Leer Ensayo Completo Es El Hombre Un Agente Causal

Es El Hombre Un Agente Causal

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.608.000+ documentos

Categoría: Filosofía

Enviado por: tomas 18 mayo 2011

Palabras: 5291 | Páginas: 22

...

ovocando vasoconstricción y por ende aumenta la presión arterial. Aunque la nicotina es el agente activo principal del humo del tabaco, otros compuestos y sustancias químicas, tales como el alquitrán y el monóxido de carbono, también son perjudiciales para el corazón.

Estas sustancias químicas contribuyen a la acumulación de placa de Ateroma en las arterias, posiblemente por lesionar las paredes de los vasos sanguíneos. También afectan al colesterol y a los niveles de fibrinógeno (un coagulante sanguíneo), aumentando así el riesgo de que se forme un coágulo que pueda provocar un Infarto o un ataque cerebral.

Colesterol:

La relación entre las concentraciones de colesterol y la mortalidad coronaria es directa, continua, y no existe un valor umbral a partir del cual se inicie el riesgo de padecer una complicación isquémica de la arteriosclerosis. El riesgo de padecer enfermedad coronaria aumenta discreta y progresivamente entre 150 mg/dl y 200 mg/dl. A partir de 200 mg/dl

el riesgo coronario aumenta de forma más acentuada, de modo que un sujetocon colesterol entre 240 mg/dl y 300 mg/dl tiene un riesgo coronario más de cuatro veces superior al de un sujeto con un colesterol inferior a 200 mg/dl.

Hipertensión Arterial:

Numerosos estudios indican que existe una relación directa y continua entre la presión arterial sistólica y diastólica y el riesgo cardiovascular, tanto a nivel coronario,como en otros territorios vasculares (cerebral, renal, vascular periférico). Cuando existe enfermedad coronaria o hipertrofia ventricular izquierda, una presión diastólica excesivamente baja podrá comportar un riesgo de padecer complicación isquémica.

Los valores recomendados son:

CATEGORÍA PRESIÓN ARTERIAL | Máxima (mmHg) | Mínima (mmHg) |

Óptima | <120 | < 80 |

Normal | <130 | < 85 |

Normal-Elevada | 130-139 | 85-89 |

Drogadependencia: Cocaína.

La cocaína es un alcaloide obtenido de las hojas de la planta de coca, como una sal soluble en agua. Hay tres forma: cristalina, polvo y granular. La base libre es la forma termoestable, puede ser fumada y se le conoce como "crack", por el sonido que produce cuando es calentada, siendo más potente y adictiva que la cocaína cristalina.

En la década del 80, se estableció su potencialidad para producir Infarto Agudo del Miocardio, convirtiéndose esta complicación en la enfermedad cardiovascular más frecuente producida por la coca. La mayoría de estos casos corresponden a personas jóvenes y con Arterias Coronarias sin obstrucciones.

Los mecanismos por los cuales la cocaína afecta al Sistema Cardiovascular son:

* Aumento brusco de los niveles de adrenalina y dopamina, sustancias que tienen un poderoso efecto sobre el corazón aumentando la frecuencia cardíaca a los 2 a 5 minutos y elevando la Tensión Arterial a los 10 minutos; ambos fenómenos aumentan el consumo de oxígeno por parte del corazón.

* Efecto vasoconstrictor: al disminuir el diámetro de las arterias coronarias se reduce en forma repentina el flujo de sangre (Isquemia), en el momento de máxima necesidad de oxígeno por las células del músculo cardíaco.

* Fenómenos trombóticos o tendencia a formar coágulos.

Todos estos mecanismos se combinan para favorecer la aparición de Angina de Pecho, el Infarto Agudo del Miocardio, las Arritmias severas y la Muerte Súbita. Estos graves trastornos pueden presentarse incluso en jóvenes que usan la cocaína por primera vez y a dosis tan bajas como 200 mg.

