Leer Ensayo Completo Historia Del Sistema Educativo Argentino

Historia Del Sistema Educativo Argentino

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.205.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: Mikki 12 mayo 2011

Palabras: 9890 | Páginas: 40

...

del continente americano.”[2]

La incorporación de los habitantes del Nuevo Mundo fue uno de los dilemas a los que se enfrento el continente europeo. Esto no fue una tarea fácil debido a las diferencias culturales e idiomáticas y resulto ser una de las principales preocupaciones de la Corona Española, quien a través de diferentes disposiciones trato de amparar y proteger pero por sobre todo civilizar a los nativos convirtiéndolos a la religión católica.

Bien claro esta que los religiosos, frailes y sacerdotes fueron los mejores maestros de los indígenas, no solo por ser los más instruidos, sino también, por su profesión desinteresada y por la estabilidad de sus conventos.

“La tarea de evangelizar y educar estuvo, por eso fundamentalmente a cargo de las ordenes religiosas, cuyos miembros empezaron a llegar junto con los conquistadores. Su acción, en un principio, se limito a morigerar la violencia de los conquistadores y a catequizar a los indígenas. Luego fueron estableciendo escuelas en sus conventos.”[3]

Cabe destacar la tarea de los jesuitas y sus reducciones

“Eran éstas pueblos de indios convertidos al catolicismo. Los indígenas eran agrupados, generalmente por tribus, en poblaciones independientes que fueron llamadas Reducciones.”[4]

Los jesuitas supieron aprovechar con admiración a los indios en la imitación en los trabajos artesanales y artísticos. Sin embargo, los nativos no eran explotados con fines de lucro; por el contrario, se los acostumbraba a vivir en una organización, con normas de trabajo y convivencia social, dentro de los principios de la religión católica.

En 1767 los jesuitas son expulsados del continente Americano, fracasando las misiones por ellos establecidas extinguiéndose hasta convertirse en ruinas. Los pueblos indios, entonces, fueron entregados a funcionarios civiles, secundados en el orden espiritual por miembros de otras órdenes religiosas.

La expulsión de la Compañía de Jesús tuvo inmediata influencia en el Río de la Plata, es por esto que rápidamente se produjo una decadencia general de la educación.

Por otra parte en ese mismo año, con el advenimiento de los franciscanos en la Universidad de Córdoba se produce una modificación fundamental en ella:

(Deja de ser una institución jesuítica para convertirse en una dependencia del Rey,

(Deja de ser exclusivamente teológica, ya que se incorporan los estudios jurídicos.

En 1793 Manuel Belgrano es designado como secretario del consulado de buenos aires, lo que le hizo pensar que podía contribuir a solucionar alguno de los problemas de la Colonia. Sin embargo las circunstancias lo obligaron a limitar sus ideas dejándolas escritas en sus Memorias, es decir, “…no hizo mas que echar las semillas que algún día fuesen capaces de dar frutos…”[5]

Primera Memoria: (1796) en ella se refirió a los medios generales. Sostuvo que la base de la riqueza se encuentra en la agricultura, que en ese entonces se hallaba atrasada debido a que cada uno obraba en ella de acuerdo con su gusto y practica, por esto sugería la necesidad de crear una escuela de agricultura. Sugirió también la creación de escuelas gratuitas ya que el comercio dependía de la difusión de la educación.

Segunda Memoria (1797) se ocupa por la educación de la mujer. Afirma que el mejoramiento de la situación se la mujer seria que gran parte de una educación adecuada el mejoramiento de las costumbres principalmente, ya que él sostenía que la mujer bien instruida constituye la base de la sociedad.[6]

En este contexto de inestabilidad social y culturar, a raíz de las invasiones inglesas y la expulsión de los jesuitas, comienza a gestarse las ideas de la revolución venidera.

Es así como en 1810 el Cabildo de Buenos Aires inicia sus funciones tomando las primeras medidas en la educación.

El período comprendido entre 1810 y 1829 puede ser caracterizado como una etapa en la que Buenos Aires intentó imponer un proyecto de organización nacional basado en el control político y económico – a través del dominio de la aduana- sobre el resto de las provincias. Así los sucesivos intentos institucionales –Junta Grande, Primer y segundo Triunvirato, Directorio- fracasaron estrepitosamente por intentar imponer modelos político-económicos inspirados en el ejemplo europeo y no tener en cuenta los intereses de las provincias argentinas.

RIVADAVIA DE 1821 A 1827

Acontecimentos educativos

( Creación de escuelas primarias en todo el país y que dependían de cada departamento

( Funda la Universidad de Buenos Aires

( Introduce el método lancasteriano para subsanar la falta de maestros. Así un maestro, ayudado por los monitores que eran alumnos avanzados, podía asistir en ocasiones a 500 alumnos. Este sistema siguió vigente en el interior pero no demostró la efectividad buscada

( Realización de un censo escolar

( Creación de la inspección general de escuelas

( Unión de los colegios San Carlos y Unión del sur en uno sólo: el Colegio de Ciencias Morales de nivel medio. Se otorgaron becas para alumnos del interior

( Se crea la sociedad de beneficencia para controlar los establecimientos educativos de mujeres y personas de bajos recursos.

JUAN MANUEL ORTIZ DE ROSAS (1829 - 1852)

Ideologías Educacionales en el gobierno de Rosas

Los niños, deben ser educados según las miras políticas que el gobierno se propusiera en beneficio del Estado, para que pueda fundarse la esperanza que lo sostengan. En base a esto, Rosas:

( Impuso las ideas del régimen federal a todos los profesores, y aquel que no cumpliera con todas las características requeridas, era reemplazado.

( En el decreto de 1835, se dispuso que todos los preceptores y alumnos de las escuelas públicas y privadas, debían utilizar el distintivo punzó. También se clausuraron escuelas de primeras letras. El decreto de 1836, determinó que no se otorgaban los títulos de abogados o doctores si no eran sumisos y obedientes a la autoridad. En 1838 borró del presupuesto, los sueldos de los educadores, se exigía que tanto los padres como los alumnos estén al día con las cuotas.

( Todo aquel educador que no era afín a la santa causa de la federación tuvo que abandonar el país y refugiarse en el extranjero.

JUSTO JOSÉ DE URQUIZA (1852 – 1858)

Ideologías Educacionales de Urquiza en la Confederación

( Extendió las escuelas primarias y fundó nuevas escuelas secundarias, públicas y modernas. La primera que fundó fue la de Paraná. Tendría un gran auge durante el tiempo en que Buenos Aires se separara de la Confederación, bajo la dirección de Alberto Larroque, que lo transformó en el colegio secundario más moderno de su época, y por muchos años compitió en prestigio con el de Buenos Aires y el de Córdoba.

( Se llegaron a publicar tres periódicos simultáneamente, se fundaron teatros, escuelas secundarias de mujeres, bibliotecas públicas, etc.

( El Congreso aprobó una Constitución federal y liberal, adaptación de José Benjamín Gorostiaga al proyecto de Juan Bautista Alberdi. Éste copiaba en gran parte la constitución de los Estados Unidos, pero tenía también influencia de la Constitución Argentina de 1826. El 1ro de mayo de 1853 se sancionara la Constitución. El 9 de julio, la Constitución era jurada en todas las capitales de provincia.

( Comenzaron a funcionar establecimientos particulares y se constituyeron comisiones inspectoras para vigilar el funcionamiento de las escuelas, y comisiones protectoras encargadas de remediar las necesidades más apremiantes de la educación.

( Reunir fondos destinados a la construcción de edificios escolares.

