Leer Ensayo Completo Formulas De Tratamiento Y Cortesia

Formulas De Tratamiento Y Cortesia

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.110.000+ documentos

Categoría: Música Y Cine

Enviado por: Ninoka 12 mayo 2011

Palabras: 9876 | Páginas: 40

...

" tardes o noches, y también siempre que nos crucemos a alguien en un sitio cerrado: escalera, hall, pasillos, ascensor, etc.

Hay algunas fórmulas utilizadas cuando nos presentan a una persona. La fórmula más utilizada es "encantado" o "es un placer", pero como dijimos anteriormente hay muchas otras ("tanto gusto", etc.). La respuesta suele ser " ¿Cómo está usted?", o una cuestión similar, pero nunca entrando en una cuestión demasiado personal.

A pesar de que la cortesía represente una forma de comportamiento humano universal, con mucha frecuencia se ha advertido que existen discordancias interculturales significativas en lo que respecta a su manifestación formal y también divergencias lingüísticas en cuanto a los medios de que se sirven las lenguas para expresarlas. Etimológicamente, el término cortesía deriva de corte. “A fines de la edad media los cortesanos empezaron a distinguirse del pueblo común creando un sistema de modales que sirvió de pauta social distintiva. La etiqueta abarca formas de comportamiento público y privado “.

Como fórmulas de tratamiento se conocen los usos de la segunda persona gramatical, para referirse a otra persona en forma de respeto o confianza, el idioma español presenta tres formas de empleo de segundas personas

1_.El trato de usted

2_: el tuteo(informal)

3_.el uso del pronombre tú y el voseo (en algunas regiones, tratamiento entre tú y usted; en otras, tratamiento arcaico por encima de usted; en otras, sustitución del tuteo estándar con tú), el uso del pronombre vos.

PRONOMBRES DE FAMILIARIDAD Y CORTESÍA

El uso de estos pronombres de confianza (tú, vos, vosotros/as y sus análogos en otras lenguas) en oposición a los de cortesía (usted, ustedes y otras formas menos empleadas y sus homólogos en otras lenguas) varía bastante entre las distintas lenguas e incluso dentro de una misma lengua

En español, por ejemplo, hay regiones como España donde las formas de cortesía no se utilizan casi nunca, en España, por ejemplo, las formas de cortesía usted y ustedes se emplean menos que antes.

De todos los pronombres de cortesía de la lengua española, el más empleado es el usted (ustedes), el resto casi no se usa. Usía y vuecencia prácticamente sólo se usan en ambiente militar. El pronombre usía (vuestra señoría) se emplea para el rango de Coronel y vuecencia (vuestra excelencia) para el rango de General. Además, el pronombre usía también se emplea a veces con altos cargos como jueces. Aunque actualmente no se suele emplear el pronombre vos para expresar cortesía.

En muchas lenguas, entre ellas el español, se empezaron a emplear los pronombres del plural para expresar la diferencia entre la cortesía y la no cortesía (plural mayestático), algo que no se restringía a la segunda persona, sino también a la primera: Nos, el rey de Navarra o Nous, monsieur le ministre. Más tarde empezaron a usarse las de tercera persona (lei, signorina) que llegaron a crear pronombres nuevos (usted).

Tú y vos

Existen regiones de habla española, como Argentina, Costa Rica, Zulia en Venezuela y Chiapas en México, donde se emplea el pronombre vos para hablar con alguien con quien se tiene confianza (voseo).

Actualmente en la mensión de una persona se tiende, como norma general, a suprimir todos los tratamientos civiles, eclesiásticos o militares, salvo los que el uso ha aceptado únicamente para designar a un determinado personaje, como su Santidad el Papa Benedicto XVI, la Madre Teresa de Calcuta, y los que son acuñaciones que funcionan como nombres propios, por ejemplo, Sor Juana Inés de la Cruz.

No obstante, a continuación se expone un listado de los tratamientos de cortesía en español, con el fin de mostrar cuál es la expresión formularia correspondiente a cada uno de ellos a la hora de expedir un documento oficial.

*Majestad. El rey y la reina: su majestad, al principio del escrito se pondrá señor (o señora), y en la antefirma, A.L.R.P de V.M.: a los reales pies de vuestra majestad.

