Leer Ensayo Completo Estrategias De Lectura. Isabel Solé

Estrategias De Lectura. Isabel Solé

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.043.000+ documentos

Categoría: Informes De Libros

Enviado por: Rebecca 02 junio 2011

Palabras: 4188 | Páginas: 17

...

dicciones ya verificarlas; las interpretaciones, implican la deducción de lo fundamental del texto en relación con los objetivos que nos han llevado a leerlo.

La lectura en la escuela. El problema de la enseñanza de la lectura en la escuela, se sitúa en la conceptualización misma de lo que esta es, de los medios que se arbitran para favorecerla, y de las propuestas metodológicas que se adoptan para enseñarla. La lectura es un objeto de conocimiento, cuyo principal objetivo es que se aprenda a utilizar progresivamente la lectura con fines de información y aprendizaje. El trabajo de la lectura suele restringirse a leer el texto y a responder algunas preguntas sobre él; no se interviene en el proceso que induce a ese resultado, no se incide en la evolución de la lectura para proporcionar guías y directrices que permitan comprenderla, no se enseña a comprender.

Cuando la lectura es considerada un objeto de conocimiento, su tratamiento en la escuela no es tan amplio como sería deseable, se limita al dominio de las habilidades de decodificación.

La lectura, un medio para la realización de aprendizajes. La lectura es uno de los medios mas importantes para la consecución de nuevos aprendizajes. Dentro de la escuela, se pretende que los niños y jóvenes se familiaricen con la literatura y adquieran el hábito de la lectura; también se pretende que los alumnos se sirvan de ella para acceder a nuevos contenidos de aprendizaje. Todos los profesores, de todos los niveles, han experimentado estrategias, métodos, materiales... ya sea para promover la lectura, ya sea para compensar los déficit que ante ella manifiestan algunos alumnos.

2.-Leer, comprender y aprender.

Lectura y comprensión. La comprensión que cada uno realiza depende del texto que tiene delante, y el conocimiento previo con que se aborda la lectura; los objetivos que la presiden; y la motivación que se sienta hacia esa lectura. Comprender no es una cuestión de todo o nada, es relativa a los conocimientos de que dispone sobre el tema del texto y a los objetivos que se marca el lector, dichos objetivos establecen el umbral de tolerancia del lector respecto de sus propios sentimientos de no comprensión. El tema de los objetivos determina tanto las estrategias responsables de la comprensión, como el control que de forma inconsciente se va ejerciendo sobre ella.

El control de la comprensión es un requisito esencial para leer eficazmente; es bueno que se aprenda a leer con distintas intenciones, para lograr fines diversos. Una actividad de lectura será motivadora para alguien si el contenido conecta con los intereses de la persona que tiene que leer, y si la tarea en sí responde a un objetivo. El interés, se crea, se suscita, y se educa, depende del entusiasmo y de la presentación que se hace de una determinada lectura y de la posibilidades que sea capaz de explotar. La lectura , es aquella en la que nosotros mismos mandamos: releyendo, parándonos para saborearla o para reflexionar sobre ella, saltando párrafos... una lectura íntima y por ello individual.

En la lectura en voz alta, hay que asegurarse de que los lectores disponen de los conocimientos necesarios, que no quedan tan lejos de sus expectativas y conocimientos que su comprensión resulte imposible. Leer es comprender, es un proceso de construcción de significados acerca del texto que pretendemos comprender. Es imprescindible que el lector encuentre sentido en efectuar el esfuerzo cognitivo que supone leer, que se sienta motivado y que su interés se mantenga a lo largo de la lectura.

Cuando un lector aprende todo lo que lee, está aprendiendo, en la lectura se da un proceso de aprendizaje no intencionado; cuando leemos para aprender, ponemos en marcha una serie de estrategias cuya función es asegurar este objetivo. Leer comprensivamente y a prender a partir de la lectura facilita que se aprenda a aprender.

3.-La enseñanza de la lectura.

La alfabetización es un proceso a través del cual aprendemos a leer y escribir. El dominio de la lectura y la escritura supone el incremento del dominio del lenguaje oral, de la conciencia metalingüística (es decir, de la capacidad de manipular y reflexionar intencionadamente sobre el lenguaje), y repercute en los procesos cognitivos.

(Garton y Pratt 1991)una persona alfabetizada tiene la capacidad de hablar, leer y escribir con otra persona y el logro de la alfabetización implica aprender a hablar, leer y escribir de forma competente.

