Leer Ensayo Completo Grupos Etnicos De Chihuahua

Grupos Etnicos De Chihuahua

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.001.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: karlo 28 abril 2011

Palabras: 6258 | Páginas: 26

...

ra con una faja de lana finamente tejida; una cubierta frazada del mismo material; un pequeño bolso de cuero para objetos personales, huaraches de curo de tres cintas, a menudo un rosario y una banda de tela para sujetar el largo pelo. La mujer usa de una a cuatro enaguas de lana, amarradas a la cintura, una pañoleta de tela en la cabeza, collares de semillas de colores, una blusa bordada de manga corta y un reboso al torso.

← Alimentación

Los tarahumaras, habitantes en Chihuahua de la famosa sierra que lleva su nombre, son herederos de una milenaria tradición alimentaria basada en el maíz, o shunuku como lo nombran en su lengua, cuyas raíces se hunden en el pasado indígena del noroeste de México, cuando se dieron las primeras sociedades agrícolas en lo que hoy se conoce como Oasisamérica, hace ya más de 3,000 años. Con el maíz preparan el pinole, las tortillas, los tamales, el atole, las gorditas, el esquite. Además dicha planta es la base para hacer el tesguino, su bebida tradicional, con la que celebran “las tesguinadas”, uno de sus mejores pretextos para socializar, asunto muy importante cuando se trata de una comunidad que vive muy dispersa en medio de una de las sierras más agrestes del país, en donde las barrancas que alcanzan profundidades superiores al kilómetro, son cosa de caminar todos los días. Complementan su alimentación con otros cultivos y plantas silvestres como el frijol o muní, los quelites o giribá, chile, calabacillas, papas, calabaza y numerosas yerbas que les provee la naturaleza. Junto con esta dieta vegetal, los rarámuris (así se nombran ellos mismos) consumen algunos animales, lo que enriquece su alimentación con proteínas: chivo, ardillas, conejos, lagartijas, ratones, a veces un poco de venado, peces de arroyo y carne de res, con la que preparan su ya famoso platillo llamado tónari.

← Actividad agricola

Se basa en agricultura, pastoreo, caza y recolección. La agricultura es fundamental de temporal y para el autoconsumo. Debido a que los suelos son pedregosos y pobres, el tarahumara utiliza el estiércol -sobre todo el de cabra- para fertilizar la tierra, por lo que el ganado es una de las posesiones más valoradas.

Sus principales productos agrícolas son maíz y frijol con los cuales obtienen parte de su sustento económico. Las tierras de cultivo se llaman Mawechis, fabrican hachas, arcos, telar de cintura, cocinan en piedras tiramaisten.

Los Tarahumaras cuentan con tiendas donde veden sus productos, también en Internet encontramos una tienda de los tarahumaras donde con ayuda del gobierno venden sus productos. Se dedican al cultivo del maíz, principal fuente de manutención de la familia, cría de ganado: vacas, caballos, cabras, borregos y gallinas. Complementan su economía con la venta de artesanías a turistas. El narcotráfico es una actividad que tiene un importante lugar en ciertas áreas de la sierra y que influye en la reproducción social y cultural de los Tarahumaras; esto ha provocado violencia y el abuso del poder tanto por parte de los narcotraficantes como de quienes los combaten.

TEPEHUANES

← Asentamientos

Otra de las culturas indígenas que más predomina en la Sierra es la de los tepehuanes, que actualmente están constituidos en dos grupos, los tepehuanes del norte, que habitan en la región sur del estado de Chihuahua, y los tepehuanes del sur, que se localizan en los estados de Durango, Nayarit y Jalisco. Los del estado de Chihuahua son denominados ódames de Chihuahua, que habitan principalmente en el municipio de Guadalupe y Calvo y en menor número en el municipio de Guachochi.

← Costumbres

La forma de concebir la vida y muchas de las prácticas cotidianas de este pueblo son interpretadas de manera religiosa. Los ódames fueron evangelizados por sacerdotes católicos desde el siglo XVI, por lo que los misioneros influyeron en las prácticas religiosas del grupo, quizás más que en sus ideas. Los ódames aceptaron el ritual del bautismo más que ningún otro sacramento de la religión católica. Su religión está muy relacionada con las fiestas.

Las fiestas siempre tienen un carácter ritual y todas están dedicadas a Dios. Algunas de ellas se llevan a cabo de acuerdo al calendario católico, como el día de la Virgen de Guadalupe, la Semana Santa, la Santa Cruz, San Isidro y la fiesta de Todos los Santos. Casi todas las celebraciones tienen un carácter agrícola. Los Tepehuanes tienen fama de guardar sus secretos de sabiduría religiosa. Ellos consideran una gran falta el hecho de revelar este conocimiento a personas ajenas a su grupo.