*Alteza. Príncipes e infantes. Su alteza real. El escrito encabeza con senerismo señor(o señora), y en la antefirma se pondrá A.L.P. de A.V.R. (a los pies de vuestra Alteza Real).

*Excelencia. Jefes de estado o presidentes de la nación, se escribirá V.E. (vuestra Excelencia)

*Ilustrísimo/ a subsecretarios, directores generales, jefes superior de administración, presidentes y fiscales. En el escrito se escribirá llmo o llmo. Sr. Y en el sobre se pondrá ilustrísimo señor.

* Usía. Jefes de la administración, confesiones de la realeza, coroneles, magistrados de tribunales y los jueces.

*Señoría. Duques, marqueses, condes o vizcondes. Si son grandes de España el tratamiento será Excelentísimo.

*Eminencia. (Reverendísima), Cardenales.

*Excelentísimo y Reverendísimo. Arzobispos, Obispos.

*Padre. Religiosos, profesos.

*Madre. Religiosas, profesas.

*Hermano/a. Leyes de órdenes religiosas.

*Sor. Monjas.

Etc.…

|Abreviaturas en fórmulas de cortesía. |

|Tratamientos escritos. |

| | | |

| |Afmo.: Afectísimo. | |

| |Atte.: Atentamente. | |

| |At. ó Atto.: Atento. | |

| |B.L.M.: Besa la mano. | |

| |C.V.E: Criado de Vuestra Excelencia. | |

| |D.G.M.A.: Dios guarde muchos años. | |

| |D.M.: Dios mediante. | |

| |E.P.D.: En paz descanse. | |

| |E.P.M.: En propia mano. | |

| |E.S.M.: En sus manos. | |

| |gde. | gue. |: Guarde. | |

| |Q.B.S.M.: Que besa su mano. | |

| |Q.B.S.P.: Que besa sus pies. | |

| |Q.D.G.: Que Dios guarde. | |

| |Q.E.G.E.: Que en gloria esté. | |

| |Q.E.S.M.: Que estrecha su mano. | |

| |Q.E.P.D.: Que en paz descanse. | |

| |Q.S.G.H.: Que santa gloria haya. | |

| |R.I.P.: Resquiescat in pace (Descanse en Paz) | |

| |S.R.C.: Se ruega contestación. | |

| |s.s.: Seguro servidor.A. = Alteza | |

| |A.I. = Alteza Imperial | |

| |Alfz. = Alférez | |

| |Almte. = Almirante | |

| |afmo. = afectísimo | |

| |A. R. = Alteza Real | |

| |A. S. = Alteza Serenísima | |

| |arz. / arzbpo. = Arzobispo | |

| |atte. = atentamente | |

| |at.º / atto. = atento | |

| |B. / Bto. = beato | |

| |Bmo. = beatísimo | |

| |B.L.M. = besa la mano | |

| |Brig. = Brigada | |

| |Cmdt. / Cmte. / Comte. / Cte. = Comandante | |

| |Comod. = Comodoro | |

| |Contalmte. = Contraalmirante | |

| |Cnel. / Col. = Coronel | |

| |C.V.E = Criado de Vuestra Excelencia | |

| |D.M. = Dios mediante | |

| |D. = Don | |

| |D.ª / Dña. = Doña | |

| |Em.ª = Eminencia | |

| |Emmo. = Eminentísimo | |

| |E.P.D. = En paz descanse | |

| |E.P.M. = en propia mano | |

| |E.S. D. = Excelentísimo Señor Don | |

| |E.S.M. = en sus manos | |

| |Exca. / Exc.ª = Excelencia | |

| |Excmo. = Excelentísimo | |

| |Fr. = Fray | |

| |Gral. = General | |

| |Gob. / Gdor. = Gobernador | |

| |gdo. / gd. = graduado | |

| |H. / Hno. = hermano | |

| |I. / I. e / Il. / Iltre. / Y. = Ilustre | |

| |Ilmo / Ylmo. / Yllmo. = Ilustrísimo, Ylustrísimo | |

| |J.C. / Jhs. / Xto. = Jesucristo | |

| |Lic. / Licdo. / Ldo. = licenciado | |

| |M. = Majestad | |

| |M. / M. e / MM. = Madre, Madres (religiosas) | |

| |M.I.S. = Muy Ilustre Señor | |

| |N.S. / Ntro.Sr. = Nuestro Señor | |

| |N. a S. a / Ntra. Sra. = Nuestra Señora | |

| |N.S.J.C. = Nuestro Señor Jesucristo | |

| |Ob. / Obpo. = Obispo | |

| |P. = Papa | |

| |P. / PP. = Padre, Padres (religiosos) | |

| |pbro. / presb. = presbítero | |

| |Pdte. = Presidente | |

| |Pnt. = Pontífice | |

