomendó guardar reposo.

Decimosexto capítulo: La pasamos bomba.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en los alrededores de la escuela, camino hacia el solar.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-En la escuela –dijo Alcestes- deben andar metidos con los problemas.

-No- dije-, por la hora que es deben estar en el recreo.

-¡Bah! ¿Te parece divertido el recreo?-me preguntó Alcestes.

-¡Bah! Le contesté y después me eché a llorar...

-¿Qué te pasa para llorar así?- me dijo Alcestes.

-¡Por tu culpa no puedo jugar a los policía y ladrones! – le dije.

A Alcestes no le gustó la cosa.

-No te pedí que me siguieras-dijo-, y además, yo habría ido a la escuela ¡la culpa es tuya!.

-¿Ah, sí?- le dije a Alcestes, igual que dice papá al señor Blédurt...

...-Sí- contestó Alcestes, como el señor Blédurt contesta a papá.

Descripción:

Alcestes el es muy gordo y come sin parar.

El señor Blédurt: Es el vecino de Nicolás y le encanta tomarle el pelo a su papá.

Resumen:

Ese día Alcestes y Nicolás no fueron a las escuela prefirieron andar por ahí sin nada que hacer, a pesar de que sabían que no estaba bien. Incluso tenían cuidado a donde iban para que no los viera nadie que les fuera a decir a sus padres y no los dejaran sin postre.

Decimoséptimo capítulo: Me trato con Agnan.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desenvuelve en la casa de Agnan.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¡No pongas la esa cara!- me dijo mamá.

Te divertirás mucho.

-¡Qué mono es!- dijo; y me besó y después llamó a Aganan-: ¡Ven pronto! ¡Ha llegado tu amiguito Nicolás!.

Descripción:

Agnan: Es el ojito derecho de la maestra, no demasiado buen compañero, pero no se le pega demasiado porque lleva gafas. Estaba vestido raro, tenia un pantalón de terciopelo, calcetines blancos y una absurdad sandalias negras que brillaban mucho.

Nicolás: Tenia un traje azul marino, el que tiene raya en el pantalón, la camisa blanca de seda y la corbata de lunares.

Resumen:

Esa tarde la mamá de Agnan invito a Nicolás a su casa, la idea no le gustó mucho a Nicolás, sin embargo fue porque su mamá lo obligo.

Todo iba muy bien hasta que la mamá de Agnan vio el desatre que habían hecho en la casa el cuarto de Agnan estaba negro por el humo de los experimentos, el baño era un chiquero porque en el suelo se formaba fango, que desastres hicieron los dos, inmediatamente la mamá de Agnan llamó a la de Nicolás para que lo fuera a buscar.

Decimoctavo capítulo: Al señor Bordenave no le gusta el sol.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en escuela.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¿Y mi bocadillo?- preguntó Alcestes-. ¿Quién me lo devuelve?

-¿Quieres quedarte tú también castigado?- preguntó el señor Bordenave.

-No, yo quiero mi bocadillo de mermelada- dijo Alcestes.

Descripción:

Bordenave: No le gusta el sol.

Eudes: Es muy fuerte y le encanta dar puñetazos en la nariz a los compañeros.

Caldo: Es otro vigilante que le llaman Caldo.

Resumen:

Se trata de que al señor Bordenave no le gusta el sol y no es para menos tiene que controlar a los niños intranquilos, traviesos, peleones, fastidiosos, etc.

No le gusta el sol porque tiene que afrontar el recreo, en cambio cuando llueve no hay recreo así que su día es menos agotador.

Decimonono capítulo: Me voy de la casa.

Símil: ----

Humanización: -----

Metáfora: ----

Ambiente:

Geográfico: Se desarrolla en la calle.

Narrador:

Narración Representada.

Dialogo:

-¿Qué quieres jovencito? ¿Quieres comprar algo? ¿Bolas? ¿Una pelota?

Le dije que no quería comprar nada, que quería vender mis juguetes, y abrí mi cartera y puse el coche y el tren en el mostrador. El amable señor se inclinó y me dijo:

-Pero, hijito, yo no compro juguetes los vendo.

Entonces le pregunté donde encontraba los juguetes que vendía, porque la cosa me interesaba.

-Pero, pero, pero – me contestó el señor-, no los encuentro los compro.

-Entonces, cómpreme los míos- le dije al señor.

- Pero, pero, pero – me dijo el señor-, ¿no lo entendiste? Los compro, pero no a ti, a ti te los vendo, los compro en la fábrica, y tú....

Es decir- se detuvo después dijo-: ya entenderás cuando seas mayor.

Descripción:

Alcestes: Es muy gordo y come sin parar.

Resumen:

Nicolás se fue de su casa porque derramo tinta en la alfombra nueva, y su mamá lo regaño así que sin más se fue, y dijo que volvería solo cuando tuviera un avión y un carro, ah y mucho dinero; le dijo a su compañero Alcestes que lo acompañara pero él se reusó, necesitaba ir rápido así que fue a pedirle la bici prestada a Clotario, pero él le dijo que se la comprara cuando volviera. Fue a la tienda a vender sus juguetes pero el señor de la tienda le dijo que no; al ver lo tarde y lo oscuro que se estaba poniendo se fue a su casa y ¡prometió! Irse el día siguiente.

Conclusión.

El pequeño Nicolás es contemporáneo: aparentemente frío, objetivo, como ajeno a las cosas que cuenta. Y en ese tono estriba buena parte del efecto cómico.

En el contraste entre las perplejidades y sustos de los adultos y el desenfado de los niños está la filosofía del libro: el mundo infantil que viven Nicolás y sus amigos es hechura y reflejo del mundo adulto, con todos sus defectos –la violencia, el ansia de diversión, el sentido de emulación, los egoísmos, la avidez de sensaciones fuertes–; pero los niños lo viven con libertad y frescura. Y lo disfrutan. Y, después de cada escaramuza, quedan limpios y como si nada. Los niños y el humor pueden redimir hasta ese mundo.

La ironía de esta visión infantil del mundo debe por igual al texto –de Goscinny– y a los dibujos, de línea tan económica como intencionada, y de tan inconfundible estilo humorístico de Sempé.

-----------------------

El Pequeño Nicolás.