Existen otras fiestas no tan ceñidas a un calendario fijo, pues se realizan cuando se tiene necesidad. Estas fiestas son conocidas como “yumari” y cada una de ellas tiene un carácter específico, por ejemplo agradecer a Dios la cosecha o pedirle lluvia cuando el tiempo está muy seco. En las fiestas es común ingerir “nabalchi” o cerveza de maíz. Las celebraciones se acompañan con cantos y danzas que realiza el “nidami”. En estas fiestas se ofrenda comida, como tortillas de maíz, elotes tiernos, calabacitas, papas o bien sardina pinta, pescado malote, conejo, ardilla mora, vaca, sardina azul o venado. En un momento de la ceremonia todos los asistentes participan en el baile “tochapi”, en el que hombres y mujeres disputan una olla grande de tesgüino y cuando ésta se terminan los invitados se dispersan.

← Vestimenta

Actualmente los ódames no conservan casi ningún rasgo de su indumentaria tradicional, particularmente los hombres, que se visten a la usanza mestiza. Algunas mujeres siguen usando el vestido tradicional, que es una blusa de cuello cerrado y botones en la pechera, falda ancha y larga de dos holanes con listones en el bies de cada holán y son de colores fuertes y floreadas.

← Alimentación

Entre los alimentos que preparan estos indígenas en territorio chihuahuense están las plantas de saravique, aceitilla, lentejías, mostaza, hojas de papa y chinaca; esta última se come cruda. Acostumbran comer también la bolsa de madroño (que es de gusanos de mariposa) en caldo, las larvas de abeja asadas, amapolas hervidas, quiote y flores de mezcal, flores de palma, quelites de chícharos, numerosos tipos de hongos (colorados, trompa de coche, oreja de encino) y diversos animales silvestres, como venados, ardillas, armadillos, codornices y conejos. Hacen un caldillo de huevo con orégano espesado con masa y otro de carne seca.

← Actividad agrícola

Poseedores de una agricultura incipiente de calabaza, maíz, frijol, chile y algodón.

APACHES

← Asentamientos

Los apaches es un nombre colectivo dado a un grupo de naciones indígenas culturalmente cercanos del este de Arizona, noroeste de México (norte de los Estados de Sonora y Chihuahua), Nuevo México, y regiones de Texas y de las Grandes Llanuras. Lingüísticamente pertenecen a la familia atapascana, al igual que sus hermanos navajos. Los apaches vivían seminómadas e inestables en un lugar determinado entre los ríos Colorado y Brazos en Texas. Ahora se encuentran en reservas en Arizona, Nuevo México y Oklahoma en un número de entre 5500 y 6000. Una pequeña minoría de 20 apaches mescaleros aún subsisten en la frontera norte de los estados mexicanos de Chihuahua, Sonora y Coahuila.

← Costumbres

La religión apache no estaba fuertemente estructurada, la vida religiosa la dirigían chamanes. No tienen una creencia organizada en el más allá, lo prioritario para ellos era la supervivencia, de ahí la importancia de los ritos curativos y la ausencia de una extensa teología. Realizaban ritos relacionados con el ciclo de la vida, entre los que se incluía los primeros pasos de un niño y la ceremonia de la pubertad.

← Vestimenta

Vestían y poseían mantas de algodón y pita.

← Alimentación

Su dieta era bastante variada, sobre todo rica en proteínas porque como buenos cazadores recolectores aprovechaban bien la fauna silvestre y no silvestre. Esto de “no silvestre” lo digo porque en el período que tomaron contacto con los hombres “blancos” empezaron a robar el ganado de las estancias, lo que acá en México llamamos actualmente haciendas.

← ACTIVIDAD AGRICOLA

Eran pescadores, cazadores y agricultores.

PIMAS

← Asentamientos

Los Pimas son el cuarto grupo en importancia demográfica del estado de Chihuahua, asentados en comunidades dispersas en el municipio de Temósachic y tres o cuatro familias en la de Madera, aún cuando éstos de hecho han perdido su identidad pimana. Incluso lo núcleos humanos de mayor concentración en la población de Yepáchic difícilmente sería posible distinguirlos de los mestizos cuarterones. La población Pima en Chihuahua son aproximadamente unos 1,000 individuos, pero solamente unos 500 se expresan en su lengua. A penas en 1991 empezaron a celebrar alguna fiesta propia de sus tradiciones, cuando eligieron una mujer como gobernadora. En la época de la colonia la pimería fue una tribu muy numerosa que abarcaba un gran territorio en las provincias de Sonora y Nueva Vizcaya. En aquella provincia ocupaban dos zonas separadas denominadas pimería alta y pimería baja, la cual se extendía hasta la Nueva Vizcaya. En consecuencia, el grupo de Chihuahua son restos de esta última, habiendo también otro en Sonora con población un poco mayor, y en las cercanías de nuestra frontera actual.