| |Q.B.S.M. = que besa su mano | |

| |Q.B.S.P. = que besa sus pies | |

| |Q.D.G. = que Dios guarde | |

| |Q.E.G.E. = que en gloria esté | |

| |Q.E.S.M. = que estrecha su mano | |

| |Q.E.P.D. = que en paz descanse | |

| |Q.S.G.H. = que santa gloria haya | |

| |R.D. = Real Decreto | |

| |R.O. = Real Orden | |

| |R. / Rdo. / Rev. = Reverendo | |

| |Rvdmo. = Reverendísimo | |

| |S.M. = Su Majestad | |

| |S. / Sn. = San | |

| |Smo. = Santísimo | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

| | | |

Los tratamientos de cortesía en España.

Para presentar, para escribir una carta ... para cualquier actividad que nos requiera dirigirnos a otra persona, deberemos utilizar un tratamiento adecuado. Los tratamientos pueden venir definidos por razones de cargo o por razones de méritos. Los de cargo suelen ser limitados en el tiempo (cargos empresariales, políticos, etc.). Los de méritos (o título) suelen ser vitalicios, es decir perduran mientras lo haga la persona que ostenta ese mérito o título. La utilización del tratamiento adecuado, es un símbolo de respeto hacia la persona que nos dirigimos.

Señor Don. El más utilizado sin lugar a dudas es el tratamiento de Señor Don, dado a la mayoría de las personas como nosotros. Pero existe una utilización errónea y muy extendida, de estos dos elementos por separado. Utilizar el Señor con el nombre de pila o el Don con el apellido. Señor Carlos o Don Rodríguez, no suenan ni tan siquiera bien. Utilice siempre el Señor con el apellido y el Don con el nombre de pila. O utilice la fórmula completa Señor Don con el nombre completo de la persona a la que se dirige.

Tratamientos Reales.

1. Majestad, Su Majestad o Señor/a. Los Reyes de España. Su abreviatura es S.M.

2. Su Alteza Real. Príncipes, Infantas de España y cualquier persona a la que el Rey conceda este tratamiento. Por regla general, suelen tener este tratamiento la familia de los Reyes (tíos/as, primos/as, sobrinos/as, y en general todos los familiares de primer, segundo y tercer grado, aunque esto no es una norma, y puede haber excepciones). Su abreviatura es S.A.R.

Tratamientos eclesiásticos.

1. El Papa. Su Santidad, Santísimo Padre, Beatísimo Padre, Sumo Pontífice o Padre Santo, entre otros.

2. Cardenales. Eminencia o Eminencia Reverendísima.

3. Arzobispos. Excelentísimos o Reverendísimos Señores o Excelencia Reverendísima. También es aplicado al Decano del Tribunal de la Rota, Nuncios e Internuncios Apostólicos.

4. Obispos. Ilustrísimos Señores o Ilustrísima Reverendísima. También se les otorga este tratamiento a los Abades Mitrados, y Auditores, Fiscales y Defensores del Nuncio.

5. Canónigos. Muy Ilustre Señor o Señoría. También a los Vicarios de las Diócesis.

6. Nuncios. Monseñor. También los Delegados Pontificios.

7. Párrocos. Y otras Dignidades eclesiásticas, monásticas o cargos superiores de las religiones. Se les da el tratamiento de Reverendos.

8. Priores. Ilustrísimo, así como a los Vicarios Generales Castrenses.

9. Abades. Reverendo Padre. También a los Padres de las distintas Órdenes Monásticas.

10. Abadesas. Reverenda Madre o también en ciertos conventos Madre Superiora.

11. Sacerdotes - Monjas. Padre y Hermana respectivamente. Aunque en determinadas ocasiones y congregaciones en función de los votos hechos pueden ser Hermanos en vez de Padres. Y para las monjas también existe el tratamiento de Sor.

Tratamientos militares.

