Leer Ensayo Completo La Guerra De 1846-1848 Entre Estados Unidos Y México.

La Guerra De 1846-1848 Entre Estados Unidos Y México.

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.194.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: poland6525 16 mayo 2011

Palabras: 11088 | Páginas: 45

...

oso y bien disciplinado, al que se sumaron las tropas conservadoras que quedaban. Aquellos conservadores que habían creído siempre que México debía ser una monarquía, veían en esta intervención la oportunidad de derrotar a los liberales y suprimir la república.

LA INTERVENCION EXTRANGERA.

Invasión estadounidense (1846-1850).

Las bases fundamentales de la invasión estadounidense a México se dieron en lo que se conoce como el "Destino Manifiesto". Esta política era un recurso que enarbolaban los norteamericanos para extender en la medida de lo posible a otros países su ideología, ya fuera por la dominación cultural o bien con la expansión militar. El segundo recurso siempre era más utilizado.

[pic]

CONTEXTO NACIONAL E INTERNACIONAL.

El estado de Texas, hasta entonces parte del territorio mexicano, había declarado su independencia de México en 1836 y se anexó a los Estados Unidos de América en 1845. México no había reconocido tal independencia y en 1847 ante el movimiento separatista del Texas, el presidente Antonio López de Santa Anna trata de sofocarlo enviando tropas al norte del país. Los texanos recurren al gobierno de los Estados Unidos en busca de apoyo lo que conduce al enfrentamiento entre Estados Unidos y México. Como parte del conflicto el 22 de marzo de ese año las tropas norteamericanas bombardearon el puerto de Veracruz. La ciudad fue heroicamente defendida por las fuerzas comandadas por los generales Juan Morales y José Juan Landero, quienes se rindieron el 27 del mismo mes ante las difíciles condiciones de la batalla. Los invasores se retiraron el 10 de junio de 1848, tras firmarse los tratados de paz en los que México perdió casi la mitad de su territorio.

INVASION NORTEAMERICANA.

El origen del conflicto

[pic]

Stephen F. Austin, llamado "Padre de Texas".

El pánico de 1819 sumió a los Estados Unidos en una grave depresión económica. Un hombre de negocios, llamado Moses Austin, perdió su liderazgo en los negocios de manufactura durante esta época. Después de un viaje a Texas, diseñó un proyecto para atraer colonos estadounidenses a la región, hecho que ayudaría a la Corona Española a desarrollar el área, y lo ayudaría a dar un gran salto en su carrera como negociante. En 1820 solicitó una concesión española para asentar trescientas familias anglosajonas en el territorio texano.

Su hijo, Stephen F. Austin, le ayudó a conseguir gente dispuesta a tal aventura. Al final de 1820, Moses Austin recibió la concesión del gobierno virreinal, pero murió en junio del año siguiente. Stephen F. Austin heredó la concesión otorgada a su padre, y continuó la colonización. Debido a la crisis económica en los Estados Unidos, no tuvo ningún problema en encontrar las trescientas familias estipuladas en el convenio.

[pic]

SEPERACION DE TEXAS.

Hacia 1835, cuando muchos estaban decididos a insurreccionarse, los texanos debatían informalmente el tema. En julio de 1835, Austin fue puesto en libertad, pues no se le comprobó participación alguna en la rebelión, y llegó a Texas en agosto. Los texanos se sentían afrentados por el encarcelamiento de Austin, la brutal represión en Zacatecas, el exhorto al desarme de las milicias, la orden de repeler nuevos inmigrantes, y particularmente, por la abolición de la Constitución Federal. La gota que derramó el vaso fue el asesinato de un colono a manos de un soldado mexicano. Tras una pequeña consulta, la provincia de Texas decidió levantarse en armas contra el gobierno de México.

La guerra de independencia de Texas tuvo lugar entre el 2 de octubre de 1835 y el 21 de abril de 1836. Las partes en conflicto fueron México y la provincia de Texas, perteneciente al estado de Coahuila y Texas.

Los problemas entre el Gobierno Mexicano y los colonos anglosajones en Texas comenzaron con la promulgación de la Constitución centralista de 1835, conocida como las Siete Leyes. Esta nueva legislación, promulgada por el Presidente de México Antonio López de Santa Anna, dejaba sin efecto la antigua constitución federal de 1824. Poco tiempo después, surgieron pronunciamientos en varias regiones de la otrora República Federal, y la guerra comenzó en Texas, el 1 de octubre de 1835, con la batalla de González. Rápidamente, las fuerzas texanas tomaron La Bahía y San Antonio Béjar (la actual ciudad de San Antonio), aunque pocos meses después serían aplastados.

La guerra terminó con la batalla de San Jacinto, a más de trescientos kilómetros de la actual ciudad de Houston. En ese lugar, el general Samuel Houston condujo al ejército texano a la victoria sobre el ejército mexicano al mando de Santa Anna. El General y Presidente fue capturado tras la batalla. Tras la conclusión de la guerra, nació la república de Texas, que nunca fue reconocida por el gobierno mexicano. Los Estados Unidos se anexionaron Texas en 1845, y las reclamaciones de ambas partes no quedarían finiquitadas hasta la intervención estadounidense de 1847.

LA GUERRA DE 1846 - 1848.

[pic]

El 20 de abril, ambas tropas se enfrentaron en el río San Jacinto. Santa Anna se alegraba por fin de tener frente a frente a los rebeldes, y esperaba refuerzos.

Para mala suerte de los rebeldes, Cos llegó a reforzar a Santa Anna trayendo otros 540 soldados, que se sumaban a los 1200 que estaban al mando de Santa Anna. Impelidos por la oportunidad perdida y la indecisión de Houston (que no reforzaba la plaza), el ejército texano se lanzó al ataque. El 21 de abril por la madrugada, los texanos avanzaron, tomaron a los mexicanos por sorpresa. Horas antes del ataque, Santa Anna había ordenado descanso a su tropa, confiando en que los insurgentes no atacarían a su tropa superior en número. La batalla de San Jacinto fue el punto final y el enfrentamiento decisivo en el conflicto. Fue una batalla de 18 minutos de duración, en la que la defensa mexicana fue completamente aplastada.

