Leer Ensayo Completo Ensayo Sobre La Paz

Ensayo Sobre La Paz

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.871.000+ documentos

Categoría: Filosofía

Enviado por: poland6525 07 mayo 2011

Palabras: 16472 | Páginas: 66

...

ha escrito muchísimo sobre la paz, se ha teorizado lo suficiente, y sin embargo en la práctica , en Colombia no hay paz. Ni la de los unos ni la de los otros. En este trabajo abordamos la conceptualización de la paz en la primera parte, en el entendido que adentrarnos en su conceptualización es abrir el camino para asumir posiciones, desde este punto de vista teóricas, pero que al clarificarlas, contribuyan a su concreción en la práctica de la construcción diaria de la paz. La paz no puede ser un concepto estático, la paz es un proceso. Quien tiene un porqué para vivir, casi siempre encontrará el cómo, señala Viktor Frankl[1] citando a Nietzche.

En la parte segunda, abordamos la relación de la Paz con la Constitución de 1991, en la que se encuentra positivada como un Derecho colectivo, aun cuando en su presentación haya sido incluida en el acápite de los derechos fundamentales. En la Constitución de 1991 es evidente la preocupación del constituyente por hacer de la paz el objetivo primordial del Estado Social de Derecho, como ésta misma define al Estado Colombiano. Es evidente la preocupación por el tema de la paz y existe un marco constitucional que de manera positiva define y establece los principios fundamentales para la reconciliación nacional y la consolidación de la paz; surge entonces el interrogante ¿Por qué si existe preocupación y consenso sobre la necesidad de la paz en Colombia y existe un marco legal que busca garantizarla, esta no se ha logrado?

Algunas propuestas en la vía de construcción de la paz son examinadas en la tercera parte, sin considerarlas agotadas o exhaustivamente tratadas, pero que en forma general, constituyen el ejercicio académico de dar respuesta al ¿ cómo construir la paz en Colombia?. Es necesario que cada uno de nosotros aporte los elementos necesarios para hacer de la paz un concepto homogéneo y alcanzable en la sociedad colombiana, ya es tiempo de que la mediación entre lo abstracto y lo concreto nos permita generar nuevas realidades, la paz de Colombia puede hacerse realidad si todos aportamos y reafirmamos esa voluntad.

Como Anexo a estas líneas, presentamos un “estado del arte”, que no tiene la pretensión de ser ni un comentario de la obra de cada autor, ni mucho menos un resumen de la misma. Tan solo es una aproximación tangencial de algunos elementos tomados en cuenta de algunos autores, para la elaboración del presente escrito y tienen, además, el pretendido de que el lector, a partir de ellos, se motive, a acudir directamente a la fuente, en búsqueda de profundización, de la mano del propio autor.

Solo es posible un compromiso con la construcción de la paz si tenemos clara su problemática. A eso apuntamos.

¿ LA PAZ EN COLOMBIA : CONCEBIDA COMO NO- GUERA O COMO AUSENCIA DE VIOLENCIA DIRECTA Y ESTRUCTURAL?

Hoy en el país, se vislumbra una polarización conceptual en el campo de la paz, sin desconocer con ello otros enfoques. Históricamente el concepto de paz ha estado ligado al concepto de guerra, no en balde Bobbio ( 2003) advierte que el hombre comenzó a reflexionar sobre la paz partiendo del estado de guerra, de ese estado en el que es puesta en peligro su vida, amenazada la posesión de sus bienes, vueltas precarias las condiciones de existencia propias y las de los vecinos. El ser humano ha comenzado a aspirar a los beneficios de la paz partiendo de los horrores de la guerra [2].

El primer pensamiento que viene a nuestra mente si nos preguntamos por el antónimo de Paz, es la Guerra, no pareciese tener discusión, y de allí a definir la Paz como ausencia de guerra solo hay un paso. Es esta una las puntas, encontradas, alrededor de la conceptualización de la paz, y que en forma general se le ha denominado concepción negativa de la paz.

Valga la pena a traer a colación a Maquiavelo, para quien la única paz posible estaba fundamentada en el equilibrio de fuerzas, en la exaltación de la fuerza, y por ello en El Príncipe [3] señala : “Un príncipe no debe tener otro objeto, otro pensamiento, ni cultivar otro arte mas que la guerra, el orden y disciplina de los ejércitos, porque es el único que se espera ver ejercido por el que manda. Este arte es de grande utilidad, ya que él no solamente mantiene en el trono a los que nacieron príncipes, sino que también hace subir con frecuencia a la clase de príncipe a algunos hombres de una condición privada. Por una razón contraria, sucedió que varios príncipes, que se ocupaban más en las delicias de la vida que en las cosas militares, perdieron sus Estados. La primera causa que le haría perder el suyo sería abandonar el arte de la guerra, como la causa que hace adquirir un principado al que no le tenía es sobresalir en este arte..”.

EL enfoque de paz como no-guerra, que podriamos llamarlo tradicionalista, hunde sus raíces como se ha mencionó en la propia historia de la humanidad, construida a punta de guerras. Lastimosamente, lo que somos como Colombianos y como hombres universales, la denominada civilización, independientemente del concepto que de ella tengamos, es el resultado de la guerra; a pesar de que Montesquieu enseñó que la Paz es la primera de la leyes naturales, no la guerra.[4]

Para esta concepción la Paz es definida como el conjunto de acuerdos con los que dos grupos políticos cesan hostilidades, delimitan las consecuencias de la guerra y regulan sus relaciones futuras, o, similarmente, como la ausencia de guerra efectiva, la ausencia de conflicto desarrollado mediante la fuerza armada entre dos grupos diferentes con cierta similitud entre sí.

Estas definiciones de la Paz, van de la mano de sus definiciones de la guerra, por ello se señala que existe un estado de guerra cuando dos o mas grupos políticos se encuentran entre sí en una relación de conflicto cuya solución es dejada al uso de la violencia [5], o, que la guerra es una situación de hecho caracterizada por la existencia de un conflicto desarrollado mediante la fuerza armada entre dos grupos diferentes y con cierta similitud entre sí [6].

.

La aplicación de este marco, la concepción restrictiva de “Paz como no guerra”, a la Colombia de nuestros días, es avalado señalando que tiene aplicaciones prácticas y efectivas en la negociación con el movimiento insurgente.

Se sostiene que a partir de esta concepción, las partes enfrentadas saben a ciencia cierta de lo que están hablando cuando inician a negociar el fin de las hostilidades, sin impedirles conservar sus conceptos “mas densos” de paz, que podrán eventualmente esgrimir en la mesa de negociaciones, pero se garantiza un acuerdo mínimo inicial sobre el objetivo de la paz como ausencia de la guerra, lo que permite orientar las etapas del proceso hacia un fin específico y claro, con lo que se evita postergar al infinito el logro de algo que, por su misma riqueza, parece condenado a esfumarse en una nebulosa lejanía [7]

En la misma vía se sostiene que los conceptos sobre las causas de la violencia tienen repercusión en los objetivos últimos de las negociaciones con la guerrilla : Si se piensa que la violencia y la guerra son las consecuencias de una sociedad excluyente, en la mesa de negociaciones, necesariamente, se buscará pactar una “Paz integral”, una transformación total de la sociedad Colombiana para eliminar de raíz y para siempre las injusticias y los problemas sociales y políticos [8].