El uso continuado de cocaína dilata y debilita al músculo del corazón (Miocardiopatía Dilatada), favorece la hipertrofia de sus paredes, endurece las arterias al acentuar la formación de Placas de Ateroma y potencia la aparición de Arritmias.

A nivel cerebral, las personas que usan cocaína tienen un Riesgo 14 veces mayor de sufrir un Accidente Cerebro-Vascular, transitorio o con Hemiplejia o deficiencia crónica de la oxigenación en el cerebro en especial en el territorio de la Arteria Cerebral Media. Los mecanismos en las lesiones cerebrales por cocaína son por Vasoespasmo, trombosis y Vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos).

Dietas ricas en grasas:

Se ha demostrado que dietas de estas características aumentan la

concentración plasmática de LDL-c. Favorece la formación de células

espumosas que intervienen en la formación de la placa ateromatosa. También

aumentan las lipoproteínas ricas en triglicéridos en la fase posprandial que

aunque son transitorias, pueden ser lesivas para la pared del endotelio. Se ha

observado que comidas ricas en grasa total, grasa saturada y colesterol

induce disfunción endotelial en las arterias periféricas estudiadas.

Diabetes Mellitus:

Hay evidencia para afirmar que en las mujeres, la diabetes es un factor más importante de riesgo de Enfermedad Coronaria, que en los hombres. Les eventos de enfermedad coronaria es 3 a 7 veces mayor en mujeres diabéticas que no diabéticas, contrastando con los hombres con cifras dos a tres veces mayor en diabéticos que en no diabéticos.

Los reportes ofrecidos por la American Diabetes Association (ADA), hace especial énfasis en los beneficios de la Dieta adecuada, Peso ideal y Ejercicio moderado.

Sedentarismo:

La actividad física, disminuye la adiposidad y la concentración de triglicéridos, aumenta el colesterol HDL y se asocia a una menor prevalencia de Hipertensión Arterial. Por lo que la ausencia de dicha actividad puede influir en el mantenimiento de elevados niveles de estos factores en el paciente.

Obesidad:

Existen evidencias de que la obesidad, ya de grado ligero, da lugar a un aumento de la mortalidad cardiovascular. Según Kannel, en los hombres el 10% de aumento en el peso provoca un aumento del 30% en el riesgo coronario, debido sobre todo al efecto de la obesidad sobre otros factores de riesgo.

El riesgo debido a obesidad, está muy relacionado con la distribución de grasa corporal. La obesidad androide o abdominal es el patrón que se asocia a un mayor riesgo cardiovascular. Se considera que el índice cintura/cadera deseable es inferior a 0,9 en los hombres y a 0,8 en las mujeres.

Postmenopausia:

El déficit de estrógenos, multiplica por tres el riesgo cardiovascular.Además se produce un aumento de LDLc como consecuencia de la disminución de la actividad de los receptores de la Apo B.

HDL Colesterol:

La relación entre el déficit de cHDL y la arteriosclerosis ha sido demostrada en numerosos estudios de casos y controles, transversales y prospectivos. Sin embargo todavía no se ha demostrado que el tratamiento dirigido específicamente a aumentar el cHDL sea eficaz en la prevención cardiovascular. Una clasificación posible de los factores que intervienen en la alteración de cHDL puede ser:

Factores PsicoSociales:

1. Estrés: Los investigadores han descubierto varias razones por las cuales el estrés puede afectar al corazón. Las situaciones estresantes aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial, aumentando la necesidad de oxígeno del corazón. Esta necesidad de oxígeno puede ocasionar una angina de pecho, o dolor en el pecho, en enfermos del corazón.

En momentos de estrés, el sistema nervioso libera más hormonas (principalmente adrenalina), con aumento de la presión arterial, lo cual puede alterar la capa endotelial de las arterias.

El estrés también aumenta la concentración de factores de coagulación en sangre, aumentando así el riesgo de que se forme un coágulo.

2. Personalidad de tipo A: Es un síndrome complejo que se origina en una sensación de inseguridad y en un deterioro de la autoestima.