Santa Anna fue capturado y llevado ante Houston, que se había fracturado el tobillo. Santa Anna accedió, bajo amenaza de muerte, a ordenar al Ejército de Operaciones (ahora al mando de Vicente Filisola, relacionado con la separación de Centroamérica del Imperio Mexicano), que pusiera fin a la campaña. Filisola, notando el estado de su hambrienta y maltrecha tropa, volvió a México, no sin las protestas de Urrea. El derrotado era Santa Anna, no el Ejército de Operaciones, razón por la cual Urrea se mostraba partidario de seguir la campaña. Filisola no estaba de acuerdo.

Con Santa Anna prisionero, sus captores lo forzaron a firmar el Tratado de Velasco el 14 de mayo. El tratado reconocía la independencia de Texas, a cambio del respeto a la vida de Santa Anna. El plan inicial era devolverlo a México con la intención de limar las asperezas con el gobierno mexicano. Su vuelta fue tomada en México como una provocación para quienes lo querían ver muerto. Los texanos lo embarcaron a Washington para que se entrevistara con el presidente de Estados Unidos, Andrew Jackson, con la orden de asegurar la independencia de Texas.

En 1827, el Presidente de los Estados Unidos John Quincy Adams ofreció a México un millón de dólares por la venta de Texas, oferta que fue rechazada por la república. Dos años después, Andrew Jackson intentó nuevamente y elevó la oferta a 5 millones de dólares, que nuevamente fue rechazada. Por la misma época, España intentaba reconquistar su antigua colonia. Las tropas republicanas, al mando de Santa Anna, rápidamente vencieron a la armada española en Tampico, hecho que lo convirtió en héroe nacional.

Al final de la guerra, Estados Unidos se quedó con la mitad del territorio mexicano: las tierras más abundantes en recursos naturales, fértiles para sembrar frutas, y para la pastura y la ganadería, con gran riqueza mineral de cobre, plata y petróleo. El robo de ese territorio perjudicó gravemente el desarrollo económico de México.

INTERVENCION FRANCESA.

[pic]

La guerra de la intervención.

El 5 de mayo de 1862 el general francés Conde de Lorencez atacó la ciudad de Puebla, que defendía el general Ignacio Zaragoza. Puebla estaba protegida por los fuertes de Loreto y Guadalupe. Los franceses atacaron con fuerza, pero tres veces los mexicanos resistieron el ataque y finalmente vencieron a los invasores.

Sin embargo, siguieron llegando a veracruz tropas francesas, hasta completar treinta mil hombres. En marzo del año siguiente, el Ejército francés, más numeroso y mejor entrenado y equipado que el mexicano, volvió a atacar Puebla. Las tropas mexicanas estaban ahora dirigidas por Jesús González Ortega, pues Zaragoza había muerto.

Los franceses entraron a Puebla el 19 de mayo, en medio de la alegría de los conservadores. En junio tomaron la ciudad de México, mientras el presidente Juárez se retiraba, con el gobierno legítimo, a San Luis Potosí.

Juárez luchó por la soberanía nacional, por sostener el gobierno electo de acuerdo con las leyes mexicanas. Sin dinero y con pocas armas, viajando de un lugar a otro hasta instalarse en Paso del Norte (hoy ciudad Juárez) el gobierno de Juárez mantuvo un larga lucha contra la intervención extranjera. Desde donde se encontrara, Juárez iba dirigiendo los movimientos de los ejércitos nacionales, que comandaban Mariano Escobedo, Ramón Corona y Porfirio Díaz, y que mantuvieron una resistencia heroica y tenaz.

[pic]

Destruida la alianza formada en Londres entre Inglaterra, España y Francia, y dado que esta última potencia tenía planes ulteriores, tales como intervenir en la política mexicana imponiendo un gobierno extraño y aprovechando su influencia y apoyo en la obtención de amplios beneficios, principalmente económicos, los comisionados franceses, auxiliados por monarquistas y conservadores mexicanos, se aprestaron a actuar. En vez de retirarse hasta Paso Ancho, como se habían comprometido por los preliminares de La Soledad, se quedaron en Córdoba, pretextando que el gobierno juarista que afirmaba era el de la minoría opresiva, trataba, a base de un sistema de terror sin ejemplo, impedir el régimen que anhelaba. También señalaban que no se retiraría, pues tenía que proteger a sus soldados enfermos que se halaban en varios hospitales, y los cuales se habían comprometido a prestar auxilio y a otorgarles toda suerte de protección el general Ignacio Zaragoza, que había sido nombrado jefe de las armas mexicanas. Lorencez, aconsejando por Saligny y Almonte, y desacuerdo con las instrucciones del emperador surgidas de falsas informaciones trataba a toda costa subir las tropas a la meseta, tanto para preservarlas de las fiebres tropicales como para impresionar a la población a través de un avance fácil y victorioso. Creía, además, que ese hecho obligaría a la población moderada a decidirse a desconocer la administración juarista y a darse una forma de gobierno diferente, eligiendo también un jefe que podría ser el general Almonte y no Doblado, destacado liberal en quien se había pensado en vísperas de los preliminares de La Soledad.

ANTECEDENTES DE LA INTERVENCION.

Después de los excesos de dictadura santannista y las batallas de la guerra de Reforma, México se encontraba en bancarota sin poder saldar sus deudas con los países acredores. En 1862 las armadas de España, Inglaterra y Francia desembarcaron en Veracruz dispuestas a cobrar sus préstamos. Después de negociar con el representante de México, España e Inglaterra se retiraron. Las fuerzas francesas al mando del general Lorencez avanzaron hacia la capítal. Derrotadas en la battalla de Puebla (Por las tropas del general Ignacio Zaragoza), se refugiaron en Orizaba mientras esperaban refuerzos para proseguir con la ofensiva. Mientra tanto Luis Bonaparte, el ambicioso sobrino de Napoleon I, se alió con grupos de conservadores mexicanos para imponer un rey europeo en el país. La llegada de mas tropas expedicionarias francesas y del archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo inclinaron la balanza a favor de los franceses y sus aliados conservadores. El ejército monárquico ocupó las principales ciudades del país, mientras el gobierno liberal se batía en retirada hasta la frontera con Estados Unidos. Juárez y los republicanos nunca se rindieron, y el curso de los acontecimientos comenzó a favorecerlos. Maximiliano se anemistó con sus colaboradores mexicanos al aplicar alguna de las propuestas por los liberales. La permanencia de las tropas francesas resultaba muy costosa para el bolsillo francés y, además de todo, Prusia, la otra potencia europea de la época, mantenia una posición amenazante. Los Estados Unidos, al término de su guerra civil, presionaron a Francia para que se rtirara. El retiro de las topas francesas en 1867 fue obligado. Maximiliano indefenso, tuvo que recurir a sus antiguos aliados conservadores, los generales Miramón y Mejía, pero era ya demasiado tarde. Derrotados en Quéretaro, fueron fusilado en el cerro de las Campanas.