1. Excelentísimo Señor. Capitanes Generales, Tenientes Generales y Almirantes, Generales de División y Vice-Almirantes, Generales de Brigada y Contra-Almirantes. General de los Ejércitos.

2. Ilustrísimo Señor. Coroneles y Capitanes de Navío, Teniente Coronel y Capitán de Fragatas.

3. Señor. Comandante y Capitán de Corbeta, Capitán y Teniente de Navío, Teniente y Alférez de Navío, y Alférez de Fragata, así como el resto de graduaciones desde Sub-Oficial Mayor hasta soldado o marinero.(Comandantes, Capitanes, Tenientes y Alférez).

Es curioso el trato que recibe este estamento militar, en el que se utiliza "Mi ..." antes del cargo para referirse a ellos. Mi General, Mi Coronel ... y aún más curioso que dictan los libros consultados que las señoras deben eliminarlo utilizando solamente el cargo.

Tratamientos civiles.

Excelentísimo: Se da este tratamiento entre otros a:

Presidente y Vicepresidente del Gobierno, Ministros, Diputados y Senadores, Director General de la Guardia Civil, Directores Generales del Ministerio de Defensa, Consejeros de Gobierno de las Comunidades Autónomas (en Valencia, Baleares y Cataluña, son Honorables), Delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas, Presidentes de: las Comunidades Autónomas (excepto Cataluña, Baleares y Valencia, que son Muy Honorable Señor), Congreso de los Diputados, del Senado, del Tribunal de Cuentas, Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo y Consejo del Poder Judicial.

Vicepresidentes de las mesas del Congreso y el Senado, y del Tribunal Constitucional. Vocales del Tribunal Constitucional. Fiscales y Magistrados del Tribunal Supremo, así como el Fiscal General del Estado. Embajadores acreditados en España, ex-Presidentes y ex-Ministros del Gobierno, así como Presidentes de las Asambleas Parlamentarias y Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas. Presidentes y académicos de las Reales Academias del Estado, Vice-rectores de las Universidades, Alcaldes de Madrid y Barcelona, Jefe de Protocolo del Estado y Secretario de la Casa de S.M. el Rey.

Ilustrísimo. Se da este tratamiento entre otros a:

Directores Generales y Subsecretarios de los Ministerios (excepto el de Asuntos Exteriores), Presidentes de las Diputaciones Provinciales,

Magistrados de Trabajo y Jueces de Instrucción, Interventor General del Estado, Decanos y Vice-decanos de Facultades Universitarias,

Comisarios Generales de Policía, Delegados de la Agencia Estatal Tributaria, Fiscales Superiores del los Tribunales de Justicia de las Comunidades Autónomas, Alcaldes de capitales de Provincia (excepto Madrid y Barcelona).

Tratamientos nobiliarios.

1. Excelentísimo. Grande de España (Duques, y demás títulos con Grandeza de España). Caballeros y Damas del Collar y Grandes Cruces de las Órdenes Españolas.

2. Ilustrísimo. Los títulos de Marqués, Conde, Vizconde y Barón que no posean Grandeza de España. Caballeros o Damas con la Encomienda con placa de las Órdenes Españolas.

El orden de importancia de los títulos nobiliarios es:

1. Duque.

2. Marqués.

3. Conde.

4. Vizconde.

5. Barón.

Carrera diplomática.

1. Excelentísimo. Embajadores de España y Ministros plenipotenciarios de primera y de segunda clase.

2. Ilustrísimo. Consejeros de Embajada y Ministros plenipotenciarios de tercera clase.

3. Señor Don. Secretarios de Embajada de primera, segunda y tercera clase.

Tratamientos en la universidad.

Los principales tratamientos dados al personal Universitario son: 1. Rector. Magnífico y Excelentísimo Señor.

2. Vicerrector. Excelentísimo.

3. Decano. Muy Ilustre Señor o Ilustrísimo.

4. Vicedecano. Ilustrísimo.

5. Catedrático. Usía y Señoría.

El resto de escalas del personal tendrá el tratamiento de Señor Don.

Cuando concurran circunstancias en determinadas personas, que tengan más de un cargo o mérito, habrá que utilizar siempre el de más alto rango que le corresponda. Otro detalle a tener en cuenta, es que la utilización del título nobiliario, no debe ir precedida de "Señor", ya que esta particularidad solo queda destinada al personal de servicio de la persona. (Señor Marqués, Señor Conde ... etc). En caso de duda en la utilización de un tratamiento, lo mejor es consultar, o poner el inmediato superior. Es mejor tratar a una persona con un grado superior que inferior.