← Costumbres

El Yúmare, es la fiesta prehispánica para garantizar la cosecha de maíz y se celebraba a principios de año, si bien actualmente la fecha de su celebración es variable. Son cuatro noches de rezos, bailes, cantos de pascola, donde la bebida del tesgüino o maíz fermentado ocupa un lugar importante. Durante toda la noche los músicos tocan y los pascolas y mujeres danzan alrededor del fuego. El cristianismo enseñado por los misioneros se impuso sobre los ritos ancestrales, si bien en un sincretismo que reúne a los dos cultos. Destacan las celebraciones de Semana Santa participando en rituales de judíos y fariseos para pagar una manda o bien cumplir con la antigua tradición pima. Otro festejo es la Santa Cruz, la Virgen de Guadalupe y San Francisco, el 4 de octubre, si bien es una fiesta típicamente yori, con feria y bailes de tipo norteño modernos y la presencia de comerciantes de todo el país.

← VESTIMENTA

La vestimenta tradicional de los pimas era de manta (pantalón y camisa para los hombres), traje que se ha cambiado por el de tipo vaquero, pantalón de mezclilla y camisa de manta larga a cuadros, de algodón o fibras sintéticas, huaraches o teguas (especie de mocasines de piel), hechos por ellos mismos, y sombrero, tejido con palma real por las propias mujeres pimas.

Las mujeres usan vestidos, blusas y faldas de algodón y nailon estampados y de vistosos colores, suéteres, zapatos de piel o plástico, fabricados industrialmente. La mayoría usa pañoleta o mascada sobre la cabeza o alrededor del cuello.

← Alimentación

La familia pima cuenta sólo con 2 ó 3 animales vacunos y algunos cerdos, ovejas y gallinas. En La Junta y Mesa Blanca los indígenas tienen algún ganado lechero y lo utilizan para su alimentación y para la fabricación de quesos.

← ACTIVIDAD AGRICOLA

La agricultura de subsistencia se basa en el cultivo de unos cuantos productos. El cultivo del maíz, parte fundamental de la economía desde tiempos prehispánicos, al igual que el trigo y la papa se rotan año con año para hacer más productivos los campos; las hortalizas más comunes son el tomate, el chícharo, los chiles, la cebolla y el ajo; hay frutales como el manzano, el peral y el durazno. Cultivan con azadón y palo sembrador, generalmente compran o rentan animales a los yoris para arar. Complementan su producción con la cría de animales domésticos: gallinas, guajolotes, cerdos y burros; pocos tienen cabezas de ganado caballar o caprino.

MENONITAS

Orígenes

El origen espiritual de los mennonitas se remonta al año de 1117, cuando en Lyon, Francia un grupo de creyentes reformistas se reunieron alrededor de Petrus Waldnus quien rechazaba la doctrina del purgatorio y enseñó las doctrinas de Cristo del Nuevo Testamento, enseñó también el amor como un verdadero ejemplo del cristianismo y un medio contra la violencia. La secta fue conocida por diferentes nombres y aunque fueron expulsados por el Papa en 1134 siguieron transmitiendo sus creencias y cultos por generaciones. Y como existe cierta continuidad histórica hasta la época actual en cuanto a los principios de los actuales mennonitas, se considera a aquellos pre - reformistas de Lyon, como los originales fundadores del mennonismo. El 3 de febrero salen en tren rumbo al sur donde les llama la atenciónen Hermosillo las grandes huertas de naranja "con los árboles cargados de fruta". El Sr. Enlow les ofrece en las cercanías de Hermosillo, tierras a razón de 0.60 y 0.75 centavos de dólar por acre. Les llama la atención también ver en las estaciones del tren a los pasajeros cargando sacos de oro sin vigilancia alguna. Por la noche llegan a Guaymas. El 27 de febrero ya en la Ciudad de México se entrevistan en el HotelImperial con el Secretario de Agricultura y Fomento A.- I. Villareal y Don Arturo J. Braniff quienes los condujeron al Castillo de Chapultepec e entrevistarse con el Presidente de la República Gral. Álvaro Obregón, quien los recibió puntualmente. En esa reunión Julius Loewen le entregó al presidente el ocurso en el que le solicitan las franquicias que antes ya habían pedido a los gobiernos de Sajonia, Prusia, Rusia y el Dominio de Canadá. Se discutieron los términos del convenio relativos al respeto de sus costumbres y religión y sobre todo lo relativo a la educación de sus hijos. La reunión duró mas de dos horas y al terminar el Reverendo Loeppky agradeció al presidente su gentileza y lo bendijo junto con sus ministros. El día 27 de febrero reciben de manos del Gral. Obregón el documento en el cuál se les otorgan las concesiones solicitadas. El camino para establecerse en México estaba abierto, la comisión decide entonces adquirir 100,000 hectáreas en Chihuahua, en las cercanías de San Antonio de los Arenales (que después sería Cuauhtémoc), Municipio de Cusihuiriachi, pertenecientes a la Hacienda de Bustillos del latifundio de la FamiliaZuloaga a razón de 8.25 dólares por acre lo que dio la cantidad de 600,000.00 pesos.