( Confió a Marcos Sastre el papel de Inspector General de Escuelas. Quien determinó que la escuela debería tender a modelar el carácter del futuro hombre, estableció requisitos para los maestros (profesión de fe católica, buenas costumbres, buen carácter), y determinó la edad escolar.

( Entre 1853 y 1860 las provincias de la confederación argentina dictaron sus constituciones sancionando el cumplimiento de la exigencia de la educación primaria.

( Dispuso la Concesión de 5 becas a cada provincia, para que siguieran sus estudios en la universidad. [7]

Presidencia de Mitre 1862-1868

( Se destaca como educador y realiza el primer Censo Nacional que revela la existencia de gran cantidad de habitantes, de los cuales, gran parte de ellos, no sabían leer ni escribir. Esta realidad lo induce a concentrar sus mayores esfuerzos en la enseñanza pública.

( Promulga la ley Nacional de Subvenciones para la construcción de edificios escolares.

( Funda la Escuela Normal de Paraná y la Escuela Normal Nº 1 que sirven de modelo para la creación de otras similares y, a falta de pedagogos en el país, contrata educadoras norteamericanas.

( Crea la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares y la extiende a diferentes puntos del país. Cuando inicia su mandato, las escuelas primarias no pasaban de seiscientas y en 1872 comienza a funcionar cantidad de ellas.

( Fomenta la educación agrícola-ganadera fundando colonias agrícolas y procurando mejorar las razas del ganado.

Presidencia de Sarmiento 1868-1874, despegue del sistema educativo nacional

El 12 de octubre de 1868, Sarmiento asumió la presidencia ante la asamblea legislativa. No tenía partido propio y su triunfo fue una sorpresa; sin el apoyo de Mitre y Urquiza, quienes representaban en el momento y con cierta oposición.

Cuando asume Sarmiento, gran cantidad de la población era analfabeta, o no sabia escribir. Además se encontraba el sector civilizado, en su mayoría inmigrantes, formando así una sociedad heterogénea.

Es por esto que Sarmiento decidió unificar la educación, ofreciendo la misma enseñanza a todos, haciendo de la república una escuela.

Consideraba a la escuela como un medio privilegiado de transmisión de los valores tradicionales, el culto de la obediencia, el respeto a la autoridad y uniformidad de pensamiento. La labor educativa de Sarmiento junto con Avellaneda, quien continuaría su tarea al sucederle en la presidencia, que junto con su ayuda, creó la Escuela de Niñas, el Colegio de Sordomudos, el Observatorio Astronómico, la Academia de Ciencias, la Facultad de Ciencias Físicas y el Colegio Militar de la Nación de la Educación Naval.

Era necesario formar debidamente a los maestros y fundó las escuelas normales con ese fin. Destacó la importancia de la mujer en la educación primaria, ya que era conveniente para el Estado contar con mujeres y no con varones por la diferencia salarial; contrató 65 maestras de estados Unidos, para instruir a las docentes del país. Siguió la línea de Mitre en materia de colegios nacionales aumentando su número y creó las Bibliotecas Populares.

Presidencia de Avellaneda 1874-1880

En 1874 Avellaneda derrotó a Bartolomé Mitre en las elecciones presidenciales, y ese mismo año reprimió una rebelión encabezada por el propio Mitre. A petición suya, el Congreso argentino aprobó, en 1877, una ley de amnistía general que apaciguó a muchos de los seguidores de Mitre. La política de Avellaneda, que preconizaba la austeridad económica y el fomento de la inmigración, contribuyó en gran medida a la recuperación económica de Argentina después de un periodo de crisis. Durante su mandato, fueron sometidos los indígenas hostiles de la Patagona, y Buenos Aires, la capital del Estado, se convirtió en un distrito federal independiente.

En 1876 se promulgó la Ley de Inmigración. Aparecía como una promesa interesante de tierras y trabajo para los campesinos europeos que se asentaron en nuestro país.

En materia de cultura, Avellaneda fundo varias escuelas normales y nacionalizó dos, creadas en Buenos Aires por el gobernó de la provincia en 1874. En 1876 se inauguró la primera escuela de comercio, en Rosario.

El desarrollo de la educación durante el mandato de Avellaneda, permitió la expansión y avance de la prensa, que fue ganado cada vez más lugar a la opinión pública.

Además Avellaneda despolitiza las universidades. Para ello, le otorga la autonomía académica a las universidades, dejándole al estado la parte financiera.

1° Presidencia de Roca 1880-1886

Era un hombre pragmático y su base política fue el Partido Autonomista Nacional (PAN).

La liga de gobernadores fue el otro sustento de su poder, que se apoyaba en la burocracia administrativa y en la incipiente burocracia militar de las provincias.

En cuanto a la educación, llegan los hijos de los inmigrantes buscan participar en la vida del país, son maestros primarios, se gradúan en las universidades, participan de los círculos literarios y ganan becas de perfeccionamiento en Europa.

Esta etapa estuvo caracterizada por enfrentamientos entre los defensores de la enseñanza religiosa y laica. El Congreso Pedagógico, en el año 1882, se había manifestado contra la enseñanza del catecismo. Este congreso apoyó la enseñanza gratuita y obligatoria pero en lo que se refería a la enseñanza religiosa no hubo acuerdo.

En 1883 el censo escolar nacional comprobó que había una gran cantidad de analfabetos y semianalfabetos.

El 8 de julio de 1884 se aprobó la Ley de Educación Común. La Ley 1420 creó el Consejo Nacional de Educación para la enseñanza primaria de la nación, reconoció los principios de obligatoriedad y gratuidad educativa y fijó la enseñanza del catecismo sólo fuera de las horas de clase. Esta fue una de las bases sobre enseñanza primaria argentina entre las de mejor nivel del mundo. A los diez años de su aplicación, el índice nacional de analfabetismo había descendido.

Al año siguiente se dictó la ley por la cual se organizaba la enseñanza terciaria, educación rural, enseñanza para los adultos, para sordomudos y se modificaron programas y métodos de enseñanza.

Bajo la presidencia de Roca se fundaron una serie de instituciones, que han tenido supervivencia y han desempeñado un papel importante. Algunas de ellas son:

( Club Gimnasia y Esgrima

( Círculo Militar

( Centro Naval

( Círculo de Armas

( Tiro Federal Argentino

( Jockey Club

Miguel Juárez Celman y Carlos Pellegrini 1886-1892

“Asume su presidencia el 12 de octubre de 1886 con el optimismo de la paz, el orden y el progreso.

Una vez que Celman se hubo convertido en presidente, asumió el liderazgo del PAN (Partido Autonomista Nacional) como jefe único. Con su presidencia se produjo una mayor clausura en el régimen político, lo que generó problemas con algunas provincias y en el seno de la federación gobernante

En 1889 se organizó la oposición a Juárez Celman. Los que mostraron su disconformidad con las decisiones políticas de las autoridades fueron los católicos.

Esta oposición se nutría con quienes fueron quedando marginados de la toma de decisiones del gobierno. Ellos dieron forma a un polo opositor que dio origen a la Unión Cívica y al movimiento político de 1890, que terminó con la renuncia del entonces presidente Juárez Celman. Durante este año, se produjo una Revolución por problemas económicos que tratará de solucionarlos Carlos Pellegrini.” [8]

Juárez Celman promovió la obra pública, en especial en Buenos Aires, con la intención de asemejarla a las capitales europeas que tomaba como referencia. Ordenó la construcción de edificios de gobierno y de numerosas escuelas.

El 6 de agosto de 1890 presentó su renuncia al Congreso a instancias de Roca. Fue así el primer presidente en 30 años en no completar su mandato, que quedó en manos de Pellegrini

“Durante ese periodo presidencial trató de restablecer el orden administrativo y financiero que ocurrió en la revolución de 1890.

