Leer Ensayo Completo Ensayo: La Vida Es Sueño. Calderón De La Barca

Ensayo: La Vida Es Sueño. Calderón De La Barca

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.867.000+ documentos

Categoría: Filosofía

Enviado por: Helena 22 junio 2011

Palabras: 2930 | Páginas: 12

...

es La vida es sueño (1636), una de las obras de la literatura española de valor universal. Su complejidad, como ocurre con tantas obras maestras, ha dado lugar a infinidad de interpretaciones. La idea central del drama contaba con una historia larga, variada e ilustre, pero Calderón la revive con otros temas como la lucha de la libertad contra el destino y la trascendencia simbólica; y con unos personajes que llegan a representar a toda la condición humana. Su densidad filosófica y simbólica, sus soluciones teológicas, su sentido moral, jurídico y político, hacen que sea la obra más comentada de la literatura española, a excepción de El Quijote, de Cervantes.

Goethe consideraba a Calderón el gran genio del teatro. Schlegel llegó a afirmar que Calderón había resuelto el enigma del universo en algunos de sus dramas. También algunos románticos ingleses, como Shelley, vieron en Calderón al poeta dramático y lírico más grande. Calderón es el dramaturgo por excelencia del barroco español. El sentido teológico y metafísico de su tiempo informa todas sus obras, donde aúna la fe y la razón, y, sin embargo, su debate entre deseos y terrores que el verbo intenta vanamente comprender remite al presente.

“LA VIDA ES SUEÑO”

El trabajo literario que lleva por título La vida es sueño de Calderón de la Barca fue compuesta en el año de 1635 cuando el autor dramaturgo ya había alcanzado la madurez, siendo el gran drama filosófico del siglo XVII.

En cuanto a su estructura la obra suma 41 actos que se encuentran divididos en tres jornadas:

* 1ª Jornada - 8 actos

* 2ª Jornada - 19 actos

* 3ª Jornada - 14 actos

ENSAYO

ACTO PRIMERO

Rosaura y Clarín, deambulan por un desierto monte, y en su andar impera un poco de desolación, aventura, abandonados a su suerte se topan con las puertas de una celda, dentro de la cual hay un preso cargando sus cadenas y desdichas, y en seguida Rosaura y Clarín se disponen a escucharlo. Segismundo es el preso, canta su quebrantamiento, el haber nacido es su delito, y se pregunta: ¿Cuáles son los privilegios de los que gozan las demás criaturas y el mundo en general, privilegios que no le corresponden a él? Al dar su concepto de libertad, nos convence y sensibiliza, en el hecho de reflexionar ¿cómo un ser con tanta alma, estimativa y razonamiento, está muy por debajo de los demás y tiene menos libertad?

Rosaura se estremece ante la condición humana de Segismundo, ella al igual, encuentra consuelo a sus desdichas, en las penas ajenas, y antes de darle a conocer su faz interrumpe Clotaldo, encargado de cuidar la celda de Segismundo, les advierte a los inoportunos visitantes su castigo, un castigo de muerte al haber atravesado la línea imaginaria entre la libertad y la esclavitud.

Pero cuando Clotaldo escucha atentamente la historia de Rosaura, en donde pretende dar a conocer las causas por las cuales se encuentra en esas tierras, que no mas que por venganza, se sorprende y les da su perdón, siempre y cuando el rey se las otorgue primero, el motivo mayor, Rosaura es su hija.

Dentro del palacio real, dos personajes vanidosos y ansiosos de poder se encuentran, sus nombres son Astolfo y Estrella, aspirantes a la corona real. En primera instancia con lisonjas, engaños, trama Astolfo la conquista de Estrella pretendiendo que reinen juntos, de esta manera no importaría a quien la corona fuera ofrecida, ambos conocerían la fortuna. Pero Estrella parece no importarle tantos halagos y menos en el momento en el cual el rey Basilio entra en escena.