Cd. Cuauhtemoc, Chihuahua

El 1° de Marzo de 1922, salió de Manitoba, Canadá el primero de los seis trenes que contrataron los mennonitas a un costa de 30,000 dólares por cada uno para transportarlos hasta México, llegando a San Antoniode los Arenales el día 8 del mismo mes. En total arribaron 9,263 personas que se distribuyeron 8,025 en lo que hoy es el Municipio de Cuauhtémoc, 511 en el Municipio de Namiquipa y 727 en el Municipio de Riva Palacio. Cada familia traía, además de sus pertenencias personales, su menaje de casa, carros de transporte, caballos de tiro, vacas lecheras, pollos, gansos, cerdos, implementos agrícolas, semillas para siembra, maderas y materiales para construcción de sus casas y la nada despreciable cantidad de 15 millones de pesos. Se organizaron en dos colonias: Manitoba conformada por 42 campos numerados del 1 al 42 y Swift Current conformada por 17 campos numerados del 101 al 117. Las tierras en legalmente fueron adquiridas por dos compañías y fue a través de ellas que se les entregó la porción correspondiente a cada familia consistente en alrededor de 40 acres. Esas compañías son las que hasta la fecha poseen legalmente las tierras, y ellas son las que pagan las contribuciones estatales y municipales mismas que a su vez cobran a los colonos.

MORMONES

Llegada del Protestantismo a Chihuahua, siglo XIX.