Código, conciencia metalingüística y lectura. Leer no es descodificar, pero para leer es necesario descodificar. Aprender a descodificar supone aprender las correspondencias que existen entre los sonidos del lenguaje y los signos o los conjuntos de signos gráficos que los representan. Utilizar estructuras lingüísticas es fundamental para el aprendizaje de la lectura y la escritura; el niño necesita haber desarrollado una cierta conciencia metalingüística para comprender los secretos del código.

Los niños son hábiles usuarios del lenguaje, pueden efectuar sobre él reflexiones espontáneas conscientes. Conciencia metalingüística y alfabetización están estrechamente relacionadas, cada una se beneficia de la otra en el proceso de aprendizaje. La capacidad de leer le proporciona al niño recursos para atender a la forma del lenguaje; el niño posee ciertas ideas acerca del sistema de escritura y las relaciones que se establecen entre él y el lenguaje oral.

Cuando en la escuela el niño se enfrenta al lenguaje escrito, se encuentra ante algo conocido, sobre el que ha aprendido varias cosas. Lo escrito transmite un mensaje, una información, leer capacita al niño para acceder a ese lenguaje; el hecho de que se lean a los niños relatos, cuentos e historias y la conversación posterior en torno a los mismos parece tener una influencia decisiva en el posterior desenvolvimiento de éstos con la lectura, contribuye a familiarizar al niño con la estructura del texto escrito y con su lenguaje. Es frecuente que los pequeños reconozcan globalmente algunas palabras muy significativas, la capacidad de descodificar es la posibilidad de atender de forma deliberada y consciente el lenguaje, y de reflexionar sobre él.

Es necesario tener en cuenta lo que el niño sabe acerca del lenguaje oral y escrito, y ofrecerle la información que requiere en el momento oportuno.

Enseñanza inicial de la lectura y aprendizaje del código. Los intentos del niño por explorar el universo escrito están firmemente dirigidos por su necesidad de acceder al significado del texto en cuestión. El acceso al código debe inscribirse siempre en contextos significativos para el niño, si se trabaja el código de una forma descontextualizada, no sólo no aprovechamos ese bagaje, significativo y funcional, sino que contribuimos a que la idea de la lectura que construya el niño sea errónea: leer es decir las letras, o los sonidos, o las palabras. Si se les enseña que leer es otra cosa, aprenderán otras cosas y plantearán peguntas de acuerdo con lo que se aprende.

Es importante tener en cuenta de que a pesar de que los niños poseen, numerosos y pertinentes conocimientos acerca de la lectura y la escritura, el tipo de instrucción que reciban influirá en el tipo de habilidades que irá adquiriendo. Cabria situar las aproximaciones de que parten de lo que el niño dice, de sus explicaciones sobre los dibujos que realiza, y de la lectura y escritura que el maestro realiza a partir de sus experiencias. En sus primeras aproximaciones al lenguaje escrito, los niños aprenden a reconocer globalmente determinadas palabras que le resultan significativas. El niño aprende en la medida de que es capaz de utilizar integradamente diversas estrategias.

La enseñanza de estrategias para acceder al texto no es un fin en sí misma, sino un medio para que el niño pueda interpretarlo. La lectura, significado y descodificación se encuentran siempre presentes, el lector aprendiz necesita hacer uso de dichas habilidades con gran frecuencia en el contexto de la búsqueda del significado. El uso eficaz de la descodificación exige combinarse la información procedente del texto y del conocimiento previo del lector.

Dado que el sistema de la lengua escrita es un sistema complejo, los niños necesitan abordarlo en una perspectiva amplia, para apropiarse de él.

A leer y a escribir se aprende escribiendo y leyendo, viendo a otras personas como leen y escriben, probando y equivocándose, guiados siempre por la búsqueda del significado o por la necesidad de producir algo que tenga sentido.

Es necesario romper con la idea de que existe un solo camino para ir construyendo nociones adecuadas acerca del código y para hacerse usuario eficaz de los procedimientos de leer y escribir.

4.-La enseñanza de estrategias de comprensión lectora.

Estrategias. Las estrategias no detallan ni prescriben el curso de una acción; un componente esencial de las estrategias es el hecho de que implican autodirección y autocontrol. Las estrategias de comprensión lectora son procedimientos de carácter elevado, implican la presencia de objetivos que cumplir, acciones que se desencadenan para lograrlos, evaluación y posible cambio. No pueden ser tratadas como técnicas precisas, su capacidad para representarse y analizar los problemas y la flexibilidad para dar con soluciones.

Cuando se posee una habilidad para la descodificación, la comprensión de lo que se lee es producto de:

1.-la claridad y la coherencia del contenido de los textos, de que su estructura resulte familiar o conocida.