Basilio rey de Polonia, cuya afición y gran estima guarda a la ciencia, estudioso de los astros, vio en ellos uno de los presagios que marcarían hoy el rumbo de su reino, en un tiempo nació del vientre de su esposa un infante, un hombre bárbaro, sin entrañas que fue el germen de la muerte de su madre, incluso hace alusión a los cielos oscurecidos por tal engendro. Pero está dispuesto a darle una oportunidad a aquel ser, su hijo Segismundo estará a prueba, se le hará pensar que todo fue sólo un mal sueño, pero que ahora despierto puede ser un hombre de bien y cumplir con el deber que se le ha encomendado, el de gobernar su reino con justicia, inteligencia, paciencia y bondad. Si tal cometido no lograra sus sobrinos quedarían coronados.

Y Clotaldo sería el encargado de tan astuto plan, pero antes de llevar a cabo su encomienda, se dispuso hablarle al rey sobre la fortuna de los nuevos presos, pero como ya no importaba mantener en secreto la existencia de su hijo Segismundo, el rey les perdono la vida, quedando Clotaldo muy agradecido, y prometiéndose así mismo que le ayudaría a su sangre a dar venganza con su espada.

ACTO SEGUNDO

Clotaldo se dirige hacia el rey Basilio y comenta que su plan ha sido puesto en marcha, y que ahora en esos precisos instantes Segismundo es llevado para darle condición de príncipe. El rey espera que pueda darle a su hijo su aprobación ya que si no, se verá reducido a su miserable prisión, en donde dará por entendido que todo fue un sueño, ya que “todos los que viven sueñan”.

Mientras tanto Rosaura se hace doncella de Estrella, para de esta forma pueda tomar venganza contra Astolfo, quien se ha burlado de ella.

Segismundo ha despertado al fin, irrumpe en los pasillos del palacio y se encuentra con Clotaldo, al ser que ha aborrecido en el sueño, por ahora, de su cruel encierro. Clotaldo intenta explicar a Segismundo que este mismo es el príncipe de Polonia, pero al revelar tal secreto, Segismundo furioso por tal agravio y a sabiendas de su poder intenta dar a Clotaldo muerte en sus manos, pero uno de los criados se entromete para que así pueda huir el desdichado.

Astolfo sale enseguida para darle la bienvenida al primogénito, pero al querer recibir igualdad, Segismundo se enfada, le molesta dar tanto alarde por alguien que considera uno mundano más, pero cuando Estrella se aparece entre la discusión causa admiración en Segismundo, él cual se apresura a galardonar, y a llenar a Estrella con halagos mil. Inmediatamente uno de los criados se entromete, comentando que no es correcto que se dirija de esa manera a su prima, pero Segismundo lo amenaza con arrojarle por la ventana, el criado lo reta y termina en el aire arrojado a la muerte.

El rey lamenta la conducta de su hijo, y entre la discusión Segismundo reclama el tiempo perdido, vida y libertad, su padre advierte que volverá a su condición de fiera y se marcha.

En tanto Clarín pregunta a Segismundo cual ha sido hasta ahora su mayor admiración, y hace referencia la hermosura de aquella mujer que sus ojos encontraron, Rosaura sale en ese momento y justo cuando prefiere retirarse Segismundo la detiene, justo piensa que la reconoce, la adorna y venera, pero Rosaura no le corresponde y pretende dar pie a su retiro, Segismundo la encuentra grosera y retadora a sus placeres, ganar otra apuesta prefiere, pero Clotaldo sale a defender el honor de Rosaura, desafiándolo y le pide que no sea cruel y pretenda dueño ser incluso de humanos, que atienda a la caridad que todo podría ser solo un sueño.

Al auxilio de Clotaldo sale Astolfo, deteniendo el verdugo acero de Segismundo, pero la riña se detiene ante la llegada del rey y Estrella, Segismundo pretende dar venganza a su condición humana detestable.

