Leer Ensayo Completo Juicios Orales En Mexico

Juicios Orales En Mexico

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.113.000+ documentos

Categoría: Ciencia

Enviado por: klimbo3445 01 junio 2011

Palabras: 21318 | Páginas: 86

...

desde hace casi una década por empresarios, Organismos No Gubernamentales y gobiernos extranjeros, como el del Reino Unido.

Cada uno de los interesados, desde sus diferentes “trincheras”, fueron logrando que este tema se consolidara poco a poco, primero en los estados y ahora a nivel federal.

De primera instancia, por ejemplo, el Gobierno del Reino Unido, buscó impulsar que los juicios orales se instauraran a nivel federal, pero debido a que su propuesta no prosperó, decidieron comenzar el cambio por los estados.

Fue así como lograron que se aprobaran reformas en estados como Nuevo León, Chihuahua, Estado de México y Oaxaca para poner en marcha los juicios orales, aunque cada entidad con su propio estilo.

Así hasta que lograron que la propuesta de los juicios orales fuera retomada por el ex presidente Vicente Fox, quien la incluyó en el paquete de reformas que envió en materia penal y de seguridad.

En esa ocasión el entonces presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Mariano Azuela, hizo un llamado para dejar atrás los tiempos en los que las reformas se realizaban por un grupo de “iluminados o genios”, sin tomar en cuenta a la ciudadanía.

La propuesta de Fox no prosperó en la anterior legislatura. Los entonces senadores no la aprobaron porque la consideraron inviable. La situación dio un giro y se invirtió con el cambio de presidente de la República y de Legislatura.

En sus primeros seis meses de gestión, el presidente Felipe Calderón también envió un paquete de iniciativas para también realizar cambios en materia penal y de seguridad, pero no incluyó el tránsito a la oralidad en los juicios.

Y en esta ocasión fueron los legisladores quienes decidieron retomar el tema.

Después de una serie de negociaciones la propuesta logró obtener el visto bueno del Ejecutivo. Los juicios orales alcanzaron los consensos necesarios para volverse realidad y dejar atrás el sistema de justicia escrita que está vigente en el país desde el siglo pasado.

A partir de entonces, el grupo de legisladores que se encarga de darle forma a la reforma y que está encabezado por los presidentes de las comisiones de Justicia del Senado y de la Cámara de Diputados, Alejandro González Alcocer, y César Camacho, pasaron a la fase de decidir cómo se llevará a cabo la transición a este sistema, en el que se plantea que el cambio dure como máximo siete años.

Y es ahí donde los especialistas piden que se concentre la atención, porque los errores o deficiencias que se cometan en esta fase pueden generar no sólo que la reforma fracase, sino que al hacerlo agrave los problemas de justicia que se pretenden solucionar con su instauración.

Indispensable, una transición planeada

José Antonio Caballero

El debate sobre una eventual transformación de la justicia penal en México ya no es un acontecimiento futuro e incierto. Los estados de Nuevo León, México, Chihuahua, Oaxaca, Zacatecas y Baja California, a pesar de las importantes diferencias entre cada estado, son un claro ejemplo de las consecuencias prácticas de las discusiones sobre la oralidad y el proceso penal acusatorio en México. El Congreso de la Unión y las legislaturas de otros estados también consideran la conveniencia de modificar los procesos penales en el resto del país. La crisis de la justicia penal es una realidad y es una buena noticia que los legisladores se aboquen a la resolución del problema.

Pero al margen de la discusión sobre los méritos y alcances de las reformas procesales aprobadas o de las propuestas existentes, me parece que los encargados de discutirlas también deben considerar la manera en la que dichas reformas serán eventualmente implementadas y el impacto que se espera de ellas. El tema no es menor. Hasta el momento el tema de la implementación se centra en dos cuestiones. En primer lugar se mencionan las dificultades para la puesta en funcionamiento del régimen constitucional para el tratamiento de menores infractores (reformas al Artículo 18 de la Constitución). La experiencia ha sido compleja y en muchos casos la ejecución de la reforma se encuentra inacabada. Las lecciones de este proceso indican que la reforma de un sistema de justicia no solamente se alimenta de buenas intenciones, sino que también exige una cuidadosa planeación, presupuestación, ejecución, seguimiento y evaluación.

En segundo lugar, las aproximaciones a la cuestión de la implementación de la reforma procesal penal en materia de oralidad se suelen centrar en los costos. Se habla de la necesidad de aumentar considerablemente los presupuestos de las instituciones que integran el sistema de impartición de justicia, pero no parece haber mayores referencias sobre la manera en la que los recursos serán destinados.

Habida cuenta de lo anterior, parece necesario orientar la discusión hacia las necesidades concretas que se pueden generar con motivo de una reforma al sistema de justicia penal en México. Para tal efecto, los cambios pueden enfocarse en cuatro grandes áreas: la organización de las instituciones que forman parte del sistema de justicia penal; los actores del sistema; la infraestructura física; y los sistemas tecnológicos.

El tema de la organización es quizá la parte toral de la reforma. Esto es especialmente relevante en procesos de reforma de largo alcance como los que experimentan Chihuahua y Oaxaca. En estos casos, el éxito de la reforma exige una verdadera transformación en la conducción y gestión de los órganos que integran el sistema. En los juzgados, por ejemplo, se trata de la introducción de un nuevo modelo de despacho judicial. En esta materia el reto consiste en la capacidad de transformación de cada institución. Por lo que respecta a las personas, las actividades de capacitación no sólo involucran al personal al servicio del Estado (ministerios públicos, jueces, defensores y peritos, entre otros) sino que también debe considerarse a los abogados y a la ciudadanía en general en su carácter de potenciales usuarios del sistema. Los reformadores oaxaqueños han sido especialmente exitosos en la capacitación de abogados. En el tema de ministerios públicos y policías, la capacitación debe ser especialmente marcada con el objeto de permitir elevar la calidad de las investigaciones. No hay que darle vueltas, una reforma procesal orientada hacia un proceso acusatorio exige mejores investigaciones.

El tema de la infraestructura física, si bien es importante, puede requerir menos atención. La planeación de la reforma debe identificar el modelo de unidad jurisdiccional a emplear.

En sistemas tecnológicos el cambio debe centrarse en establecer un sistema de información sobre el funcionamiento de poderes judiciales y procuradurías. La información es fundamental para conocer el estado de salud de la reforma. Esto es especialmente relevante cuando se trata de corregir, rectificar o innovar en algunas áreas.

En conclusión, una reforma al sistema de justicia penal exige recursos. Sin embargo, el nivel de exigencia no es infinito. En todo caso, lo que se requiere es un proceso de planeación que permita conocer con precisión las necesidades y programar los gastos que se deben realizar. La planeación no sólo asegura que existan recursos sino que también nos permite conocer con toda claridad su destino y las expectativas que debemos albergar con motivo de la reforma. La reforma también exige una visión integral del proceso, la coordinación interinstitucional y la gradualidad en su implementación.

*Secretario general de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia. División de Estudios Jurídicos CIDE

Los cambios, acordes con la realidad

Ricardo Ojeda Bohórquez

La clase política ha representado a los juicios orales como la solución a los problemas de justicia que existen en México.

La verdad de las cosas, es que la sociedad mexicana lo que ha estado exigiendo son resultados para terminar con la impunidad y la inseguridad que existe en el país y no le interesa tanto si los procesos penales son o no rápidos y efectivos.

