Leer Ensayo Completo Latifundio En Venezuela

Latifundio En Venezuela

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.859.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Sandra75 28 abril 2011

Palabras: 2083 | Páginas: 9

...

ifundio es una explotación agraria de grandes dimensiones, caracterizada además por un uso ineficiente de los recursos disponibles. La extensión necesaria para considerar una explotación latifundista depende del contexto: en Europa un latifundio puede tener algunos cientos de hectáreas. En Latinoamérica puede superar fácilmente las diez mil.

Propiedad rural de gran extensión y sistema de explotación de la tierra en forma que reduce al mínimo el concurso humano buscando únicamente la rentabilidad neta de la misma. Debido a esto el latifundio se considera como una de las causas principales de la despoblación de Sudamérica y alcanza graves proporciones en la República Argentina donde hay propietarios que poseen centenares de miles de hectáreas de tierra fértil que, pudiendo sostener a miles de familias campesinas, tan sólo ocupan a unos pocos peones con sueldos irrisorios y sin ninguna comodidad de alojamiento ni medios decorosos de vida. En Europa, las sucesivas reformas agrarias han reducido considerablemente los antiguos latifundios, nacidos en la época del Imperio Romano, pero persisten algunos en los países balcánicos, en Hungría y en el centro y sur de España.

Aparte de la extensión, existen otros elementos característicos de lo que se conoce como latifundismo: bajos rendimientos unitarios, utilización de la tierra por debajo de su nivel de máxima explotación, baja capitalización, bajo nivel tecnológico, mano de obra empleada en condiciones precarias y, en consecuencia, con bajo nivel de vida.

El latifundismo ha sido tradicionalmente una fuente de inestabilidad social, asociada a la existencia de grandes masas de campesinos sin tierras. Para solucionar los problemas originados por los latifundios, se han probado diversas fórmulas, dependientes del tipo de gobierno en el que se encontraban: desde el cambio de estructura de la propiedad a través de la reforma agraria, con expropiaciones incluidas, hasta la modernización de la explotación como lo es la agricultura de mercado.

DESARROLLO HISTORICO:

En casi todos los pueblos antiguos existieron leyes para limitar la posesión individual de tierras. Las primitivas leyes agrarias de Roma limitaron la propiedad de cada ciudadano a media hectárea; las sucesivas conquistas territoriales permitieron a los patricios adueñarse de las tierras conquistadas.

Licíno Stolón hizo aprobar una ley que limitaba la propiedad a 126 hectáreas, quien sobrepasara dicho límite debía ceder el excedente a aquellos ciudadanos cuya propiedad no alcanzaba el máximo; además, dicha ley fijaba el número de trabajadores al servicio de cada ciudadano, prohibiendo que fueran romanos u hombres libres. La ley fue violada por los patricios, quienes adquirieron tierras bajo nombres supuestos. Tiberio Graco trató de hacer efectiva la ley de Licino y fue asesinado; tampoco le fue posible hacerlo a Cayo Graco, y los patricios continuaron aumentando su patrimonio por compra o por incautación. Ante el enorme crecimiento de los latifundios, la gente comenzó a abandonar los campos y a concentrarse en las ciudades: Constantinopla debió su rápido crecimiento a dicha circunstancia. Para contener el éxodo, Diocleciano prohibió a colonos, soldados y artesanos abandonar sus ocupaciones; restringida así la libertad de movimiento de los no latifundistas, se fueron formando las clases profesionales.

Con la llegada de los bárbaros, los latifundios subsistieron. El rey se reservaba la mayor parte de las tierras conquistadas; el resto lo repartía en feudo entre sus lugartenientes a cambio de la promesa de vasallaje: los vasallos a su vez dividían la propiedad entre sus soldados bajo juramento de fidelidad: estos segundos poseedores eran los valvasadores, los que a su vez disponían nuevas subdivisiones. Era un desmenuzamiento aparente: el propietario efectivo de toda la tierra era el señor feudal y la misma debía heredarla su primogénito.

En el derecho de propiedad feudal se distinguía entre:

a) el dominio directo o derecho del señor feudal;

b) el dominio útil o derecho del terrateniente que trabajaba la tierra.

Las cargas y gravámenes que éstos debían abonar al señor feudal fueron toleradas mientras se recibía amparo de él. Desaparecido este amparo, los impuestos quedaron sin justificación.

En América, los conquistadores repartieron la tierra entre sus compañeros y soldados, quienes a su vez la cedieron o vendieron a quienes se establecieron para aprovecharla o explotarla.

En cuanto al latifundio en Venezuela, Eloy Reverón nos dice que el Latifundio es el resultado histórico de la Conquista del Territorio Nacional, realizado frente a la resistencia india mediante el uso de las armas.

Una vez conformado el dominio político mediante la fuerza de las armas, se procedió al establecimiento de las instituciones respectivas, donde jugaron primordial importancia los movimientos tácticos que condujeron a establecer un sistema de dominación económica que fundamenta la riqueza sobre la posesión de inmensas extensiones de tierra para garantizar la producción de grandes cantidades de insumos agrícolas y pecuarios a la disposición del mercado de exportación, en virtud de las necesidades de la demanda metropolitana. Al condicionar la estructura burocrática aduanera a una economía condicionada a los mercados internacionales, quedó constituida la tercera fuerza de dominio colonial, el poder económico.