El individuo con esta personalidad lucha por alcanzar más y mejores objetivos en menos tiempo y con ello mejorar su autoestima. La consecuencia fisiopatológica de las sensaciones de urgencia y hostilidad que se producen en los pacientes con esta patología, puede favorecer la aterogénesis y conducir a enfermedad coronaria prematura.

3. La falta de apoyo psicosocial puede tener una gran influencia en la evolución de la enfermedad coronaria: Las personas que carecen de una persona de confianza para convivir tienen una mortalidad muy superior a los pocos meses de sufrir un infarto de miocardio.

4. Depresión: Esta patología tiene alta prevalencia en los pacientes con enfermedad coronaria y aumenta la morbi-mortalidad de causa cardiovascular en estos pacientes.

Homocisteina:

Actúa como factor trombogénico, tienen efecto tóxico sobre las células

endoteliales, favorece la oxidación del colesterol y promueve la hiperplasia de las células musculares lisas, fibrosis y la calcificación de la pared arterial.

Proteína C-reactiva (PCR):

También se ha asociado a enfermedad coronaria y parece ser un promisorio predictor de riesgo y de muy bajo costo. Aunque su papel en esta enfermedad no ha sido completamente aclarado, se ha establecido que en condiciones de isquemia, se activa la enzima fosfolipasa A2, formando un sustrato sobre el cual se fija PCR, conformando un complejo molecular que activa el complemento. El uso de aspirina y estatinas disminuye de manera significativa los niveles séricos de PCR, independiente del efecto sobre el colesterol.

Exceso de Alcohol:

El excederse de un consumo moderado de alcohol puede ocasionar problemas relacionados con el corazón, tales como hipertensión, accidentes cerebrovasculares, arritmias y cardiomiopatía. Además, una bebida típica tiene entre 100 y 200 calorías. Las calorías del alcohol a menudo aumentan la grasa corporal, lo cual puede a su vez aumentar el riesgo cardiovascular.

La Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares

Con total certeza puede decirse, que la gran mayoría de factores de riesgo para Enfermedad Cardivascular son modificables. Es decir, que pueden ser corregidos, generándose una reducción significativa del mismo.

En la actualidad es posible realizar, una estratificación de riesgo muy precisa, que ayuda a identificar a las personas de alto riesgo, en quienes debemos extremar los aspectos educativos y las medidas de control y tratamiento, tanto en la fase de Prevención Primaria (cuando no se han producido eventos cardiovasculares), como en la Secundaria (después de Infartos, Angina de Pecho o procedimientos de revascularización coronaria).

Para producir un impacto favorable sobre la morbilidad por enfermedades cardiovasculares en nuestra población, son indispensables las campañas educativas y de toma de conciencia masivas, y sede el punto de vista de la salud pública, en la identificación de los grupos de riesgo y la inclusión oportuna de las personas en programas de Prevención.

Antes de desarrollar el tema, a modo de ejemplo de las tablas y evaluaciones que existen, vamos a probar algunos pequeños programas para saber nuestro estado nutricional, hallando el Índice de Masa Corporal y que nos indica su resultado.

Clásicamente se ha definido la obesidad como el incremento del peso debido al aumento de la grasa corporal.

Se produce cuando el número de calorías ingeridas es mayor que el número de calorías gastadas.

Muchos estudios han demostrado que los pacientes obesos presentan más enfermedad cardiovascular que las personas de peso normal.

Actualmente se calcula el Índice de Masa Corporal (IMC) y según el valor obtenido se clasifica el nivel de sobrepeso.

El IMC se calcula como:

El peso en kilos dividido por la altura en metros al cuadrado.

Sus valores son:

Vamos al Programa.