Igual postura asumen quienes señalan que cualquier reconsideración sobre el contenido de las negociaciones debería comenzar entonces por redefinir el concepto de paz hoy predominante, y aceptar una noción mínima que identifique claramente la paz con el fin del conflicto armado, o con “el silencio de los fusiles”, como se señala popularmente, y que la redefinición del concepto de paz como no guerra tiene un doble significado práctico frente a eventuales negociaciones en el futuro : a) orienta estratégicamente todo proceso negociador hacia un objetivo concreto, definido y alcanzable en el corto plazo; y , b) le da prioridad a la discusión sobre temas de procedimiento [9]

En esta concepción se enmarca también el señalamiento de que la Paz es una tregua, cuya duración variaría en la medida en que exista la voluntad colectiva para mantenerla, y que será necesario garantizarla con medidas políticas e instrumentos legales para consolidarla .[10]

Iniciamos con Bobbio y con Bobbio cerramos la concepción restringida de la paz como no guerra : “No me es difícil darme cuenta de los limites de una investigación sobre la paz entendida como no guerra ; pero considero que la única manera de superar estos límites es hacerse consciente de ellos, o sea, percatarse de que el problema de la paz es uno de los grandes retos que los hombres están llamados a resolver ; no es el problema único , el problema de problemas , cuya solución libere de una vez y para siempre a la humanidad de los males que la aquejan y pueda hacerla definitivamente feliz....que el pacifismo estime conveniente otorgar la preeminencia al problema de la paz no quiere decir de ninguna manera que el problema de la paz sea el que resume a todos los demás . se puede entender perfectamente la insatisfacción que deriva de los limites de la investigación sobre la paz, límites que probablemente el pacifismo activo, en su idea, no capta ; pero no se entiende igualmente bien porqué la mejor manera para superar la insatisfacción sea la de alargar el sentido del término “paz” y llenarlos de significados que histórica y lexicalmente no le corresponden [11]” .

Ahora bien, desde los años 60-70 del siglo XX, los debates alrededor del tema de la paz, se enriquecieron, y abonaron el camino, a partir del propio estudio del conflicto al que muchos clásicos habían ya aludido ( Dahrendorf expone su tésis central aclarando que no es nueva, que Marx y Sorel, y antes de ellos Kant y Hegel y después de ellos, Aron, Gluckman y Mills, han reconocido la fertilidad de los conflictos sociales y han insistido en sus relaciones con el proceso histórico) y a la violencia como expresión extrema del conflicto; decíamos abonaron el camino, para que varios cientistas sociales, entre ellos Johan Galtung, propusieran una teoría de la paz en sentido positivo, esto es, más allá de la restrictiva concepción de no guerra.

Así las cosas en el nuevo panorama enriquecedor del concepto de paz, ésta ya no es vista simplemente como no guerra sino más ampliamente como no violencia en términos generales.

En la concepción positiva de Paz, el conflicto y su regulación juega un papel central en el proceso de construcción de la paz, concebida más allá de la restringida visión de no guerra. Poéticamente Estanislao Zuleta argumentaba que “Si alguien me objetara que el reconocimiento previo de los conflictos y las diferencias, de su inevitabilidad y su conveniencia, arriesgaría a paralizar en nosotros la decisión y el entusiasmo en la lucha por una sociedad más justa, organizada y racional, yo le replicaría que para mi una sociedad mejor es una sociedad capaz de tener mejores conflictos. De reconocerlos y de contenderlos. De vivir no a pesar de ellos, sino productiva e inteligentemente en ellos. Que solo un pueblo escéptico sobre la fiesta de la guerra, maduro para el conflicto es un pueblo maduro para la paz.[12] “

El conflicto es inherente a nuestra condición humana y social. A estado, está, y estará siempre presente. Más aún, el conflicto debe verse como la forma objetiva de estudiar nuestras relaciones individuales y en sociedad, es decir de una forma dialéctica, por ello el conflicto es reflejo del permanente movimiento, transformación y contradicción, como leyes naturales dialécticas.

Si como se señala, los conflictos son indispensables como un factor del proceso universal del cambio social, y siempre que faltan, o se oprimen o se solventan en apariencia, se hace más lento o se para el cambio y cuando se admiten y regulan los conflictos se mantiene el proceso evolutivo como un desenvolvimiento gradual, y si en los conflictos sociales se esconde una excepcional energía creadora de sociedades[13], entonces la clave del conflicto en la construcción de la paz está en su regulación, su modificación, su gestión, su reconocimiento y transformación positiva .

Recientes investigaciones sobre la violencia en Colombia, concluyen que no ha sido endémica, connatural, innata, rutinaria y que “en algunos momentos Colombia ha sido violenta”, contrariamente ha señalar que somos violentos por naturaleza y que es generalizada. No es cierto que los colombianos tengamos un “ estado de ánimo, una “predisposición a la violencia, una hiperestesia síquica que ponen al colombiano al borde de la agresión...[14]”

Una constatación empírica permite afirmar que en el siglo pasado fueron mas los años que el país vivió en paz que aquellos en los que el conflicto violento constituyó la referencia nacional [15]. .

Frente a la hipótesis de que en Colombia había una cultura de la violencia que hundía sus raíces en el siglo XX, señala en su investigación Gaitán, que “Somos como el resto de la humanidad y no contamos con una tradición cultural de la violencia que nos diferencie del resto de nuestros semejantes... lo que los datos y la historia nos mostraron eran períodos importantes de paz, frecuentes y en general poco intensas guerras civiles...un amplísimo periodo de baja violencia entre 1901 y 1948 y una tasa de violencia alta pero mucho menor a la actual entre 1960 y 1980. es decir no había indicios de una cultura de la violencia... buena parte de la literatura sobre la violencia en Colombia fue construida utilizando datos que no pasaban de los diez años...[16]”

Ahora bien, en este contexto, la violencia no es otra cosa que la consecuencia de la no resolución positiva del conflicto. Fisas [17] señala que la violencia no debe verse meramente como el acto o la forma de hacer sino también como un “no dejar hacer”, y esta concepción nos remite a Galtung [18], para quien es concebible discernir entre dos tipos de violencia : a) violencia directa, abierta, o personal y b) violencia indirecta, institucional o estructural.

En la primera, el actor es visible. Entonces , la violencia ejercida por los grupos armados es violencia abierta. La guerra es una expresión de la violencia directa, abierta.

La violencia estructural es aquella que “las instituciones de dominación aplican sobre los sometidos al dominio [19]” y en este concepto se incluyen, la injusticia social provocada por la propia estructura económica y social, la inequidad en la distribución del ingreso, de los recursos, la insatisfacción de las necesidades básicas del ser humano, el irrespeto a los derechos humanos, etc. Hay dos tipos de violencia estructural : a) Vertical : es la represión política, la explotación económica o la alienación cultural, que violan las necesidades de libertad, bienestar e identidad, respectivamente, y b)Horizontal : Separara a la gente que quiere vivir junta, o junta a la gente que quiere vivir separada. Viola la necesidad de identidad [20].

Entonces, la violencia sería la causa de la diferencia entre lo potencial y lo real. Galtung [21] explica, que el nivel de potencial de realización es aquello que es posible con un nivel dado de conocimientos y recursos. Otra cosa es que esos conocimientos y recursos estén mal distribuidos : si el conocimiento o los recursos están monopolizados por un grupo o una clase... existe violencia en el sistema... si la gente pasa hambre cuando el hambre es evitable, se comete violencia.

