Leer Ensayo Completo Explosión Demográfica

Explosión Demográfica

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.867.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: Ensa05 19 junio 2011

Palabras: 6465 | Páginas: 26

...

ías y deseamos con fervor terminar el bachillerato con el mejor promedio posible. Sépase Usted afortunado ya que este es el último trabajo que realizamos en el B.E.C.A., así que siéntese cómodamente y disfrute de lo que hemos hecho para acreditar la materia de Estadística.

4

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

HISTORIA DE LA POBLACIÓN HUMANA

DEL PALEOLÍTICO AL BABY-BOOM Desde los lejanos tiempos prehistóricos en que los seres humanos casi se contaban con los dedos de la mano hasta el actual estado de alta ocupación, nuestra especie ha recorrido un largo camino. Durante milenios, el crecimiento de la población ha sido lento e irregular, pues los factores que lo causan –natalidad, mortalidad, condiciones de vida, movimientos migratorios, pautas culturales- han sufrido grandes oscilaciones. Durante el Paleolítico, la densidad poblacional rondaba los diez habitantes por kilómetro cuadrado, y eso sólo en los entornos más favorables. Entonces los hombres vivían poco tiempo y en condiciones difíciles, agrupados en tribus de cazadores-recolectores cuya imposibilidad de almacenar alimentos les llevaba a controlar por diversos medios –abortos, infanticidios- el crecimiento de la población.

REVOLUCIÓN AGRÍCOLA

La primera explosión demográfica se produjo en el Neolítico, cuando la domesticación de animales y plantas proporcionó los excedentes alimentarios que permitieron que algunos grupos humanos pudieran hacerse sedentarios. Con ello descendió la mortalidad, la vida se prolongó y aumentó la densidad de población en zonas como India, el Sudeste Asiático, Oriente Medio y el Norte de África. Aun así, la esperanza de vida apenas superaba los 10 ó 12 años, lo cual exigía una altísima tasa de natalidad -80 nacimientos anuales por cada 1 000 habitantes- para que la especie, que contaba con unos cinco millones de individuos hacia 8 000 a. de C., pudiera sobrevivir. El desarrollo del riego por canales en Mesopotamia, a partir del VI milenio a. de C., permitió la concentración de grupos humanos en asentamientos que podemos considerar como las primeras ciudades. En ésta y otras regiones privilegiadas –valles de los ríos Amarillo, Nilo e Indo, cuenca mediterránea, Mesoamérica- surgieron las civilizaciones antiguas. Poco a poco, al hacerse más compleja la organización social y aparecer el artesanado y el intercambio comercial, las condiciones de vida mejoraron y aumentó la densidad de población.

ROMA UNA GRAN METRÓPOLI

Egipto contaba con unos siete millones de habitantes en el siglo XII a. de C.; Mesopotamia, con cinco millones (siglo VIII a. de C.), y en la Grecia de Pericles (siglo V a. de C.) había dos millones de personas. Atenas albergaba un contingente humano de 100 000 hombres libres y una cifra mayor de esclavos. La población del Imperio romano con todas sus provincias se ha calculado en torno a 50 millones de habitantes en el siglo I, y su capital, Roma, era una metrópoli gigantesca en la que vivían 5 500 000 personas a inicios de la era cristiana y más de un millón a mediados del siglo II. Parecidas cifras a la de la civilización latina se daban en la China de los Han por la misma época. EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

Con todo, en el mundo antiguo el crecimiento de la población era problemático. Había muchos esclavos, que tenían pocos hijos, cuando los tenían. Tanto en Occidente como en Oriente se practicaba el abandono de los recién nacidos, el celibato y el control de natalidad. Estos factores, unidos a las oscilaciones de las cosechas, que causaban hambrunas esporádicas, frenaban el desarrollo demográfico. Por otro lado, la composición de las distintas sociedades humanas se vio influido desde muy pronto por los movimientos de población. Las migraciones griegas jugaron un papel clave en la difusión de la civilización helénica. Europa central y meridional sufrió a partir del siglo V repetidas incursiones procedentes de Asia (hunos, mongoles, turcos), el norte de África (árabes) y Escandinavia (normandos) que alteraron por completo el paisaje humano. De hecho, la distribución actual de las naciones europeas refleja aún los efectos de aquellos movimientos migratorios y del mestizaje que originaron. Sin embargo, tras la convulsión inicial, mediante la fijación geográfica de los nuevos pueblos y un orden social más estable, los recursos y la población se incrementaron paulatinamente en nuestro continente a lo largo de la Edad Media.