[pic]

Maximiliano

La derrota del ejército francés en Puebla el 5 de mayo de 1862 fue para el pueblo mexicano, dividido, desesperado, temeroso de perder nacionalidad, libertad y territorio, representó un triunfo de incalculable importancia, el comienzo de una nuevo día, el resurgimiento del optimismo y de la confianza. México, con un pequeño desprovisto de armamento moderno, casi improvisado, pero dirigido por jóvenes y hombres de mediana edad como Zaragoza, Días, Berriozabal, Escobedo, etc.

Lorencez retrocedió hacia Orizaba lentamente, seguido de cerca por fuerzas mexicanas que aumentaban con la llegada de las tropas que González Ortega traía. Los invasores, por su parte, recibieron los contingentes del general Márquez, con más de 2,500 jinetes, y también del general Douay con frescos refuerzos de Francia y él mismo, valiente y pudoroso militar.

Dispuestos los mexicanos a derrotar a los invasores o forzados a reembarcase, los ejércitos nacionales con Zaragoza y González Ortega se adueñaron del cerro del Borrego, del cual fueron desalojados por errores tácticos. Zaragoza regresó al altiplano, en tanto que Lorencez esperaba pacientemente rehacerse y también nuevos contingentes con que proseguir la guerra. La estrategia napoleónica, consistente en dominar rápidamente a México para apoyar el movimiento surista de los Estados Unidos y vencer al norte, se desbarataba. En tanto que le impidió convertirse en el amo de México y decepcionado de las intrigas de Saligny y de Almonte, escribía algo de su propio y dura experiencia.

Los planes expansionistas de Francia.

Este país y su gobernante Napoleón III, en una política abiertamente expansionista – recordemos que era una país capitalista con presencia en Asia y África -, buscaba ponerle un dique a la expansión protestante de los Estados Unidos, por lo que veían con naturalidad colocar en el trono de México a un príncipe católico fiel a los intereses franceses.

La situación política de América lea era favorable, México estaba convertido en un país débil, con graves problemas producto de luchas internas y con una élite que veía con agrado un gobierno monárquico con un príncipe extranjero que le diera un gobierno estable; los Estados Unidos empezaban una guerra interna en la que se enfrentaban: El norte industrial y el Sur esclavista, por lo que les era imposible aplicar la Doctrina Monroe, en ese momento.

Las fuerzas invasoras europeas llegaron a las costas de Veracruz, con las siguientes fuerzas: España, 6200 hombres, Francia 3,000, Inglaterra, 800. Francia pide con urgencia 2,500 hombres más.

El gobierno mexicano, tratando de neutralizar la presencia de las tropas extranjeras, procede así:

Pide al congreso la derogación del decreto del 17 de julio que venían a ser la causa de la intervención.

No provocar a los invasores.

Da instrucciones al ministro de Relaciones, Manuel Doblado, para entrar en contacto con los jefes de la expedición invasora.

Ingleses y españoles al examinar la situación y ver la disposición del gobierna mexicano, para arreglar pacíficamente las diferencia, empiezan a dudar de las verdaderas intenciones de los franceses que no se ciñen al acordado en la Convención de Londres.

El gobierno de Juárez, a través del ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Doblado, empieza la negación que dará lugar a los Tratados de la Soledad. En este documento se daba reconocimiento oficial al gobierno de Benito Juárez y ciertas facilidades a los invasores para que preservaran su salud permitiéndoles avanzar hacia las zonas menos insalubres. Los enviados de Inglaterra, Wyke, y de España, Juan, sedan cuenta de las verdaderas intenciones de los franceses y se tiran de la Alianza Tripartita regresando a sus países. Al romperse las pláticas, se inician las hostilidades entre Francia y México.

El avance francés y la batalla del 5 de mayo.

Antes de hacer un breve recuento de la situación militar, es necesario hacer algunas consideraciones.

Los franceses habían sido alentados en sus planes expansionistas por un grupo de monárquicos mexicanos que recorrieron Europa buscando patrocinadores para hacer realidad sus sueños de instalar en el país una monarquía; se entrevistaron con la reina de España, Isabel II y con el emperador de Francia Napoleón III. La idea de creer que México sólo se salvaría a través del gobierno de monarquía tuvo sus máximos representantes en: José María Hidalgo, José María Gutiérrez Estrada, el P. Francisco Javier Miranda y Juan Nepomuceno Almonte. Los conservadores mexicanos que habían luchado dentro del país por sus ideales, al principio vieron con recelo esta situación pero cuando obtuvieron garantías de que no se atentaría contra la soberanía de la nación ni contra su independencia, se adhirieron a los monárquicos. Este fue el caso de los militares conservadores Félix Zuloaga, Miguel Miramón y Tomás Mejía. Francia, protagonista de este histórico, era considerado como una potencia y su ejército, uno de los mejores del mundo, fogueado en campañas bélicas de Asia y África con un armamento moderno y una disciplina férrea. El ejército francés contaba con un aliado interno, el ejército conservador. El ejército liberal habían planeado luchar para preservar nuestra soberanía en contra del invasor extranjero y sus aliados internos.

