Leer Ensayo Completo La Violencia Sexual

La Violencia Sexual

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.107.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Kate 15 junio 2011

Palabras: 20335 | Páginas: 82

...

ia contra las Mujeres continúa siendo un problema mundial, cuyo componente sociocultural se encuentra en la base de las conductas sexistas y de discriminación a la mujer que la sitúan en un plano inferior de desigualdad, lo que impone una visión de género a la violencia.

La Violencia Sexual es la Violencia de Género por excelencia, en ella están presentes todos los mecanismos de poder, desigualdad, y cosificación de la mujer, unido a los mitos e ideas erróneas producto de la sociedad patriarcal, que hace que la Violencia Sexual sea el más oscuro y secreto maltrato posible al género femenino, en el que silencio y vergüenza se unen al oscurantismo y privacidad que rodea estos delitos. El gran desconocimiento que existe acerca de la Violencia Sexual es patente; en grandes foros de debate y en cursos de formación específicos sobre violencia de género ha sido ignorada, el día a día muestra las ideas preconcebidas , prejuicios y estigmas que aún perduran en nuestra sociedad; desgraciadamente las últimas sentencias en relación a abusos y agresiones sexuales que tristemente se han hecho noticia en nuestro país no han hecho sino confirmar la necesidad de dar a conocer la Violencia Sexual en toda su magnitud y desde una perspectiva realista.

Una de las mayores dificultades a la hora de erradicar y prevenir las Violencia Sexual a Mujeres estriba en la falta de datos reales que se disponen, debido tanto al desconocimiento del problema, como a la falta de detección y diagnóstico por parte de algunos colectivos profesionales e institucionales. Cuando hablamos de “Violencia Sexual” podemos afirmar sin temor a equivocarnos que sólo conocemos la punta del iceberg de los casos existentes, su frecuencia e incidencia no se conoce con precisión, ya que sólo se dispone de información proveniente de los casos notificados o denunciados, obviando una parte importante de la realidad: la de aquellas víctimas calladas que sufren Violencia Sexual y no sale a la luz su problema. De estos casos que no aparecen en las estadísticas oficiales y por tanto permanecen ocultos y que se denominan "Cifra negra" el mayor índice corresponde a violencia Sexual, que es considerado desde una perspectiva criminológica como el delito con mayor "cifra negra" existente.

La mayoría de los estudios sobre Violencia Sexual se basan tan sólo en datos oficiales (Denuncias, Sentencias Judiciales...), siendo escasos los estudios que expliquen el fenómeno de la Violencia Sexual a través del análisis de sus elementos.

Canter D. Hughes D., y Kirby S. (1998), estudiaron a través de las interacciones víctima-agresor en 97 casos de pedofilia, y concluyeron que estas agresiones no respondían a un único tipo de motivación del agresor.

Davies A., Wittebrood K. Y Jakcson J.L. (1997) investigaron cómo las distintas variables que forman la agresión sexual pueden correlacionar con los antecedentes delictivos de una muestra de agresores sexuales sin relación previa con la víctima.

En otro importante estudio elaborado por Stermac L. , Dumont J. Y Dumm S. (1998) , se examinaron las características de asaltos sexuales cometidos por desconocidos, recientemente conocidos (menos de 24 horas), conocidos (más de 24 horas), y actuales o anteriores parejas, los resultados mostraron la relación existente entre algunas características del asalto sexual y la relación existente entre víctima y agresor, en particular, se mostró que las violaciones cometidas por novios y maridos actuales o previos eran más violentas y producían mayores lesiones físicas que las cometidas por otros conocidos, por tanto, se asemejaba a las perpetradas por desconocidos. En cuanto a las víctimas, investigaciones rigurosas demuestran que no existen diferencias en el funcionamiento psíquico de las víctimas de violación a los 3 y 6 meses después del suceso (Kilpatrick, et al., 1979) ni entre 6 meses y 1 año (Kilpatrick, Resick & Veronen, 1981), lo que sugiere de forma clara un patrón caracterizado por una mejoría inicial seguido de una nivelación. Un año después de la violación, las víctimas continúan sufriendo los efectos de la agresión sexual (Kilpatrick, Resick & Veronen, 1981, Echeburúa(1994, 1998, 1999), López (1995), Sepúlveda y Millán 1997, 1998).

Dada la dimensión social de la Violencia Sexual, que por su alta frecuencia, mal conocida incidencia, así como sus graves consecuencias a corto y a largo plazo, para la salud física y psicológica de las mujeres, se configura como un importante problema de salud pública, es necesario un conocimiento completo del mismo, a fin de analizar de una forma realista las distintas variables que componen este delito, así como distinguir la situación o medio en que se producen. El conocimiento del problema es el primer paso para el control del mismo, y por tanto la mejor base para la prevención.

El presente estudio tiene como finalidad conocer y por tanto explicar el fenómeno de la violencia sexual a través del análisis de sus elementos (características biopsicosociales de agresor y víctima, tipo de relación existente entre ellos, el contexto y situación en que se desarrolla la Violencia Sexual, y el tipo de relación existente entre la víctima y el agresor, características de la violencia), y con las conclusiones que se extraigan distinguir los perfiles criminológicos según el medio poblacional donde tenga lugar el delito (ámbito urbano y ámbito rural), y conocer mejor la realidad de la Violencia Sexual en el país o en el estado de Tamaulipas, a fin de disminuir la vulnerabilidad de mujeres y niñas ante la violencia sexual, y poder diseñar estrategias de intervención enfocadas principalmente a la prevención, desde unas bases útiles centradas en una realidad social.

3. Planteamiento del Problema

Es resultado de una profunda y serena reflexión realizada por el investigador después de haber revisado detalladamente la literatura correspondiente (antecedentes teóricos y empíricos) e interiorizado los principales conceptos y proposiciones teóricas que le permiten formular con toda claridad y dominio el problema que se pretende resolver con la investigación.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Al leer los periódicos locales, al ver la televisión, nos damos cuenta que existe un gran número de noticias que nos preocupan, como secuestros, asesinatos, asaltos, violencia intrafamiliar, abusos sexuales, corrupción, acoso sexual y otro gran número de crímenes en nuestra sociedad.

En este estudio investigaré uno de estos temas que por ignorancia y miedo de las víctimas los callan debido a la falta de confianza en las autoridades y en las personas que las rodean. El delito de Abuso Sexual no tiene un origen histórico, sino que su origen es moral-cultural, nace de la práctica de la promiscuidad y falta de cultura moral. Un neuropsicólogo sostiene que la más grande amenaza para la paz del mundo proviene de aquellas naciones que tienen los ambientes más pobres para sus niños y que son las más represivas en cuanto al afecto sexual y a la sexualidad femenina. Aparentemente la Violencia sexual se lleva a cabo mas frecuentemente en estratos sociales económicamente bajos, aunque puede que la pobreza sea un índice del problema, pero me doy cuenta al realizar esta investigación que en todos los niveles culturales, económicos, morales, religiosos, institucionales y sociales existe el delito, aunque varía en porcentajes, además debo señalar que nadie está exento de caer en La Violencia Sexual. Este tipo de delito está relacionado directamente con la violencia doméstica o intrafamiliar.

4. Objeto de Estudio

Es consecuencia del planteamiento del problema, delimita aquella parte de la realidad que interesa estudiar. La precisión del investigador, en este sentido, se demuestra en la redacción minuciosa y cuidada con la cual formula el objeto de estudio.