Junto con el dominio de la tierra, los conquistadores fueron reproduciendo sus genes en el vientre de las indias para traer con el tiempo, nuevas generaciones bilingües de avance, para implantar una sociedad católica que construirá la cultura colonial al servicio de las necesidades del mercado. Quedando establecida de esta manera, la cuarta forma de dominación, la ideológica.

Estas cuatro formas de dominación colonialista, vale repetir: el dominio de las armas, el dominio político, el dominio económico y el dominio ideológico, se establecen sobre el territorio colonial organizado en grandes extensiones de tierra para el beneficio de los conquistadores y sus descendientes.

La gesta emancipadora logró la independencia política mediante la lucha armada hasta obtener el reconocimiento político de nación soberana. Este objetivo se alcanzó utilizando unas armas compradas a crédito en los mercados internacionales, colocando como fianza los latifundios de algunos mantuanos, como el caso de Luis López Méndez. Para guerras posteriores también se comprometieron los ingresos de la aduana de exportación.

La propiedad territorial fue repartida entre la nueva clase portadora del estandarte de la Orden de los Libertadores compartiendo la conformación de los Latifundios con los nuevos propietarios que adquirieron parte de las tierras pagando en las subastas de las casas de empeño, aquellas deudas de las armas, las municiones, el sueldo de la Legión Extranjera; y hasta sus uniformes, sobrantes de las guerras napoleónicas, cuyos componentes tuvieron una influencia más interesante de la que los historiadores patrios han otorgado.

FUNDAMENTO LEGAL.

El latifundio en nuestro marco normativo se encuentra estipulado en los siguientes artículos de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario:

Artículo 1. La presente Ley tiene por objeto establecer las bases del desarrollo rural integral y sustentable; entendido éste como el medio fundamental para el desarrollo humano y crecimiento económico del sector agrario dentro de una justa distribución de la riqueza y una planificación estratégica, democrática y participativa, eliminando el latifundio como sistema contrario a la justicia, al interés general y a la paz social en el campo, asegurando la biodiversidad, la seguridad agroalimentaria y la vigencia efectiva de los derechos de protección ambiental y agroalimentario de la presente y futuras generaciones.

Este artículo nos establece el objeto de dicha ley, para buscar el desarrollo y crecimiento de sector agrario eliminando el latifundio y buscando seguridad para el sector agroalimentario.

Artículo 7. A los efectos de la presente Ley, se entiende por latifundio toda aquella tenencia de tierras ociosas o incultas, en extensiones mayores al promedio de ocupación de la región en la cual se encuentran ubicadas, en el marco de un régimen contrario a la solidaridad social.

Se determinará la existencia de un latifundio, cuando señalada su vocación de uso, así como su extensión territorial, se evidencie un rendimiento idóneo menor a 80%. El rendimiento idóneo se calculará de acuerdo con los parámetros previstos en el Título III de la presente Ley.

Dicho articulo expresa que actualmente el latifundio ya no se entiende solamente como muchas tierras en pocas manos como se entendía anteriormente, ahora depende es de que las tierras sean ociosas o incultas y que su nivel de productividad se encuentre por debajo del 80% del total de su extensión territorial.

Artículo 69. De igual manera, se declara de utilidad pública e interés social, a los efectos de la presente Ley, la eliminación del latifundio como contrario al interés social en el campo, conforme a lo previsto en el artículo 307 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En tal sentido, el Instituto Nacional de Tierras procederá a la expropiación de las tierras privadas que fueren necesarias para la ordenación sustentable de las tierras de vocación agrícola, para asegurar su potencial agroalimentario, quedando subrogado en todos los derechos y obligaciones que de conformidad con esta Ley puedan corresponder a la República.

Este articulo, establece la eliminación del latifundio cuando posee un interés contrario al interés social en el campo, y se realiza a través de la expropiación de tierras privadas que no se encuentren ociosas o incultas y las cuales sirvan para desarrollar el potencial agroalimentario del país.

CONCLUSION

El latifundio a través del tiempo se ha definido y conocido como la cantidad numerosa de tierra en pocas manos, presenta unas características bajos rendimientos unitarios, utilización de la tierra por debajo de su nivel de máxima explotación, baja capitalización, bajo nivel tecnológico, mano de obra empleada en condiciones precarias y, en consecuencia, con bajo nivel de vida, ahora en nuestro país, con la nueva Ley de Tierras y Desarrollo Agrario este concepto que veníamos manejando desde hace ya mucho tiempo atrás ha sido cambiado, ya que no se maneja desde el simple hecho de la extensión territorial de las tierras, sino desde el punto de vista de la productividad de dichas tierras, si son tierras ociosas o incultas, estamos frente a un latifundio, ya que el porcentaje mínimo de productividad de las tierras debe ser del 80 %, sin importar la cantidad de tierras que se posean.