Así las cosas la Paz ya no es meramente la ausencia de guerra, que apenas es una forma específica de la violencia directa, sino que además es la ausencia de la violencia estructural : Paz entonces es la ausencia de violencia abierta y estructural.

¿ Niega esta concepción la negociación política del conflicto armado en Colombia? No. ¿Niega esta concepción la posibilidad de un proceso de paz con los grupos insurgentes y con los paramilitares? No. Solo que la finalización del conflicto armado en Colombia, es, con todo y su importancia, el comienzo, un componente, del proceso de construcción de la paz en nuestro país, no el único. Una concepción de paz como no guerra, haría pensar que con la negociación política del conflicto armado, alcanzamos la paz, dándole a ésta esa estrechez en su concepto y realidad. Si los elementos que conforman la violencia estructural en Colombia, no se transforman, en algún tiempo dado, luego de la firma de desmovilización, probablemente surjan nuevas evoluciones del conflicto en violencia armada. Ha sido la historia de Colombia durante los últimos cincuenta años

La concepción de paz como no guerra también hace pensar en un concepto estático : firmada la desmovilización lograda la paz. Todo lo contrario firmada la desmovilización , se aporta con ello a la construcción del proceso de la paz, se ahonda en el camino que día a día debemos ir edificando los Colombianos. La paz no se firma, se construye, se hace realidad, es un proceso social.

Bien vale la pena cerrar esta acápite trayendo a Fisas : “Los conceptos, como instrumentos de trabajo, son útiles solo en la medida en que reflejan la realidad de lo que queremos explicar. Si tanto la paz como los conflictos son procesos globales, y muy dinámicos y cambiantes, en los que intervienen factores de todo tipo, hemos de convenir que todo cuanto concluyamos será provisional, ha de estar sujeto a la crítica, y ha de pasar por el tamiz de las interpretaciones que pueden hacerse desde otras parcelas del saber [22]”

¿CONSTITUCIÓN DE 1991 Y PAZ?

El interrogante no es gratuito.. A nivel internacional, la UNESCO, en 1997, aprobó en su Conferencia General, dos importantes documentos : La declaración del derecho del ser humano a la paz ( la paz como derecho humano, la paz como un deber y la Cultura de la paz) y la Declaración sobre las responsabilidades de las generaciones actuales sobre las generaciones futuras.

En el primer documento entre otras cosas, se señala que todo ser humano tiene derecho a la paz que es inherente a su dignidad de persona humana, que la guerra y todo conflicto armado, la violencia en todas sus formas, así como la inseguridad de las personas son intrínsecamente incompatibles con el derecho humano a la paz.

Señala además que el derecho a la paz debe estar garantizado, respetado y puesto en práctica sin ninguna discriminación, tanto a nivel interno como internacional por todos los Estados y todos los miembros de la comunidad internacional .

Dos cosas : la primera que en la declaración se diferencia, guerra, conflicto armado y “la violencia en todas sus formas”, como atentatorios al derecho humano a la paz, lo que guarda relación con el debate inicialmente planteado, la concepción positiva de la paz.

La segunda es que el Constituyente Colombiano, en 1991, en los artículos 2, 67, 95, 189 y 218 y 22 particularmente ,señala que “ La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”, esto es, que la Paz como derecho y como deber de los Colombianos, se encuentra Positivada Constitucionalmente y como un derecho Fundamental . Pero , ese derecho, ¿está “garantizado, respetado y puesto en práctica sin ninguna discriminación”, como se señala en la Declaración de la UNESCO?

En la sentencia T-102 de marzo 10 de 1993, señala la corte constitucional, que el derecho a la paz se ejerce bajo diferentes formas: es un derecho de autonomía, en cuanto está vedada a la ingerencia del poder público y de los particulares, que reclama a su vez un deber jurídico correlativo de abstención; un derecho de participación, en el sentido de que su titular está facultado para intervenir en los asuntos públicos como miembro activo de la comunidad política; un poder de exigencia frente al Estado y a los particulares para reclamar el cumplimiento de obligaciones de hacer. Implica para cada miembro de la comunidad entre otros derechos, el de vivir en una sociedad que excluya la violencia como medio de solución de conflictos, el de impedir o denunciar la ejecución de hechos violatorios de los derechos humanos y el de estar protegido contra todo acto de arbitrariedad, violencia o terrorismo.

El comité de búsqueda de la Paz en el manifiesto aprobado el 4 de Julio de 1995 señaló que La paz es un interés fundamental de nuestro pueblo. Solo un proceso que conduzca a cambiar los aspectos estructurales que han excluido a las mayorías del desarrollo económico, social y político, pueden garantizar una paz estable y duradera. La conquista de este nuevo orden supone pensar en primer lugar que la paz es una empresa de largo aliento en la que la salida política negociada no tiene sustituto ; y que exige concesiones de todas las partes y compromisos del Estado y de la Sociedad en función de cambios democráticos de fondo.

Tatiana Rincón [23], resalta la Positivación de la paz a través de la Constitución nacional, pero es crítica en señalar la ausencia del componente democrático en su ejercicio. Señala, entre otras cosas, como el artículo 15 de la ley 104 de 1993, de orden público, viola el ejercicio del derecho fundamental [24] de la paz al convertirlo en exclusiva discrecionalidad del presidente.

Acorde con lo anterior resulta claro que la paz se ha convertido para el Estado Colombiano y para sus gobierno en un problema de “seguridad nacional” y por lo tanto de responsabilidad exclusiva del gobierno y de las fuerzas armadas. Por ello, hoy bajo el marco de la denominada “Seguridad Democrática” no es gratuito que se señale que el objetivo fundamental de dicha política es garantizar el derecho de todos los ciudadanos a gozar de seguridad como principio básico del desarrollo y el bienestar; estableciendo la negociación como complemento de dicha política.

En suma , la situación de la paz como derecho humano positivado no ha sido asumida ni desarrollada por los Colombianos . La paz se sigue tratando como mero postulado o meta a alcanzar o como negociación del conflicto armado, y no como el derecho que ya existe en la norma, que ya ha sido reconocido constitucionalmente, y del cual a cada colombiano nos corresponde aportar en su construcción.. ¿cuál es nuestro granito de arena para desatorar la construcción de la paz de ese atolladero? : Empezar por conocer nuestros derechos y deberes, es empezar a transformar.

¿ ALTERNATIVAS DE CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ?