OBJETIVOS

1.- Informar la cantidad de delitos Sexuales que se llevan a cabo en el

Estado de Tamaulipas.

La violencia contra las mujeres tendrá un costo para los servicios públicos, pues desde este año comenzó a atenderse a las víctimas de la violencia intrafamiliar y sexual en la entidad, de acuerdo con el Catálogo de Servicios Esenciales del Seguro Popular.

El Programa Seguro Popular en Tamaulipas, informó que a partir de este año se otorga ya servicio médico y psicológico a las y los usuarios del servicio de seguro popular. 60% de los beneficiarios de este servicio son mujeres.

El padrón del Seguro Popular en Tamaulipas es de 600 usuarios y usuarias, lo que se traduce en 200 familias que reciben atención médica en los hospitales públicos de los 43 municipios del Estado de Tamaulipas. Con esto, Al formar parte del seguro popular, el costo de la violencia intrafamiliar también tendrá impacto en el presupuesto de salud pública. La violencia contra las mujeres, representa un grave riesgo para su salud, señalan estudios de la Secretaría de Salud; las consecuencias están en las estadísticas de atención médica y psicológica. El doctor Alfredo López de León, especialista en salud reproductiva, opinó que las mujeres que experimentan agresión física o sexual en la niñez o en la vida adulta acuden a los servicios de salud con más frecuencia que el resto. Este comportamiento también se ve reflejado en intervenciones quirúrgicas, visitas al médico, hospitalizaciones y consultas, señaló el especialista.

Investigaciones sobre el tema señalan que las mujeres víctimas de violencia durante el embarazo tienen tres veces más complicaciones durante parto y posparto que las mujeres no maltratadas; la diferencia del peso del bebé al nacer, entre mujeres que habían padecido maltrato, fue de 560 gramos de desventaja.

López de León refirió que la violencia, además de afectar la salud física de las mujeres, repercute en su vida sexual y reproductiva, en su salud mental, y las predispone a algunas enfermedades ginecológicas específicas, como las de transmisión sexual.

Indicó que existen estudios que revelan, en el ámbito mundial, que la violencia contra las mujeres tiene costos importantes para los sistemas de salud pública.

En Tamaulipas, la violencia intrafamiliar no es diferente a la que existe en el resto del país; es un problema social de grandes dimensiones y con consecuencias lamentables. De las lesiones se ha pasado al homicidio: el año 2005 asesinaron a 43 mujeres; en 20 % de los casos estuvo involucrada la pareja.

Las estadísticas oficiales hablan de que en Tamaulipas 50% de la población femenina sufre de alguna forma de maltrato.

La violencia intrafamiliar en el Estado de Tamaulipas, está presente en todos los círculos sociales.

La violencia intrafamiliar, afecta al 50 por ciento de la población femenina. El problema esta presente en siete de cada 10 hogares, revelan estadísticas nacionales. Mientras, datos locales señalan que en Tamaulipas la violencia abarca a todas las mujeres de las rurales, indígenas, de bajos recursos, urbanas, de clase alta, profesionistas, las que no saben leer ni escribir. Lo único que tienen en común, es que son víctimas de la violencia. Esta diversidad de víctimas se explica, en que la inmensa mayoría de las mujeres estamos expuestas a la violencia y a patrones culturales que impiden la igualdad social de mujeres y hombres. En Tamaulipas, el 100 % de las denuncias penales que se presentan por violencia intrafamiliar, son puestas por mujeres, lo que muestra que las principales víctimas del maltrato son la población femenina. De acuerdo a estadísticas oficiales de la Procuraduría General de Justicia en el estado, se presenta un promedio de 20 denuncias legales por violencia intrafamiliar. Sin embargo se estima que esa cifra no es real, debido a que aún persiste el temor y en algunos casos la apatía de muchas mujeres para acudir a denunciar a su esposo, a su padres a su hermano. Otra causa que disfraza las cifras oficiales, es que muchas mujeres desconocen que existe una ley que castiga y sanciona a quienes maltratan física, sexual y psicológicamente. Por su parte la dirigente estatal de la Central Campesina Independiente, Rosario López Medina, dijo que en el área rural, el maltrato es común, ya que la mayoría de las amas de casa desconocen que hay una ley que castiga este tipo de delitos.

"La mayoría de las mujeres campesinas, ven como normal que su pareja las maltrate, por eso se tiene que trabajar más en la difusión y en la concientización para que se acuda a la denuncia". Agregó que se desconocen que existen leyes, a nivel federal por ejemplo, en 1996, el Senado de la República ratificó la Convención para prevenir, sancionar y erradicar la violencia intrafamiliar. En tanto, en Tamaulipas fue aprobada por el Congreso del Estado, la ley Contra la Violencia Intrafamiliar, en 1999.

En Tamaulipas se tienen ocho Agencias Especializadas para atención a la violencia intrafamiliar y delitos sexuales, asimismo se implementan programas para orientar a la mujer maltratada. Sin embargo la cobertura de la difusión sobre las acciones y programas, aún no llegan a la población rural. La Procuradora de la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia del DIF Tamaulipas, el CADIF, María de los Santos Betancourt precisó que la ayuda va desde apoyo psicológico hasta el proceso penal. Señaló que en el estado, de acuerdo con las denuncias que se presentan, el maltrato físico al menor y la mujer, es lo más frecuente. Dijo que en los casos que no son de gravedad, se procede a brindar la orientación a la familia y evitar la desintegración, pero los casos que lo ameritan se da parte al Ministerio Público, asegurando que el trámite legal se haga hasta sus últimas consecuencias.

En Tamaulipas existen las Agencias Especializadas, en las ciudades de Reynosa, Victoria, Nuevo Laredo, Mante, Tampico y Madero.

Dora de la Cruz García. corresponsal cimac, Ciudad Victoria

5. Preguntas de Investigación

Son las interrogantes básicas que se derivan de la justificación y el problema planteado y, consecuentemente, pretenden ser resueltas por la investigación.

PREGUNTAS DE INVESTIGACION

5.1.- ¿Cual es la estadística en este hecho como delito en la sociedad?

Las estadísticas oficiales hablan de que en Tamaulipas 50 por ciento de la población femenina sufre de alguna forma de maltrato. En Tamaulipas, la violencia intrafamiliar no es diferente a la que existe en el resto del país; es un problema social de grandes dimensiones y con consecuencias lamentables. De las lesiones se ha pasado al homicidio: el año 2005 asesinaron a 43 mujeres; en 20 por ciento de los casos estuvo involucrada la pareja.

El problema esta presente en siete de cada 10 hogares, revelan estadísticas nacionales. Mientras, datos locales señalan que en Tamaulipas la violencia abarca a todas las mujeres: las rurales, indígenas, de bajos recursos, urbanas, de clase alta, profesionistas, las que no saben leer ni escribir. Lo único que tienen en común, es que son víctimas de la violencia.

5.2.- ¿Que edades son mas frecuentes las victimas en este tipo de delito?

Se estima que, en promedio, cada cuatro minutos una niña o mujer es violada en México.

5.3.- ¿Que hace el Gobierno para castigar a los victimarios de Abuso Sexual?

…. en los casos que no son de gravedad, se procede a brindar la orientación a la familia y evitar la desintegración, pero los casos que lo ameritan se da parte al Ministerio Público, asegurando que el trámite legal se haga hasta sus últimas consecuencias.

En Tamaulipas existen las Agencias Especializadas, en las ciudades de Reynosa, Río Bravo, Matamoros, Cd. Victoria, Nuevo Laredo, Mante, Tampico y Madero.