En el plano político la Unión Cívica buscó reorganizarse luego del fracaso revolucionario. Esto se resolvió a través de la división de la misma.

En cuanto a ésta, se dio por un acuerdo que habían llegado Roca y Mitre que la UC y el PAN debían presentarse juntos en las elecciones presidenciales.

Se dividieron en dos grupos, los antiacuerdistas que estaba conformado por la Unión Cívica Radical (UNR) y los acuerdistas que era la Unión Cívica Nacional (UCN). Los radicales, liderados por Alem e Irigoyen, organizaron su propia organización partidaria y eligieron su fórmula para las elecciones presidenciales.

Roca y Mitre abandonaron el acuerdo aunque rápidamente lo retomaron ante la amenaza de los modernistas, que levantaron la candidatura de Roque Sáenz Peña y Manuel Pizarro que también, entre tantos, contaban con el apoyo de los mismos.

Roca y Mitre reaccionaron restableciendo el acuerdo y neutralizaron la candidatura de Roque Sáenz Peña pues levantaron la de su padre Luis Sáenz Peña.

Con respecto a la Educación, creó el Banco de la Nación Argentina y el prestigioso colegio que hoy lleva su nombre: la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini." [9]

Luis Saenz Peña y José E. Uriburu 1892-1898

En el año 1890 el país sufría una revolución causada por el partido radical que obligo la renuncia de Juárez Celman y continuo con el cargo el vicegobernador Pellegrini. Luís Sáenz Peña se postula como presidente apoyado por el oficialismo Roca- Pellegrini

Gana la presidencia y cuando asume en octubre de 1892 realiza el segundo censo nacional, crea la dirección de estadística, inaugura la avenida de mayo.

El accionar opositor, encabezado por Alem- Irigoyen precipitó la renuncia de Sáenz Peña, el 23 de enero de1895, luego de negarse a incluir como tema a tratar en el congreso la ley de Amnistía de los revolucionarios de 1893.

El gobierno pasó a manos del vicepresidente José Evaristo Uriburu, quien completó el mandato hasta 1898.

En enero de 1895 Uriburu completa el periodo presidencial de Sáenz Peña. Consigue pacificar el país, y cesar la crisis económica y financiera aprobando la ley de Amnistía y poniendo en su gabinete personas del PAN y del radicalismo. Su acción moderada permite que los radicales se apacigüen.

Se inaugura los edificios de la facultad de medicina y de bellas artes. Se crea el primer colegio técnico y la lotería nacional de beneficencia. En finales de ese periodo se crea un conflicto con chile. El PAN y Pellegrini postulan a Roca como presidente por considerarlo un prestigioso militar y conocedor de los conflictos bélicos.

2° Presidencia de Roca 1898-1904

En este período de su segunda presidencia se trata de mantener la paz y la seguridad económica, entonces el estado se propicia como negociador, arbitro, mediador entre los conflictos de Buenos Aires y el interior.

Posee un aparato administrativo que va abarcar distintos aspectos:

( La organización de un sistema de recursos

( La conformación de un sistema de comunicación y transporte (puertos, correos, ferrocarril)

( De un sistema escolar donde se afiancen los símbolos patrios, las creencias tradiciones como entidad nacional.

( Un sistema de salud para evitar la difusión de epidemias.

En este periodo la crisis estudiantil pone un manto hostil en la sociedad las huelgas que se dan más en la facultad de medicina y de derecho. Estaban en contra de la oligarquía académica y del positivismo. El ministro de educación toma en cuenta los planteos de los estudiantes proponiéndoles un proyecto de reforma universitaria.

Presidencia de Quintana y Figueroa Alcorta 1904-1910

El 12 de octubre de 1904 asume Don Manuel Quintana junto con su compañero de fórmula José Figueroa Alcorta.

En el momento de asumir se encuentra muy enfermo, por esto es importante el nombre de su compañero de fórmula. En estos momentos las luchas sociales comienzan a manifestarse y se producen los primeros movimientos obreros.

En 1905 estalla una nueva revolución en Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza que pretende trasformar el régimen dominante desde 1890. Por conflictos políticos se interviene temporalmente la provincia de Tucumán.

En cuanto a la educación, Quintana estaba dispuesta por nacionalizar la Universidad de La Plata. Debido a la gran cantidad de niños analfabetos se sanciona la Ley Láinez N° 4874 que crea escuelas rurales y elementales en las provincias financiadas por el Ministerio de Educación de la Nación.

Éste se dispuso cumplir un programa fiel a sus propósitos. Joaquín V. González, que se encontraba dentro del mismo gabinete, trabajó para ordenar el sistema educativo y la ley 4699 que aprobaría el convenio con la provincia de Buenos Aires sobre el establecimiento de la Universidad de la Plata.

Tras su muerte en 1906, quien ejerce el gobierno es su vicepresidente José Figueroa Alcorta.

Éste asume el gobierno el 12 de Marzo de 1906. A lo largo de su carrera política preside los tres poderes del Estado.

Como Primer Magistrado trata de desligarse de toda influencia partidista y también pierde el apoyo del Partido Autonomista Nacional (PAN) que responde a Roca. Los gobiernos provinciales y el Poder Legislativo no le aprueban el presupuesto lo que le imposibilita el pago de las deudas y el normal desarrollo de las actividades.

Durante su mandato, y en cuanto a la educación, ocurrió una gran ola de inmigrantes. Pretendía obtener una prosperidad económica y una buena conducción educativa.

Roque Saenz Peña y Victorino de la Plaza 1910-1916

En 1910 subió a la presidencia Roque Sáenz Peña junto a Victorino de la Plaza como vicepresidente.

Elabora el proyecto de la ley Electoral conocida luego como Ley Sáenz Peña. Hasta su sanción por el Congreso, en febrero de 1912.

Esta ley dispone la confección de listas de los ciudadanos varones habilitados para votar a partir de los 18 años. En cuanto al voto era Universal, Secreto y Obligatorio.

Durante su gobierno, crea la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires y propicia la llegada al país de nuevos contingentes de inmigrantes.

En 1914, asume Victorino de la Plaza, año en que se inicia en Europa la Primera Guerra Mundial.

Tanto durante el gobierno de Victorino de la Plaza como en la de su sucesor Yrigoyen, la República se mantiene neutral frente a la Gran Guerra.

En 1914 se realizó el tercer Censo Nacional, sus resultados marcaron que gran parte de la población educativa eran inmigrantes, y sin embargo la mayoría de los estudiantes eran nativos y se encontraban en el nivel primario.

Hipólito Yrigoyen (1916-1922)

Asumió la presidencia de la Nación convirtiéndose en el primer mandatario surgido del voto universal masculino.

“Con la llegada de Yrigoyen al poder se produjo un cambio fundamental en la forma de hacer política”.[10]

Durante su gobierno se produjeron huelgas de obreros. En enero de 1919 se produjo una revolución que se conoce como la Semana Trágica. Consideró saldada la deuda con Paraguay, se establecieron leyes de contrato colectivo de trabajo, de jubilación, prohibió el embargo de sueldos, jubilaciones o pensiones, el pago de los obreros en moneda nacional, etc. Se preocupó por la enseñanza primaria y superior.

Al finalizar su mandato, la UCR presentó la candidatura de Marcelo T. de Alvear quien triunfó en la elección.

SISTEMA NACIONAL ESCOLAR (1880-1930).

La educación tuvo un papel de suma importancia en la constitución de la nación, fue considerada una condición central para hacer de la Argentina una Republica ciudadana y civilizada.