El rompimiento de las pláticas se dio cuando los franceses se sintieron agraviados por las disposiciones del gobierno mexicano y por hacer caso omiso de los Tratados de la Soledad. Avanzaron hacia el interior del país. El primer enfrentamiento entre los dos ejércitos se da en las cumbres de Acultzingo (28 de abril de 1862). El 4 de mayo el ejército invasor dirigido por le conde Lorencez se encontró frente a la ciudad de Puebla. Puebla fue atacada por el ejército francés formado por 6,000 hombres. Lorencez confiaba en su superioridad militar, su organización y su "elevación de sentimientos" la defensa mexicana se parapetó en los fuertes de Loreto y Guadalupe, las tropas nacionales mal armadas, pero con gran determinación, se batieron con heroísmo; Destacaron los indios de Zacapoaxtla diestros en el uso de los machetes. Tres veces intentaron tomar los fuertes y fueron rechazados por los mexicanos, al mando del general Ignacio Zaragoza. La batalla tuvo una duración de cuatro horas y terminó cuando un comunicado telegráfico que dice: "Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor y sí jefe con torpeza"

Ignacio Zaragoza, jefe del ejército de Oriente fue acompañado por un grupo de distinguidos generales liberales entre ellos destacan: Antonio Álvarez, Porfirio Díaz y Miguel Negrete, entre otros. Esta acción bélica levantó la moral de los liberales mexicanos y del pueblo en general, que observó que era posible derrotar a los invasores con el ideal de no ver al país sometido a un poder extranjero. Napoleón III envía a México una fuerza mayor, 31,000 soldados. La jefatura del ejército intervencionista se le confía a la mariscal Elías Federico Forey y el armamento se enriquece con la llegada de fusiles de reciente modelo y más de medio centenar de cañones.

Los franceses se reorganizan, y en marzo de 1863, después de haber tomado plazas menores y subordinado a los conservadores mexicanos por completo, el mariscal Forey sitia Puebla durante 62 días. Al cabo de ese tiempo y por falta de municiones y víveres, el general Jesús González Ortega, defensor de la plaza, la entrega en una acción que se consideraba ejemplar en los anales militares, destruye el armamento que aún les quedaba. Los jefes militares hechos prisionero son enviados a Francia; en el camino a Veracruz algunos de ellos logran evadirse, como Jesús González y Porfirio Díaz. Ante la toma de Puebla el presidente Benito Juárez, con los franceses a un paso de la capital, traslada su gobierno a San Luis Potosí (31 de mayo de 1863) contando además con facultades extraordinarias que le daba el Congreso para preservar la soberanía del país.

La Ocupación de la capital por los franceses.

Los franceses entran a la capital en junio de 1863, desconocen al gobierno de Juárez, pero respetan las Leyes de Reforma. Los invasores forman un gobierno con las siguientes características:

Nombran una junta de gobierno de 35 miembros que designarían a: 215 personas para integrar una junta de notables y un ejecutivo que regiría a la nación de manera provisional. Una junta de Notables escogió una forma de gobierno monárquica de tendencia moderada, hereditaria y con un emperador que tendría que ser un príncipe católico. Sé él ofreció la corona al archiduque de Austria, Fernando Maximiliano de Habsburgo, quien aceptó el cargo de común acuerdo con su esposa Carlota Amalia de Bélgica. Los monárquicos mexicanos, les hicieron creer que el pueblo los esperaba con los brazos abiertos.

El militar francés Achille Bazaien, veterano de las guerras de Argelis y Crimea reemplazan al mariscal Forey en octubre de 1863, con la misión de controlar al país. Contaba con más de 40,000 hombres que en pocos meses ocuparon gran parte de la República; centro, occidente, oriente y parte estratégicas del Norte y el Sur. El control que ejercen las tropas invasoras sobre gran parte del país resultaba negativo para ello, pues tenían que dispersarse sobre un vasto territorio. Las tropas juristas se reagruparon y con la ayuda del pueblo apoyaron la batalla. En abril de 1864, Maximiliano acepta la corona de México. Se embarca y llega a Veracruz en mayo y el 12 de junio entra a la Ciudad de México.

NAPOLEON III.

CHARLES LOUIS NAPOLEÓN BONAPARTE (20 de abril de 1808 - 9 de enero de 1873). Es el primer presidente de la II República francesa en 1848 y luego el segundo emperador de los franceses en 1852, bajo el nombre de Napoléon III y el último monarca que reina sobre este país.

Nacido en el seno de la Dinastía Bonaparte, es el hijo de Luis Bonaparte, hermano de Napoléon I y rey de Holanda y de Hortensia de Beauharnais, hija de la emperatriz Josefina. Se hace heredero de los derechos dinásticos después de las muertes sucesivas de su hermano mayor y de Napoleón II.

Su filosofía política es una mezcla de romanticismo, de liberalismo autoritario, y de socialismo utópico.

|Napoleón III de Francia |

|[pic] |

|[pic] |

|Emperador de los franceses |

|Dinastía: |Bonaparte |

|Mandato republicano: |Presidente de la Republica |

| |(20 de diciembre de 1848 – 2 de diciembre de 1852) |

|Mandato Imperial: |Emperador de los franceses |

| |(2 de diciembre de 1852 – 4 de septiembre de 1870) |

|Predecesor: |Louis-Eugène Cavaignac |

| |(Presidente del Consejo de Ministros) |

|Sucesor: |Louis-Jules Trochu |

| |(Presidente del Gobierno de Defensa Nacional) |

|Nacimiento: |París, 20 de abril de 1808 |

|Fallecimiento: |Chislehurst, 9 de enero de 1873 |

SEGUNDO IMPERIO.

[pic]

El 28 de mayo de 1864 Maximiliano de Habsburgo llegó al puerto de Veracruz en la Fragata Novara, acompañado de su esposa la princesa Carlota de Bélgica, entre el júbilo y algarabía de los conservadores para imponer el Segundo Imperio Mexicano.

El segundo Imperio Mexicano fue creado en 1864 con Fernando Maximiliano I von Habsburgo-Lorena, como Emperador de México apoyado por los ejércitos Conservador de México y el ejército Imperial Francés; el Emperador entró por el puerto de Veracruz retirando al ejército Liberal liderado por Benito Juárez

El ofrecimiento de la Corona a Maximiliano.

Una comisión de personas relacionadas con la facción conservadora de México, a disgusto con el gobierno de Juárez y la Constitución de 1857 llegó en 1863 al Castillo de Miramar, en Trieste. Este era el lugar donde residían Fernando Maximiliano de Habsburgo y su esposa, Carlota de Bélgica. La comisión iba encabezada por José María Gutiérrez Estrada, y en su compañía iban Juan Nepomuceno Almonte (hijo natural del cura José María Morelos y Pavón), José María Hidalgo y Francisco Javier Miranda.

El 3 de octubre de 1863 en el castillo de Miramar, los mexicanos ofrecieron la Corona de México al archiduque austriaco. Para convencerlo, la delegación argumentaba que el pueblo de México deseaba un príncipe europeo en el trono, y que el desacuerdo con el gobierno de la República era general. Esto era falso, pues el gobierno de Juárez tenía gran prestigio en el país.