2.-la posibilidad de que el lector posea los conocimientos necesarios que le van a permitir la atribución de significado a los contenidos del texto.

3.-estrategias para intensificar la comprensión y el recuerdo de lo que se lee, para detectar y compensar los posibles errores o fallos de comprensión.

Es necesario enseñar estrategias de comprensión, para crear lectores autónomos, capaces de enfrentarse a textos distintos de los que se usan cuando se instruye. Lectores capaces de aprender a partir de los textos. Quien lee debe ser capaz de interrogarse acerca de su propia comprensión. Enseñar estrategias, contribuye a dotar a los alumnos de recursos necesarios para aprender a aprender.

Las estrategias deben permitir al alumno la planificación de la tarea general de lectura, facilitara la comprobación, la revisión y el control de lo que se lee.

Cuestiones para poder comprender lo que se lee:

1.-Comprender los propósitos explícitos e implícitos de la lectura.

2.-Aportar a la lectura los conocimientos previos pertinentes.

3.-Dirigir la atención a lo que resulta fundamental.

4.-Evaluar la consistencia interna del contenido que expresa el texto y su compatibilidad con el conocimiento previo.

5.-comprobar continuamente la comprensión, mediante la autointerrogación.

6.-elaborar, interpretaciones, hipótesis, y predicciones y conclusiones.

Las estrategias ayudan al lector a escoger caminos cuando se encuentra con problemas en la lectura.

Estrategias de comprensión lectora. La situación educativa como un proceso en construcción conjunta, el profesor de guía y la metáfora del andamiaje.

Enseñar estrategias de comprensión lectora a lo largo de tres fases: fase de modelado, fase de participación del alumno y fase de lectura silenciosa. El dominio requiere progresivamente menor control por parte del maestro y mayor control por parte del alumno. Para la enseñanza de estrategias de comprensión lectora se engloban bajo la denominación de o , necesidad de enseñar de forma explicita a leer y a comprender. Se establece una relación causal entre el proceso de la enseñanza y su producto.

Cuando los alumnos son instruidos en estrategias de comprensión lectora tienen muchos problemas para generalizar y transferir los conocimientos aprendidos. El alumno toma un papel activo, diseñado para enseñar a utilizar estrategias básicas. El profesor asume tareas esenciales, ofrece un modelo experto a los alumnos, ayuda a mantener los objetivos de la tarea, supervisa y corrige.

Los tipos de textos. Algunos textos son más adecuados que otros para determinados propósitos de lectura, las estrategias que utilizamos para leer se diversifican y se adaptan en función del texto que queremos abordar. Estos tipos de texto funcionan como esquemas de interpretación. Se distinguen las superestructuras narrativa, argumentativa, y el tratado científico. También se incluyen los descriptivos, expositivos, instructivo-inductivo, entre otros.

La estructura del texto ofrece indicadores esenciales que permiten anticipar la información que contiene y que facilitan enormemente su interpretación.

5.-Para comprender...Antes de la lectura.

Para encontrar sentido a lo que debemos hacer, es necesario que el niño sepa qué debe hacer, que sienta que es capaz de hacerlo y que encuentre interesante lo que se le proponga que haga. Las situaciones de lectura más mas motivadoras son también las más reales, la motivación esta estrechamente vinculada con las relaciones afectivas que los alumnos puedan ir estableciendo con la lengua escrita. Un niño necesita tener algunos indicios razonables de que su actuación será eficaz, que no va a consistir en un desastre total. Esto se consigue planificando bien la tarea de lectura y seleccionando con criterio los materiales a trabajar, ayudas previas, evitando la competición y promoviendo textos de uso real.

Los objetivos de la lectura. Habrá tantos objetivos como lectores en diferentes situaciones y momentos. Leer para obtener una información, leer para seguir las instrucciones, leer para obtener una información de carácter general, leer para aprender, leer para revisar un escrito propio, leer por placer, leer para comunicar un texto a un auditorio, leer para practicar la lectura en voz alta y leer para dar cuenta de que se ha comprendido.

Activar el conocimiento previo es de gran importancia, si el texto esta bien escrito y si el lector posee un conocimiento adecuado sobre él, tiene posibilidades de atribuirle significado. Es necesario que ante la lectura, el profesor se plantee con que bagaje los niños van a poder abordarla, y que prevea que este no va a ser homogéneo.

Para establecer predicciones sobre el texto, nos basamos en los mismos aspectos del texto que antes hemos retenido. Y en nuestras propias experiencias y conocimientos sobre lo que estos índices textuales nos dejan entrever acerca del contenido del texto. Formular hipótesis, hacer predicciones, exige correr riesgos pues por definición no implica exactitud de lo predicho o formulado. Las predicciones pueden suscitarse ante cualquier texto.