Mientras tanto hay en duda el posible resarcimiento de Rosaura contra Astolfo, pero teniendo que ocultar su identidad, disimula a este su faz, mas sin embargo no logra engañarlo. Estrella le ha confiado a Rosaura un retrato, que de manos de Astolfo pretende llevar hacia a ella, y lucha, e intenta robarlo de sus manos, pero en este forcejeo llega Estrella, exaltada al ver tal actuación. Rosaura astuta en su cuartada logra controlar la situación, dice que aquel retrato es el suyo y que por diversión Astolfo se lo ha arrebatado, por lo que Estrella se lo quita y se lo entrega a Rosaura esta se va y abandona a su suerte a Astolfo, este simplemente se niega a dar el retrato que ya retirado de su poderío por Rosaura entregaría a Estrella, ambos quedan en disputa y parten por su cuenta.

Pobre suerte la de Segismundo, se vio sumergido en su torre, envuelto en sus tremebundas cadenas, creyendo que soñando despierto de nuevo se encuentra. Clotaldo pretende engañarle que aquella tarde Segismundo había dormido hasta ese momento, pero esté no creyó palabra alguna y conto lo que vio, y no lo que soñó.

En su celda, sumergido en su condena, deduce que el hombre sueña su condición sobre el mundo, el ser pertenece a su sueño y lo vive, hasta el día en el cual despierta, pero, ¿quién entiende tal naturaleza?, absolutamente nadie.

ACTO TERCERO

El rey ante tal agravio de su hijo hacia el reino y a él, decide nombrar como soberano de la corona a su sobrino Astolfo, por lo que el pueblo reclama a su verdadero rey. En primera instancia soldados dispuestos a liberar a su rey confunden a Clarín con Segismundo, pero gracias a tal tumulto este se percata de los acontecimientos y reclama su identidad.

Uno de los soldados le pide a Segismundo que acepte el reino, que no es sueño y sus súbditos están dispuestos a seguirlo. Soñar de nuevo Segismundo pretende, pero mientras el cansancio o la condición que le ha derrumbado a tal somnolencia le permitan continuar, será un rey sabio y justo y agradece a quien lo reclama.

En este su “sueño”, reconoce la lealtad de Clotaldo, ofreciéndole los brazos y se muestra agradecido de su honor, valor y lealtad, por lo que le deja para que tome el arma y sirva a su rey, al fin y al cabo en el campo de batalla se verán las caras. Segismundo suplica no despertar si es sueño y no dormir si es verdad, que el pueblo reclama a un rey y este no se reúsa a asumir su destino.

Astolfo en su hado no encuentra dicha, en primera instancia aunque rey su pueblo no le reconoce y el príncipe guerra le tiende en la puerta, y por otra parte Rosaura firme en cobrar venganza intentara robarle la vida y con ello la corona, su padre no puede, ni debe ayudarla ya que le debe un gran favor a Astolfo, haberle salvado la vida, y propone paz y perdón mutuo, pero Rosaura es valiente y su dignidad es primero ante todo, incluso su propia vida.

Vestida de dama con traje de armas, Rosaura expide su desdicha a Segismundo, ayuda le confía, y este queda exaltado por la valentía de aquella mujer que con actos pretende darle respuesta a su tan pedido favor.

Cuando el ejército del rey sale a enfrentar al de Segismundo se ve cruelmente derrotado y su rey tan desdichado, huye junto con Clotaldo, pero oh pobre de Clarín que insistió en librarse de la muerte, esta lo alcanzo aun en su mejor escondite, por lo que cae a los pies de aquellos perseguidos y aquellos que huyen, muere para mostrarles que aunque intenten la vida conservar, si el destino lo quiere, se las ha de arrebatar, estos pobres infelices reflexionan y se ocupan en retornar.

El rey Basilio se entrega a las plantas maltratadas de su hijo, no puede desapartar el destino, y reconoce su crueldad, pero Segismundo humilde y sabio, le perdona por respeto, sin falsedad y con admiración de un humano que reconoce su error, todos al unísono gritan: ¡Viva Segismundo!

