Leer Ensayo Completo La Comedia Grecolatina

La Comedia Grecolatina

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.943.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: klimbo3445 22 abril 2011

Palabras: 9981 | Páginas: 40

...

edia, donde el personaje protagonista tiene un profundo sentido ético, en la comedia el personaje protagónico considera su moral como una cualidad no muy importante, lo que le permite ser muy vital, aunque esto es más bien un obstáculo para el personaje.

Por ello, su conflicto dramático suele ser, las más de las veces, con la sociedad, además de consigo mismo, por lo que lucha por superar los obstáculos que le impiden realizarse consigo mismo o con esa misma sociedad.

La comedia es, junto con la tragedia, una de las formas clásicas del drama griego, y uno de los tres géneros dramáticos llamados realistas.

El presente reporta buscará explicar sus orígenes y desarrollo; enfocándose mayormente en la comedia grecolatina y su influencia en el teatro cómico moderno.

Capítulo Uno:

La Comedia: Origen y desarrollo

Las cuatro formas teatrales del drama griego eran la tragedia, el drama satírico, la comedia y el mimo. Mientras que las dos primeras estaban consideradas las más civilizadas, acordes con un espectador adulto, las dos últimas se asociaban con lo primitivo, y por tanto eran más apropiadas para un público infantil.

Las comedias en Atenas, al igual que las tragedias, se representaban bajo los auspicios del Estado y eran tema de competición. Obtuvieron el reconocimiento del Estado después que las tragedias, habiendo sido puestas en escena previamente por los actores a sus propias expensas. Fueron representadas por vez primera en la festividad anual de las Dionisias Urbanas en el 486 a. C. (cuando un tal Quiónides ganó el certamen) y en las Leneas (otra festividad dionisíaca), c. 440 a. C. Antes y después de la Guerra del Peloponeso (431-404 a. C.) se representaban cinco comedias al año en cada festividad. Durante esta guerra al parecer el número se redujo a tres por razones de economía. En las Dionisias Urbanas el magistrado era el arconte epónimo, y en las Leneas el arconte basileo. La obligación de proporcionar un coro recaía sobre los ciudadanos acaudalados. Los dramaturgos, a quienes se les pagaba una cantidad, presentaban normalmente solo una obra cada uno, y competían por el primer premio, que podía no haber sido más que una corona de yedra. En las Leneas parece que se otorgaba también un premio al mejor actor cómico, aunque no en las Dionisias Urbanas hasta finales del siglo I.

La comedia más antigua que poseemos, Los Acarnienses, de Aristófanes, se representó en 425 a. C. No sabemos en qué difería de comedias anteriores representadas en Atenas, ni cómo o dónde empezó la comedia. Aristóteles, en su Poética, vio el desarrollo de la comedia a partir de dos influencias: la primera en los "directores de las canciones fálicas", es decir, los jefes de las comparsas que acompañaban a los phalloi (‘falos’) en procesión durante las Dionisias de Atenas., que intercambiaban chirigotas con los miembros del cortejo y con los propios espectadores. Esta teoría queda reforzada por la palabra griega para designar a la comedia, komoidía, que quiere decir "canto de un komos", y deriva del griego komos, procesión de comparsas que cantaban y bailaban (no deriva de kome, "aldea", como creía Aristóteles). A su vez la Comedia Antigua de Atenas dio un papel importante al coro, mantuvo el elemento fálico y estuvo relacionada con el culto a Dioniso. La segunda influencia detectada fue la del drama siciliano (teniendo presentes las comedias de Epicarmo, que fue ligeramente mayor que los primeros comediógrafos atenienses), que a su entender se habría tenido en cuenta a efectos de la trama de la comedia ateniense (muy distinta de la sátira).

Las obras se representaban en festivales en honor de Dioniso; entre estos festivales se encontraban el Gran Dionisíaco de Atenas, en primavera; el Dionisíaco Rural, en invierno; y la Lenaea, también en invierno tras el Rural. Se seleccionaban las obras de tres poetas para su representación. Aparte de tres obras trágicas (una trilogía), cada poeta tenía que presentar una sátira y una farsa, a menudo atrevida parodia sobre los dioses y sus mitos. Después se representaba la comedia, que se desarrolló hacia la mitad del siglo V a.C.

Las comedias de Aristófanes, considerado el creador de la comedia griega, poseen un alto contenido polémico y una función de sátira social. Tienen una estructura muy cuidada derivada de los antiguos ritos de fertilidad. Su comicidad consistía en una mezcla de ataques satíricos a personalidades públicas del momento, atrevidos chistes escatológicos y parodias aparentemente sacrílegas de los dioses. Para el siglo IV a.C. la comedia había sustituido a la tragedia como forma dominante.

Con la expansión de la cultura griega a raíz de las conquistas de Alejandro III el Magno, las comedias literarias y basadas en tópicos, así como las tragedias filosóficas, pasaron a ser poco apropiadas y dejaron paso a un tipo de comedia local, muy abundante, llamada nueva. El Misántropo es la única obra completa que se conserva de Menandro, el gran autor de comedias nuevas. La trama gira alrededor de una complicación o situación que tiene que ver con amor, dinero, problemas familiares y similares. Los personajes son típicos e identificables, tipos socialmente simples, como el padre miserable o la suegra molesta.

Los actores, todos hombres, iban vestidos con la ropa al uso pero portaban máscaras que permitían la visibilidad y ayudaban al espectador a reconocer la característica del personaje. En grandes teatros, los gestos sutiles y las expresiones faciales, de las que tanto dependen los actores modernos, habrían sido inútiles. El movimiento era aparentemente formal y estilizado, y se ponía gran énfasis en la declamación. La música acompañaba a las danzas. Una antigua producción griega estaba probablemente más cerca de la ópera que del teatro moderno.

Con la expansión de la República de Roma en el siglo IV a.C., se absorbieron territorios griegos y con ellos, naturalmente, el teatro y la arquitectura teatral griegas. El teatro propiamente romano no se desarrolló hasta el siglo III a.C. Aunque la producción teatral se asociara en principio con festivales religiosos, la naturaleza espiritual de estos acontecimientos se perdió pronto; al incrementarse el número de festivales, el teatro se convirtió en un entretenimiento. Por eso, no es de extrañar que la forma más popular fuera la comedia. El gran periodo de creación dramática romano empezó en el siglo II a.C. y estuvo dominado por las comedias de Plauto y Terencio, que eran adaptaciones de la comedia nueva griega. Las obras se basaban en una intriga de carácter local, aunque las de Terencio también aportaban un valor didáctico. La estructura de las piezas era muy dinámica y del gusto del público, y además solían cantarse muchas partes de la obra.

La mayoría de las comedias romanas se desarrollaban en la calle frente a tres casas. Como en el caso de los griegos, el decorado era mínimo y sugerente.

Alrededor del final del siglo II d.C., el teatro literario había entrado en declive y fue sustituido por otros espectáculos y entretenimientos más populares. Incluso las luchas de gladiadores se organizaban de forma teatral, con una trama superficial, vestuario y decorados. La Iglesia cristiana emergente atacó el teatro romano, en parte porque los actores y actrices tenían fama de libertinos, y en parte porque los mimos satirizaban con frecuencia a los cristianos. Estos ataques contribuyeron al declive del teatro así como a considerar a las personas que participaban en él como inmorales. Con la caída del Imperio romano en el 476 d.C., el teatro clásico decayó en Occidente; la actividad teatral no resurgió hasta 500 años más tarde. Sólo los artistas populares, conocidos como juglares y trovadores en el mundo medieval, sobrevivieron y proporcionaron un nexo de continuidad.