Introduzca su peso y talla tal como lo indican los ejemplos y oprima el botón de calcular. Observará:

* Índice obtenido

* Diagnostico y recomendaciones

* Rango de peso adecuado

* La Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares (continuación)

* Estudio de Framingham del Corazón

* En 1948, bajo la dirección del National Heart Institute se dio comienzo a un proyecto destinado a investigar los orígenes de la enfermedad cardiovascular, cuyas tasas de prevalencia e incidencia habían venido incrementándose en los Estados Unidos desde comienzos del siglo XX hasta constituir una verdadera epidemia. El objetivo principal de este proyecto, fue identificar las características individuales que contribuían a la aparición posterior de enfermedades cardiovasculares, mediante la estrategia de seguir su desarrollo a largo plazo en un grupo grande de personas que hasta el momento no hubieran tenido infarto ni eventos cerebrovasculares y que tampoco hubieran presentado síntomas de enfermedades cardiovasculares ni cerebrovasculares.

* Con el paso de los años el estudio de Framingham ha llevado a la identificación de los principales factores de riesgo cardiovascular, unos con un mayor o menor peso con respecto a los otros de acuerdo con la correlación de fuerzas dada por las circunstancias y la situación general del paciente: tabaquismo, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, obesidad, diabetes, sedentarismo, hipertrigliceridemia, colesterol HDL, edad, género y condiciones psicosociales. Incluso se han podido identificar otros posibles candidatos a factores de riesgo cuyo estudio permitirá en el futuro definir su importancia en la prevención primaria y secundaria de la enfermedad cardiovascular. Entre dichos candidatos podemos citar la hipertrofia ventricular izquierda, los triglicéridos, la lipoproteína (a), la microalbuminuria, el ácido úrico, la renina plasmática, el fibrinógeno, la homocisteina, las infecciones por Chlamydia pneumoniae y determinados marcadores de la inflamación (proteína C reactiva). La información que la humanidad ha obtenido de este estudio ha sido, en muchos aspectos, no sólo en lo referente a la enfermedad cardiovascular, de importancia crucial.

* La experiencia acumulada en el Estudio de Framingham ha permitido construir modelos mediante los cuales se puede predecir de manera bastante aproximada el riesgo de sufrir enfermedad coronaria en un futuro. El último de dichos modelos, conocido en Castellano como Indice de Riesgo Cardiovascular de Framingham y en Inglés como Cardiovascular Risk Index Score, fue dado a la luz pública en 1998 y permite no sólo calcular el riesgo de morir como consecuencia de un evento coronario en los próximos 10 años, sino que permite evaluar cual va a ser el resultado de la intervención médica al reducir, por ejemplo, los niveles de colesterol total o al normalizar las cifras de presión arterial.

* Además del Indice de Riesgo Cardiovascular de Framingham se han calculado otros sistemas de puntuación (Dundee coronary risk disk, Cardiovascular disease life expectancy model, British regional heart study risk function y PROCAM Prospective Cardiovascular Munster Study) con resultados más o menos similares: todos permiten predecir muy bien la posibilidad de morir de enfermedad coronaria dentro de la población específica en la que fue hecho el estudio. El poder predictivo se va desvaneciendo a medida que se intenta aplicar a poblaciones un poco diferentes o en las que factores tal vez desconocidos propios de la región o de las variaciones genéticas propias de las familias residentes en ella protegen contra el riesgo o lo empeoran. Lo único claro es que, independientemente de la población, sí parece cierto que al menos los factores de riesgo generalmente aceptados son universales, probablemente varíen en cuanto al peso específico que tengan en una población determinada

* Pero fumar, ser hipertenso, diabético, hipercolesterolémico o sedentario y tener antecedentes familiares de enfermedad coronaria, permiten predecir muy bien dentro de ciertos límites el riesgo de un individuo de sufrir enfermedad coronaria.

La Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares (continuación)

Si tomamos en cuenta la incidencia de los Factores de Riesgo de las Enfermedades Cardivasculares, comprenderemos fácilmente hacia donde debe apuntar nuestras medidas de Prevención.