DIEZMOS POR LA PESTE

Con todo, diversos episodios de epidemias y hambrunas frenaron o incluso hicieron retroceder el crecimiento de los pueblos al final de la época medieval. Inglaterra, que contaba con 2 700 000 habitantes a mediados del siglo XIV, resultó devastada por la peste negra y su población cayó a 2 100 000 en el siglo XV. El incremento sostenido se reanudó en Europa en el siglo XVI, especialmente en provecho de las grandes ciudades. Venecia y Nápoles sobrepasaban los 100 000 habitantes; Sevilla tenía 150 000 y París y Amberes unos 200 000. La población mundial alcanzó los 425 millones en el año 1500, momento en torno al cual iba a variar por completo el reparto geográfico, económico y cultural de la humanidad a causa del descubrimiento y colonización del Nuevo Mundo. La llegada de los europeos a América del Norte y del Sur tuvo efectos devastadores sobre las civilizaciones (mayas, aztecas, incas…) que habitaban esas regiones. Sus culturas fueron aplastadas y la población –unos 60 millones- quedó muy mermada por las enfermedades introducidas por los españoles y portugueses. Aunque los colonizadores fomentaron el mestizaje, la demografía no llegó a recuperar las cifras de la época precolombina. Por su parte, la población indígena de los EE. UU. y Canadá –un millón de individuos- sería paulatinamente destruida o confinada en reservas por británicos y franceses. 6

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

EUROPEOS EN AMÉRICA

La inmigración hacia América creó numerosas regiones de poblamiento europeo en el Nuevo Mundo, donde afluían españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses, a los que se añadieron los negros africanos que eran llevados a la fuerza como esclavos. Se calcula en 100 000 el número de españoles inmigrados a la América hispana durante el primer siglo colonial (1492-1592). En el siglo XVII, 900 000 africanos fueron introducidos en América Central y del Sur para engrosar una población mestiza que, al final de la colonia española, contaba con 17 millones de habitantes. En América del Norte los blancos eran mayoría, salvo en la zona meridional, donde había muchos esclavos.

En la gráfica aparecen los 5 países que más contribuyen en términos absolutos al aumento demográfico. El líder es India, cuya población crece en más de 16 millones de habitantes por año.

A la larga, la colonización resultó desastrosa para las poblaciones originarias, pero positiva para el Viejo Mundo. El aprovechamiento de las tierras y riquezas de América y las Indias Orientales favoreció el desarrollo de la civilización europea y su crecimiento demográfico, aunque no de modo uniforme. Mientras Inglaterra pasaba de 2.5 millones a 5 millones de habitantes entre 1500 y 1700, España, debilitada por el esfuerzo de mantener muchos frentes abiertos, y Alemania, asolada por la Guerra de los Treinta Años, sufrieron un leve retroceso. En todo caso, Europa occidental en general había iniciado una aceleración del crecimiento de la población en provecho de las ciudades, puertos y centros comerciales y manufactureros. El numeroso campesinado quedaba al margen. Se puede tomar el siglo XVIII y la Revolución industrial, que causó una profunda modificación de las condiciones de vida, como el punto de partida del boom demográfico que ha proseguido hasta la actualidad. Hicieron falta milenios para que la población mundial alcanzara la cifra de 600 millones de habitantes (hacia 1680), pero en poco más de tres siglos, nos hemos multiplicado por diez. La revolución demográfica ha venido de la mano del desarrollo de la higiene, la medicina, el nivel de vida y la técnica que han hecho aumentar tanto el número de personas como la duración de su vida y la tasa de 7 nacimientos. Al principio, el retroceso de la mortalidad, combinado con una subida de la natalidad, provocó un notable crecimiento. Más EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

adelante la natalidad se controló, pero como la mortalidad siguió bajando, la población no paró de crecer. Por otra parte, las consecuencias de la Revolución industrial alcanzaron a países y continentes alejados del foco europeo donde surgió. La colonización británica en Asia, África y Oceanía, al ir acompañada ya de los nuevos avances técnicos y médicos, lejos de diezmar la población de las colonias, provocó un notable desarrollo demográfico. Gracias al control de las epidemias, la India

Lata de Sardinas. La altísima concentración humana en ciudades como Tokio ofrece escenas como la de los policías empujando a los usuarios para poder alojarlos en el vagón del metro.

británica, que contaba con 256 millones de habitantes en 1870, pasó a tener 305 millones en 1920 y 423 millones en 1951, tras la independencia. Y algo parecido ocurrió en otras zonas del planeta.