Capítulo Dos:

La Comedia Griega y sus Principales Exponentes.

El término Comedia Antigua designa las comedias representadas en Atenas en el siglo V a. C. De todas estas obras las únicas que se han conservado completas son once obras de Aristófanes, y de ellas las dos últimas (Las asambleístas y Pluto) se escribieron en el siglo IV a. C., y son de un estilo muy distinto del resto, en especial en el papel tan reducido del coro. Una comedia aristofánica responde en su elaboración a una estructura y puede dividirse en las siguientes partes (que se encuentran, con algunas variantes, en las primeras nueve obras):

* Prólogos, "prólogo", una escena que abre la obra, de tipo expositivo, antes de la entrada del coro.

* Parodos, "entrada del coro", escena en la que el coro entra y se le presenta al público.

* Agôn, "debate" entre dos adversarios con argumentos a favor y en contra del tema capital de la obra. Normalmente tiene la forma de un par de discursos en tetrámetros (la llamada sizigia epirremática) y el primero en hablar es siempre el perdedor.

* Parábasis, "marcha hacia adelante". Tras el agón todos los personajes abandonan el escenario, el coro "se adelanta" y el corifeo se dirige al público directamente en tetrámetros anapésticos, sin que el contenido de sus palabras tenga mucho que ver con el argumento.

* Epeisódia. Siguiendo a la parábasis viene una serie de episodios (epeisódia) separados por breves cantos del coro que a veces continúan la línea de la trama principal, aunque por regla general se limitan a ilustrar la conclusión que se desprende del agón.

* Éxodos, escena final, en la que la nota predominante es la alegría que generalmente da paso a una boda o a una fiesta. La obra puede concluir con un córdax o danza ritual.

Para poner en escena una comedia se requerían tres o cuatro actores, a veces con la ayuda de actores secundarios, y un coro de veinticuatro miembros (todos varones). El coro era de importancia capital. Muchas otras tomaban sus títulos del coro (por ejemplo, Los Acarnienses, Avispas, Aves), cuyos trajes y danzas proporcionaban el espectáculo. El traje era acorde con la naturaleza tosca de la Comedia Antigua, en la que los chistes tenían mucho que ver con el sexo y la excreción y se expresaban en un lenguaje desinhibido. La comedia tomaba como punto de partido un objeto fantástico por parte del héroe cuya consecución, totalmente imposible en la vida real, constituía el argumento. Unos pocos ciudadanos distinguidos eran ridiculizados despiadadamente; en algunas comedias aparecen en papeles importantes, bien con sus propios nombres, por ejemplo Sócrates en Las Nubes, o Eurípides en Las Tesmoforias, o con un ligero disfraz, por ejemplo Cleón como Paflagonio en Caballeros. De igual modo los dioses, o algunos dioses, recibían un trato irreverente, aunque nunca de un modo que pudiera poner en tela de juicio su existencia.

Es difícil ver hasta qué punto subyace una crítica seria a la sociedad detrás de los chistes y las bromas. La Comedia Antigua era al mismo tiempo una amalgama de creencias religiosas, sátira y crítica (política, social y literaria) mezclada con bufonadas.

La comedia griega pasó por 3 períodos diferentes:

1. Comedia Antigua: Es poco lo que sabemos de los autores de la Comedia Antigua, al margen de Aristófanes. Tenemos los títulos de veintisiete comedias de Cratino (c. 520-c. 423 a. C.), quien obtuvo el primer premio seis veces en las Dionisias Urbanas y tres en las Leneas. Aristófanes se burló de él en los Caballeros (424 a. C.) diciendo que la bebida había acarreado su declive. Al año siguiente, Cratino se vengó con su obra Pytine ("la botella"), en la que se metía con las Nubes de Aristófanes. Crates logró tres victorias en las Dionisias Urbanas, la primera en el 450 a. C. Tenemos los títulos de seis de sus obras. Ferécrates imitó el estilo de Crates y obtuvo premios entre el 400 y el 430 a. C. Tenemos unos diecinueve títulos de obras suyas. Eupolis representó su primera obra en el 429 a. C.; obtuvo el primer premio tres veces en las Leneas y al menos una vez en las Dionisias Urbanas. Murió poco después del 415 a. C. Hubo también un comediógrafo llamado Platón que escribió entre el 425 y 390 a. C. De todos los mencionados, los dos más importantes después de Aristófanes, según los griegos, fueron Cratino y Eupolis.

2. Comedia Media: Apenas hay datos sobre la comedia media. Ponía en ridículo a personas que el pueblo reconocía por sus hechos y dichos, pero sin nombrarlas directamente.

3. Comedia Nueva: Trata de corregir las costumbres por medio del ridículo. Se ridiculizaba al vacío, no a personas concretas. Está representada por Menandro.

Entre los principales comediógrafos griegos cabe destacar los siguientes:

I.- Aristófanes:

Aristófanes (en griego Ἀριστοφάνης) fue un dramaturgo griego que nació y murió en Atenas sobre el 444 a. C. y el 385 a. C. respectivamente. Es considerado no sólo el creador de la comedia, sino también uno de sus mayores exponentes. Sus obras se han representado a lo largo de los siglos y su ingenio, comicidad y lenguaje poético le han asegurado una popularidad duradera.

Vivió durante la Guerra del Peloponeso, época que coincide con el esplendor del imperio ateniense y su consecuente derrota a manos de Esparta. Sin embargo, también fue contemporáneo del resurgimiento de la hegemonía ateniense a comienzos del siglo IV a. C.

Aristófanes, hijo de un tal Filipo, se cree que nació en los alrededores de Atenas. Probablemente recibió una buena educación y tal vez fuera propietario de la isla de Egina. Tuvo tres hijos, Filipo, Araros y Nicostratos, que todos fueron poetas cómicos.

Aristófanes fue famoso por su conservadurismo. Prefería la monarquía a la democracia, y las ideas filosóficas y teológicas establecidas a las nuevas ideas de los sofistas. Su oposición a las novedades y reformas era más emocional que intelectual, y tenía tendencia a no distinguir entre las propuestas progresivas y las retrógradas. Aristófanes escribió 44 obras de teatro, de las que nos han llegado 11. Representó sus tres primeras obras bajo seudónimo. Una de ellas, Los Acamenses (425 a.C.), era un alegato para terminar la guerra con Esparta. Los Caballeros (424 a.C.), la primera de las obras de Aristófanes representada con su nombre, es una devastadora sátira sobre el político y militar ateniense Cleón, campeón de las fuerzas democráticas y jefe del partido belicista. Las Nubes (423 a.C.) es una sátira sobre el filósofo griego Sócrates, cuyos penetrantes análisis de los valores establecidos Aristófanes consideraba enemigos de los intereses del Estado. En Las Avispas (422 a.C.) Aristófanes satiriza los tribunales de justicia de su tiempo, y en La Paz (421 a.C.) vuelve a insistir en la conveniencia de que finalice la guerra entre Atenas y Esparta. En Los Pájaros (414 a.C.) ridiculiza el gusto de los atenienses por los litigios. Lisístrata (411 a.C.), otra sátira sobre la guerra en la que las mujeres luchan por la paz practicando el celibato, es su obra más famosa. Las Tesmoforiazusas (411 a.C.) y Las Ranas (405 a.C.) incluyen ataques contra Eurípides. La Asamblea de las Mujeres (392 a.C.) es una sátira sobre la idea de la propiedad comunal, y en Pluto (388 a.C.) hace una reducción al absurdo del concepto de redistribución de la riqueza en Atenas. Estas obras, básicamente caprichos, estaban escritas en una forma menos cuidada que las tragedias, e incluían escenas dialogadas, extensas arengas corales y gran cantidad de música y danza.

