Leer Ensayo Completo Estructura Industrial En Guatemala

Estructura Industrial En Guatemala

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.874.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Jillian 11 junio 2011

Palabras: 3929 | Páginas: 16

...

.14 Papel de la ETN en la globalización............................................................................15 CAPÍTULO 3. ..................................................................................................................18 EL PROCESO DE INDUSTRIALIZACIÓN EN GUATEMALA.........................................18 Primeras fases de la industria nacional.......................................................................18 La Revolución 1944-54 y el proyecto de Desarrollo Capitalista. .................................20 La Integración Centroamericana y la Industria............................................................21 CAPÍTULO 4. ..................................................................................................................24 ESTRUCTURA INDUSTRIAL EN GUATEMALA ............................................................24 Composición Sectorial de la Industria Nacional ..........................................................24 Descripción del desempeño de las industrias ”manufactureras”.................................27 La Industria Maquiladora .............................................................................................30 La Industria y el Sector Externo ..................................................................................33 La inversión extranjera y su importancia en el Desarrollo industrial guatemalteco.....34 Caracterización de la Estructura Industrial en Guatemala. .........................................36 CAPÍTULO 5. ..................................................................................................................40 LA INDUSTRIA COMO PROBLEMA NACIONAL...........................................................40 Crisis de la década 1980-1985....................................................................................40 El proceso de globalización y el desarrollo industrial. ...............................................42 Las políticas actuales de Gobierno. ............................................................................44

2

INTRODUCCIÓN El curso de Problemas Socioeconómicos de Guatemala se encuentra atravesando algunos cambios importantes en sus contenidos como un reflejo de las profundas transformaciones por las que transita actualmente la sociedad. Si bien la metodología científica no ha cambiado drásticamente en las últimas décadas en función de los nuevos descubrimientos y de las nuevas manifestaciones fenoménicas, los contenidos del conocimiento sí se han acumulado, haciendo imprescindible la revisión de los contenidos para que incluyan los nuevos tópicos de mayor importancia así como para que se eliminen o maticen aquellos que han perdido beligerancia con el correr del tiempo. En 1990 el autor presentó un breve libro denominado “Guatemala: Problemas Socioeconómicos” con la esperanza de someterlo a prueba en la labor docente, validarlo y revisarlo de cara a los resultados de su confrontación con la realidad académica. Por muchas razones eso no pudo llevarse a cabo, y el Departamento de Publicaciones de la Facultad de Ciencias Económicas lo reimprimió, sin ninguna corrección ni mejora, con un tiraje de 1,500 ejemplares, esta vez, reconociendo sí la autoría del trabajo y corrigiendo el daño de negación de autoría y anonimato que se cometió en la primera impresión. Las falta de incentivos en la investigación para la docencia, si bien explican la apatía docente respecto a la producción de materiales de texto no justifican el silencio de responsabilidad ante el estudiantado, el cual merece ser mirado con respeto por sus catedráticos; verdaderamente, el estudiante se merece que se produzcan nuevos textos, que se amplíen y actualicen los contenidos, que se innoven los métodos de enseñanza-aprendizaje, que se flexibilicen las jornadas y que se le brinden verdaderas alternativas de formación científico-técnológica. Este folleto se presenta al alumnado con la intención de empezar a corregir los vicios de la inercia y del dogma. En éste breve trabajo se ha hecho un esfuerzo por actualizar, renovar y autocriticar el propio producto pasado. Se hizo además, el intento de mantener la tradición de San Carlos de objetividad, cientificidad y respeto a la academia.