Promover las preguntas de los alumnos acerca del texto. Cuando los alumnos plantean preguntas pertinentes sobre el texto, se hacen conscientes de lo que saben y lo que no saben acerca de ese tema. Se dotan de objetivos propios, para los cuales tiene sentido el acto de leer. Las preguntas guardan estrecha relación con las hipótesis que pueden generarse sobre él y viceversa. A partir de las predicciones, se plantean algunas preguntas concretas a las que se quisiera encontrar respuesta mediante la lectura. Esas preguntas mantendrán a los lectores absortos en la historia, lo que contribuirá a mejorar su comprensión. Deben resultar acordes con el objetivo general que preside la lectura del texto. Las preguntas concretas pueden variar; lo importante es que afecten a los componentes esenciales del texto.

6.-Construyendo la comprensión...Durante la lectura.

Las tareas de lectura compartida deben ser consideradas la ocasión para que los alumnos comprendan y usen las estrategias que les son útiles para comprender los textos. Es pues, el medio más poderoso para acceder a la evaluación formativa de la lectura.

Las estrategias responsables de la comprensión de la lectura se pueden fomentar en actividades de lectura compartida:

 Formular predicciones sobre el texto que se va a leer.

 Plantearse preguntas sobre lo que se ha leído.

 Aclarar posibles dudas acerca del texto.

 Resumir las ideas del texto.

De lo que se trata es de que el lector pueda establecer predicciones coherentes acerca de lo que va leyendo, que las verifique y que se implique en un proceso activo del control de la comprensión. Lo importante es entender que para ir dominando las estrategias responsables de la comprensión, no es suficiente con explicarlas; es necesario ponerlas en práctica comprendiendo su utilidad.

Cuando los alumnos leen solos deben poder utilizar las estrategias que están aprendiendo. Este tipo de lectura, actúa como una verdadera evaluación para la funcionalidad de las estrategias trabajadas.

Los errores y lagunas de comprensión. El tema de los errores es de la mayor importancia, puesto que nos informan de lo que comprende el lector. Cuando un mal lector se equivoca el profesor ejerce un control total de su lectura, no todos los errores son iguales, por lo mismo no debería corregirse todo de la misma forma. El uso del contexto, de la interpretación que sería posible aventurar para algo que no se sabe exactamente que significa puede contribuir poderosamente a dotar al niño de recursos para construir el significado y controlar su propia comprensión. No todos los errores son iguales por lo tanto no todo debería de corregirse de la misma forma. El alumno necesita confiar en una “Fuente externa” para solucionar sus problemas.

Menciona que para distintos problemas debe de haber distintas soluciones pues las lagunas en la comprensión pueden ser atribuidas a no conocer el significado de algunos elementos o al hecho de que el significado del el lector no es coherente con la interpretación del texto. Cuando los problemas del texto se refieren a la globalidad, las dificultades se refieren a la dificultad de encontrar el tema, el núcleo del mensaje que se pretende transmitir o para entender diversos acontecimientos.

Las estrategias que conducen a interrumpir drásticamente la lectura, solo se justifican si la palabra en cuestión es crítica o absolutamente imprescindible para comprender el texto. Para enseñar estas estrategias ante las lagunas de comprensión, hay que discutir con los alumnos los objetivos que tiene la lectura; explicando a los alumnos que pueden hacer cuando se encuentran con problemas en el texto.

7.- Después de la Lectura: seguir comprendiendo y aprendiendo.

La idea principal. Cuando se habla de idea principal se recurre al texto y al propósito del autor, sin conceder importancia a lo que se refiere al lector, a sus conocimientos previos y objetivos de la lectura, que es lo que determina lo que considere como  Idea principal  en ella.

Nos señala que según Van Dijk (1979) entre “relevancia textual” y “relevancia contextual”, hay diferencia, pues señala que la primera se refiere a la importancia que se asigna a los contenidos de un texto en función de su estructura y de las señales que el autor utilizó para marcar lo que el consideró más importante. Mientras que la segunda se refiere a la importancia que el lector atribuye a determinados pasajes o ideas contenidas en un texto en función de su atención, interés, conocimientos y deseos.

No hay que esperar a que los alumnos encuentren la idea principal de todos los textos una vez que han mostrado su competencia en una clase de ellos; tampoco seria serio creer que esa competencia se va adquiriendo de un día para otro.

La enseñanza de la idea principal en el aula resulta de la combinación de los objetivos de la lectura que guían al lector, de sus conocimientos previos y de la información que el autor quería transmitir mediante sus escritos. La idea principal es esencial para que el lector pueda aprender a partir de su lectura, y realizar actividades asociadas con la misma.