Leyendo a Aristófanes es posible hacerse una idea de las intensas discusiones ideológicas (políticas, filosóficas, económicas y literarias) en la Atenas de aquella época.

Su postura conservadora le llevó a defender la validez de los tradicionales mitos religiosos y se mostró reacio ante cualquier nueva doctrina filosófica. Especialmente conocida es su animadversión hacia Sócrates, a quien en su comedia Las Nubes lo presenta como un demagogo dedicado a inculcar todo tipo de insensateces en las mentes de los jóvenes. En el terreno artístico tampoco se caracterizó por una actitud innovadora; consideraba el teatro de Eurípides como una degradación del teatro clásico.

Desde su juventud escribió comedias. Se conservan once obras suyas, desarrolladas con una estructura definida en la que alternan el diálogo y el canto:

* Los Acarnienses, 425 a. C.

* Los Caballeros, 424 a. C.

* Las Nubes, 423 a. C. Una sátira contra los nuevos filósofos, como Sócrates.

* Las Avispas, 422 a. C.

* La Paz, 421 a. C.

* Las Aves, 414 a. C. Una sátira del imperialismo ateniense.

* Lisístrata, 411 a. C.

* Las Tesmoforias, 411 a. C.

* Las Ranas, 405 a. C.

* Las Asambleístas, 392 a. C.

* Pluto, 388 a. C.

Aristófanes presenta su primera comedia a un certamen siendo tan joven que no la puede hacer con su nombre, esto es más por una cuestión tradicional ya que era perfectamente legal. Esta pieza se presenta en el 427 y fue llamada, “Los Convidados”, hoy desaparecida. Su segunda obra es “Los Babilonios” y fue representada en 426 a. C. esta comedia también está desaparecida.

Aristófanes ejerció notable influencia en autores como Ben Jonson y Henry Fielding, entre otros muchos de todos los idiomas.

II.- Menandro:

Menandro (en griego Μένανδρος) (Atenas, h. 342 a. C. - ibídem, h. 292 a. C.), fue un destacado dramaturgo griego del género conocido como Nueva Comedia. Hijo de Diopites y Hegesístrata, hermana del comediógrafo Alexis, gozó de bastantes bienes como para llevar una vida acomodada. Fue amigo juvenil de Epicuro y de Zenón, y discípulo de su pariente el poeta Alexis y del filósofo Teofrasto, sucesor de Aristóteles en la Academia y autor del tratado Los caracteres, que probablemente influyó en su obra dramática. Fue el máximo representante de la comedia nueva ateniense junto con Filemón de Siracusa (o de Soli), Dífilo, Apolonio de Caristos, Posidonio de Casandra y escribió ciento cinco piezas, de las cuales una ha llegado a nuestros tiempos completa, Arisco (Dyskolos), y seis casi enteras, Arbitraje, Detestado, Escudo, Rapada, Samia y Sicionio (títulos originales, Epitrépontes, Misoúmenos, Aspís, Perikeiroméne, Samia, Sicyonios), así como escenas sueltas de 18. Del resto sólo quedan fragmentos escogidos más o menos por su valor gnómico. Favorecido por Demetrio de Falero (317-307), cae en desgracia con Demetrio Poliorcetes y Lácares. Vive apartado con Glícera, la hetera, en el Pireo. Sus comedias fueron premiadas ocho veces (tres en las Leneas, cinco en las Dionisias), pero fue pospuesto, quizá por motivos políticos, al más antiguo Filemón, treinta años mayor, en el favor público. Declinó la invitación de Ptolomeo I Sóter de instalarse en Alejandría.

El teatro de Menandro se caracteriza, como el de toda la comedia nueva, por la ambientación urbana, el tratamiento de temas cotidianos, el abandono de los temas heroicos y la desaparición del coro en escena, a la vez que la vivacidad de los diálogos. Sus comedias, en cinco actos y separadas por intermedios, están escritas en lengua antigua, y el verso que normalmente utiliza es el yámbico. Era muy hábil en la caracterización de los personajes, que son en su mayoría tipos populares, y muchos de ellos pasaron a ser arquetipos de vicios (el parásito, el avaro, el misántropo); dominó la trama y su verosimilitud, que cuidó especialmente a causa de su formación aristotélica (respeta las unidades de lugar y tiempo). El peripatético Linceo de Samos, contemporáneo del poeta, dedicó un ensayo a su teatro. Como herencia de la tragedia de Eurípides utilizó la peripeteia o peripecia (es decir, la inversión de una situación) y la anagnórisis (reconocimiento). Los argumentos ya no proceden del mito sino de la vida real: amoríos, conflictos generacionales entre padres e hijos, niños expuestos, muchachas violadas y un final feliz con una o varias bodas. En la complicación y resolución de la intriga desempeña el azar un papel fundamental.

Escéptico en lo religioso, posee una concepción optimista de la naturaleza humana («¡Qué cosa tan agradable el hombre, cuando es hombre!»), por su fe en la solidaridad con el semejante ("soy hombre y nada de lo humano me es ajeno" esta cita es de Terencio, no de Menandro) y su creencia de que la virtud, por encima de las diferencias de raza o de estamento social, es patrimonio común del género humano. Puede tenerse por el más cabal formulador de los ideales del Humanismo

Sus comedias fueron muy imitadas no sólo por sus contemporáneos, sino por los autores latinos Publio Terencio y Tito Maccio Plauto y, a través de ellos, su estilo pasó luego al teatro del Renacimiento europeo. Las obras de Menandro se conservan principalmente a través de las adaptaciones de autores romanos como Plauto y Terencio. En Egipto se encontraron fragmentos de siete obras originales, entre ellos algunas secciones perdidas de La Trasquilada, El Arbitraje y La Samia. En 1957 los arqueólogos recuperaron, también en Egipto, el primer texto completo de una obra de Menandro, El Misántropo. Las obras de Menandro comparten un mismo carácter general, ya que giran en torno a las intrigas de un enredo amoroso. Estas comedias, que ofrecen una visión de la sociedad a través de las debilidades humanas y los problemas de la vida diaria, influyeron notablemente en dramaturgos posteriores, especialmente en los de la Inglaterra del siglo XVII.

Capítulo Tres:

Obras Clásicas de la Comedia Griega

Dos obras representativas de la comedia griega, sin ánimo de discriminar o desmerecer otras de igual calidad e importancia, son:

I.- Las Nubes:

Las Nubes (en griego clásico: Νεφέλαι). Es una comedia temprana dentro de la obra del comediógrafo ateniense Aristófanes, que hace una fuerte crítica a los sofistas y sus enseñanzas con humor, donde no faltan los temas y personajes de moda de la Atenas de finales del siglo V a. C. La obra también es destacable por ser la referencia histórica más antigua sobre la figura de Sócrates.