Al ser derrotados los conservadores en la llamada Guerra de Reforma decidieron buscar apoyo en las casas gobernantes europeas con el fin de instaurar en México un gobierno imperial afín a su ideología católica, con tal fin crearon una comisión que se dedicó a visitar las casas reinantes de Europa con el fin de obtener apoyo a su causa. Por medio de la esposa española de Napoleón III de Francia contactaron con Maximiliano de Habsburgo quien mostró agrado en la empresa y después de obtener el beneplácito del emperador francés se embarcó en la aventura.

A Napoleón III de Francia le agradó la idea de crear un imperio en México y decidió apoyar a los conservadores enviando al ejército francés a invadir México, con el fin de establecer un gobierno pro-francés frente a los Estados Unidos. El ejército francés fue derrotado en la famosa Batalla de Puebla, pero al año siguiente regresaron y tomaron la ciudad de Puebla, y finalmente con el apoyo de los conservadores mexicanos tomaron la ciudad de México y con ello el poder instaurando la monarquía parlamentaria, declarando a Maximiliano I de Habsburgo emperador de México. La casa oficial del emperador fue el Castillo de Chapultepec, en el centro de la Ciudad de México.

El II Imperio Mexicano sería más largo que el primero, de 1864 a 1867. El gobierno de Maximiliano, sin embargo, sorprendió a los conservadores. Él era un hombre ilustrado y moderno, mucho más cercano a los liberales mexicanos que a los conservadores, y pronto decepcionó a quienes le invitaron a aceptar la corona mexicana. Benito Juárez en ese entonces presidente constitucional, encabezó la lucha contra los invasores europeos, y en 1867 regresó a la Ciudad de México, habiendo derrotado a los conservadores y a los invasores. Maximiliano I de México fue fusilado, y el gobierno republicano reinstaurado.

Maximiliano de Hasburgo,

[pic]

Los conservadores mexicanos consiguieron que el emperador de Francia, Napoleón III, que quería formar un gran imperio y frenar el crecimiento de los Estados Unidos de América, se interesara en imponer como gobernante de México a un príncipe europeo.

El escogido fue el archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo, quien creyó a los conservadores, que lo convencieron de que sería bien recibido, y aceptó la corona. Llegó a México en 1864, con su esposa, la princesa belga Carlota Amalia; su gobierno duraría tres años. Era un hombre culto, de ideas liberales. Esto le hizo perder la simpatía de la Iglesia católica y algunos apoyos entre los conservadores.

La mayoría de los mexicanos defendieron la soberanía de su país y respaldaron a Juárez que representaba el gobierno nacional. Presionado por los Estados Unidos de América, Napoleón III retiró de México sus tropas gracias a las cuales Maximiliano se había sostenido; para los liberales fue entonces más fácil derrotar a los invasores. Porfirio Díaz tomó Puebla. Ramón Corona y Mariano Escobedo sitiaron a Maximiliano en Querétaro. El emperador se rindió y en junio de 1867 fue fusilado junto con sus generales mexicanos, Tomás Mejía y Miguel Miramón. Desde entonces, nadie ha vuelto a proponer un gobierno monárquico para México.

Gobierno del Emperador Maximiliano

[pic]

Ofrecimiento a Maximiliano de Habsburgo de la Corona Mexicana

[pic]

Maximiliano I, Emperador de México

[pic]

Bandera del II Imperio Mexicano

[pic]

Fusilamiento de Maximiliano I de México.

Francia impone un emperador.

Tomada Puebla, los franceses se dirigieron a México, de donde salió el gobierno de Juárez el 31 de mayo de 1863, sin disolverse ni renunciar a su derecho. Juárez en su retirada llevaba consigo el poder republicano. El 7 de junio entran los franceses y Forey designó entre los conservadores una Junta de Notables, la cual resolvió establecer una monarquía regida por un príncipe católico con el título de emperador de México y ofrecer la corona al príncipe Fernando Maximiliano de Austria.

La retirada francesa y la victoria de las fuerzas liberales.

Los republicanos arriban a Querétaro y Maximiliano, que se habían refugiado en el cerro de las campanas, entrega la plaza con la idea de que se le permitiría regresar a Europa; el emperador entrega su espada a Mariano Escobedo en señal de rendición (15 de mayo) y junto a él es hecho prisioneros todos los altos jefes militares así terminaba el Segundo Imperio Mexicano. Un consejo de guerra juzgó a Maximiliano y a sus más distinguidos generales. Se les aplicaba la ley del 25 de enero de 1862 que imponían la pena de muerte para los infractores de las faltas siguientes; delitos contra la independencia del país, delitos contra la paz pública, delitos contra las garantías individuales. Se les encontró culpables y, no obstante la campaña internacional y las presiones de que fue objeto el gobierno mexicano, el presidente Juárez se mantuvo inflexible y la sentencia se cumplió el 19 de junio de 1867. En el cerro de la Campanas, Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miramón y Tomás Mejía fueron fusilados.

MAXIMILIANO DE HABSBURGO.

Fernando Maximiliano de Habsburgo

(1832-1867)

|[pic] | |Nació el 6 de julio de 1832 en el palacio de Schonbrunn, Viena. Hijo de los |

|Fernando Maximiliano de Habsburgo | |Archiduques Francisco Carlos y Sofía, y hermano de Francisco José, Emperador|

| | |de Austria-Hungría. Las ambiciones imperialistas de Napoleón III lo llevaron|

| | |a intervenir trágicamente, en la política de México. Maximiliano, creyendo |

| | |contar con el apoyo del pueblo, aceptó el trono de México que le ofrecieron |

| | |los conservadores, entre quienes se encontraba el general Juan Nepomuceno |

| | |Almonte, hijo del generalísimo José María Morelos y Pavón. |

Durante los primeros días de marzo de 1864, en París, Maximiliano aceptó los compromisos que se iban a estipular en el Convenio de Miramar. Entre otros, la renuncia a sus derechos a la corona de Austria. Igualmente, para contar con el apoyo del ejército francés, contrajo con Napoleón III una obligación de 500 millones de pesos mexicanos. La llamada Junta de Notables o Regencia de México, por unanimidad, había ofrecido la corona a Maximiliano, asegurándole que contaba con el apoyo del pueblo.