MUCHOS Y MAL REPARTIDOS

De repente, a partir del siglo XIX, el crecimiento de la población mundial, que hasta entonces había mantenido una velocidad de crucero, se aceleró bruscamente, volviéndose vertiginoso en el siglo XX, especialmente en su segunda mitad, en los tiempos del llamado baby-boom: 3 000 millones de personas en 1960; 4 000 millones en 1976; 5 000 millones en 1987; 6 000 millones en 1999…, así hasta alcanzar los 6 973 millones de la actualidad. No hace falta ser un experto en demografía para darse cuenta de que somos muchos y mal repartidos. Hay países casi vacíos, como Australia o Canadá, donde la densidad de población no llega a tres habitantes por kilómetro cuadrado, y otros atestados, como Holanda o Japón, que rebasan las 300 personas por kilómetro. Existen continentes sobrados de gente, como Asia, que alberga a los dos gigantes demográficos China e India y acapara el 60 por 100 de la población mundial, y otros poco ocupados, Oceanía, que apenas tiene 30 millones de habitantes. Y los abismos se abren cuando manejamos baremos socioeconómicos. De los 6200 millones de personas del planeta, sólo 1 200 millones viven en los países desarrollados. El porcentaje de población que reside en zonas urbanas ha pasado del 40 por 100 en 2007. Para el año 2030, seis de cada diez humanos residirá en ciudades, muchos de ellos concentrados en las megalópolis –México D.F., Calcuta, Lagos- de los países en vías de desarrollo. Los 8 índices demográficos de natalidad, mortalidad, producto interior bruto per cápita, alfabetización, acceso a servicios…, arrojan diferencias salvajes entre unas naciones y otras. La humanidad nunca ha estado tan desigualmente distribuida. EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

¿CÓMO FRENAR LA NATALIDAD?

LA CIENCIA DE CONTAR PERSONAS El interés por saber cuántos somos y si habrá comida para todos es antiguo. Confucio, Aristóteles y Platón ya confrontaron los efectivos humanos con los recursos alimenticios. Por su parte, muchos gobernantes trataban de impedir la disminución de la población porque necesitaban soldados. Precisamente con el fin de contabilizar los efectivos militares, se hicieron en Roma los primeros censos. A fines del siglo VIII, el médico alemán J. Süsmilch elaboró un estudio estadístico sobre la población de Prusia, a partir de datos sobre nacimientos, matrimonios y defunciones, que viene a ser el precedente de la ciencia demográfica. Pero fue en el siglo XVIII cuando los problemas relacionados con la evolución de la población y su repercusión sobre la economía se empezaron a estudiar de forma sistemática. Se considera al economista británico Thomas R. Malthus (1766-1834) como el padre de la demografía. En su Ensayo sobre el principio de la población (1798), afirmaba que mientras ésta aumenta en progresión geométrica, la producción de alimentos sólo lo hace en progresión aritmética. Por ello consideraba básico reducir la natalidad. Es también en el siglo XVIII cuando los censos de población comienzan a elaborarse de forma precisa. En nuestro país, el organismo oficial encargado de llevar los registros estadísticos, anticipar tendencias y definir políticas públicas en materia de población, es el Consejo Nacional de Población, de la Secretaría de Gobernación instalado en 1974 por decreto del Congreso mexicano.

La solución del problema pasa por frenar el aumento demográfico. De momento, el índice de crecimiento global -1.2 por 100, actualmentetiende a disminuir. El fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) calcula que en el año 2050 la población mundial oscilará entre 10 900 millones y 7 900 millones, aventurando como más probable una cifra intermedia de 9 300 millones. Que luego la realidad se acerque a una cantidad o a otra dependerá de varios factores, entre ellos uno básico, según dice el FNUAP: asegurar que el derecho a la educación y a la salud, incluyendo la salud reproductiva, sea una realidad para todas las mujeres, pues sólo así se podrá controlar la natalidad de forma efectiva.

9

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

CUANDO LOS ABUELOS DOMINEN LA TIERRA

LA TERCERA EDAD, UN GRUPO CADA VEZ MÁS NUMEROSO

Dentro de medio siglo, la población veterana será mayoría en el mundo. Este terremoto demográfico tendrá efectos irreversibles en todos los aspectos de la sociedad.

De recta final, nada: principio de la buena vida Las nuevas generaciones de mayores ya no se consideran “viejos”: para ellos, la llegada a la edad de jubilación supone una oportunidad para disfrutar la vida.

Hace sólo cuatro años tuvo lugar un acontecimiento quizá más trascendente que la caída del Muro de Berlín, más decisivo que la invención de Internet y de consecuencias más impredecibles que los atentados del 11 de Septiembre: por primera vez en la historia, la población de personas mayores de 60 años superó a la de edades comprendidas entre 0 y 15 años en los países desarrollados. Tras la frialdad del dato estadístico, que no ha recibido la atención que merecía, se oculta un horizonte absolutamente inédito para la humanidad.