El avance del Estado nacional se afianzó a partir de 1880. La educación fue una de las esferas más relevantes y una de las primeras políticas públicas implementadas por el Estado Nacional.

La Escuela Normal de Paraná, que luego se transformaría en el Instituto Nacional del Profesorado, fue el centro difusor durante el siglo XIX de todas las influencias pedagógicas presentes en nuestra educación. En sus comienzos sus directores, textos, programas, métodos, etc. fueron norteamericanos. María Torres logró convertir a la institución en un modelo para todas las escuelas normales argentinas. Además se formó en el magisterio nacional la conciencia de que la acción docente era un método poderoso para lograr la civilización del país y su transformación social.[11]

El Sistema Educativo le otorgó a la pedagogía un lugar primordial. Aquí se destacó la importancia de la relación del maestro con los alumnos en el proceso de aprendizaje. El maestro era una figura insustituible del proceso educativo, el debía evitar el cansancio y la violencia. La pedagogía se legitimó cada vez más en un discurso científico experimental y en una perspectiva psicológica.

En este periodo la vida en las aulas se transformó en el marco de la expansión del Sistema Educativo. Pueden identificarse tres fenómenos concretos que contribuyeron a ese proceso de cambio: la creciente regulación de la actividad escolar, los nuevos paradigmas pedagógicos y los cambios en los espacios educativos. La reglamentación y la normalización de la actividad de los maestros, de los contenidos educativos y el proceso de aprendizaje estuvieron contenidas en la propia Ley 1420.

En 1886 se inauguraron más de 40 escuelas, algunas de ellas fueron los llamados palacios escolares que contrastaron con los locales habituales para la época.

A causa del aluvión inmigratorio y el crecimiento vegetativo no sólo se multiplicaron las grandes ciudades sino también aumentó el número de pueblos medianos y pequeños. En las primeras décadas del siglo XX, la escuela se convirtió en parte de la experiencia de la mayoría de los niños que vivían en Argentina. La población se duplicó, alcanzando el 70% de los niños entre los 6 y los 13 años. En este marco surgieron varias críticas sobre el Sistema Educativo. Una de ellas tuvo lugar en el año 1910 cuando José María Ramos Megía, presidente del Consejo Nacional de Educación, planteó que las escuelas argentinas no cumplían su tarea de garantizar la integración de las masas inmigrantes a la cultura nacional. Propuso un programa de acción para profundizar los contenidos patrióticos y nacionalistas, en el que primó una concepción de la identidad nacional homogeneizadora.

Las clases medias reclamaban la ampliación de su participación política, lo que tuvo un fuerte impacto en el campo educativo. En la universidad, pugnaron por la democratización de la Reforma Universitaria de 1918. Así, se debatió sobre el carácter elitista de la educación secundaria, su enfoque enciclopedista y la forma de transformarla, acorde con las necesidades políticas y económicas del momento.

LOS NIVELES DE ENSEÑANZA DE LA ÉPOCA.

En estas décadas se produce un gran crecimiento matricular en el nivel primario. Podemos dividir al período según los niveles de enseñanza que se desarrollaron.

“Subperíodos:

( 1880-1900: Baja la matriculación primaria porque al haber paz interior las clases bajas “molestan poco”.

Gran crecimiento en los niveles secundario y superior y sanción del Plan de Enseñanza General y Universitaria (1892).

Menor presupuesto educativo. Gran deserción escolar.

Aumento de la enseñanza enciclopedista a pesar de los pedidos de cambiar los programas para adecuarlos a la realidad productiva.

Así se ve que la educación no cumplió una función económica sino política. No obstante se crean algunas escuelas técnico-profesionales para canalizar las disputas al poder hacia otro lado.

Aparición de algunos talleres de tipo artesanal dentro del plan de diversificación.

( 1900-1916: Descuido de la educación primaria y crecimiento de la educación secundaria y superior.

Se sanciona la Ley Láinez (1905) con la cuál el Estado nacional ayudará a las provincias con la creación de escuelas primarias.

Reforma del Ministro Carlos Saavedra Lamas: Reducción de la escuela primaria a 4 años y creación de una escuela intermedia (estudios prácticos).

( Radicalismo (1916-1930): Deja sin efecto las reformas de C. S. Lamas, conservando el sistema anterior.

Funda escuelas primarias, secundarias, normales, industriales, de artes y oficios.

Hay una tendencia a conservar y regresar al sistema tradicional para preparar a la clase media para la política (enseñanza enciclopedista-humanista).”[12]

1918: LA REFORMA UNIVERSITARIA.

En 1918, bajo el mandato de Hipólito Irigoyen, en un contexto de la democratización política del país, se produjeron grandes cambios en la vida universitaria, impulsados por los estudiantes de la universidad de Córdoba. Esta corriente renovadora conjugó las protestas que desde tiempo atrás mantenía el estudiantado contra los anticuados y autoritarios sistemas de estudio vigentes en las universidades nacionales de Buenos Aires, Córdoba y La Plata y provinciales de Santa Fe y Tucumán. Así lo expresa en el manifiesto Liminar:

“Las universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos y –lo que es peor aún el lugar en donde todas las formas de tiranizar y de insensibilizar hallaron la cátedra que las dictara. Las universidades han llegado a ser así el fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil”.[13]

Los estudiantes reclamaban cambios profundos:

( Nuevos planes y métodos de estudio, que determinarán la situación de las clases magistrales por seminarios de investigación y la admisión de nuevas ideas;

( Modernización de las ideas pedagógicas;

( La participación de los estudiantes en el gobierno universitario, se procuró así, un gobierno tripartidario formado por alumnos, profesores y egresados;

( La renuncia de los profesores desacreditados por su rígida labor docente y concurso para acceder a las cátedras.

De esta manera se planteó la idea de una universidad nueva, abierta y democrática; el gobierno radical brindo su apoyo a este movimiento.

Al poco tiempo todas las universidades del país fueron afectadas por las ideas reformistas.

A mediados de junio de 1918 la Federación Universitaria de Córdoba convocó una huelga general de estudiantes, quienes dieron a conocer el Manifiesto Liminar a los hombres libres de Sud América, el cual estaba redactado con un contenido social y latinoamericano.

Mas tarde el Poder Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de Ley orgánica para la renovación universitaria.

En 1919 se creó la Universidad Nacional del Litoral y en 1920 se nacionalizó la Universidad de Tucumán. Ambas instituciones tuvieron un estatuto de carácter renovador.

A través de la historia argentina, la educación ha sufrido cambios, modificaciones y ensayos que respondían a la corriente política en el poder.

Entre los años 1916 y 1943, como consecuencia del afianzamiento del estado docente y del laicismo escolar, se profundizó la influencia de la corriente positivista y liberal que englobaba al cientificismo. Desde estas corrientes, surge como oposición el antipositivismo orientado por Rodolfo Rivarola, Alejandro Korn y Corilario Alberini entre otros. De este modo se introduce a nuestro país los principios de la llamada “nueva educación”, se difunden nuevos principios pedagógicos y se modifican los planes de estudio del magisterio y de la escuela primaria.

En la enseñanza se presentan nuevas orientaciones que brindaban nuevas bases y nuevas soluciones para los problemas existentes de aquella época. Una novedad fue la influencia de la escuela activa (una especie de ensayo apresurado), que tomó fuerza en José Rezzano, Ernesto Nelson y Juan Mantovani

Luego de esta escuela, se comprendió la importancia de la formación docente para cualquier cambio planeado. Esto derivó en el paso del programa Bavio (1911) al programa “por asuntos” que entre algunos cambios, tenía en carácter pedagógico preparar a los futuros docentes para las nuevas exigencias que la educación tenía en aquel entonces.

