Leer Ensayo Completo Formalismo Juridico

Formalismo Juridico

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.606.000+ documentos

Categoría: Acontecimientos Sociales

Enviado por: Albert 11 abril 2011

Palabras: 1520 | Páginas: 7

...

dieron vida. Es la ley finalmente se puso a que le suministre el tema de sus investigaciones. ¿Cómo se hizo y lo que las direcciones del esfuerzo humano en su creación son, para él, carece de pertinencia [3]

Si el positivismo se entiende como una explicación de cuál es la legislación, el formalismo se puede decir que es una explicación positivista de cómo la legislación y los sistemas legales funcionan.

El formalismo frente al realismo jurídico

. Formalismo jurídico puede ser contrastado con el instrumentalismo jurídico, una vista asociada con realismo jurídico estadounidense. Instrumentalismo suele ser la opinión de que la creatividad en la interpretación de los textos jurídicos se justifica a fin de asegurar que la ley sirve a una buena política pública y los intereses sociales, aunque instrumentistas jurídico también podría ver el final de la ley como la promoción de la justicia o la protección de los derechos. Formalistas legales contra los jueces que dar autoridad para cambiar la ley para servir a sus propias ideas sobre la buena política socava el imperio de la ley. Esta tensión es especialmente interesante en las tradiciones comunes de Derecho, es decir, aquellos que, como el Inglés, EE.UU., los sistemas de la India o Israel, dependen de la jurisprudencia para determinar la ley. El "derecho a la fama" de los sistemas de derecho común es que la tarea de desarrollar y actualizar el derecho es mejor hacerlo gradualmente por los tribunales que mantienen en estrecho contacto con las realidades sociales, económicas y tecnológicas de los órganos políticos que, de tanto en tanto, asistirá a de reformas legales Así, el realismo jurídico o "relacionalismo" se ha favorecido en algunas jurisdicciones de derecho común, donde el tipo de codificación jurídica relacionada con el derecho continental (y japonés) son prácticamente desconocidos.

IUS NATURALISMO

Los derechos humanos entendidos como derechos naturales inspiraron las revoluciones burguesas de los siglos XVIII y XIX.

Son tesis iusnaturalistas las que afirman la existencia del Derecho natural. Aunque en cada época se ha entendido este concepto de manera diferente, todas estas doctrinas coinciden en afirmar la existencia de una juricidad previa y fundamentadora del Derecho positivo: la positivación, por lo tanto, se limitaría a declarar derechos ya existentes. En las declaraciones de derechos del siglo XVIII se refleja esta concepción, y el artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos afirma que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, lo que es considerado por juristas como Hans Kelsen una clara manifestación de la doctrina del iusnaturalismo.64

Algunas teorías iusnaturalistas afirman que los derechos humanos se basan en aspectos biológicos, tales como la conveniencia para la supervivencia de la especie, en el contexto de laselección natural, de una conducta basada en la empatía y el altruismo. Otras los sustentan en el orden moral natural tal y como se deriva de determinados preceptos religiosos. Consideran que la conducta moral es un conjunto de prescripciones objetivamente válidas y apelan a textos como la Biblia o el Corán. Frente a éstas, desde el siglo XVII, con Hugo Grocio, ha cobrado fuerza el iusnaturalismo racionalista, de la mano de autores que se desvinculan progresivamente de la idea de Dios,65 si bien existen en la actualidad diversas fundamentaciones iusnaturalistas de carácter o inspiración religiosa. Entre ellas se encuentra la Doctrina Social de la Iglesia, que retoma las ideas de los Padres de la Iglesia y Tomás de Aquino. Llegar a lo realmente humano es una de las críticas principales de las ponencias de Juan Pablo II en su enciclica “Humanae vitae“. La vida es un sentir desde una divinidad al bien común expreso en la realidad cristiana, desde la moralidad del bienestar.

Según la Doctrina Social de la Iglesia, el fundamento sólido o inmediato de los derechos se encuentra en la ley natural, la norma -de derecho natural- que es fuente equilibrada de derechos y deberes de cada uno; a su vez, su fundamento último es Dios mismo: el orden con que Dios gobierna el universo recibe el nombre de ley eterna, del que la ley natural es una participación o derivación. Los derechos humanos son objetivos en tanto que no dependen de la subjetividad de quien es su titular o está obligado por ellos. Por tanto, no quedan sujetos a los estados de ánimo, las opiniones o la voluntad de nadie; tampoco el consenso, ni siquiera de la mayoría. Para la Iglesia Católica, además, otra característica de los derechos humanos es su sociabilidad: siendo el hombre naturalmente social, existen derechos naturales de la persona en cuanto individuo, pero también en tanto miembro de diversos grupos sociales naturales; es decir, derechos naturales de la familia, de las asociaciones o de las naciones. Por la misma razón, los derechos se ordenan al bien común y están constitutivamente limitados. Concretando más en cuanto su precisión y limitación, los derechos humanos remiten a lo justo concreto, por lo que no significan el reconocimiento de una libertad para realizar cualquier cosa, en cualquier momento o de cualquier manera.66

Uno de los teóricos de derechos humanos más relevantes e influyentes fue John Locke, que elevó la defensa de los derechos naturales a la categoría de principio fundamental de legitimación del gobierno y fin básico de la sociedad civil. Locke basó sus ideas en el concepto de propiedad, que utilizó en un sentido amplio y en un sentido restringido. En sentido amplio, se refiere a un amplio conjunto de intereses y aspiraciones humanas; más restricitivamente, alude a los bienes materiales. Locke afirmó que la propiedad es un derecho natural y que se deriva del trabajo. Además, dijo que la propiedad precede al Estado y que éste no puede disponer de la propiedad de los sujetos arbitrariamente. De acuerdo con Locke, negar el derecho de propiedad es negar los derechos humanos. El filósofo británico tuvo una gran influencia en el Reino Unido y fue decisivo en la filosofía en que se basó la fundación de Estados Unidos.

Algunos filósofos han considerado que los derechos humanos se derivan de un derecho o valor fundamental determinado. Para muchos autores,67 entre los que se encuentra Samuel Pufendorf,68 el sistema de derechos naturales del hombre se deriva de su dignidad; otros, comoHegel o Kant, afirmaron que la libertad es fundamento de los derechos humanos y, al mismo tiempo, el principal de éstos. Kant representó la culminación de un proceso encaminado a depurar las teorías iusnaturalistas de elementos históricos o empíricos, al fundamentar su teoría del Derecho natural en principios a priori, entendidos como exigencias de la razón práctica.

En la segunda mitad del siglo XX, y tras su decadencia en favor de las ideas iuspositivistas, el Derecho natural resurgió con fuerza con multitud de teorías muy diversas. De ellas, algunas mantienen una fundamentación objetivista de los derechos humanos, en tanto que afirman la existencia de un orden de valores o principios con validez objetiva y universal, independiente de los individuos. Otras, las subjetivistas, sitúan a la autonomía humana como fuente de todos los valores; basan los derechos humanos en la autoconsciencia racional de la dignidad, libertad e igualdad humanas.69 Finalmente, las llamadas tesis intersubjetivistas, que surgen de un intento de síntesis entre las dos tendencias anteriores, consideran los derechos humanos como valores radicados en necesidades comunes y por lo tanto intrínsecamente comunicables.