5.4.- ¿Cómo podemos ayudar a la prevención del delito?

En el Estado de Tamaulipas existen leyes preventivas que aplicándolas ayudan a la disminución de la Violencia Sexual,

5.5.- ¿Cómo podemos contribuir a la disminución del Abuso Sexual?

La Procuraduría General del Estado de Tamaulipas ha publicado la siguiente Ley de Prevención:

Ley De Prevención, Atención Y Asistencia De La Violencia Intrafamiliar

TÍTULO PRIMERO

CAPÍTULO ÚNICO: DISPOSICIONES GENERALES

ARTÍCULO 1°.- Las disposiciones contenidas en la presente Ley son

de orden público e interés social y tienen por objeto establecer las bases y los procedimientos para la prevención, atención y asistencia de la violencia intrafamiliar en el Estado de Tamaulipas.

ARTICULO 2°.- Se entiende por violencia intrafamiliar aquel acto de

poder u omisión recurrente, intencional y cíclico, dirigido a dominar,

someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional o sexualmente a cualquier miembro de la familia, dentro o fuera del domicilio familiar, que tenga alguna relación de parentesco por consanguinidad, tenga o lo haya tenido por afinidad, civil, matrimonio o concubinato, o mantenga una relación de hecho y que tienda a causar daño, consistente en

cualquiera de las siguientes clases:

I.- Maltrato Físico.- Todo acto de agresión intencional y repetitivo, en el

que se utilice alguna parte del cuerpo o se emplee algún objeto, arma o

sustancia para sujetar, inmovilizar o causar daño a la integridad física de otro, encaminado a su sometimiento y control;

II.- Maltrato Psicoemocional.- Todo acto u omisión repetitivo, consistente

en cualquier clase de prohibiciones, condicionamientos, coacciones,

intimidaciones, amenazas, actitudes devaluatorias o de abandono, que

provoque en quien las recibe deterioro o disminución de la autoestima y

devaluación de autoconcepto; y,

III.- Maltrato Sexual.- Aquel acto u omisión reiterado, que inflige burla y humillación de la sexualidad, niega las necesidades sexo afectivas, coacciona a realizar actos o prácticas sexuales no deseadas o que generen dolor, practicar la celotipia, para el control, manipulación o dominio de la persona y que generen un daño. Así como los delitos contra libertad y el normal desarrollo psicosexual, respecto de los cuales la presente Ley sólo surte sus efectos en el ámbito asistencial y preventivo.

ARTICULO 3°.- Para los efectos de esta Ley se entiende por:

I.- Generadores de violencia intrafamiliar.- Quienes realicen actos de maltrato físico, verbal, psicoemocional y/o sexual hacia las personas con

las que tenga algún vínculo familiar;

II.- Receptores de violencia intrafamiliar.- Los individuos o grupos vulnerables que sufren el maltrato físico, verbal, psicoemocional y/o sexual en su esfera biopsicosexual;

III.- Consejo.- Consejo para la Prevención, Atención y Asistencia de la Violencia Intrafamiliar en el Estado;

IV - Organismos.- Organismos de la sociedad civil;

V.- Ley.- Ley de Prevención, Atención y Asistencia de la Violencia Intrafamiliar para el Estado de Tamaulipas;

VI .- Procuraduría.- Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas;

VII.- Secretarías.- Secretaría General de Gobierno y Secretaría de Desarrollo Social, de acuerdo a su competencia; y

VIII.- D.I.F.- Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de Tamaulipas.

ARTICULO 4°.- Corresponde la aplicación de esta Ley, al Gobierno del Estado y a los Ayuntamientos, a través de los Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia en el Estado de Tamaulipas, por conducto de las Procuradurías de la Defensa del Menor y la Familia, a la Secretaría General de Gobierno, a la Secretaría de Desarrollo Social y a la Procuraduría General de Justicia del Estado, en el ámbito de sus respectivas competencias.

TÍTULO SEGUNDO

CAPÍTULO ÚNICO: DE LA COORDINACIÓN Y CONCERTACIÓN

ARTICULO 5°.- Se crea el Consejo para la Prevención, Atención y Asistencia de la Violencia Intrafamiliar en el Estado de Tamaulipas, como órgano honorario, de apoyo, normativo, de consulta, de evaluación y coordinación de las tareas y acciones que en materia de violencia intrafamiliar se realicen, presidido por el Ejecutivo del Estado, e integrado por representantes de las Secretaría General, de Desarrollo Social, el D.I.F., la Procuraduría y de las organizaciones civiles que se convoquen.

El Consejo contará con una Secretaría Ejecutiva, dependiente del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia; la persona designada tendrá a su cargo la operatividad de la aplicación de la Ley.

Las normas relativas a su organización y funcionamiento estarán sujetas a lo previsto por el Reglamento del Consejo.

ARTICULO 6°.- El Consejo podrá contar con un Órgano Consultivo integrado por expertos con reconocida trayectoria en la materia y nombrados por el propio Consejo, que se desempeñará en forma honorífica.

ARTICULO 7°.- El Consejo tiene las siguientes facultades:

I.- Promover el diseño de un Programa Global para la prevención, atención y asistencia de la violencia intrafamiliar en el Estado de Tamaulipas;

II.- Fomentar la colaboración e información entre las Instituciones que la integran;

III.- Instrumentar el establecimiento de los lineamientos administrativos

y técnicos en esta materia, así como de los modelos de atención y prevención más adecuados para esta problemática;

IV.-Fomentar la instalación de áreas especializadas en la atención de la violencia intrafamiliar en instituciones Públicas y Privadas;

V.- Actuar como auxiliar de las dependencias federales y organismos no gubernamentales con objetivos afines en los términos de las leyes y convenios o acuerdos de coordinación que se celebren con tal propósito;

VI.- Convenir con los Ayuntamientos para que coadyuven a la realización de las finalidades de la presente Ley;

VII.- Elaborar, publicar y distribuir material informativo, a efecto de difundirlo en la Entidad con fines de prevención y orientación;

VIII.- Aprobar el nombramiento de Secretario Ejecutivo y la Integración

del Organo Consultivo;

IX.- Evaluar trimestralmente los logros y avances del Programa Global;

X.- Elaborar un informe anual e informar al Congreso del Estado;

XI.- Promover la creación de un Patronato que auxilie el Consejo en sus fines; y

XII.- Las demás que le confiera la presente Ley y otros ordenamientos aplicables, así como aquellas que le sean necesarias para la consecución de sus fines.

TÍTULO TERCERO

CAPÍTULO I: DE LA PREVENCIÓN

ARTICULO 8°.- Para los efectos de esta Ley, se entiende por Prevención a las medidas encaminadas a impedir que se produzca el maltrato físico, verbal, psicoemocional, o sexual entre las personas que tengan algún vínculo familiar.