LOS DEÍCTICOS DE PERSONA COMO FÓRMULAS DE TRATAMIENTO EN LA HISTORIA LEXICOGRÁFICA DEL ESPAÑOL

Marta Prat Sabater

A pesar de que la cortesía represente una forma de comportamiento humano universal, con mucha frecuencia se ha advertido que existen discordancias interculturales significativas en lo que respecta a su manifestación formal y también divergencias lingüísticas en cuanto a los medios de que se sirven las lenguas para expresarla. Etimológicamente, el término cortesía deriva de corte. “A fines de la Edad Media los cortesanos empezaron a distinguirse del pueblo común creando un sistema de modales que sirvió de pauta social distintiva. La etiqueta correspondiente abarcaba formas de comportamiento público y privado” (Haverkate: 1994: 11).

Si se contextualiza la cortesía en el terreno lingüístico, puede definirse como “un conjunto de estrategias que llevan a personas implicadas en las interacciones sociales a elegir determinadas formas lingüísticas y a desechar otras en el momento de emitir sus enunciados, sean éstos orales o escritos” (Forgas 2004: 341-342). Uno de los dominios en que se hace más evidente la conexión entre cortesía y formas lingüísticas es el que corresponde al uso de las fórmulas de tratamiento. El mero hecho de dirigirnos a una persona está condicionado por una serie de factores como la edad, el sexo, la posición social, el grado de conocimiento previo, etc. (Blas Arroyo 2005: 299). Esta es la razón por la que algunos autores hayan interpretado el uso de dichas fórmulas como un caso de deixis social. De todos modos, desde el punto de vista lingüístico, es esencial tener en cuenta la utilización concreta de los deícticos de persona como elementos clave para establecer el contexto interactivo adecuado entre quienes intervienen en el proceso comunicativo. La adecuación, sin embargo, no se acepta del mismo modo en todas las lenguas ni en todas las variedades diatópicas de una misma lengua, puesto que el tipo de tratamiento escogido en las relaciones comunicativas (por ejemplo, tú, vos o usted en español), interpretable mediante los términos de solidaridad y poder (Brown y Levinson: 1987), no siempre coincide.

El objetivo de la presente comunicación es la de observar el uso diacrónico de los pronombres personales tónicos del español y la integración de sus funciones de tratamiento en la historia lexicográfica de esta lengua como antecedente de los contenidos que pueden hallarse en la actualidad en este tipo de obras de consulta.

La evolución del latín al español de los deícticos de persona como fórmulas de tratamiento ha manifestado cambios significativos y más aún si se realiza un contraste entre el estándar y el resto de variedades de esta lengua, tanto peninsulares como hispanoamericanas. Los cambios lingüísticos y sociolingüísticos que han ido experimentando en sus diferentes etapas evolutivas son los que permiten explicar la actual variación geográfica (Fontanella de Weinberg 1999: 1401). Se ha escogido el NTLLE para estudiar cómo se van integrando progresivamente este tipo de variaciones en la lexicografía española. Mientras que Covarrubias, por ejemplo, recoge que tv “no se dize sino a criados humildes, y a personas baxas, en nuestra lengua Castellana hablando ordinariamente” o que el Diccionario de Autoridades de la Academia informa de que tu “se usa […] en el trato común, hablando con familiaridad; ó amistad, ó con superioridad al inferior”, en la última edición del DRAE tratarse de tu significa “ser de análogo nivel cultural, de conductas o éticas parecidas, etc.”. Contrariamente a lo que puede pensarse, las fuentes lexicográficas de contenido general no sólo poseen valor informativo acerca del uso sincrónico de la lengua en una etapa concreta, sino que pese a las restricciones de espacio a las que están condicionadas, pueden ser testimonio de procesos evolutivos como ocurre, en esta ocasión, con los deícticos de persona como fórmulas de tratamiento.