Como en toda la República, el camino del Protestantismo en el estado de Chihuahua fue preparado por tres actores principales: la Masonería, el liberalismo (sobre todo cuando éste triunfó de sus adversarios políticos y se convirtió en gobierno) y los extranjeros (estadounidenses, ingleses y alemanes principalmente) que se establecieron en el estado como mineros, comerciantes y profesionistas. Una de las empresas en auge en esos años, en las que participaban empresas anglosajonas, fueron los ferrocarriles. Bastian atribuye a este hecho gran importancia, no sólo para la implantación del Protestantismo, sino también para su rápida difusión en el norte de México. En lo que se refiere al estado de Chihuahua, entre 1880 y 1884, el ferrocarril central unió la ciudad de México con El Paso, Texas. Pero en Chihuahua la coyuntura más decisiva para la introducción del Protestantismo fue la actividad minera, casi toda ella en manos de ingleses y norteamericanos. Esta actividad minera pronto se vio entrelazada con la actividad de los arrieros y rancheros que prosperaban por impulso de la actividad minera. La primera iglesia protestante en llegar a Chihuahua fue la Iglesia Congregacional en 1882, estableciéndose en la capital del estado. Pronto los misioneros de esta iglesia entraron en contacto con los centros mineros de Parral y del noroeste. En 1884 se establecen en Parral y en la región de Guerrero entran en contacto con el círculo liberal liderado por el coronel juarista Ignacio Orozco. En Chihuahua, pues, se repite el fenómeno que Bastian subraya insistentemente para todo el país: “Lejos de ser asociaciones espontáneas de meros individuos, esas sociedades (protestantes) siguieron pautas de difusión ya existentes y se aprovecharon de las redes liberales que las favorecieron, fortaleciendo, a su vez, el espacio liberal radical, delimitando un claro espacio simbólico religioso anticatólico y ofreciendo valores religiosos, políticos y educativos modernos”. Ya para 1884 los congregacionalistas se reunían en la casa de Ignacio Orozco, con un grupo de familiares suyos, para celebrar el culto. Precisamente en San Isidro se formó en 1887 una congregación de esta iglesia, semejante a la establecida en la ciudad de Chihuahua, y a la que pertenecía Pascual Orozco Orozco y su esposa Amada Vásquez, padres de Pascual Orozco, hijo, quienes participarían pocos años después en la Revolución junto con varios de sus parientes, también protestantes. En 1887 surgió en Cusihuiriachi, pueblo minero y agrícola a la vez, una congregación protestante en la que tomaban parte el alcalde, el juez de paz y cuatro maestros de escuela. También estos personajes se caracterizaban por su oposición a la imposición del gobierno porfirista y a la supresión de las libertades municipales. Estos datos nos hacen subrayar una característica importante de las recién nacidas congregaciones protestantes en Chihuahua, lo mismo que en el resto del país: su carácter ilustrado. Eran impulsadas por un espíritu de progreso y de iniciativa privada, propios de los Estados Unidos, que el mismo gobierno liberal reconocía como favorable al desarrollo de México, en contraposición con espíritu más tradicional y corporativo heredado de la Colonia, y al que los católicos estaban más apegados. Con ese mismo espíritu progresista, los protestantes ponían especial empeño en abrir escuelas, en fomentar el ahorro y en combatir el alcoholismo. Por eso en sus inicios el protestantismo en Chihuahua prendió más fuertemente entre la clase media. Este carácter progresista e ilustrado de los primeros adeptos del protestantismo, junto con su tendencia liberal y republicana, los hacía también especialmente sensibles a la libertad política, frente a un régimen cada vez más autoritario como era el de Porfirio Díaz. “No es una mera casualidad el que los distritos de Guerrero, Hidalgo, Juárez y Galeana hayan sido el espacio privilegiado de la implantación protestante en el oeste de Chihuahua. Se trataba de una región de economía ranchera complementada por ingresos anexos, producto del trabajo minero asalariado”. De esta región del noroeste del estado las congregaciones protestantes se diseminaron hacia el este de Sonora, a lo largo de la Sierra Madre Occidental. Las congregaciones protestantes se difundieron también en las poblaciones vecinas de ciudad Guerrero, Temósachi, Santo Tomás, San Pedro y Namiquipa y hasta los centros agrícolas de San Buenaventura y Galeana. La segunda iglesia protestante que llegó a Chihuahua, siguiéndole los pasos muy de cerca a la congregacional, fue la Iglesia Metodista. Llegaron en 1885 con los misioneros estadounidenses de la Iglesia Metodista del Sur, Samuel Kilgore y Alejandro Sutherland. Se establecieron primero en la ciudad de Chihuahua y el mismo año estaban ya también en en Juárez. Al igual que los congregacionales, los metodistas mexicanos se caracterizaban en ese tiempo por sus ideas liberales en materia política. Otra asociación que se hizo presente en Chihuahua en el último cuarto del siglo XIX fue la de los Mormones, miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Si bien ellos mismos no se consideran protestantes, ni éstos los consideran a ellos como tales, podemos inscribirlos, por el contexto histórico de su nacimiento y por no pocas de sus doctrinas, dentro de la gran corriente generada por la Reforma Protestante, aunque marginal, por algunas de sus creencias específicas. La entrada de los Mormones a Chihuahua, primer lugar de México a donde llegaron, se debió a la conjunción de dos causas: la necesidad de buscar una puerta de escape a los conflictos internos de la Iglesia, y la apertura del gobierno de Porfirio Díaz a la inmigración y colonización de vastas zonas despobladas del país.