El 10 de abril de 1864 tuvo lugar la firma del convenio. Maximiliano, con una numerosa comitiva, arribó a Veracruz el 28 de mayo de 1864. El 12 de junio, inició su gobierno. Maximiliano gobernó presionado por los intereses franceses, oscilando de un criterio liberal a otro conservador. Nunca llegó a ejercer un verdadero dominio sobre México, ya que su gobierno funcionaba solamente donde había guarniciones francesas. Sus dificultades con el mariscal francés Aquiles Bazaine trajeron por consecuencia que las tropas de Napoleón se retiraran antes de lo previsto en el Convenio de Miramar.

Maximiliano quiso conjurar el peligro y envió a Europa a su esposa, la emperatriz Carlota, para solicitar ayuda a las monarquías. Napoleón III rechazó todo tipo de apoyo y la princesa se dirigió a Italia, donde se le declararon los primeros síntomas de locura, en que vivió sumergida por largos años hasta su muerte. Entre tanto, los liberales se habían levantado en armas, dejando, únicamente como ciudades imperiales la capital, Veracruz, Puebla y Querétaro. El 4 de marzo de 1867 dio comienzo el sitio de esta ciudad por fuerzas comandadas por el general liberal Mariano Escobedo. El 15 de mayo siguiente fue tomada la ciudad y aprehendido el emperador Maximiliano quien, junto con los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía, fue fusilado en el Cerro de las Campanas el 14 de junio de 1867.

Napoleón III encontró en México un ejército de línea más pequeño y peor organizado que el suyo, pero formado de soldados aguerridos, mandados por jefes valerosos, tenaces y llenos de fe. Los años de 1864 y 1865 fueron favorables a los franceses, mandados por el Mariscal Bazaine. Favorables en el aspecto militar exterior porque los ejércitos mexicanos se reponían inmediatamente de las derrotas que sufrían ante la superioridad del adversario, y los guerrilleros, los inmortales chinacos, infatigables, no dejaban descansar al invasor.

Triunfa la justicia.

[pic]

A fines de 1865 el ejército invasor mostraba clarísimas señales de agotamiento. Napoleón III decidió abandonar la partida y comenzó a retirar unidades francesas. Era una verdadera traición y Maximiliano trato de abdicar, pero Carlota lo disuadió y salió para Europa a convencer a Napoleón III y al Papa para que los ayudaran. Ni Napoleón III ni el Papa Pío IX le hicieron ningún caso y ella acabó por perder la razón. Los generales Miramón y Marqués que se hallaban en Europa regresaron ene noviembre de 1866 y trataron de reorganizar y reanimar las fuerzas conservadoras de Maximiliano.

DEFENSA DE LA SOBERANIA.

Juárez y la defensa de la soberanía

En 1865 se hace encarnizada. El presidente Juárez obligado por las circunstancias se establece en el paso del Norte, hoy Ciudad Juárez, Chihuahua (15 de agosto de 1865); al problema militar se agregó el problema político. Juárez prorroga su mandato en noviembre de 1865 por la ausencia de condiciones propicias para celebrar elecciones. Este hecho suscita una serie de fricciones entre los liberales, mismas que logran superarse al anteponer a sus ambiciones personales la defensa de la patria.

Puede decirse que en este momento surgió una lucha adoptada por los liberales fue la guerra de guerrilla que provocó estragos entre las tropas imperiales

¡Victoria!

[pic]

Los esfuerzos de los conservadores eran inútiles. El general Escobedo dominaba el norte hasta San Luis Potosí, Ramón Corona ocupaba Guadalajara, Porfirio Díaz que dominaba Oaxaca, tomó Puebla el 2 de abril para seguir hacia México y el general Alatorre se adueñó de Jalapa. Maximiliano se encerró en Querétaro con los generales Miramón y Mejía, mientras Marqués era enviado a defender México. Ambas ciudades sucumbieron. La primera ante Escobedo y Corona, y la segunda ante Porfirio Díaz. Juárez fue el alma del movimiento. Al caer Querétaro quedaron prisioneros Maximiliano, Miramón y Mejía que fueron fusilados el 19 de junio de 1867. Juárez logrado el triunfo publicó un manifiesto que terminaba diciendo: "encaminemos nuestros esfuerzos a obtener y consolidar la paz. Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz ".

Compromisos con México

El 2 de julio de 2000, por mandato de la mayoría de los mexicanos, comenzó una nueva etapa en la historia de México.

Ahora se ve el futuro con gran esperanza, pero con la firme convicción de impulsar un cambio con fidelidad a nuestra herencia histórica. Las sociedades sólo pueden entenderse y transformarse desde la perspectiva de su pasado. Esta administración reconoce en nuestra historia un legado irrenunciable para la edificación de un México diferente.

La defensa de la soberanía, el carácter laico de la autoridad civil, el respeto a la diversidad cultural, el avance de nuestra democracia, la división de poderes, el federalismo, el respeto a las garantías individuales y todos los valores que forman parte de nuestro patrimonio histórico, no maduraron en un solo día. Son resultado de un largo proceso, de incontables esfuerzos nacionales y grandes sacrificios sociales.

Trabajemos juntos para sentar las bases de un país próspero y lleno de oportunidades. Con entrega y pasión heredemos a nuestros hijos el futuro promisorio que se merecen.

México somos todos, por lo que con el esfuerzo compartido de sociedad y gobierno lograremos un desarrollo incluyente que permitirá colocar a México en el selecto grupo de naciones que dan rumbo a la humanidad

BENITO JUAREZ.

