Leer Ensayo Completo Ensayo De Cultura Y Sociedad

Ensayo De Cultura Y Sociedad

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.242.000+ documentos

Categoría: Filosofía

Enviado por: Helena 20 junio 2011

Palabras: 1271 | Páginas: 6

...

idea de que en su momento Montesquieu no presto su ideología a romper paradigmas ni a suspender los estereotipos que separan a la sociedad en esferas, según sus creencias.

Considero a Montesquieu un sociólogo utópico, que otorgaba a la sociedad las bases para crear los Estados que mejor les acomodasen según las necesidades que tuvieran, sin pensar, talvez, en el futuro; solamente pensarían en como beneficiarse del modelo de Estado generado por ellos mismos.

Las creencias sociológicas de Montesquieu estaban encaminadas al progreso social con una búsqueda interminable de la igualdad de los integrantes de las sociedades, refiriéndose no solo a una igualdad en genero, sino una igualdad parcial entre todos los integrantes de estas sociedades, quebrando así por completo los erróneos pensamientos de los creadores de los poderes sociales de poder tener el control total del Estado que ellos crearan, siendo que la sociedad en general, para Montesquieu, seria la única que tendría en sus manos las decisiones de cómo gobernarse.

El conde de Saint-Simon fue más bien precursor de la sociología que teórico de la economía, siendo este unos de los primeros en proponer crear una "ciencia positiva de la moral y la política, y de la humanidad en general", es decir, que la sociedad puede ser objeto de un estudio científico. Logro fundar una escuela de seguidores que influyo en una serie de pensadores importantes que incluían a Auguste Comte, Karl Marx y John Stuart Mill.

Muchos autores critican a Saint-Simon por no haber definido claramente ningún concepto, y que su terminología (pobres, ricos, abejas, zánganos, industriales, sabios, hombres representativos) no corresponde a una clasificación rigurosa de las funciones económicas. Además hay algunos autores que han negado que el conde de Saint-Simon hubiera sido un socialista, ya que no llego a presenciar la primera revolución proletaria. Sin embargo, los que opinan que Saint-Simon fue socialista, se basan en que su doctrina fue tomada por los posteriores socialistas y que sus propuestas fueron de carácter netamente socialista (como la de una economía planificada).

Para Saint-Simon la propiedad privada era una fuente de desorden, al ser la causa de que los productores no consiguieran capitales baratos y en suficiente cuantía, pues las abejas carecían de capitales; para procurárselos. También para el conde la propiedad privada era un tipo de monopolio, porque permitía a aquellos que no producen, como los propietarios, apoderarse sin esfuerzo alguno de la renta de los que si producen, como los industriales o los obreros.

Saint-Simon desarrollo una teoría evolutiva de la historia, donde se yuxtaponían dos sistemas sociales contradictorios, una que correspondía a la Francia prerrevolucionaria basada en fuerza militar y la aceptación de la fe religiosa, y otra que correspondía a la Francia después de la revolución basada en la capacidad industrial y en la aceptación voluntaria del conocimiento científico.

El principal objetivo del nuevo orden social era el control de los seres humanos sobre las cosas, no sobre las personas. Para ello se necesitaría una administración de tipo tradicional y evitar que el gobierno intervenga en la esfera industrial. Diversos escritores o cronistas critican la falta de coherencia en sus programas de reorganización.

Comte es considerado uno de los padres de la sociología. Al clasificar las ciencias según el "Principio de Generalidad Decreciente y Complejidad Creciente", ubica en primer lugar a las más abarcativas y menos complejas. Así coloca en primer lugar a la Matemática, luego a la Astronomía, la Física, la Química, la Biología y por último a la Sociología, que aún no existía y cuya creación él reclama (no hace lugar a la Psicología por entender que, no habiendo hombre sin sociedad, su contenido se reduce en parte a la Biología y en parte a la Sociología). Cada una de las ciencias pasa por los tres estadios indicados en su "ley", y la Sociología no había llegado aún, en su tiempo, a su estadio positivo.

Comte quería devolverle a Occidente la unidad y armonía que había tenido en la Edad Media. El factor aglutinante en aquel tiempo había sido la fe. Como entendía que ese fundamento ya no era viable, buscó en la ciencia el nuevo el nuevo factor de unidad. Percibía cómo la gente común aceptaba las afirmaciones de los científicos, cómo sus leyes contaban con una "aceptación universal". Por eso pensó que las controversias y los desórdenes sociales se podrían superar apelando a la "aceptación universal" que generarían las leyes generales del devenir histórico formuladas por "científicos sociales".

Como lo muestra su Ley de los Tres Estadios, Comte estaba convencido de que la Historia avanzaba hacia una mayor racionalidad. Confiaba en el "progreso", pero veía que los cambios que provocaba generaban caos y desorden. De ahí que buscara el modo de conjugar "progreso" y "orden" en una sociedad que estaba viviendo la transformación de una organización teológico-militar basada en la fe a una científico-industrial basada en la ciencia. Los sacerdotes y los militares estaban perdiendo su preponderancia frente a los sabios, los empresarios y los banqueros.

Según Comte, la Sociología, en cuanto ciencia, trata los fenómenos sociales “con el mismo espíritu que los astrónomos, los físicos, los químicos o los fisiológicos, sujetos a leyes naturales invariables y cuyo descubrimiento es el objeto especial de la investigación”. Y al abordar el estudio de los fenómenos sociales, lo hace desde dos perspectivas diferentes y complementarias: una estática y otra dinámica.

Con el tiempo, Comte comprendió que no bastaba la ciencia para dar unidad y orden a la sociedad. Ello lo llevó a recurrir nuevamente a la religión, pero no ya a una religión revelada sino a una nueva Religión Positiva, de la que se declaró Papa. Su Religión de la Humanidad sustituye el amor a Dios por el amor a la humanidad, que incluye a los ya fallecidos, los vivos y los que nacerán. En su obra Sistema de política positiva da este salto del orden científico al religioso al transformar su sociología en religión.