CORTESÍA POSITIVA Y NEGATIVA

Dentro del campo del estudio de la cortesía, Brown y Levison (op. Cit.), reconocen los aspectos positivo y negativo para la nocion de imagen social, aspectos que expresan necesidades universales propias de cada individuo independientemente de su lengua o sociocultura. Estos autores proponen distinguir entre una “cortesía positiva” y “otra negativa

La cortesía: conceptos operativos de referencia

Supuesto el reconocimiento mutuo entre los interlocutores de una conversación de determinados derechos y obligaciones, "contrato conversacional", la cortesía de un enunciado hace que el interlocutor considere que el hablante no ha violado los derechos y obligaciones vigentes en el momento, contexto o entorno enunciativo (Fraser, 1980: 343-344).

Las estrategias verbales de manifestación de la cortesía se enuncian en forma de las máximas de (1) propuestas por Lakoff (1973):

Estrategias verbales de la cortesía

a. No coacciones: no impongas tu voluntad al interlocutor.

b. No coartes: ofrece opciones.

c. Sé amable: haz que tu interlocutor se sienta bien.

Cuando un enunciado de adecua a las máximas de (1a-b), se dice que manifiesta cortesía negativa; y si se ajusta a la máxima (1c), se dice que manifiesta cortesía positiva.

A este respecto, Haverkate (1994: 17) señala que "no hay expresiones neutras respecto a la cortesía: los enunciados son corteses o no lo son. La cortesía está presente o está ausente; no hay término medio". Pero, como tendremos ocasión de matizar más adelante, sería mejor decir que hay enunciados intrínsecamente corteses (un cumplido, un agradecimiento, etc.) o intrínsecamente descorteses (un insulto, una amenaza, etc.) frente a otros donde la cortesía se manifiesta explícita o implícitamente y en forma negativa o positiva.

El concepto de cortesía del enunciado se complementa desde Brown y Levinson (1987) con el concepto de imagen, entendida como el reconocimiento recíproco entre los interlocutores o participantes de un acto comunicativo de dos deseos: el deseo de que uno no vea impedidos sus actos (imagen negativa), de que no se sienta coartado; y el deseo de que sean aprobados y reconocidos los actos de uno (imagen positiva). De otro modo, la comunicación supone que los interlocutores se atienen mutuamente a las normas de la respectiva imagen de no sentirse coartados y de sentirse reconocidos o valorados.

Si las normas de cortesía, reguladoras sociales y culturales del acto, de habla determinan el estilo del enunciado, como destaca Haverkate (1994), dadas las condiciones y situación comunicativa de un sitio de Internet, hemos de considerarlas como cruciales para medir el trato que sus textos dispensan a los usuarios o interlocutores virtuales, para medir el grado en que el acto de habla amenaza la imagen del destinatario.

En el mismo trabajo de Brown y Levinson (1987: 76) se apuntan los tres factores fundamentales de (2) que se han de tener en cuenta al considerar en el enunciado el grado de afectación a la imagen del interlocutor, o la "potencial amenaza que entraña una determinada acción que amenaza la imagen (AAI)", Yus (2001: 208):

EJERCICIOS

Ejercicio 1

En las siguientes interacciones se realiza, por medio del lenguaje, un acto de dar una orden o pedir algo. En unos casos la interacción está completa; en otros falta la respuesta. En cada uno, imagina quiénes podrían ser los participantes y qué relación tienen entre sí. Justifica tus respuestas teniendo en cuenta la teoría de la imagen.

1) A: Dame el dinero, pronto.

B: Toma.

2) A: ¿Me dejas el bolígrafo un momentito?

3) A: ¿Tendrías la bondad de quedarte un momento en silencio?

B: ¡Qué antipático eres!

4) A: Señor, déme todo lo que tenga en los bolsillos.

5) A: Yo quería nada más un poco de...

B: Espere.

6) A: Por favor, señora, si es tan amable, firme aquí abajo.

B: ¡No me haga reír!

Ejercicio 2

Reflexionemos sobre la cortesía positiva y la cortesía negativa. Observa los siguientes enunciados e intenta adjudicarles un solo valor: si fomentan la cortesía positiva o la negativa:

1. A mí también se me hinchan los pies después de volar tantas horas. Ponte cómoda, quítate los zapatos.

2. Cuando termines, ¿podré usar tu diccionario?

3. Felicidades por la novia, ¿eh?

4. ¿Me haría usted el gran favor de quitar los pies de mi asiento?