(1806-1872)

|[pic] | |Nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca, en 1806. De extracción indígena, habló |

|Don Benito Juárez | |solamente zapoteco durante gran parte de su niñez. En la ciudad de Oaxaca |

| | |vivió con su hermana Josefa, quien servía en la casa de don Antonio Maza. |

| | |Estudió en el Seminario de Santa Cruz, único plantel de secundaria que |

| | |existía en Oaxaca. |

| | |Fue miembro de una familia campesina de la nación zapoteca. |

| | |Aprendió español a los 12 años. Estudió primero en el Seminario y después en |

| | |el Instituto de Ciencias y Artes, donde se tituló de abogado con una tesis |

| | |sobre el régimen de propiedad. |

| | | |

| | |Posteriormente, Juárez estudió Derecho en el Instituto de Ciencias y Artes. |

| | |Fue regidor del Ayuntamiento de Oaxaca en 1831 y diputado local en 1833. |

| | |Durante algún tiempo vivió de su profesión defendiendo comunidades indígenas.|

| | |Al ser derrocado de la presidencia el general Paredes Arrillaga, Juárez |

| | |resultó electo diputado federal, y le correspondió aprobar el préstamo que |

| | |Gómez Farías había solicitado a la Iglesia (1847) para financiar la guerra |

| | |contra Estados Unidos de América. |

| | |"Que el pueblo y el gobierno respeten los |

| | |derechos de todos. Entre los individuos, como |

| | |entre las naciones, el respeto al derecho ajeno |

| | |es la paz" |

Como gobernador de su estado natal (1847) procuró el equilibrio económico y ejecutó obras públicas: caminos, reconstrucción del Palacio de Gobierno, fundación de escuelas Normales; levantamiento de una carta geográfica y del plano de la ciudad de Oaxaca; reorganizó la Guardia Nacional y dejó excedentes en el tesoro.

Al volver Santa Anna al poder, muchos liberales, entre ellos Juárez, fueron desterrados. Juárez fue a Nueva Orleans, donde, sin descuidar su actividad política, desempeñó diversos oficios para ganarse la vida. Mientras tanto en México se proclamó el Plan de Ayutla que desconocía a Santa Anna como presidente.

Al caer Santa Anna y llegar Juan Alvarez a la presidencia, nombró a Juárez Ministro de Justicia e Instrucción Pública (1855). Desde este ministerio, expidió La Ley sobre Administración de Justicia y Orgánica de los Tribunales de la Nación, del Distrito y Territorios (Ley Juárez), con la que fueron abolidos los fueros, privilegios que tenían los militares y el clero por encima de otras personas. Nombrado gobernador de Oaxaca, convocó a elecciones; como resultado de ellas, fue reelecto.

Promulgó en su estado la Constitución de 1857. Se le nombró ministro de Gobernación (1857) y posteriormente fue elegido presidente de la Suprema Corte de Justicia, durante el gobierno del presidente Comonfort. Al desconocer Comonfort la Constitución de 1857, y dar un golpe de Estado, encarceló a diversos ciudadanos, entre ellos Juárez. Este acto de Comonfort desencadenó la Guerra de Reforma.

Al ser liberado (11 de enero de 1858) asumió la presidencia en Guanajuato por ministerio de ley. En julio de 1859, con apoyo del grupo liberal, expidió las Leyes de Reforma, que declaraban la independencia del Estado respecto de la Iglesia, la ley sobre matrimonio civil y sobre registro civil; la de panteones y cementerios, y el paso de los bienes de la Iglesia a la nación.

Al concluir la Guerra de Reforma con el triunfo de los liberales, fue electo consitucionalmente para continuar en la Presidencia (15 de junio de 1861). Debido a la intervención francesa, en mayo de 1863 tuvo que dejar la ciudad de México, ejerciendo su gobierno desde diferentes puntos del país. Regresó a la ciudad de México el 15 de julio de 1867, después de que Maximiliano fue juzgado y fusilado.

Por su defensa de las libertades humanas, defensa que sirvió de ejemplo a otros países latinoamericanos, fue proclamado "Benemérito de las Américas".

Al triunfo de la República, dijo en un célebre discurso: "Mexicanos: encaminemos ahora todos nuestros esfuerzos a obtener y a consolidar los beneficios de la paz. Bajo sus auspicios, será eficaz la protección de las leyes y de las autoridades para los derechos de todos los habitantes de la República. Que el pueblo y el gobierno respeten los derechos de todos. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz".

"Confiemos en que todos los mexicanos, aleccionados por la prolongada y dolorosa experiencia de las comunidades de la guerra, cooperaremos en el bienestar y la prosperidad de la nación que sólo pueden conseguirse con un inviolable respeto a las leyes, y con la obediencia a las autoridades elegidas por el pueblo".

En octubre de 1867 fue reelecto presidente de la República; se dedicó a organizar la situación económica del país, redujo el ejército, organizó una reforma educativa, ordenó sofocar los alzamientos militares y enfrentó la división de los liberales. Se mostró respetuoso ante la organización de los obreros y artesanos.

El gobierno de Juárez en el periodo de 1868 a 1872 trató de ordenar los ingresos y gastos nacionales y de mejorar las comunicaciones. En la obra educativa el doctor Gabino Barreda implantó grandes mejoras. Terminado el periodo legal, celebráronse nuevas elecciones, en las cuales fue reelegido Juárez, con Lerdo de Tejada en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia, que equivalía a la vicepresidencia. Porfirio Díaz volvió a revelarse y promovió serios disturbios. Juárez murió de una enfermedad del corazón y el resto de su periodo fue cubierto por Lerdo de Tejada. Éste fue reelegido y Porfirio Díaz que había enarbolado la bandera antirreeleccionista, ante el segundo periodo de Juárez, alegó fraude en las elecciones, derribó a Lerdo de Tejada y escaló la presidencia.

Se desempeñó en los tres poderes y en los tres niveles de gobierno. En el nivel municipal y estatal, fue regidor del ayuntamiento, secretario de gobierno del Estado y gobernador en cuatro ocasiones; en el ejecutivo federal fue secretario de estado de Justicia, negocios eclesiásticos e instrucción pública y de gobernación; y presidente de 1858 hasta su muerte en 1872. Fue legislador estatal y federal; juez, magistrado y presidente de la Suprema Corte de Justicia.

La generación de Juárez sufrió también el trauma de la guerra de conquista territorial que Estados Unidos infligió a México, en la que le quitó más de la mitad de su territorio. Esta generación salió fortalecida de las crisis, pudo consumar la Reforma liberal y suprimir las estructuras coloniales que subsistieron durante medio siglo de vida independiente.

Al triunfo de la República sobre el Imperio, Juárez logró consolidar al estado nacional mexicano. La intervención francesa sirvió de factor de integración a la nación y el liberalismo de Maximiliano contribuyó al triunfo de la reforma liberal.

Juárez es un símbolo de la defensa de la independencia y soberanía nacional, del triunfo de la República sobre el imperio, del federalismo sobre el centralismo, del liberalismo sobre el conservadurismo. Su ascenso a la primera magistratura del país significó también la reivindicación de la raza indígena.

CONCLUSION.