La siguiente Tabla muestra los porcentajes de presencia de Factores de Riesgo, en Adultos jóvenes, menores de 30 años, efectuada en Santiago de Chile en el año 2002.

Factor de Riesgo | Hombres | Mujeres |

Hipertensión Arterial | 4.7 | 4.8 |

Obesidad | 9.2 | 17.5 |

Sobrepeso | 37.2 | 31.6 |

Exceso de Circunferencia de Cintura | 33.0 | 29.0 |

Glucemia elevada | 1.0 | 1.5 |

Colesterol Total elevado | 25.5 | 24.7 |

HDL Colesterol bajo | 46.3 | 45.4 |

LDL Colesterol alto | 9.5 | 11.3 |

Triglicéridos altos | 16.7 | 14.9 |

Tabaquismo | 55.0 | 58.2 |

Alcoholismo | 29.3 | 1.8 |

Sedentarismo | 32.9 | 50.4 |

Aclaración: Exceso de circunferencia abdominal (≥102 cm en hombres o ≥88 cm en mujeres)

Estos datos son equiparables para la mayoría de las poblaciones urbanas de nuestros Países.

Si observamos atentamente la alta incidencia de Factores de Riesgo a tan temprana edad, notaremos que la mayoría se relaciona con hábitos, costumbres y modismos.

Predominan los relacionados con la alimentación, las adicciones y la inactividad física.

 Obesidad y Sobrepeso

 Colesterol Total elevado y HDL colesterol bajo

 Triglicéridos altos

 Tabaquismo y alcoholismo

 Sedentarismo

Todos ellos modificables a través de campañas educativas, fomento del deporte y un temprano cambio (desde la infancia) en el Estilo de Vida y éste tiene un nombre: Vida Sana, con lo que estaríamos realizando una verdadera Prevención Primaria.

Estilo de Vida Sana:

* Alimentación balanceada

* Ejercicio físico rutinario

* Peso ideal

* Eliminar Tabaquismo, alcoholismo y Drogadependencias

* Regular el nivel de Stress

* Dedicar tiempo a la diversión, al deporte y actividades sociales

* Revisión médica periódica

Alimentación balanceada:

Una alimentación balanceada es aquella que conserva una buena proporción entre las calorías que aportan las grasas, las proteínas y los carbohidratos. Las grasas deben aportar entre 30 a 40%, los carbohidratos entre 40 a 60% y las proteínas entre 15 a 20%.

Cada gramo de proteínas y carbohidratos aportan 4 calorías, mientras cada gramo de grasas brinda 9 calorías.

Evite los malos hábitos alimenticios como el exceso de sal y de azúcar y dulces. Sea moderado en los postres. El consumo de gaseosas, en especial las oscuras, es muy perjudicial para la salud; además de las calorías, contienen cafeína y son adictivas. |

Las grasas se clasifican diferentes tipos: saturadas, poliinsaturadas y monosaturadas.

Las saturadas usualmente son de origen animal y provienen de las carnes, vísceras y grasas de los anímales; son perjudiciales para la salud.

Las grasas poliinsaturadas se consiguen de vegetales como el maíz, girasol, soja entre otros.

Las grasas monosaturadas se encuentran en el aceite de oliva y en las almendras, maní, nueces etc.

Las proteínas puede ser de origen animal (carnes, leche y derivados, huevos) o vegetal (soja, lentejas, garbanzos). De las carnes se prefieren las blancas y magras como la del pollo sin piel, pescado sin piel e incluso cerdo pero magro.

Los quesos aportan proteínas y grasas y se prefieren los blancos como el cottage y mozzarela por contener menos grasas que los amarillos. Las legumbres ofrecen proteínas de alto valor biológico con la ventaja adicional de no contener grasas. Las hortalizas también aportan cantidades pequeñas de proteínas.