ARTICULO 9° .- Corresponde al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado y de los Ayuntamientos, a través de las Procuradurías de la Defensa del Menor y la Familia, a las Secretarías y a la Procuraduría General de Justicia, en el ámbito de sus respectivas competencias, las siguientes acciones:

I.- Promover programas educativos para la prevención de la violencia

intrafamiliar con las instancias competentes;

II.- Proporcionar sensibilización y capacitación sobre violencia

intrafamiliar en las salas de consulta externa de los hospitales generales, materno infantiles y pediátricos del Estado; así como el personal medico dependiente del Sector Salud;

III.- Fomentar campañas públicas encaminadas a sensibilizar y

concienciar a la población sobre las formas en que se expresa y se puede combatir la violencia intrafamiliar, con los organismos que sean competentes;

IV.- Concertar con organizaciones civiles para incorporar sus acciones y

estadísticas al sistema de información del Estado;

V.- Impulsar la formación de promotores comunitarios, cuya función

básica será estimular los programas de prevención de la violencia

intrafamiliar;

VI.- Fomentar la realización de investigaciones cuyos resultados servirán

para diseñar nuevos modelos para la prevención y atención de la violencia intrafamiliar;

VII.- Promover programas de intervención temprana en comunidades de

escasos recursos para prevenir, desde donde se generan, la violencia intrafamiliar, incorporando a la población en la operación de dichos programas; y

VIII.- Publicitar debidamente los objetivos de esta Ley, para que las

Instituciones Educativas, de salud o cualquier persona que tenga

conocimiento de casos sobre violencia intrafamiliar, lo comuniquen

inmediatamente a las autoridades competentes.

6. Objetivos

Representan las acciones concretas que el investigador llevará a cabo para intentar responder a las preguntas de investigación y así resolver el problema de investigación. Se puede notar que todos los subtítulos hasta ahora señalados tienen una consistencia entre sí (coherencia interna), por ello, los objetivos deben ser concretos, claros, realistas y modestos, en la medida en que realmente reflejan la contundencia del investigador en su intención de aportar en el conocimiento del objeto de estudio.

-Uno de los objetivos es indagar, revisando estadísticas históricas acerca del tema a desarrollar. La Violencia Sexual es el Estado de Tamaulipas.

-Tomar nota de las estadísticas de dependencias oficiales más serias que hablen de la Violencia Sexual.

-Realizar una evaluación de los tipos de violencia sexual a saber como: Violencia sexual en mujeres, en hombres, en niños, en niñas, adultos, en matrimonios, etc.

- Investigar estadísticas extranjeras, para hacer notar que este tipo de violencia no solo se lleva a cabo en México, sino que es un problema de índole mundial.

- Informar como existen en algunos países tradiciones donde por religión, por tradición o por “ley”, se llevan a cabo prácticas que mutilan a niñas y adolescentes sus partes genitales y como sufren sus consecuencias durante el resto de sus vidas.

REALIDAD CONCRETA.

a) La expresión "violencia contra las mujeres" se refiere a todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real un daño de naturaleza física, sexual o psicológica, incluyendo las amenazas, la coacción o la privación arbitraria de libertad de las mujeres, ya se produzcan en la vida pública o en la privada.

b) El delito del Abuso Sexual no tiene un origen histórico, sino moral-cultural, nace de la práctica de la promiscuidad y falta de cultura moral. Un neuropsicólogo sostiene que la más grande amenaza para la paz del mundo proviene de aquellas naciones que tienen los ambientes más pobres para sus niños y que son las más represivas en cuanto al afecto sexual y a la sexualidad femenina.

c) La violación ha sido considerada durante siglos más que un crimen

contra la mujer, un agravio de un hombre a otro hombre como poseedor

de la mujer. Ha sido también un hecho previsible en guerras y

revoluciones, en este sentido las mujeres han constituido siempre un

botín de guerra, y en la actualidad seguimos teniendo pruebas de esta

barbarie, sirviendo como ejemplo las brutales agresiones contra miles

de mujeres croatas y musulmanas en la guerra de la antigua Yugoslavia.

La Violencia Sexual desde siempre se ha practicado y así continúa, en

situaciones de esclavitud y servidumbre socialmente aceptadas, dentro

del hogar, en el lugar de trabajo, y en la vía pública.

d) La violación Sexual en México, es una realidad diaria, basta con leer el

periódico, ver las noticias de la televisión, así como las estadísticas. Un ejemplo de ello son las 600 mujeres desaparecidas en el CD. Juárez, Chihuahua. Mujeres que en su mayoría fueron violadas sexualmente, luego asesinadas salvajemente.

e) En el estado de Tamaulipas somos testigos de este Abuso Sexual en niñas

menores de edad, así como en mujeres solteras, casadas, inclusive

personas de edad avanzada que son víctimas de este delito.

Antecedentes:

1.- La Violencia contra las Mujeres es un problema de gran magnitud, tanto

por su frecuencia como sus consecuencias para la salud de las mujeres, que durante mucho tiempo ha sido considerado un problema privado e

ignorado socialmente.

2.- En 1975 las Naciones Unidas fue el primer organismo que reparó en la

gravedad de la violencia ejercida contra las mujeres, en 1980 proclamó que "la Violencia contra la mujer es el crimen encubierto más numeroso del mundo".

3.- El delito del Abuso Sexual no tiene un origen histórico, sino moral-cultural, nace de la práctica de la promiscuidad y falta de cultura moral.

4.-La sub-cultura, la falta de conocimientos morales, espirituales, la falta de educación y de principios, la falta de respeto hacia uno mismo y a los demás.

5.- El deterioro en algunas culturas acerca del valor de la mujer como nuestro igual en la creación.

6.- La sub-cultura en el aspecto religioso.

7.- La degeneración del concepto de “hombre”- “mujer” en la sociedad.

8.- El problema del “patriarcado” en la religión y el trasfondo de este concepto en la sociedad humana y en la cultura de educación secular y académica.

Descripción de causas.

Tanto conceptual como legalmente, la Violencia Sexual se presenta de muy diversa índole y gravedad. En su sentido más amplio sería cualquier tipo de actividad sexual cometida contra el deseo y la voluntad de una persona, ya sea con la utilización de la fuerza, amenaza, intimidación, engaño, o coacción. Aunque la opinión pública pone mayor énfasis en el carácter sexual del acto, es de destacar que se trata de una expresión de violencia o agresividad en la que subyace la animadversión del violador hacia la mujer

-Existen varios aspectos a tener en cuenta a la hora de elaborar una definición de VIOLENCIA SEXUAL que se basan en criterios como: edad y características de la víctima y del agresor, tipo de relación o conocimiento que existe entre ellos, conductas que el agresor pone en juego para someter a la víctima, tipo de comportamientos y actos sexuales que se realizan y lugar dónde suceden los hechos. Las mujeres, al igual que los hombres, pueden ser víctimas de cualquier delito, existen sin embargo algunos delitos en los "se es víctima por la condición de ser mujer"

La Violencia Sexual, como violencia de género por excelencia, responde a un perfil criminal de sexo masculino. No se describen casos de mujeres violadoras, aunque en algunas circunstancias la esposa o pareja de un abusador de menores puede conocer el comportamiento de su marido o compañero, y no mostrar ninguna reacción al respecto. Suelen ser mujeres con baja autoestima, gran dependencia hacia su pareja, y en ocasiones fueron también abusadas de pequeña. El violador es siempre un hombre. Se puede definir ese hombre como un individuo primario que actúa sobre la realidad concreta (la mujer, víctima elegida) para ejercer sobre ella, por medio de la fuerza física o de la coerción, el poder sexista extendido no sólo al cuerpo físico de la mujer, sino a todas las áreas de la actividad humana femenina.