En el año1928 las huelgas universitarias inician un período de recuperación de las políticas reformistas, situación que se vio favorecida por el triunfo de Yrigoyen en las elecciones de este año.

En 1930 el golpe de estado dividió al movimiento estudiantil entre aquellos que apoyaban decididamente a Yrigoyen y quienes lo repudiaban, proponiendo el alejamiento del Presidente y el recambio constitucional.

Poco más adelante, en 1932 Se presenta en el Congreso un proyecto de Ley Universitaria que provoca críticas agudas de los doctores Bernardo Houssay y Enrique Gaviola. A partir de este año y hasta 1943, no hubo grandes cambios a nivel educativo pero si se retornó a las reformas anteriores a 1930.

Un problema de la época para la educación es el alto porcentaje de analfabetismo, causado por factores socio-políticos y económicos. Tal era el caso, que demandaba un gran cambio educativo a nivel nacional. La falta de unidad de la época y de coordinación del gobierno escolar incrementaba este problema.

“Un análisis prolijo demostró además de las causas económicas y sociales, dos causas institucionales: la superposición de las jurisdicciones nacional y provincial y la falta de unidad en gobierno de la instrucción pública.”[14]

Para combatir el analfabetismo, se propuso un plan orgánico y practicable donde las personas más representativas de todos los aspectos de dicho problema, tuvieran voz de ser escuchados. La finalidad, era hallar la mejor solución que derivó en la Primera Conferencia Nacional sobre Analfabetismo.

Otro gran problema era el de la financiación de la educación: luego de 50 años de la ley 1420, se vio lo ineficaz que era ese sistema y lo necesitado que estaba de una reforma. Se abrió “(...) una nueva etapa en la política de concurrencia, para colocar la obra de la Nación y de las Provincias, dentro de sus verdaderos fines, e impedir que la cooperación económica se convierta en una absorción de la educación primaria provincial por la Nación (...)”[15]

En lo referido a la escuela media, seguían los problemas de las épocas anteriores.

“No había una ley específica, ni una organización administrativa que encauzara los diversos problemas de este nivel de enseñanza.”[16] Lo que sí había era una nueva tendencia de enseñanza técnica donde se trataba de enseñar un oficio a los alumnos que llegaran a los catorce años.

A ello, hay que añadir que el Magisterio estaba pasando por momentos de desprestigio, lo que lo hacía inestable. Existía un desequilibrio entre los egresados y la demanda de los mismos en las escuelas que llevó a muchos a ocupar otros empleos.

En el año 1934 “Se replanteó la conveniencia de crear el Consejo Nacional de Enseñanza Técnica y sancionar una ley orgánica de Enseñanza Media (...)”.[17]

En 1939 al estallar la II Guerra Mundial, Ortiz decidió mantener la neutralidad Argentina.

En este año se presentó un Proyecto de Ley Nacional de Educación Común e Instrucción Primaria, Media y Especial como un nuevo intento para realizar una reforma completa de la enseñanza en estos niveles. Tenía como objetivo definir el contenido de la enseñanza en los tres niveles, sus condiciones de libertad y su régimen, entre otros. Se la criticó por su tendencia centralizadora hacia el Estado Nacional y no llegó a concretarse.

Durante el año 1942 el presidente Ortiz, enfermo, renunció a su cargo, siendo sustituido por su vicepresidente, Ramón Castillo.

En cuestiones ideológicas el laicismo centró su atención en la defensa de la Ley 1420. Para esta postura, la escuela era el medio para organizar la vida civil en todos sus aspectos.

El socialismo tradicional consideraba a la 1420 como “el origen de la escuela popular, gratuita, laica y obligatoria”.[18]

Otros carismas del socialismo, afirmaban que la escuela laica era una transacción hacia el cambio, y su neutralidad era para no generar ningún tipo de alteración en el seno de las escuelas. Mientras el pensamiento católico sostenía que la escuela laica había creado una nueva división social donde se separaban quienes podían pagar una enseñanza religiosa de los que no.

Por otro lado, se consideraba que las universidades estaban fuera de tiempo debido a que su enseñanza no era completa ni sistemática. Se marcaba que las universidades no atendían las necesidades del país.

Para arreglar estas cuestiones, se propuso una reforma a la Ley Avellaneda que no establecía un verdadero parámetro para la enseñanza superior.

En 1943, se produjo un nuevo golpe de Estado militar; Castillo fue obligado a dejar la presidencia, y la jefatura del país fue ocupada, sucesivamente, por dos de los líderes del golpe: Arturo Rawson (1943) y Pedro Pablo Ramírez (1943-1944). Este último prohibió los partidos políticos y cerró los periódicos de la oposición: la democracia desaparecía nuevamente. La crisis de 1930 y los nacionalismos en Europa, llevaron a la revolución de 1943 que intentó modificar el modelo imperante mediante el reestablecimiento de la enseñanza religiosa y de la concepción hispano-católica de la cultura.

A partir de estos años: “el acceso del nacionalismo católico –en ese momento la ideología dominante en la educación- a las decisiones de la política educativa, significó la ruptura entre el proceso liberal y el laico de la enseñanza, como consecuencia del nuevo sentido que se dio a la educación y la cultura”.[19]

El decreto 18.411 establecía la enseñanza religiosa en las escuelas laicas.

“Las principales razones (...) se sintetizaban así: conveniencia de respetar la tradición nacional; afirmación de un concepto exacto de libertad para que fuera posible una forma cualquiera de democracia justa y un buen régimen político; respeto a la igualdad (...)”[20]

Durante el año 1944, el gobierno rompió relaciones diplomáticas con Alemania y Japón. Algunos militares, el llamado Grupo de Oficiales Unidos (GOU), temían que se declarara la guerra a Alemania por las presiones de Estados Unidos. Por eso, en febrero de 1944, obligaron a dimitir al presidente y formaron una Junta Militar. Su presidente fue el general Edelmiro Julián Farell (1944-1946), y uno de sus ‘hombres fuertes’, el coronel Juan Domingo Perón. En marzo de 1945, cuando la victoria de los aliados (Estados Unidos, la Unión Soviética, Francia y Gran Bretaña) en la II Guerra Mundial era ya segura, Argentina declaró la guerra a Alemania y Japón.

Entre los años 1943 y 1946 los argumentos y las acciones se dirigieron a lograr la institucionalización permanente.

El triunfo electoral de Juan Domingo Perón significó una derrota para los universitarios comprometidos con la Unión Democrática en la oposición al “gobierno de junio” y al nuevo presidente.

En este año también se creó fue la Comisión Nacional de Aprendizaje y de Orientación Profesional.

Entre 1946 y 1949, la política educacional trató de establecer un plan de estudios único que formara al hombre argentino con conciencia del futuro de su país y con patriotismo. Se consideró necesaria una coordinación doctrinaria y por ello, la religión tomó un papel más importante como factor de cohesión social. En defensa de las escuelas laicas, se planteó que para ser equitativa, se debía enseñar sobre todos los otros credos.

Para responder a todas las demandas, era necesaria una estructura administrativa capaz de responder a esas demandas. Se creó así el Ministerio Secretaría de Estado de Educación. También se hizo gratuita la educación universitaria y la enseñanza técnica derivó en las escuelas industriales.

Al año siguiente, en 1947 el gobierno promulga la ley 13031, que reestructuraba el sistema universitario, para marchar hacia un futuro más prometedor que el que se estaba recorriendo hasta entonces. Esta nueva ley universitaria sujeta las instituciones de educación superior al ámbito del Poder Ejecutivo y limita la participación estudiantil. Se creía que lo fundamental era transformar el sistema para corregir aquellos detalles que estuviesen fallando.