Los carbohidratos son una fuente muy variada de calorías. Se deben preferir los carbohidratos enteros o integrales, es decir, consumirlos con su contenido de fibra, la cual es muy saludable para el metabolismo y para los procesos digestivos y motilidad intestinal. No deben confundirse con las harinas, que resultan de extraer la fécula y desechar la fibra, obteniendo productos muy ricos en calorías y sin fibra, que son absorbidos en forma muy rápida a nivel intestinal. Ejemplos de carbohidratos son la avena integral, arroz, papas con cáscara, maíz, pan integral.

Las verduras y las frutas, brindan la mayoría de las vitaminas que necesitamos y además aportan una buena cantidad de fibra no digerible. Ellas también son la fuente de sustancias antioxidantes como betacaroteno y folatos, que disminuyen la oxidación del colesterol de la sangre impidiendo que este sea atrapado por las células barredoras e incrustado en las paredes de las arterias en uno de los procesos de la aterosclerosis. Consuma abundantes frutas y verduras e incorpórelas a sus menús. Las verduras y frutas se clasifican por la cantidad de carbohidratos que contienen, la cual varía del 5 al 15%.

Esquema del Departamento de Agricultura de Estados Unidos

Para entender los componentes de una dieta ideal y saludable para el corazón.

Tiene forma de pirámide y muestra una base formada por los granos - pan, cereales, arroz y pastas (que es lo que más necesita nuestro cuerpo) - con grasas, aceite y dulces localizados en el pico de la pirámide, demostrando que nuestro cuerpo sólo necesita una pequeña cantidad de dichas sustancias.

Ejercicio físico en forma habitual.

El ejercicio físico debe convertirse en un hábito. Están comprobados los múltiples beneficios del ejercicio sobre la circulación, hipertensión arterial, metabolismo del colesterol y triglicéridos, desarrollo muscular, disminución del estrés, función digestiva, función respiratoria y el sueño; además, al mejorar el estado físico, produce una gran sensación de bienestar.

Empezar un programa diario de ejercicios:

Hay que tener en cuenta que el ejercicio afecta a todos los órganos y sistemas produciendo múltiples adaptaciones del organismo, lo que ha llevado al desarrollo de una especialidad médica dedicada al estudio de la fisiología del ejercicio aplicada a todas las ramas de la medicina en un sentido amplio y profundo.

La actividad física no está exenta de riesgos. Debe consultar siempre a su médico antes de empezar un programa de ejercicios.

Es importante valorar la existencia de una enfermedad que contraindique total o parcialmente la práctica deportiva para evitar los efectos perjudiciales del ejercicio físico para la salud. Por esa razón, será fundamental la consulta médica previa, con especial atención a la evaluación cardiovascular y respiratoria. Todo ingreso en un programa de ejercicio debe ser indicado y supervisado por un médico.

Esto es imprescindible si debido a su condición médica actual:

* Tiene dolor en el pecho, dolor en el cuello, en el brazo, o en todos ellos.

* Le falta aliento.

* Le han diagnosticado una condición cardiaca.

* Tiene problemas en los huesos, en las articulaciones, o en ambos.

* Está tomando en la actualidad medicamentos para el corazón, la presión de la sangre, o ambos.

* Nunca ha sido muy activo físicamente.

* Sufre mareos.

La prescripción de un programa de ejercicio físico se basa en la frecuencia, intensidad, duración del entrenamiento, la modalidad de ejercicio (en general de predominio dinámico o aeróbico) y el nivel de aptitud al inicio.

Los sujetos sanos así como los afectados por enfermedades cardiovasculares pueden mejorar su grado de aptitud rápidamente y con niveles de entrenamiento ligero.

La mejoría se produce por un aumento del gasto cardiaco (cantidad de sangre expelida por el corazón por unidad de tiempo) que origina una mayor cantidad de sangre aportada a los músculos y también por una mayor capacidad para aprovechar el oxígeno de la sangre. Durante el periodo del entrenamiento también mejoran aspectos hormonales, metabólicos, neurológicos y de función respiratoria.