Las Nubes fue presentada por primera vez el año 423 a. C., pero Aristófanes no logró ganar el primer lugar, sacando el tercero en las Dionisias. Aristófanes jamás se resignó a haber perdido y realizó una reedición de su obra reescribiéndola y esa es la versión que se conserva en la actualidad. Esto lo sabemos porque en la misma comedia el coro exhorta a los espectadores reprochándoles el haber perdido. Aristófanes la consideraba su obra más fina de entre sus comedias.

* Visión de Sócrates y los Sofistas:

Aristófanes como ateniense conservador veía en la sofística un peligro, ya que según la opinión corrompía a la juventud, así éste situó a Sócrates dentro de los sofistas como uno de los representantes y haciendo converger en él no sólo el socratismo (Aristófanes en la obra habla de la aporía y una serie de referencias más acerca del venerable filósofo ateniense), sino también todas las artes sofísticas (retórica, astronomía, música, etcétera). Así nos presenta un Sócrates muy distinto del anciano justo y sabio de la Apología de Platón y de la de Jenofonte, y muy alejado de la crítica a los sofistas de otros diálogos de Platón como Protágoras, o de las Memorabilias de Jenofonte. Si bien en la historia de la filosofía y la tradición siempre han rechazado la imagen del Sócrates de Aristófanes, en la actualidad esa imagen del astronomosofista si bien no es aceptada del todo, se reconoce que hay algo de cierto. En El Banquete de Platón se encuentran Sócrates y Aristófanes, donde no tienen problemas para relacionarse el uno con el otro, y así transcurren sin conflicto. La obra cumple su propósito de mostrar cómo la juventud es corrompida por esos extranjeros que son los sofistas, aunque la víctima fue Sócrates, que fue ridiculizado por el comediógrafo y su imagen deformada para parecer un sofista común para su época.

* Argumento de la Obra:

La obra trata de un padre, Estrepsiades (Στρεψιάδης), y su hijo Fidipides (Φειδιππίδης). Fidipides es un joven fanático de la hípica y los caballos, cuya diversión le sale bastante cara a su padre, que ha contraído una serie de deudas por su amor a los caballos. Su padre va directo a la ruina y no tiene interés en pagarle a los acreedores y para eso idea un plan que lo sacará de problemas: Mandará a su hijo a estudiar al Pensadero (φροντιστήριον, palabra inventada por Aristófanes), también traducido como Pensatorio, de Sócrates, que es una especie de escuela donde enseñan, por dinero o cosas de valor, los sofistas Sócrates y su amigo Querefonte (Χαιρεφῶν) las diversas disciplinas sofísticas y especialmente el argumento justo y el argumento injusto que lo sacarán de todas las deudas al poder ganar los juicios en su contra. Pero Fidípides se niega a ir y termina yendo Estrepsiades, que cuando se encuentra con los discípulos de Sócrates y Jerefonte pregunta lo que hacen y mantiene después un diálogo con uno de ellos, durante el cual es presentado a Sócrates que es llamado "él mismo" (αὐτός) que está colgando de un cesto observando el cielo. Tras ese episodio cómico Sócrates le habla del cielo y le demuestra que Zeus no existe y que las nubes también son diosas y muy importantes, y quien junta las nubes no es Zeus sino el "Torbellino" (Δῖνος). Después comienza un diálogo donde prueba a Estrepsiades hasta que aparecen las Nubes. Luego comienza un diálogo entre las Nubes y Estrepsiades y más tarde reaparece Sócrates que le enseña nuevas cosas, pero Estrepsiades es un hombre viejo y además rústico, así que olvida todo lo que aprende. Las Nubes le dicen que vaya a buscar a su hijo por ser más joven y así Estrepsiades lo convence para que aprenda los dos argumentos en un diálogo donde el hijo sostiene opiniones antiguas y el padre las opiniones nuevas. Después Sócrates le dice que el mismo será enseñado por ambos argumentos, ganando el argumento injusto. Así Fidípides aprende el argumento injusto y su padre se lo lleva a casa. Luego llegan los prestamistas y Estrepsides no les teme y dice que no le pagará confiando en su hijo que ganará gracias al argumento injusto. Luego su hijo que fue corrompido sale persiguiendo al padre para pegarle, así Estrepsiades junto a un esclavo toma venganza de Sócrates que huye del pensadero que está siendo quemado por Estrepsiades y su esclavo Xantias.

II.- Las Avispas:

Las Avispas (en griego Σφήκες) es una comedia escrita por el dramaturgo griego Aristófanes, representada en el 422 a. C.

La obra gira en torno a Filocleón (que significa amigo de Cleón), y su hijo Bdelicleón (que odia a Cleón), cuyos nombres forman un juego de palabras que se burla del juez ateniense Cleón. Filocleón es adicto a los juicios de la corte ateniense, y pasa todo su tiempo como miembro del jurado, juzgando a los demás.

Bdelicleón quiere ayudar a su padre, así que le encierra en casa, pero Filocleón hace todo lo posible por salir de allí para ir a al juzgado. Protagoniza unos cómicos y poco exitosos intentos de fuga, incluida una triquiñuela tramada por Ulises en el capítulo del Cíclope de la Odisea. Los otros miembros del jurado y compañeros de Filocleón, vestidos de avispas, van a rescatarle. Bdelicleón y sus sirvientes pelean contra las avispas, quienes a pesar de tener aguijones, son pronto derrotadas. Después de esto, Bdelicleón discute con su padre, y pronto les demuestra a él y al coro que al ser miembros del jurado no consiguen nada más que servir a los demagogos. Incluso con el coro derrotado, Filocleón se resigna a quedarse en casa.

Para ayudar a su padre a superar su adicción, Bdelicleón monta un juzgado en su propia casa para que su padre lo presida. A falta de alguien a quien acusar, Filocleón juzga al perro de la familia por haberse comido un poco de queso siciliano (aparentemente esto hacía referencia a un juicio reciente en el que Cleón acusó al general ateniense Laques por aceptar sobornos de los enemigos sicilianos de Atenas. Posiblemente sea también una burla del juicio de Cleón al mismo Aristófanes, riéndose de que Cleón, también conocido como el perro, le imputara con lo que Aristófanes consideraba unos cargos ridículos).

En un juicio absurdo, Bdelicleón defiende el perro y, cuando todo lo demás falla, un grupo de niños vestidos como los cachorros del perro salen a escena. Filocleón ni se inmuta, pero Bdelicleón intercambia las cajas donde estaban depositados los votos sin que se diera cuenta, haciendo que su voto apareciera junto con los que le consideraban inocente. Cuando se cuentan "todos los votos", y se absuelve al perro, Filocleón se desmaya, pues hasta ahora jamás había absuelto a nadie.

Entonces ambos acuden a un simposio. Profundizando en el tema del cambio de roles, Bdelicleón le enseña a su padre cómo comportarse de forma adecuada en el simposio. En esta escena vemos una (intencionada) inconsistencia de Bdelicleón como personaje: expresa su desdén por cómo Cleón manipulaba a los miembros del jurado, pero sin embargo le hace la rosca a Cleón y a sus siervos en esta reunión de clase alta.