El elemento central parece ser el de construir “Cultura de Paz” ¿qué entender por cultura de paz? : La cultura de paz, es una cultura que promueve la pacificación, una cultura que incluye estilos de vida, patrones de creencias, valores y comportamientos que favorezcan la construcción de la paz y acompaña los cambios institucionales que promueven el bienestar, la igualdad, al administración equitativa de los recursos, la seguridad para los individuos, las familias, la identidad de los grupos o de las naciones, y sin necesidad de recurrir a la violencia [25]

Galtung ( 1997) señala que la reconstrucción de una sociedad que ha vivido una etapa de violencia, a veces por varias décadas, ( el caso colombiano), es siempre una tarea compleja y ardua porque ha de hacerlo desde varias aproximaciones a la vez : Rehabilitación, Reconstrucción, Reestructuración y Reculturación, y Fisas [26] explica que la agenda de un primer periodo suele estar formado por un conjunto de empeños, que se sintetizarían así :

1. Apoyo al proceso de democratización ( modernización del estado, educación democrática, nueva capacitación para policía y ejército, apoyo a los procesos electorales, fortalecimiento del sistema judicial, apoyo a la sociedad civil, educación cívica)

2. Vigilancia sobre los derechos humanos ( educación en derechos humanos, refuerzo a procuradurías de DDHH, creación de organismos especializados ( mujeres, infancia, violencia familiar, etc.) difusión del derecho humanitario)

3. Fortalecimiento del proceso de paz ( verificación de los acuerdos, apoyo a los organismos de diálogo y reconciliación, creación de comisionados de paz, comisiones de la verdad)

4. Promoción de una cultura de paz

5. Desmilitarización (reducción del ejército y presupuesto militar, eliminados de cuerpos involucrados en la represión, formación de un nuevo ejército con ex-combatientes, nuevos conceptos de seguridad democrática y humana)

6. Desminado

7. Desmovilización y reinserción ( transferencia de tierras, asistencia sanitaria y alimentaria, capacitación, apoyo a proyectos agrarios, creación de cooperativas, apoyo de viviendas, educación para familiares)

8. Apoyo al retorno de refugiados y desplazados ( ayuda humanitaria de emergencia, asistencia alimentaria, asistencia sanitaria, reasentamiento)

9. Apoyo a los heridos y a los familiares de las víctimas ( apoyo a niños huérfanos, a personas mutiladas)

10. Rehabilitación de las zonas dañadas ( reconstrucción de infraestructuras)

Pero si bien, lo anterior obedecería a una etapa postviolencia, la construcción de la paz debe estar ya “caminando” para ese entonces. En entrevista a Johan Galtung, este pensador recomienda : [27]

1. Creatividad para transformar positivamente los Conflictos : El problema es de diálogo más que de negociación. Cuando las partes están tan cristalizadas no pueden negociar. La cultura de la paz tiene tres elementos : creatividad, empatía y no violencia.

Tener en la sociedad, un gran número de trabajadores para la paz, que puedan intervenir en conflictos concretos; que puedan dialogar con la gente de tal forma que surgen ideas y salidas nuevas que ellos no han visto antes.

2. Crear actores para la paz: Construir grupos y organizaciones de mujeres y de jóvenes comprometidos con el proceso de paz.

3. Educación para la paz: movilizar las escuelas. En las escuelas, especialmente en las elementales, pero sin descuidar la educación media y superior

4. Periodismo para la paz: Entrenar a los periodistas para que no solo escriban sobre violencia, sino sobre el conflicto que está detrás de la violencia y entender este conflicto y –sobre todo- buscar caminos para que salgan soluciones: crear una atmósfera de alternativas creativas.

Es pertinente presentar en este punto, algunas de las críticas, señaladas por Fisas, a los medios con relación a la construcción de la Paz :

Solo existe lo que se ve en T.V. : “La T.V. construye la actualidad, provoca el choque emocional y condena prácticamente a los hechos huérfanos de imagen al silencio y la indiferencia” ( Ignacio Ramonet, 1996)

Solo es noticiable lo que es directo : lo que no pueda ir acompañado de imágenes y ser retransmitido en directo tiene pocas posibilidades de adquirir trascendencia pública

Hay una falsa e infantil ilusión de que “ver es comprender”. La imagen no es el significado y no puede sustituir a la palabra.

Llegados a un punto, la saturación de “pornografía del hambre” y la publicidad de la miseria no hace mas que volvernos insensibles y tolerantes a lo intolerable, porque todo lo rutinario es finalmente tolerado

En el fotoperiodismo existe el riesgo de que la foto de impacto se convierta en la misma realidad, matando a la realidad de verdad

Los media tiende a dramatizar los conflictos ( ya sean abiertos o tácitos), centrándose en las diferencias irreconciliables entre las partes, las posiciones extremas, las declaraciones virulentas y los actos violentos o amenazantes, olvidándose de las soluciones, de las salidas y del propio papel de los medias en colaborar tanto en la resolución de los conflictos como en desarrollar una cultura de paz.

5.Zonas de paz: es decir, crear espacios donde viva gente a nivel local, por ejemplo diez municipios –que forman un tipo de confederación- como zona de paz. Lo recomendable al respecto es que todos los participantes estén desarmados y un programa de economía mínima de sobrevivencia.

Se requiere que toda actividad propuesta desde la comunidad en cuanto se refiera a la asociación de regiones, municipios etc, sea respaldada en conjunto por el Estado, y avalado por algunas instancias a nivel internacional para garantizar la seguridad de los habitantes de dichas regiones.

6. Mantener la Paz: desarrollo de iniciativas para mantenerla.

7. Aprender a Conciliar

8.Visualizar el negocio-comercio para el desarrollo y paz:.

9. Desarrollo para la subsistencia: promoción de iniciativas productivas locales.

10. Transformar las patologías culturales

Por su parte Roa Suárez[28], convoca al medio universitario, en el marco anterior, a la construcción de la paz señalando los siguientes aspectos, ya en el terreno aplicado :

a) Vocación universitaria para transformar conflictos

b) Análisis académicos en conexión con los actores del conflicto

c) Planteamiento crítico de escenarios, esquemas y tendencias de paz, superando la elaboración descriptiva del conflicto

d) Diálogo con los actores en el contexto regional-local y con especialistas que han desarrollado reflexiones teórico-prácticas en otros espacios

e) Monitorear trabajos desarrollados por actores en regiones de otros países

f) Preparación de docentes en vías de formar egresados con capacidad de intervenir en la construcción de la paz y su mantenimiento y administración

g) Organización de diplomados, especializaciones, maestrías y doctorados, sobre los distintos aspectos que encierra la construcción de la paz y su mantenimiento

h) Fortalecimiento de los centros de investigación y proyectos de paz .

En síntesis siguiendo a Fisas, a título de recopilación, los grandes ejes de la tarea para formar, para construir la cultura de paz parecen ser los siguientes :

Recuperar valores perdidos para que los individuos seamos más responsables, tanto en la esfera pública como en la privada y doméstica, en lo local y lo planetario

Desarrollar una ética global para socializarnos en la humanidad, así como nuevos elementos normativos

Mejorar, ampliar, universalizar los derechos humanos

Desacreditar y deslegitimar la guerra, la violencia y el uso de la fuerza

Potenciar el conocimiento y el diálogo entre culturas y religiones

Superar la mística de la masculinidad a través de la empatía, el afecto, la ternura y la corresponsabilidad

Satisfacer las necesidades básicas y las potencialidades de desarrollo y decisión de las personas, en un modelo de desarrollo que no esté disociado de su contexto humano y cultural

Fortalecer la sociedad civil

Atender al principio de sustentabilidad y cuidar el uso de los recursos limitados

Actuar sobre las raíces de los conflictos, y no solo sobre sus manifestaciones

Mejorar la gobernabilidad democrática y crear mecanismos de real participación de la ciudadanía : La constitución del 91 dentro de sus avances positivó también los mecanismos de participación ciudadana, pero a nuestro juicio, la ley que los reglamentó, les creó tantas trabas que en la práctica hacen imposible el real y efectivo derecho a la participación ciudadana.

Los mecanismos de participación se han quedado en letra muerta legislativa y urge un proyecto que reforme su reglamentación y los torne realmente posibles.