La actividad física de tipo aeróbico, es decir, de larga duración, intensidad ligera-moderada (individualizada para cada persona), realizada con asiduidad y movilizando grandes grupos musculares (ejercicio dinámico como caminatas, bicicleta o natación por ejemplo) es el tipo de ejercicio más recomendable, del que se derivan las adaptaciones más beneficiosas para la salud:

* Disminuye la tensión arterial en reposo y favorece el control de la hipertensión arterial ligera-moderada. Desciende hasta en 7 mmHg la sistólica y 4 mmHg la diastólica, disminuyendo el requerimiento de medicamentos.

* El perfil lipídico se modifica con un descenso de los triglicéridos sanguíneos y un incremento de la fracción HDL-colesterol (colesterol bueno, que no produce placas de ateroma que obstruyan las arterias) con un efecto protector frente a la arterioesclerosis.

* Nos ayuda a controlar la diabetes, disminuyendo las necesidades de insulina.

* Produce un incremento importante del gasto calórico, que permite controlar la obesidad.

* Mejora la capacidad pulmonar, la circulación en general y el aprovechamiento del oxígeno no solo por los músculos (incluyendo el músculo cardíaco), sino también por los órganos internos y la piel, lo cual se refleja en mayor capacidad para realizar esfuerzos y mejoría en las funciones digestivas, renales, inmunológicas, endocrinas, el estado de ánimo, el sueño, etc.

* Aumenta la reabsorción de calcio por los huesos, fortaleciéndolos y disminuyendo el riesgo de fracturas por Osteoporosis. Disminuye los niveles circulantes de adrenalina, la "hormona del estrés" y aumenta los niveles de endorfinas y otras sustancias cerebrales, contribuyendo a bajar la tensión emocional y mejorar el estado anímico.

* En los practican la actividad física, existe una tendencia hacia tener hábitos higiénico-dietéticos más saludables como no fumar, comer bien (con pocas grasas) y descansar lo suficiente.

La intensidad del ejercicio aeróbico se puede medir con relación al volumen de oxígeno máximo consumido por el cuerpo. Para fines prácticos, la intensidad se calcula con la frecuencia de las pulsaciones cardíacas por minuto.

La Frecuencia Cardíaca Máxima o número máximo de pulsaciones por minuto (FCM) que puede alcanzar un corazón sano con seguridad, se calcula mediante una constante de 220 a la cual se le resta la edad, es decir:

F.C.Máxima = 220 – EdadAsí, un hombre de 50 años sería: 220 - 50 = 170.Para las mujeres la constante es de 210. |

Se considera ejercicio aeróbico suave al realizado con una media del 55% al 60% del número máximo de pulsaciones (FCM), moderado al realizado entre el 60% - 75%, y fuerte al ejecutado entre 75% y 85%. Por encima del 85% de la FCM se agrega un gran componente anaeróbico.

Los mayores beneficios se logran con el ejercicio aeróbico moderado. Para el ejemplo, un hombre de 50 años debería mantener una frecuencia cardíaca entre 100 y 120 pulsaciones por minuto para que la intensidad del ejercicio sea moderada y esa sería su frecuencia cardíaca ideal.

El ejercicio debe realizarse gradualmente, desde niveles muy bajos en tiempo, frecuencia e intensidad, hasta alcanzar al cabo de 8 semanas los objetivos adecuados y mantenerlo en forma continua e intensidad moderada para poder activar la utilización de las grasas como fuente energética, no menos de tres veces semanales de 30 minutos cada una.

Sobrepeso y Obesidad.

La obesidad es el exceso de grasa con relación a la composición corporal total, de acuerdo a unos índices estandarizados para una población. Se acepta que un exceso de grasa de 20% o más constituye obesidad y un porcentaje menor establece el sobrepeso.

El sobrepeso y la obesidad con sus diversos grados de severidad se pueden determinar con el Indice de Masa Corporal, IMC o índice de Quetelet, el cual consiste en dividir el peso, entre la talla o estatura, elevada al cuadrado, tal como lo analizamos en el Capítulo correspondiente.