Sólo se muestran las consecuencias de esa fiesta al final: Filocleón se emborrachó, insultó a casi todo el mundo en el simposio, secuestró a una flautista, y golpeó una bandeja de pan. Algunos a los que ofendió durante la noche vienen a informarle de las denuncias que le pondrán, pero el despreocupado Filocleón se ríe de ellos. Lo importante es que está feliz; el coro comenta que ha mejorado considerablemente. La obra termina con un final absurdo y acorde con la trama, cuando Filocleón reta a tres cangrejos (los hijos de Carcino, que representan a los dramaturgos de Atenas) a participar en un concurso de baile. En este relato literario podemos observar un claro ejemplo de la sátira

III.- La Samia (Samía):

Samía o La Samia, comedia de Menandro en la que la acción transcurre en la ciudad de Atenas, donde son vecinos el acaudalado Démeas y un hombre pobre llamado Nicérato. Démeas está enamorado de una hetera de la ciudad de Samos (de donde el título de la comedia), de nombre Críside. Por su parte, Mosquión es hijo adoptivo de Démeas y deja embarazada durante unas fiestas a Plangón, hija de Nicérato, circunstancia que no se atreve a comunicar a su padre adoptivo. La samia (Críside) se aviene a hacerse pasar por la madre del niño mientras se busca una solución al embrollo. A su vez, Démeas, al enterarse de que supuestamente Críside ha tenido este hijo mientras él estaba de viaje, enfurecido, decide expulsar de su casa tanto a Críside como al niño. Se complica aún más el enredo porque Démeas cree que el padre de la criatura no es otro que su propio hijo adoptivo, Mosquión. Al final se produce el desenlace feliz y se concierta, ente el regocijo general, la boda entre los dos jóvenes, padres de la criatura.

Sin duda, es una de las mejores comedias de Menandro, y de hecho el latino Terencio pudo tomarla como modelo para escribir sus Adelfos.

Capítulo Cuatro:

Principales Comediógrafos Latinos

Como se mencionó anteriormente, la expansión de la República de Roma en el siglo IV a.C., permitieron la expansión del teatro y la arquitectura teatral griegas. El teatro propiamente romano no se desarrolló hasta el siglo III a.C. El gran periodo de creación dramática romano empezó en el siglo II a.C. y estuvo dominado por las comedias de Plauto y Terencio, que eran adaptaciones de la comedia nueva griega. Las obras se basaban en una intriga de carácter local, aunque las de Terencio también aportaban un valor didáctico.

Como grandes exponentes de la comedia latina, cabe destacar la vida y obra de los dos comediógrafos anteriormente mencionados:

I.- Plauto:

Tito Maccio Plauto (Titus Maccius Plautus, en latín) (Sársina, Romaña, 254 a. C. – Roma, 184 a. C.) fue un comediógrafo latino. No se conoce sino como aproximación la fecha de su nacimiento; se ha fijado la de 254 a. C. por una noticia de Cicerón (Brutus, 60) y sabemos que murió en el consulado de Plauto Claudio y L. Porcio, siendo censor Catón, es decir, en el 184 a. C. Ciertamente este lapso vital corresponde a un periodo históricamente muy revuelto: la II Guerra Púnica (de la derrota de Cannas, 216, a la victoria del Metauro, 207, y Zama, 202) y la primera afirmación de la intervención romana en Grecia y en el Oriente helenístico. Se trasladó a Roma de joven y allí fue soldado y comerciante. El amplio conocimiento del lenguaje marinero que atestiguan sus obras confirma este último dato, y posiblemente también realizó viajes por el Mediterráneo. Se arruinó y tuvo que empujar la piedra de un molino al tiempo que empezaba a escribir comedias palliatas adaptadas del griego. Su enorme éxito le valió salir de molinero para consagrarse a este nuevo oficio y murió prácticamente rico con más de setenta años, envuelto en una gran popularidad. Aunque hay otros eruditos que piensan que probablemente al usar la expresión latina "empujar la piedra del molino", nuestro autor se refería a su extrema pobreza y no al trabajo literal como esclavo encargado de girar las muelas de los molinos.

* Creación Desarrollo:

Si bien se le atribuyeron hasta 130 obras, ya Varrón en el siglo I, en su monografía De comoediis Plautinis, redujo su número a las 21 que se tienen por auténticas, separando de este grupo otras que se debían a sus imitadores Cecilio y otros ingenios. En De comoediis Plautinis distinguió tres grupos entre las obras atribuidas Plauto: las inequívocamente suyas (21 comedias); un segundo grupo de 19 obras, en las que reconocía la paternidad plautina por razones históricas y estilísticas; y un tercer grupo de obras, las restantes, que consideraba espurias. Se han conservado enteras las comedias del primer grupo (denominadas fabulae Varroniatae), a excepción de la Vidularía, que por su posición en el arquetipo de los manuscritos se encuentra gravemente dañada. Plauto se inspiró en los autores de la Comedia nueva griega, principalmente en Menandro, pero también en Dífilo o Filemón entre otros, y más ocasionalmente también en la comedia media (Antífanes), mezclando a veces dos obras en una sola (contaminatio). No se limitó a traducir, sino que adaptó los originales al gusto romano, e introdujo canciones y danza (por ejemplo, la danza de esclavos y de cocineros en la Aulularia). Por eso en muchos textos plautinos se contienen indicaciones escénicas. En las últimas piezas de Plauto, los cantica ocupan mayor espacio, siempre con una enorme diversidad métrica (anapestos, créticos, baquios) que enriqueció la lengua latina con esquemas desconocidos entre los mismos griegos. En esto sí el teatro plautino simula la gran polimetría de la comedia antigua griega de un Aristófanes. A decir de los antiguos, tanta fue su estimación durante todo el Imperio, que algunos autores llegaron a afirmar que si las Musas hablaran latín lo harían con el estilo de Plauto.

La complicación de las tramas a causa de la contaminatio obligó a Plauto no pocas veces a poner un pequeño prólogo declamado por un actor, cuya función era explicar los argumentos demasiado complejos para que el público no se desorientara.

Plauto usa un rico y vistoso lenguaje de nivel coloquial que no elude la obscenidad y la grosería entre retruécanos, chistes, anfibologías, parodias idiomáticas y neologismos, usando un vocabulario muy abundante de una gran variedad de registros. Emplea con preferencia la aliteración, la asonancia y el asíndeton, imprimiendo a su estilo un sello inconfundible. Es un psicólogo penetrante en obras que anuncian ya la comedia de carácter o comedia de figurón, como es el caso de Aulularia sobre el tipo universal del avaro o Miles gloriosus sobre otro tipo eterno, el gilipollas o fanfarrón; la mezcla de dos acciones en una sola obra hizo de él el primer creador de la técnica del imbroglio o enredo, que tanto juego ofrecerá en la comedia. Algunos personajes como el esclavo liante, desvergonzado y diabólicamente astuto, presagian ya el personaje del gracioso en la comedia del Siglo de Oro español, y otros, como el parásito, derivarán en el del pícaro. Muchas de estas comedias terminan con una feliz anagnórisis o agnición o con la burla a un viejo.