“El profesor debe enseñar, he ahí su función; el estudiante debe aprender, he ahí su tarea”.[21]

Las críticas que recibió fue que no mejoraba la Ley Avellaneda, se la consideró una ley regresiva que afianzaba una universidad autoritaria, entre otras. Resultaba defectuosa porque descartaba el pasado del país junto con su tradición liberal y democrática.

También se decretó la ley 14.297/54 de acuerdo a la necesidad de un sistema que responda a la situación de aquel entonces en las universidades. Esta ley trajo un mayor control por parte del Estado. Determinó que todos los planes debían incluir cursos dedicados a la filosofía, al conocimiento de la doctrina nacional y a la formación política.

Con la nueva política universitaria establecida se asigna a las universidades nacionales, como una de sus funciones centrales, la colaboración con los proyectos del Gobierno: Primer Plan Quinquenal. Plan de Gobierno comprendido por los años 1947 y 1951, que daba el "Plan de Realizaciones e Inversiones" y desarrollaba proyectos de ley sobre: organización de los ministerios, derechos electorales de la mujer, organización de la sanidad pública, reforma universitaria, organización del Servicio Exterior de la Nación, fomento de la industria nacional, etc.

Entre 1943 y 1955 las preocupaciones políticas de los gobernantes llegan a la educación, los libros se transforman en medios ideológicos para inculcar ideas en el pueblo y las universidades pierden su autonomía.

La constitución de 1949, debía establecer claramente un programa concreto que defina una sociedad más justa, económicamente libre y políticamente soberana. Sus disposiciones no establecían claramente un proceso educativo a seguir.

“Era preciso conceder a la educación y la cultura una extensa serie de disposiciones como marco institucional de la política educativa”[22],

Lo novedoso de esta constitución era su orientación de la persona como individuo y a su vez como miembro del Estado. Afirmó el derecho de la familia en la enseñanza. Definió un carácter obligatorio y gratuito para la escuela primaria y otro de orientación profesional para alentar el perfeccionamiento de la clase trabajadora. Además, determinó que cada universidad sea la encargada de su zona, lo cual significaba que debía atender a las necesidades de la misma.

El nuevo concepto de cultura a nivel nacional y los medios institucionales fueron de gran importancia para la política de realizaciones que se extendió a todo lo relacionado con la enseñanza.

En 1949 El Partido Justicialista (peronista) designó candidato para las elecciones de 1951 a Perón, el cual fue reelegido.

Fue el programa de acción durante los años 1952 a 1957, sancionado como ley con objetivos que abarcaban lo social, lo económico, hasta comercios, finanzas y servicios y trabajos públicos, incluyendo a la educación y la cultural en el capítulo de acción social. Su influencia incluía a las instituciones privadas.

En este período tuvo lugar al Segundo Plan Quinquenal, donde Perón hizo hincapié principalmente en fomentar las inversiones de capitales extranjeros en el comercio argentino.

Se estableció en lo referido a la educación que el objetivo fundamental era: “realizar la formación moral, espiritual y física del pueblo sobre la base de los principios fundamentales de la doctrina nacional peronista que tiene como finalidad suprema alcanzar la felicidad del pueblo y grandeza de la Nación mediante la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, armonizando los valores materiales con los valores espirituales y los derechos del individuo con los derechos de la sociedad”.[23]

En septiembre de 1955, la Junta militar del general Lonardi provocó la dimisión y huida de Perón. Lonardi asumió de forma provisoria la presidencia y prometió restablecer la democracia.

Los cambios de gobiernos, civiles y militares, marcaron el modelo de la época. Los primeros buscaron vigorizar el modelo liberal y los segundos, el modelo tradicional.

En el año 1956 había vigencia plena de la enseñanza libre y posibilidad de establecer universidades privadas. La Revolución Liberadora reconstruye el sistema educativo argentino con bases tradicionales.

“En la enseñanza primaria mantuvo el régimen de la ley 1.420 derogándose las cláusulas que habían convertido al Consejo Nacional de Educación en Dirección General de Enseñanza Primaria, a fin de establecer dicho consejo como un organismo directivo y colegiado”[24]

El catolicismo tradicional criticó la perduración en el tiempo de esta ley por no haber reimplantado la enseñanza religiosa en las escuelas. También se afirmó que violaba el derecho de los padres y que contradecía la Declaración de los Derechos Humanos.

Se planteó una libertad de enseñanza que esté más acorde con la libertad de expresión en el pueblo argentino orientada hacia la pluralidad, que respete las diferencias para hallar una unidad armoniosa.

Se inició una nueva reforma universitaria, para definir nuevos objetivos y fines de la misma, tratando de lograr una independencia total de ellas hacia el Estado. Entre algunos cambios, se sugirió un fondo propio para ser administrado por las mismas universidades de acuerdo a sus intereses.

Además, “(...) el artículo 28 del Decreto-Ley 6403/55 facultó a la iniciativa privada a crear universidades libres (...)”[25]

Esta última no tendría ningún tipo de subvención por parte del Gobierno.

En 1957, también surge la Convención Nacional Constituyente para reformar la constitución de 1853 en el aspecto de la educación. Allí había dos tendencias presentes. La primera era de carácter liberal que reclamaba al Estado una función principal en: "una escuela laica, gratuita, obligatoria y mixta en todos los niveles".[26] La segunda, designaba a las instituciones educativas como sus propias gestoras de la educación y al Estado, como un interventor en las cuestiones que ellas no pudieran resolver. De esta puja, quedaron solamente señalados los inconvenientes que había en la educación de aquel entonces.

Durante este año, Lonardi fue destituido por otro golpe militar, dirigido por el teniente general Pedro Eugenio Aramburu, quien fue presidente provisional hasta 1958. Aramburu convocó elecciones para la Asamblea Constituyente que se propuso para: "brindar enseñanza completa a toda la población en edad escolar"[27]

En el año1958 el tema de la educación se focalizó en la relación entre educación y desarrollo y la necesidad de definir un programa educativo que abarcara todos los espacios de la misma. Así es como nuestro país comenzó a incorporar el sistema educativo que se estaba llevando a cabo en todo el resto del mundo. La relación entre esos dos primeros conceptos, "se enmarcó en la toma de conciencia de la relación entre economía, educación y estructura social, sosteniendo que las sociedades más desarrolladas son aquellas en las que esta relación se cumpla y se articule (...) la necesidad de definir los términos de esa relación surge de los reclamos del igualitarismo y la democratización, que aumentan y generalizan las aspiraciones de grandes sectores a más altos niveles de enseñanza"[28]

Si dicha relación era importante en los países desarrollados, más aún era en los que no tenían esos niveles de desarrollo como país. Lo que derivó en considerar a la educación como una inversión y trajo aparejado que se le aplique a la educación los conceptos de eficacia y rendimiento en las investigaciones metodológicas educativas. Esto condujo al surgimiento integral de la educación para satisfacer las aspiraciones de una más y mejor enseñanza de grandes sectores. Este planteamiento sugería un desarrollo por etapas, con posibilidades de control.

"Pero estas condiciones sólo podrían darse en un proceso de planeamiento democrático, capaz de distinguir niveles técnicos, políticos y de participación".[29]

Durante 1958 se pone en vigencia la Ley Avellaneda. En las elecciones presidenciales de este año, la victoria fue para Arturo Frondizi, dirigente de la Unión Cívica Radical Intransigente, al que apoyaron los peronistas.