CHINOS

A lo largo de la historia de Chihuahua, los chinos han dejado huellas imborrables. Los inmigrantes chinos realizaron importantes contribuciones al desarrollo económico de estado y del país. Ahora representan un socio importante para la entidad. Sin embargo, en la historia de la ciudad hubo periodos en que los chinos fueron maltratados, discriminados, expulsados y hasta asesinados. Melchor Moreno González, quien tiene 99 años de edad, recuerda que en su niñez se escuchaba que los chinos le tenían miedo a Francisco Villa, porque "si los agarraba, los mataba". Eran muy trabajadores y tenían unas huertas muy, muy grandes". De acuerdo con José Gamboa García, catedrático e investigador de la Universidad Autónoma de Chihuahua, los chinos llegaron al estado cuando surgió el ferrocarril, a finales del siglo XIX, aunque documentos históricos registran el arribo de los chinos a México desde el siglo XVI, por los contactos comerciales entre el país asiático y el mexicano. Se atribuye el maltrato a los chinos por parte de los chihuahuenses, a que representaban una competencia importante por los precios que ofrecían, así como a las arduas jornadas de trabajo. Entre 1930 y 1934 surgió un movimiento antichino nacional. Las autoridades eclesiásticas, como el arzobispo de Guadalajara, el Congreso de la Unión, el Consejo Antichino de Sonora. En Chihuahua surgió un medio de comunicación Antichino, era La Voz de Chihuahua. En Sonora el movimiento fue masivo, mientras que en Chihuahua hubo algunos sectores mesurados. Los comerciantes y otros chihuahuenses bloquearon las tiendas de los chinos con diferentes pretextos, debido a que los precios eran más baratos que los de los mexicanos. José Gamboa explica que la forma de hacer negocio de los chinos chocó con la mexicana, ya que los primeros prefieren vender mucho, con poca ganancia. Entre los años de 1876 y 1910, los censos mexicanos registran de 330 a mil 325 chinos en el estado de Chihuahua, cifra que igualaba a otros estados del norte y en otras regiones del país era menor el número de habitantes asiáticos. Y es que los habitantes chinos se establecieron de preferencia en las ciudades fronterizas del norte del país, así como en Veracruz, Yucatán, Chiapas y el Distrito Federal. Cuando Porfi rio Díaz llegó al poder, en 1877, impulsó la modernidad en México hasta lograr el desarrollo económico. A finales del siglo XIX el país requería mano de obra barata para trabajar en minas y construir ferrocarriles. Fue así como contrataron a obreros chinos en Estados Unidos, pero con México aún no firmaban tratados para garantizar la protección de los chinos. El gobierno mexicano efectuó varias invitaciones a China para que entablara el convenio y debido a que los obreros chinos esperaban esa oportunidad, en 1894 se concretó y comenzó el comercio bilateral. Sin embargo, debido a que aún existían diferencias, no llegaron a un acuerdo e interrumpieron las negociaciones. Fue hasta el 14 de diciembre de 1899, cuando suscribieron oficialmente en Washington el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre China y México. En el Tratado se establecía la cláusula de la nación más favorecida. Se nombraría ofi cina consular y diplomática en ambos países. El Tratado establecía que los pueblos de ambos países podían establecerse y trabajar mutuamente en ambos territorios. Barcos comerciales podrían visitar los puertos de cada uno. China concedió a México la extraterriorialidad. Después de la firma del Tratado, aumentó la cantidad de los emigrantes chinos en México. En 1904, el número de los chinos emigrantes ascendió a 8 mil. El establecimiento de las relaciones bilaterales constituyó un punto de viraje en la historia de las relaciones entre China y México, en diversos terrenos. En primer lugar, como consecuencia, aumentó la inmigración china en México. En 1904 los inmigrantes chinos eran unos 8 mil y en 1910 ya eran más de 30 mil. El establecimiento de las relaciones diplomáticas mejoró en cierto sentido las condiciones de vida de los obreros chinos e inmigrantes chinos en México y redundó en favor de su estatus legal. Comenzó a crecer el comercio con la característica del desarrollo que le imprimen los chinos. A comienzos del siglo XX, terminada la construcción del ferrocarril, muchos trabajadores chinos quedaron sin empleo. Debido a un decreto aprobado en los EU contra los emigrantes chinos, muchos llegaron al norte de México provenientes de San Francisco y otros lugares de los americanos. Así llegaron a la frontera norte. En Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sinaloa y Sonora, la inmigración china también estuvo conectada en el desarrollo de la industria minera y la construcción de ferrocarriles. CAMPAÑAS ANTICHINAS Durante la Revolución Mexicana iniciada en 1910 hubo un incidente que ocasionó la protesta del gobierno chino ante el gobierno de México. Las fuerzas de Francisco I. Madero, comandadas por su hermano Emilio Madero, entraron en la ciudad de Torreón el 15 de mayo de 1911. Junto con ellos entró un grupo de alrededor de 4 mil hombres que atacaron, robaron y asesinaron a los chinos. Los daños alcanzaron un total de 850 mil dólares por el saqueo de un banco, el Club Chino, tiendas comerciales y restaurantes. Murieron alrededor de 303 chinos y cinco japoneses. Un mes después, China contrató un abogado americano para investigar los hechos en Torreón. La conclusión fue que la masacre fue realizada sin provocación alguna por parte de los chinos. Debido a que estuvieron involucradas fuerzas maderistas, era una violación a las garantías otorgadas por México en el Tratado de 1899. Otra investigación conjunta chino-mexicana originó que el país asiático pidiera una indemnización de cien mil pesos por cada chino muerto, lo cual ascendía a más de 30 millones de pesos para compensar las pérdidas en vidas y propiedades. En noviembre de 1912, México y China firmaron un protocolo en el que México se comprometió a pagar. El 13 de diciembre de 1912 firmaron otro protocolo que se vencía el 15 de febrero de 1913. Por problemas internos, México no pagó la indemnización. En 1916, en Chihuahua, más de 200 chinos fueron asesinados, saquearon sus tiendas y sus granjas. Posteriormente surgió el primer movimiento antichino, con el fi n de acusar a los chinos de acaparar la actividad comercial local. Y en la década de los 30 surge de nuevo. En la década de 1920, el gobierno mexicano y el gobierno chino firmaron un acuerdo que serviría como modus vivendi. La inmigración de trabajadores chinos a México estaría sujeta a las regulaciones que establecieran en común acuerdo ambos gobiernos. El gobierno mexicano prohibió la inmigración de trabajadores chinos en 1921. Sólo las esposas e hijos de trabajadores que ya vivieran en México podrían entrar al país, lo mismo que chinos que no vinieran a trabajar. El 30 de noviembre de 1928, el gobierno mexicano apoyó al gobierno chino en su campaña para la abolición de la extraterritorialidad y el 12 de noviembre de 1929. La inmigración de chinos a México decreció a fines de la década de 1920 y principios de 1930. En 1930, el Congreso de México emitió un decreto antichino que estipulaba que las tiendas de dueño chino, para contratar a un trabajador chino tenían que contratar a nueve trabajadores mexicanos. Con el movimiento antichino que volvió a desatarse en los estados del norte, muchos chinos se vieron obligados a abandonar el país. De acuerdo con las cifras oficiales de 1931 a 1940, sólo fueron admitidos en el país 166 chinos. Una vez que llegó Lázaro Cárdenas a la Presidencia de la República, en 1936, se calmó la violencia contra los chinos. Pasada la Segunda Guerra Mundial, la política de los gobiernos mexicanos hacia la emigración china es cambiante, entre restringida y flexible. En 1969, había unos 16 mil 800 chinos en el país, entre los cuales, los descendientes ocupaban una tercera parte. En 1971, el presidente Luis Echeverría reconoció a la República Popular China como el único gobierno legítimo de China en la ONU. El 14 de febrero de 1972, México rompió sus relaciones con las autoridades de Taiwán y estableció las relaciones diplomáticas con la RPCH. Después del establecimiento de las relaciones diplomáticas, China y México mantienen sus relaciones y cooperación amistosas en pie de igualdad, incrementándose constantemente los intercambios bilaterales. Los sucesivos gobiernos mexicanos tratan igualitariamente a los chinos y a otros emigrantes extranjeros; no hay discriminación con respecto de los emigrantes chinos. De acuerdo con estimaciones, existen unos 20 mil chinos y descendientes de chinos en México, la mayoría son trabajadores o pequeños propietarios, así como un gran número de empresarios y granjeros, profesores, médicos, ingenieros y funcionarios públicos.