Las obras de Plauto son menos refinadas pero más cómicas que las griegas. Sus personajes son los mismos que en las comedias griegas: jóvenes alocados y calaveras, cortesanas, alcahuetes, flautistas, traficantes de esclavos o lenones, esclavos diabólicamente astutos que sacan siempre las castañas del fuego a sus señores, comerciantes, viejos verdes y gruñones, parásitos, soldados fanfarrones, etc.; el argumento estaba lleno de situaciones de enredo, engaños y confusiones. Pero Plauto añade variedad y originalidad a los temas y a los personajes siempre con la intención de hacer reír al público romano. La obra de Plauto influyó en las comedias medievales de la monja Hrostsvita y en las comedias humanísticas que se componían en latín en las universidades como trabajo de fin de curso y en el Renacimiento. Hay mucho de Plauto, por ejemplo, en El avaro de Molière, en Giovanni Boccaccio y en las comedias de Shakespeare.

* Análisis de su Producción:

Las comedias auténticas de Plauto son Anphitruo o Anfitrión, Asinaria, Aulularia o La olla, Bacchides, Captivi o Los cautivos, Casina, Cistellaria, Curculio o El gorgojo, Epiducus, Menaechmi, Mercator, Miles gloriosus o El soldado fanfarrón, Mostellaria o El aparecido, Poenulus, Pseudolus o El trapalón, Persa, Rudens, Stichus, Trinummus, Truculentus y Vidularia.

* Asinaria, fundada en El arriero de Demófilo, cuenta las peripecias del viejo Demetrio, marido obtuso, que dominado por una esposa altiva, trata de sustraerle las veinte monedas que le ha reportado la venta de unos asnos, pues él desea obsequiarlas a su hijo, cuyas calaveradas alienta.

* En El Mercader, fundada en una obra homónima de Filemón, un joven ha comprado en un viaje una hermosa esclava y desea llevarla a su casa como sirvienta de su madre, pero el padre del joven se la quiere quitar al hijo.

* La Escota, fundada en las Synaristosai, de Menandro, es quizá la obra maestra de Plauto. En ella un pescador saca de las aguas una valija que contiene juguetes de la hija de su amo, que ha sido raptada. Devuelta por las aguas después de una naufragio, esta niña llega a ser, sin saberlo, cliente de su padre.

* Anfitrión inspiró a Molière y Giraudoux, y es la única comedia mitológica de Plauto. Narra cómo Júpiter, para seducir a Alcmena, esposa del general Anfitrión, se hace pasar por este adoptando mágicamente sus rasgos y acompañado de Mercurio, disfrazado como su criado Sosia, generando todo tipo de confusiones y enredos contra los verdaderos y burlados personajes que suplantan.

* Los dos Menecmos, imitada por William Shakespeare en su Comedia de los errores, es un enredo fundado en los malentendidos a que dan lugar dos gemelos que vivieron separados durante mucho tiempo y se vuelven a encontrar en una ciudad.

* El soldado fanfarrón es la obra más antigua de Plauto, (en torno al 205 a. C.) y es una farsa o comedia de carácter cuya víctima es un falso héroe y engreído soldado de quien todos se burlan solapadamente, empezando por su criado Palestrión, que había hecho una abertura en la pared para que su anterior amo pudiera visitar a su prometida.

* El Cofre es una comedia fundada en la anagnórisis o agnición de una doncella que había sido abandonada, cuando niña, en un cesto de juguetes.

* Stichus, representada en el año 200, refiere la historia de dos hermanas a quienes su padre reprocha ser fieles a sus maridos cuando estos las han dejado solas impulsados por la pobreza, ya que han tenido que emigrar a otro país. Regresan enriquecidos y recompensan así su virtud.

* El persa es una farsa urdida contra el avaro Dordalus, burlado por un amigo que se había disfrazado de mercader persa.

* En Epidicus un anciano compra a una esclava que tañe la lira creyendo que es su hija perdida. El joven que le ha vendido utiliza el dinero para comprar a su hermana, a quien no conoce. El anciano ha sido engañado, pero la muchacha es reconocida, y el esclavo que armó la tramoya es libertado.

* En Aulularia o la comedia de la olla nos hallamos ante otra comedia de carácter sobre un viejo avaro, que inspiró la famosa comedia de Molière. Este encierra su tesoro en una marmita en vez de un cofre y mientras es rico no da su permiso para que se realice un matrimonio; le roban el dinero y con ello da su permiso para que los jóvenes se puedan casar.

* En El aparecido el esclavo Traunión hace creer a su amo, Filolaclés, a su regreso de un viaje, que hay fantasmas en la casa para poder así explicar las calaveradas de su joven amo. Éste es el punto de partida de intrigas y enredos en los que Plauto ha puesto de manifiesto todo su virtuosismo, y que han inspirado a Regnard.

* El gorgojo narra las aventuras de un parásito, auténtico precedente del pícaro, un hombre sin escrúpulos de imaginación fecunda, que vive de su astucia e ingenio.

* Pseudolus o El enredón o El trompicón, representado por vez primera en 191, refiere las intrigas y mentiras del esclavo Pseudolus. Éste sustrae dinero al viejo Simón u al inescrupuloso Ballion.

* Los cautivos representa cómo pese a las fechorías del esclavo Stalagmus, el anciano Hegión encuentra y libera a su hijo.

* Rudens o El cable, inspirada en una obra de Dífilo, cambia el usual escenario urbano por un pueblo de la playa, donde se fragua una historia de anagnórisis o reconocimiento.

* El joven cartaginés cuenta cómo el anciano Hannon descubre que dos de sus esclavas son sus propias hijas, que habían sido víctimas de un rapto, y encuentra a su sobrino, que ama a una de ellas. Es una comedia importante también por conservar un pasaje en la desaparecida lengua púnica traducido al latín.

* Trimunnus o El hombre de los tres denarios, fundada en la obra El tesoro de Filemón, cuenta entre cómicas aventuras como un tesoro es devuelto a su legítimo dueño. Esta comedia fue imitada por Andrieux en su obra El Tesoro.

* En Casina dos esclavos de la misma casa persiguen a la misma esclava, uno en provecho del padre; otro, en pro del hijo; aunque la suerte favorece al anciano, finalmente éste será vencido por la astucia del esclavo.

II.- Terencio:

Publio Terencio Afro (Publius Terentius Afer), más conocido como Terencio, fue un autor de comedias durante la república Romana. Desconocemos la fecha exacta de su nacimiento, pero según Suetonio, murió en 169 a. C. a la edad de treinta y cinco años. Sus comedias se estrenaron entre 170 y 160 a. C. A lo largo de su vida escribió seis obras, de las cuales todas se han conservado. En comparación, su predecesor Plauto escribió alrededor de 130 obras y actualmente solamente disponemos de los textos de veintiuna de ellas.

Terencio, de origen beréber, nació como esclavo romano (tomó su nombre del senador Terencio Lucano, en cuya casa sirvió como esclavo), pero fue manumitido dadas sus extraordinarias cualidades. Se supone, por su edad aproximada y su apodo Afer ("el africano"), que nació en Cartago.

Como Plauto, Terencio adaptó obras griegas de la última época de la Comedia ática. Él fue más que un traductor, como han confirmado los descubrimientos modernos de antiguas obras griegas. Sin embargo, las obras de Terencio utilizan un escenario 'griego' más convincente en lugar de romanizar la situación: las convenciones de la época impedían que los sucesos 'frívolos' tuvieran lugar en Roma.