No dejo de reconocer que nuestros procesos penales actuales son tardados y que esto se debe en gran medida a que se privilegia la garantía de defensa por la de duración de los procesos, pero eso podría solucionarse reduciendo los términos para acortar los tiempos.

Tampoco dejo de reconocer que los juicios orales podrían ser una solución para agilizar los procesos penales en delitos que no afectan gravemente los intereses de la sociedad, atendiendo al bien jurídico que tutelan.

En verdad, muchos de los principios que se manejan en los juicios orales que se proponen, son observados en nuestros actuales procedimientos, más todavía en los procesos sumarios y en diligencias de pruebas, como son los careos y las testimoniales, pero al parecer, es una política de Estado introducir los juicios orales en México.

Considero entonces que el nuevo procedimiento oral que se ha venido impulsando por instituciones no gubernamentales, que seguramente persiguen algún interés, podrían ser muy útiles en tratándose de delitos no graves, en donde exista la posibilidad de medios alternativos de solución de conflictos y a manera de excepción, reglamentar un sistema parecido, pero distinto en delitos graves y delincuencia organizada.

Los juicios orales, tal como se vienen planteando por Organizaciones No Gubernamentales y que ya fueron implementados en el estado de Oaxaca y en algún otro estado como Chihuahua y Nuevo León, aparentemente son muy garantistas, pero a mi juicio, contienen algunas inconsistencias que podrían propiciar lo que la sociedad no quiere, que es la impunidad, principalmente por la forma en que se pretende dar valor a la prueba, en el sentido de que las evidencias admitidas ante el Ministerio Público y que sirven para sustentar un auto de vinculación a proceso, no pueden tener ningún valor para el dictado de la sentencia, si no se desahogan ante el juez en la audiencia final o audiencia madre como le llaman algunos.

Esta situación es preocupante porque en delitos graves por ningún motivo debe aceptarse esta regla, pues de esta forma desaparecerían las evidencias, sin lugar a dudas, al llegar a ese momento de la audiencia final, como podrían ser los testimonios por amenazas o simplemente por privar de la vida a los testigos, más todavía si se trata de delincuencia organizada; o bien que se den otros problemas como en países que tienen ese procedimiento, que se resuelve el juicio en un día, pero después de dos años.

En una sola audiencia, la versión de una persona puede ser apócrifa y es necesario que declare dos o tres veces para que el juez pueda determinar su autenticidad o falsedad, por lo que en delitos graves y en delincuencia organizada, la etapa de desahogo de pruebas debe ser distinta, es decir, abrir un periodo probatorio por lo menos de tres meses, en el que se desahoguen las mismas, sin perjuicio que en la audiencia final solamente se admitan y desahoguen las supervenientes y necesarias para resolver el juicio.

Se ha comentado, que si se cuestiona nuestro actual procedimiento por diverso motivos, por qué tendríamos que aplicar el mismo para los delitos graves; pero no sería el mismo, sino un nuevo procedimiento parecido al establecido para los delitos no graves, pero con una etapa probatoria de dos o tres meses y con reglas distintas, eliminando los vicios de nuestro actual procedimiento.

Por tanto, yo creo que no debemos rehusarnos al establecimiento de los juicios orales penales, pero sí establecer algunas modificaciones al sistema que se nos ha estado vendiendo y que Oaxaca ya lo adoptó; sobre todo, establecer algunas reglas muy distintas en tratándose de delitos graves y delincuencia organizada. Algunas de las soluciones podrían ser reducir el catálogo de delitos graves para disminuir la prisión preventiva y privilegiar el principio de presunción de inocencia, pero no eliminar algunas sabias jurisprudencias de la Corte antigua, como es aquella que las primeras declaraciones deberán tener valor preponderante.

Bienvenidos los juicios orales a México, pero con las modificaciones adecuadas a nuestra realidad nacional.

*Magistrado del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Penal y Coordinador de Magistrados del Primer Circuito.

El tema de la justicia se constituye como aspecto esencial permanente de los derechos e intereses jurídicos de los gobernados de todas las sociedades y democracias, no obstante adquiere mayor relevancia por el hecho de que la actividad económica y comercial moderna ha generado desigualdades sociales que sistemáticamente se ven reflejadas en el incremento de los índices de inseguridad pública, entre otros aspectos.

El derecho moderno está ligado a la pretensión de civilizar y someter a reglas institucionales los conflictos políticos y sociales. El imperio de la ley como base para garantizar el Estado de derecho y la equidad tienen relación directa en el campo penal, específicamente con el sistema de impartición de justicia.

En este sentido se inscribe la evaluación que deba hacerse sobre la conveniencia de instaurar juicios orales en México, lo cual conlleva un análisis actual del sistema de impartición de justicia penal en su conjunto con visión de largo alcance, sobre la composición institucional del Poder Judicial y de la forma como se desarrollan los procesos y procedimientos penales.

El análisis de los preceptos que guían la ejecución de los juicios escritos que caracterizan a nuestro actual sistema penal, sus resultados y las repercusiones que están generando en los susbistemas de procuración y ejecución penal que integran el sistema de impartición de justicia penal, nos permite identificar resultados adversos al ideal de justicia plasmado en nuestra Carta Magna.

La función jurisdiccional como símbolo de estabilidad e imparcialidad presupone un sistema eficaz de operación para individualizar la aplicación de la norma el cual está sustentado en principios de independencia, eficiencia, accesibilidad y certeza, no obstante, en su forma actual trabaja con mecanismos fríos, ritualistas y burocráticos, con lo cual, lejos de lograr sus objetivos, sus resultados generan exceso de trabajo en el Poder Judicial, lentitud en la resolución de las causas penales, además de incrementar en algunos casos los índices de impunidad y elevar la contaminación delictiva de las personas sujetas a proceso, propiciando una sobrepoblación del ya deficiente sistema penitenciario mexicano.

La fracción VIII del artículo del artículo 20 Constitucional establece que entre las garantías del inculpado está el que será juzgado antes de cuatro meses si se tratare de delitos cuya pena máxima no exceda de dos años de prisión, y antes de un año si la pena excediere de ese tiempo, salvo que solicite mayor plazo para su defensa, en la práctica esta situación no se cumple en todos los casos, ante excesiva duplicidad de trabajo respecto a la actividad investigadora hasta acreditar la presunta responsabilidad y el cuerpo del delito que realiza el Ministerio Público para repetirlo íntegramente durante la actividad jurisdiccional sin que se propongan alternativas para evitarlo, a sabiendas de sus costos sociales y económicos.

En contraste a este estado de cosas, pero sin verlo como una panacea, los beneficios que vendría a aportar al sistema de impartición de justicia en los procesos bajo el sistema oral, deben ser evaluados partiendo del análisis específico de su operación, en los cuales, desde la preparación de un caso se puede acceder a mecanismos que permiten una solución rápida sin que éste llegue a la jurisdicción de un juez, cuando no existen pruebas suficientes que lo soporten, con lo cual se eliminan las prácticas aberrantes de consignar asuntos incluso por mera sospecha y poner innecesariamente en movimiento una costosa maquinaria de justicia, además de evitar la flagrante violación a los derechos humanos de las personas internas en los reclusorios preventivos al estar conviviendo ilegalmente procesados con sentenciados ante la falta de espacios suficientes para separarlos según lo establece la Constitución Política.

