Leer Ensayo Completo La Cría De Gallinas Ponedoras

La Cría De Gallinas Ponedoras

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.101.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Sara 26 abril 2011

Palabras: 1888 | Páginas: 8

...

na adulta será de 110 g en verano y 120 g en invierno.

Dónde y cómo construir la granja

Al proyectar la construcción del gallinero o galpón deberá considerarse una serie de factores: Por ejemplo, el terreno debe tener un buen drenaje (para ello se construirán, preferentemente, los galpones sobre terraplenes) y disponer de agua potable. El gallinero donde vivirán los pollitos los dos primeros meses de vida y que servirá para alojar a las gallinas por las noches deberá:

Estar bien orientado: En nuestra zona es conveniente que el eje mayor del gallinero se oriente de Norte a Sur para captar la mayor cantidad de sol en invierno. En zonas de fuertes vientos, es necesario buscar la orientación que permita que las ventanas del galpón no queden expuestas al efecto de enfriado que éste produce en el ambiente.

*Tener buena separación entre galpones: se considera entre dos y media a tres veces el ancho del galpón.

*Estar bien ventilados: los puntos antes mencionados, junto con el correcto manejo de las cortinas, contribuyen a controlar la humedad, mantener bajos niveles de dióxido de carbono y amoníaco (aire viciado), permitir la entrada de aire puro y eliminar el exceso de polvillo en el ambiente.

El largo del galpón dependerá de la cantidad de aves a alojar. Así por ejemplo, un galpón de 5 m por 10 m (50 m2 de superficie) puede alojar unas 300 gallinas ponedoras (6 aves/m2).

Elección de la raza de ponedoras

A través de los años han sido desarrolladas numerosas razas y variedades de gallinas que en su mayoría hoy sólo tienen un valor histórico.

Actualmente la avicultura elige con acierto las ponedoras híbridas, resultado del cruzamiento de dos líneas que dan origen a una gallina de características superiores a las de sus padres.

Calidad de las pollitas

Las pollitas adquiridas deben provenir de plantas de incubación de prestigio donde los reproductores hayan estado exentos de enfermedades. Nidales Se pueden construir de diversos materiales, como madera o metal.

Las dimensiones más adecuadas son: 30 cm de frente por 30 cm de ancho por 30 cm de profundidad. Será necesario colocar una barra de descanso en la boca de entrada al nido, para permitir que las aves entren con facilidad, evitándose así la rotura de huevos. Con el empleo de bisagras se puede lograr que dicha barra sea rebatible; de este modo, al impedir el ingreso de las gallinas a los nidales durante la noche, se evita que los ensucien.

Los nidos se deben ubicar a unos 60 cm del piso, y no es recomendable colocar más de dos hileras superpuestas.

Para evitar que las gallinas suban al techo de los nidales y lo ensucien conviene construir este sector en plano inclinado. Con respecto al número de nidales, se sugiere uno por cada cinco ponedoras.

Manejo de pollitas durante el período de cría (1° a 8° semana inclusive)

Para que la cría sea exitosa se deberán tener en cuenta las siguientes consideraciones:

*Limpieza y desinfección del local

*Limpieza y desinfección de los implementos a utilizar.

Preparar camas de 10 cm de espesor, utilizando para ello viruta, arena u otro material absorbente. No debe utilizarse material muy fino o liviano, porque al flotar éste en el aire, con el movimiento de las pollitas les producirá irritaciones en las fosas nasales. La temperatura es muy importante en esta etapa, debiendo estar entre 32 y 35°C (a 5 cm. sobre el piso y a 5 cm fuera de la campana).

La criadora debe encenderse 24 horas antes de la llegada de las pollitas, y a medida que éstas se van desarrollando se bajará de acuerdo con la tabla que se detalla a continuación. La temperatura requerida es la que deberá proporcionar la criadora sobre los pollitos, y la temperatura del ambiente es la que debe tener el resto del lugar donde están alojados los pollitos.

De la 5° semana en adelante deberán permanecer a temperatura ambiente.

El espacio calculado en este período de cría será de unas 10 pollitas por metro cuadrado.

Espacio

Inicialmente los pollos crecen muy rápido, duplicando hasta cinco veces su peso en las primeras 26 semanas. No considerar el espacio necesario puede llevar a un incremento de la mortalidad y frenar el crecimiento. Manejo en el período de recría La recría comienza a la 9° semana y termina alrededor de las 20 semanas, poco tiempo antes de que se inicie la postura.

En esta etapa es necesario disponer de:

* Un terreno con pasturas con una superficie de 100 metros cuadrados por cada 50 pollitas.