En 1961 se lleva a cabo la creación del Consejo Nacional de Desarrollo (CONADE) que condujo a la elaboración de planes nacionales de desarrollo entre los años 1965 y 1969.

“(...) Con respecto a la enseñanza media, previo una meta de incorporación del 40% (...) a fin de satisfacer la demanda de recursos humanos y corregir las deficiencias en capacitación técnica y administrativa de determinados sectores de la vida del país"[30] Se buscaba un equilibrio del incremento global de todas las modalidades (bachillerato, comercial, industrial y agropecuario) ofreciendo nuevos medios para cubrir otras especialidades laborales.

En 1962, Frondizi fue depuesto por los militares; asumió la presidencia el vicepresidente del Senado, José María Guido.

En las elecciones de 1963, fue elegido presidente Arturo Umberto Illia, de la Unión Cívica Radical del Pueblo, el cual prometió un programa de recuperación nacional.

Durante estos años,

"en la enseñanza privada se afirmó el principio de autonomía para el gobierno escolar de la escuela privada, por medio de la creación del Servicio Nacional de la Enseñanza Privada"[31]

"Reunió todos los organismos educativos que por orden legal no respondieran a otros organismos a través de un sistema técnico- docente unificado".[32]

Y en 1964 la Convención Nacional de Enseñanza Privada buscaba integrar escuelas de este orden con las escuelas oficiales (del Estado).

En el año1966 el golpe de estado del general Juan Carlos Onganía, se inscribe en el contexto de una nueva función para las Fuerzas Armadas: ser custodias del orden interno y atender al desarrollo económico.

Era necesaria la modernización y transformación de las estructuras educativas en nuestro país ya que estaban pasando una fuerte crisis de anarquía y confusión y se implementó la Ley Orgánica de Educación que se orientó en un primer momento a contrarrestar el estado de sumar conocimientos como signo de educación, dejando de la lado la posibilidad de formar personas integradas en valores. Era menester que esta ley determinara definitivamente la igualdad de oportunidades de aprendizaje de las personas, con el derecho y el deber de acceder a la educación.

Tras este golpe militar, se estableció una Junta. Los presidentes del gobierno militar (1966-1973) fueron Juan Carlos Onganía (1966-1970), Roberto Marcelo Levingston (1970-1971) y Alejandro Lanusse (1971-1973).

En 1967 se promulga la ley 17.245 para el ordenamiento jurídico de las universidades nacionales. El gobierno de las mismas queda constituido por el rector y los decanos, dando fin al gobierno tripartito.

En 1968 se presentó un proyecto que quiso definir una nueva política educacional nacional. Básicamente consistía en una redimensión y creación de universidades capaces de absorber un gran incremento en su número de estudiantes.

A partir del año 1969, se planteó una reforma a nivel nacional "que traducía leyes parciales, decretos, resoluciones, planes y creaciones, para lograr flexibilidad y la adecuación a las exigencias y los puntos de vista provinciales y regionales"[33] y que buscaba fuertemente la creación del Hombre Argentino considerando valores y cultura nacional.

La nueva estructura del sistema nacional estaba orientada hacia un sistema donde en cada una de sus etapas fuese lo suficientemente independiente para que se cumplieran objetivos político-sociales como pedagógicos según las distintas edades. Reemplazaba la idea de un título por más y mejores conocimientos como si eso fuera la respuesta verdadera para la integración social, política y económica.

Uno de los elementos más importante de esta reforma fue el nuevo "currículum": intento de modificación de sistema desde las últimas tendencias educativas modernas de la época. Sería elaborado por las propias escuelas. Otro elemento importante fue el paso de las escuelas nacionales a las provincias, lo que se consideró como un elemento descentralizante del poder ejercido por el Gobierno.

El Consejo Federal de Educación coordinaba las acciones nacionales y provinciales en materia de educación. También tuvo lugar la reforma al Ministerio de Educación adaptando sus funciones y ciertas tareas para reorganizar las tareas de investigación y el mejoramiento de las necesidades de la docencia. El consejo recibió críticas porque al final de cuentas, las decisiones caían en el Estado Nacional al estar presidido por el Ministerio de Educación.

Para poner en marcha una reforma profunda como la que se desea hacer, era necesario evaluar sus pro y sus contra pues no bastaba con copiar lo que hicieron otros países y aplicarlo a nuestro sistema.

Se criticó a la reforma que dejaba de lado al analfabetismo y la deserción escolar; elevar el magisterio a nivel superior parecía una decisión precipitada e irregular porque no había investigaciones formales al respecto; además se cuestionó la posibilidad económica de ejecutarla.

También se Planteó una reforma a nivel universitario. La Ley N° 17245 buscaba: "la formación plena del hombre a través de la universalidad del saber y el desarrollo armonioso de su personalidad; la formación de universitarios responsables y capaces; la investigación; la preparación de profesionales, técnicos e investigadores y la preservación, difusión y transmisión de la cultura y de los valores espirituales de la nacionalidad".[34]

La Ley de Enseñanza Universitaria N° 17.604 haría posible reglamentar el principio de libertad de enseñanza. Le era posible al estado colaborar en educación en la medida del beneficio nacional. El decreto 8.472/69 fijó normas específicas para el funcionamiento y control de las Universidades Privadas, favoreciendo la ley anterior.

La Ley 17.778 concedía validez a todas las instituciones educativas para el beneficio de las mismas fomentando su desarrollo con previa autorización del Poder Ejecutivo. Pero negaba el principio de autonomía universitaria y no respondía a todo el proceso de reforma en los niveles superiores.

En el año 1970 el Seminario Nacional de Educación Permanente que se reunió en Buenos Aires, planteó en nuestro país el establecimiento de la Educación Permanente, corriente proveniente de la UNESCO.

Paralelo a ello, surge otra corriente de carácter subversivo alentada por el brasileño Paulo Freire: “De este modo –dice Freire- el educador ya no es sólo el que educa sino aquel que, en tanto educa es educado a través del diálogo con el educando, quien, al ser educado también educa”.[35]

También se hizo presente otra corriente, desde España, propiciada por Víctor García Hoz que resaltaba la educación personalizada entendida como: “en la cual el proceso asimilación cultural se cumpla del modo más eficaz y más eficiente para la sociedad y la persona, y el proceso de autonomía individual igualmente se cumpla en función del perfeccionamiento de esa misma persona”[36]

En 1971, desde la Secretaría de Ciencia y Técnica, presidida por el doctor Alberto Taquini, se lanza el llamado "Plan Taquini" que contempla la descentralización y regionalización universitaria. Entre 1971 y 1973, se crean 16 universidades nacionales en el interior del país, conforme a las principales ciudades, con la posibilidad de dar cierto impulso a algunas zonas rezagadas. Así se crearon la Universidad del Río de la Plata, Universidad del Paraná, Universidad de Río IV y la Universidad Austral.

El nuevo concepto era el de Cuidad Universitaria y una organización por departamentos. En cada edificio, hay un cuerpo directivo a cargo de una carrera.

Se incorporaron los títulos intermedios para que los alumnos ingresasen más rápidamente al mundo laboral pero que aún así, tuviesen la posibilidad de continuar sus estudios. Las Escuelas de Graduados serían el lugar donde los ya recibidos, actualizarían sus conocimientos.

Lanusse, que llegó a la presidencia luego de un levantamiento popular, el Cordobazo (1969), convocó elecciones para 1973. y el 25 de mayo, asume la presidencia de la Nación el doctor Cámpora como resultado del triunfo electoral del 11 de marzo. Al día siguiente de su asunción, varios edificios públicos son ocupados por tendencias en puja del partido gobernante.

