Leer Ensayo Completo Funciones Cognitivas

Funciones Cognitivas

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.015.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: monto2435 15 junio 2011

Palabras: 3465 | Páginas: 14

...

limitada, es decir, esta suele ser lineal.

A su vez, esta se divide en:

a) Atención focalizada: Implica concentrarse en un determinado estímulo.

Ejemplo:

Al ver una pantalla de computadora mientras trabajamos, alrededor tenemos un marco con las funciones del programa, sin embargo al escribir solo ponemos atención a lo que vamos redactando, esa es la atención focalizada, si nos vemos en la necesidad de usar algunas de las funciones del ordenador, por ejemplo queremos cambiar el tipo de letra que utilizamos, entonces nuestra atención se dirigirá a otra parte de la pantalla, es decir, cambiaremos el foco.

b) Atención selectiva: Requiere la concentración en un estímulo o información mientras se inhiben las respuestas a otros estímulos distractores.

Ejemplo:

Supongamos que usted va manejando su auto hacia Querétaro y no conoce la carretera, entonces se va a guiar por letreros que le indiquen hacia donde seguir, cada vez que vea un letrero reconocerá los símbolos que dicen Querétaro, no se detendrá a leer otros estímulos que no le indiquen hacia donde va, por ejemplo “Tequisquiapan”, automáticamente su cerebro reconocerá que esas insignias no corresponden al estímulo que busca, así que no hará lo inhibirá para focalizarse en la dirección que usted busca, es decir donde diga “Querétaro”.

c) La atención mantenida o sostenida: Consiste en la persistencia y el mantenimiento de la atención durante la ejecución de una tarea.

Ejemplo:

Cuando estamos leyendo un libro y escuchamos música a un alto volumen, tal vez en otra habitación, tenemos que esforzarnos por mantener la atención a lo que hacemos para no perder la focalización de la lectura, es decir ante un estímulo que también es parte de nuestra atención consciente, tenemos que hacer un esfuerzo por mantener el foco hacia la lectura, así es como hacemos uso de la atención selectiva.

• La atención inconsciente se refiere a las situaciones que son fondo, es decir que la atención no se esta concentrando conscientemente en estas, pero sin embargo si son parte de las percepciones.

Ejemplo:

Juan es un alumno que está tomando clase de ciencias y escucha con mucho interés al maestro.

En este momento el discurso del maestro es foco, es decir, parte de la atención conciente. En cambio hay otros estímulos que están siendo fondo, es decir, están entrando por canales inconscientes a la atención, como es el ruido del pasillo, el olor del perfume de la compañera de junto, etc.

En un momento de la clase Pedro, el compañero de Juan, llama su atención mandándole un recado en el que le pide el teléfono de otro de sus compañeros.

Cuando Juan lee el recado que le manda Pedro, entonces vuelve su atención consciente a ese recado y el discurso del profesor se vuelve fondo, es decir, parte de su atención inconsciente.

Es así que la atención se entiende como una estructura multidimensional, la cual propicia que se generen procesos como: el examinar estratégico, la exclusión de estímulos secundarios, la atención sostenida, la atención dividida, la inhibición de la acción impulsiva, y la selección y supervisión de respuesta.

Sensación y Percepción

• SENSACIÓN

La sensación es la función cognitiva básica que capta la información física del exterior y la transforma en información nerviosa.

Ejemplo:

Podemos percibir en el exterior un estímulo proveniente de un objeto físico como puede ser un árbol, pero no recibimos la materia, sino solo el estímulo que es transformado en imágenes, olores, textura, etc. Así, solo captamos la imagen de un árbol, también podemos captar su olor y lo podemos tocar captando su textura.

Las sensaciones son la respuesta directa e inmediata a una estimulación de los órganos sensoriales (oído, nariz, lengua, ojos y piel), es decir, se entiende como el estímulo físico que llega a los receptores sensitivos del organismo, ya sea en forma de imágenes, sonido aromas, etc.

Será importante tener en cuenta que las sensaciones no solo se reciben a través de los cinco sentidos, sino que también dependen de la cantidad de estímulo y de su naturaleza diferencial.