* Un galpón para pernoctar con capacidad para 5 a 6 pollitas por metro cuadrado.

* Cuando las aves comienzan a emplumar y están fuertes para resistir el ambiente sin calor artificial, se dice que ingresan en el período de recría.

Cualquier error en esta etapa no solamente puede significar pérdidas por mortalidad, sino también una menor producción cuando las pollas entran en postura. Así, el éxito de una buena producción depende de la forma en que se recríen las futuras ponedoras.

Uso de parques

Dimensiones: si se dispone de poco terreno, la superficie mínima es de 2 m2 por ave. Con esta dimensión del parque podrán tomar sol, hacer algún ejercicio, y como el pasto lo consumen en pocos días debe tenerse a mano una pastura de corte para suministrarla verde a razón de 1 kg diario por cada veinte pollas.

Cuando el terreno no es una limitante, se pueden alojar hasta 1.500 gallinas por hectárea. En este caso conviene usar alambrado eléctrico para rotar las aves en el potrero. El uso rotativo de pasturas consociadas permite incrementar hasta 2 mil el número de aves por hectárea.

En el parque deben plantarse árboles de hoja caduca que brindarán sombra en verano, estación en que las aves escapan del sol y se refugian bajo el techo del tinglado. Como mínimo, el 20% de los comederos y bebederos deben estar en el parque debidamente protegidos del sol y de la lluvia, ubicados sobre perchas o fardos de pasto para que no se ensucien y motiven el ejercicio de las aves.

Manejo de la postura

La recolección de huevos se debe realizar, como mínimo, 3 veces al día en invierno y 4 veces en verano. De este modo disminuirá la pérdida de huevos por roturas y se reducirá la posibilidad de encontrar huevos sucios. Los nidos deben mantenerse limpios y habrá que controlar que en ningún momento les falte viruta.

Manejo de la luz

El empleo de luz artificial en criaderos de aves es una práctica común. Sin embargo, es frecuente que algunos productores no conozcan las razones que justifiquen esta práctica y por ello realicen un manejo ineficiente de la luz. La influencia de la luz sobre la producción está íntimamente relacionada con la edad del ave. En animales jóvenes, la luz es necesaria para que puedan realizar funciones vitales, tales como comer y beber. Para esos fines basta la iluminación provista durante el día por la luz natural.

Si, en cambio, se trata de aves para postura en producción o próximas a la madurez sexual, la luz no solamente interesa para que se cumplan las funciones mencionadas, sino por la importancia que tiene en la faz reproductiva. Al llegar la luz al ojo del ave produce una serie de estímulos que originan la secreción de hormonas sexuales. La liberación de estas hormonas influye en la madurez sexual y posterior proceso de ovulación y consecuentemente en la producción de huevos.

Durante la postura la luz debe ser mantenida a un nivel constante, como mínimo 14 horas Es importante tener en cuenta que las pollas son más sensibles al estímulo de la luz después de diez semanas de vida que antes de esa época. Esta sensibilidad, a su vez, aumenta semanalmente hasta el momento de la madurez sexual, que ocurre desde que nace hasta la puesta del primer huevo.

Sanidad

Uno de los mayores problemas que pueden presentarse en una granja avícola son las enfermedades, y el manejo juega un papel importante en el correcto mantenimiento de la salud de las aves. Para mantener sanas sus aves, no olvide:

* Observar diariamente las gallinas para detectar aquellas que puedan presentar síntomas de enfermedad.

* Mantener limpio el gallinero para reducir el riesgo de enfermedades y parásitos.

* Eliminar las ratas; ellas pueden diseminar enfermedades, además de consumir el alimento de las gallinas.

* No dejar que entren personas extrañas al criadero.

* Colocar un pediluvio en la entrada del galpón con algún tipo de desinfectante para higienizar el calzado.

* Suministrar agua y alimento limpios.

Evitar corrientes de aire, humedad y el exceso de frío o de calor.

* Lavar bebederos y comederos periódicamente.

* Mantener la cama seca.

* Separar las gallinas enfermas de las sanas.

* Retirar las gallinas muy enfermas del gallinero, sacrificarlas, quemarlas o enterrarlas con cal en un pozo profundo. Se recomienda poner especial cuidado en la prevención, para lo cual será necesario analizar puntualmente la zona y sobre la base de la realidad sanitaria local implementar un plan de vacunación para ayudar a controlar las enfermedades. Los pollitos son vacunados contra la enfermedad de Marek en la planta de incubación, inmediatamente después de nacidos. El resto de las vacunaciones se aplican a lo largo del período de cría y recría.