Se han realizado diversos estudios para determinar "el perfil del agresor". La experiencia muestra que el agresor no siempre tiene un perfil predeterminado. Suelen ser hombres de mediana edad, aunque también pueden ser ancianos, jóvenes o adolescentes, personas socialmente consideradas "normales", pueden tener un matrimonio y una familia estable, a veces aparentan firmes valores morales y religiosos, y pueden estar vinculados a las víctimas por relaciones de afectividad o familiaridad. El modus operandi del agresor será diferente en cada caso. Según la edad de la víctima distinguimos entre Violencia Sexual a Menores, que entrañaría cualquier contacto sexual con un/a menor desde una posición de poder o autoridad, y Violencia Sexual a Adultas, considerando este caso el límite de la mayoría de edad: 18 años. En base a la relación que exista entre la víctima y el agresor nos encontramos con agresiones realizadas por personas desconocidas, recientemente conocidas, o conocidas.

La Violencia Sexual perpetrada por conocidos es la más frecuente, pero la que menos se denuncia, el agresor puede ser amigo, compañero de trabajo, cónyuge, pareja, excónyuge o familiar.

Dentro de la relación familiar podemos hablar de la figura del INCESTO, considerado como "el contacto físico sexual entre personas que tengan relación de consanguinidad". La relación de consanguinidad de la víctima con el agresor puede ser lineal (padre, abuelo...) o colateral (tío, sobrino..). También se incluye el caso en el que el adulto está cubriendo de manera estable el rol paren tal (padres adoptivos, padrastros...) En el caso compañeros de clase o amigos, en el que tanto la víctima como el abusador sean menores de edad, el criterio general considera que la asimetría de edad entre agresor y víctima se estipula en una diferencia de 5 años.

La Violencia Sexual es un delito que puede suceder en cualquier lugar, ya que concurre la combinación de los tres factores socioculturales que permiten la realización de agresiones en los tres ámbitos principales dónde se desarrolla la persona: familia, entorno social y laboral. En base a lo anterior distinguimos según el medio donde se produce entre: la Violencia Sexual en el entorno familiar, la violación como asalto callejero en el entorno social, y el acoso en el medio laboral. En este orden y según el medio poblacional donde se desarrolle se distingue entre Violencia Sexual en el medio rural y Violencia Sexual en el medio urbano.

7. Fundamentación teórica

(Marco Teórico)

MARCO TEÓRICO

La expresión "violencia contra las mujeres" se refiere a todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real un daño de naturaleza física, sexual o psicológica, incluyendo las amenazas, la coacción o la privación arbitraria de libertad de las mujeres, ya se produzcan en la vida pública o en la privada (Declaración de Beijing , 1995). De las distintas formas de violencia de género, la Violencia Sexual es el máximo exponente de la dominación de un sexo sobre otro, se utiliza la violación como forma de control y dominio de las mujeres, no sólo por el grado de fuerza física que conlleva, y que a veces llega hasta el homicidio, sino por el daño psicológico que supone este atentado contra la integridad y la libertad, incidiendo además en un componente tan íntimo como es la sexualidad, dando origen a una serie de secuelas que afectan seriamente la salud mental de la mujer. La Violencia Sexual debe considerarse no como un atentado individual, sino como una ofensa colectiva a todas las mujeres, porque sitúa a la mujer como un objeto devaluado y carente de autonomía, lo que se traduce no sólo en el hecho de la violación en sí, sino en el temor a ser violadas.

El peso de La Violencia Sexual en la Historia

Desde tiempos remotos hasta nuestros días, la violación ha cumplido una función esencial: es, ni más ni menos un método consciente de intimidación mediante el cual los hombres mantienen a las mujeres en un estado de continuo miedo (Susan Brownmiller, En contra de nuestra voluntad, 1975) El descubrimiento por el hombre de que sus genitales podían servirle de arma generadora de miedo debe figurar como uno de los descubrimientos prehistóricos más importantes, junto con el fuego o el hacha rudimentaria de piedra.

El crimen es un hecho tan antiguo como el hombre, que desde siempre fascina y preocupa a la humanidad, por eso siempre ha existido una experiencia cultural y una imagen o representación en torno al delito, delincuente y víctima, que no es sino un reflejo del momento histórico y social en que se vive.

La subyugación sexual a la fuerza de la mujer por el hombre ha existido en todas las épocas impregnando abundantemente la historia de la humanidad. En los mitos griegos, Zeus, Poseidón, Apolo y otros muchos dioses violaban por gusto y con frecuencia. Filomena fue violada por Tereus, rey de Tracia, quien le cortó la lengua para que no pudiera hablar de lo sucedido. Kainis, joven violada por Poseidón, pidió a su dios violador que la convirtiera en hombre para no ser deshonrada en el futuro. Se ha sugerido que las múltiples violaciones perpretadas por los dioses del Olimpo y su conquista de los templos de las diosas simbolizan el triunfo del patriarcado (Rojas Marcos, 1995). El rapto y la posterior violación fueron durante muchos años la forma primitiva de matrimonio.

En La Biblia, en el Libro de Levítico Cap. 18:1-30 se enlistan las relaciones sexuales prohibidas en el pueblo de Israel. Son una serie de mandatos, ordenes del Dios de Israel con respecto a las faltas sexuales que no deben cometerse, como lo hacían los habitantes de Egipto, donde antes habían sido esclavos. Pero también El Señor, recomienda que “cuando lleguen a Canaán, no sigan sus costumbres”(Lev. 18:3). Este capítulo menciona en forma explícita las leyes en contra de La Violencia Sexual Doméstica y Social, como los incestos y abusos sexuales entre la comunidad donde viven y se desarrollan. En los Diez Mandamientos que Yahvé, el Dios de Israel, otorga al pueblo, los mandamientos que mencionan: “No cometas adulterio” y “No codicies la mujer de tu prójimo”, marcan un trasfondo que indican la prohibición de La Violencia Sexual. Estas leyes son proclamadas al pueblo de Israel aproximadamente entre los años 1250-1210 a.C.

En el libro de Génesis Cap.34:1-31 se narra un caso de abuso sexual, un personaje llamado Siquem, hijo de Hamor el Heveo, abusó sexualmente de Dina, hija de Jacob, el patriarca de Israel. Los hermanos de Dina, que eran 12, vengan el honor de la familia, destruyendo espada a mano, asesinando, saqueando todo a su paso, al victimario y a sus parientes así como al ejército de ese pueblo.

La historia de la Violencia Sexual es tan antigua como el patriarcado (Sau V., 1990). La violencia contra las mujeres es una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre hombres y mujeres. Tradicionalmente la conquista de los pueblos ha llevado aparejada la violación de sus mujeres; puede decirse que a lo largo de la civilización, las hazañas masculinas de valor, poder y dominio ejercidas en las guerras conllevaban la ofensa sexual a las mujeres de los vencidos; a medida que el hombre conquistaba el mundo, también se ha apoderado de la mujer a la fuerza.

La violación ha sido considerada durante siglos más que un crimen contra la mujer, un agravio de un hombre a otro hombre como poseedor de la mujer. Ha sido también un hecho previsible en guerras y revoluciones, en este sentido las mujeres han constituido siempre un botín de guerra, y en la actualidad seguimos teniendo pruebas de esta barbarie, sirviendo como ejemplo las brutales agresiones contra miles de mujeres croatas y musulmanas en la guerra de la antigua Yugoslavia. La Violencia Sexual desde siempre se ha practicado y así continúa, en situaciones de esclavitud y servidumbre socialmente aceptadas, dentro del hogar, en el lugar de trabajo, y en la vía pública.

Desde los comienzos más rudimentarios del orden social basado en el principio justiciero de la Ley del Talión, la mujer se ha encontrado en una situación de desventaja y desigualdad ante la ley. Lo que se ha reflejado a la hora de tratar como delito la Violencia Sexual.