Desmilitarizar las políticas de seguridad, potenciar la prevención de los conflictos e invertir en la construcción de la paz

Priorizar las inversiones educativas particularmente y las sociales en general, sobre las militares

Nueva mirada a los conflictos y una educación sobre la forma de regularlos y transformarlos positivamente

Educación para la crítica y la disidencia

Medios de comunicación mas responsables en la formación de las personas y menos transmisores de violencia

El reto de la construcción de la paz está planteado : “ Caminante no hay camino, se hace camino al andar “

¿CUANDO HABLAMOS DE PAZ DE QUE CONCEPTO HABLAMOS ,Y, CUALES PUEDEN SER ALGUNAS VIAS POSIBLES PARA SU CONSTRUCCIÓN EN COLOMBIA?

EDGAR VEGA SÁNCHEZ

Administrador Público

ESAP

Mayo de 2005

ESTADO DEL ARTE

Nota aclaratoria : El presente estado del Arte, no tiene la pretensión de ser ni un comentario de la obra de cada autor, ni mucho menos un resumen de la misma. Tan solo es una aproximación tangencial de algunos elementos tomados en cuenta de algunos autores, para la elaboración del presente escrito y tienen, además, el pretendido de que el lector, a partir de ellos, se motive, a acudir directamente a la fuente, en búsqueda de profundización, de la mano del propio autor.

1.- BOBBIO Norberto. Teoría General de la Política., Editorial Trotta, Edición de Michelangelo Bovero, traducción de Antonio de Cabo y otro, Madrid, 2003. PP 779

Del capítulo X, denominado “Paz y Guerra”, señalamos lo siguiente :

El concepto de paz está tan vinculado al de guerra que los dos términos , “ paz” y “ guerra” , constituyen un típico ejemplo de antítesis, como ocurre con los análogos “ orden - desorden, “ concordia - discordia”, o “ asonancia - disonancia”.

EL hombre comenzó a reflexionar sobre la paz partiendo del estado de guerra, de ese estado en el que es puesta en peligro su vida, amenazada la posesión de bienes, vueltas precarias las condiciones de existencia propias y las de los vecinos. El ser humano ha comenzado a aspirar a los beneficios de la paz partiendo de los horrores de la guerra.

El término fuerte de la antítesis guerra y paz, es el primero, esto es, la guerra. Existen tratados y definiciones de guerra a través de la historia y escasas alrededor del concepto paz, al punto de pensarse que la noción de paz presupone la de guerra, esto es paz como fin , cese, conclusión, ausencia o negación de la guerra, cualquiera que sea la definición de ésta.

Nos guste o no, seamos conscientes o no de ello, nuestra civilización, o lo que nosotros consideramos tal, no sería lo que es sin todas las guerras que han contribuido a formarla...

Paz negativa y Paz positiva

Existe un estado de guerra cuando dos o mas grupos políticos se encuentran entre sí en una relación de conflicto cuya solución es dejada al uso de la violencia. Se tiene una situación de conflicto cada vez que las necesidades o los intereses de un individuo o un grupo sin incompatibles con los de otro individuo o grupo y por tanto no pueden ser satisfechos sino en perjuicio de uno o de otro.

Junto al sentido general de paz, que indica una situación en las relaciones internacionales antitética de la condición de guerra y se define habitualmente en términos negativos, el concepto paz tiene un sentido específico, y en este caso positivo, cuando es usado para indicar la terminación o la conclusión de una determinada guerra. En esta sección particular, la paz es definida positivamente como conjunto de acuerdos con los que dos grupos políticos cesan hostilidades, delimitan las consecuencias de la guerra y regulan sus relaciones futuras.

Critica la Teoria sobre la Paz de Johan Galtung, con los siguientes argumentos :

• “ a mi parecer, discutible, es en cambio el significado que al término positivo paz se le otorga por parte de Galtumg. También él parte de la observación de que las ciencias sociales han dedicado mayor atención a la guerra que a la paz, como le sucedió a la psicología, que ha estudiado más las enfermedades mentales que la creatividad dela mente humana, y con base en está observación condena la tendencia a definir la paz como la no guerra no reconociendo así las buenas razones, que ya abordé , de está manera tradicional y a mi entender perfectamente comprensible y justificada de plantear el problema de la paz.”

• Argumenta que Galtung , Le antepone al concepto de paz una definición positiva, que deriva de entender extensivamente la “paz” como negación no tanto de la guerra, sino de la violencia. En consecuencia, al distinguir dos formas de violencia, la personal, en la que se incluye esa forma especifica que es la guerra , de la estructural o institucional, distingue dos formas de paz : la negativa, que consiste en la ausencia de violencia personal, y la positiva, que consiste en la ausencia de violencia estructural.

• En cuanto ausencia de violencia estructural , que es la que las instituciones de dominación aplican sobre los sometidos al dominio , y en el concepto de la cual se incluyen la injusticia social, la desigualdad entre ricos y pobres, entre poderosos y débiles, la explotación capitalista , el imperialismo, el despotismo. Etc., la paz positiva es la que sólo se puede instaurar mediante un radical cambio social y que, en consecuencia, debe avanzar junto a la promoción de justicia social , al desarrollo político y económico de los países subdesarrollados , con la eliminación de las desigualdades.

• No me es difícil darme cuenta de los limites de una investigación sobre la paz entendida como no guerra ; pero considero que la única manera de superar estos límites es hacerse consciente de ellos, o sea, percatarse de que el problema de la paz es uno de los grandes retos que los hombres están llamados a resolver ; no es el problema único , el problema de problemas , cuya solución libere de una vez y para siempre a la humanidad de los males que la aquejan y pueda hacerla definitivamente feliz”.

• Que el pacifismo estime conveniente otorgar la preeminencia al problema de la paz no quiere decir de ninguna manera que el problema de la paz sea el que resume a todos los demás . se puede entender perfectamente la insatisfacción que deriva de los limites de la investigación sobre la paz, límites que probablemente el pacifismo activo, en su idea, no capta ; pero no se entiende igualmente bien porqué la mejor manera para superar la insatisfacción sea la de alargar el sentido del término “paz” y llenarlos de significados que histórica y lexicalmente no le corresponden” .

• De la polémicas de estos pacifistas radicales contra los tradicionales se percibe que ellos se han dado cuenta de que el valor de la paz no es el valor último, y que una vez eliminada la guerra, dado que sea posible y deseable, la humanidad no habrá entrado en el paraíso terrenal, sino que se encontrará frente a otros problemas no menos graves y difíciles , como la justicia social , la sobrepoblación, el hambre y la libertad”.

• Hecho este descubrimiento , en vez de reconocer que junto al problema dela paz están otros problemas que deben ser resueltos, en primer lugar , el del desarrollo, estos militantes prefieren sostener y hacer creer, que al ocuparse de los problemas del desarrollo continúan ocupandose de los de la paz , con tal de que por paz ya no se entienda solo la situación de no - guerra, como se entendió desde siempre , sino toda forma de lucha contra la violencia en todos sus aspectos , lo que llaman, no se sabe bien por qué, paz positiva”.

• pero así tratan de cubrir un cambio de rumbo en la búsqueda de la paz bajo una indebida e impropia extensión del concepto de paz , haciendo de ella no la antítesis de la guerra sino de la violencia , de toda forma de violencia, en tanto que el concepto de guerra tiene una dimensión mucho más limitada y rasgos muy peculiares que hacen de ella una forma, aunque extrema del ejercicio de la violencia.... con esto no se quiere negar que el problema de la paz y el del desarrollo están conectados, al punto de ser interdependientes..”.