El Autor

3

CAPÍTULO 1. EL CONCEPTO DE INDUSTRIA

Concepto de Industria Para los países desarrollados es común, en la actualidad, aplicar el término de economías post industriales a sus matrices económicas, ello debido a que a partir de los años setenta, entraron en un proceso de transformaciones en sus ramas industriales, que se caracterizaron por una nueva etapa de automatización de los procesos manufactureros, y nuevos niveles desocupación industrial, además de otros cambios, cuyo resultado fue la aparición de economías más intensas en conocimientos e innovaciones. En el presente capítulo se plantean, de forma breve, algunas conceptualizaciones sobre la industria y su desarrollo. En la economía política, la industria, como actividad productiva, se ha ganado un sitio especial por estar ligada a ciertos episodios de importancia en la historia del desarrollo del Modo de Producción capitalista –MPC-. Fundamentalmente, la industrialización, entendida como parte del proceso de extensión del capitalismo, está relacionada muy estrechamente, con la obtención de la plusvalía absoluta y en la realidad concreta con la aparición de la cooperación simple y luego la del taller manufacturero. Luego, la industrialización se torna la rama más dinámica dentro del desarrollo del MPC; la industria ejemplifica perfectamente el denominado desarrollo en profundidad del capitalismo: la división social del trabajo se profundiza y con ello surgen nuevas mercancías, nuevas ramas de producción y la especialización alcanza niveles muy altos. La importancia que tenía la fuerza de trabajo se relativiza debido a que adquiere mayor importancia el capital constante fijo que proporciona al trabajo altos niveles de productividad, es decir, producir más bienes y servicios con la misma cantidad de insumos (fuerza de trabajo y capital) o bien, la misma cantidad de bienes y servicios con una menor cantidad de insumos; este avance, pone en primer lugar la obtención de la plusvalía relativa, o sea más excedente por unidad de fuerza de trabajo, por ejemplo la hora de trabajo. Es por medio de la industria, que el capital comenzó a generar sus propias fuerzas productivas, primero mediante la administración científica y la ingeniería industrial y más tarde con las actividades de investigación y desarrollo, realizadas tanto en laboratorios de las empresas industriales como en colaboración con las universidades, es por ésta generación de avances en las fuerzas productivas del capital, que se han dado tres revoluciones industriales que

4

han logrado un nivel de eficiencia y productividad, que si las sociedades se lo propusieran, muchos de los más graves problemas de nuestro tiempo, el hambre por ejemplo, podrían ser erradicados.

El concepto de industria se refiere a la misma como la producción que consiste en la transformación de las características físicas, químicas o biológicas de los objetos, se designa con el nombre de producción industrial o industria (Lange, 17). La industria como actividad económica, se inserta por tanto, en los esfuerzos dedicados a la producción, distribución y consumo de bienes así como a la prestación de servicios, realizados por los hombres. Una de las misiones más importantes que se le adjudican al capitalismo industrial es la de incrementar las fuerzas productivas del hombre, pero se debe tener en cuenta que dentro del Modo de Producción Capitalista, las actividades económicas no sólo tienen como objeto la satisfacción de múltiples y crecientes necesidades, sino también el acrecentamiento de la riqueza (Ibid.). Por ello la industrialización puede ser una condición necesaria para satisfacer las ingentes necesidades de las sociedades subdesarrolladas, pero no es una condición suficiente; es decir, sólo es eficaz si viene acompañada de avances sociales que permitan al hombre el disfrute de su acrecentada productividad. Lo anterior también se refiere a que la industria además de brindar más bienes para el consumo de la sociedad humana también destruye el medio donde mora el ser humano: la tierra. Durante un período de consideración se pensó que los recursos consumidos en la producción industrial eran inagotables y que la capacidad del planeta para absorber los desechos de la industria y del consumo humano no tenía límite. Hace ya algunos años que la humanidad salió de esta inocencia, hoy sabemos que el precio de la industrialización es un mayor nivel de polución, así como el agotamiento de los recursos naturales, por lo que la industrialización conlleva nuevos costos, costos que crecen en la medida en que sea necesario realizar tareas para contrarrestar o reducir los efectos de la contaminación.