Por otra parte, solo en los casos en que la fiscalía -hoy Ministerio Público- realice un verdadero trabajo de investigación científica que se traduzca en pruebas incuestionables, podrá hacerse uso del beneficio de la inmediatez o comunicación directa del inculpado y su defensor con la parte acusadora y el juzgador en el mismo local en que se desarrolle la audiencia, lo que permitirá adicionalmente a la víctima del delito tener certeza del enjuiciamiento y sanción de la conducta antisocial que le dañó y paralelamente a la sociedad, en el sentido de que no se le revertirá la acción de la justicia como sucede actualmente, si se analiza desde el punto de vista social y económico.

Desde luego que no se busca poner en tela de juicio el trabajo de los integrantes del actual poder judicial, lo que se analiza es la necesidad de explorar los beneficios de dicho modelo y ajustar los actuales mecanismos jurisdiccionales al nuevo paradigma de la justicia oral como una acción pública de alto beneficio social, basados en la afirmación de Montesquieu, quien consideraba que los tribunales no habrían de ser permanentes; un sistema jurídico formalista en exceso, no permite su adaptación a la cambiante realidad y corre el riesgo de mantenerse a la zaga en perjuicio de sus beneficiarios.

Con la implantación de los juicios orales en México, la administración de justicia coadyuvaría a desterrar la lentitud en el desarrollo de los procedimientos que en la actualidad tanto han deteriorado la imagen del Poder Judicial y específicamente de los jueces, quienes encerrados en sus oficinas se aíslan del desarrollo de las audiencias, ya que en la práctica y bajo el actual sistema, éstos se han vuelto seres inexistentes en las audiencias, y los procesados difícilmente llegan a conocer a quien los juzga, siendo los secretarios de acuerdos los asistentes en la conducción y resolución práctica de los procesos, más no en la formal.

Con la simplificación que se haga de los procedimientos para acceder a la justicia, la ciudadanía se verá motivada a ejercer mayormente su derecho constitucional a denunciar, lo que permitirá disminuir la elevada cifra negra del delito y contribuirá en general a promover mas la acción de la justicia. Esta debe ser la prioridad y respuesta a los incesantes reclamos sobre los elevados índices de impunidad que se registran en México.

En el caso del juzgador, se infiere la necesaria inmediatez para que éste conozca de viva voz los argumentos de las partes en un juicio y el encausado conozca y escuche personalmente el desarrollo del proceso, ya que en el terreno de la realidad la sobrecarga laboral de los defensores de oficio, y en ocasiones la falta de ética de algunos colegas, impide explicar a sus defendidos los términos y avances de su causa penal, ante lo cual el procesado solo debe concretarse a firmar, sin entender, en la mayoría de las veces, lo que realmente sucedió durante el desahogo de las diligencias, ni las consecuencias de estampar su firma en las actuaciones, hasta que la realidad los alcanza y son notificados de sendas sentencias.

Como ya se aclaró anteriormente, no pueden soslayarse los avances alcanzados en el Poder Judicial con la implementación de acciones de conciliación y mediación para hacer más ágiles los procedimientos que ya diversos Estados de la República Mexicana han impulsado incluso en el Distrito Federal, y que se constituyen como positivos ejemplos de la disminución de la saturación en los juzgados para no llegar a largos juicios, no obstante estas acciones aún son insuficientes y la implantación de juicios orales vendría a aliviar la pesada carga a que nos hemos referido.

La justicia de paz o de cuantía menor es un modelo práctico pero limitado en su competencia, es un procedimiento que posibilita su desarrollo en una sola audiencia pública en la que se presentan pruebas, alegatos y conclusiones, pudiéndose en algunos casos en algunos casos, dictar sentencia en la misma, eliminando largos y tortuosos procesos escritos de primera instancia, que perjudican a las víctimas del delito y se traducen en pesadas cargas económicas para el Estado y la sociedad.

En abono de las aseveraciones expuestas en este trabajo, los juzgados penales reportan que el 10 % de los expedientes iniciados concluye sin sentencia, esto es, se solucionan mediante conciliación entre las partes y el 90% que es sometido a procedimiento principalmente es referido a delitos patrimoniales y daño en propiedad ajena.

En su informe el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal reporta que durante 2004, se dio entrada a 23,911 consignaciones en materia de justicia de paz penal, de las cuales 11, 288 concluyeron por la existencia de conciliación o perdón entre la víctima del delito y el procesado o por desvanecimiento de pruebas, por lo que solo fue necesario dictar 4,657 sentencias. Esto quiere decir que se inició proceso y se abrieron más de 23,000 causas penales innecesariamente, concluyendo que si todo este esfuerzo se hubiera concentrado en las 4, 657 que si llegaron a sentencia, se hubiera garantizado al 100% la expedites de la justicia.

A inicios del año 2005, en Colombia se implementaron de manera paulatina los juicios orales en Bogotá la Capital, en Caldas, Risaralda y Quindío y se logró que las sentencias se emitieran en 20 días en delitos del orden común por robo y homicidio los de mayor incidencia.

De esta experiencia los tres mil casos registrados durante los primeros tres meses y medio a partir de la incorporación del nuevo sistema de juicios orales, el 80% se resolvió mediante la conciliación o la aceptación de los cargos en caso de flagrancia, lo que representa que solo el 20% debe ser llevado a juicio.

Con base en lo anterior, es impostergable llevar al terreno de la consulta y el debate especializado la propuesta de reforma procedimental que conllevaría a la instauración de los juicios orales en México, ya que no obstante que somos partidarios de su implementación, ésta debe darse de manera muy cuidadosa ya que no se debe importar un sistema de otros países sin conocer a ciencia cierta y analizar a fondo las experiencias de quienes ya los han implantado y de quienes actualmente tienen bajo su responsabilidad la ardua tarea de impartir justicia, este debate deberá conjuntar las mejores experiencias en el tema y proponer un modelo de oralidad ajustado a nuestras costumbres y cultura.

Como antecedente en México, el actual titular del Poder Ejecutivo elevó una propuesta al Poder Legislativo sobre el tema al que nos referimos, en buena medida se presentó como reacción para enfrentar el problema de los elevados índices de inseguridad que se registran en todo el país. Sin embargo, esta propuesta debe surgir, no como una reacción a los problemas, sino como voluntad para el mejoramiento de los niveles de satisfacción de los ciudadanos que demandan una justicia equitativa, transparente y expedita.

La implantación de los juicios orales requiere voluntad de cambio, mayor capacitación de los funcionarios públicos y sobre todo, el compromiso de los integrantes del poder judicial ya que implicará fundamentalmente que los jueces abandonen sus oficinas para presenciar, dirigir y resolver en las mismas audiencias; ese es el verdadero sentido de un juez, resolver sobre la marcha en interacción con el Ministerio Público, al efecto, deberán elaborarse estudios sobre el costo beneficio y la opinión de calificados especialistas en el tema para dejar atrás el sistema escrito que solo ha burocratizado la procuración y administración de la justicia, haciéndola fría y deshumanizada.

En cualquier democracia del mundo todos los sistemas deben estar sujetos a una revisión periódica sobre los elementos que lo conforman y de sus resultados para adecuarlos a los nuevos retos que la modernidad impone, con lo cual debe emerger una propuesta que suficientemente consensuada, pueda ser analizada por el Poder Legislativo para su discusión y en su caso aprobación y de esta forma se garantice una innegable impartición de justicia.

____________

Bovino, Alberto, Temas de Derecho Procesal Penal Guatemalteco, Fundación Mirna Marck, Guatemala, 1997.