LIBANESES

A finales del siglo diecinueve empezaron a llegar a México los primeros grupos de inmigrantes libaneses que, huyendo del Imperio Otomano, buscaban un mejor destino. Existen indicios de que en 1880 desembarcaron en el Puerto de Veracruz los primeros libaneses, justo cuando el General Porfirio Díaz concluía su primer periodo como Presidente de la República. Líbano es uno de los países más pequeños del mundo con apenas 10,452 kilómetros cuadrados y una población de casi cuatro millones de habitantes. A lo largo de sus cinco mil años de historia, ha sobrevivido a diferentes acontecimientos y los libaneses que habitan por todo el orbe se abrazan y unen en torno a sus símbolos universales, destacando entre ellos los cedros milenarios, una amplia cultura culinaria y una extraordinaria importancia al valor de la familia, así como diversas representaciones artísticas de los emigrantes. La mayoría de los inmigrantes que procedían del Medio Oriente eran libaneses y en mucho menor escala de otros pueblos de Levante. Fue usual que se les llamara “turcos”, porque hasta 1918 fueron súbditos del Imperio Otomano; también se les llamaba “árabes” por el idioma que desde entonces hablan y escriben. Según algunos estudios serios que se han hecho sobre el fenómeno de la emigración libanesa, el idioma, las tradiciones gastronómicas y las costumbres sociales hermanaron con México a los emigrantes libaneses, que salieron de pequeños territorios y llegaron a un gran país anfitrión que estaba en pleno desarrollo y con una gran extensión territorial que apenas empezaba a poblarse. Los libaneses agradecieron a través de su trabajo y de sus aportaciones el recibimiento del que fueron objeto; se integraron a México poco a poco y hoy un gran número de descendientes de aquellos primeros emigrantes son mexicanos prominentes, cuyo trabajo y participación en la vida social, cultural, empresarial, deportiva e intelectual tienen una gran presencia y trascendencia en México.