Industria extractiva, industria energética e industria transformativa

La rama de la industria se suele fraccionar en subdivisiones. Así se denomina industria extractiva a la actividad que extrae las reservas de la naturaleza, en ella se acostumbra incluir a la minería, la explotación de pozos de todo tipo (petróleo o gas), las canteras y la pesca. En la contabilidad económica del país, se incluye la pesca dentro de las actividades agropecuarias, aunque tal inclusión sólo debería justificarse para la producción de acuacultura y no para la pesca artesanal o industrial. La industria energética, se encarga de transformar las fuentes de energía que existen en la naturaleza con el fin de ponerla en condiciones útiles para el hombre, la más importante en el país es la energía hidráulica que se puede utilizar por medio de generadores eléctricos para reducir la dependencia de 5

los derivados de petróleo. La energía geotérmica, o sea el aprovechamiento de las fuentes de vapor en regiones volcánicas aún no se aprovecha debidamente. La industria transformativa prosigue la elaboración de las reservas extraídas de la naturaleza. En este caso es conveniente indicar que tanto la industria extractiva como la industria energética no traslada las materias a la producción industrial transformativa, sin transformarlas previamente, aunque ello sea en pequeña medida. Las cadenas de producción de la industria se inician en la industria transformativa a partir de materias primas, es decir, materias brutas sometidas a un proceso incipiente de modificación. Las industrias transformativas son denominadas, tal vez incorrectamente industria manufacturera, toda vez que se hace abstracción de las diferencias que existen a nivel de industria artesanal, industria manufacturera e industria fabril.

La industria y su relación con la actividad económica

La actividad industrial tiende a formar cadenas productivas y redes de interrelaciones en las cuales la agroindustria, la minería, la industria energética y los servicios de apoyo se vinculan al capital financiero y al comercio local, regional y mundial. Estas cadenas productivas comienzan a estudiarse con más atención a partir del concepto de eslabonamiento, utilizado por primera vez por A.Hirschman en 19581. En realidad el concepto de cadenas productivas está implícito en el concepto marxista de “desarrollo en profundidad”, el cual no se refiere solamente al aparecimiento de nuevas ramas de producción, conlleva la especialización, la acumulación de capital social y una estrecha relación comercial y productiva entre los capitales industriales, comerciales y financieros de una economía dada. En la economía política se presta cada vez más atención al fenómeno del eslabonamiento, ya que este genera un conjunto de fuerzas que generan inversiones. Estas fuerzas económicas son puestas en acción cuando la capacidad productiva de los sectores que producen insumos para esa línea, y/o utilizan los productos de la misma, es insuficiente o inexistente. De tal forma los eslabonamientos hacia atrás llevan a nuevas inversiones en la capacidad productiva de insumos, mientras que los eslabonamientos hacia delante permiten ampliar las industrias que utilizan el producto en cuestión. Por ejemplo, la agroindustria azucarera guatemalteca está compuesta de distintos eslabones que se inician con el cultivo de la caña, cuyo procesamiento proporciona las materias primas que se utilizan en la fabricación de azúcar refinada, melazas

1

“En realidad éste concepto está asociado fuertemente con el de interdependencia y, por consiguiente, se puede utilizar respecto a diversos efectos multiplicadores, las interrelaciones en un sistema de equilibrio general y los efectos secundarios (spillovers)”. Giovanni Stumpo. Encadenamientos, articulaciones y procesos de desarrollo industrial. CEPAL, Naciones Unidas, División de Desarrollo productivo y Empresarial. Santiago de Chile,1996.