Etcheverry, Alfredo, Exposición Crítica del Sistema Procesal Penal Chileno, revista de Ciencias Penales, 1965, Tomo XXIV.

Informe Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, México, 1994.

Martínez Rojas, Salvador, Lic. y Magistrado, La Oralidad como Garantía de la Expeditez de la Administración de Justicia, Revista de la Escuela de Derecho, Universidad Anahuac, México, 1982.

Novoa Montreal, Eduardo, El Derecho como obstáculo al cambio social, México, Siglo XXI, 1975

Revista Mexicana de Justicia, Procuraduría General de la República, Número 6, México, 1999.

Los juicios orales en México | | | |

*

* 1

* 2

* 3

* 4

* 5

(18 votos)

Escrito por Lic. Eduardo Platas Sandoval |

lunes, 31 de diciembre de 2007 |

La oralidad no es ajena a nuestro sistema procesal. Nuestro sistema constitucional y legal establecen los principios de oralidad, publicidad, inmediación (presencia del juez en las audiencias) y concentración (que se desarrolle el proceso en la menor cantidad de audiencias posibles); sin embargo..

Las leyes secundarias equivocadas, la gran carga de trabajo de los tribunales y las inercias entre funcionarios y litigantes han revertido estos principios en la práctica. Hoy por hoy nuestro sistema es escrito, el gran ausente del proceso es el juez, quien delega sus funciones en sus subordinados y el proceso es discontinuo, es decir, proliferan las suspensiones, cancelaciones y postergaciones de las audiencias.En México se ha dado la misión imposible a las autoridades e instancias judiciales de agotar todas las fases en todos los procesos, dejando constancia escrita de las audiencias. Para corresponder a la carga de trabajo deben de tramitarse simultáneamente 15 o 20 casos al mismo tiempo. Esto hace imposible que el juez presida y supervise todos los casos. Ante esta imposibilidad, se ha legitimado que sean los subordinados del juez los que tramiten el proceso, reciban pruebas, testimonios, evidencia, realicen los careos. Al final el juez, en su despacho tendrá que leer selectivamente el extenso expediente y analizar el proyecto de sentencia que le proponen sus auxiliares. Esto quita mucha calidad técnica y moral a las decisiones judiciales.

Esta congestión de las procuradurías y juzgados es la que hace impensable para algunos que se pueda atender el mandato constitucional de una justicia cercana y accesible. Además, la preparación del juicio oral demanda un gran esfuerzo de los abogados. Realizar oralmente los aproximadamente 250 mil procesos que se inician en México cada año colapsaría el sistema, no habría salas de audiencias, no abogados defensores, ni jueces suficientes.

¿Cómo hacen entonces países como Estados Unidos, Alemania, España, Chile o, entre nosotros estados como Nuevo León que tienen previsto la realización de juicios orales? ¿Multiplican su presupuesto? ¿Cuadruplican sus funcionarios judiciales? No, en un sistema como éstos, sólo unos cuantos casos llegan a juicio oral. Por ejemplo, en Chile, sólo entre 5% y 7% de los procesos llegan a juicio oral y En Nuevo León apenas se han registrado 4 juicios orales. En esos sistemas la ley contempla otras modalidades de solución. Así, los casos pequeños y no violentos (que en México son más de la mitad, por ejemplo los derivados de accidentes de tránsito) se pueden resolver con un acuerdo reparatorio de los daños causados a la víctima y el pago de una multa o sanciones como servicios en beneficio de la comunidad; en casos más complicados en los que el acusado considere que hay suficientes evidencias en su contra que lo hace suponer que será condenado, pueden optar por un juicio abreviado a cambio de recibir una sanción menor. El juicio oral es así, un referente del sistema, que hace que se racionalice el uso del proceso penal y la prisión realmente como últimos recursos.

En la práctica ha dado buenos resultados. En los sistemas que han logrado descongestionar sus instituciones y abrir paso a los juicios orales se logra concluir satisfactoriamente al menos 80% de los asuntos ingresados (en México la efectividad es de 20%), dando a cada tipo de ilícito la atención más adecuada, con un uso racional y eficiente de los siempre escasos recursos de la justicia. En estos sistemas, debido a la publicidad y transparencia de los procesos y a la efectividad de los resultados del sistema, los ciudadanos han comenzado a tener más confianza en la justicia.

Esta Los principios fundamentales del juicio oral son los siguientes:

a) Imparcialidad del Juez: existen dos jueces, el primero es el que se encarga de la etapa de preparación y el segundo es el que se encarga de dictar sentencia en el juicio oral, este proceso evita que el segundo Juez forme un criterio previo en el asunto.

b) Oralidad: prevalece la oralidad en la mayor parte del proceso.

c) Inmediación: Significa del juez tiene que estar presente en todas las actuaciones y etapas del proceso, por lo tanto no puede existir el desahogo de alguna prueba sin la presencia del Juez y de las partes.

d) Contradicción: Tiene que existir un conflicto en las pretensiones ya que esto origina el juicio.

e) Publicidad: Significa que las audiencias son públicas con las excepciones que marca la ley y actualmente se pueden observar en internet en la pagina del Poder Judicial en los Estados que ya han adoptado este sistema.

f) Continuidad: Todo juicio debe seguir un procedimiento el cual debe ser continuo y sin dilación alguna.

g) Concentración: el proceso se debe llevar acabo en el menor numero de audiencias posibles.

Habiendo analizado los principios fundamentales de los juicios orales podemos observar que este sistema tiene un alto grado de efectividad. Los estados que han adoptado este sistema se han percatado que es una forma de hacer justicia de manera pronta, expedita e imparcial.

En Las funciones del juez en una audiencia de juicio oral son las siguientes:

1. Ordena y autoriza las lecturas pertinentes. 2. Hace Advertiencias a las partes. 3. Toma las protestas legales. 4. Modera la discusión. 5. Impide intervenciones impertinentes.

Y sus límites son que no debe coartar el ejercicio de la persecución penal, ni de la libertad de defensa.

Ésta es la geografía nacional de los juicios orales: en Chihuahua entró en vigor el 1o. de enero del año pasado una reforma integral, que desde entonces se ha practicado. En Oaxaca, Zacatecas y Baja California están aprobadas reformas integrales, aunque en los dos últimos estados tendrá vigencia a partir de 2009. Nuevo León tiene aprobada y en vigor una reforma parcial. En el estado de México también está aprobada y en práctica una reforma, pero cosmética a decir de los expertos. En Morelos, Tamaulipas y Aguascalientes se espera la aprobación de reformas integrales, y en Jalisco y Veracruz ocurre lo mismo con reformas parciales. En Sonora y Coahuila la reforma integral está en proceso de redacción.

Catorce entidades más (San Luis Potosí, Tlaxcala, Hidalgo, Durango, Baja California Sur, Guerrero, Querétaro, Distrito Federal, Puebla, Tabasco, Colima, Quintana Roo, Guanajuato y Yucatán) se interesan en iniciar sus reformas. Y no han mostrado interés alguno en hacerlo Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Campeche y Chiapas.

El estado de Nuevo León fue el primero en implementar este sistema sin embargo no incluyo todo el catalogo de delitos, solo los delitos culposos no graves y por 38 delitos dolosos más de querella y de oficio que incluyen fraude y abuso de confianza de cuantía mínima: artículo 553 del código de procedimientos penales de Nuevo León.