LA REVOLUCIÓN SILENCIOSA

En palabras de Kofi Annan, secretario general de las Organizaciones Unidas (ONU), “estamos en medio de una revolución silenciosa, una revolución que excede lo demográfico y tiene repercusiones económicas, sociales, culturales, psicológicas y espirituales”. En definitiva, nos hallamos ante un cambio de era. Efectivamente, los acelerados progresos de la medicina y la disminución de la natalidad están encaneciendo a marchas forzadas e irreversiblemente el atlas humano de nuestro planeta. Los últimos datos aportados por la ONU son claros: la situación de los países más avanzados se extenderá a todo el mundo en torno al año 2050. Así, mientras que en 1950 la proporción de personas mayores era de 8 por 100, a mediados del siglo XXI alcanzará una quinta parte, esto es, el 20 por 100 de la humanidad. Dicho de otro modo: 2000 millones de personas habrán cumplido entonces los 60 años. En México, la población de adultos mayores -65 años o más- es la que crece de manera más rápida desde hace 25 años, según reporta el Consejo Nacional de Población (CONAPO). Este grupo representa hoy sólo 4.9 por 100 de la población –con casi 5 millones de personas-, pero su crecimiento es muy acelerado, pues pasó del 1.42 por 100 anual en 1981 y 1982 a 3.71 por 100 en el 2000, que es una tasa con el potencial para duplicar el tamaño inicial de esta población cada 19 años. “No hay duda –10 agrega el documento del CONAPO- de que la tasa actual de crecimiento de la población de la tercera

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

edad es inédita en la historia demográfica del país; si hoy uno de cada veinte mexicanos está en ese grupo de edad, en el 2030 representarán uno de cada 8, y en el 2050 uno de cada cuatro habitantes” Otras estimaciones dan a este fenómeno una magnitud mucho mayor. Por ejemplo, para el doctor Francisco González, especialista en geriatría del Hospital General de México, después del año 2010 estaremos muy cerca de alcanzar un promedio de 7.5 por 100 de personas mayores de 60 años, lo que significaría 8 millones de ancianos en total.

EN LOS PAÍSES POBRES, DIFÍCIL

Ahora bien, la onda expansiva de este big bang de la longevidad no va a afectar con igual intensidad a todo el orbe. En la II Asamblea Mundial sobre Envejecimiento, celebrada entre el 8 y el 12 del pasado abril en Madrid, España, un delegado del gobierno venezolano declaró: “Los países ricos hablan de jubilación flexible, de seguridad social, de garantías sanitarias, de calidad de vida… Durante el siglo XX nuestro país ha duplicado tres veces su Nosotros hablamos de hambre, de trabajar población, gracias al aumento de la esperanza de vida al nacer que, como se ve, ha rebasado los 70 años en las mujeres. hasta que te mueras, de pobreza extrema, de deficiencias sanitarias, de incultura, de maltrato…” Porque será en los países en vías de desarrollo, en lo que la cobertura social a veces no alcanza ni una décima parte de la población, donde vivirán 8 de cada 10 ancianos en el futuro. Allí se experimentarán más dramáticamente la obsolescencia del modelo tradicional según el cual las mujeres de entre 45 y 60 años se hacen cargo de la población mayor; la atomización de las familias y la incorporación femenina al trabajo dejarán a más y más viejos sin cuidados.

NÚMERO DE HIJOS POR MUJER

Esta gráfica indica las diferencias entre las mayores tasas de fecundidad y las más bajas en el mundo.

DOBLE CARGA DE ENFERMEDAD

Esta situación inédita ya está produciendo el fenómeno llamado de la doble carga: a la incidencia de enfermedades infecciosas como el SIDA, la tuberculosis o el paludismo, se suman ahora los 11 estragos de patologías crónicas propias de sociedades opulentas, es decir, el cáncer, depresión o las dolencias coronarias. Si ahora estos últimos males causan el 61 por 100 de las muertes en el mundo en vías de industrialización, dentro de 10 años serán responsables del 70 por 100. Algo similar sucede en EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

tierras mexicanas, pues a la ya mencionada transición demográfica, que ha acelerado el envejecimiento de la población, se ha sumado una transición epidemiológica. Esto significa que, sin haberse resuelto aún los principales problemas infecto-contagiosos, y con el desarrollo de medicamentos, vacunas, mejoras dietéticas y nuevas terapias, la gente ya no fallece tan tempranamente, pero a cambio, sufre otras enfermedades que antes no eran comunes. Entre dichas patologías, que los expertos denominan crónico-degenerativas, destacan la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, los trastornos cardiacos como el infarto, el mal de Alzheimer (también denominado demencia senil), el cáncer y los trastornos cerebro vasculares. En la actualidad, el

MÁS ESPECIALISTAS

Este previsible escenario demandará no sólo incorporar más especialistas – geriatras y gerontólogos- a los servicios de salud públicos y privados, sino fomentar desde ahora la participación de las familias y todos los miembros de la sociedad para dignificar a las personas de la tercera edad, apoyar sus necesidades físicas y emocionales, y evitar que sean objeto de rechazo o discriminación.

promedio de edad en el mundo es de 26 años, con la adolescente Yemen (15 años) como benjamina y la madura Japón (41) en el otro extremo. Pese a estas diferencias, los países en vías de desarrollo serán lo que más rápidamente envejezcan en los próximos años.