6

utilizadas en la nutrición de ganado, elaboración de aguardientes y de alcoholes de distinto uso industrial, los desechos, por otra parte, son utilizados para la generación de energía eléctrica que luego es vendida a través de la red de distribución eléctrica nacional; La industria posee su propio complejo de servicios bancarios y financieros y un complejo de transporte de azúcar que mediante ductos carga con mayor rapidez la azúcar a granel en los barcos que la transportan a los países importadores. Las cadenas productivas tienden, por tanto, a hacer que sea más eficiente funcionamiento del capital industrial. el

Concepto de Estructura Industrial

Se puede definir la estructura como un conjunto de proporciones y relaciones que caracterizan a un conjunto económico localizado en el tiempo y en el espacio. Las proporciones indican la importancia relativa de los componentes del conjunto; las relaciones vinculan entre sí a los distintos elementos componentes del conjunto. Las empresas industriales son los componentes elementales de la estructura desde el punto de vista económico, y desde el punto de vista socioeconómico, lo son las clases sociales: empresarios, supervisores, obreros y empleados y artesanos. Desde el punto de vista económico se pueden hacer las clasificaciones siguientes: de acuerdo a su modernidad o desarrollo capitalista se pueden dividir en industrias artesanales e industrias fabriles; de acuerdo a su tamaño se pueden clasificar por capacidad instalada, por volumen de producción, por número de empleados y por volumen de ventas; por el destino de su producción, bienes de consumo final, bienes de consumo intermedio y bienes de capital; también en industrias para la exportación, e industrias para el mercado interior; por el grado de complejidad y la naturaleza de los bienes producidas, se pueden clasificar también en industrias livianas (bienes de consumo no duraderos) e industrias pesadas (bienes de capital, materias primas y bienes de consumo duradero).

Fuerzas productivas del capital.

La capacidad económica superior del MPC sobre los modos de producción previos radica en la acumulación de una masa de capital que le permite aprovecharse de las ventajas productivas de la cooperación: La producción capitalista tiene, histórica y lógicamente, su punto de partida en la reunión de un número relativamente grande de obreros que trabajan al mismo tiempo, en el mismo sitio, en la fabricación de la misma clase de mercancías y bajo el mando del mismo capitalista. (Marx, 259). La mayor productividad de la industria sólo se puede lograr si se invierten fuertes cantidades de dinero en capital físico, es decir, maquinaria y equipo de producción, aunque

7

recientemente, también es indispensable la inversión cuantiosa en conocimientos tecnológicos. La acumulación de capital es por lo tanto muy importante ya que la relación capital-trabajo es muy alta en la industria, de esa cuenta, El empresario individual, si quiere acogerse íntegramente a la ley de la valorización, tiene que producir como capitalista, es decir, emplear muchos obreros al mismo tiempo, poniendo en acción desde el primer momento trabajo social medio. (ibid, 261).

8

PREGUNTAS DE REPASO DEL CAPÍTULO 1

1. ¿En qué sentido la industrialización forma parte de la extensión del modo de producción capitalista? 2. ¿Por qué se dice que la industria representa el llamado desarrollo en profundidad del capitalismo? 3. ¿Cómo es que con el capitalismo industrial la fuerza de trabajo pierde importancia frente al capital constante fijo? 4. ¿Cuál es la plusvalía relativa de la que se nos habla en el presente capítulo? 5. ¿Cuál es en general la plusvalía absoluta? 6. Cuál es el elemento clave en el concepto de industria? 7. Es una misión importante que se le reconoce al capitalismo , dentro de la teoría objetiva de la economía, ¡cuál es esa misión? 8. ¿Cómo se relaciona el capitalismo industrial? 9. ¿Cómo se subdivide la industria? 10. ¿Cuál es la fuente de energía con mayor potencial en el país? 11. ¿Por qué cree que se confunden los conceptos de industria manufacturera e industria fabril? 12. ¿Qué cosa son los eslabonamientos en la industria? 13. ¿Cómo están relacionados el concepto de desarrollo capitalista en profundidad y el

concepto de encadenamientos industriales? 14. ¿Cuál es la principal característica en el concepto de industria?