El Estado de Chihuahua fue el primero en implementar los juicios orales con todo el catalogo de delitos.Nota: El contenido de este y otros temas aquí publicados son responsabilidad de los escritores y quedan a criterio de quien los lee.Clicks: 9182Comentarios (6)RSS para estos comentariosamador.: ... este analisis sobre los juicios orales en nuestro pais, nos deja en claro que es algo de gran importancia por la inparticion de justicia que hoy tenemos en nuestro pais. 1julio 19, 2008Lic. Cleotilde Bayliss Treviso: NO ES LA SOLUCION LOS JUICIOS ORALES Con todo respeto, en los estados que se ha implantado los juicios orales, m e n t i r a que ha disminuido la deliencuencia, y en el primer ano hubo en chihuahua 6 juiicios orales en el segundo 18 juicios y en el tercero seran 18 y asi subiran los asuntos hasta que lleguemos en un corto plazo a que para que tu juicio inicie tendras que esperarte de 2 a 3 anos, eso es justicia pronta y expedita?.- Y saben quien esta pagando esta implementacion? US AID que para dorarnos la pildora lo nombran PRO-DERECHO, chequen en internet estos 2 nombres.- Esto es solamente que Estados Unidos esta preparando el terreno para que cuando llegue el momento y conforme al Tratado de Libre Comercio, ellos podrian litigar en Mexico, asi tendrian un sistema de justicia en concordancia con ellos.- Y sabemos a que nos estamos comprometiendo con esto?. Tuve la oportunidad de presenciar tres juicIos de garantias, un juicio Oral y un juicio de Casacion, que la verdad NO ESTAMOS CAPACiTADOS. NI MINISTERIOS PUBLICOS, NI DEFENDORES DE OFICIO, JUECES, NI MAGISTRADOS. MENOS LITIGANTES PARA ESTE SISTEMA, NI LOS PLANES DE ESTUDIOS DE LAS UNIVERSIDADES.- Si tenemos un sistema de justicia, en donde las Averiguaciones Previas no se intergan bien (que ya tenemos msa de 70 anos con y aun no se hace bien), Nuestras leyes actuales no estan mal, son errores humanos no el sistema ni nuestras leleyes.- Aunado que solamente se esta reformando el Codigo de Procedimientos Penales y los delitos qur estan en el Codigo Penal no hay ninguna modificacion.- Ademas en los paises que tienen juicios orales NI TIENEN NUESTRA POBLACION, NI NUESTRAS COSTUMBRES, NI LA MISMA PROBLEMATICA EN INSEGURIDAD NO HAY COMPARACION.- Muchas Gracias,- Lic. Cleotilde Bayliss Treviso de Tijuana, Baja California correo baylissc@hotmail.com.- Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Que tengan excelente dia! 2octubre 04, 2008jose luis duran garcia: lic.derecho la evolicion de la sociedad requiere atancion en todos los movientos de las politicas publicas no es la ecepsion en las leyes y la forma de cobatir la demanda de atencion de impartir justicia lo correcto es que los gobernantes tomen la iniciativa y enfoquen estrategias y recursos a capacitacion a todos los secrores que intervengan en la modernizacion y planteamientos de los juicios orales 3agosto 04, 2009ALICIA HERNANDEZ JACOBO: ... me parece mal que plagien las cosas y no se adapten a la realidad 4abril 20, 2010lic. Pablo S. Mora R.: DEBEMOS DE EVOLUCIONAR PARA MEJORAR Primero que nada todas y cada uno de los comentarios me an parecido muy interesantes y valiosos , pero , si solo nos ponemos a ver los defectos de las nuevas formas (juicios orales) entonces caeremos en la mediocridad.

A mi parecer los juicios orales son un nuevo cambio que ya asia falta solo que no hubo un tiempo pertinente para prepararnos, ni mucho menos quien nos pudiera ilustrar con algun tipo de conocimiento por lo tanto asi como nos expresa la lic cleotilde podra serposible un nuevo estancamiento en el proceso del litigio sumado con la inevitable corrupcion ya sea x parte del contrario o nuestra propongo que crearamos un despacho especializado en el proceso de juicios orales cualquiera que se quiera contactar con migo agalo al e-mail hermes.black@hotmail.com Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla 5abril 22, 2010Lic. Rodríguez: Juicios Orales en parte estoy de acuerdo con algunos comentarios, es verdad que los juicios orales no son ni serán la solución de nada, seria erróneo creer que son la varita mágica que va a solucionar todo los problemas que hay en cuestión de justicia en el país, lo que hace falta es un verdadero compromiso por parte de gobierno de los tres niveles para tratar de controlar los índices delictivos , mayor y mejor profesionalización de los cuerpos policíacos, de los órganos de impartición de justicia, que quiere decir que ya es hora que en vez de estar gastando tanto dinero, eso mejor se canalicen ese recurso a pagar mejores sueldos y elevar el nivel de vida de los funcionarios públicos que arriesgan sus vidas, vemos como la corrupción es lo que no deja avanzar el estado de derecho.

No se necesita un solución Express, al hay se va, lo vemos actualmente en el aplazamiento de sistema de juicios en el estado no se tiene la infraestructura necesaria y por eso se ha aplazado ya varias veces.

Así como queremos hacer un verdadero cambio, el cambio es en lo personal no en lo institucional.

|

* histórica que tiene el haber presidido el primer Juicio Oral en México? | | | |FMSM: En realidad he pensado...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

. ÍNDICE Introducción2 1. MARCO HISTORICO..4 2. MARCO JURIDICO...5 CONCLISION..27 FUENTES DE INFORMACION.33 Anexos35...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

que permite el fiel cumplimiento de los apuntados principios que rigen el juicio oral por encima de los sistemas escritos que no incorpora aquellos que plenamente...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

actualmente se llevan en la mayoría del país. D) Hipótesis La reforma judicial incluye los juicios orales en México. Con ello los legisladores aseguran poner...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

[1] Carbonell, Miguel y Ochoa Reza, Enrique, ¿Qué son y para qué sirven los juicios orales?, México, UNAM, Porrúa, 6ª. Edición, 2010, pág. XIX [2] Ibídem, pág...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En México

49 BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................... 53 JUICIOS ORALES EN MÉXICO INTRODUCCIÓN...

Guardar Trabajo

* Implementacion De Juicios Orales En Mexico

la unión. Tomando el ejemplo del Reino Unido, México busco en primera instancia que los llamados ´´juicios orales´´ se instaurara a nivel estatal y posteriormente...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En México

aprobaran reformas en estados como Nuevo León, Chihuahua, Estado de México y Oaxaca para poner en marcha los juicios orales, aunque cada entidad con su propio estilo...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En México.

penal para establecer los Juicios Orales. El problema de fondo es el tipo de sistema de justicia penal bajo el cual se desempeña el Ministerio Público. En México...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

de 2006 se instalaron en diversos municipios del Estado de México las primeras 18 salas de audiencia de juicios orales. Durante 2007 se instalaron otras 12 salas de...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

nuevos caminos para la solución de controversias que surgen en la sociedad, hacen en los juicios orales una excelente opción ya que el propósito principal es lograr...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

que permite el fiel cumplimiento de los apuntados principios que rigen el juicio oral por encima de los sistemas escritos que no incorpora aquellos que plenamente...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Mexico

ASUNTO: CONSTANCIA A QUIEN CORRESPONDA: El que suscribe: C. Faustino Trinidad Cruz__ en Mi calidad de Presidente Auxiliar __ de Xochinanacatlan__ DEL...