Terencio trabajó duro para escribir en un latín conversacional, y la mayor parte de los estudiosos que se esfuerzan en leerlo en el 'vernáculo' consideran que su estilo es particularmente agradable y directo. Elio Donato, maestro de San Jerónimo, es el comentarista de Terencio más antiguo conocido. Su popularidad durante la Edad Media y el Renacimiento está atestiguada por la gran cantidad de manuscritos que contienen sus obras o parte de ellas; la estudiosa Claudia Villa ha estimado que existen 650 manuscritos que contienen sus obras posteriores al año 800. La autora medieval Hroswitha de Gandersheim argüía que había escrito sus obras para que sus monjas no malgastasen su tiempo leyendo a Terencio.

La primera edición impresa de las comedias de Terencio data del año 1470 en Estrasburgo, mientras que no existe constancia de puestas en escena de sus obras hasta 1476, año en el que se representa en Florencia Andria.

Una frase en la comedia Hecyra de su colaborador musical Flaccus es lo único que nos queda de toda la música romana antigua.

Su primera obra fue Andria, escrita en el año 166 a.C. Tras cosechar un éxito inmediato, Terencio, dotado de una fuerte personalidad, se convirtió en el favorito de los círculos literarios romanos. Se dice que fue íntimo amigo de Escipión Emiliano, en cuya casa se daban cita hombres de estado y hombres de letras preocupados por engrandecer la lengua latina. Las seis comedias de Terencio, escritas entre 166 y 160 a.C., están basadas en obras griegas. Así por ejemplo, Andria, El que se atormenta a sí mismo, El Eunuco y Los Hermanos, tienen su origen en comedias de Menandro, mientras que Formio y La Suegra están basadas en obras de Apolodoro de Caristo. En el año 160 a.C. Terencio viajó a Grecia en busca de nuevas obras de Menandro, y murió el año siguiente durante el viaje de regreso a Roma.

Las obras de Terencio eran sátiras ligeras e ingeniosas sobre la vida de las personas ricas y refinadas. A diferencia de las comedias de su famoso predecesor, Plauto, en las sátiras de Terencio hay pocas canciones y danzas, carecen de la farsa de las obras de aquél, y su humor sustituye los chistes y juegos de palabras, la caracterización exagerada y las situaciones hilarantes por un sutil dominio de la trama y los personajes. También recurre al engaño con menos frecuencia que Plauto, y pone un mayor énfasis en la falsa identidad de los personajes. En todas sus obras, con la excepción de La Suegra, hay una doble trama en la que se entremezclan dos romances, donde el final feliz de uno suele depender del resultado del otro. Durante la edad media sus comedias fueron adaptadas por la monja Hrosvitha y su influencia se deja sentir en el teatro de Lope de Rueda, en la comedia renacentista y en el dramaturgo francés Molière.

Capítulo Cinco:

Obras Clásicas de la Comedia Latina

Dos obras representativas de la comedia latina, sin ánimo de discriminar o desmerecer otras de igual calidad e importancia, son:

I.- La Suegra (Hecyra):

La Suegra es, como Formión y las cuatro restantes del teatro terenciano, una comedia palliata, es decir, de trama e indumentaria griega, relacionada con la Comedia Nueva Ática. Al igual que Formión, deriva de Apolodoro de Caristo, el último representante de dicha Comedia, y no ya de Menandro, el astro de la misma, del cual provienen, en cambio, las otras cuatro piezas terencianas.

La suegra es una comedia statária, o sea de acción sosegada, pobre de intriga, pero rica en diálogos: todo el desarrollo se reduce a discusiones, exámenes de conciencia y análisis psicológicos.

La pieza fue representada, durante la vida del poeta, tres veces: la primera en 165 y las otras dos en 160 a. de J.C. Por el segundo prólogo de la misma nos enteramos de que su representación sufrió dos chascos seguidos: la primera vez el público dejó plantados a los actores apenas cundió la noticia de un pugilato y de exhibiciones de un volatinero; la segunda vez, no bien corrió la voz de un espectáculo de gladiadores.

Fue por la porfía de Ambivio Turpión, director de teatro y a la vez primer actor, que la comedia logró afirmarse en una tercera representación. Por la cronología de las magistraturas nombradas en su didascalia, se desprende que tal representación ocurrió en la primera quincena de septiembre del año 160 durante los Juegos Romanos. Fue también la última que se dio antes de que Terencio emprendiera su viaje al mundo griego, en cuyo transcurso —al regresar— halló la muerte.

La suegra es una comedia netamente sentimental, seria, melancólica, e incluso de tono lloroso. En ella no se encuentra el menor chiste. La Suegra y El Atormentador de sí mismo son “verdaderamente pequeños dramas” y se puede ver en Terencio el antepasado y el modelo de la moderna comedia sentimental.

II.- La Olla (Aulularia):

Aulularia es el título de una comedia del autor latino Plauto. La comedia está ambientada en Atenas, como especifica la anotación en la parte inicial de la obra. Esta connotación, aspecto común de las comedias de Plauto, es garante de un enlace inmediato al modelo griego.

* Trama:

Euclión, un viejo avaro, encuentra una olla llena de dinero y vive en el constante terror de que le sea robada. De hecho es descubierta y robada por el esclavo de Licónide, joven enamorado de la hija del viejo; pero la muchacha es prometida a un viejo pudiente, Megadoro, que tiene intención de desposarla también sin dote. Cuando al desesperado Euclión vio recuperada su olla, consentirá la boda entre el joven y su hija, hecha madre hacía tiempo por el mismo Licónide.

* El Prólogo:

La comedia presenta un prólogo que aparece como un monólogo externo a la comedia propiamente, pues el personaje que participa no es coherente con los otros personajes. Esto tiene una triple función que está directamente ligada al cuerpo de la obra, la extensa posición de esta parte implica su finalidad introductiva. La trama de la comedia está aquí preanunciada, buscando el interés y la curiosidad de los espectadores. Son revelados los núcleos centrales, como los líos amorosos en torno a la muchacha y el interés por la olla con el oro. En segundo lugar, esta primera parte sirve para presentar brevemente los personajes principales, de modo que cuando ellos salgan al escenario, tendrán ya una personalidad ya delineada y el público podrá comprender y apreciar mejor todos los efectos que cada diálogo y cada comportamiento genera en cada contexto particular. Aquí vienen resumidos algunos hechos que durante la comedia no se explican o son sólo mencionados; por ejemplo sólo en el Prólogo se habla del encuentro entre los dos jóvenes durante la vigilia en honor de Ceres (Deméter). También la historia de la olla en los años precedentes, por tener una importancia marginal, se revela solamente en este primer monólogo con el fin principal de encuadrar el escenario en el que se desarrollará la comedia.

* Personajes Principales:

* Euclión: representa un viejo avaro; esta característica suya principal, como sucede a menudo en la comedia, es engrandecida para convertirla cómica, en cuanto el personaje asume los trazos de pura y total locura. Los celos que tiene por su olla lo lleva a desconfiar de cada persona que encuentra y le dirige la palabra.

* Megadoro: este personaje tiene una edad avanzada como Euclión, pero cada uno tiene una relación distinta con el dinero. Euclión es pobre y avaro; Megadoro es en cambio adinerado y no se priva de gastarlo. Esta diferencia es subrayada en diversas situaciones que interesaban a ambos, como los preparativos para la boda.