9

CAPÍTULO 2. INDUSTRIA DENTRO DE SU CONTEXTO HISTÓRICO

El desarrollo de la industria

Este capítulo se refiere al avance de la industria a lo largo de la historia del capitalismo. La industria ha acompañado a la humanidad desde sus primeros pasos, incluso antes que la agricultura. Pero durante los últimos dos siglos y medio, la industria ha atravesado tres revoluciones y se ha reorganizado para responder a las necesidades del MPC. Los países subdesarrollados parecen estar desconcertados y no saben qué hacer para reducir la brecha que existe entre los países

industrializados y sus economías más atrasadas. En ésta búsqueda de una ruta que conduzca a niveles de mayor productividad es de gran ayuda tomar en consideración las etapas por las cuales ha discurrido el desarrollo industrial a fin de evitar costos sociales innecesarios. La primera producción industrial absorbida por el MPC fue la industria Familiar o doméstica; como sabemos desde el inicio de la economía social los oficios formaron parte de la división natural del trabajo, dentro de la economía natural (es decir economía de autoconsumo, con muy poco intercambio de excedentes), la combinación de la agricultura y otras actividades estacionales, como la producción de herramientas, textiles, alfarería, conservación de alimentos y otras formas de transformar las materias primas proporcionadas por la agricultura o la ganadería, formaban parte de las capacidades productivas de los hombres. Agricultura, ganadería e industria se combinaban para hacer frente a las necesidades materiales del hombre. De ahí que cuando el capital se volcó del comercio a la producción, éste ya contaba con un conjunto de productores industriales, con la capacidad para la elaboración de productos artesanales. La industrial Artesanal se desarrolla con mayor rapidez a raíz de la separación de los oficios de la agricultura; esta separación tendría también el efecto de separar también al campo y la ciudad. La falta de un comercio vigoroso no propiciaba, sin embargo, el aumento de la capacidad productiva de la industria, por lo que en las sociedades feudales donde la organización gremial era la forma de funcionamiento de la producción artesanal; no era posible que los artesanos vivieran todo el año de su oficio y por tanto no se podía abandonar por completo la agricultura. Conforme se desarrollaron las ciudades, los vínculos con el comercio se fueron estrechando, ello permitió la ampliación de los mercados para la industria, con el paso del intercambio local al comercio internacional. No obstante debido a la lenta transformación de los procesos productivos, los cuales descansaban en la tradición como transmisión de las técnicas de producción, la industria estaba sujeta a la producción agrícola y la ciudad lo estaba con respecto al campo.

10

Como se sabe, la industria manufacturera es creatura del MPC, o sea, su primera aplicación de fuerzas productivas aportadas por el capital. El taller manufacturero combina la cooperación como fuerza productiva, con la masa de capital necesarios para dicho tipo de empresa; es decir: instalaciones para la operación del taller, herramientas, materias primas en una cuantía proporcional y por lo tanto en gran escala y un fondo de salarios lo suficientemente grande para pagar a los obreros en el período en que aún no se ha consumado la venta de lo producido. El taller manufacturero se da en el seno de un capitalismo comercial que ha ampliado el horizonte mercantil a nivel mundial, pero que aún no ha aprendido suficiente sobre los procesos productivos de la industria, no obstante, la necesidad lo lleva a adoptar la división técnica del trabajo una vez que ha comprendido los aumentos dramáticos en términos de productividad del trabajo que se dan como resultado de dicha especialización. La cooperación simple para realizar el mismo trabajo, o la separación de las etapas de una misma clase de trabajo, se denomina división técnica del trabajo. La manufactura que es la aplicación de dicha división técnica del trabajo tiene un doble origen. De la combinación de varios oficios para producir un bien se constituyó lo que C. Marx denominó la manufactura heterogénea, un conjunto puramente mecánico de productos parciales independientes ( la manufactura de relojes, por ejemplo); los procesos de producción se podían subdividir entre varios oficios, al final se podía ensamblar en un taller el producto completo. Esta forma de manufactura no permitió grandes avances en la técnica de producción al inicio; pero es interesante observar que una forma muy parecida de producción, se utiliza hoy día (con sus evidentes diferencias) en la producción de automóviles, por lo que tiene sentido el concepto aplicado de taller global. La manufactura orgánica, que es la aplicación de distintos trabajos diferentes en forma

secuencial a un mismo objeto de trabajo, permite la ulterior transformación de la manufactura en la gran industria basada en el mecanismo. Es decir, el objeto fabricado es el resultado de una serie sucesiva de manipulaciones y procesos enlazados entre sí. (el ejemplo es la fabricación de agujas, o la producción de papel). De la manufactura orgánica a la producción fabril no hay mas que un paso, la transformación de las herramientas, resultado de la especialización y el obrero parcial, permite eventualmente que a las mismas se le pueda aplicar una fuente de movimiento y con ello la aparición de las máquinas herramientas.