Guardar Trabajo

* Juicio Orales En El Estado De Mexico

Juicios orales en México, los riesgos a enfrentar Por: El Universal Abogados advierten que una mala aplicación de los juicios orales puede generar mayores...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales Mexico

puede generar mayores problemas en la justicia MÉXICO, DF.-La instauración de juicios orales en el país, una de las propuestas de reforma penal que más polémica...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales En Materia Civil

celebran audiencias orales en materia civil, como los son: Nuevo León. Estado de México. BIBLIOGRAFÍA Juicio Oral en México: http://www...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales

humanos. En el sistema penal mixto o acusatorio formal la fase de juicio oral es, en principio, la fase reina del proceso penal, desarrollándose ante el órgano...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales

llega desde el Congreso: se aprobó la reforma constitucional que implantará los juicios orales en México en un periodo máximo de ocho años. Es quizá la reforma más...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales

sensible, empático, estudioso, imparcial, dinámico, que tenga don de servicio Juicios orales en México, los riesgos a enfrentar Abogados advierten que una mala...

Guardar Trabajo

* Juicios Orales

agrarios, que son públicos en su desahogo y son presididos por un magistrado. ¿PORQUÉ DESAPARECIERON LOS JUICIOS ORALES EN MÉXICO? La historia nos dice que en...

Guardar Trabajo

Los juicios orales en México

Autor Lic. Eduardo Platas Sandoval

lunes, 31 de diciembre de 2007

La oralidad no es ajena a nuestro sistema procesal. Nuestro sistema constitucional y legal establecen los principios de

oralidad, publicidad, inmediación (presencia del juez en las audiencias) y concentración (que se desarrolle el proceso en la

menor cantidad de audiencias posibles); sin embargo..

Las leyes secundarias equivocadas, la gran carga de trabajo de los tribunales y las inercias entre funcionarios y

litigantes han revertido estos principios en la práctica. Hoy por hoy nuestro sistema es escrito, el gran ausente del

proceso es el juez, quien delega sus funciones en sus subordinados y el proceso es discontinuo, es decir, proliferan las

suspensiones, cancelaciones y postergaciones de las audiencias.

En México se ha dado la misión imposible a las autoridades e instancias judiciales de agotar todas las fases en todos los

procesos, dejando constancia escrita de las audiencias. Para corresponder a la carga de trabajo deben de tramitarse

simultáneamente 15 o 20 casos al mismo tiempo. Esto hace imposible que el juez presida y supervise todos los casos.

Ante esta imposibilidad, se ha legitimado que sean los subordinados del juez los que tramiten el proceso, reciban

pruebas, testimonios, evidencia, realicen los careos. Al final el juez, en su despacho tendrá que leer selectivamente el

extenso expediente y analizar el proyecto de sentencia que le proponen sus auxiliares. Esto quita mucha calidad

técnica y moral a las decisiones judiciales.

Esta congestión de las procuradurías y juzgados es la que hace impensable para algunos que se pueda atender el

mandato constitucional de una justicia cercana y accesible. Además, la preparación del juicio oral demanda un gran

esfuerzo de los abogados. Realizar oralmente los aproximadamente 250 mil procesos que se inician en México cada

año colapsaría el sistema, no habría salas de audiencias, no abogados defensores, ni jueces suficientes.

¿Cómo hacen entonces países como Estados Unidos, Alemania, España, Chile o, entre nosotros estados como Nuevo

León que tienen previsto la realización de juicios orales? ¿Multiplican su presupuesto? ¿Cuadruplican sus funcionarios

judiciales? No, en un sistema como éstos, sólo unos cuantos casos llegan a juicio oral. Por ejemplo, en Chile, sólo entre

5% y 7% de los procesos llegan a juicio oral y En Nuevo León apenas se han registrado 4 juicios orales. En esos

sistemas la ley contempla otras modalidades de solución. Así, los casos pequeños y no violentos (que en México son

más de la mitad, por ejemplo los derivados de accidentes de tránsito) se pueden resolver con un acuerdo reparatorio

de los daños causados a la víctima y el pago de una multa o sanciones como servicios en beneficio de la comunidad; en

casos más complicados en los que el acusado considere que hay suficientes evidencias en su contra que lo hace

suponer que será condenado, pueden optar por un juicio abreviado a cambio de recibir una sanción menor. El juicio oral

es así, un referente del sistema, que hace que se racionalice el uso del proceso penal y la prisión realmente como últimos

recursos.

En la práctica ha dado buenos resultados. En los sistemas que han logrado descongestionar sus instituciones y abrir

paso a los juicios orales se logra concluir satisfactoriamente al menos 80% de los asuntos ingresados (en México la

efectividad es de 20%), dando a cada tipo de ilícito la atención más adecuada, con un uso racional y eficiente de los

siempre escasos recursos de la justicia. En estos sistemas, debido a la publicidad y transparencia de los procesos y a la

efectividad de los resultados del sistema, los ciudadanos han comenzado a tener más confianza en la justicia.

Esta Los principios fundamentales del juicio oral son los siguientes:

a) Imparcialidad del Juez: existen dos jueces, el primero es el que se encarga de la etapa de preparación y el segundo es

el que se encarga de dictar sentencia en el juicio oral, este proceso evita que el segundo Juez forme un criterio previo

en el asunto.

b) Oralidad: prevalece la oralidad en la mayor parte del proceso.

c) Inmediación: Significa del juez tiene que estar presente en todas las actuaciones y etapas del proceso, por lo tanto no

puede existir el desahogo de alguna prueba sin la presencia del Juez y de las partes.

d) Contradicción: Tiene que existir un conflicto en las pretensiones ya que esto origina el juicio.

Servicios Jurídicos Integrados S.C.P.

http://www.sji.com.mx Potenciado por Joomla! Generado: 17 October, 2010, 16:17

e) Publicidad: Significa que las audiencias son públicas con las excepciones que marca la ley y actualmente se pueden

observar en internet en la pagina del Poder Judicial en los Estados que ya han adoptado este sistema.

f) Continuidad: Todo juicio debe seguir un procedimiento el cual debe ser continuo y sin dilación alguna.

g) Concentración: el proceso se debe llevar acabo en el menor numero de audiencias posibles.

Habiendo analizado los principios fundamentales de los juicios orales podemos observar que este sistema tiene un alto

grado de efectividad. Los estados que han adoptado este sistema se han percatado que es una forma de hacer justicia

de manera pronta, expedita e imparcial.

En Las funciones del juez en una audiencia de juicio oral son las siguientes:

- Ordena y autoriza las lecturas pertinentes.

- Hace Advertiencias a las partes.

- Toma las protestas legales.

- Modera la discusión.

- Impide intervenciones impertinentes.

Y sus límites son que no debe coartar el ejercicio de la persecución penal, ni de la libertad de defensa.

Ésta es la geografía nacional de los juicios orales: en Chihuahua entró en vigor el 1o. de enero del año pasado una

reforma integral, que desde entonces se ha practicado. En Oaxaca, Zacatecas y Baja California están aprobadas

reformas integrales, aunque en los dos últimos estados tendrá vigencia a partir de 2009. Nuevo León tiene aprobada y

en vigor una reforma parcial. En el estado de México también está aprobada y en práctica una reforma, pero

cosmética a decir de los expertos. En Morelos, Tamaulipas y Aguascalientes se espera la aprobación de reformas

integrales, y en Jalisco y Veracruz ocurre lo mismo con reformas parciales. En Sonora y Coahuila la reforma integral

está en proceso de redacción.