2. DAHRENDORF, Ralf. Sociedad y Libertad, hacia un análisis sociológico de la actualidad, Tecnos, Madrid, 1966

El capítulo 5 , denominado LAS FUNCIONES DE LOS CONFLICTOS SOCIALES, fue redactado en 1960 según apuntes para dos conferencias en las Universidades de Colonia y Frankfurt en 1959.

Señala el autor que las sociedades no forman conjuntos totalmente armónicos y equilibrados, sino que siempre incluyen también diferencias entre grupos, valores inconciliables y expectativas. El conflicto parece ser un hecho social universal e incluso es, un elemento necesario de toda vida social .

Realiza un recorrido crítico en la historia del funcionalismo sociológico, presentando los sistemas de Elton Mayo, R.K. Merton y Lewis Coser, resaltando sus deficiencias entorno al conflicto social.

Dahrendorf expone su tésis central , (aclarando que no es nueva, que Marx y Sorel, y antes de ellos Kant y Hegel y después de ellos, Aron, Gluckman y Mills, han reconocido la fertilidad de los conflictos sociales y han insistido en sus relaciones con el proceso histórico) y de ella resaltamos estos elementos :

1. “.. la misión constante, el sentido y efecto de los conflictos sociales se concretan en mantener y fomentar la evolución de las sociedades en sus partes y en su conjunto. Si se quiere podría calificarse como “la función” de los conflictos sociales...

2. “ No se pueden encuadrar bajo el aspecto del sistema social las consecuencias de los conflictos sociales; por el contrario, los conflictos solo pueden comprenderse en su efectividad e importancia cuando son referidos al proceso histórico de las sociedades humanas”

3. “los conflictos son indispensables como un factor del proceso universal del cambio social. Siempre que faltan, o se oprimen o se solventan en apariencia, se hace más lento o se para el cambio. Cuando se admiten y regulan los conflictos se mantiene el proceso evolutivo como un desenvolvimiento gradual. Pero en cualquier caso, en los conflictos sociales s esconde una excepcional energía creadora de sociedades”

4. “Por tender mas allá de las situaciones existentes son los conflictos un elemento vital de las sociedades, lo mismo que, posiblemente, sea el conflicto un elemento vital general de toda vida”

Expresa el autor que en contra de la acepción lingüística corriente no es preciso que los conflictos sean siempre violentos. Pueden presentarse de un modo latente o manifiesto , pacífico o violento, suave o intenso.

Critica el señalamiento que sostiene que el progreso técnico es el impulsor del cambio social, y aclara que si bien influye, no es éste el único factor y ni siquiera el más importante : “tiene al menos la misma importancia el extraño hecho social de que todas las sociedades provocan continuamente antagonismos en su seno, que no se presentan por casualidad ni pueden ser eliminados tampoco a voluntad”

Señala que la relación entonces entre conflicto y cambio es clara : “ la finalidad y la efectividad de los conflictos sociales consiste en mantener despierto el cambio histórico y fomentar el desarrollo de la sociedad... Los conflictos son uno de los factores que determinan la forma y dimensión del cambio; de ahí que solo puedan comprenderse en el contexto de un modelo social estrictamente histórico... la estabilidad y rigidez son lo patológico en la sociedad..”

Critica como para el funcionalismo sociológico los problemas del conflicto son fenómenos marginales de la vida social, de difícil solución siempre; en tanto que forman el centro de cualquier análisis a la luz de su tesis.

Enfatiza que el conflicto y el cambio son mucho más que males necesarios : “ Los antagonismos y conflictos no aparecen ya entonces como fuerzas que apremian a su propia eliminación en una “solución”, sino que ellos mismos constituyen el sentido humano de la historia : Las sociedades permanecen como sociedades humanas en la medida en la medida en que combinan en si lo irreductible y mantienen vivo el desacuerdo”.

Sarcásticamente alude a la “Paz eterna”, señalando que : “ No es la síntesis utópica, sino la antinomia racional; no la armonía de una sociedad final a-clasista, en la que el espíritu del universo ha vuelto a sí mismo, sino la oposición, mantenida y reglamentada de la normas e intereses, lo que constituye la oportunidad objetiva y real de aquella época histórica que pueda soñarse ( no sin ironía y ciertamente con restricción crítica) como la “paz eterna”

En el capítulo No 9, denominado ELEMENTOS PARA UNA TEORIA DEL CONFLICTO SOCIAL , Dahrendorft, señala que es explicable que la clase dominante de las sociedades totalitarias no haga mucho caso de los conflictos sociales. Cualquier disturbio interior amenaza su privilegiada situación de poder y son por ello reprimidos. Pero, también afirma que, tampoco las sociedades liberales aman el conflicto.

Afirma que toda sociedad “sana”, autoconsciente y dinámica conoce y reconoce conflictos en su estructura. Presuponiendo que no existen sociedades sin conflictos, ( señala y a eso dedica la explicación y respuesta en la totalidad del capítulo) , una teoría general del conflicto debe responder a las siguientes preguntas :

1.¿ qué hay que entender por conflicto social y qué clases de conflictos podemos distinguir en las sociedades históricas?

2. ¿dentro de que imagen social se ofrecen los conflictos sociales a la captación racionalizadora de la teoría científica?

3. ¿ cómo se pueden determinar los puntos de partida estructurales de determinadas especies de conflictos sociales?

4. ¿ de qué modo se despliegan los conflictos sociales ante el fondo de determinadas relaciones estructurales sociales?

5.¿cuáles son las dimensiones de variabilidad de determinadas especies de conflictos sociales y en qué condiciones varían las formas conflictivas dentro de estas dimensiones?

6.¿ de qué modo pueden regularse los conflictos sociales?

De las seis preguntas a las que se dedica el capítulo atenderemos por pertinencia a la primera y a la última.

¿ Que es un Conflicto Social?

Señala que el concepto de conflicto en general designa cualquier relación de elementos que puedan caracterizarse por una oposición de tipo objetivo ( “latente”) o subjetivo ( “manifiesto”). Particularmente, un conflicto se llamará social cuando procede de la estructura de las unidades sociales, es decir es supra-individual.

Clases de Conflictos Sociales

El autor aclara que no es posible una construcción tipológica agotada , pero que desde el punto de vista del volumen de la unidad social dentro de la cual existe un conflicto dado, cabe hablarse de :

a. Conflictos dentro y entre roles sociales individuales : ejemplo el conflicto entre el rol familiar y el rol profesional

b. conflictos dentro de grupos sociales dados: ejemplo la lucha por la democracia interna en un sindicato.

c. conflictos entre agrupaciones sociales organizadas ( “grupos de intereses”) o no organizadas ( “cuasigrupos”) dentro de sectores regionales o institucionales en la sociedad : ejemplo entre laicos y dignatarios de una iglesia ; entre los maestros y el ministerio de educación.

d. conflictos entre agrupaciones organizadas o sin organizar, que afectan a toda una sociedad : ejemplo la discusión política partidaria, los antagonismos regionales.

e. conflictos dentro de unidades mayores de uniones entre dos paises, o dentro de federaciones mas amplias que pueden abarcar a todo el mundo. Ejemplo dentro de la ONU y que incluso pueden ser solventados mediante una guerra.