La industria fabril es el resultado de la aparición de las máquinas herramientas y por tanto de la Primera Revolución Industrial. Como es sabido, toda maquinaria un poco desarrollada se compone de tres partes sustancialmente distintas: el mecanismo de movimiento, el mecanismo de transmisión y la máquina-herramienta o máquina de trabajo. (Marx, 303). Todo ello todavía no es la aplicación de tecnología desarrollada por el capital, aunque la organización social del trabajo si lo sea. Las

11

herramientas y los mecanismos de transmisión que forman las máquinas existen desde que en la antigüedad se utilizaron palancas, poleas, fajas de transmisión, piñones, etc. para la fabricación de máquinas de guerra así como para construir molinos y otros mecanismos.

Fue con la aplicación de la nueva organización industrial del capital que las máquinas herramientas hicieron posible el acrecentamiento constante de las fuerzas productivas, ello a través de crisis económicas de sobreproducción y de nuevas revoluciones industriales. El capital logra poner bajo su control, no solo la capacidad productiva de los obreros, con sus capacidades y conocimientos de la técnica de producción, tal como se dio en las etapas de la industria doméstica, artesanal y manufacturera, acción conocida como una subsunción formal del trabajo por el capital; las nuevas tecnologías puestas a punto por el capital, a partir de la industria fabril, logran para el capital la subsunción real del trabajo por el capital, las fuerzas productivas propias del capital, la ciencia y la tecnología capitalistas, los procesos de investigación y desarrollo, la gran industria y la administración científica, ponen bajo el poder económico del capital no sólo los procesos económicos, sino también los procesos productivos, a partir de ese punto, el obrero se transforma en un apéndice de las máquinas. A partir de ese punto del tiempo el capital comienza a moverse con sus propios pies: ha nacido la industria capitalista.

La primera revolución industrial

Cuando la demanda mundial de productos manufacturados se disparó a mediados del siglo XVIII, el capital se estaba aprestando a protagonizar su primera revolución tecnológica. Nuevas fuentes de energía vinieron a sustituir la fuerza de tracción animal y las débiles fuerzas humanas: el carbón y el vapor que movía las nuevas máquinas hizo posible el desarrollo de las máquinas herramienta y con ello las primeras fábricas. Pero el impacto no se limitó a la producción con sus nuevos telares mecánicos; los medios de comunicación fueron revolucionados por medio del ferrocarril y la navegación a vapor, las distancias se redujeron drásticamente, ahora era posible que el capital se nutriera de insumos provenientes prácticamente de cualquier lugar del globo y de alimentos baratos que hacían posible el desarrollo de la población urbana, que en buena medida era población industrial; la nueva estructura de costos facilitó amplios márgenes de utilidad a los empresarios, mientras que el comercio se ensanchaba con los productos de la industria ligera, especialmente textiles y otros bienes baratos y de consumo masivo.

12

Segunda revolución industrial

A mediados del siglo XIX, el MPC se había extendido a nivel planetario y los países industrializados habían establecido un sistema colonial que significaba una nueva división internacional del trabajo, y podían asegurar una corriente estable de materias primas y alimentos, así como contar con nuevos mercados para sus manufacturas, lo que por otra parte les permitía expandir sus escalas de producción2, los países industrializados se estaban preparando para un nuevo ciclo de guerras imperialistas, con vistas a redistribuirse los imperi