El IMC normal debe estar entre 18.5 a 24.9; si se encuentra entre 25 a 29.9 constituye sobrepeso y de 30 en adelante comienzan los grados de obesidad.

La obesidad se puede clasificar también según la distribución de la grasa corporal en:

* Global

* Segmentaria

* Troncal - abdominal o androide

* Glúteo - femoral o ginecoide

En la obesidad abdominal o Androide (masculino), se produce una acumulación central de la grasa, está muy relacionada con alteraciones metabólicas en las cuales está involucrada la resistencia periférica a la insulina, generando en la mitad de las personas que la presentan, hipertensión arterial, aumento de los trigliceridos, del ácido úrico, de la glucemia y disminución del colesterol HDL o colesterol bueno; de esa manera se acelera el endurecimiento y obstrucción de las arterias (ateroesclerosis), elevando el peligro de infartos cardíacos y cerebrales.

En la obesidad glúteo – femoral o ginecoide, la distribución de la grasa se observa principalmente en esas regiones del cuerpo, el cual toma una forma de "pera" y se encuentra con cierta frecuencia en las mujeres.

Obesidad y riesgo de desarrollar otras enfermedades |

ENFERMEDAD | RIESGO RELATIVO | ESTUDIO |

Diabetes Mellitus | 3.8 veces entre los 20-45 años

2.1 veces entre los 45-75 años | NHANES II. National Health American Nutrition Examina-tion Survey |

Hipercolesterolemia | 2.1 veces entre los 20-45 años

1.1 veces entre los 45-75 años | NHANES II. National Health American Nutrition Examina-tion Survey |

Hipertensión arterial | 5.6 veces entre los 20-45 años

2.0 veces entre los 45-75 años | NHANES II. National Health American Nutrition Examina-tion Survey |

Hiperuricemia | 2.56 veces entre mujeres | Rim |

Aterosclerosis | 2. 5 veces | Wilens |

Tal como lo muestra la tabla, hay suficiente evidencia clínica que demuestra el riesgo que tienen los obesos de padecer variadas enfermedades.

Causas mas comunes de la Obesidad:

Entre las causas más importantes se pueden citar:

Neuroendocrinas.

Genéticas.

Consumo calórico.

Algunos fármacos.

Factores psicológicos y emocionales.

Socioculturales.

Nutricionales.

Etapas especiales de la vida.

Falta de ejercicio.

Cuando ninguno de los padres es obeso, la probabilidad de obesidad en los hijos es de 10%; si uno de ellos lo es, esta es del 40% y si ambos lo son, el riesgo asciende al 80%.

Sin embargo, no representa una condición obligatoria para toda la familia. La obesidad no solo se puede tratar sino también prevenir. Los niños de familias obesas deben ser orientados hacia un estilo de vida sana, que incluye alimentación balanceada y actividad física habitual

Bajar de Peso:

* Si decidió bajar de peso, comience en forma inmediata.

* Solicite ayuda profesional, de preferencia por un equipo interdisciplinario.

* La esencia de un buen programa para perder peso debe ser la alimentación balanceada y el ejercicio físico.

* No haga "dietas" de moda; pueden ocasionar trastornos muy serios en su salud y frustración al bajar muy rápido y volver a subir.

* Analice cuáles son sus malos hábitos alimentarios y propóngase corregirlos. La nutricionista le ofrecerá un plan de alimentación balanceado especialmente para usted. Determine cuáles son las situaciones y estados de ánimo que le inducen a comer.

* Analice sus hábitos de ejercicio y actividad física y en compañía de su médico diseñe un plan de ejercicio físico. No es imprescindible bajar hasta el peso ideal sino alcanzar un peso razonable y mantenerlo. Con ayuda de su médico fíjese metas realistas.

* Mantenga el programa en forma indefinida y con controles periódicos.

* Tenga la certeza de PODER bajar de peso en forma segura, saludable y definitiva.