Al hablar de naturaleza diferencial nos referimos, a las características de los estímulos que nos permiten distinguirlos o no del resto de los estímulos.

Ejemplo:

No distinguir un objeto negro en una habitación obscura.

Por otro lado con la cantidad de estimulo queremos decir que, la capacidad sensitiva de cada individuo será definida por los umbrales de percepción, es decir, la intensidad del estímulo a partir de la cual percibiremos la sensación. Los umbrales se dividen en 3: máximo, mínimo y diferencial.

a) Umbral mínimo: Se refiere al nivel mínimo a partir del cual un individuo puede experimentar una sensación. Es la barrera que separa los estímulos que son detectados de los que no.

Ejemplo:

Ana es una estudiante que ha perdido el sentido de la vista, cuando la saludan sus compañeros ella suele responderle el saludo a cada uno por su nombre, ¡hola Mario!, ¡Que tal Sofía!. Ana con solo escuchar el timbre de voz de sus compañeros sabe quien le está hablando.

Cuando se encuentra en casa saluda a sus padres y hermanos incluso antes de que ellos lo hagan, ¡Buenos días Papá!, ¡Has llegado muy temprano hoy hermano!. Ana ha aprendido a reconocer el sonido al caminar de cada uno de los integrantes de su familia, inclusive reconoce cuando apenas van entrando a casa, aún cuando los demás no se han dado cuenta que ya han entrado a casa, Ana les avisa ¡Ha llegado mi madre!.

Una persona que ha perdido alguno de los sentidos tiende a desarrollar más los otros, esto quiere decir que el umbral en los sentidos que ha desarrollado tiende a ser más bajo que el de la mayoría de las personas. En el ejemplo de Ana notamos que el umbral del sonido es muy bajo en comparación con el de otras personas, Ana suele escuchar sonidos que para otros resultan imperceptibles.

Podemos darnos cuenta, cómo a pesar de que el sonido de los pasos de la madre al llegar a casa están ahí para el resto de los familiares, Ana los escucha cuando los otros no lo hacen, esto es porque el umbral del sonido es diferente para cada uno de ellos.

La diferencia en los umbrales de cada persona suele ser diferente, incluso cuando no se ha perdido ninguno de los otros sentidos, hay personas que suelen ser muy sensibles a algunos olores cuando hay otras que tal vez ni siquiera noten el olor que uno percibe. O por ejemplo, hay persona que escuchan el volumen de la radio muy alto, y este sonido puede resultar incomodo para otro que tenga el umbral del sonido muy bajo.

b) Umbral máximo: Se refiere al nivel máximo en el que un individuo es capaz de percibir un estímulo, así, cuando la sensación experimentada por el individuo es tan fuerte que no es percibida de forma completa.

Ejemplo:

Jorge fue al concierto de su grupo favorito, él siempre se mostraba orgulloso de reconocer cualquiera de las canciones del grupo con tan solo escuchar una tonadilla. Sin embargo algo extraño le pasó el día del concierto, cada que el grupo comenzaba a tocar alguna de las canciones, Jorge no podía reconocer cuál estaban tocando, sino hasta después de un rato de comenzada la canción.

Esto se debió a que la música estaba a un nivel muy alto, el cual superaba el umbral máximo de Jorge, esto no le permitía hacer un reconocimiento claro de las notas musicales que componían la canción, y así le era imposible poder reconocer de inicio cual era la canción que tocaban.

En este ejemplo podemos ver cómo al llegar al umbral máximo de las percepciones no podemos reconocer de forma clara el estímulo, algunas veces cuando nos pegamos fuerte o cuando nos quemamos no percibimos de inmediato el dolor, esto se debe a que ha superado nuestro umbral máximo y por esto no podemos percibir el estímulo de forma completa.

c) Umbral diferencial: Este se refiere a la diferencia mínima que se puede detectar entre dos estímulos. Según la ley de Weber, el aumento en la intensidad de los estímulos necesarios para provocar una sensación es proporcional a la intensidad inicial. Es decir, que cuanto más fuerte sea el estímulo inicial, mayor será la intensidad adicional requerida para que el segundo estímulo se perciba como diferente.