Si se orienta según la categoría de los grupos o elementos que toman parte en los conflictos :

1. Conflictos entre dos partes de la misma categoría

2. conflictos entre contendientes que, desde el punto de vista de su relevancia, son superiores o inferiores

3. conflictos entre el total de la respectiva unidad y una parte de la misma

Señala Dahrendorf que puede subsumirse una clasificación a partir de la concatenación de los primeros ( a, b, c, d, e, ) y su relación con los segundos : a1, a2, a3, etc y que al integrarlos podrían señalarse las teorías que podrían dar cuenta de ellos :

a1, a2, a3, : teoría del “conflicto de roles”

b1, c1 : de la “competencia”

b2, c2, d2 : “de la lucha de clases”

b3, c3 , d3 . “de las minorías y la conducta desviada”

d1 : “de la lucha proporcional”

e1, e2, e3 : “de las relaciones internacionales”

Dado que las diferencias políticas y económicas entre supra y subordinados han desempeñado un papel importante en cualquier sociedad y en cualquier época, Dahrendorf, sostiene que en el restante texto se centrará en los conflictos de la clase d2.

La Regulación del Conflicto Social

En un sentido determinado, la democracia y el totalitarismo no son mas que dos maneras de tratar los conflictos sociales : el totalitarismo se basa en la represión (frecuentemente proclamada como “solución”), la democracia en su regulación . En otro sentido, las formas democráticas prosperan en sociedades con estructuras pluralistas, con un grado de movilidad elevado y múltiples posibilidades de organización; los estados totalitarios exigen en cambio, sociedades monolíticas, en las que un mismo y único grupo dirige todo el orden institucional, sociedades carentes de ciertos procesos de movilidad social y de libertad de coalición.

“Designaré como regulación de conflictos la postura ante los mismos que, a diferencia de la represión y la “solución”, promete tener éxito porque se acopla a las realidades sociales. Esta regulación de los conflictos constituye el medio decisivo para disminuir la violencia de casi todas las especies de conflictos. Estos no desaparecen por su regulación; ni siquiera son luego necesariamente, menos intensos; pero en la medida en que se consiga canalizarlos se harán mas controlables y se pondrá su energía creadora al servicio de un desarrollo progresivo de las estructuras sociales... posiblemente una de las misiones fundamentales de la política consiste en la sujeción racional de los conflictos sociales...”

3.- FISAS ARMENGOL , Vicenc. Cultura de paz y gestión de conflictos. Icaria- Antrazyt/ Ediciones UNESCO,. Barcelona, 1998, PP 407

Del primer capítulo denominado, “De que hablamos cuando hablamos de paz y conflictos”, reseñamos :

Si hablamos de cultura de paz como proyecto, señala Fisas, es porque “asumimos cuán enraizada llega a estar en la mayoría de nosotros la cultura de la violencia, entendiendo a ésta última como una forma negativa e inútil de salir de un conflicto. Aprender a prevenir y gestionar correctamente los conflictos sería, por ello, una forma de superar esta situación y avanzar en el proceso hacia la paz...”

Fizas sostiene que “la investigación para la paz” es una ciencia social aplicada y alrededor del concepto de paz, señala varios elementos :

La paz es algo más que la ausencia de guerra, tiene que ver con la superación, reducción o evitación de todo tipo de violencias, y con nuestra capacidad y habilidad para transformar los conflictos, para que en vez de tener una expresión violenta y destructiva, las situaciones de conflicto puedan ser oportunidades creativas, de encuentro, comunicación, cambio, adaptación e intercambio

Siguiendo a Johan Galtung, señala que el enfoque de contraposición a la paz no ha de buscarse en la guerra, sino en la violencia

Cualquier definición de lo que entendemos por paz debe implicar ausencia o disminución de todo tipo de violencia, directa, estructural o cultural.

La paz sería entonces la suma de la paz directa, estructural y cultural

la paz es la condición, el contexto, para que los conflictos puedan ser transformados creativamente y de forma no violenta.

creamos paz en la medida en que se transforman los conflictos de forma positiva y creadora, en cooperación, utilizando el método del diálogo

si la ausencia de guerra se denomina paz negativa, la ausencia de violencia equivaldría a paz positiva, en el sentido de justicia social, armonía, satisfacción de las necesidades básicas, autonomía, diálogo, solidaridad, integración y equidad.

De manera que la paz no se alcanza de la noche a la mañana, es un proceso, un camino, una referencia, dado que construir la paz significa reducir o evitar todas las expresiones de violencia.

si reflexionamos sobre la paz no es para instalarnos en el lamento de su escasa presencia, sino para rebelarnos respecto de lo inadmisible, para conocer lo mejor posible los motivos de lo que acontece en el mundo presente, y ofrecer alternativas que permitan construir nuestras propias visiones de futuro.

Siguiendo a Linda Groff y Paul Smoker ( Unesco, 1996) señala que la “investigación para la paz”, que está orientada por valores, ha evolucionado de la siguiente manera .

a).- Paz como ausencia de guerra. Concepto centrado en los conflictos violentos entre estados

b)- Paz como equilibrio de fuerzas en el sistema internacional. Este modelo asume que cualquier cambio significativo en uno de los factores ( político, social, cultural, tecnológico) requiere los cambios correspondientes en el resto de factores para restaurar el equilibrio

c)- Paz como paz negativa ( no guerra) y paz positiva ( no violencia estructural) . Conceptos introducidos en 1969 por Galtung, quien también desarrolló el concepto de violencia estructural, definiéndolo en términos del número de muertes evitables causadas por estructuras sociales y económicas.

d)- Paz feminista : niveles macro y micro de la paz.

e) - Paz holística- Gaia : Desarrollada por Paul Smoker, Dreher y Macer, concede un alto valor a las relaciones de los seres humanos con el sistema bio - ambiental.

f)- Paz holística interna y externa : Incluye los aspectos espirituales

Acude nuevamente a Galtung ( 1993) y explica que para este investigador de la paz, según la forma de abordar el tema de la paz enfatizando el acento en el pasado, el presente o el futuro ; y según combinen los hechos, las teorías y los valores, cabe hablarse de tres ramas :

1)- estudios empíricos sobre la paz, basados en el empirismo y centrados en el pasado. Nos informan sobre modelos y condiciones de paz y violencia en el pasado, porque solo del pasado podemos tener datos

2)- Estudios críticos sobre la paz, basados en el criticismo y centrados en el presente. Pueden evaluar datos e informaciones sobre el presente a la luz de los valores de paz y violencia

3)- Estudios constructivistas sobre la paz, centrados en el futuro : Combinan las teorías acerca de cómo nos conducimos y los valores de acuerdo con los cuales deberíamos conducirnos.

Con relación a la Violencia señala Fisas :

por violencia podemos entender el uso o amenaza de uso de la fuerza o de potencia, abierta u oculta, con la finalidad de obtener uno o varios individuos algo que no consienten libremente o de hacerles algún tipo de mal ( físico, psíquico o moral).

La violencia no es solamente un determinado tipo de acto, sino también una determinada potencialidad

No se refiere sólo a una forma de “hacer”, sino también de “no dejar hacer”, de negar potencialidad

Para Galtung ( 1969) la violencia está presente cuando los seres humanos se ven influidos de tal manera que sus realizaciones efectivas, somáticas y mentales, están por debajo de sus realizaciones potenciales. De tal manera que el espectro de la violencia aparece cuando por motivos ajenos a nuestra voluntad no somos lo que podríamos ser o no tenemos lo que deberíamos tener.