Y es que, según las estimaciones oficiales, hasta la fecha sólo existen en nuestro país alrededor de 350 médicos geriatras, cantidad a todas luces insuficiente para atender una población que puede llegar hasta los 17 millones de personas en el 2020. Pero eso no es todo, ya que dicha cantidad tenderá a crecer en la medida en que la esperanza de vida siga aumentando, con lo cual probablemente alcancemos estadísticas similares a las de las naciones industrializadas. “México no es todavía un país con un grave problema de desatención a los ancianos, pero hay un porcentaje muy alto de familias que ya no se responsabilizan de ellos”, comenta sobre el particular el doctor Francisco González. “Entonces, debemos retomar la cultura de proteger al viejo, porque nosotros vamos a llegar a esa etapa –si tenemos la suertey no queremos que nos maltraten, abandonen o marginen”. Para complementar este cuadro, debe decirse que en el África subsahariana, ocho millones de ancianas viven este problema más directamente, ya que no sólo deben hacer frente a la precariedad económica y la desasistencia social de sus gobiernos, sino que además tienen que hacerse cargo de sus nietos, huérfanos de padres fallecidos a causa del SIDA.

12

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

AÑADIR VIDA A LOS AÑOS

Sólo el aprovechamiento de la breve tregua demográfica que ya viven o vivirán las naciones menos desarrolladas les permitirá hacer los preparativos para afrontar su achacoso porvenir. Y es que, en el caso de México, como señala el CONAPO: “La transformación de la estructura por edad de la población dará lugar a una ventana de oportunidad transitoria que permanecerá abierta en el curso de las tres próximas décadas. Durante este periodo concurrirán las condiciones demográficas más favorables para el desarrollo económico en la historia contemporánea de nuestro país, cuando la población en edad laboral aumentará y la población de menores dependientes de 15 años disminuirá su tamaño. Sin embargo, la ventana de oportunidad empezará a cerrarse a medida que las presiones para atender las demandas del envejecimiento demográfico sean mayores”, advierte el documento y agrega: “Si se aprovecha este bono demográfico de manera eficiente y adecuada será posible contribuir a impulsar un círculo virtuoso de más empleos, más ahorro, más inversión y, nuevamente más empleos, que es tan necesario para generar los recursos que requiere el país para encarar el legado de rezagos y desigualdades y romper el círculo perverso de privaciones en el que se encuentran atrapados muchos millones de mexicanos”. Pero quizá, citando al demógrafo Frank Notestein, este problema del envejecimiento no sea sino “la manera pesimista de considerar un gran triunfo de la civilización”. Los datos estadísticos empujan a recuperar el valor que concedían los antiguos a la senectud. Habíamos olvidado que llegar a viejo no es sinónimo de enfermedad y dependencia, sino de sabiduría y experiencia, unos valores a los que apela la Organización Mundial de la Salud cuando promueve su idea de “envejecimiento activo”, y que resume bien su divisa: “Se han añadido años a la vida, ahora hay que añadir vida a los años”. Un botón de muestra: según un estudio realizado recientemente en Japón, los ancianos que dijeron no tener contactos sociales eran 1.5 veces más propensos a fallecer. Así pues, además de flexibilizar la edad de jubilación –la Unión Europea ha propuesto elevar el promedio de 58 a 63 años en la asamblea de Madrid-, los más experimentados podrían contribuir a la sociedad mediante su trabajo voluntario, como cuidar a otros mayores. Ellos son capaces de llenar vacíos de los que ni el estado ni el mercado suelen ocuparse.