Argentina vivía sacudida por el terrorismo; la violencia crecía también por las divisiones entre peronistas de extrema izquierda, extrema derecha y moderados.

Entre junio y julio de 1973, Perón regresó a Argentina, y Cámpora dimitió. En septiembre, Perón fue elegido de nuevamente como presidente.

En 1974 en un acuerdo de radicales y peronistas es sancionada la Ley Universitaria número 20.564.

El 1 de julio del mismo año, muere el general Juan Domingo Perón. Su tercera esposa, Isabelita Martínez de Perón, que además era vicepresidenta del país, le sucedió en la jefatura del Estado.

Y en 1976, el 24 de marzo, un nuevo golpe de estado denominado “Proceso de Reorganización Nacional” derroca al gobierno de María Estela Martínez de Perón.

Bajo la doctrina de la organización nacional se prohibieron y destruyeron textos y se censuraron teorías. La represión se impone bajo todas sus formas en los claustros universitarios.

Este golpe, en marzo de 1976, liderado por Jorge Rafael Videla, condujo a Argentina a una nueva etapa de su historia reciente: la dictadura de la Junta Militar.

Al frente de la Junta estuvieron el propio Jorge Rafael Videla (1976-1981), Roberto Viola (1981), Leopoldo Galtieri (1981-1982) y Reynaldo Bignone (1982-1983).

Durante este periodo, uno de los hechos mas graves, fue la cuestión de la represión. Durante la dictadura militar, más de 30.000 personas murieron o fueron dadas por desaparecidas.

Otro de esos hechos trajo aparejada la crisis económica. Aumentó de forma notable la deuda externa (es decir, el dinero que el Estado debía a otros países).

Durante la dictadura, también tuvo lugar la Guerra de las Malvinas. En abril de 1982, la Junta, presidida entonces por Galtieri, decidió ocupar por la fuerza las islas Malvinas (territorio reclamado por Argentina a Reino Unido desde 1833). Argentina fue derrotada, y los británicos mantuvieron su soberanía sobre las islas.

Alfonsín

La caída de la dictadura aflojó la tensión y se hizo aún más evidente la necesidad del cambio en el sistema educativo. Alfonsín defendiendo la participación de los ciudadanos en el debate, convocó el Congreso Pedagógico Nacional.

“Durante tres años se realizaron actos, debates públicos, asambleas multitudinarias y distritales, …La Iglesia Católica participó organizadamente disputando a los sectores laicistas cada espacio”

Las consecuencias del Congreso Pedagógico se vislumbran aún hoy, pero como unas metas que en gran medida quedaron truncadas.

Con el gobierno de Alfonsín se instaló el progresismo y las intenciones modernizantes y participativas, se terminó con el control policial a estudiantes y docentes, con las currículas dictatiriales y con las restricciones al ingreso universitario. Se permitió la creación de Consejos de escuela constituidos por docentes, padres, alumnos y cooperadoras.

Se duplicó el número de estudiantes universitarios y de nivel inicial, creció un 27% la enseñanza media y un 14% la enseñanza primaria.

Pero hacia el final del período, no se supieron aprovechar los recursos y por no tener en cuenta las demandas de los docentes no se pudo avanzar en la educación. Es importante tener en cuenta que la crisis de la hiperinflación dejó al gobierno sin los recursos para adaptar los sueldos a las necesidades crecientes. [37]

Menemismo

En 1989 es elegido Carlos Saúl Menem como sucesor presidencial. Frente al insistente intento de Alfonsín de permanecer ajeno a las propuestas de intervención financiera del exterior, este nuevo gobierno no opuso reparos al intervencionismo del Banco Interamericano de Desarrollo, al Banco Mundial y otras entidades financieras en pos de una política neoliberal que instaló ¨consultores¨ extranjeros que asesoraban al gobierno acerca de diversas decisiones estratégicas. Entre esas decisiones estratégicas se sitúa la reforma educativa.

En 1995 Menem fue reelecto.

En educación se destacan algunas ideas fuerza:

(Disminuir la responsabilidad del Estado como financiador y proveedor de educación pública

(Establecer aportes en todos los niveles y modalidades de la educación

(Achicar el sistema de educación pública mediante:

(Transferencia de las escuelas a las provincias

(Transferencia de las provincias a algunas municipalidades

(Reducción de las modalidades que no dan rédito económico inmediato como educación de adultos, y de materias como música, plástica, etc

(Descuido de la educación para discapacitados

(Restricciones en la extensión de los servicios de educación pública.

(Se modificaron leyes como el artículo 5to de la Constitución que elimina el derecho universal a la enseñanza gratuita, La ley federal de educación que reestructuró el sistema y la ley de educación superior que redujo las instituciones terciarias.[38]

[pic]

-----------------------

[1] MANGANIELO, E. M. – BREGAZZI, V. E. Historia de la Educación, Librería del Colegio, Buenos Aires, 1966, Pág. 245

[2] SOLARI, Manuel Horacio, Historia de la Educación Argentina, Paidós.

[3] SOLARI, M. H. op. cit. , Pág.,

[4] MANGIANELLO, L. op. cit., Pág. 90

[5] SOLARI, M. H. op. cit. , Pág., 28

[6] Cfr. SOLARI, Manuel Horacio, Historia de la Educación Argentina, Paidós.

[7] SOLARI Horacio Manuel, Historia de la Educación Argentina, Paidos, Buenos Aires 1949,116 a 150

[8] Historia Argentina, curso de ingreso 2008 de la Facultad de Ciencias políticas y relaciones internacionales. Universidad Católica de Córdoba

[9] Idem pág 3

[10] Lobato Mirta y Suriano Juan, op. Cit, Pág. 327 y 328.

[11] Cfr SOLARI, Manuel Horacio; “Historia de la Educación argentina”. Paidos. Buenos Aires. 1949. Página 224

[12] http://www.fmmeducacion.com.ar/Sisteduc/Politica/1880.htm

[13] http://www.unc.edu.ar/reforma/manifiesto

[14] MARTINEZ PAZ, Fernando, El sistema Educativo Argentino, UNC, 1980, pág. 135.

[15] MARTÍNEZ PAZ, Fernando, El Sistema Educativo Nacional, UNC, 1980, pág. 138.

[16] MARTÍNEZ PAZ, op cit., pág. 141.

[17] MARTÍNEZ PAZ, op cit., pág. 144.

[18] MARTÍNEZ PAZ, op cit., Pág. 146.

[19] MARTÍNEZ PAZ, op cit., pág. 157.

[20] MARTÍNEZ PAZ, op cit., pág. 160.

[21]MARTÍNEZ PAZ, Fernando, El Sistema Educativo Nacional, UNC, 1980, pág. 166.

[22] MARTÍNEZ PAZ, Fernando, El Sistema Educativo Nacional, UNC, 1980, pág. 169.

[23] RAMALLO, Jorge María, Historia de la Educación y Política Educacional Argentina, Ediciones Braga S.A., 1989, pág. 105

[24] MARTÍNEZ PAZ, op cit., pág. 183

[25] MARTÍNEZ PAZ, op cit., pág. 191

[26] PAZ MARTÍNEZ, Fernando, El Sistema Educativo Nacional, UNC, 1980.

[27] PAZ MARTÍNEZ, op cit., pág. 204.

[28] PAZ MARTÍNEZ, op cit., pág 199.

[29] PAZ MARTÍNEZ, Fernando, El Sistema Educativo Nacional, UNC, pág. 202.

[30] PAZ MARTÍNEZ, op cit., pág. 205.

[31] PAZ MARTINEZ, Fernando, El Sistema Educa