* Licónides: sería el protagonista, pero el final ausente impide saber cuanta sería la relevancia reservada a este personaje. Se encuentra en disputa por obtener la muchacha con su tío, pero el parentesco parece no influenciar el curso de los eventos. Es evidente su función de personaje típico de la comedia plautina, aquel del joven, envuelto en una aventura amorosa y en lucha con adversarios típicos como en este caso el viejo avaro.

* Estróbilo: es el esclavo de Licónides. Sus dotes de astucia y picardía les permiten jugársela a Euclión robándole la olla, para así poder pedir la libertad a su amo, Licónides. Conseguir este premio por parte del esclavo nos es desconocido en cuanto ninguno de los argumentos señala este aspecto; ha estado simplemente omitido en la síntesis o no prevería la comedia integral este final.

* Personajes Secundarios:

* Lar Familiar: es una figura bastante marginal. Tiene la función de introducir el espectáculo con el Prólogo; el discurso del personaje tiene finalidad introductiva en cuanto encuadra el ambiente, el de una familia.

* Stáfila: es la vieja criada de Euclión, curiosa, petulante pero trabajadora y obediente. Es extraño que la característica principal que se le quiere atribuir es la de bebedora, como la etimología del nombre (=racimo de uva) confirma;

* Eunomia: aún siendo un personaje bastante marginal, es de gran importancia por el desenlace de los hechos: en efecto condiciona tanto a Megadoro a conseguir mujer, como a renunciar a la muchacha que el hijo Licónide ama. Primero se muestra una afectuosa y primorosa hermana; después al hijo revela que quiere tenerla ganada con el hermano.

* Personajes de Importancia Marginal:

* Congrión y Antrax: son los dos cocineros encargados de los preparativos para las bodas; tienen función marginal y dan su contribución en convertir en alegre y divertida la comedia.

* Fedra: es el nombre de la muchacha. Desde el punto de vista de la historia, su rol es el centro de toda la comedia y probablemente debería ser considerada la protagonista. Pero desde el punto de vista teatral ella no comparece nunca en escena; este personaje existe sólo de nombre y tiene sólo una voz que, tras lo otro, se siente solamente una vez al momento del parto.

* Flautistas: el suyo es un rol puramente coreográfico.

* Relación con el Mundo Griego:

En esta comedia es contrastable en diversos aspectos el mundo griego desde el cual Plauto toma el modelo. El primer caso de esta “contaminatio” se encuentra analizando la etimología de los nombres de los personajes: de hecho cada nombre es de origen griego. Así por ejemplo “Euclión” deriva de éu, que significa «bien», y kléio, que significa «oculto», que es consonante a la imagen del avaro que esconde su tesoro; naturalmente no tiene esta etimología el Lar, siendo de origen romano. En el texto son presentes algunos términos griegos o derivados del griego, sobre todo términos específicos, comprensión de los cuales no resultaba nada difícil para el público romano. Existen otras dos particulares curiosidades que revelan la presencia del influjo griego. El primero hace referencia a la vieja fiesta en honor de Ceres, durante la cual el joven se aprovecha de la amada; en Roma existían realmente fiestas en honor de Ceres, pero participaban sólo matronas y no se alargaba durante la noche. También otro particular no cuadra con el mundo romano; el “magister curiae” nombrado por Euclión es un título que no existía en los tiempos de Plauto y probablemente introdujo dentro de la institución romana de la curias y aquella del magistrado ateniense. En ambos casos se nota que Plauto tiene la necesidad de reportar elementos del modelo griego en cuanto le es difícil encontrar el correspondiente en el mundo romano

* Modelo:

Durante mucho tiempo se creyó que la comedia plautina se refería al Dýskolos de Menandro. Sin embargo, en 1958 fue encontrado un papiro que contenía casi enteramente la obra en cuestión. Estudiándola se ha llegado a la conclusión de que ésta no estaba, al menos directamente, relacionada con el Dýskolos.

CONCLUSIONES:

1. El teatro es un género literario, ya sea en prosa o en verso, normalmente dialogado, concebido para ser representado; las artes escénicas cubren todo lo relativo a la escritura de la obra teatral, la interpretación, la producción, los vestuarios y escenarios.

2. Las cuatro formas teatrales del drama griego eran la tragedia, el drama satírico, la comedia y el mimo.

3. La comedia es una obra dramática, teatral o cinematográfica, en cuya acción predominan los aspectos placenteros, festivos o humorísticos y cuyo desenlace suele ser feliz.

4. Las comedias más antiguas que se conservan son las de Aristófanes, el cual es considerado el creador de la comedia griega, género al que dio un contenido polémico y una función de sátira social.

5. Los principales comediógrafos griegos fueron Aristófanes y Menandro.

6. Con la expansión de la República de Roma en el siglo IV a.C., se absorbieron territorios griegos y con ellos, naturalmente, el teatro y la arquitectura teatral griegas.

7. El gran periodo de creación dramática romano empezó en el siglo II a.C. y estuvo dominado por las comedias de Plauto y Terencio, que eran adaptaciones de la comedia nueva griega.

8. La estructura de las piezas era muy dinámica y del gusto del público, y además solían cantarse muchas partes de la obra.

9. La mayoría de las comedias romanas se desarrollaban en la calle frente a tres casas. Como en el caso de los griegos, el decorado era mínimo y sugerente.

10. Con la caída del Imperio romano en el 476 d.C., el teatro clásico decayó en Occidente; la actividad teatral no resurgió hasta 500 años más tarde. Sólo los artistas populares, conocidos como juglares y trovadores en el mundo medieval, sobrevivieron y proporcionaron un nexo de continuidad.

BIBLIOGRAFÍA:

Libros de Consulta:

* Bouchot, M. Historia de la literatura antigua. Literatura sagrada, griega y latina. Madrid: La España Moderna, 1922.

* Bowra, C. M. Historia de la literatura griega. México, D. F.: Fondo de Cultura Económica , 1950.

* Galmes, Héctor. Introducción a las literaturas griega y latina. Montevideo: Banda Oriental, 1974.

* Highet, Gilbert. La tradición clásica. Influencias griegas y romanas en la literatura occidental. México, D. F.: Fondo de Cultura Económica, 1954.

* Mueller, Carlos Otfrido. Historia de la literatura griega. (3 volúmenes). Madrid: Ricardo Fe, 1889.

* Kenney, E. J. y Clausen, W. von. (editores). Literatura latina en "Historia de la literatura clásica". Volumen II. Madrid: Editorial Gredos, 1989.

* Millares Carlo, Agustín. Historia de la literatura latina. México, D. F.: Fondo de Cultura Económica, 1950.

* Rodríguez Adrados, Francisco. Historia de la comedia grecolatina. Madrid: Universidad Complutense, 1979.

Enciclopedias Virtuales o Páginas Web:

* Theatron, Sitio Web con abundante información sobre el teatro griego, su historia, modalidades y autores.

http://club2.telepolis.com/mandragora1/

* "Literatura latina." Microsoft® Student 2008 [DVD]. Microsoft Corporation, 2007.

* "Grecia." Microsoft® Student 2008 [DVD]. Microsoft Corporation, 2007.

* "Teatro y arte dramático." Microsoft® Student 2008 [DVD]. Microsoft Corporation, 2007.