En resumen: como muestra este recuento histórico, cuando Estados Unidos se apoderó de las provincias del norte de México, los asentamientos de la región eran pequeños y aislados, no solo de México sino también entre sí. La conquista de la región por Estados Unidos impidió que se integraran al proceso de consolidación de la nación que ocurría en México. Asimismo, la consolidación del capitalismo estadounidense en el Suroeste retardó el desarrollo independiente económico, social, cultural y político de los mexicanos de esa región, formó una nacionalidad oprimida—los chicanos o mexicano-americanos—y empujó a la gran mayoría a la clase trabajadora con trabajadores de otras nacionalidades. Todo eso sentó la base para un nivel más alto de lucha contra el enemigo común en las futuras décadas.

La guerra entre México y los Estados Unidos de America se debió fundamentalmente a la ambición norteamericana, que aprovechó la debilidad y las divisiones políticas que en nuestro país se dejaban sentir.

Son muchos los factores que explican esta nueva oleada expansionista de Estados Unidos, pero uno de los más importantes fue la adopción de una ideología conocida como “Destino Manifiesto”.

El Destino Manifiesto se basaba en la idea de que el destino de Estados Unidos (determinado por Dios y por la historia)

El imperio de Maximiliano fue fugaz y acabó trágicamente, pues desde su gestación estaba signado por intereses contradictorios que chocaron contra la dinámica del momento histórico nacional y mundial.

Los mexicanos de hoy somos herederos de las luchas y afanes de quienes nos precedieron, a la vez que guardianes de sus conquistas a favor del país.

La invasión francesa de México fue un intento de Napoleón III de revivir el Imperio Francés, así como de prevenir el crecimiento de los Estados Unidos a través de alguna anexión de territorio mexicano. Fue devastadora para México, ya que sólo ayudó a incrementar el periodo de inestabilidad y agitación durante parte del siglo XIX. Además incrementó la deuda externa y creó una disrupción en la producción agrícola e industrial.

La caída del imperio de Fernando Maximiliano de Habsburgo es atribuida principalmente a la retirada de las tropas francesas, pero el corte liberal con el que gobernó Maximiliano fue un factor interno que también desempeñó un papel. Las medidas liberales que expidió Maximiliano, como la que instituía la educación primaria laica, gratuita e ineludible, le granjearon el rechazo de los conservadores, con los cuales compartía el gobierno, sin ganarle la de los liberales republicanos. Aunado a eso, la retirada de las tropas francesas en un momento crítico, cuando los republicanos seguían hostiles y sin haber llegado a un acuerdo con ellos por el cual reconocieran el Imperio, facilitó la reconquista de los territorios perdidos.

Sin embargo, la invasión francesa y la ulterior instauración de la monarquía Habsburgo fue posible más por factores externos que internos. Los planes de posicionamiento francés en ultramar aprovecharon el hecho de que los Estados Unidos de América se encontraban inmersos en la Guerra de Secesión, lo que garantizaba que éstos no estarían en posición de apoyar a los federalistas mexicanos —en buena medida hermanados a través de las logias masónicas.

Cambios en la situación internacional.

Mientras tiene lugar la guerra en México, en otras partes del mundo suceden acontecimientos que van a influir en la situación que se vivía en el país y que incluso favorecen la lucha republicana.

Los hechos inducen a Napoleón III evacuar las tropas que apoyaban a Maximiliano y suspende la ayuda económica otorgada al Imperio (1866). No obstante, Carlota Amalia y Juan Nepomuceno Almonte, ministro plenipotenciario ante Napoleón III, intentan disuadir al emperador francés de que no retire sus tropas, pero todo fue inútil.

El emperador, abdicar al trono a pesar de múltiples presiones entre ellas las de su hermano Francisco José I de Austria y las de conservadores mexicanos (como el general Miguel Miramón).

Segunda, confiar en los conservadores mexicanos y respaldarse con una lucha militar.

Se decide por la segunda: forma un gobierno de conservadores y enfrente militarmente la situación confiado en la capacidad militar de los generales imperialistas mexicanos.

El ejército imperial en manos de generales como Miguel Miramón y Tomás Mejía, logra obtener algunas victorias por su capacidad táctica; sin embargo, las tropas republicanas empiezan a avanzar el centro del país, en un alud incontenible. Destacan las victorias de Mariano Escobedo en Zacatecas; de Porfirio Díaz en Miahuatlan, Oax. Y la Carbonera en Mazatlán, por nombrar los más importantes.

La situación se torna desesperante para el gobierno imperial y sus tropas. Es ese momento Maximiliano decide concentrar sus fuerzas republicanas. A Querétaro llegan Mariano Escobedo y Ramón Corona con 22,000 hombres que logran sitiar a la ciudad. Márquez para que marche a la ciudad de México en busca de refuerzos; Márquez se entera de que Porfirio Díaz amaga a la ciudad de Puebla y sale a combatirlo pero fue derrotado. Días toma Puebla (2 de abril de 1867) con lo que impide toda salida a los conservadores

BIBLIOGRAFIA.

www.monografias.com/trabajos12/hminterv/hminterv.shtml - 49k -

Mexicoclasico.com.mx 2005. / Pagina 100% hecha por Mexicanos. / Porque la cultura es para compartirse.

http://www.mexico-tenoch.com/enmarca.php?de=http://www.mexico-tenoch.com/lanacion/reforma.html

Enciclopedia "Historia de México", Primera edición, México D.F. 1978, Editorial: Salvat Mexicana de editores, Tomo IX, P.p. 2065 – 2090.

Fuente: SEP, Historia Sexto grado, México, 1999, págs. 46 - 49 y 54.

http://es.wikipedia.org/wiki/Napole%C3%B3n_IIINapoleón III de Francia

http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia/personajes/6498.htm

http://www.monografias.com/trabajos6/laerac/laerac.shtml

http://es.wikipedia.org/wiki/Segundo_Imperio_Mexicano

http://pnd.presidencia.gob.mx/index.php?idseccion=17

La independencia y el problema de Texas: Dos eventos en Coahuila. Patronato de Amigos del Patrimonio Histórico de Saltillo. México, 1997. ISBN 9-6866-8618-5.

Vazquez, Josefina Z. De la rebelión de Texas a la guerra del 47. Grupo Patria Cultura, México. ISBN 9-6839-0951-5

Villalpando Nava, José Manuel. Antonio López de Santa Anna. Editorial Booket. ISBN 9-7037-0220-1