Impunidad para la violencia sexual y doméstica

Se estima que, en promedio, cada cuatro minutos una niña o mujer es violada en México.(1*) Apenas una parte de estas violaciones es denunciada ante las autoridades. En un número de casos aún menor se condena a los violadores. En los raros casos en que las niñas y mujeres recurren a la justicia por el abuso sexual que han padecido se las suele tratar con recelo, apatía y falta de respeto. La situación es aún más grave cuando las niñas y mujeres que quedan embarazadas como consecuencia de la violación deciden interrumpir su embarazo. Los agentes del Ministerio Público, los médicos y los trabajadores sociales suelen ignorarlas. En ocasiones, los funcionarios gubernamentales silencian activamente a las víctimas de violaciones mediante insultos y amenazas, en una actitud que demuestra un flagrante desprecio hacia su dignidad humana y sus derechos a no ser discriminadas, a acceder a un juicio justo, a la salud y a la igualdad ante la ley.

La impunidad para los casos de violencia sexual y doméstica en México se basa en tres problemas fundamentales:

1) El bajo nivel de denuncias registradas y la subestimación de los niveles de violencia sexual y doméstica;

2) La existencia de un marco legal inadecuado para la prevención, protección y el castigo; y

3) Una laxa implementación de los estándares legales existentes.

Estos tres factores se refuerzan mutuamente: una implementación laxa de la legislación vigente hace que las víctimas tengan una menor propensión a denunciar los delitos que padecen, mientras que el bajo nivel de denuncias registradas reduce el grado de presión requerido para llevar a cabo las reformas legales necesarias. No es una coincidencia que la expresión más visible, tanto en el plano nacional como internacional, de la violencia contra la mujer en México—los casos impunes de mutilación y asesinato de mujeres en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua (1*) sea también el que ha suscitado una más intensa reacción de parte del gobierno.(3*) De hecho, con la excepción de Ciudad Juárez, los hechos de violencia contra la mujer suelen ser minimizados por los funcionarios gubernamentales, en especial en el ámbito estatal, quienes comparten el extendido pero probadamente falso prejuicio de que se trata de un problema que afecta solamente a personas que son en su mayoría pobres, sin educación, desempleadas o marginadas en un sentido amplio.

(1*)Este cálculo se basa en una estimación del gobierno según la cual ocurren entre 120 y 130.000 violaciones anuales en México. Probablemente la cifra sea mucho mayor.

(2*) Para mayor información sobre la situación en Ciudad Juárez, véase, por ejemplo, Amnistía Internacional, “México: Poner fin al ciclo brutal de violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua, “Índice Al: AMR41/011/2004, 8 de marzo de 2004 [online] http://web.amnesty.org/library/index/engamr410112004 (descargado el 6 de enero de 2005).

(3*) Por ejemplo, en el año 2003, el gobierno nacional estableció una comisión dependiente de la Secretaría de Gobernación con la finalidad de prevenir y erradicar la violencia basada en género en Ciudad Juárez, Chihuahua. Esta comisión no tiene mandato para investigar o informar sobre hechos de violencia contra la mujer en ningún otro estado, ni tampoco sobre los patrones generales de violencia contra la mujer que se observan en el país en su conjunto. Cabe destacar que una cantidad de informes independientes concluyen que la respuesta política hacia la situación de violencia contra la mujer en Ciudad Juárez ha sido inadecuada. Véase Amnistía Internacional, “México: Poner fin al ciclo brutal de violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua,” Índice Al: AMR 41/011/2004; Relatora Especial sobre los derechos de la mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, “Situación de los derechos de la mujer en Ciudad Juárez, México: El derecho a no ser objeto de violencia y discriminación,” OEA/Ser.L/V/II.117, Doc. 44, 7 de marzo de 2003; Naciones Unidas, “Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer concluye visita a México,” comunicado de prensa, 2 de marzo de 2005; y Comité de la CEDAW, “Informe de México producido por el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer bajo el artículo 8 del Protocolo Facultativo de la Convención y respuesta del gobierno de México,” U.N. Doc. CEDAW/C/2005/OP.8/MEXICO, 27 de enero de 2005.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 133: “Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada estado se arreglarán a dicha constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las constituciones o leyes de los estados.”

La violencia doméstica está reglamentada bajo los artículos 33 bis, ter, y cuarto del Código Penal Federal.

Constitución Política de Los Estados Unidos Mexicanos, artículo 1. Enmendado por decreto oficial del 14 de agosto de 2001. Desde 1974, la Constitución también ha incluido el derecho a la protección igualitaria ante la ley para hombres y mujeres, así como el derecho a decidir sobre el número y espaciamiento de los hijos. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, artículo 4.

Se presentan en este caso las directrices teóricas que guían el estudio, describiendo claramente el panorama global (completo) de escuelas o teorías que abordan el tema y las principales evidencias teóricas-empíricas existentes en la literatura nacional e internacional.

Abuso sexual

La violencia sexual se manifiesta con actos agresivos que mediante el uso de la fuerza física, psíquica o moral reducen a una persona a condiciones de inferioridad para imponer una conducta sexual en contra de su voluntad. Este es un acto que busca fundamentalmente someter el cuerpo y la voluntad de las personas.

La violencia sexual tiene múltiples formas:

Acceso u hostigamiento en la calle, en el trabajo, en la casa, en el colegio, en la escuela, en la universidad, etc.

Pornografía Infantil

Acoso sexual

Abuso sexual en el matrimonio o la pareja

Dominación femenina

Abuso sexual en hombres

Violación

Explotación sexual, turismo sexual

Abuso sexual de niños y niñas

Prostitución

Pornografía

La violencia sexual es el claro estigma de la degradación del espíritu cívico de una sociedad totalmente ausente. El grado de agresividad que coexiste en cada caso de violencia sexual es increíblemente desesperante. En nuestros días son tantos los actos de vandalismo que existen que resulta imposible su control.

Los actos que solo se pueden calificarse "auténticas aberraciones", son los que actualmente crecen aun ritmo vertiginoso (en detrimento de la seguridad pública) y cada vez son peores; estos actos son, sin duda alguna, las agresiones sexuales.

Tanto las mujeres como los hombres son víctimas de abuso sexual. En Australia, las estimaciones conservadoras indican que uno de cada 11 niños y una de cada cuatro niñas han sufrido algún tipo de abuso sexual antes de cumplir 18 años. Los hombres son los perpetradores de casi todos los casos de violencia sexual (97 por ciento), pero los hombres también constituyen una significativa proporción de todas las víctimas: 26 por ciento de menores de 18 años.

Son numerosísimos los actos de agresiones hacia menores, que se han convertido en los últimos años en el plato favorito de estos delincuentes, de mentes retorcidas y carentes de sentido común.

Este tipo de situaciones causan a la persona agredida, en la mayoría de los casos, perturbaciones psíquicas que a menudo son irreparables. Físicamente también resultan afectadas y en el peor de los casos, brutalmente asesinadas, algo cada vez mas frecuente en nuestros días.

Generalmente, quienes cometen este tipo de actos son personas afectadas mentalmente, y si digo generalmente es porque en innumerables casos se cometen estos crímenes en pleno conocimiento de los daños causados, y no tienen reparo en los perjuicios acarreados a la víctima.

Como ya se ha indicado las agresiones sexuales están principalmente orientadas hacia las mujeres, que son claro objeto del deseo de las mentes obsesas de estos delincuentes a quienes no les importa cometer tales actos de violencia, con tal de satisfacer sus deseos más instintivos de una manera atroz y sin ningún tipo de escrúpulos. Y lo peor es que este tipo de personas, si no son arrestadas la primera vez, van a volver a delinquir de nuevo.