Ejemplo:

Rafael va manejando su auto en un día muy soleado y despejado, entonces entra a un túnel el cual no está alumbrado, por un instante, al momento de entrar al túnel, Rafael ha tenido la sensación de no ver nada. Después de unos segundos se ha acoplado a la visión que hay dentro de éste, y entonces puede ver bien.

En este ejemplo podemos notar como el cambio repentino de un campo visual donde la intensidad de luz es mayor a otro donde hay muy poca luz, provoca que Rafael no pueda distinguir lo que hay dentro del túnel generándole la sensación de no ver nada.

Así, podemos darnos cuenta de que la diferencia entre estímulos al ser muy amplia provoca que la que se encuentra en menor intensidad no sea percibida.

De igual forma cuando nos encontramos escuchando música a un nivel muy alto y alguien quiere que lo escuchemos, esa persona necesitar subir el tono de voz para que podamos distinguirlo del sonido que estamos escuchando, es así como el umbral diferencial de la voz de la persona que nos habla debe ser más alto que el del estímulo inicial, la música.

A partir de estas definiciones podemos inferir que aunque los estímulos sensoriales pueden ser los mismos para todas las personas, cada una de ellas tendrá una percepción diferente. Así, concluimos que sensación y percepción son procesos cognitivos distintos. La segunda se refiere más bien a la interpretación subjetiva que damos a la primera. En este sentido será importante reconocer la diferencia entre ambas.

• PERCEPCIÓN

Éste fenómeno de interpretación subjetiva nos lleva a concebir la percepción como el resultado de dos tipos de elementos:

1. Las sensaciones, entendida con el estímulo objetivo proveniente del exterior.

2. Los estímulos internos que provienen del individuo, como son las necesidades, motivaciones y experiencia previa, que propiciarán que cada elemento objetivo este cargado de interpretaciones subjetivas para cada individuo, es decir, cada individuo proporcionará una elaboración psicológica distinta de cada uno de los estímulos externos.

Siguiendo este continuo, entendemos que la sensación se vuelve en percepción cuando tiene un significado para el individuo, entonces la percepción aumenta o se fortalece conforme se enriquece la experiencia.

Entonces, definimos a la percepción como la función cognitiva que se encarga de percibir las sensaciones y proporcionarles una representación mental. Esta función se encarga de seleccionar, organizar e interpretar las sensaciones, así, la percepción inicia en los receptores sensoriales y culmina con la integración de las sensaciones que el cerebro hace a partir de procesos internos.

Percibir, es un acto más complejo de lo que parece ya que no se limita a “fotografiar” la realidad.

Ejemplo:

Si metemos un lápiz en un vaso con agua dejando la mitad del lápiz fuera del agua y la otra mitad dentro, percibiremos el lápiz como torcido. A pesar de lo que apreciamos a través de los sentidos, la experiencia nos lleva a conjeturar que el lápiz está recto.

Con este ejemplo podemos deducir que la percepción no se limita a “fotografiar” lo que los sentidos captan como real, lo que en realidad hace este proceso cognitivo es adaptar los estímulos objetivos a nuestras condiciones subjetivas.

Memoria

La memoria se define como la función cognitiva en que los sucesos pasados se almacenan en nuestra mente, de manera que afectan las funciones futuras. Entonces inferimos que la experiencia afecta nuestro cerebro alterando subsiguientemente sus respuestas.

Así, la memoria es la función cognitiva que nos permite retener sucesos e información vivida con anterioridad, para después reutilizarla afectando nuestras respuestas a nuevas experiencias, las cuales a su vez irán formando parte del repertorio de la memoria.

Dichas experiencias tendrán un alcance temporal diferente, es decir algunas perdurarán en la memoria más tiempo que otras. De esta manera, la memoria para su definición, se divide en: memoria inmediata, memoria a largo plazo y memoria a corto plazo.

a) Memoria inmediata o sensorial: Es de carácter automático, se encarga de registrar la información que obtenemos del ambiente externo y la mantiene durante un período muy breve de tiempo de manera que el receptor puede ir dándole un sentido a la información que recibe. Posteriormente pueden suceder dos cosas: o que se transfiera a la memoria a corto plazo o que desaparezca definitivamente.