Aún sin conocer el idioma y las costumbres de México, los libaneses encontraron la manera de adaptarse. Dejaron sus familias y sus tierras atraídos por América y a base de trabajo y ahorro, invirtieron sus ganancias en la tierra que los recibió. En su lucha por la supervivencia exploraron mercados no atendidos y llevaban a poblaciones incomunicadas mercancías necesarias y atractivas; fueron precursores de las ventas a crédito y por eso se les llamo “aboneros”; facilitaron la integración de áreas marginadas y favorecieron el mercado interno; su austeridad y lucha constante hizo que de buhoneros pasaran a establecer puestos en los mercados y después a ser dueños de sus negocios. Los primeros en llegar ayudaron a los que seguían llegando; los que prosperaron en el comercio se aventuraron después en la industria y mas tarde empezaron a abundar profesionistas que sirvieron a las comunidades en las que se establecían. Aquellos emigrantes se esmeraron para que sus hijos aprendieran español y conocieran y amaran profundamente a México sin olvidar sus valores, su amor y apego a su país de origen, formando así una de las comunidades más prósperas de México. Ha promovido la creación de asociaciones de profesionistas de origen libanés y apoya a las agrupaciones que fueron formadas por los primeros emigrantes con los nombres de sus pueblos de origen o en torno a sus creencias religiosas.

Así mismo, existen y operan clubes sociales y deportivos promovidos o administrados por descendientes de libaneses, en las ciudades de Puebla, Mérida, Veracruz, Tampico, Monterrey y San Luís Potosí; también se encuentran en proceso de creación o consolidación clubes similares en otras ciudades, destacando los casos de Querétaro, Guadalajara, Chihuahua y Celaya.

ALEMANES

La inmigración alemana empezó a llegar a llegó a México atraída por el Segundo Imperio Mexicano (1864-1867). De especial interés resulta la Colonia Villa Carlota, nombre oficial que se dio a los dos colonias agrícolas que el Emperador Maximiliano de Habsburgo ordenó fundar en las comunidades de Santa Elena y Pustunich, en el Estado de Yucatán. Villa Carlota fue formada por un total de 443 personas de habla alemana: la mayor parte eran simples campesinos y artesanos que emigraron de Prusia con sus familias. Un buen número de ellos era Protestante. Aún y cuando estos extranjeros fueron bien recibidos por lla sociedad de acogida, y a pesar de que el Segundo Imperio intentó dentro de lo posible cumplir con el contrato que ofreció a los colonistas, Villa Carlota se disolvió en 1867 por diversas causas. Algunas familias se quedaron a vivir en el área o se mudaron a otras poblaciones de la península, mientras que otras emigraron a los Estados Unidos y regresaron a Alemania. Es común todavía encontrar en Yucatán descendientes de aquellos pioneros que llevan apellidos como Worbis, Dietrich o Sols.[ A comienzos del siglo XX, bajo protección del entonces presidente Plutarco Elías Calles, las comunidades religiosas menonitas de los inmigrantes alemanes se establecieron en Durango, Zacatecas, Chihuahua, Tamaulipas, Campeche y Quintana Roo, donde aún hoy en día se habla el Plautdietsch, un dialecto alemán llamado Niederdeutsch o Plattdeutsch en terminología alemana. La inmigración continúa, debido a la presencia de grandes empresas y corporaciones de origen alemán, lo cual ha llevado a la fundación de escuelas e institutos alemanes (como el Colegio Humboldt). El entonces canciller alemán Helmut Kohl realizó una visita a la comunidad alemana de Puebla en la década de los noventa. Un dato relevante es que el Colegio Alemán Alexander von Humboldt de la Ciudad de México es la escuela alemana más grande fuera de Alemania. Hoy en día la comunidad alemana ha influido en la arquitectura (Colonia Humboldt o Colonia Santa Fe en la Ciudad de México y las finca cafetaleras de Chiapas), la música como las polkas norteñas y los cilindreros del zócalo de la ciudad de México y en la gastronomía como el consumo de cerveza. El Oktoberfest suele celebrarse cada 23 de octubre en Puebla de Zaragoza y en la Ciudad de México, reuniendo a las colonias alemanas, vistiendo, comiendo y escuchando música típicamente alemanas (principalmente del estado de Baviera). Cada vez es más grande la comunidad alemana en México, se estima que actualmente hay un número considerable de alemanes y según el censo del año 2000 había 5.595 alemanes, siguen llegando muchos ciudadanos alemanes, atraídos por el comercio, el turismo, la industria, la educación y, sobre todo, por la cultura en general (la música y el carácter de los habitantes), logrando una relación cada vez más estrecha.