En verdad nuestra seguridad se ve mermada por este tipo de actos, que son claro objeto de preocupación para todos. Recurren al asesinato después de una violación con el solo motivo de ocultar pruebas, cuando en verdad lo que intentan esconder es la propia fealdad de sus actos, de los cuales son conscientes y que les atormentan.

En una sociedad extremadamente liberal, éstas han sido las consecuencias que al fin y al cabo nos impiden poseer esa auténtica libertad de que nos vanagloriamos, y que se nos arrebata a cada hachazo de violencia sexual.

Este tipo de violencia, lo único que consigue es crear pánico en la sociedad y robarnos la seguridad que por norma nos debiera pertenecer. Nuestra sociedad, indignada, acusa a diferentes factores de lo que está sucediendo, aunque a ciencia cierta no existen unos factores que provoquen estos actos, pues el hacerlo o no está en los ideales de cada persona.

Ahora bien, se intenta demostrar que hay una serie de cosas que mal forman la mente de las personas, especialmente de niños y adolescentes, y posiblemente sea verdad, pues lo que se ve hacer y se aprende termina siendo lo que hacemos. La violencia sexual es producto del alto nivel de vida del hombre, que le ha llevado a deseos de disfrute de la vida totalmente equivocados

ABUSO SEXUAL EN NIÑOS

Cuando un niño/niña le confía a un adulto que ha sufrido abusos sexuales, el adulto puede sentirse muy incómodo y puede no saber qué decir o hacer. Se deben seguir las siguientes sugerencias para responderle a los niños que dicen haber sido abusados sexualmente:

Qué Decir:

Si el niño de alguna manera indica que ha sufrido abuso sexual, aliéntelo a hablar libremente de lo que le pasó. No haga comentarios pasando juicio.

Demuéstrele que usted lo comprende y que toma muy en serio lo que dice. Los psiquiatras de niños y adolescentes han encontrado que los niños que tienen quien los comprenda reaccionan mejor que los que no los tienen. La respuesta inicial a la revelación de abuso sexual es crítica para la habilidad del niño para resolver y sanarse del trauma del abuso sexual.

Asegúrele al niño que hizo bien en decirlo. Si el niño tiene una relación cercana con el que lo abusa, se sentirá aterrado si lo ha amenazado con hacerle daño a él o a su familia como castigo por decir el secreto.

Dígale al niño que él/ella no tiene la culpa por el abuso sexual. La mayoría de los niños tratan de entender el abuso y piensan que ellos fueron la causa del abuso o se imaginan que es un castigo por cosas malas (reales o imaginarias) que hicieron. Finalmente, ofrézcale protección al niño, y prométale que hará de inmediato todo lo necesario para que el abuso termine.

Los padres deben de consultar con su pediatra o médico de familia, quien podrá referirlos a un médico que se especialice en la evaluación y el tratamiento del abuso sexual. El médico que examine al niño podrá evaluar su condición y dar tratamiento a cualquier problema físico causado por el abuso; podrá también obtener evidencia que ayudará a proteger al niño y le asegurará que todo está bien.

Usualmente, el niño/niña deberá también tener una evaluación psiquiátrica para determinar cómo le ha afectado el abuso sexual y así determinar si necesita ayuda profesional para superar el trauma del abuso. El psiquiatra de niños y adolescentes también puede ayudar a otros miembros de la familia que pueden estar muy afectados por el abuso.

Aunque la mayor parte de las acusaciones de abuso son verdaderas, puede haber acusaciones falsas en casos de disputas sobre la custodia infantil o en otras situaciones. Ocasionalmente, la corte puede pedirle a un psiquiatra de niños y adolescentes que le ayude a determinar si el niño/niña está diciendo la verdad, o si le hará daño prestar testimonio en corte sobre el abuso.

Cuando el niño/niña tiene que testificar, se pueden tener consideraciones especiales para reducir su estrés, tales como el uso del video para grabar el testimonio, pausas frecuentes, la exclusión de espectadores o la opción de no tener que mirar al acusado.

Los adultos, dada su madurez y experiencia, siempre son los culpables en los casos de abuso. Nunca se le debe de echar la culpa al niño.

Cuando el niño hace una confidencia a alguien acerca del abuso sexual, es importante darle apoyo y cariño; éste es el primer paso para ayudar al niño a que restablezca su confianza en los adultos.

Pornografía Infantil

Pedofilia

La pornografía infantil es la reproducción sexualmente explícita de la imagen de un niño o niña. Se trata, en sí misma de una forma de explotación sexual de los niños. Estimular, engañar o forzar a los niños a posar en fotografías o participar en videos pornográficos es ultrajante y supone un menosprecio de la dignidad y autoestima de los niños. Esto significa que el cuerpo de un niño o niña carece de valor y les demuestra que su cuerpo está a la venta.

Los niños son desposeídos de su infancia. Los niños pierden la confianza en los demás, particularmente en los adultos, y se quedan a merced de otros tipos de explotación y pueden desarrollar toda una gama de síntomas de tensiones postraumáticas tales como la depresión, la agresión y la violencia, pérdida de autocontrol e inclinación a la auto mutilación. Frecuentemente sus vidas terminan en suicidio.

Es realmente difícil lograr una aplicación efectiva de las leyes contra una actividad encubierta. Pero las leyes deben ser aplicadas. Son la protección final de los niños y hasta ahora no se ha hecho lo suficiente para promulgar leyes realmente eficaces o para aplicarlas cuando ya están en vigor.

ACOSO SEXUAL

En cualquier caso la violencia es un caso que abarca diferentes facetas, la más preocupante, esta presente en una cara un tanto oculta, que sin embargo es la más frecuente y discutida por todos: el acoso sexual.

Esta clase de hechos se producen gracias al equivocado fenómeno que afecta a nuestra sociedad, el incesante machismo que reina en otros lados y que a menudo conlleva a ideales falsos sobre la verdadera concepción de la vida. El acoso sexual comprende una serie de abusos (generalmente de hombres hacia mujeres), por el hecho de llevar ropa corta, por ejemplo, que lleva a pensar a los hombres en un consentimiento por parte de las mujeres que en realidad nunca se ha manifestado.

Uno de los casos más frecuentes es el de la secretaria acosada por su jefe que a menuda la amenaza con el despido y consiguiente acoso en la jungla del desempleo, si no acepta una serie de normas despiadadas referidas a todo tipo de manoseos. Del mismo modo las jóvenes se sientes cada vez más indignadas, con mucha razón por el continuo acoso al que son sometidas por el hecho de resultar atractivas a los hombres mayores. Aunque hay que aclarar que no son solo éstos, sino también los jóvenes los que pretenden aprovecharse demasiado de su amistad con una chica.

También hay que nombrar la existencia de muchísimos casos de acoso sexual de los padres hacia sus hijos menores. En estos casos no suelen ser denunciados por temor a las posibles represalias, aunque se debería tomar valor y contarlo todo. Estas denuncias significan un paso duro por parte de la persona acosada, pero hablarlo resulta más importante de lo que a simple vista parezca.