Ejemplo:

Cuando estamos leyendo algo vamos acumulando en la memoria inmediata letras que es necesario retener para poder formar palabras y posteriormente oraciones, que tendrán un sentido una vez que las unimos y es gracias a la memoria inmediata que le podemos dar sentido.

Algunas veces la información que leemos llama nuestra atención, o tal vez la consideramos interesante y así la retenemos por más tiempo en la memoria, sin embargo hay mucho de lo que leemos que solo se queda en la memoria inmediata y la vamos desechando.

b) Memoria a corto plazo: Esta, puede definirse como un conjunto de almacenamiento temporal de la información.

En esta memoria se almacena la información por un periodo corto de tiempo, así mismo, la capacidad de la memoria a corto plazo suele ser limitada, es decir, solo permite almacenar poca información, misma que va desechando y almacenando nueva información, y así sucesivamente. Esta suele estar en un movimiento continuo de acumulación y eliminación.

Ejemplo:

Mario ha ido a un bar con sus amigos, ahí conoció a una chica a la cual Elpidio su número telefónico, en ese momento no lleva donde apuntarlo así que lo memorizó, cuando llegó a su mesa y lo apuntó en una servilleta que guardó en su pantalón. Al otro día, cuando pensó en llamar a la chica que conoció el día anterior, se encontró con la sorpresa que la servilleta ya no se encontraba en la bolsa del pantalón, tal vez se había caído. Mario intentó recordar el número telefónico, pero le fue imposible, así que ya no puedo llamar a la chica que conoció aquel día.

En este ejemplo podemos notar que Mario almacenó el teléfono de la chica en su memoria a corto plazo. De manera que fue capaz de recordar por un periodo corto de tiempo el número de la chica, lo cual le permitió retenerlo hasta apuntarlo en la servilleta, después la olvidó. Tal vez si Mario no se hubiera confiado en que llevaba el número en la servilleta hubiera podido recordar el número telefónico por más tiempo, formando entonces parte de la memoria a largo plazo.

d) Memoria a largo plazo: Esta es la que retiene información que se almacena durante períodos considerables de tiempo.

Esta información almacenada no es siempre accesible, a veces no somos capaces de recordarla, pero no significa que se haya borrado, sino que no puede actualizarse a causa de alguna inhibición, sin embargo hay ciertas claves que nos sirven para su recuperación, a esto se le llama mecanismo de recuperación.

Ejemplo:

¿Sabe usted quien fue el descubridor de América?

Tal vez su respuesta es casi inmediata, seguramente esta información la retuvo en su memoria desde sus primeros años de primaria, este conocimiento que posee desde hace tanto tiempo es parte de su memoria a largo plazo.

Algunas veces la información no se queda tan accesible al consciente como en el caso de recordar casi en automático que el descubridor de América fue Cristóbal Colón, sin embargo hay recuerdos que están ahí en su memoria a largo plazo.

Por ejemplo, un sujeto se nombre Samuel, platicaba con compañero de la infancia el cual le preguntó si recordaba el nombre de su maestra del primer año de primaria. Samuel no recordaba el nombre, hasta que su amigo le dijo, “le decíamos charola”, inmediatamente Samuel contestó “¡maestra Charo!, era la que usaba gafas y gritaba mucho”. En este ejemplo podemos denotar como Samuel a través de un mecanismo de recuperación trajo al conciente algo que estaba almacenado en su memoria a largo plazo.

Estas funciones cognitivas (atención, sensación, percepción y memoria) son considerados pre-requisitos para la adquisición de mecanismos más elaborados y específicos. Así, podemos concluir que dichas funciones cognitivas, no se dan de forma aislada, sino que más bien, son parte de un continuo en el que se interrelacionan, y es ese engranaje el que da pie a procesos más elaborados como son la operaciones mentales, y posteriormente más específicas, como el aprendizaje.