MÁS SABE EL DIABLO POR VIEJO

De hecho, algunos gobiernos ya pusieron los ojos en este asunto, y están empezando a mantener en circulación a sus contribuyentes veteranos mediante programas de aprendizaje continuo –en funcionamiento en países como Finlandia, los Estados Unidos, Japón y Canadá- y fomentando su incorporación a empresas donde aportan su liderazgo o realizan trabajos relacionados con la informática. Algo semejante debería plantearse en nuestra nación, pues como señala el doctor González, “el problema es relevante desde ahora, y por ello el gobierno y los organismos dedicados a la atención de los ancianos deben promulgar leyes y programar un cambio de actitud entre el resto de la sociedad para respetar y dignificar a los viejos, de modo que no sean objeto de rechazo, abandono o desempleo”. Lo esencial es que los miembros de la tercera edad cuenten con las condiciones suficientes no sólo para conservar su salud, sino que también tengan los apoyos económicos, familiares y sociales que les permitan disfrutar, en vez de lamentar, sus últimos años de existencia. EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA 13

Mejor aún: en lugar de considerarse como una etapa de achaques, molestia e inutilidad, la senectud podría ser valorada como una gran oportunidad para cumplir mucho anhelos, sueños y llevar a cabo todas aquellas actividades que antes se postergaron por falta de tiempo o medios, en el entendido de que envejecimiento y deterioro biológico y psicológico no son –ni tienen porqué ser- equivalentes.

PARA TODAS LAS EDADES

La Asamblea del Envejecimiento, cuyo lema era “Una sociedad para todas las edades”, ha sido un excelente altavoz para recordar al mundo que a la humanidad le están saliendo arrugas y que ya no vivirá una segunda juventud. Las medidas aprobadas en este foro –como evitar la discriminación laboral y sanitaria en razón de la edad, o promover la solidaridad entre generaciones- no hacen más que insistir en el hecho de que llegar a viejo es importante, pero que lo es más llegar con dignidad.

14

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

15

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

16

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

EN BUSCA DEL NORTE

LAS MIGRACIONES DEL SIGLO XXI Cada año, millones de Inmigrantes furtivos que mueren ahogados al tratar de cruzar personas dejan su país, su nadando el Río Bravo; apiñados en el interior de un vagón de casa y su familia buscando ferrocarril o sin agua ni alimentos bajo el inclemente Sol del desierto una vida mejor. Es una de Arizona; presas humanas capturadas por los “cazailegales” texanos imparable marea que huye o por los agentes de la patrulla fronteriza; grupos numerosos de de la miseria hacia los hombres, mujeres y niños guiados por los “polleros” en busca del Sueño países industrializados del Americano al “otro lado” de nuestra frontera… Norte. El fenómeno no es exclusivo de México y los EE.UU. sino de alcance mundial. De hecho, resolver el problema de la migración internacional –millones de personas que cruzan anualmente las fronteras nacionales en busca de una vida mejor- es uno de los grandes retos para la humanidad del siglo XXI. Si en 1990 había 120 millones de personas viviendo fuera de su país de nacimiento o de nacionalidad, durante la década del 2000 la cifra ha sido alrededor de los 180 millones, el 4 por 100 de la población mundial. Si todos los emigrados vivieran en el mismo sitio, formarían la sexta nación más poblada del mundo, sólo por detrás de China, India, los Estados Unidos, Indonesia y Brasil. Ciertamente el movimiento migratorio existe desde la prehistoria, cuando los pueblos se desplazaban en busca de mejores zonas de caza, pero su formato actual es reciente, desde que a inicios del siglo XX los estados instauraron sistemas para controlar el flujo humano a través de sus lindes territoriales.

FRONTERAS VIGILADAS

También es cierto que la emigración es la excepción y no la regla: la mayoría de los 6 973 millones de habitantes del planeta jamás cruza aduana alguna. Pero eso es así no tanto porque no quieran alejarse de su país, familia y amigos, sino sobre todo porque las fronteras están fuertemente vigiladas. Cada uno de los 190 estados reconocidos dispone de pasaportes para distinguir a sus ciudadanos de los extranjeros, de controles aduaneros y de policías de inmigración. La mayoría de las naciones no desea la instalación de extranjeros en su territorio y frena su entrada con leyes estrictas. Por eso gran parte de la gente que emigra tiene que superar farragosos trámites burocráticos o permanecer en la ilegalidad. Es verdad que hay países formados tradicionalmente por inmigrantes que prevén un cupo anual de extranjeros, como Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda o Israel. Otros, por el contrario, están tratando de lograr acuerdos para detener o regularizar el flujo migratorio entre sus respectivos territorios. Es el caso de México y su vecino del Norte, en el cual viven hoy 8.5 millones de compatriotas, de los que cerca de 3 millones son indocumentados.