ABUSO SEXUAL EN EL MATRIMONIO O LA PAREJA

Muchas veces nos hemos encontrado con mujeres y hombres que después de un tiempo de psicoterapia, por diversas razones, y habiendo restablecido problemáticas de su personalidad, como ser identidad, discriminación, cuidado de si misma, se dan cuenta que su marido abusa sexualmente de ellas. Otras personas saben que se están dejando abusar y no pueden reaccionar ni hablar sobre esto. No pueden poner límites a lo que saben bien es un atropello a su persona.

Ejemplos:

Llegar a una relación sexual sin haberla querido, quede claro que no haberla querido y no habiendo entrado posteriormente en un juego de seducción y erótico de los dos.

Con las siguientes particularidades en orden de gravedad:

Forzada físicamente, esto constituye una violación

Con amenazas explícitas o implícitas

Habiéndose negado explícitamente

Habiéndose negado implícitamente

Hacer o dejarse hacer practicas eróticas que le desagradan, no le gustan o le causan displacer.

Tener reiteradamente relaciones sexuales sin tener ganas

Tener relaciones o prácticas eróticas o distintas técnicas como canje o a cambio de determinadas cosas, es una especie de prostitución. Se hace a sabiendas do los dos o de una sola persona. Y en el caso puede ser que ambos sean los abusados mutuamente

Sufrir actitudes violentas

Fingir el orgasmo

Contra la Agresión Sexual Conyugal...

Se impondrá pena de reclusión según se dispone más adelante a toda persona que incurra en una relación sexual no consentida con su cónyuge o ex-cónyuge, o con la persona con quien cohabite o haya cohabitado, o con quien sostuviere o haya sostenido una relación consensual o la persona con quien haya procreado hijo o hija, en cualquiera de las circunstancias siguientes

Si se ha compelido a incurrir en conducta sexual mediante el empleo de fuerza, violencia, intimidación o amenaza de grave e inmediato daño corporal; o

Si se ha anulado o disminuido sustancialmente, sin su consentimiento su capacidad de resistencia a través de medios hipnóticos, narcóticos, deprimentes o estimulantes os sustancias o medios similares; o

Si por enfermedad o incapacidad mental, temporal o permanente estuviere la persona incapacidad para comprender la naturaleza del acto en el momento de su realización; o

Si se obligare o indujere mediante maltrato y/o violencia psicológica al cónyuge o cohabitante a participar o involucrarse en relación sexual no deseada con terceras personas.

La pena a imponerse por este delito, excepto la modalidad a que se refiere el Inciso(a) de este artículo, será de reclusión por un término fijo que quince años. De mediar circunstancias agravantes, la pena fija establecida podrá ser aumentada hasta un máximo de veinticinco años, de mediar circunstancias atenuantes, podrá reducirse hasta un mínimo de diez años.

La pena a imponerse por la modalidad del delito a que se refiere el Inciso(a) de este artículo, será de reclusión por un término fijo de treinta años. De mediar circunstancias agravantes, la pena fija establecida podrá ser aumentada hasta un máximo de cincuenta años, de mediar circunstancias atenuantes, podrá ser reducida hasta un mínimo de veinte años.

Cuando la modalidad del delito descrito en el Inciso(a) de este artículo se cometiere mientras el autor del delito hubiere penetrado al hogar de la víctima sin el consentimiento de ésta o a una casa o edificio residencial donde estuviere la víctima, o al patio, terreno o área de estacionamiento de estos, y cuando los cónyuges o cohabitantes estuvieren separados o residiendo en viviendas diferentes o hubieren iniciado una acción legal de divorcio, la pena del delito será de reclusión por un término fijo de sesenta años. De mediar circunstancias agravantes, la pena fija establecida podrá ser aumentada hasta un máximo de noventa y nueve años de mediar circunstancias atenuantes, podrá ser reducida hasta un mínimo de cuarenta años.

El tribunal podrá imponer la pena de restitución además de la pena de reclusión establecida en cualquiera de las modalidades anteriormente señaladas.

DOMINACIÓN FEMENINA

Dicho juego erótico consiste básicamente en un cambio de los roles tradicionales (o al menos antiguamente tradicionales) de "pasividad-sumisión" por parte de la mujer y "dominación-agresividad-iniciativa" por parte del hombre durante el desarrollo de las actividades sexuales y en especial durante los juegos eróticos que muchas parejas disfrutan y practican como un estimulante aperitivo previo a la consumación de la relación sexual propiamente dicha.

En la Dominación Femenina el juego consiste en implementar una fantasía erótica muy habitual en muchos hombres y en muchas mujeres: el que la mujer domine, comande, sea el ama y señora que ordene a su hombre a hacer todo lo que ella le diga, y el hombre a su vez asuma el rol de siervo, esclavo o prisionero que cediendo su libertad y voluntad a la mujer, se esforzará en cumplir con las órdenes de ella mientras dura el juego.

En dicho juego, que puede tener una duración de unos pocos minutos previos al acto sexual o prolongarse durante horas e incluso días, la mujer podrá asumir roles tales como los de ama (la más común y abarcadora), diosa, dueña, empleadora-patrona, jefa, secretaria o colegiala dominante, amazona, etc. y el hombre los roles complementarios como los de siervo o esclavo, humilde empleado, prisionero, y hasta sufrir una cosificación por lo que será tratado como un objeto (asiento, lustrador, cenicero, trono,

etc.) que brindará placenteros servicios a su ama o ser "animalizado" y transformado en caballo-humano o perro propiedad de su dueña, que sabrá como adiestrarlo para que pueda satisfacerla de la mejor manera posible.

ABUSO SEXUAL EN HOMBRES

El abuso sexual es una realidad en muchos países y, sin embargo, continúa siendo un tabú. En las últimas dos décadas, el movimiento de mujeres ha contribuido enormemente a abrir la discusión del abuso sexual. Ese trabajo básico ha hecho posible que los hombres que han sufrido abuso sexual hablen sobre sus experiencias y busquen ayuda para superar el trauma del abuso.

El abuso sexual tiene consecuencias devastadoras en las víctimas, incluyendo aquellas que lo sobreviven. Las víctimas deben luchar por superar los efectos emocionales y sociales del trauma que han sufrido.

Una Cultura de Silencio

Es particularmente difícil para los niños y los hombres revelar que fueron sexualmente atacados. Nuestra sociedad nos condiciona a creer que los hombres deben estar siempre "en control": de sus emociones, de otras personas y de su entorno. Se les enseña a definirse a sí mismos como hombres por el grado al que puedan alcanzar con éxito este control. Como consecuencia, la mayoría de hombres no cree que será una "víctima", y especialmente no en el terreno sexual. Cuando esto ocurre a menudo provoca un fuerte choque emocional, siendo algo tan alejado de la experiencia normal de los hombres.

No sólo es difícil para los hombres aceptar el ser sexualmente atacados, sino también común que vivan en silencio, ya que las reacciones de otras personas aumentan la sensación de ser victimizados. Al igual que al sobreviviente le resulta difícil creer lo que le ha ocurrido, también otras personas responden con incredulidad. Si un hombre revela que fue abusado sexualmente, a menudo se le castiga aún más cuando su "hombría" y orientación sexual son cuestionadas.

El ataque sexual es una forma de violencia en la cual el "sexo" es utilizado como arma contra la persona de quien se abusó. Como consecuencia, a la mayoría de hombres sobrevivientes les preocupa en alguna medida su sexualidad, ya sea en lo relacionado a nuestra identidad masculina, nuestra posición entre hombres, la masculinidad de nuestra conducta, nuestras preferencias sexuales, la frecuencia y satisfacción de nuestra actividad sexual o nuestra capacidad para la intimidad sexual.

Estos pro