5. Buenas tardes, señor. Permítame el carné de conducir, por favor.

6. Ven el sábado. No vayas a faltar que te mato.

7. Quería invitarte a una cena. Sé que estás muy ocupada, pero realmente nos gustaría mucho que pudieras venir.

8. Oye, ¿con qué te lavas el pelo que te brilla tanto?

9. Mira, es muy difícil pedirte esto, pero...

10. Perdone, ¿qué hora es?

Ejercicio 3

Vamos a analizar cómo se manifiesta la cortesía en el siguiente intercambio:

Juana: ¿Otra copita de vino?

Irene: Bueno... ¡Ah!, no, no abras una botella para mí.

Juana: Pero sí, por favor...[Abre la botella]

Irene: Me vas a acompañar, ¿no?

Juana: Claro. Éste es un malbec de Mendoza. ¿Conoces esta cepa?

1. ¿Por qué Juana utiliza el diminutivo “copita”?

2. ¿Por qué se contradice Irene en su primera intervención (primero dice que sí, luego dice que no)?

3. ¿Por qué insiste Juana? ¿Quiere ella realmente que Irene pruebe el vino?

4. ¿Cómo interpretas el enunciado “Me vas a acompañar, ¿no?”?

Ejercicio 4

A continuación se presentan algunos enunciados corteses. ¿En qué se desvían estos enunciados de las máximas del principio de cooperación, y cómo puede justificarse esta desviación siguiendo cualquiera de las teorías de la cortesía?

1) [En casa de unos amigos]

-Pues yo me tomaría algo fresquito.

2) [Profesor a estudiante]

-Es un buen trabajo. Te he señalado solamente un par de cositas que podrías explicar mejor.

3) [Un jefe a un empleado]

-Podría redactar la carta de nuevo, quizás.

Ejercicio 5

Imagina contextos en los que estos enunciados, que parecen descorteses, no lo sean:

a) Cierre la boca.

b) ¡Cállese!

c) He dicho que me des más, vamos, más, más.

d) No toques.

e) No seas tonto.

f) Ay, qué fea estás.

Ejercicio 6

Lee la siguiente tira de Mafalda y contesta a las preguntas:

1) ¿Qué intención tiene el hombre mayor cuando le pregunta “¿y vas a la escuela?”?

2) ¿Qué tipo de acto amenazante hace Mafalda? ¿Es consecuente con las intenciones del hombre mayor?

Ejercicio 7

Diálogo entre María, estudiante española, y Alfredo, compañero argentino, a la salida de una clase en una universidad de Chicago. Observa que Alfredo pasa del tuteo al voseo, e intenta determinar qué refleja el cambio o qué intenta crear, considerando que ambos jóvenes se conocen muy poco.

MARÍA: ¿Así que te gusta la fonología?

ALFREDO: Sí. Lo que no me gusta mucho es la sociolingüística, la pragmática, esas cosas...

MARÍA: Vaya.

ALFREDO: Es precisamente lo que a ti te gusta, ¿no?

MARÍA: Pues sí. Pienso hacer la tesis en pragmática... Oye, ¿por qué no nos reunimos para estudiar fonología, ya que sabes tanto y me puedes ayudar?

ALFREDO: No te creas que sé mucho, pero, por supuesto, me encantaría estudiar con vos. Pensaba juntarme el sábado con Carlos. ¿Por qué no venís?

MARÍA: Bueno, pues muy bien.

ALFREDO: A las dos en “La oruga”, Vení, eh.

Ejercicio 8

A continuación aparecen dos textos que tratan de la relación entre las máximas del principio de cooperación y la cortesía. El primer fragmento procede de la famosa conferencia de Grice “Lógica y conversación”, de 1967, y el otro procede del libro “Principios de Pragmática”, de G. Leech. Léelos atentamente y contesta a las preguntas que siguen:

GRICE: [Además de las máximas del principio de cooperación] hay, por supuesto, toda clase de máximas de otro tipo (de carácter estético, social o moral), tal como “Sea cortés”, que son también observadas normalmente por los participantes en intercambios verbales, y estas también pueden generar implicaturas no convencionales. Las máximas conversacionales, sin embargo, y las implicaturas conversacionales conectadas con ellas, están especialmente conectadas (espero) con los propósitos particulares que la charla persigue y para los cuales es primariamente empleada. He establecido mis máximas [de cooperación] como si este propósito consistiera en un intercambio máximamente efectivo de información; esta especificación es, por supuesto, muy estrecha, y hay que generalizar el esquema para incluir otros propósitos, como influir o dirigir la acción de otros.