17

IMPULSO DE SOBREVIVENCIA

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

La emigración es una respuesta natural y previsible ante las diferencias de recursos económicos, oportunidades de trabajo, crecimiento demográfico, seguridad y derechos humanos entre los países de origen y los de destino. Hay personas que emigran huyendo de la guerra o de la persecución política y se convierten en refugiados, según la Convención de Ginebra. Hay gente que emigra para reunirse con su familia o para estudiar en otro país. Pero la mayoría lo hace por razones económicas, huyendo de la miseria, o de una catástrofe natural, epidemia o hambruna, como ya ocurría en el pasado. En 1800, Europa tenía el 20 por 100 de los habitantes del mundo, y América sólo el 3 por 100. Durante el siglo XIX, millones de europeos emigraron al continente americano La Unión Europea, Norteamérica, Japón, Australia y Nueva Zelanda son los en busca de oportunidades. Sólo de principales focos de atracción de inmigrantes. Estos proceden en su mayoría de Irlanda, que se moría de hambre a Latinoamérica, África y algunas zonas de Asia, como India, Pakistán o China. causa de una enfermedad de la papa, se marcharon dos millones de personas. La consecuencia es que hoy los residentes en Europa suponen el 12 por 100 de la población, mientras que América acoge al 14 por 100. Actualmente la corriente ha cambiado de rumbo, pero el sentido es el mismo: de las regiones pobres, donde la presión demográfica es mayor –allí vive el 80 por 100 de la humanidad-, al mundo rico.

MAS ALLÁ DEL RÍO GRANDE

Los principales destinos son América del Norte, Europa, Japón, Australia y Nueva Zelanda, mientras que los mayores contingentes de emigrantes proceden de América Central y del Sur, África y algunas zonas de Asia. Las dos fronteras más atravesadas so el Río Bravo, entre México y Estados Unidos (cada año lo cruzan entre 300 000 y 400 000 mexicanos), y el Mediterráneo, barrera natural entre África y Europa. Los emigrantes asiáticos, originarios sobre todo de China, India y Pakistán, eligen otras zonas del continente, como Japón, Singapur y Hong-Kong, así como Australia, América del Norte y Reino Unido. Los latinoamericanos se dirigen preferentemente a América del Norte y Europa, y en menor medida a Japón y Australia. África se convertirá en la principal fuerza migratoria durante el siglo XXI, al disponer de una gran población joven que saldrá del continente hacia las naciones industrializadas cuya población envejece a pasos agigantados. De hecho, ya hay unos seis millones de africanos en Europa, su principal destino. Hay países que hasta hace poco atraían emigrantes y que hoy ven cómo su población parte en oleadas huyendo de la pobreza. Es el caso de Argentina, que desde el año 2000 ha perdido alrededor del millón de habitantes, la mayoría emigrados a los Estados Unidos, España, Italia y Canadá, por ese EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

18

orden. En cambio otros países como España, Italia, que en los años 60 surtieron con millones de trabajadores las fábricas de Francia, Alemania, Bélgica o Suiza, se han convertido en receptores de efectivos humanos, sobre todo sudamericanos y africanos.

UNA FUERZA NECESARIA

El problema es que mientras que América acogía con los brazos abiertos a los emigrantes durante el siglo XIX, los países ricos actuales han endurecido las medidas de control y las leyes antiinmigración. Los críticos de esta política afirman que los estados industrializados, quieran o no, necesitan a los jóvenes emigrantes por razones económicas y demográficas: ellos mantienen viable el sistema de seguridad social y frenan el envejecimiento de la población. Para el economista Julian Simon, los emigrantes son un recurso fundamental y emigración es económicamente deseable porque más gente significa mayor creatividad y crecimiento. En general, la mayoría de los analistas cree que, más allá de que se vea como un fenómeno positivo o negativo, la emigración es algo inevitable, una corriente humana imparable que los países ricos sólo podrán frenar con tanques…, o ni siquiera. Ya hace unos años el ex presidente argelino Bumedian advertía a los países industrializados que debían prestar más ayuda a los extranjeros y emigrantes si no querían que el fenómeno les estallara entre las manos. “No habrá bombas atómicas suficientes para parar la marea de millones de seres humanos que algún día dejarán el paupérrimo sur del mundo para irrumpir en el confortable y relativamente accesible rico norte en busca de la sobrevivencia”.

Los datos más recientes del Censo General de Población y Vivienda levantado en 2008, indican que la población extranjera con 5 o más de residencia ascendió a cerca de 406 mil personas. Y desde 1970, los nativos de los Estados Unidos asentado en México representan más del 50 por 100 de los extranjeros residentes en el país.

19

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

¿HAY COMIDA PARA TODOS?

La despensa de la humanidad La población crece y los recursos –agua, tierras fértiles- se agotan. El futuro pasa por un desarrollo sostenible y un reparto equitativo. Según el informe de la FAO de 2007, en África 30 millones de personas pasaban “aguda escasez de alimentos”. En una palabra: hambre. Y en otras zonas, como Centroamérica, devastada por repetidas catástrofes naturales, la crisis alimenticia afecta aún a grandes grupos de población. ¿Es que no hay comida para todos o es que está mal repartida? ¿Podremos sobrevivir en el futuro si la población sigue creciendo? Los expertos lo dudan.