Catorce entidades más (San Luis Potosí, Tlaxcala, Hidalgo, Durango, Baja California Sur, Guerrero, Querétaro, Distrito

Federal, Puebla, Tabasco, Colima, Quintana Roo, Guanajuato y Yucatán) se interesan en iniciar sus reformas. Y no

han mostrado interés alguno en hacerlo Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Campeche y Chiapas.

El estado de Nuevo León fue el primero en implementar este sistema sin embargo no incluyo todo el catalogo de delitos,

solo los delitos culposos no graves y por 38 delitos dolosos más de querella y de oficio que incluyen fraude y abuso de

confianza de cuantía mínima: artículo 553 del código de procedimientos penales de Nuevo León.

El Estado de Chihuahua fue el primero en implementar los juicios orales con todo el catalogo de delitos.

Nota: El contenido de este y otros temas aquí publicados son responsabilidad de los escritores y quedan a criterio de

quien los lee.

Servicios Jurídicos Integrados S.C.P.

http:/ Juicios orales en materia penal a partir del 1º de abril

Gobierno Estatal

Texcoco, Estado de México

ANTAC AGENCIA DE NOTICIAS TEXCOCO

2010-03-10 11:11:00

VISITAS: 4654

En el estado de México.

En la inauguración del ciclo de conferencias “Juicio Acusatorio Oral Taller de Litigación” llevado a cabo en el auditorio de la Casa del Constituyente en el Municipio de Texcoco, el Maestro en Derecho, Hesbert Benavente Chorres, presentó la Conferencia Magistral “El proceso oral penal” que establece la nueva reforma al Código Penal del Estado de México y que a partir del día primero del mes de Abril del año en curso iniciarán los juicios orales establecidos en los centros de rehabilitación o cerca de éstos para llevar a cabo la procuración de justicia.

Durante la explicación de cómo debe llevarse a cabo un juicio oral en materia penal a manera de reflexión el ponente aseguró que “el proceso penal sirve para descubrir la verdad, pero en la actualidad todos estamos involucrados; abogados, policías, jueces, magistrados y sociedad civil para construir la verdad”.

Entre las diferentes etapas o pasos (7), de los próximos juicios orales “la sentencia absolutoria va a descansar en la resolución del juez ante la mejor argumentación de los defensores (abogados) de las partes de manera personalizada”, y será para defender datos contra datos de prueba; por consiguiente, para vincular a proceso al imputado (presunto responsable) será necesario que “la Policía y el Ministerio Público están obligados para dar a conocer al imputado sus derechos”.

Una ventaja con el nuevo sistema para impartir justicia en el Estado de México agiliza los procesos penales, también obliga a los abogados defensores actualizarse de manera constante pues “para los abogados del siglo XXI es necesario desarrollar una buena argumentación ante el juez, ya que el éxito de este sistema está en el debate, argumentación y la lógica”, aseguró el Maestro Benavente.

Al término de la conferencia el Maestro Hesbert Benavente agradeció de manera calurosa la presencia que “la gente de esta tierra es muy grata para mí” y el apoyo otorgado por el subprocurador regional de Texcoco Gabriel Neira Sosa, al diputado del distrito XXIII Bernardo Olvera Enciso, al Ayuntamiento de Texcoco y a los organizadores involucrados en la realización de esta labor, sin olvidar la presencia de abogados, policías, estudiantes y personas interesadas en el tema de la procuración de justicia.

DERECHO

| | Juicios Orales- presentación Libro- JURIDICO2009 | Fecha de Creacion: 2009-09-16 20:36 |

|

|

| | |

| Compañeros del foro, les hago una coordinal invitación a la presentación del libro JUICIOS ORALES: LA INVESTIGACION MINISTERIAL., del maestro en derecho, Ruben Cervin Sanchez, El pago se podrá realizar en el INSTITUTO DE CAPACITACION Y PROFESIONALIZACION EN CRIMINALISTICA Y CRIMINOLOGIA HANS GROSS, de 10:00 am a 20:00 pm, ubicado en calle platino número 407. Colonia Felipe Ángeles, Delegación Venustiano Carranza, código postal 15310, entre las calles, Avenida Eduardo Molina y cerrada Eduardo Molina, a unas cuadras del metro Consulado y metro Eduardo Molina, o a través de la cuenta bancaria número 00101060376 Scotiabank a nombre de Maribel Ramos Luevano, Directora Ejecutiva del Instituto; si realizo su pago por medio de cuenta bancaria favor de presentar su comprobante bancario y llamar a los teléfonos del Instituto para su registro. Teléfono: 26264066. Celular: 0445540186174, Lic. Maribel Ramos Luevano, Directora Ejecutiva del Instituto de Capacitación y Profesionalización en Criminalística y Criminología Hans Gross. Correo electrónico. nariz66 |

| |

Ganan concurso de juicios orales

Fecha: (19/4/2007)

Facultad de Derecho y Criminología

En un duelo muy reñido entre el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Estado de México (Itesm CEM) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), estudiantes de la Facultad de Derecho y Criminología obtuvieron el primer y segundo lugar en el Concurso de Juicios Orales.

|

(Fotos: Efraín Aldama Villa) |

Por Esperanza Armendáriz

En un duelo muy reñido entre el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Estado de México (Itesm CEM) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), estudiantes de la Facultad de Derecho y Criminología obtuvieron el primer y segundo lugar en el Concurso de Juicios Orales.

Este certamen, que se realizó en el Estado de México, fue coordinado por el Centro de Investigación en Juicios Orales de la FACDyC, dependencia universitaria que logró convocar a cerca de 300 jóvenes, de los cuales sólo 12 llegaron a la etapa final del concurso.

Y fueron estos 12 estudiantes los que departieron con el Rector José Antonio González Treviño para hacer público su logro académico y a la vez, comprometerse para, a través de este tipo de reconocimientos, coadyuvar en el avance de la Visión 2012 que encabeza la Rectoría de la UANL.

GANAN PREMIO EN JUICIOS ORALES

Este Concurso en Juicios Orales se realizó entre el ITESM Campus Estado de México y la UANL, donde cabe destacar que dentro del Sistema Itesm, es la escuela de Derecho de mayor calidad y es con la que se compitió.

El doctor José Luis Prado Maillard, director de la FACDyC, explicó que los muchachos recogieron un fruto importante a través de este certamen, ya que juicios orales es una materia pionera en México, en la cual el estado de Nuevo León destaca.

“Esta materia causa una gran inquietud porque es lo inédito, es lo desconocido y en este esquema hemos retomado - después de las reformas constitucionales y cuando entran en vigor los juicios orales-, ese entusiasmo por preparar en esta área y existe el compromiso de tener una educación de calidad en este renglón”, precisó en su mensaje.

El director de la FACDyC dijo que a los jóvenes les llevó meses de trabajo y de práctica para llegar bien a este certamen; además de reconocer la labor de los docentes que los apoyaron y que dedicaron horas extras para prepararlos y formarlos, gracias a eso el resultado fue muy contundente.

“Nos traemos estos dos trofeos en una ceremonia muy conmovedora, esto se logra al seguir los lineamientos de su Visión 2012, que no tiene otro objetivo más que el liderazgo de la Universidad, ya que la verdadera calidad de la institución es visible gracias a sus egresados”, pronunció ante el Rector González Treviño.

Adelantó que la dependencia a su cargo organizará el segundo Concurso en Juicios Orales y la convocatoria se extenderá a la Facultad Libre de Derecho de Monterrey, a la Universidad de Monterrey y el Itesm Campus Monterrey.