LEECH: Necesitamos el PC [principio de cooperación de Grice] para dar cuenta (...) de la relación entre sentido y fuerza; y esta clase de explicación es particularmente bienvenida donde resuelve problemas que surgen de un enfoque semántico basado en un valor de verdad. Sin embargo, el PC en sí mismo no puede explicar 1) por qué la gente es tan indirecta para transmitir lo que quiere decir, y 2) cuál es la relación entre sentido y fuerza cuando se consideran tipos de oraciones no declarativos. El mismo Grice, y otros que han invocado el PC, han reflejado, comprensiblemente, la tradicional preocupación de los lógicos por la verdad, y en consecuencia por el significado proposicional; mientras yo, por el contrario, estoy interesado en una aplicación de los principios pragmáticos que sea más amplia, y esté orientada social y psicológicamente. Aquí es donde la cortesía se vuelve importante. (...) Ha habido objeciones al PC, basadas en que éste no se mantiene ante la evidencia del uso real del lenguaje. Se ha dicho, por ejemplo, que el PC no funciona porque la mayor parte de las oraciones declarativas no se usan para transmitir información (...).

También se ha dicho que las máximas del PC no son universales, porque hay comunidades lingüísticas en las cuales no se cumplen (...).El PC está en una posición débil si las aparentes excepciones a sus máximas no se explican satisfactoriamente. Es por esta razón por la que el PP [principio de cortesía] puede ser considerado no ya otro principio que agregar al PC, sino como un complemento necesario, que rescata al PC de serios problemas.

1) ¿Cuál es, según Grice, la función primaria del intercambio lingüístico?

2) ¿Por qué no es necesario añadir máximas como “sea cortés” para explicar estos intercambios, aunque de hecho los hablantes respeten también esa máxima?

3) Según Grice, de qué depende la decisión de incluir máximas de tipo estético, moral o social en un modelo que intente explicar los principios que guían la conversación?

4) ¿Por qué Leech considera insuficiente del principio de cooperación de Grice?

5) ¿Por qué dice Leech que el principio de cortesía, propuesto como complemento al principio de cooperación, salva a éste de serios problemas?

6) Suele acusarse a Grice de haber simplificado la realidad del uso lingüístico, olvidando que no siempre queremos ser, cuando hablamos, agentes eficaces con fines definidos. ¿Crees que Leech, en el fragmento reproducido, acusa a Grice de lo mismo? ¿Crees que es justo acusar a Grice de haber olvidado los demás objetivos de la conversación?

Ejercicio 9

Elije la opción que te parezca más cortés según el caso que se presente:

1) Profesor-estudiante; un joven estudiante se dirige en clase a su profesor:

a. Disculpe profesor, me explica de nuevo, no me quedó claro

b. Disculpe Pedro, me explica de nuevo, no me quedó claro

c. Disculpa Pedro, me explicas de nuevo, no me quedó claro

2) gerente-trabajador; un trabajador saluda al gerente de la empresa:

a. – Hola, buenos días ¿cómo te va?

b. –Buenos días Eduardo, ¿cómo estás?

c. – Buenos días señor López ¿cómo está usted?

d. –Hola, buenos días ¿cómo le va?

3) abuela-nieto; en el mercado un niño le pide a su abuela:

a. –abue, me compras un dulce

b. –abue, me compra un dulce

c. –Lupe, me compras un dulce

d. –Pita, me compras un dulce

4) sacerdote-feligrés; una señora saluda al sacerdote de su parroquia:

a. – Buenos días

b. –Buenos días padre

c. – Buenos días señor cura

5) cliente-mesero; en un restaurante, un cliente pide la cuenta:

a. – la cuenta por favor

b. –me traes la cuenta por favor

c. –mesero, la cuenta por favor

d. –joven, la cuenta por favor

e. – me trae la cuenta por favor

BIBLIOGRAFíA

BLAS ARROYO, José Luis (2005), Sociolingüística del español. Desarrollos y perspectivas en el estudio de la lengua española en contexto social. Madrid: Cátedra.

Estudios de la (des) cortesía del español. Diana Bravo.

http://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%B3rmulas_de_tratamiento

http://www.protocolo.org/gest_web/proto_Seccion.pl?rfID=208