Uno de los problemas más graves que tendremos que solucionar es el de la escasez de agua. En el siglo pasado, su extracción y consumo ha aumentado más de seis veces, pero la Tierra no tiene ahora más líquido elemento que hace 2000 años, cuando estaba habitada por el 3 por 100 de la población actual. En 2002, 31 países padecen déficit crónico de agua potable y para el año 2025 serán 48 –el 35 por 100 de la humanidad- las naciones afectadas, con Etiopía, India, Kenia, Nigeria y Perú a la cabeza. Además, los recursos hídricos están muy ¿CUÁNTA GENTE PUEDE VIVIR EN EL PLANETA? degradados, en gran parte a causa de la agricultura, que es el sector Entre los demógrafos hay teorías divergentes sobre el tope máximo de más contaminante. Esto es una triste habitantes que puede sostener la Tierra. He aquí algunas: paradoja. Porque la agricultura es la  E.G. Ravenstein: 6 000 millones, basándose en la escasez de suelo despensa del planeta, su principal fértil.  A. Penk: 9 000 millones. Subdivide la Tierra en 11 zonas climáticas recurso nutritivo. El trigo, el arroz y y calcula la densidad máxima en base a la productividad agrícola. el maíz son os alimentos más  C.T. De Witt: 1 billón, si se aprovecha la máxima capacidad consumidos por la humanidad y de fotosintética de las áreas verdes, y 79 000 millones si sólo se cultiva el 7 por 100 de la superficie terrestre. la posibilidad de obtener cultivos  H. Hulett: 1 000 millones para vivir en condiciones óptimas, súper productivos depende la según la relación entre la producción mundial de alimentos, las subsistencia de millones de personas. materias primas y el consumo per cápita.

CULTIVOS TRANSGÉNICOS

 

El problema es que los pesticidas y fertilizantes empleados durante la Revolución Verde de los años 60 para obtener especies de alto rendimiento han deteriorado el suelo fértil. Alguno ven la solución en los cultivos transgénicos, muy productivos y resistentes a los pesticidas, pero sus críticos alegan que traerán efectos negativos sobre el ambiente. Sin embargo, algunos demógrafos creen que el problema no es la producción de alimentos, pues hay países con excedentes, como India, que padecen desnutrición20 infantil. Y afirman que habrá comida para dar 3 500 calorías diarias a los 9 mil millones de habitantes previstos en 2050. La clave, dicen, es repartir los recursos de forma justa. EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

R. Revelle: 40 000 millones, teniendo en cuenta la superficie cultivable y la disponibilidad de agua para riego. FAO: 32 800 millones, calculados en función de la productividad agrícola potencial respecto a las necesidades calóricas y proteicas de la población.

COMENTARIO FINAL

Decidimos hacer un comentario, ya que sacar conclusiones está por demás, por supuesto el trabajo está lleno de conclusiones y está claro que aunque quisiéramos no podríamos detener esta explosión demográfica; las consecuencias serán terribles, lo afirman estudiosos del tema, eso señalan las estadísticas. Pero bueno, las cosas pueden dar un giro inesperado y evitar así lo que se prevé que suceda: alguna vez una revista comentó que se había previsto que para determinada fecha, no se podría caminar por las calles de Nueva York, serían tantos carruajes, que el excremento de los caballos llegaría casi a las ventanas de las casas –no es mentira, tal como se expresa lo pronosticaron- y buscaron una solución que por supuesto no encontraron pero algo impidió la realización de esas conclusiones, jamás se les habría ocurrido la invención de los automóviles que vinieron a sustituir a los carruajes. De igual forma hoy no todo está dicho, y creemos en todos esos “gigantes” que dirigen el mundo, no políticamente sino más bien científicos, doctores en diversas materias, investigadores e incluso estadistas que pueden prevenir muchas catástrofes que por supuesto hoy están en nuestras manos. Desde la prehistoria, cuando los seres humanos eran escasos, hasta hoy, con 6 973 millones, la demografía ha alternado avances con frenazos. Pestes, hambrunas, envejecimiento de la población, alta natalidad en los países pobres, emigración del Sur al Norte, recursos escasos han marcado el ritmo de crecimiento y de nuestra capacidad para resolver estos retos, depende el futuro de la humanidad.

Le agradece su atención: Arango Cruz Tania Monserrat Ortiz García Marisol de Jesús Arango Cruz Alida Corey 21

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA

REFERENCIAS

www.fnuap.org Página del Fondo de Población de las Naciones Unidas. www.fao.org Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Revista MUY INTERESANTE año XIX No. 11

22

EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA | ESTADÍSTICA