La mayor parte de los programas parten del principio de que es necesario enseñar qué es y para que sirve la idea principal, así como enseñar cómo se identifica o se genera. Se acepta que existe una fuerte relación entre la sensibilidad hacia lo principal y la comprensión en general del texto, en cuanto al hecho de construir o generar las ideas principales es una actividad más funcional y tiene una mayor facilidad para ser recordado por el lector.

El lector accede a las ideas principales de un texto tomando en cuenta una serie de reglas de omisión o supresión, reglas de situación y reglas de selección y de elaboración. Es a través del uso competente de estas reglas como los lectores expertos pueden acceder a las ideas principales.

Un factor fundamental de estas tareas lo constituye la información que el profesor proporciona a sus alumnos respecto de la adecuación de las estrategias que utiliza, así como la información que el mismo obtiene de esa competencia que le permite intervenir de forma contingente a las dificultades y progresos observados. En la escuela, los alumnos deberían aprender a encontrar o generar las ideas principales de distintos textos, que les sean familiares o desconocidos.

El resumen es una estrategia necesaria para establecer el tema de una texto, para extraer de el la idea principal y sus detalles secundarios. Hacer un resumen, es pues, producir otro texto que guarde relaciones muy especiales con el texto original.

Cuando intentamos resumir el contenido del texto se establecen cuatro reglas principales que son: omitir, seleccionar, generalizar y construir o integrar. Al hacer un resumen debemos manejar la información de una manera adecuada para omitir la que es poco importante, manteniendo lazos especiales con el texto original.

Para enseñar a resumir párrafos en el aula hay que encontrar el tema del párrafo, desechar la información que se repita, agrupar las ideas en el párrafo, así como identificar una frase o resumen que nos de a entender el sentido del párrafo.

El hecho de que el alumno formule y responda preguntas acerca de un texto, es una estrategia esencial para manejar la lectura activa; ya que el lector es capaz de formularse preguntas pertinentes que le ayuden en el proceso de la lectura; sin embargo estas estrategias no siempre nos sirven para evaluar.

Existen tres clasificaciones sobre las relaciones que se establecen entre las preguntas y respuestas que son:

 Preguntas de respuesta literal

 Preguntas piensa y busca

 Preguntas de elaboración personal

8.- Cajón de Sastre

En la enseñanza y la evaluación de la lectura nos dice que es importante ver la evaluación como una actividad por la cual podemos obtener información pertinente acerca de un fenómeno, situación, objeto o persona, emitiendo un juicio sobre el objeto de que se trate y se adoptan una serie de decisiones relativas al mismo.

En el proceso de enseñanza aprendizaje, encontramos tres tipos de evaluación que son la inicial, la sumativa y la formativa. La primera se refiere a como el alumno aborda la actividad de lectura, la segunda es cuando se hace un balance de lo que el alumno ha aprendida y la tercera nos informa el desarrollo del propio proceso.

Algunos criterios que podemos tomar en cuenta para evaluar formativamente a los alumnos son:

 Sobre la actitud emocional con que el lector se enfrenta a un texto

 Sobre el grado en que la lectura que realiza se adecua a los objetivos que con ella se perciben.

 Sobre el grado en que el alumno puede manejar las fuentes escritas.

 Sobre el proceso de construcción del significado.

 Sobre el grado en que el lector controla su propio proceso de comprensión

 Sobre la oralización de la lectura y la velocidad lectora

No se trata tanto de buscar situaciones especificas de evaluación como de intentar que las situaciones de enseñanza aprendizaje puedan proporcionar la información necesaria para evaluar.

Algunas situaciones de enseñanza y aprendizaje de la lectura que conviene rescatar son:

 Aprender a leer significa aprender a encontrar el sentido e interes a la lectura.

 Aprender a leer significa también aprender a ser activo ante la lectura, tener objetivos para ella, autointerrogarse acerca del contenido y acerca de la propia comprensión.

 Aprender a leer comprensivamente es una condición necesaria para poder aprender a partir de los textos escritos.

 Aprender a leer requiere que se enseñe a leer.

 Enseñar a leer exige la observación activa de los alumnos y de la propia intervención.

 Enseñar a leer, como otras cosas, es una cuestión de compartir.

 Promover actividades significativas de lectura, para que tenga sentido el hecho de leer.

 Reflexionar, planificar y evaluar la propia practica en torno a la lectura constituyen requisitos para optimizarla.

 Enseñar la lectura en el sentido descrito es un asunto que trasciende a cada profesor individual.