Galtung (1971) señala la existencia de dos tipos de violencia estructural :

a) Vertical : es la represión política, la explotación económica o la alienación cultural, que violan las necesidades de libertad, bienestar e identidad, respectivamente.

b) Horizontal : Separara a la gente que quiere vivir junta, o junta a la gente que quiere vivir separada. Viola la necesidad de identidad.

La violencia cultural es lo opuesto a la cultura de paz, se expresa desde infinidad de medios ( religión, ideologías, lenguaje, arte, ciencia, leyes, medios de comunicación, educación, etc.) y cumple la función de legitimar la violencia directa y estructural.

Cita a Ian Harris (1991) , sociólogo que habla de la “ecuación de la violencia”, compuesta por cuatro factores esenciales : a) Los mensajes sociales que invitan a usar medios violentos ( el patriarcado se sostiene al condicionar al hombre a usar medios violentos para reforzar si posición en el mundo), b) la rabia interior derivada de experiencias negativas ( abandono, violencia familiar, abusos psiquicos, físicos, etc) c) el comportamiento colérico y d) las frustraciones ante expectativas que no se realizan

Respecto del Conflicto comenta :

Es una construcción social, una creación humana, diferenciada de la violencia ( puede haber conflictos sin violencia, aunque no violencia sin conflicto).

Puede ser positivo o negativo según como se aborde y termine

Tiene la posibilidad de ser conducido, transformado y superado ( puede convertirse en paz)

Expresa una insatisfacción o desacuerdo sobre cosas diversas

El estudio de los conflictos supone, entre otros aspectos, abordar sus raíces más profundas, su evolución, vinculaciones, actores y posibilidades de transformación o regulación

En el conflicto existen “factores de aceleración”, como la propaganda desinformadora, los rumores o el abuso de la “retórica de la guerra”, que multiplican la inseguridad, temor u hostilidad de los actores y refuerzan si inclinación a usar la fuerza.

Cita a Luc Reychler ( 1997), para quien un diagnóstico serio supone que se identifica el conflicto en relación a cinco aspectos : los actores involucrados, los litigios, la estructura de oportunidad, la interacción estratégica y la dinámica del conflicto ( después que se ha sobrepasado el nivel de violencia, los esfuerzos deben concentrarse en la pacificación ( peace-making) y el mantenimiento de la paz ( peace-keeping)

Algunos de sus pensamientos alrededor de la guerra señalan :

Es un fenómeno social, y como tal es evitable

la guerra es una forma determinada de “regular” los conflictos, caracterizada por el uso de la violencia a gran escala

No es un recurso inevitable, dado que el conflicto puede ser tratado por otros medios

Averiguar los motivos por los que se toma una opción y no otra, es tal vez el reto principal de la polemología ( ciencia multidisciplinar que estudia la guerra) y uno de los aspectos esenciales que ha de considerar la reflexión sobre la cultura de paz.

4.- GALTUNG Johan . Avances recientes en la Investigación sobre Paz y Conflictos. ESAP, Escuela de Alto Gobierno, Bogotá, 1998, PP 16.

El artículo forma parte del Libro ¿Es posible la Paz en Colombia? ( PP 210), cuyos editores son Torrijos Vicente y Roa Suárez Hernando, producto del Seminario Internacional que bajo el tema de esta pregunta, se realizó en la ESAP entre el 2 y 4 de Junio de 1998. Johan Galtung es Noruego, y director de la Red Mundial de Paz y Desarrollo, “Transcend”.

Galtung distingue entre diagnosis, prognosis y terapia. La diagnosis tiene que ver con el pasado, la prognosis es una predicción. En materia de diagnosis señala que Colombia es una sociedad con anomía y atomía avanzada. La atomía alude a atomización, al hecho de cada individuo sea una mundo separado, una sociedad individualista, egoísta, es la sociedad sin tejido social. El término de anomía viene de la sociología, de Durkheim, y denota, sin normas, sin guiones, sin faroles, un tipo de paisaje normativo plano, todo es permitido. Señala que una sociedad con anomía y atomía provoca cuatro consecuencias inmediatas : violencia, corrupción, sectarismo y nacionalismo. Lo anterior señala en su concepto porque no hay paz en Guatemala, El Salvador, en el país Vasco, en Irlanda del Norte, solo posible de lograr si se hace algo muy serio sobre la construcción de la sociedad.

Diez Puntos hacia la Paz

Galtung señala que estas diez pautas, son los diez puntos del programa de la organización “Transcend” que él dirige :

1)- Creatividad para transformar el conflicto : El problema es de diálogo más que de negociación. Cuando las partes están tan cristalizadas no pueden negociar. La cultura de la paz tiene tres elementos : creatividad, empatía y no violencia.

2)- Actores constructores de Paz : los mejores actores para la paz, en general, son los jóvenes y las mujeres

3)- Activar las escuelas para educar por la Paz : educación en cómo resolver conflictos con creatividad, empatía y no violencia.

4). Periodismo creativo que reconstruya las experiencias de la gente : ejemplifica que en una investigación en Irlanda del Norte arrojó que el 98% de lo que se escribía sobre el conflicto no era sobre el conflicto, sino sobre el metaconflicto. El metaconflicto es la violencia ( meta= después), lo que viene después del conflicto, 98% sobre bombas, víctimas, etc.. Los periodistas tienen responsabilidad en la violencia, en Colombia se trabaja con niveles de idiotización sistemática, que no permite el desarrollo de ideas independientes

5) Zonas de Paz : El Salvador es ejemplarizante en su construcción.

6) Sostenimiento de la Paz : desarrollo de iniciativas para mantenerla.

7) Saber conciliar

8)- Negocio y comercio para la Paz .

9) Desarrollo para la subsistencia : promoción de iniciativas productivas locales

10) Transformar la patologías culturales

4. MONTENEGRO ARMANDO Y POSADA CARLOS. La Violencia en Colombia. Alfaomega, Cambio, Bogotá, 2001

Algunas de las conclusiones del ensayo son las siguientes :

Los nuevos estudios sobre la violencia en Colombia sugieren que las explicaciones tradicionales, al enfatizar temas como los de nuestra supuesta familiarización y tendencia a ka violencia, y los de las “causas objetivas de la violencia”; no solo están equivocados sino que desorientan las acciones públicas dirigidas a enfrentar el problema de la violencia en Colombia

Rafael Pardo ( 2001) sostiene que cuando se adopta el punto de vista de las “causas objetivas”, el gobierno llega a la mesa de negociación ( Gbno Betancur y Pastrana) con sentimiento de culpa, dudando de su propia legitimidad y aceptando, de entrada, los puntos de vista de los rebeldes sobre su apelación a la violencia.

Por el contrario en la mesa se debe plantear que los problemas de la violencia tienen que ver con el narcotráfico y con las fallas del aparato policial-militar-judicial. De esta manera la negociación se hace mas pertinente, se concentra en los temas de reformas políticas y medidas de excepción para la vinculación de los rebeldes a la vida política.

Los conceptos sobre las causas de la violencia tienen repercusión en los objetivos últimos de las negociaciones con la guerrilla : Si se piensa que la violencia y la guerra son las consecuencias de una sociedad excluyente, en la mesa de negociaciones, necesariamente, se buscará pactar una “Paz integral”, una transformación total de la sociedad Colombiana para eliminar de raíz y para siempre las injusticias y los problemas sociales y políticos.

La creación de una sociedad ide