Esperanza Alondra Figueroa Espiricueta, joven de 21 años y estudiante de noveno semestre en la FACDyC, reconoció que fue un esfuerzo extraordinario el participar en el certamen porque había también que esforzarse por el promedio en la escuela.

“Pero no fue un esfuerzo agotador porque los maestros nos transmitían muchas energías, no descansábamos, pero porque era una entrega a la Universidad, era como una máquina que hacía que el corazón latiera fuertemente para obtener ese gran primer lugar y ver reflejado el esfuerzo de cada uno de nosotros”, dijo bastante emocionada.

Al término del evento, el Rector José Antonio González Treviño les hizo patente su agradecimiento por el esfuerzo que hicieron en este certamen intrauniversitario y los conminó a seguir adelante, ir por la senda del triunfo a fin de poner en alto el nombre de la UANL.

“Es con este tipo de reconocimientos, como la Universidad gana prestigio a nivel nacional e internacional, sus estudiantes y egresados son los que colocan a la institución en los niveles más altos de calidad, porque es en ustedes donde se ve reflejado todo el esfuerzo de los docentes e investigadores”, pronunció.

Advierten sobre riesgo de injusticias en juicios orales

NTRzacatecas.com

Saúl Ortega/ntrzacatecas.com

Domingo 13 de septiembre de 2009

México, D. F.- En los juicios orales puede haber errores de apreciación e incapacidad del juzgador, por lo que se debe dejar claramente establecido qué pretende cada parte, para evitar que se cometa una injusticia.

El académico Ricardo García Villalobos, de la Facultad de Derecho de la UNAM y magistrado presidente del Tribunal Superior Agrario (TSA), señaló que el juicio oral tiene sus riesgos, pues si el juez no tiene la preparación y no es exhaustivo para llegar a la verdad, seguramente la justicia estará siendo mal aplicada.

En un comunicado, expuso que no todo el derecho penal puede ser oral, porque existen cierto tipo de acciones punibles en las que deben resguardarse datos y cifras en beneficio de la propia investigación.

En contraparte, consideró que una de las ventajas de la oralidad es que implica la conciliación de las partes. En el derecho laboral se busca llegar a arreglos conciliados, e incluso la Secretaría del Trabajo cuenta con un área especializada en el tema.

El juicio oral, abundó, es una novedad en México. En realidad, podría decirse que este concepto en su integridad no existe ni en el derecho mexicano ni en el comparado; esto quiere decir que siempre deben existir constancias escritas en todo tipo de justicia, aun cuando se califique como oral.

Sostuvo que debe quedar un registro de todo lo que sucede en el juicio, sobre todo de la resolución. Hay constancias que son ineludibles, como las pruebas periciales y documentales, que deben constar en escritos públicos o privados con el debido testimonio.

(Con información de Notimex)

Etiquetas: Juicios orales, UNAM

Publicado el Domingo 13 de septiembre de 2009.

Archivado en Destacadas, México.

Puedes seguir los comentarios de esta entrada en RSS 2.0.

Comparte esta entrada:

Entrada anterior y más reciente

« Consideran erróneo suponer derrotado a Sendero Luminoso

Celebran diputados priístas que Ejecutivo busque reducir gasto »

Entradas relacionadas

Aplican en Zacatecas pocos juicios orales con código penal obsoleto

Perciben avance en implementación de juicios orales

En Zacatecas los juicios orales continúan en etapa de capacitación

Un fracaso, los juicios orales: González Navarro

Realizan el primer juicio oral en Zacatecas

2 comentarios para “Advierten sobre riesgo de injusticias en juicios orales”

1.

la anguila

Domingo 13 de septiembre de 2009, 4:52 PM horas

en el caso del nuevo sistema, claro, no está exento de que pueda haber error, pero, en mi opinión, más que lo del error, la nota del magistrado tiene a reflejar el rechazo que aún se cierne sobre el sistema acusatiorio adversarial en sectores amplios de la comunidad jurídica nal. otro dato: el magistrado acusa ignorancia sobre el sistema de procesamiento, por ello, antes de emitir opinión, creo debería nutrirse de lo que en realidad representa para la sociedad y el estado de derecho el sistema acusatorio, habida cuenta de que no le es propio, como magistrado en justicia agraria, lo penal.

Responder →

2.

la anguila

Domingo 13 de septiembre de 2009, 4:46 PM horas

es lamentable que el magistrado presidente de tribunal superior agrario se exprese de esa manera respecto de lo que ha dado en llamarse “juicios orales”. Y digo lo anterior porque lo que se está implementando a través de reformas constitucional y legales, es el sistema de enjuiciamiento, que es de corte acusatorio adversarial por el mixto (inquisitivo y acusatorio), pero no es propiamente caracterizado por “juicios orales”. la oralidad esta presente en el sistema, pero no significa que todo sea un juicio, pero en fin ese es otro tema. Errores, y serios, los hay con el sistema tradicional

EU ayuda a México para juicios orales

12:00 AM CST on Wednesday, February 18, 2009

ASSOCIATED PRESS

Denver – El arcaico sistema judicial caracterizado por juicios a puertas cerradas, con cientos de páginas de informes, declaraciones juradas y otros documentos, está a punto de pasar a la historia en México.

Y especialistas estadounidenses ayudarán a acelerar el trámite.

"Se hacía todo en papel, en presentaciones escritas", comentó Cecilia Maciel López, ex jueza y actual jefa de fiscales de la ciudad de Mexicali y sus entornos, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Los juicios a puertas cerradas darán paso pronto a procesos públicos, con argumentos orales, como parte de una profunda reforma del sistema judicial mexicano, que se parecerá más ahora al estadounidense.

Maciel López y una docena de colaboradores asistieron en febrero a un curso de cinco días de capacitación para conocer las técnicas empleadas en los tribunales estadounidenses, incluidas presentaciones públicas en la apertura y cierre de los juicios e interrogatorios de los testigos.

Abogados estadounidenses están instruyendo a sus pares mexicanos en un programa costeado por la Agencia para el Desarrollo Internacional, organismo gubernamental conocido como Usaid, y coordinado por la Conferencia de Procuradores del Oeste (de Estados Unidos) y la Asociación Nacional de Procuradores.

Una enmienda a la constitución aprobada recientemente da plazo hasta el 2016 para que México deje de lado un sistema de interrogatorios severos, a puertas cerradas, con presunción de culpabilidad, y dé paso a procedimientos similares a los de Estados Unidos, con juicios públicos y en los que alguien es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad.

Se espera que este sistema reduzca las posibilidades de corrupción y ofrezca una transparencia que aumentará la confianza del público.

"Hay cosas en Estados Unidos que pensamos son verdades universales, pero que no lo son en el resto del mundo", señaló José R. Juárez, decano de la facultad de leyes Strum de la Universidad de Denver. "Están dejando de lado una tradición muy arraigada".

Maciel López dijo que espera que los juicios ya no tomen tres años, como en el pasado, y que no se pierdan las pilas de documentos que van a parar al escritorio del juez.

Jorge Aranda, fiscal de San Felipe, comunidad del Golfo de California, dice que el nuevo sistema no representa un cambio sustancial en la forma en que se manejan las cosas.

La gran diferencia será que antes se hacía todo por escrito y ahora habrá presentaciones orales.

"Conocemos la ley", expresó Aranda. "Pero ahora vamos a m