Ahora el honor de Rosaura es el pendiente de Segismundo y pide a Astolfo que se despose con ella y lave el honor que le debe, pero este ingenuo e ignorante cree que Rosaura no es digna de casarse con tal marqués, pero el padre de esta interviene, le demanda no proseguir con sus lisonjas, y da a los cuatro vientos la verdad absoluta, que Rosaura es su hija y es tan noble como él, siendo así Astolfo cumplirá su palabra.

Pero Segismundo determina casarse con Estrella, ella en dicha le entrega su mano, ahora por la lealtad que Clotaldo le tuvo a su rey se ha ganado privilegios de los cuales él mismo decida, pero aquel soldado que lo libero de su prisión, aquel soldado que se dispuso a la rebelión, le dará cadenas y torre perpetua que no merece nada por traidor.

“Toda dicha humana pasa como sueño, y pretendo aprovecharla, el tiempo que me durare, pidiendo de nuestras faltas perdón, pues de pechos nobles es tan propio el perdonarlas”. Y así se despide Segismundo con tan lustre argumento, que la vida pasa en una noche, como un sueño, que la felicidad aguarda, el perdón, el respeto no se pierden en ellos, que nada vale más la pena que vivir tus sueños.

TEMATICA DE LA OBRA

La acepción principal que encontramos en el cuerpo de este trabajo literario es el término libertad, que alude a la condición del que no está prisionero. Este es el primer tipo de libertad que nos encontramos en La vida es sueño: el hecho de que Segismundo se encuentre encadenado en una prisión real, ignorando el motivo de ese encierro, e incluso ignorando su propia identidad que fue precisamente el motivo del encarcelamiento. A esa prisión llegan Rosaura y Clarín, y escuchan los lamentos de Segismundo, donde, en ese primer monólogo, expresa esa carencia de libertad, comparándose con todas las criaturas de la naturaleza:

¿Qué ley, justicia o razón

negar a los hombres sabe

privilegio tan suave,

excepción tan principal,

que Dios le ha dado a un cristal,

a un pez, a un bruto y a un ave?

Segismundo es un esclavo en el más literal de los sentidos: encerrado, con cadenas, grilletes, etc.

Segismundo es víctima, en un principio, de lo que le han predicho las estrellas a Basilio, o de lo que él ha creído interpretar en ellas. Algunos dirían que es víctima de su propio destino, de la mano de Dios o de la ley universal que lo rige todo. Pero al final de la obra, esos vaticinios no se cumplen, con lo que quedan anuladas las predicciones del horóscopo. En realidad, los hados se han cumplido en parte: el reino se ha visto bañado en sangre así como él ha estado postrado a los pies de su hijo. Desde esta perspectiva, se observa que no era tan descabellada la idea de creer en el horóscopo, puesto que, aparentemente, se cumplieron algunas de esas predicciones. ¿O quizás todas? Puesto que en esa revelación de los hechos que sucederían tras el nacimiento de Segismundo, se decía que el reino se vería bañado en sangre y Basilio a los pies de su hijo; mas nunca se le dijo al monarca que eso significara que aquél iba a ser un rey tirano por propia esencia y naturaleza. Quizás esas consecuencias lo eran del encierro que sufrió Segismundo, pero que los hados no explicaron.

Hay una defensa de la libertad, pero con un margen de inclinación de los hados. Calderón aboga por esa libertad; para él, esas fuerzas irracionales no son determinantes en el devenir de los actos de cada uno; inclinan hacia una u otra dirección, pero no condicionan absolutamente nuestros actos. Como escolástico, admite una influencia indirecta de las estrellas y propone una solución: el hombre prudente vence a las estrellas. Segismundo, pues, gana esa batalla final contra el destino.

BIBLIOGRAFÍA ELÉCTRONICA.

Referente a la vida de Pedro Calderón de la Barca:

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/calderon.htm

http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1531